• El viernes atentos a… La deuda pública de España y la inflación de la eurozona

    Descripción: https://www.cronicaeconomica.com/imagenes/sp.gif Descripción: https://www.cronicaeconomica.com/imagenes/sp.gif El Panel de Funcas prevé que  el crecimiento del PIB en 2021 se revise al alza hasta el 6,2%. La previsión para 2022 se mantiene en el 6,1%. La previsión para la tasa de inflación se eleva cinco décimas hasta el 2,4% de media anual. que la inflación continúe por encima del 3% los próximos meses como consecuencia del encarecimiento de los productos energéticos. La estimación de consenso para la tasa media anual de 2021 sube cinco décimas, hasta el 2,4%, y la de 2022 se revisa al alza hasta el 1,6%.
    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGljvJkdXvcWKHRkqDlxdmlXSnL

    María Matos: Ventajas y riesgos de las nuevas tarjetas mixtas débito- crédito de  las entidades bancarias, que  incluyen en la oferta de sus principales cuentas un producto que permite aplazar las compras o abonarlas en el momento en función de lo que el cliente desee en cada momento

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/09/10/midinero/1631284225_199605.html
    Descripción: ANGELA MERKEL

    https://elpais.com/ideas/2021-08-29/es-angela-merkel-feminista.html

    lelectoral.com; Según el sondeo electoral del CIS del mes de Septiembre , el PSOE se sitúa con un 29,6 % de intención de voto, con lo que podría obtener unos 129 escaños. El PP, por el contrario, baja hasta el 20,5 %, con lo que se situaría en los 90 escaños. Vox se mantiene con un 13,8 % y obtendría 45 escaños. Unidas Podemos se coloca con un 11,3 % y conseguiría 33 escaños. Ciudadanos repunta hasta el 6,5 % y repetiría con 10 escaños. Por último, Más País se coloca con un 3,3 % y obtendría 5 escaños.

    Descripción: https://i2.wp.com/elelectoral.com/wp-content/uploads/2021/09/CIS-Septiembre-2021_.png?resize=1024%2C585&ssl=1

    https://elelectoral.com/2021/09/cis-septiembre-2021-psoe-aumenta-ventaja/

    Calendario económico de 2021: principales citas económicas de los próximos meses

    https://www.bankinter.com/blog/economia/calendario-economico

    Calendario de acontecimientos más relevantes de 2021

    Septiembre 2021

    FechaCita o fecha económica relevante
    17S&P revisa rating de España
    17Moody’s revisa rating de Unión Europea y Portugal
    17Cuádruple Hora Bruja 21-22 Reunión Fed
    22Reunión BoJ
    23Reunión BoE
    24S&P revisa rating de Alemania
    24Moody’s revisa rating de Suecia
    26Elecciones Generales Alemania

    Octubre 2021

    FechaCita o fecha económica relevante
    1 al 7Festivo China (Día Nacional y Semana Dorada)
    1S&P revisa rating de Francia
    12Festivo España (Día de la Hispanidad). Bolsa Abierta
    12Festivo EE.UU. (Día de Colón). Bolsa Abierta
    14-15Consejo Europeo
    15Moody’s revisa rating de Reino Unido
    22Fitch revisa rating de Países Bajos
    22S&P revisa rating de Turquía, Grecia, Reino Unido e Italia
    28Reunión BCE
    28Reunión Bo
    29 Fitch revisa rating de Alemania
    29Moody’s revisa rating de Noruega 30-31 Cumbre G20 (Italia

    Noviembre 2021

    FechaCita o fecha económica relevante
    1Festivo España (Día de Todos los Santos) 2-3
    2 al 3Reunión Fed
    4Reunión BoE
    5Fitch revisa rating de Francia
    5Moody’s revisa rating de Italia
    11Festivo EE.UU. (Día del Veterano). Bolsa abierta
    11 China: Día del Soltero
    12S&P revisa rating de Países Bajos
    12Fitch revisa rating de Portugal
    19Moody’s revisa rating de Grecia
    19Fitch revisa rating de Suiza
    25 Festivo EE.UU. (Acción de Gracias)
    26Black Friday
    26Moody’s revisa rating de Suiza
    26S&P revisa rating de Irlanda
    29Cyber Monday

    Diciembre 2021

    FechaCita o fecha económica relevante
    3Fitch revisa rating de Italia y Suecia
    3Moody’s revisa rating de Turquía
    6Festivo España (Día de la Constitución). Bolsa Abierta
    8Festivo España (Inmaculada Concepción). Bolsa Abierta
    10Fitch revisa rating de España y Reino Unido
    10Moody’s revisa rating de Países Bajos 14-15 Reunión Fed
    16               Reuniones BCE y BoE
    17               Reunión BoJ
    17Cuádruple Hora Bruja
    25Festivo EE.UU. y España (Navidad)

    OPINIONES & INFORMACIONES VARIAS DE ACTUALIDAD

      Varios estudios de Facebook constatan lo tóxico que es Instagram para los adolescentes según recoge ‘The Wall Street Journal’ este martes, según los datos que se desprende de los estudios que la compañía de Zuckerberg ha realizado en los últimos tres años, un 32%de los adolescentes declaran sentirse peor con su cuerpo cuando ven la aplicación. Esta investigación ha concluido que cerca de un 13%de los usuarios británicos y el 6%de los estadounidenses atribuyen sus pensamientos suicidas a Instagram. Datos preocupantes para la compañía, que también ha También se ha determinado que la sección ‘Explorar’ puede empujar a los usuarios a ver un contenido perjudicial para ellos ya que se publican solo las mejores fotos y mejores momentos, lo que crea adicción. Los usuarios más jóvenes son la clave del éxito de Instagram, ya que más del 40%de sus usuarios tienen 22 años o menos. Por otro lado, y según ‘The Wall Street Journal’, Facebook está preparando una versión de Instagram enfocada en los menores de 13 años, sin detallar mucho más sobre el proyecto” Sergio García

    https://www.bolsamania.com/noticias/tecnologia/estudios-facebook-muestran-toxico-instagram-para-adolescentes–8088946.html

    La geopolítica del gas en Europa  La escalada de los precios del gas y la electricidad habría sorprendido a Europa con las reservas de gas en mínimos históricos (60% ) y habría escenificado el fracaso rotundo de las políticas energéticas de una Unión Europea incapaz de lograr la utópica autosuficiencia energética. La isla energética de la Unión Europea: Uno los factores que más repercute en la dependencia energética de un país es la cantidad de petróleo y gas que debe importar para la industria y transporte, estando la media europea en el 52% y al ser Rusia el principal abastecedor de gas , petróleo y carbón de la UE ( con un 42%, 33% y 26% respectivamente), se deduce que la UE sería una isla energética y sufriría de una ruso dependencia energética severa. Acuciada por la elevada dependencia energética (más del 50%), la alta volatilidad de los precios del gas y petróleo debido a factores geopolíticos desestabilizadores y la imperiosa necesidad de la garantía de un aprovisionamiento seguro de energía, la UE implementó una estrategia energética basada en los acuerdos preferenciales con Rusia y Argelia para el suministro de gas, en la utilización de obsoletas centrales nucleares en lugar de reactores atómicos de nueva generación EPR (European Pressurized Water Reactor)y en el extraordinario impulso de las energías renovables (1º productor mundial), con el objetivo inequívoco de lograr el Autoabastecimiento energético y de recursos hídricos en el horizonte del 2.030. Asimismo, se aprobó el ambicioso Programa Europeo sobre el Cambio Climático en el horizonte del 2030 (el Triple 30), con el compromiso de recortar las emisiones de dióxido de carbono en un 30%, mejorar la eficiencia energética en otro 30% y lograr que el 30% de la energía consumida proceda de fuentes renovables aunadas con la Reorientación del Transporte de mercancías terrestres por las nuevas Autopistas del Mar y Vías férreas de Alta Velocidad mediante la imposición de tasas ecológicas al transporte por carretera y a los vehículos sin etiqueta ECO. Sin embargo, según Marie-Helene Fandel, analista del European Policy Centre, “la política energética de la UE adolece de una elevada dependencia del exterior debido a su escasez de recursos y su limitada capacidad de almacenamiento», lo que aunado con la incapacidad de los Veintisiete para desarrollar una verdadera política energética común, ralentizará todo el proceso y hará inviable la utopía de la Autodependencia energética europea en el horizonte del 2.030, de lo que sería paradigma la reciente escalada de los precios del gas y la electricidad en Europa. Argelia exporta su gas a través de tres gasoductos: dos Argelia-España (uno de ellos pasando por Marruecos) que no están conectados a la red europea y un tercero Argelia-Túnez-Italia. Tras la crisis de Ucrania, los dirigentes de la UE habrían establecido como prioridad la necesidad de mejorar la conexión gasista con la Península Ibérica mediante un gasoducto que conectara a España con Francia a través de Cataluña (gasoducto Midcat) mediante el cual España haría llegar a la red energética europea el gas de Argelia, (equivalente a la mitad del que llega desde Rusia a través de Ucrania), proyecto que habría quedado en el limbo debido a la miopía de los reguladores europeos y que habría imposibilitado que el gas argelino fuera la alternativa europea a la ruso dependencia energética. El proyecto del gasoducto conocido como Nabucco West proyectado por EEUU para transportar el gas azerí a Europa a través de Turquía, Bulgaria, Rumania y Hungría y así evitar la ruso dependencia energética de la UE fracasó al haberse inclinado Turkmenistán, Uzbekistán y Kazajistán por el proyecto ruso del gasoducto South Stream y tras retirarse finalmente Azerbaiyán del proyecto en junio de 2013, siendo elegida la vía alternativa del gasoducto transadriático, (TAP, Trans Adriatic Pipeline), mediante el cual Azerbaiyán exportará su gas hacia Europa a través de Grecia, Albania e Italia, pero que sólo puede transportar un tercio del proyecto Nabucco, por lo que no supone ninguna amenaza para los intereses de Rusia. Por parte rusa, en el 2007 presentó el proyecto del gasoducto South Stream, gasoducto de 39.000 millones de dólares que recorrería Rusia, Bulgaria, Serbia, Hungría, Eslovenia e Italia y que debía comenzar a construirse en junio del 2014 garantizaba el suministro de gas ruso a la UE evitando el paso por la inestable Ucrania. Así, tras la crisis del gas del invierno del 2.006 y los recortes de suministro producidos en incontables países de la UE (el 80% del total del gas que la UE importa de Rusia pasa por Ucrania y abastece en más de un 70% a países como los Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría y República Checa ), pero dicho proyecto dormirá en el limbo de los sueños tras la negativa de Bulgaria a participar en el mismo debido a las presiones recibidas por parte de EEUU. La coalición de intereses ruso-alemanes ideó el proyecto Nord Stream que conecta Rusia con Alemania por el mar Báltico, con una capacidad máxima de transporte de 55.000 millones de metros cúbicos (bcm) de gas al año y con una vigencia de 50 años. Dicha ruta se estima vital para Alemania y los Países Nórdicos, por lo que fue declarado de “interés europeo” por el Parlamento Europeo pero nefasta para la geopolítica de EEUU y crucial para la geoestrategia energética rusa. Así, con dicha ruta se cerraría la pinza energética rusa al descartar a las Repúblicas Bálticas y Polonia como territorio de tránsito, descartado asimismo el oleoducto BTC de filiación clintoniana. Rusia conseguirá así su doble objetivo geoestratégico de asegurar un flujo ininterrumpido de gas hacia Europa por dos vías alternativas, convirtiendo de paso en “islas energéticas” a Polonia y Ucrania. El objetivo inequívoco de Trump era sustituir la rusodependencia energética europea (30% del gas que importa la UE procede de Rusa) por la frackingdependencia, inundando el mercado europeo con el GNL (gas natural frackeado en EEUU y transportado mediante buques gaseros) para hundir los precios del gas ruso. Otro objetivo era impulsar la utilización de la técnica del fracking en todos los países de la Europa Oriental, el llamado “arco del fracking europeo” que se extendería desde los Países Bálticos hasta la Ucrania europea, pasando por Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria y que dependería de la tecnología de empresas estadounidenses como Chevron o Shell. Así, Polonia aspiraba a convertirse con sus dos terminales en el principal centro de distribución del gas natural licuado (GNL) de importación en territorio europeo y tras denunciar que “dicho gasoducto podría fortalecer la dependencia de la UE del gas ruso y consolidar la posición dominante de Gazprom en el mercado europeo”. habría conseguido paralizar la construcción del citado gasoducto con el objetivo inequívoco de ralentizar hasta el paroxismo la construcción del Nord Stream 2. Dicho gasoducto tiene una longitud total de 1.200 Km con un coste estimado de unos 11.000 millones $, transportará por el Báltico directamente el gas ruso hasta Alemania y cuando ya estaba construido en un 80% y en un desesperado intento para evitar su finalización, el Senado de EEUU aprobó el 17 de diciembre la Ley de Autorización de Defensa Nacional 2020 rubricada por Donald Trump que incluía sanciones económicas contra las empresas que participaban en la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Ello representaba un misil en la línea de flotación de la política energética diseñada por Alemania al declarar Angela Merkel que se trataba de “una declaración de guerra de EEUU contra Alemania”, tardía reafirmación de la soberanía alemana que consiguió que EEUU dejara de boicotear las obras y bendijera la culminación del proyecto gasístico que tendrá como efectos colaterales el fortalecimiento del Eje París-Berlín y el posterior acercamiento a Rusia. Así, en su primera reunión con Joe Biden, Merkel le planteó la exigencia de la necesaria culminación de los trabajos de dicho gaseoducto para evitar la desafección europea hacia EEUU, por lo que Biden se vio obligado a bendecir la culminación de dicho proyecto gasístico para mantener los lazos afectivos con la Unión Europea e impedir la salida de Alemania y Francia de la órbita gravitatoria de la OTAN. Ello representaría un sonado triunfo de Merkel y Putin que se verá refrendado tras las elecciones alemanas y la previsible conformación de un Gobierno de coalición del SPD, los Verdes y la izquierda con la retirada de las sanciones a Rusia y el comienzo de una nueva era paneuropea liderada por Francia y Alemania que acogerá bajo su paraguas a los países nórdicos y Repúblicas Bálticas, quedando los países del “arco del fracking europeo” (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría, Ucrania, Rumania y Bulgaria ) bajo la órbita estadounidense y expuestas a nuevas guerras del gas” Germán Gorraiz

    http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/geopolitica_del_gas_en_europa

     “Así nos afecta la inflación en cuatro ámbitos (para mal)En diciembre de 2020 BlackRock avisaba a los inversores de los riesgos de la inflación tras un largo periodo de precios estancados. A lo largo de los últimos meses han sido múltiples las voces que se han unido a esta advertencia, entre ellas, la del multimillonario inversor Warren Buffett. Pese a que la Fed y el BCE aseguran que se trata de un aumento coyuntural de los precios, las estimaciones de BlackRock ya apuntaban a alzas del 2,4% para la eurozona este año y del 2,7% para Estados Unidos. El último dato (adelantado) conocido esta misma semana del IPCA (índice de precios armonizado en Europa) arroja un 3,3%de aumento interanual en su sexta subida consecutiva mensual, cuatro décimas más en agosto, debido sobre todo a la subida de la luz (no tan coyuntural, ya que incorpora aumentos por las medidas contra el cambio climático). Si se descuentan los precios de la energía y los alimentos no elaborados (inflación subyacente), la subida es más moderada, una décima hasta el 0,7%, pero en su cuarto mes consecutivo de subidas. El fuerte aumento del consumo con el incremento de la actividad con la vacunación es otro factor a la hora de estimular la inflación.

    Consecuencias

    Inversores: con los tipos de interés por los suelos, la querencia por instrumentos de ahorro e inversión como los depósitos está llevando a que la inflación y las comisiones dejen la rentabilidad en negativo en la mayoría de los casos.

    Cuentas públicas: solo el gasto en pensiones, con la actualización del IPC pactada, va a suponer un aumento de miles de millones; el petróleo será otro factor determinante al ser una economía netamente importadora. Sí se notará algo el efecto positivo de la inflación en la deuda. 

    Salarios: en el actual contexto de salida de la crisis pandémica será difícil que la subida de los salarios compense la inflación. Los aumentos pactados hasta la fecha en convenio no superan el 1,54%de subida media. Las excepciones serán funcionarios, pensionistas y perceptores del salario mínimo interprofesional.

    Empresas: la inflación supone pérdida de competitividad y afecta más a los países con menor capacidad para adaptarse, como es el caso de España, que suele ajustarse más por la vía de la pérdida de empleos que por mejoras en la eficiencia.

    Con este panorama, lo mejor es valorar la situación de cada uno y tomar decisiones teniendo en cuenta que, aunque posiblemente coyuntural al decir de los bancos centrales, el aumento de los precios es real, está aquí y se va aquedar por algún tiempo. De hecho, las últimas medidas de la Fed y el BCE al cambiar sus políticas de objetivos apuntan en la dirección de asumir tasas de inflación de forma más flexible”  Pedro Biurrun

    https://www.expansion.com/blogs/estadistica-pollo/2021/09/01/asi-nos-afecta-la-inflacion-en-cuatro.html

    Hugo ‘El Pollo’ Carvajal está dispuesto a morir matando. El exjefe de los Servicios de Inteligencia está chantajeando al Gobierno de Pedro Sánchez y amenaza con desvelar los secretos del PSOE-Podemos si finalmente permiten que sea extraditado a Estados Unidos. Así lo desvela Libertad Digital, haciendo referencia a fuentes del entorno del militar chavista. «Si caigo, no caeré solo. Caerán varios países. Con la gasolina que hay en España, si soy extraditado tiraré una cerilla desde mi avión para que arda», habría sido la amenaza de ‘El Pollo’ Carvajal a la cúpula del PSOE y Podemos. Además, agrega que «quiere demostrar su inocencia y asegura tener pruebas para probarlo. Ofrece incluso que le juzguen en España por los delitos que EEUU le imputa», añaden. Es importante recordamos que EEUU reclama su extradición por delitos de tráfico de drogas y de armas, ya que estaría detrás de un plan para «inundar de cocaína» EEUU en colaboración con la guerrilla colombiana de las FARC. La amenaza del exjefe de los Servicios de Inteligencia se conoce pocas horas después de que la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional haya suspendido cautelarmente la entrega del exjefe de Inteligencia chavista a la Justicia de Estados Unidos. ¿El motivo?, los magistrados Alfonso Guevara, Carlos Fraile y María Teresa García indican que «se suspende la materialización de la entrega» hasta que el Ministerio del Interior informe sobre la petición de asilo que cursó Carvajal en 2019 y recalca que no puede resolver hasta conocer este extremo. En otras palabras, coloca el futuro de ‘El Pollo’ Carvajal en manos de Fernando Grande-Marlaska, quien previsiblemente tendrá que seguir los lineamientos del Gobierno del PSOE-Podemos, lo que podría paralizar la deportación del chavista debido a los nexos íntimos que existen entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la dictadura de Nicolás Maduro. De los tres magistrados, el de mayor experiencia y, a su vez, el más controvertido es Guevara. En un artículo publicado en 2012, el diario local El Confidencial lo definió como “todo lo contrario a lo que se espera de un juez”. En ese entonces quedó envuelto en una polémica por haber dejado en libertad a la cúpula de la mafia china, en el marco del caso conocido como “Operación Emperador”. En noviembre de ese año, obligado por la resolución de la Sección Tercera de lo Penal, el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, dispuso la libertad del líder de la mafia china radicada en España, Gao Ping, y de otros 11 imputados, entre ellos su mujer Yang Lizhen. Sin embargo, en su resolución aclaró que no compartía la visión de Guevara, quien alegaba que los acusados habían estado ilegalmente más de 72 horas detenidos. A mediados de 2013, dos colaboradores de Ping se dieron a la fuga. Guevara fue duramente criticado por su decisión y fue acusado de haber frustrado uno de los mayores golpes contra el blanqueo de dinero en España. María Teresa García Quesada ocupó en los últimos años el cargo de magistrada en la Sección Tercera mientras que el ahora juez Juan Carlos Campo Moreno, exministro socialista de Justicia, se encontraba en “situación administrativa de servicios especiales en la carrera judicial”. Junto a Carlos Fraile, uno de los casos más resonantes del que participó la magistrada es el conocido como “Tándem”, en el que se investigó el robo del teléfono móvil de Dina Bousselham, asesora del ex vicepresidente segundo de España, Pablo Iglesias, quien se vio involucrado y fue investigado por la Justicia” J osé Antonio Puglisi

    https://www.periodistadigital.com/politica/justicia/20210915/hugo-pollo-carvajal-chantajea-psoe-amenaza-arder-espana-le-envian-eeuu-noticia-689404509880/

    El endeudamiento público ha subido mucho durante la pandemia, pero, paradójicamente, la deuda pública en los países avanzados parece ahora más sostenible que tras la anterior crisis. ¿Seguirá siendo así en el futuro?   En el caso de la zona euro, esto ha supuesto que la respuesta a la crisis haya sido radicalmente distinta a la que se le dio a la crisis financiera y del euro en 2008-2012, lo que a su vez ha supuesto un cambio sustancial tanto en el relato de la crisis como en su respuesta de política económica. Así, el FMI estima que, a nivel global, sin los apoyos fiscales la devastación sobre la producción y el empleo habría sido tres veces más intensa. También proyecta un rebote muy fuerte de la economía que permitirá estabilizar las ratios deuda/PIB sin demasiada dificultad en los elevados niveles actuales. Y es que la pandemia ha sido como una invasión extraterrestre. Y, al menos en las películas, cuando se intenta doblegar a los alienígenas, nadie se preocupa por el aumento del déficit. Eso se deja para el día después. Pero ya se está entrando en el día después, al menos en los países avanzados como España, que han alcanzado altas tasas de vacunación. Y las preguntas, por tanto, se acumulan: ¿qué debe de hacerse con la deuda pública?; ¿tiene sentido continuar con el activismo en política fiscal durante los próximos años para afianzar la recuperación? y, en el caso europeo/español, ¿se debe confiar en que los déficit públicos desaparecerán y que, por tanto, la deuda no seguirá una dinámica explosiva?; ¿se puede confiar en que las rentabilidades a largo plazo de la deuda sigan tan bajas?; y, finalmente, ¿cómo se rediseñan las reglas fiscales europeas, que están obsoletas, pero son necesarias para evitar el sesgo deficitario de la política presupuestaria que es particularmente peligroso en una unión monetaria incompleta como la zona euro?. Ninguna de estas preguntas tiene una respuesta fácil, pero a continuación se apuntan algunas reflexiones. En primer lugar, se revisan los viejos y nuevos consensos sobre la sostenibilidad de la deuda pública en los países avanzados en el contexto del programa Next Generation UE. A continuación, se aborda el debate de la reforma de las reglas fiscales europeas. A lo largo de toda la discusión, será clave intentar anticipar cómo se comportará la inflación, ya que de su evolución puede depender la actuación de los bancos centrales, la evolución de los tipos de interés y, con ello, la sostenibilidad de la deuda pública.

    Una nueva mirada al concepto de sostenibilidad de la deuda

    Para empezar, conviene recordar cuál es la dinámica de la sostenibilidad de la deuda pública y cómo debe ser interpretada en el actual contexto macroeconómico de bajos tipos de interés e incertidumbre sobre la evolución de la inflación y el crecimiento. Lo más adecuado para rebajar una elevada ratio deuda/PIB es aumentar la producción, es decir, incrementar el denominador. Y eso a largo plazo se consigue con reformas que eleven la productividad (por el momento, parece haber señales de aceleración de la productividad, pero todavía no está claro si son permanentes o transitorias.) Al mismo tiempo, es conveniente tener superávit públicos primarios (que los ingresos públicos cubran los gastos sin contar el pago de intereses de la deuda) y aprovechar los bajos tipos de interés para ir refinanciando la deuda sin sobresaltos, alargando al máximo los plazos de vencimiento de la misma para evitar situaciones peligrosas si hay subidas repentinas de las primas de riesgo. Esto, a día de hoy, no se cumple en España pero sí en otros países que tienen sus cuentas estructuralmente más equilibradas. Además, si hay inflación es más fácil devolver la deuda (aunque pueden aparecer otros problemas, sobre todo si los precios se aceleran y se entra en una espiral de subida de precios y salarios como el de los años 70 del siglo pasado) y, en la medida en la que los bancos centrales sigan comprando deuda pública, hay una parte de la misma que se refinanciará de forma automática (recordemos que el BCE es propiedad de los países de la zona euro, por lo que sus beneficios, que en parte vienen de recibir los intereses de la deuda que tiene en su balance, revierten en los tesoros nacionales). Esto significa que, a priori, no hay un nivel sostenible o insostenible de deuda/PIB como, por ejemplo, el 60% del tratado de Maastricht o el 90% que se hizo tan popular en la última crisis financiera. Todo depende de la tasa de crecimiento, la evolución del coste de financiación, la inflación y la actitud del Banco Central. Y, en último término, no se trata de asunto técnico sino político, porque la capacidad de hacer reformas (de pensiones, fiscales u otras) depende de los equilibrios de poder de cada país.Por último, para pensar sobre la sostenibilidad de la deuda hay que tener clara la diferencia entre flujos y stocks. El déficit público y el pago de intereses de la deuda (que se suele medir como porcentaje del PIB) son flujos; el volumen de deuda es un stock. Y la sostenibilidad de la deuda depende sobre todo de los flujos, es decir, de la capacidad que tiene un Estado para hacer frente al servicio de la deuda en un año concreto. Naturalmente, cuanto más bajo sea el stock de deuda, más sencillo puede ser refinanciarla porque los inversores pueden sentirse más cómodos al prestarle a un país con un stock de deuda menor. Sin embargo, puede suceder, como es el caso ahora para España, que el stock de deuda sea más alto y a la vez la deuda sea más sostenible. Hoy el Reino de España tiene mucha más deuda en circulación que en 2012 pero entonces pagaba más del doble que ahora en porcentaje del PIB en intereses cada año. Además, en aquel entonces las primas de riesgo estaban subiendo y había miedo a que se “cerraran los mercados” mientras que hoy el coste de las nuevas emisiones sigue bajando y ya es negativo. Y países como Japón, con una ratio de deuda sobre PIB superior al 250%, no tienen problemas de sostenibilidad. Esta situación está llevando a que, en EEUU, tanto la Administración Biden como un buen número de economistas capitaneados por Blanchard y Krugman sostengan que en la medida en la que las condiciones actuales se mantengan (y la pregunta del millón es si lo harán), la ratio deuda pública/PIB puede bajar de forma automática. Consideran bastante probable que los tipos de interés de equilibrio, los que igualan oferta y demanda de fondos prestable (r* en los modelos macroeconómicos), se mantendrán bajos por motivos estructurales como el envejecimiento de la población, el cambio tecnológico, la elevada desigualdad o la propia globalización, lo que permitirá seguir emitiendo deuda a tipos irrisorios. También creen que el crecimiento (la g de los modelos) se acelerará y que el banco central será más “permisivo” con la inflación, lo que los lleva a concluir que mientras se cumpla g>r (que la tasa de crecimiento real de la economía sea mayor que el tipo de interés real de la deuda), no hay nada de qué preocuparse. Esta es la filosofía que subyace a los enormes paquetes de estímulo norteamericanos, que economistas como Summers alertan de que son demasiado cuantiosos (habida cuenta de que el consumo se está acelerando de forma automática tras muchos meses de ahorro forzoso) y, por lo tanto, podrían recalentar la economía en el medio plazo, generar inflación y llevar a subidas de tipos de interés que generen inestabilidad, reduzcan el crecimiento e incluso causen problemas en los mercados emergentes. No se debe olvidar que para los países emergentes, y sobre todo para los de América Latina –que son de los que más han sufrido la pandemia tanto en términos sanitarios como económicos– el mayor riesgo macroeconómico a futuro es una situación como la de principios de los años 80 del siglo pasado, cuando EEUU subió abruptamente los tipos de interés porque la inflación estaba desbocada, lo que llevó a una apreciación del dólar y a una subida de los tipos de interés globales que precipitó impagos de deuda soberana en Brasil, México y Argentina, dando lugar a la llamada “década perdida” iniciada en 1982. En todo caso, la zona euro no es EEUU. El estímulo fiscal norteamericano ha sido mucho mayor que el europeo (aproximadamente tres veces la caída del PIB de 2020 concentrado a lo largo de tan solo dos años, mientras que el europeo ha sido aproximadamente del mismo tamaño que la caída de la actividad en 2020 y se tardará más de tres años en ejecutar). Por ello, el rebote económico de EEUU está siendo mucho más rápido, la inflación está subiendo con mayor intensidad, empiezan a observarse algunos aumentos salariales y la Reserva Federal ha mencionado su intención de ir normalizando lentamente la política monetaria, comenzando con la reducción de la compra de activos a principios de 2022, aunque con prudencia para evitar un taper tantrum como el de 2013, cuando una normalización abrupta de la política monetaria tras la crisis financiera causó graves turbulencias financieras y cambiarias. En la zona euro, por el momento, aunque las variables macroeconómicas se mueven en la misma dirección que en EEUU, lo están haciendo de una forma más suave, lo que permite anticipar que la normalización de la política monetaria puede ser bastante más lenta. La variable clave, en todo caso, será la evolución de la inflación y, en particular, de sus expectativas. Existe un amplio consenso sobre la inevitabilidad de un fuerte repunte de los precios que proviene tanto de factores de oferta (cuellos de botella en la producción y el transporte, reconfiguración de cadenas de suministro y aumento del precio de la energía y las materias primas) como de demanda (aceleración del gasto por aumento del consumo tras un aumento del ahorro forzoso). Sin embargo, habrá que ver si estos aumentos de precios son transitorios o permanentes, si dan lugar a una aceleración de los salarios y, en definitiva, si afectan notablemente al alza a las expectativas de inflación, que están ancladas en niveles muy bajos desde hace años, o no. Más allá de este importante debate y de que la economía de la zona euro parece que se comportará como la de EEUU pero con un retardo (y seguramente con menor intensidad), las cuentas públicas en España están en una situación más delicada que en el promedio de la zona euro. España tiene un elevado déficit público estructural (de alrededor del 4,5% del PIB, según la AIREF) que obliga a aumentar los ingresos y/o reducir los gastos para evitar que la ratio deuda/PIB siga aumentando a pesar de que el crecimiento sea sólido, sobre todo porque tras el rebote de 2021 y 2022 no está claro si se logrará seguir creciendo con suficiente fuerza para “aumentar el denominador”, y lo que sí es casi seguro es que el gasto público aumentará por la partida de pensiones y por otras (necesarias) medidas adoptadas recientemente, como el ingreso mínimo vital. Además, la zona euro no es EEUU. No es una unión fiscal ni una unión política, y tampoco existe certeza de que el BCE vaya a ser tan tolerante con la inflación como la Reserva Federal (¿qué hará si los precios siguen creciendo por encima del 2% durante varios meses en la eurozona, o si superan ampliamente esa referencia en Alemania?), lo que implica que existe el riesgo de que se produzcan subidas de las primas de riesgo, bien por dificultades internas o por contagio (¿qué pasará en Italia después de Draghi?, ¿quién gobernará Alemania tras Merkel?, ¿y si Le Pen gana en Francia?).

    La reforma de las reglas fiscales europeas

    Y así se llega al debate sobre la reforma de las reglas fiscales europeas, que es el marco jurídico en el que se va a desenvolver la política fiscal española a partir de 2023 (por el momento está activada la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, por lo que las reglas no se aplican, aunque sigan existiendo). El actual marco de reglas ya estaba en revisión porque no funciona bien. Es demasiado complejo, su aplicación resulta a menudo en políticas procíclicas (ajustes durante las recesiones e incapacidad para generar colchones durante los booms), se basa en conceptos como el saldo estructural o el output gap (que no son observables y además son muy volátiles) y su aplicación sigue “politizada”, de forma que las multas no se aplican (nunca se han impuesto sanciones, bien porque a pesar de que la Comisión detectaba incumplimientos, el Consejo vetaba la multa pecuniaria, o más recientemente porque la Comisión ha flexibilizado mucho su evaluación del cumplimiento de las reglas de modo que rara vez se consideran incumplidas). Pero además de estos problemas no se pueden reactivar las reglas tal cual están porque se estaría condenando a los países a contraproducentes políticas de austeridad durante muchos años para llegar al mágico número del 60% de deuda pública sobre el PIB que se estableció en Maastricht cuando el mundo era muy diferente y la zona euro todavía no había echado a andar. De hecho, un análisis realista arroja la preocupante conclusión de que nadie que hoy tenga más de 40 años verá la deuda pública por debajo del 60% del PIB en casi ningún país de la zona euro . Es el momento, por tanto, de abordar una reforma ambiciosa que adapte el Pacto de Estabilidad y Crecimiento a la nueva realidad macroeconómica, modifique las anclas nominales (para cambiar el 60% de deuda y el 3% de déficit no hace falta cambiar los tratados) y sea creíble. Pero esa reforma debe además ser parte de cambios más amplios en la gobernanza de la zona euro que completen la unión bancaria y del mercado de capitales, reformen el Mecanismo Europeo de Estabilidad (que ahora tienen un capital desembolsado de más 80.000 millones de euros pero al que ningún país quiere pedir prestado por el estigma asociado a la crisis anterior) y hagan permanente la lógica del Next Generation EU: reformas e inversiones en los países a cambio de transferencias financiadas con deuda común, siempre a través del diálogo político para asegurar su permanencia. Y, finalmente, hay que reconocer que mientras los tipos de interés sigan en cero y la política monetaria tenga una capacidad limitada, tendrá sentido mantener políticas fiscales más activas, que deberán modificarse una vez que los tipos de interés suban, si es que lo hacen. En todo caso, este será un intenso debate de incierto desenlace. La Comisión debería presentar una ambiciosa propuesta de reforma que empuje a los Estados miembros a entrar en el debate de fondo y pueda desembocar en cambios de calado. Pero existe el riesgo de que alcanzar un acuerdo sea tan complicado que se termine con una reforma menor o incluso con el mantenimiento del actual de reglas, aunque su aplicación sea más flexible.A España le interesa mucho que la reforma de las reglas fiscales europeas sea ambiciosa. Completar la unión monetaria y asegurarse de que sus reglas funcionen y sean creíbles es una de las prioridades de la política exterior española. Pero para poder exigirla en Bruselas es imprescindible que España haga bien sus deberes: es primordial que ejecute bien el Plan de Recuperación, realice las inversiones y las reformas y cierre el déficit público estructural mediante una reforma fiscal ambiciosa, que además sea una de las palancas para adaptar la economía a los cambios estructurales que se están produciendo, que van más allá de la digitalización y la sostenibilidad.

    Conclusiones

    Según va quedando atrás la pandemia en los países avanzados se va tomando conciencia de los enormes aumentos de deuda pública a los que habrá que hacer frente en el futuro. Pocos discuten que la activista respuesta keynesiana (tanto monetaria como fiscal) a la pandemia fue adecuada, pero cada vez hay más voces que alertan sobre los riesgos de sostenibilidad de la deuda pública en algunos países y del riesgo de una aceleración de la inflación que obligue a una abrupta modificación de las políticas monetarias, con el consiguiente impacto negativo sobre el crecimiento económico y la capacidad de los Estados para devolver lo que pidieron prestado en tiempo y forma. Otros, sin embargo, sostienen que la nueva realidad macroeconómica es muy diferente a la de décadas pasadas, que las fuerzas estructurales que han llevado a bajos tipos de interés y baja inflación continuarán en los próximos años y que la recuperación económica será fuerte, en parte por las inversiones públicas que han puesto en marcha los gobiernos como respuesta a la pandemia. Esto los lleva a pronosticar que las ratios deuda/PIB se mantendrán en niveles estables o incluso bajarán, por lo que lo esencial es asegurar que a partir de 2022/2023 los países no tengan déficit públicos estructurales. Este análisis ha esbozado los contornos de este debate. Además, ha subrayado que los países europeos, y en especial España, cuentan con una restricción adicional porque su política fiscal debe cumplir con las reglas fiscales europeas, que deberían reformarse a lo largo del próximo año como parte de cambios más ambiciosos en la gobernanza económica de la zona euro”   Federico Steinberg

    https://www.periodistadigital.com/politica/justicia/20210915/hugo-pollo-carvajal-chantajea-psoe-amenaza-arder-espana-le-envian-eeuu-noticia-689404509880/?utm_source=mailpoet&utm_medium=email&utm_campaign=boletin-pd-manana

    Las fuerzas que impulsan la desglobalización  “El tema es objeto de creciente debate en los círculos económicos. ¿Hemos entrado en una fase “estructural” de desglobalización, en la que van a perder intensidad los flujos internacionales de bienes, servicios, capitales? ¿O estamos ante un fenómeno transitorio, provocado fundamentalmente por las disrupciones de la pandemia, de forma que la globalización recuperará al acabo de un tiempo el impulso de épocas pasadas?

    Hay que tener en cuenta que la tendencia a la desglobalización es anterior a la pandemia. La pandemia del coronavirus ha tenido un fuerte impacto sobre los flujos internacionales de mercancías y capitales. A corto plazo las consecuencias de la pandemia se han percibido con fuerza en la práctica interrupción de la movilidad internacional de personas, las disrupciones en el transporte y por tanto en las cadenas de suministro, la paralización o reducción de las actividades productivas debido a medidas de confinamiento –interrumpiendo así el suministro de bienes que son necesarios en el proceso productivo de otras empresas–, etcétera. Los trastornos en los procesos de producción se han trasladado a los consumidores. Según una encuesta de Gallup de agosto de 2021 en Estados Unidos, el 60% de los encuestados señalaba que en los últimos dos meses no había podido adquirir un producto que deseaba, mientras que un 57% habían experimentado un considerable retraso en la recepción de un producto que habían ordenado.Al margen de los trastornos actuales en los procesos de producción provocados por la pandemia, los efectos de ésta pueden ser importantes también en el medio y largo plazo. Se pueden avanzar algunas tendencias:

    1.- El objetivo de conseguir una mayor seguridad en los suministros de inputs en sus procesos productivos va a hacer que las empresas revisen sus estrategias de deslocalización y aprovisionamiento Un informe de la Confederation of British Industry de agosto de 2021 señala que en la industria británica los stocks se encontraban en su nivel más bajo desde hace varias décadas, debido a diversos motivos, siendo uno de los principales las disrupciones en las cadenas de suministro. Estos problemas pueden provocar que muchas empresas estudien una reestructuración de sus cadenas de suministro. Estos cambios de estrategia están dando lugar a la aparición y popularización de nuevos términos. Los últimos términos que se están popularizando son friendly-shoring y ally-shoring, que se refieren también a una relocalización, excepto que ésta no se limita a relocalizar en el país de origen: países “amigos”, con los que se comparten valores e intereses estratégicos, son también buenos destinos para trasladar la producción. El economista Pol Antràs, por ejemplo, en el excelente libro publicado por Luis Garicano, Capitalism after Covid, se muestra escéptico sobre la idea de la desglobalización, argumentando que el montaje de cadenas de suministro es complejo y costoso, y que por ello las empresas se resisten a cambios radicales en ellas. Sin embargo, lo cierto es que grandes empresas están anunciando cambios en sus localizaciones de producción. Por poner un ejemplo, Toyota, el mayor fabricante de automóviles del mundo anunció el pasado 10 de septiembre que en el presente año fiscal produciría 300.000 vehículos menos de los previstos (de 9,3 a 9 millones), debido a los problemas de suministros de componentes (en especial semiconductores) desde fabricantes del Sudeste asiático a causa del COVID-19. Toyota indica con claridad que está planeando transferencias de producción a otras regiones.

    2.- El aumento de costes de las transacciones internacionales también puede afectar negativamente a la internacionalización. Diversos factores impulsan este aumento de los costes. En estos últimos tiempos, los costes de transporte marítimo han aumentado con fuerza. Puede ser un fenómeno a corto plazo, aunque permanecerá la percepción de que en un futuro se pueden producir nuevas disrupciones de origen diverso que repercutan en el coste del transporte de bienes. Pero otros factores pueden incidir negativamente en el coste de las transacciones internacionales, a largo plazo, y por tanto en las ventajas de los intercambios:

    a) La necesidad de prevenir situaciones de desabastecimiento de bienes como las que se están viviendo en la actualidad llevará a las empresas a aumentar sus niveles de stocks, en especial de aquellos bienes esenciales que proceden de localizaciones alejadas, con el consiguiente aumento de los costes empresariales.

    b) Un efecto similar al anterior puede producirse cuando las empresas se planteen, no ya relocalizar, pero sí un mayor grado de diversificación en sus suministros. Ello supondrá incurrir en costes de búsqueda e identificación de proveedores. Es también posible que los nuevos proveedores sean más caros.

    c) En la comunidad internacional está cobrando fuerza la idea de que es necesario establecer códigos de conducta a las empresas para asegurar que en sus cadenas de suministro se respeten criterios éticos en lo que se refiere a derechos humanos, trabajo infantil, condiciones laborales, medio ambiente. Estas mayores exigencias pueden suponer lógicamente un aumento de costes: las empresas tendrán que gastar recursos en implementar sistemas de due diligence para revisar sus cadenas de suministro, podrán verse forzadas a cambiar a suministradores más caros, etcétera. Alemania ha aprobado en 2021 una ley que obliga a las empresas a vigilar por el respeto de los derechos humanos y medioambientales en sus cadenas de suministro.

    d) Se está abriendo paso la idea de establecer aranceles basados en las emisiones de carbono para las importaciones procedentes de países que no adopten medidas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Estos aranceles supondrían lógicamente un encarecimiento de las importaciones.

    3.-  Los procesos de internacionalización de las empresas pued çen verse afectados por restricciones a las transacciones internacionales de origen geopolítico. En diversas zonas se han reforzado o implementado en estos últimos años medidas de control de inversiones extranjeras, por razones políticas en primer lugar. Las sanciones internacionales por efectuar transacciones de bienes u operaciones financieras con determinados países o empresas constituyen otra medida que se ha reforzado en los últimos tiempos, especialmente por parte de Estados Unidos, y todo indica que tienen una proyección a largo plazo.

    4.- El caso de China tiene a este respecto una importancia especial, por la relevancia del país. Los recelos geopolíticos frente a la potencia asiática han crecido con fuerza en estos últimos años. China es el primer exportador mundial. Se ha empezado a hablar de desacoplamiento en relación con la economía china. Por otro lado, la propia China estaría promoviendo un desacoplamiento de su economía. Como señala Alicia García Herrero, la “estrategia de circulación dual”, adoptada por las autoridades chinas, busca en realidad reforzar la autosuficiencia de China en respuesta a un entorno exterior más hostil. China quiere evitar depender de resto del mundo para bienes estratégicos (por ejemplo, de alta tecnología). Ello provocará previsiblemente una tendencia contractiva sobre sus importaciones, y sobre el comercio mundial (China es el segundo importador mundial de mercancías). Decía al principio de este artículo que es difícil hacer previsiones, dada la complejidad de los factores y fuerzas que inciden en la globalización. Pero son muchos los elementos que impulsan la desglobalización, un fenómeno que, no olvidemos, ya estaba en marcha desde principios de la década de 2010”  Enrique Fanjul

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    CARTELES MUSICALES. MAGGIE TEYTE, LA EXQUISITA

    Carl Maria von Weber estrenó en 1819 una bagatelle para piano, Invitación a la danza o Invitación al vals. La obra fue orquestada en 1861 por Berlioz con un violonchelo que hacía de caballero y un violín que hacía de dama, prestos a bailar un vals y, con el nombre de El espectro de la rosa, fue pieza clásica de ballet. Después Berlioz incluyó otro Espectro de la rosa, una canción de sus Noches de verano op. 7.

    Berlioz , Le spectre de la rose (Nuits D’Été, Op. 7, 2); Maggie Teyte (1888-1976); London Symphony Orchestra, director Leslie Heward (1940):

    Offenbach, Tu n’es pas beau, de La Périchole; Maggie Teyte, London Symphony Orchestra, director John Barbirolli (1932):

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Elisabeth Young-Bruehl : Hannah Arendt.  Una biografía

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/416VMfeD-RL._SX335_BO1,204,203,200_.jpg

     https://elcultural.com/Hannah-Arendt-Una-biografia

    Eduardo Olier: Ejes del poder económico. La geopolítica del tablero mundial

    https://articulosclaves.blogspot.com/2019/09/los-ejes-del-poder-economicoeduardo.html

    Iñako Díaz entrevista a Héctor Alterio: «Con 92 años, tengo que seguir trabajando para poder pagar las facturas»

    Descripción: Héctor Alterio: "Con 92 años, tengo que seguir trabajando para poder pagar las facturas"
    https://www.elmundo.es/papel/cultura/2021/09/16/6141d6de21efa03f028b464d.html

    Reyes Rocha  entrevista a Javier Gómez Bermúdez: Soy un juez manifiestamente conservador pero está clarísimo que mis resoluciones ni las de mis tribunales casaban con lo que querían los partidos conservadores. Lo importante es que la ideología del juez no influya en el sentido de sus resoluciones, pero los jueces claro que tenemos ideología, somos ciudadanos”

    Descripción: Javier Gómez Bermúdez

    https://www.diariodesevilla.es/juzgado_de_guardia/entrevistas/juez-manifiestamente-conservador-influido-resoluciones_0_1399660606.html

    Nuria Salobral entrevista a Pablo Hernández de Cos: “Esas presiones deflacionistas no van a cambiar. El repunte de la inflación de ahora tiene un componente transitorio importante”

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/09/13/economia/1631530584_114486.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *

Calendario de artículos

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores