•  

    Lidiar con turistas : reacciones europeas al turismo en masa

     

     

    https://alnavio.com/noticia/14055/libros/por-que-el-turismo-de-masas-empobrece-la-experiencia-de-viajar.html

     

     

     

     

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA Y BALLET

     

    Claro, no hay ballet sin música, aunque hay más música que ballet. Pero en esta civilización de la imagen en la que nos han metido, hoy la música sola casi va dejando de existir y tenemos que ver al intérprete, sus manos sobre el piano y, a ser posible, su dedo en la nariz. Como estamos viendo algunas bellas escenas de ballet y vamos a seguir con ello, propongo empezar por el principio: La pareja perfecta, como dicen aquí.

     

     

    El ruso Rudolf Nureyev y la británica Margot Fonteyn dieron al mundo algunos de los más bellos momentos de la danza. Lo que viene después, como decía D’Ors, es plagio (la tradición está toda en estas escenas). Fragmento del Lago de los Cisnes, por Margot Fonteyn, Rudolf Nureyev y el Royal Ballet, 1966:

     

    https://youtu.be/qG7JvpPGdEU

     

     

    COMPARTIENDO LECTURAS con Carmen Marcos

    “Las propuestas de lecturas para este  viernes, 22,  nos acercan a dos famosos escritores americanos, ganadores ambos del Premio Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros reconocimientos internacionales,: Margaret Atwood (Canadá, 1939) lo obtuvo en 2008  y Paul Auster (EEUU, 1947) en 2006. De ella, su novela El cuento de la criada ha aumentado su ya gran popularidad gracias a la versión como serie televisiva de esta atractiva narración. Pero hoy me refiero a una novela anterior, Por último, el corazón (publicada en 2015) que nos introduce en una imaginativa e inquietante ficción especulativa. Por otra parte, el escritor estadounidense, tras 7 años de silencio literario, reaparece con 4321, una ambiciosa y gran novela (grande en todos los sentidos, incluida su extensión, pues tiene casi 1000 páginas).

    A disfrutarlos, espero.

     

    Margaret Atwood: Por último, el corazón

    Idioma original: Inglés

    Traductora: Laura Fernández Nogales

    Nº de páginas: 412

     

    La escritora canadiense nos sumerge en las primeras páginas de este libro en una distopía inquietante y suficientemente plausible, que parece transcurrir en EEUU aunque no se especifica. La crisis ha hecho que la pareja protagonista, como muchos otros, haya perdido su casa y viva en la marginalidad, durmiendo en el coche, encerrados, ante la amenaza de bandas de mendigos que asaltan y roban lo que encuentran. Un mundo en el que la clase trabajadora ha sido expulsada de su mundo soñado. En esta situación, deciden incorporarse al proyecto Positrón, una solución publicitada en las televisiones, en el que se oferta una vida segura: 30 días en una casa con todas las necesidades cubiertas y 30 días en una prisión (éstas han sido privatizadas con anterioridad) trabajando para el sistema.En esta como en otras narraciones, M. Atwood aborda muchos temas y plantea dilemas morales. Es una reflexión, no exenta de humor, sobre la sociedad actual y la desaparición de la clase media; sobre el binomio seguridad-libertad; y sobre la explotación económica en una nueva y original perspectiva. Pero también sobre los pliegues ocultos de unos personajes bien definidos que batallan entre el deseo y las convenciones.Toda la primera parte es, en mi opinión, mejor que la segunda que se alarga un poco más de la cuenta; peroes, como siempre lo son las narraciones de su autora, una entretenida, sugerente y  potente novela.

     

    Paul Auster: 4 3 2 1

    Idioma original: Inglés

    Traductor al castellano: Benito Gómez Ibáñez

    Nº de páginas: 960

     

     

    La aparición de esta novela  hace menos de un año ha suscitado muy buenas críticas y en algunos casos entusiastas que hablan de ella como la gran novela americana. Es la crónica de una época, la segunda mitad del siglo XX, narrada a través de las diferentes vidas (cuatro) de Archie Ferguson y su familia que se desenvuelven con el telón de fondo de los acontecimientos políticos, sociales y deportivos que marcaron la sociedad norteamericana en esas décadas.Puede resultar un poco demasiado larga y a veces demasiado prolija en detalles pero siempre entretenida. Y aunque a veces exija un esfuerzo reconocer en cuál de las vidas de Archie estamos, sinceramente no importa porque, en todo caso, las anécdotas están llenas de ingenio e imaginación.

     

    https://www.youtube.com/watch?v=Hj3wUJR706k

    (Entrevista a Paul Auster sobre su libro)

     

    INMIGRANTES O AYUDAS A LAS MUJERES & FAMILIAS

    http://nadaesgratis.es/admin/hacerlo-como-los-alemanes

     

    http://piensasiempreporque.blogspot.com/2018/01/comentario-de-piramides-de-poblacion.html

     

    “Se ve que estamos entrando en un largo periodo preelectoral porque todas las fuerzas políticas, sean de ámbito estatal o autonómico, están anunciando  la aprobación de cualquier medida de apoyo a los colectivos a los que las circunstancias van orillando de la recuperación económica. No sólo se trata del aumento de las pensiones mínimas o de la propuesta de dar a las amas de casa un salario (en Galicia) o bien unas deducciones fiscales (en la Autonomía valenciana) o el proyecto de regular un “seguro de asistencia en la vejez” o del censo y  tratamiento de la llamada “pobreza infantil”.  En estos momentos, las propuestas que  todos los partidos políticos tienen en “cartera” en sus  “programas históricos” tratan de medidas de “protección a la familia” y no sólo  bonificaciones a los mayores de 65 años que quieran seguir trabajando,  o a la contratación de mujeres en aquellas actividades en las que están infrarepresentadas.la holgura de ingresos fiscales facilitará diversos acuerdos parlamenrarios de “apoyo a las mujeres& familias”.  El primer éxito de esta oleada de reformas con amplísimo consenso parlamentario podría  ser la reforma de los horarios comerciales en línea con los informes que, sobre ese asunto, estaba manejando la Ministra Bañez del último Gabinete Rajoy.El segundo éxito vendría de una revisión de la legislación aprobada por Rajoy  de “conciliación de la vida familiar y laboral”. .Se trataría de una ampliación de los protocolos de discriminación positiva en defensa del aumento del empleo femenino, que es uno de los colectivos que, junto con el de los parados mayores de 45 años,  tienen mayores posibilidades de quedarse descolgado del intenso proceso de creación de empleo. Por diversas razones históricas y culturales las mujeres han sufrido una doble discriminación a la hora de poder acceder al empleo estable con igualdad de oportunidades para con los varones.  Cualquier jefe de personal sabe que las mujeres están discriminadas por razón del riesgo en el que incurre el empresario cuando contrata a mujeres en edad fértil, puesto que el permiso de maternidad le obliga a desembolsar por duplicado la cotización a la Seguridad Social durante cuatro largos meses: si hay que contratar mujeres se utilizan siempre contratos temporales. La otra discriminación procede del hábito social por el cual es la mujer la que siempre debe estar dispuesta para poder cuidar a los niños, los enfermos y los ancianos incapacitados. flexibilizar sin muchos problemas el uso de los permisos de maternidad/paternidad y ampliarlos a la adopción de niños. Por otro lado garantiza el derecho a la reducción de jornada para poder atender a familiares consanguíneos incapacitados o que requieran cuidados especiales. Así que el tercer éxito tendría que ver, pues,  con la revisión de la normativa por bajas laborales.

    Lavanguardia.com : España registra el número de nacimientos más bajo desde hace 20 años. El año pasado (2017)   nacieron en España 391.930 niños, lo que supone un descenso del 4,5 % respecto al año anterior

    http://www.lavanguardia.com/vida/20180619/45263278660/espana-registra-el-numero-de-nacimientos-mas-bajo-desde-1996.html

    theobjective.com : La encuesta sobre Movimiento Natural de la Población muestra que el número de nacimientos en 2017 fue un 4,5% menos respecto al año anterior y, desde 2008, cuando la cifra de nacimientos fue la mayor en 30 años, el descenso ha sido de un 24,6%.También ha bajado el número de hijos por cada mujer, que se sitúa actualmente en 1,3 frente al 1,34 del año 2016. La edad media para tener hijos ha ascendido hasta los 32,1 años, la más alta de toda la serie histórica.Además, el número de mujeres de entre 15 y 49 años, es decir, “las mujeres en edad de ser madres”, se ha reducido hasta los 10,57 millones en 2017, de forma que la tendencia a la baja iniciada en 2009 continúa

    http://theobjective.com/espana-numero-nacimientos/

    Miguel Valverde: Las multinacionales extranjeras en España expresan su preocupación al Gobierno y a las comunidades autónomas por la «gravedad del problema» del envejecimiento de la población en España.

    http://www.expansion.com/economia/2018/06/18/5b274c3d268e3ea0648b4583.html

     

    «Es necesario que los poderes públicos trabajen en medidas inmediatas, que palien los efectos [del envejecimiento] sobre el crecimiento económico al reducirse la oferta laboral, la demanda y la inversión». Se producirá «una fuerza laboral decreciente y envejecida». Disminuirá «la proporción de población en edad de trabajar». Por lo tanto, los empresarios sostienen que «disponer de una población joven es la mejor garantía para mantener el desarrollo económico y garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar». El Eurobarómetro indica que, en 2050, el 35% de la población española tendrá más de 67 años. Es decir, por encima de la edad de jubilación que estará vigente a partir de 2027. Actualmente, la cohorte con esta edad representa el 16,5% de la población.

    La inquietud de las empresas se recoge en un informe titulado La natalidad en España que para Multinacionales por marca España ha elaborado el profesor Hermógenes del Real Álvarez, del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad Autónoma de Madrid. Las propuestas más relevantes del estudio son las siguientes:

    1. Más medidas fiscales para apoyar la maternidad

    Elevar el gasto fiscal, con exenciones, deducciones y créditos, para fomentar la natalidad desde el 1,5 al 2,5% del Producto Interior Bruto, siguiendo el modelo de los países de la OCDE. Las deducciones fiscales deberían ser progresivas de acuerdo con el número de hijos. En este mismo sentido, el informe propone también ayudas fiscales a las empresas que creen guarderías para los hijos de sus trabajadores.

    2. Ampliación de los permisos

    Las multinacionales por marca España proponen una política ambiciosa de permisos parentales siguiendo los modelos de los países del norte de Europa. Actualmente, el permiso de maternidad en España es de 16 semanas -cuatro meses, aproximadamente- y de cinco semanas, el de paternidad, si se aprueban los presupuestos. Ambos con el 100% del salario. Los padres pueden repartirse con la madre las últimas 10 semanas del permiso de maternidad. Pues bien, el informe de las multinacionales por marca España propone acercarse a Suecia, Noruega o Alemania entre otros. En el caso de Suecia, los padres comparten un permiso de 480 días -16 meses- con el 80% del sueldo. En Noruega, las madres tienen 392 días cobrando el 80% del sueldo, o 322, cobrando el 100%. Es decir, entre 13 y 10,7 meses, en función del salario que cobren. En Alemania, madres y padres tienen derecho a un año de baja con el 67% de su sueldo, y ayudas complementarias a la paternidad.

    3. Aumentar las guarderías públicas

    Las empresas proponen al Gobierno y a las comunidades autónomas «fortalecer» la red de guarderías para niños de hasta 3 años. El objetivo es facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores.

    4. Empleos de calidad para los jóvenes

    Se trata de «impulsar la contratación de los jóvenes con acceso a empleos de calidad que favorezcan y aceleren su independencia económica». Por empleos de calidad se entiende con mayor estabilidad laboral -indefinidos- y mejor pagados. España ocupa el último puesto de la Eurozona en trabajadores con contratos indefinidos. El 76% de los asalariados tienen empleos indefinidos en España, ocho puntos menos que la media de los países del club.

    5. Facilitar el acceso a la vivienda de los jóvenes

    Ésta es una propuesta complementaria de la anterior. Junto a la estabilidad laboral, una política de vivienda que facilitase la independencia familiar de los jóvenes ayudaría a fomentar la natalidad.

    6. Revisar las políticas de inmigración

    Los empresarios plantean favorecer la entrada e inserción social en España de inmigrantes «con foco en el aumento de la tasa de natalidad». La mayoría de los ciudadanos que vienen a España buscan trabajo y son fundamentalmente jóvenes. En la primera generación, la tasa de fecundidad de las mujeres es más alta que la de las españolas. El caso es que la tasa de fecundidad en España es de 1,3 hijos por mujer, muy lejos de la tasa de 2,1 hijos por mujer, que es el nivel que garantiza el reemplazo de la población.

    7. Equiparación laboral entre hombres y mujeres

    Este es uno de los debates sociales más importantes que tiene lugar hoy en España. El Gobierno anterior del PP estaba negociando con la patronal y los sindicatos medidas para cumplir este objetivo. Sin embargo, esta propuesta sí es política de empresa. Las multinacionales reconocen que hay que proteger la maternidad de la presión social y laboral. Por ello, el informe plantea una equiparación de las condiciones laborales entre hombres y mujeres en los salarios, en las oportunidades profesionales y en los sistemas de promoción. Junto a ello, los empresarios plantean potenciar las carrera profesional de las mujeres «con un alto potencial con planes específicos de desarrollo». Multinacionales por marca España es una asociación que reúne a 35 grandes empresas extranjeras de todos los sectores. Dan empleo a 1,2 millones de trabajadores y representan el 15% del PIB.

    Entre otras compañías forman parte del club: Altadis, Aon, Arvato Bertelsman, Bayer, British Telecom, Deloitte, Diageo, Ernst &Young, Facebook, Google, Heineken, Huawei, IBM, ING, Leroy Merlín, L’Oreal, Mediaset España, Siemens oThales.

    Elpais.com : Tormenta demográfica. España necesita políticas sociales activas que faciliten la natalidad

    https://elpais.com/elpais/2018/06/20/opinion/1529509465_855925.html

     

    Maria C. Orellana : ¿Es la baja natalidad un problema?

    http://abcblogs.abc.es/tareas-pendientes/2018/06/20/es-la-baja-natalidad-un-problema/

    Javier Gilsanz: El suicidio demogtrafico español

    http://murciaeconomia.com/not/55893/el-suicidio-demografico-de-espana/

    “Hay noticias claves que pasan desapercibidas. La penúltima: España tiene la natalidad más baja de Europa, 1,33 hijos por mujer, la mitad que en 1976 (2,76 hijos). Y lo peor es que la tendencia seguirá y en 2050 nacerán menos de 1.000 niños diarios. Como además somos el país más envejecido de Europa y un tercio largo de españoles tendrán más de 65 años a mediados de siglo, resulta que nos estamos “suicidando” como país: perdemos población y cada vez habrá menos jóvenes para trabajar, mantener la economía y pagar los impuestos y las pensiones. Y nadie hace nada. Porque mientras a muchos políticos se les llena la boca con “ayudar a las familias”, España es el segundo país de Europa que menos gasta en ayudas a las familias. Y la consecuencia es una natalidad por los suelos. Habría que tomar ejemplo de Francia, líder en nacimientos, que lleva medio siglo apoyando la natalidad como política de Estado, gobierne quien gobierne. Pero aquí estamos a otras cosasCada vez nacen menos niños en España. En 2017 habrá habido menos de 400.000 nacimientos, algo que no sucedía desde el quinquenio 1995-2000 (363.469-397.000 nacimientos) y que no se ha visto después ni antes (ver gráfico histórico de la natalidad), con más de 400.000 nacimientos en los duros años 40 de la post-guerra civil , cerca de 500.000 anuales en los años 50 y entre 600.000 y 700.000 niños nacidos durante los años del llamado “baby boom”, de 1960 a 1976. A falta de los datos del INE de todo el año, en la primera mitad de 2017 nacieron 187.703 niños en España, una media de 1.025 diarios, casi  la mitad de los nacidos en 1964, el año récord (697.697 nacimientos, 1.911 diarios). Y menos de la mitad de los 2.200 niños que nacen cada día en Francia (con 65,20 millones de habitantes).

    Los nacimientos se han desplomado en España, sobre todo con la crisis (518.503 nacimientos en 2008), por una combinación de dos causas. La primera, que hay menos mujeres en edad fértil (entre 15 y 49 años), por la caída de la natalidad en los años 80 y 90: si en 2009 había 11,61 millones de mujeres que podían ser madres, en 2016 había un millón menos (10,61 millones). La segunda razón es que las mujeres españolas esperan cada vez más para ser madres, ocupadas en estudiar o hacerse una carrera profesional: si en 1976, las mujeres eran madres a los 28,5 años de media, en 1996 lo eran ya a los 30,2 años y en 2016 lo eran a los 32 años de media. Y claro, cuanto más tarde, más riesgo de que no tengan hijos.  Un dato llamativo: 1 de cada 4 españolas nacidas en 1975 no van a tener hijos nunca, según un estudio del Centre D’Estudis Demografics. Al final, el resultado es la caída drástica de la tasa de natalidad en España: 1,33 niños por mujer en 2016, según el INE, una tasa que cae desde 2008 (1,44 niños por mujer) y desde principios del siglo (1,21 en 2000), tras haberse superado los 2 niños por mujer en 1.981 (2,03), 2,76 niños/mujer en 1.975  y haberse llegado a un récord de 2,90 niños por mujer en 1970 (y los 3,15 niños por mujer en 1900). Con estos datos, España se coloca como el país con la tasa de natalidad más baja de Europa (2016), según los datos que acaba de publicar Eurostat (13 marzo): 1,33 niños por mujer, frente a 1,60 niños por mujer de media en la UE-28. Nos colocamos así en el pelotón de cola de la natalidad europea, junto a los países del sur, Italia (1,34 niños/mujer), Portugal (1,36), Chipre (1,39), Malta (1,37), Grecia (1,38) y Polonia (1,39). El ranking de natalidad europeo lo encabeza Francia (1,92 niños/mujer), Suecia (1,85), Irlanda (1,81), Reino Unido y Dinamarca (1,79). Y somos también el país donde las mujeres son madres más tarde (32 años, tras los 31 años de Italia) y el país donde nacen menos terceros hijos (sólo el 8,7% de los nacidos en 2016, frente al 12,2% en la UE) y menos cuartos (el 2,8% de los nacidos en 2016, mientras en Europa eran el 5,9% de los nacidos). Si estos datos son preocupantes, lo es más que la natalidad en España va a seguir cayendo en el futuro, según las proyecciones de población hechas por el INE hasta 2065. La principal causa es que se agrava la caída del número de mujeres en edad fértil (15-49 años): habrá 1,8 millones menos en 2031 y 3,5 millones menos (-32,7%) en 2065. Y también subirá la edad a la que las mujeres españolas tienen hijos: de los 31,9 años actuales (2016) se mantendrá en 31,40 para 3031 y subirá a 33 años para 2065. El resultado es que la tasa de natalidad se mantendrá casi igual: 1,36 niños por mujer en 2031 y 1,38 niños en 2 INE 065, según el. Pero como habrá menos mujeres fértiles, los nacimientos caerán bruscamente: de menos de 400.000 nacimientos en 2017 a 366.402 nacimientos en 2020, 353.595 en 2030, 322.799 en 2050 y 294.003 nacimientos en 2065, menos de la mitad que un siglo antes.Esto ya sería preocupante de por sí, pero se agrava porque España tiene otro récord demográfico: es el país con menos niños pero también el país con más viejos. España tenía en 2015 un 17,8% de población mayor de 65 años, la tasa de mayores más alta de Europa (9,8% de población mayor de 65 años) y la segunda más alta del mundo tras Corea del Sur (22,5% de mayores 65 años). Y si esto es ya un problema, lo será aún más en el futuro, porque España es uno de los países con mayor esperanza de vida (83,4 años en 2017, 3 años más que la media OCDE), que además crecerá año tras año (llegará a 88 años en 2065). Con ello, España será un país aún más envejecido en 2050: un 36,3% de españoles tendrán más de 65 años a mediados de siglo, frente al 28% de media en la OCDE (34 países desarrollados), el 30,7% en Alemania, el 26,7% en Francia o el 25,4% en Reino Unido, según la OCDE.No hace falta ser economista para intuir que con este problema demográfico tenemos un grave problema económico: si hoy ya nos faltan jóvenes para trabajar, pagar impuestos y cotizar para pagar las pensiones, en 2050, con muchos menos niños y el doble de viejos (las pensiones pasarán de 9 a 15 millones), el problema será mucho más grave. Porque si en 2013 había 2 activos por 1 inactivo, en 2050 habrá un activo por cada inactivo: la mitad de la población trabajará, pagará impuestos y cotizará para sostener a la otra mitad, según acaba de advertir el FMI, que alerta de que la tasa de actividad de España caerá al 50% en 2050 si no se toman medidas de choque para que nazca y trabaje más gente en España y vengan 5 millones de inmigrantes.Bueno, aquí estamos, en un país que lleva varias décadas de “suicidio demográfico”, viendo caer sus nacimientos y envejecer su población,  y que va a perder 5,4 millones de habitantes para 2066 (seremos 41,068 millones), según las proyecciones del INE. Todos los políticos se llenan la boca de promesas en favor de la familia, las últimas con los Presupuestos 2018, que incluyen ayudas fiscales a las guarderías y la quinta semana de permiso de paternidad. Pero la realidad es que España está a la cola de Europa en ayudas públicas a la familia: somos el 2º país que menos gasta, un 0,7% del PIB (unos 7.800 millones), sólo por detrás de Grecia (0,6% del PIB) y menos de la mitad de gasto que la media europea (1,7% del PIB la UE-28), según Eurostat (2016). Y por supuesto, gastamos mucho menos en familia y natalidad que Dinamarca (4,5% del PIB), Finlandia (3,2%), Chipre (3,1%), Polonia (2,5%), Francia (2,4%), Alemania (1,7%), Italia (1,5%) y Reino Unido (1,4% del PIB).Así que no nos extrañe: décadas sin ayudar a la familia y poco apoyo a las mujeres para que sean madres y trabajen a la vez nos ha dejado este “desastre demográfico”, que es una de las mayores hipotecas de nuestro futuro, junto a la baja educación y la poca tecnología. Urge tomar conciencia del problema y conseguir un Pacto por la natalidad, para tratar de revertir la situación en unas décadas. Ahí está el ejemplo de Francia, que ha tardado más de medio siglo en revertir el grave problema demográfico que heredó tras las II Guerra Mundial. Pero lo ha conseguido y es el país líder en natalidad, gracias a que es “una cuestión de Estado”, independiente del partido que Gobierne en cada legislatura.Las medidas a tomar para impedir el “suicidio demográfico”  son variadas y nos las han mostrado otros países, en especial Francia. La primera, crear un Ministerio de la Familia, como existe en Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Luxemburgo o Rumanía, mientras en España es competencia de una subdirección general dentro de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. A partir de esta apuesta política, hay que empezar por subir las ayudas por hijo, que en España son más bajas que en la mayoría de Europa: 24,25 euros mes por cada uno de los cuatro primeros, frente a 133/357/542 euros en Francia, 184/184/190/215 en Alemania, 107/71/71/71 en Reino Unido o 22/34/50/65 euros en Italia. Tanto el Instituto de Política Familiar como Save the Children proponen pagar 100 euros mensuales por hijo y 150 euros para familias monoparentales y pobres. Otra medida sería mejorar la oferta de guarderías subvencionadas (escasas y caras) y rebajar el IVA de los pañales y productos infantiles que tienen el 21% (se baja el IVA al cine y no a los pañales, que deberían pagar un IVA del 4%). Además, habría que aumentar los permisos de maternidad y sobre todo de paternidad, mejorar las ayudas al alquiler para las familias con hijos, mejorar las becas y fomentar unos horarios laborales que faciliten la natalidad. Y un trato fiscal más favorable a las familias con hijos.Un elemento clave para fomentar la natalidad es facilitar el trabajo de las mujeres que son madres, para que tengan hijos antes y tengan más que esos 1,33 de media. Este objetivo exige profundos cambios en las empresas y en los convenios, así como en la mentalidad de los hombres, que deben aumentar su ayuda (escasa) en el cuidado de los niños. En Francia, se rebajan las cotizaciones a las madres trabajadoras y además el fomento de la natalidad está presente en todas las políticas públicas, desde los descuentos en servicios públicos a las ayudas al alquiler para parejas jóvenes con hijos. Y claro, nacen más niños.Tenemos un grave problema de población y en vez de pensar en resolverlo con ayudas eficaces, dejamos que se agrave. Y en unas décadas, estaremos ante un auténtico “suicidio demográfico”: no tendremos niños y jóvenes para sostener la economía ni las pensiones. Y sólo quedarán los recortes y dejar entrar a 5 millones de inmigrantes (como augura el FMI), para compensar la caída de población. Todavía estamos a tiempo de tomar medidas, que son eficaces en varias décadas, como ha demostrado Francia. Pero hay que tomar conciencia de la gravedad del problema y poner medios suficientes. Y volcarse en ello todos, al margen de la política, porque la natalidad debería ser un problema de Estado. Pero me temo que estamos en otras cosas. Sigan con Cataluña y el máster de Cifuentes. No se preocupen por el futuro hasta que se nos caiga encima”

    Ignacio Conde Ruiz: España envejece

    http://nadaesgratis.es/j-ignacio-conde-ruiz/espana-envejece-paso-a-paso

    La población en España continúa el proceso de envejecimiento, la población total pasaría de 46,5 millones de personas en 2014 (ver pirámide de población actual) a 43,7 millones de personas en el año 2050 bajo el escenario publicado esta semana y si se mantuviera la tendencia demográfica actual. Esta cifra sería casi 2 millones más de lo que el INE proyectaba hace dos años, sin embargo inferior en 4 millones a la de hace cuatro años. En las siguientes pirámides para cada escenario en el año 2050 se puede ver: i) una base que cada vez se estrecha más en cada nuevo escenario debido a una menor natalidad, ii) el tronco de población en edad de trabajar donde incide la evolución de los flujos migratorios, y  iii) la parte superior que recoge con cada escenario un mayor número de población a edades avanzadas que hace que la pirámide se esté invirtiendo.

    gnacio Conde-Ruiz: Sin lugar a dudas, la dinámica del envejecimiento poblacional es, de todas las potenciales tendencias que nos afectarán en el futuro, una de las más relevantes y que conocemos con más certidumbre

    http://nadaesgratis.es/j-ignacio-conde-ruiz/neg-visual-y-b%c3%a1sico-poblaci%c3%b3n-en-espa%c3%b1a-quo-vadis-2

    “El número total de nacimientos seguirá reduciéndose en las próximas décadas como se ve en el Gráfico 1. Si en 2014 superan la cifra de 400 mil, en el año 2050 serían un 34% menos (269 mil) según las previsiones recién publicadas. Esta variable ha sido revisada a la baja en cada nuevo escenario y es debido a que el número medio de hijos por mujer se mantendría inferior a 1,3 y sobre todo a la reducción de mujeres en edad fértil y al ligero descenso En comparación europea, el número de niños por mujer en España ya es inferior a la media europea (como mostrábamos en un post anterior) y seguirá por debajo de las previsiones de Eurostat que estima será 1,7 en 2060 para la UE-27.

    . La expectativa de vida al nacer siguen mejorando, dentro de cinco décadas sería de casi 91 años para los hombres y cerca de los 95 años para las mujeres. De mismo modo, la esperanza de vida a las edades mayores también aumenta y podemos ver en el siguiente gráfico como en el caso de la correspondiente a los 65 años el INE ha elevado sus previsiones respecto al escenario anterior. Revisión a revisión continuamos ganando años de vida extra. Así la esperanza a partir de los 65 años se situaría en los 27,4 años para los hombres y en los 30,8 años para las mujeres en el año 2063.

    CEOE: el envejecimientode la población y sus efectos en el mercado laboral español https://contenidos.ceoe.es/CEOE/var/pool/pdf/publications_docs-file-204-el-envejecimiento-de-la-poblacion-y-sus-efectos-en-el-mercado-laboral-espanol.pdf

     

     

    Jose Luis Fernandez: Los datos actuales en España muestran que la población mayor de 65 años se sitúa alrededor del 17% de la población total, con más de 7 millones , de las que aproximadamente un 25% son octogenarias.Según las proyecciones realizadas por el INE, En España, en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años y en el año 2050 las personas mayores de 65 años estarán por encima del 30% de la población (con casi 13 millones) y los octogenarios llegarán a ser más de 4 millones, lo que supondría más del 30% del total de la población mayor.Estas estimaciones son aun más pesimistas en estudios internacionales de prospectiva y en las proyecciones llevadas a cabo por la (ONU, que sitúan a España en el año 2050 como el país más envejecido del mundo, de cuya población el 40% se situaría por encima de los 60 años. (Population Ageing and Development 2009: www.unpopulation.org).

    http://www.fgcsic.es/lychnos/es_es/articulos/envejecimiento_poblacion


    ”Para enmarcar las cifras del envejecimiento en el contexto de la Unión Europea, se muestra la proyección realizada por el Eurostat en el año 2004 para los 25 países miembros, donde se dividen por grupos de edad de la población durante un periodo de tiempo de 100 años, desde 1950 hasta 2050. En esta prospectiva, se aprecia un aumento en la estructura de la población que representan los grupos de edad más avanzada, de 65 a 79 años y de 80 años en adelante. De tal forma que del 10% que representaba este grupo de población en 1950 pasa hasta casi el 33% previsible para el 2050. (Características y retos del envejecimiento de la población: La perspectiva europea, de Par Asghar
    Zaidi: http://www.euro.centre.org). (Gráfico 1).

     

    Si se lleva a cabo un análisis de los datos focalizado sobre España en comparación con el resto de países de la UE (ver gráfico 2), se observa cómo el fenómeno del envejecimiento poblacional parece más acentuado. La población de mayor edad en España, según estas estimaciones, experimentará de forma general un crecimiento más rápido que la media del resto de países europeos. En el gráfico, se muestra la evolución en porcentaje del crecimiento del grupo de población mayor de 65 años, donde se aprecia que más o menos de la década de los 80 en adelante, se produce una aceleración en el crecimiento de este grupo de población con respecto a la media de los países europeos.Se observa, de la misma manera, que además de producirse el fenómeno de envejecimiento de una forma generalizada en la sociedad europea, en determinados países, como es el caso español, se produce de una forma más acentuada. Por lo tanto, el hecho de abordar los retos de una población en proceso de envejecimiento se planteará en algunas sociedades antes que en otras.
    Otro aspecto que debemos considerar, tras observar el gráfico, es que
    el grupo de población de edad media comprendida entre los 15 y los 64 años está disminuyendo. Esto implica la posibilidad de que en el futuro nuestra población pueda contar con una proporción más reducida de personas profesionalmente activas. Este efecto de decrecimiento poblacional es uno de los principales retos que tendremos que afrontar en un futuro a medio-largo plazo, y puede suponer un importante desafío para que las economías europeas lleguen a ser competitivas y continúen desarrollándose en un entorno de crecimiento de la población a nivel global”

     

    Miguel Córdoba Bueno &  Gema Fernández-Avilés Calderón  & Carmen García Centeno : En  2019 ¿sería la quiebra del sistema público de pensiones?

     

    https://www.revistadelibros.com/discusion/2019-la-quiebra-del-sistema-publicode-pensiones

     

    Es sostenible nuestro sistema de pensiones públicas?

    La sostenibilidad de los sistemas de pensiones es, cada vez más, un tema de vital importancia y de amplia discusión en las sociedades desarrolladas. Ello se debe a que las pensiones de jubilación constituyen la fuente de renta más importante de los jubilados, en parte porque en muchos casos la recepción de una pensión de jubilación es incompatible con la actividad laboral, en parte porque estas transferencias podrían llegar a desincentivar el ahorro individual para la jubilación. Además, las pensiones de jubilación suponen la mayor partida del gasto público en protección social, cuya financiación recae fundamentalmente sobre el factor trabajo, especialmente sobre las cotizaciones sociales de empresas y trabajadores, si bien hay una parte (12,22% en 2014) que se sufraga con los impuestos generales (cotizaciones de desempleados). Pero, ¿por qué supone una amenaza la posible quiebra del sistema actual de pensiones? Una posible explicación puede encontrarse en el hecho de que el envejecimiento de la población genera una subida del número de pensionistas por cada empleado; lo cual, a su vez, debería causar un aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social por empleado o una disminución de las pensiones medias pagadas a los jubilados, o ambas cosas a la vez, aunque de facto no sucede así, ya que las pensiones, por motivos políticos y sociales, son rígidas a la baja. Este rasgo negativo, común al conjunto de los países de la Unión Europea, se agrava en el caso de España, ya que ocupa el penúltimo puesto en cuanto a tasas de natalidad y el primero en cuanto a esperanza de vida. De hecho, el imparable cambio demográfico se halla en la raíz de los problemas del sistema de pensiones públicas.Cuando se diseñaron la mayoría de los sistemas públicos de pensiones a principios del siglo XX, la mayor parte de la población era pobre, la longevidad estaba poco extendida y predominaba la estructura familiar tradicional, caracterizada por la estabilidad de unas unidades familiares en las que sólo el «cabeza de familia» participaba en el mercado de trabajo. Sin embargo, un siglo después, el panorama es totalmente diferente, pues están produciéndose cambios demográficos y socioeconómicos que cuestionan la viabilidad de los sistemas de pensiones contributivas. Este escenario ha provocado que, desde comienzos de los años ochenta, se haya abierto un debate ininterrumpido sobre la necesidad de ajustar los sistemas de pensiones contributivas a la nueva realidad económica y social.

    Los principales aspectos a considerar serían:

    1) El problema de las transferencias intergeneracionales que se derivan de los sistemas públicos de pensiones actuales, en el sentido de si son o no compatibles con la estabilidad económica y política bajo el nuevo escenario demográfico, sobre todo en un mundo con libertad de circulación de capitales y de trabajadores. En puridad, cada generación debería ser capaz de equilibrar ingresos y gastos, y solamente debería asumir algún déficit temporal siempre y cuando tuviera una expectativa fundada de cubrirlo con superávits futuros no asumidos por generaciones futuras.

    2) La reforma de los sistemas actuales que permitan que las generaciones futuras de jubilados puedan disfrutar de un cierto nivel de renta en el nuevo escenario demográfico y económico sin que se perjudique la estabilidad económica y política. En suma, crear un modelo básico de sostenibilidad en el que se tengan en cuenta todas las variables que afectan al objetivo perseguido.

    3) La transición a sistemas alternativos de pensiones, especialmente a sistemas de capitalización, a partir de un sistema de reparto como los actuales.

    4) La viabilidad política de las propuestas de reforma de los sistemas de pensiones basadas en la transición hacia sistemas de capitalización en países democráticos donde dominan las preferencias del denominado «votante mediano», tal y como planteó Duncan Black en 1948 en un artículo sobre la teoría de la elección social.

    En España, el primer sistema público de pensiones de jubilación (Retiro Obrero Obligatorio) data de 1919 y, al igual que en otros países, a partir de esa fecha el gasto en pensiones ha ido creciendo hasta suponer la mayor parte del gasto estatal en protección social. No obstante, a pesar de que dicho gasto en España es aún inferior al de la media de la Unión Europea, el debate sobre las pensiones en España está cada vez más presente y fue particularmente intenso durante la segunda mitad de la década de los años noventa, concluyendo en abril de 1995 con la aprobación en el Congreso de los Diputados del Informe de la Ponencia para el análisis de los problemas estructurales del sistema de Seguridad Social y de las principales reformas que deberían acometerse, informe que es conocido como «Pacto de Toledo».Tras este notable avance, apenas se ha ido más allá de meras reformas paramétricas1 (recogidas en la Ley 24/1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social y en la Ley 35/2002, de 12 de junio, de medidas para el establecimiento de un sistema de jubilación gradual y flexible), sin llevar a cabo una evaluación completa de los costes y beneficios de reformas más ambiciosas en el sistema de Seguridad Social.

    Evolución previsible de la población

    Según las nuevas proyecciones proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística (2014-2064), poco a poco va agudizándose el envejecimiento de la población española. Habría que preguntarse si este hecho debiera preocupar a los gobernantes, ya que, si a este incremento del envejecimiento se añaden los efectos de la crisis económica (lo que supone una caída de impuestos, cotizaciones, etc.), sostener el sistema de pensiones se convertirá en un problema inmediato, que se acentuará con el tiempo a medida que nuevas generaciones de jubilados se incorporen al sistema, incrementando el coste de las prestaciones, tal y como puede verse en la Figura 1.

    Figura 1. Población por sexo y edad: España, 2014-2054

     

    En la figura anterior, podemos observar que las expectativas de la estructura de edades entre hombres y mujeres son bastante parecidas, pero que, según van avanzando los años, y debido sobre todo al aumento de la esperanza de vida y a la menor tasa de natalidad, el porcentaje de personas con avanzada edad aumenta consta ntemente, llegando el número de personas que tengan setenta y siete años en 2054 a doblar el número de personas que tengan cuarenta años en aquella fecha. En suma, una población en edad laboral muy inferior a una población jubilada tendrá que hacerse cargo del mantenimiento de esta última, lo cual genera a priori el problema de sostenibilidad suscitado.Con la llegada de inmigrantes, la situación se enmascaró al ascender ligeramente la natalidad, ya que muchos de los nacimientos a nivel nacional eran atribuibles a los inmigrantes que llegaban a España y que tenían una tasa de natalidad claramente superior a la de los españoles.El problema del envejecimiento de la población española, tiene una doble lectura. Por una parte, por haber alcanzado una de las tasas de esperanza de vida más altas del mundo (con datos de 2014, las españolas son las mujeres más longevas de Europa con ochenta y cinco años de expectativa de vida al nacer). Por otra, debido a la reducción de la natalidad, en buena medida, por la incorporación de la mujer a la actividad laboral. Estos dos factores, que entraron en juego en las últimas décadas, ya llevan tiempo dibujando un escenario de envejecimiento progresivo de la sociedad. El inesperado aluvión de inmigrantes de la pasada década maquilló temporalmente el problema, pero la acelerada vuelta a sus países de origen de muchos extranjeros expulsados por la crisis, unida al fenómeno de la obligada salida de españoles en edad laboral en busca de empleo en otros países, ha puesto de manifiesto la cruda y evidente realidad que vive el sistema de pensiones español en estos momentos.En las Figuras 2 y 3 pueden verse las previsiones del Instituto Nacional de Estadística en relación con los nacimientos y las defunciones para el próximo medio siglo:

    Figura 2. Nacimientos de madre residente en España por edad de la madre y año

     

    Figura 3. Proyecciones de nacimientos de madre residente en España versus defunciones de residentes en España

     

    En la Figura 3 podemos observar que el futuro demográfico español raya en lo dramático. En tan solo cuarenta años, las defunciones se incrementarán de cuatrocientas mil a quinientas mil personas por año, debido al lógico aumento de la población en la franja de edad más avanzada, pero los nacimientos de españoles que deberían reponer esas defunciones irán disminuyendo constantemente, pasando de cuatrocientos mil a doscientos cincuenta mil niños nacidos anualmente.Con una tasa de reposición poblacional tan escasa, no será posible sostener el elevado volumen de población que ocupará la franja de edad más avanzada. De hecho, lo peor (en cuanto a la estructura demográfica) está por llegar. Y este escenario se planteará a partir de la década de 2030 y, sobre todo, de las de 2040 y 2050, cuando empiecen a jubilarse en masa los babyboomers. Será entonces cuando las generaciones con mayor número de personas vayan dejando el mercado laboral mientras, por debajo, unas cohortes sensiblemente más reducidas deban soportar el coste de la atención de las pensiones y sus cuidados sociosanitarios.Ese será el momento de mayor tensión en la estructura demográfica, hasta que, a medida que vayan falleciendo las generaciones citadas, se imponga una estructura de población que no será ni piramidal ni con forma romboide, sino una especie de árbol con un ancho tronco que va perdiendo la copa, y en el que apenas habrá diferencias en el número de habitantes de las diferentes cohortes de edad.Habrá que esperar probablemente una generación más para que esta franja aligere su peso y pueda ser soportada por la tasa de nacimientos, pero ello supondrá que la población española en su conjunto habrá disminuido notoriamente, lo cual, a los efectos de soporte del sistema productivo global, generará nuevas alertas de índole económica, que no son el objeto del presente trabajo.Esto es lo que apuntan las predicciones a largo plazo, unas proyecciones estadísticas que se elaboran a partir de las tendencias demográficas del momento, y que podrían variar, no tanto en los aspectos relativos a las tendencias de natalidad y mortalidad, las más rígidas y previsibles, sino en el saldo migratorio, mucho más volátil y directamente ligado al desarrollo económico o a las crisis derivadas de los conflictos bélicos.

    Metodología

    Teniendo en cuenta la información de la población, se ha procedido a estimar un modelo dinámico utilizando mínimos cuadrados generalizados (MCG). Este modelo estimará la evolución tanto de los ingresos como de los gastos de la Seguridad Social en pensiones con el fin de poder predecir en qué momento puede llegar a producirse una quiebra del sistema debido al desajuste entre sus ingresos y sus gastos. Así, para la obtención de los ingresos, se ha estimado un modelo para los afiliados a la Seguridad Social y otro para la recaudación vía cotizaciones sociales. Asimismo, para la obtención de los gastos, se ha estimado un modelo diferente para cada uno de los tipos de personas que reciben una pensión, así como de la pensión media que perciben, ya que su comportamiento es diferente a lo largo del tiempo.Con carácter general, el modelo estimado2 pretende captar la inercia de una variable Yt, la cual irá cambiando en función de las variables estudiadas para la obtención de los ingresos o de los gastos. Esta variable, en el caso de los gastos en pensiones de la Seguridad Social, representa, por un lado, para los modelos creados para estimar el número de personas que tienen derecho a una pensión contributiva, las correspondientes a jubilaciones, viudedad, incapacidad permanente, orfandad y favores familiares; y, por otro, la pensión media que corresponde a cada uno de estos grupos. Dentro de este ámbito, también se han estimado las pensiones no contributivas (PNC) y su importe medio. En el caso de los ingresos de la Seguridad Social, representa para unos modelos el número de afiliados totales y el número de afiliados en desempleo y, para otros, los ingresos recaudados de ellos.

    Análisis de resultados

    Para analizar el equilibrio del sistema público de pensiones hay que analizar, por un lado, los cotizantes y sus aportaciones para financiar las pensiones presentes y, por otro, los pensionistas (en nuestro caso, será el número de pensiones, ya que hay pensionistas que perciben más de una pensión) y las pensiones que perciben. Posteriormente, se harán proyecciones hasta el año 2050, ya que los cotizantes actuales irán convirtiéndose sucesivamente en pensionistas y percibirán su pensión correspondiente en función de las cotizaciones de los individuos que en ese momento se encuentren en activo.

    Gastos: evolución de los pensionistas y de su pensión media

    Existen dos tipos de pensiones: las contributivas (PC) y las no contributivas (PNC). Dentro de las PC, existen cinco clases: incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares. Las de incapacidad permanente recogen la pensión percibida por el trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitiva, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. Las de jubilación consisten en la pensión vitalicia concedida a los trabajadores en las condiciones, cuantía y forma que reglamentariamente se determinan, cuando, alcanzada la edad establecida, cesen o hayan cesado en el trabajo. Las de viudedad, orfandad, pensión vitalicia o subsidio temporal en favor de familiares están formadas por aquellas pensiones que se otorgan a otra persona en caso de muerte del trabajador, cualquiera que fuera su causa. Las PNC engloban aquellas prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo.Para analizar la evolución de las pensiones, se han utilizado datos mensuales3 desde el año 2008. Esta información4 ha sido facilitada por la Sección Estadística sobre Pensiones de la Seguridad Social del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Del análisis realizado se infiere que existe una elevada inercia entre el número de pensiones en un período y su pasado inmediato, con independencia del tipo de pensión analizada. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción del número de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta que hay pensionistas que reciben más de una pensión (normalmente de viudedad), y que actualmente hay una ratio de 1,1 pensiones por pensionista.De acuerdo con estos resultados, en el período muestral analizado, se mantiene una importante y, por otro lado, lógica relación entre la pensión media recibida entre períodos de tiempo consecutivos, con independencia de la clase de pensión analizada. Por otra parte, en todos los tipos de pensiones contributivas se aprecia que la estacionalidad es significativa en el primer mes del año, que es el momento en el que se han actualizado las pensiones de acuerdo con el modelo implementado por el Gobierno. En las pensiones no contributivas, la estacionalidad significativa corresponde a los meses en que se incluye la paga extra, habida cuenta de que no existe diferencia estacional en el pago de pensiones contributivas y no contributivas: es decir, la prestación se realiza en ambos casos en catorce pagas. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción de la pensión media correspondiente a los diferentes tipos de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta una serie de hipótesis que posteriormente se comentarán.Estimados los modelos para las pensionistas de las diferentes categorías de pensión, así como a sus correspondientes pensiones medias, se ha procedido a realizar proyecciones respecto a su comportamiento futuro teniendo en cuenta las siguientes hipótesis:

    1. a) Respecto a los pensionistas: el crecimiento del número de personas que tienen una incapacidad permanente, pensión de orfandad o en favor de familiares no va a tener un comportamiento muy diferente del que ha mantenido hasta el momento, mientras que el número de personas que percibirán las pensiones de jubilación y de viudedad irá creciendo de acuerdo con la evolución de la pirámide poblacional.
    2. b) Respecto a la pensión media: las correspondientes a pensiones contributivas van a seguir el mismo comportamiento que en la actualidad, con un incremento anual del 1,0022% del IPC (teniendo en cuenta que las generaciones presentes y futuras están percibiendo y, previsiblemente, van a percibir un salario más bajo en términos reales que el de las generaciones pasadas, lo que comportará la percepción de una prestación menor en el futuro, lo cual a su vez permitirá que, a los efectos del coste global de las pensiones, el incremento de las personas jubiladas se vea en parte compensado con una menor prestación individual que percibirán en términos medios los futuros jubilados).
    3. c) Respecto al total de gasto correspondiente a las pensiones no contributivas, se ha establecido el supuesto de que éstas irán disminuyendo (el valor estimado de la tendencia es negativo) en los siguientes diez años, momento a partir del cual se estancarán.

    En función de los modelos estimados y de estas hipótesis, se han estimado los gastos de las Seguridad Social correspondientes al total de las pensiones (contributivas más no contributivas). La Tabla 1 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre y la Figura 4 su proyección hasta el año 2050.

    Tabla 1. Predicciones del gasto mensual total de la Seguridad Social en pensiones (en miles)

     

    Figura 4. Evolución del gasto total en pensiones de la Seguridad Social (2008-2052)

     

    Como puede apreciarse, existe una clara tendencia creciente del gasto total en pensiones. Para poder estimar si se produce un desequilibrio con los ingresos y, en el supuesto de que así ocurriera, en qué momento se produciría dicho desequilibrio, en el apartado siguiente se procederá a estimar cuál es la evolución de los afiliados y de los ingresos que obtendrá de estos la Seguridad Social.

    Ingreso s: evolución de los afiliados y de los ingresos por cotizaciones

    El dinero necesario para pagar las pensiones contributivas se obtiene de lo que pagan los autónomos, los asalariados y las empresas en que trabajan estos últimos. España se ha visto afectada en los últimos años por la situación económica, lo cual ha supuesto un incremento del número de personas desempleadas, lo que a su vez implica que las aportaciones de cotizaciones sociales hayan disminuido y que hayan aumentado los cobros por subsidios. Ha habido, por tanto, menos personas contribuyendo al equilibrio del sistema, y más recibiendo prestaciones.Para determinar los ingresos de los cotizantes, es necesario saber cuál es el número de personas afiliadas, desglosándolas en dos categorías: afiliados ocupados y afiliados desempleados; así como determinar cuáles son los ingresos que de ellas se obtienen. Para analizar la evolución de los ingresos de los afiliados se han utilizado datos mensuales5 desde el año 2005. Esta información ha sido obtenida de los resúmenes mensuales de la ejecución del presupuesto de ingresos correspondientes al Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Los resultados estimados corregidos de autocorrelación y de heterocedasticidad recogen los ingresos totales de los afiliados y los correspondientes a los afiliados totales y a los afiliados en desempleo6.Los resultados obtenidos por los modelos estimados para la recaudación que procede del total de los afiliados, así como la parte correspondiente a la aportación del Estado, muestran que existe una importante relación entre los ingresos recibidos en un período y los recibidos en el período anterior. Por otro lado, la estacionalidad significativa muestra la caída que se produce en la recaudación. Además, se han incluido dos valores atípicos significativos en los años 2006 y 2007. Estos modelos obtenidos pueden considerarse fiables y adecuados para obtener cuál sería la predicción de la recaudación en las próximas décadas.En función de estos modelos se han estimado los ingresos de la Seguridad Social correspondientes al total de las cotizaciones. La Tabla 2 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre (no el acumulado del año).

    Tabla 2. Predicciones del Ingreso total mensual de la Seguridad Social por cotiza ciones (en millones)

    Como era de esperar, la recaudación de los afiliados no va a aumentar, ya que, al ir envejeciendo la población, el número de cotizantes será menor. Esta recaudación tiende a descender ligeramente, estabilizándose alrededor de los ocho mil millones mensuales de recaudación. Para comprobar si esta previsión de ingresos es suficiente para hacer frente a los gastos de cotizaciones de la Seguridad Social, se procederá a su análisis en el siguiente punto.

    ¿Existe equilibrio entre gastos de pensiones e ingresos de cotizaciones?

    Teniendo en cuenta los cambios poblacionales, que indican que cada vez va a ser mayor el número de pensionistas (no cotizantes) y menor el número de cotizantes, así como los resultados estimados anteriores, que reflejaban una clara tendencia creciente de los gastos totales en pensiones que no va a ir acompañada del mismo crecimiento en los ingresos, la quiebra en el sistema de pensiones de la Seguridad Social podría no estar lejana. Para determinar en qué momento va a producirse esta insostenibilidad, en la Figura 5 se representa la diferencia entre los ingresos y los gastos. La línea continua indica que los ingresos obtenidos de los cotizantes no son suficientes para pagar las pensiones. Si va utilizándose el fondo de reserva, pueden ir cubriéndose estos desajustes hasta que se agote en 2019 (línea discontinua).

    Figura 5: Diferencia entre ingresos de cotizantes y gastos de pensionistas en la Seguridad Social (en millones)

    La Figura 5 muestra también que desde hace tres años (2012-2014), los gastos de pensiones de la Seguridad Social son mayores que los ingresos, y ha sido necesario recurrir al Fondo de Reserva7 para cuadrar el presupuesto, concretamente 15.300 millones solamente en 2014, tal y como puede observarse en la Tabla 3:

    Tabla 3. Fondo de reserva (en millones de euros)

     

    Lo anterior sup one que el sistema de pensiones de la Seguridad Social, si no tiene otras fuentes de financiación, entraría en quiebra cuando se acabara el dinero del Fondo de Reserva. Por tanto, a partir de ese momento, en caso de que el importe de las pensiones contributivas fuese superior a las cotizaciones realizadas (cuya diferencia es lo que se conoce como complemento a mínimo), el dinero necesario para pagarlas tendría que salir de los Presupuestos del Estado.Por consiguiente, podemos concluir que el déficit de la Seguridad Social podría solventarse durante los próximos años con el Fondo de Reserva. Sin embargo, este fondo sólo cubriría este déficit hasta el año 2019, momento a partir del cual se produciría la quiebra del sistema de pensiones, tal y como se conoce, y quedaría únicamente la apelación al déficit público, en un determinado porcentaje del PIB.Pero la apelación al déficit público también tiene sus limitaciones, ya que existen compromisos oficiales con la Unión Europea, y el déficit público no puede ser el que necesite nuestro sistema económico. En la Tabla 4 se indica el impacto que tendría el déficit de pensiones de nuestra Seguridad Social (de seguir así las cosas) en el déficit público de la economía española:

    Tabla 4. Impacto del déficit de las pensiones en el déficit público (en millones de euros)

    Como podemos ver, será creciente y supondrá ya el 1,4% del PIB el año siguiente a aquel en que se agote el Fondo de Reserva. Pero quince años después, en 2035, superará el 3% del PIB (al margen del déficit público que generará de forma natural con nuestra economía), y será claramente insostenible, produciéndose la quiebra del sistema.

    Discusión de medidas para corregir la situación

    La situación descrita en el punto anterior evidencia la falta de sostenibilidad del sistema actual de pensiones, teniendo en cuenta, además, que más del 12% de las aportaciones actuales ya las soportan los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con las cotizaciones de los desempleados. Para el año 2050, la aportación tendrá que ser superior al 30% de las cotizaciones sociales, lo cual generará un déficit público estructural (3,74% del PIB y creciente). Si se tiene en cuenta la evolución previsible del PIB español, considerando un incremento medio anual del 1,5%, puede concluirse que el gasto en pensiones con cargo a los PGE será cercano al 5% del PIB del año 2050, y ello no será compatible con los acuerdos que tiene España con Europa, y que se plasmaron en la reforma constitucional del año 2011. Las medidas que se proponen en este trabajo se describen a continuación.El aumento de la edad de jubilación se presenta como casi inevitable. Cuando se puso en marcha el modelo de la Seguridad Social, se indicó sesenta y cinco años como límite para la jubilación, pero la edad de fallecimiento estaba entonces en torno a los setenta años, por lo que sólo era necesario cubrir cinco años de pensión. Sin embargo, en la actualidad está en ochenta y tres años, y aunque se va hacia los sesenta y siete como edad de jubilación, habría que financiar quince años de pensión, es decir, tres veces más. En paralelo, el aumento de salarios en la primera década del presente siglo influye en las pensiones medias de quienes se jubilarán en los próximos años, tal y como se ha visto en las series incorporadas en los modelos, y ello tirará del coste hacia arriba sin que pueda evitarse. Por consiguiente, será necesario incrementar como mínimo hasta los setenta años la edad base de jubilación (habrá colectivos específicos con una edad inferior, tal y como sucede ahora, con mineros, policías, militares, etc.). Ello supondría doce años de pensión, lo cual aliviaría bastante el problema, aunque no lo solucionaría del todo.La disminución de las prestaciones por jubilación es un anatema político y, además, es preciso tener en cuenta que los pensionistas han cotizado por ello a lo largo de toda su vida. La congelación (de facto, es lo que está produciéndose con el 0,25% de incremento) es una solución más razonable, aunque no por ello dejará de ser contestada por las organizaciones sociales.El incremento de cotizaciones a cargo de los trabajadores es una medida impopular, pero que probablemente sea inevitable para cuadrar las cuentas. Son las empresas las que sufren en mayor medida el coste de las cotizaciones (superior en muchos casos al 30% del salario del trabajador). Por un lado, habría que incrementar el porcentaje general de la cuota de los trabajadores y, por otro, subir el límite (unos 42.000 € brutos de salario) a partir del cual ya no se cotiza. Es evidente que subir el límite a 50.000 € o 60.000 € supondría un mayor coste para trabajadores y empresas, pero de nuevo se nos antoja inevitable que la relación entre las pensiones máximas y la escala de cotización sufra un reajuste a favor de las cuentas de la Seguridad Social.Como probablemente no se cubrirá el desajuste de la Seguridad Social, habrá que establecer un incremento específico en la tributación directa e indirecta de los ciudadanos, que vaya directamente a financiarlo. En particular, sería conveniente establecer una cuota específica para los rentistas que no contribuyen a la Seguridad Social por no estar trabajando, pero que tienen un nivel de ingresos muy elevado (674.949 € por persona en 2012 en cobro de cupones y dividendos para el tramo marginal de la tributación del ahorro en IRPF, de acuerdo con la Estadística de Declarantes que publica el Ministerio de Hacienda).Al margen de las cuatro medidas anteriores, que nos permitirían sostener el actual sistema de la Seguridad Social, podría plantearse en paralelo un cambio de modelo, basado en introducir un sistema mixto de pensiones por tramos para las nuevas generaciones, de manera que se cotice por una pensión mínima de subsistencia, y el complemento se materialice en planes de pensiones privados. Tendría que definirse cuál debería ser la renta de subsistencia básica que debería tener un trabajador cuando se jubilara a partir de los setenta años y que, por ejemplo, podríamos cifrar en mil euros mensuales, nivel medio aproximado actual de las pensiones de jubilación.El objetivo de la reforma tendente al sistema mixto consistiría en conseguir que en un futuro todas las personas que hayan cotizado a la Seguridad Social cobraran del Estado una renta de subsistencia que les permitiera vivir dignamente el resto de su vida, y que a lo largo de su vida laboral hubieran podido generar fondos de pensiones privados suficientes como para complementar esa renta en función de su esfuerzo y de su capacidad de ahorro. Obviamente, habría un período transitorio de cuarenta años, en los que habría que adecuar lo cotizado a lo que se espera recibir. No tiene sentido que la prestación de una persona de sesenta y cinco años que va a jubilarse dentro de cinco sea de mil euros, cuando a lo mejor ha cotizado durante toda su vida para obtener dos mil. Sería preciso estratificar en intervalos de cinco años la edad de los contribuyentes, de manera que, por ejemplo, quienes tengan menos de treinta años asuman ya que sólo van a recibir mil euros (su equivalente en capacidad adquisitiva de dentro de cuarenta años) cuando se jubilen y que, por tanto, tienen los próximos cuarenta años para planificar su jubilación con fondos de pensiones privados. Quienes tuvieran entre treinta y treinta y cinco tendrían, por ejemplo, derecho a un máximo de mil doscientos euros, y sus contribuciones ya se ajustarían a dicha cifra; el siguiente escalón, mil cuatrocientos euros, etc., hasta llegar al tramo de sesenta a sesenta y cinco, en el que debería mantenerse de momento el modelo actual, que llega a 2.560,90 €. Lógicamente, esta tabla habría que calcularla bien para que fuera justa, pero permitiría descargar paulatinamente las cotizaciones de la Seguridad Social, y sería más adecuada, ya que hay personas de alto nivel adquisitivo que perciben los 2.560,90 € como complemento a sus cuantiosas rentas, sin necesitarlo.

    Conclusiones

    La situación actual del sistema de la Seguridad Social, por más que se intente hacer referencia al denominado Pacto de Toledo, es de no sostenibilidad en el tiempo. En el año 2014, el Gobierno tuvo que retirar 15.300 millones de euros del Fondo de Reserva, y el saldo a diciembre de dicho año es de 41.634 millones, lo cual dará como mucho para cubrir el déficit de los tres próximos años. Después ya no habrá otro paraguas más que los PGE y el incremento del déficit público financiado con nueva deuda pública a emitir. Además, es preciso tener en cuenta que durante los últimos años han estado cotizando varios millones de afiliados extranjeros, una parte significativa de los cuales han regresado a sus países, pero tienen derecho a percibir una pensión del Estado español cuando les llegue la jubilación. Hasta donde se sabe, estas cantidades no están cuantificadas en la Contabilidad Nacional, pero supondrán un coste adicional futuro para el sistema de la Seguridad Social.El hecho es que, según el modelo predictivo propuesto, en el año 2019 el sistema actual colapsará y la Seguridad Social tendrá que pedir árnica al Gobierno y que, además, a partir de ese año y hasta 2050, se seguirá incrementando el desajuste y el efecto para el déficit público llegará a ser asfixiante para la economía española: a no ser que se tomen medidas, como las que se han propuesto en el punto anterior.La combinación del aumento de la edad de jubilación, la congelación de las pensiones, el incremento de la tributación y de las cotizaciones sociales de los trabajadores, aun siendo impopular, dotaría de la necesaria estabilidad al modelo; y ello sin dejar de lado ese posible modelo mixto público-privado al que se ha hecho referencia en el punto anterior y que, lógicamente, es una alternativa diferente que merecería ser objeto de un cuidadoso análisis por parte de expertos para valorar su viabilidad tanto económica como social”

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema  público de pensiones español. Un análisis retrospectivo de las tres últimas décadas

     

    http://documentos.fedea.net/pubs/eee/eee2018-05.pdf

     

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema público de pensiones español: proyecciones de largo plazo y factores de riesgo

    http://documentos.fedea.net/pubs/fpp/2018/03/FPP2018-03.pdf

    Miguel Sebastian : Se  ha abierto un debate sobre el sistema público de pensiones contributivas en el que se mezclan dos temas que, aunque relacionados, son muy diferentes.Uno de ellos es el de la revalorización anual de las pensiones, en función o no del IPC.-El otro, es el de la sostenibilidad a largo plazo del sistema contributivo de reparto ante el reto del envejecimiento demográfico

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/pensiones-reales-problemas-reales/6343687

    “Supongamos que la inflación promedio es un 2%, algo que, por una parte, es el objetivo de inflación del BCE y, por otra, es nuestra inflación promedio desde que estamos en el euro (2,1% anual). Supongamos que la pensión inicial de una persona que se jubila a los 66 años es de 1.400 euros mensuales. Con el ‘Plan Báñez’ esa pensión en términos reales será de 1.260 al cumplir los 72 años, de 1.100 euros al cumplir los 80 y de 990 euros a los 86. Es decir, al cabo de los 20 años habrá perdido un 32% de poder adquisitivo. Y ese es precisamente el problema, que cuando más se necesite, menos capacidad de compra tendrá su pensión. Personalmente creo que las pensiones deben revalorizarse con el IPC

     

    Juan Ramon Rallo : ¿Qué entiende Pedro Sánchez por volver sostenibles las pensiones a un nivel digno? En esencia, eliminar la reforma aprobada por el PP en el año 2013, por la que se desindexaban estas transferencias del IPC y se introducía (ahora a partir del año 2023) el factor de equidad intergeneracional (que recorta las nuevas pensiones en función del incremento de la esperanza de vida). Suprimir esta reforma-recorte de las pensiones conlleva un coste medio del 3,1% del PIB por año: el equivalente a unos 35.000 millones de euros

     

    https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2018-06-20/pedro-sanchez-trabajo-cualificado-economia-digital_1581128/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=opinion

    Raimundo Ortega: Las pensiones en España: solidaridad y demagogia

    https://www.revistadelibros.com/discusion/las-pensiones-en-espana-solidaridad-y-demagogia

    Antonio Maqueda: Las recetas del FMI para las pensiones: más inmigrantes y más ahorro privado. El Fondo ve necesario 5,5 millones de extranjeros hasta 2050, ahorrar un 5% del salario, subir las cotizaciones de los sueldos altos o aumentar la proporción de personas trabajando

    https://elpais.com/economia/2018/03/16/actualidad/1521232709_187761.html

     

    Antonio Maqueda: El BCE recomienda retrasar la edad de jubilación en la zona euro. Prefiere retrasar la edad de jubilación a recortar pensiones

    https://elpais.com/economia/2018/03/22/actualidad/1521756121_566253.html

     

    Francisco Cabrillo : La inmigración y la economía española

     

    https://www.civismo.org/files/2018.06.21.%20Expansion.%20Inmigracio%CC%81n%20y%20economi%CC%81a%20espan%CC%83ola.pdf

     

    Miguel Sebastian: ¿Puede la inmigración resolver el problema de las pensiones?

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/opinion-miguel-sebastian-puede-la-inmigracion-resolver-el-problema-de-las-pensiones/6346686

    “Hace algunas semanas la prensa española se hizo eco de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que se sugería que la inmigración podría ser una opción para solucionar el problema de sostenibilidad del sistema de pensiones español. Aunque se trata de un documento de hace 6 meses (véase Country Report No.17/320), ha tenido un fuerte impacto mediático, al coincidir con las movilizaciones de pensionistas por toda la geografía nacional. Comparto con el informe la idea de que el problema de las pensiones no tiene “una solución”, sino que deber ser múltiple. No existe la varita mágica de las que algunos hablan. Tampoco tiene mucho sentido ni “asustar” a la población. Pero es un error minimizar el problema diciendo que no existe ningún problema de sostenibilidad “porque si es difícil vaticinar lo que puede ocurrir el año que viene, no digamos lo que pueda ocurrir a 30 ó 40 años vista”, como ha afirmado recientemente la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).Desgraciadamente, hay muchas cosas que se pueden vaticinar con la demografía. Una de ellas es la “mala pinta” que tendrá nuestra pirámide de población en 2050, tal y como se deduce de las proyecciones publicadas por los demógrafos del INE y que no son muy distintas a las realizadas por la ONU (2015) o por la Comisión Europea (2016). En el Gráfico 1 presento esa pirámide de población, elaborada a partir de los datos del INE.Es evidente que la proyección está condicionada a los valores esperados hoy, en lo que se refiere a esperanza de vida, a fertilidad o a movimientos migratorios. Y que esos supuestos pueden ir a mejor, pero también puede ir a peor, demográficamente hablando. Cuando hablo de “mala pinta” me refiero a la llamada “tasa de dependencia”, es decir, al ratio entre la población en edad de retiro (más de 67 años) y la población en edad de trabajar (16-67 años). Ese ratio es de un 31% en la actualidad y, según las mencionadas previsiones, alcanzará un máximo del 56% en 2050 (un 51% para los hombres y un 62% para las mujeres).

        

    Aunque el FMI habla de que serían necesarios 5,5 millones de inmigrantes para “reequilibrar el sistema”, en ningún momento detalla cómo ha llegado a ese cálculo, ni si valdría cualquier tipo de inmigración, de cualquier edad, y en cualquier momento. En este artículo voy a hacer un ejercicio un poco más detallado de cuál podría ser ese flujo de inmigración requerido, distinguiendo tanto por edades como por género. Se trataría de “rellenar” la anterior pirámide de población en los tramos de edad en lo que presenta huecos. Es decir, como una liposucción pero al revés, de forma que la pirámide de 2050 tuviera una forma más cilíndrica, corrigiendo sustancialmente el problema de la tasa de dependencia.

    Cómo la pirámide prevista para 2050 no es homogénea, y presenta diversas ondulaciones, probablemente debidas a los movimientos migratorios de la primera parte del siglo en la que entraron más de 4 millones de personas, el flujo de inmigrantes tampoco puede ser homogéneo, y se necesitaría población de muy diferentes edades en diferentes momentos del tiempo. El análisis está hecho desde el punto de vista de la “foto final” de 2050. Se ignora a la población de menos de 16 años en esa fecha, aunque es evidente que dicha población se vería alterada por el flujo de inmigración de la gente con más edad y que tendría hijos a lo largo de esos años. Pero sólo nos fijaremos en la población en edad de trabajar en 2050, en la medida en que es la variable clave para reducir esa esperada tasa de dependencia.

        

    Al hacer el análisis sobre la foto estática de 2050, tampoco puedo resolver los múltiples flujos que consiguen que se llegue a esa foto final. Por ejemplo, desde este punto de vista, son equivalentes un inmigrante de 20 años que llegue a España en 2020 y un inmigrante de 30 años que se incorpore a nuestra población en 2030. Ambos cumplirán los 50 años en 2050 y ocuparán el mismo lugar en esa pirámide. Pero lo que no es irrelevante es que el inmigrante de 20 años llegue en 2020, en 2030, en 2040 o en 2050, desde un punto de vista demográfico.Por eso, aunque este análisis resulte “simple” en su planteamiento, arroja bastante luz sobre la complejidad de una política óptima de inmigración a largo plazo y de lo poco que se habla de ella. Porque la idea que prevalece desde 1998 es que aquí llegaran inmigrantes “cuando se necesiten, cuando el mercado de trabajo lo demande”. Pero la realidad es que la política de inmigración debería basarse también en otros criterios menos cortoplacistas, como es este de la demografía a largo plazo y la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones de reparto.El resultado de este “relleno” de la pirámide es que en 2050 se necesitarán 6,17 millones de inmigrantes: 3,10 millones de hombres y 3,07 millones de mujeres. Con ese nuevo panorama demográfico la tasa de dependencia se reducirá hasta el 44%: 40% para los hombres y 48% para las mujeres. Se trata de una tasa mayor que la actualidad, pero manejable desde el punto de vista de la sostenibilidad financiera. Pero lo más relevante es que no podrán de ser cualquier edad. En la Tabla presento el número de inmigrantes nuevos, por edad y sexo, que deberíamos tener en 2050.

        

    En esa fecha se necesitarán 650.000 personas en la franja de edad de 60-67 años. Es decir, personas que hayan nacido a finales de los 80 y que, por tanto, hoy tendrán en torno a los 30-35 años. De ese grupo, casi un 60% deberían ser hombres y el resto mujeres. En la franja de edad de 50 a 59 se necesitarán más, en torno a 1,2 millones de personas, también mayoritariamente de sexo masculino. Esa población habría nacido a finales de siglo pasado, y hoy tendrá en torno a 20-30 años. Ahí es donde tendremos, demográficamente hablando, una mayor necesidad de población.En el grupo de edad de 30 a 39, sin embargo, no se necesitará a tanta gente: unos 750.000. Esos son los nacidos en 2010-2020, es decir una cohorte que en la actualidad son niños. En el grupo de los que cumplan 20-29 años en 2050 es donde habrá las más fuertes necesidades demográficas: más de 2 millones de personas, la mayoría mujeres. Ese grupo de edad aún no ha nacido, pero los necesitaremos. O bien atraemos ya a sus padres, o esperamos a que cumplan esa edad en los albores del pico demográfico. Y lo mismo pasa con el tramo incluso más joven, el de cerca de un millón de personas de 16-19 años que necesitaremos en 2050, también mayoritariamente mujeres. La tasa de fertilidad de las inmigrantes, generalmente mayor que la media española, podrá reducir parte de estas necesidades de inmigración, si los hijos nacen en España.Pero para ello, tendrán que venir antes y poder formar una familia en nuestro país. Más allá de lo acertado de estas previsiones numéricas, que lógicamente son discutibles y deberían ser afinadas por los demógrafos, la conclusión que puede extraerse de este análisis es que, si en España queremos que la inmigración resuelva el problema demográfico, debe hacerse de una forma ordenada y planificada.Es decir, que hace falta una política de inmigración que no hemos tenido hasta la fecha. La inmigración desordenada de principios de siglo, al calor de las burbujas inmobiliaria y de crédito, contribuyó a mejorar las cuentas de la Seguridad Social, porque los inmigrantes aportaron al sistema más de lo que recibieron. Pero se trató de una mejoría financiera transitoria. El problema demográfico no se resolvió. De hecho, empeoró, porque los inmigrantes llegaron a la parte ancha de la pirámide de población. La inmigración puede y debe ayudar a resolver nuestros restos demográficos. Pero no vale cualquier flujo, de cualquier edad y en cualquier momento del tiempo. Y esa política ordenada hay que planificarla desde ya, y con un horizonte de largo plazo”

    Javier Gilsanz: Rajoy y las pensiones: el que venga detrás…

    http://economiaaloclaro.blogspot.com.es/2018/05/pensiones-acuerdo-Gobierno-PNV-subida-IPC-pensionistas-ingresos-cotizaciones-impuestos.html

    Las pensiones han sido moneda de cambio para que Rajoy asegure la Legislatura: a cambio de los 5 votos del PNV, acepta subir todas las pensiones un 1,6% este año y en 2019, algo que consideraba “imposible” hasta ahora. Y lo más importante: retrasa hasta 2023 la reforma (recortes) que impuso en 2013, “para asegurar el futuro de las pensiones”. Dos “parches” que no afrontan el problema de las pensiones, cuyo déficit se agravará si no se toman medidas. La fundamental: no hacer más recortes sino conseguir más ingresos, entre 20.000 y 50.000 millones extras a 20 años, con ahorros, más cotizaciones y más ingresos fiscales, sobre todo de los que menos pagan (grandes empresas, bancos, multinacionales y los más ricos). España recauda 81.000 millones menos al año que Europa y así no hay quien financie las pensiones ni lo demás. Urge dejarse de “politiqueos” con las pensiones y afrontar una reforma de fondo. Porque si no, la solución será peor después.“Me veo una vez más obligado a pedirle a las fuerzas políticas que no hagan política de este asunto. Porque es muy fácil decir: suba las pensiones, ¿cuánto?, lo que quiera. Pero si luego no hay recursos para pagarlo, lo que estaremos es tomando el pelo a la gente”.

    Así pensaba Rajoy hasta hace poco: no se pueden subir más las pensiones. No salen las cuentas. Pero de repente salen: cuando el PNV le ofrece apoyar sus Presupuestos, este año y el que viene, y salvarle la Legislatura. Entonces sí hay dinero: 3.300 millones extras a gastar en las pensiones este año (1.500 millones más de lo dicho) y el que viene (1.800 más), para que todas las pensiones suban lo que el IPC, un 1,6% en 2018 y en 2019, a cobrar con efecto retroactivo desde enero de este año (unos 10 euros extras al mes, de media). Además, se mantiene la subida ya prevista del 3% para las pensiones mínimas (600 millones de gasto extra) y la subida de la base reguladora (del 52 al 56%) de las pensiones de viudedad (otro gasto de 400 millones). En total, 2.500 millones de gasto extra en pensiones en 2018 (y 2.800 en 2019) que hace unos días eran “imposibles”. Pero hay más. El acuerdo del PP con el PNV, para que le apoye los Presupuestos 2018 con sus 5 diputados, tiene una cláusula de más calado que este dinero extra para las pensiones: se retrasa de enero de 2019 a enero de 2023 (4 años) la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, una reforma que el Gobierno Rajoy aprobó en 2013 para tratar de frenar el importe de las futuras pensiones y recortarlas, hasta un 30% para 2050. En su momento, el Gobierno del PP “vendió” esta reforma como un cambio necesario “para asegurar la sostenibilidad futura de las pensiones”: como los españoles vivimos más años, se trataba de rebajar el importe inicial de las nuevas pensiones, ya que las íbamos a cobrar más años. Según algunos cálculos, eso supondría rebajar desde 2019 todas las nuevas pensiones un porcentaje cada año, de tal manera que serían un 29,8% más bajas para 2050 (la nueva máxima pasaría de 2.561 euros a 1.797 euros y lo mismo las demás.Ahora, Rajoy tira por la borda su reforma y las nuevas pensiones no se ajustarán hasta 2023. Rajoy ha apostado por salvar esta Legislatura y “el que venga detrás que arree”…No es que los recortes del “factor de sostenibilidad” fueran la solución  al grave problema de las pensiones (la clave está en aumentar los ingresos de sistema de pensiones, no en recortar los gastos), pero el Gobierno Rajoy sí lo creía y lo defendía… hasta que le ha tocado elegir entre mantenerse en el Gobierno o sanear las cuentas de las pensiones. Y con las elecciones de 2019 y 2020 por delante, no quiere perder el voto de casi 9 millones de pensionistas.Pero es todo un parche para salir adelante ahora, sin preocuparse del futuro. Y además, un parche pactado entre Rajoy y el presidente del PNV, al margen del Parlamento y de donde tiene que pactarse la reforma de las pensiones, en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo (47 miembros). Y como todo parche, no afronta una reforma en profundidad del sistema de pensiones, reforma pendiente desde que se renovó el Parlamento en 2016 (y antes). De momento, Montoro sólo ha lanzado “globos sonda”, como que el gasto extra en pensiones (los 1.500 millones nuevos pactados con el PNV, no los 2.500 millones más presupuestado en 2018) van a salir de “un nuevo impuesto” que quiere poner a las tecnológicas (Google, Apple o Amazon), algo difícil de aplicar en un solo país y que la Comisión Europea estudia pero que está aún “muy verde” para que permita ingresar más este año (y serían sólo 600 millones, frente a 2.500 millones de gasto extra).El Gobierno Rajoy trata de “ganar tiempo” y no afrontar una reforma a fondo de las pensiones, algo que tampoco agobia a “la oposición”, mientras millones de españoles están muy preocupados por sus pensiones. Veamos, antes que nada, cuál es “el problema de las pensiones en España. Básicamente, que los ingresos por cotizaciones crecen menos de lo que crece el gasto en pensiones. En 2017, las cotizaciones crecieron un 5% y recaudaron 109.000 millones. Y el gasto en pensiones, aunque se ha moderado tras las “reformas” (recortes) de Zapatero (2011) y Rajoy (2013), ya que creció un 3% en 2017, ascendió a 127.000 millones. Ahí tenemos el “agujero”: -18.000 millones de déficit en 2017, similar al de 2016 (-18.500 millones). Y para 2018, los expertos creen que se mantendrá en 17.000 millones de euros, lo que ya ha obligado al Gobierno a aprobar un crédito de 15.000 millones del Tesoro a la Seguridad Social, para asegurar el pago de las pensiones este año, porque en “la hucha” de las pensiones ya sólo quedan 8.000 millones (había 66.815 en 2011).El problema de este “agujero” de la Seguridad Social es que no es coyuntural, sino estructural. Porque los ingresos por cotizaciones no crecen lo que hace falta, a pesar de que se han recuperado 2 millones de cotizantes de los 3 millones perdidos con la crisis. Pero los nuevos trabajadores son precarios, muchos tienen contratos temporales (25,7%) y a tiempo parcial (un tercio), y por tanto sus sueldos son bajos (el sueldo medio bruto en España son 1.177 euros mensuales, según el INE) y cotizan poco. Y mientras, la Seguridad Social recauda poco (aunque haya medio millón más de cotizantes cada año), la factura de las pensiones crece mes a mes, porque hay más españoles que se jubilan (somos el 2º país más envejecido del mundo, tras Japón) y además, los nuevos jubilados han cotizado más (antes de la crisis) y su pensión es más alta (1.396 euros las nuevas en marzo 2018). Y así, cada mes nos gastamos 9.000 millones en pagar pensiones y sólo se ingresan 7.500. Además, lo preocupante es que el problema se va a agravar con los años. Porque aunque pueda mejorar algo más el empleo y llegarse a 20 millones de españoles trabajando, los jubilados crecerán mucho más: en 2050, un tercio de los españoles tendrán más de 65 años y el número de pensiones pasará de los 9,5 millones actuales a 15 millones. Y además, los pensionistas vivirán más años: 90 frente a los 83 años de hoy. Mientras este envejecimiento aumentará la factura de las pensiones, bajará la población española y habrá menos gente trabajando y cotizando: 900.000 activos menos en 2025. Así que si ahora no salen las cuentas, en las próximas décadas aún menos.Y eso sin contar que el sistema no permite revalorizar apenas las pensiones actuales ni subir las mínimas, que cobran demasiados pensionistas (1.067101 pensionistas cobran menos de 600 euros al mes). Porque con la reforma impuesta por Rajoy en 2013, las pensiones actuales se revalorizaban (antes del pacto con el PNV) un 0.25% anual (2 euros al mes) hasta 2040, según el Banco de España, con lo que los pensionistas actuales perderán un 35% de poder adquisitivo. 0 sea, que una pensión de 700 euros (son casi la mitad hoy) se quedaría en 455 euros reales en 2040. Si se quiere evitar y revalorizarlas más, el déficit de la Seguridad Social subiría más. Así que hacen falta recursos para tapar el déficit actual y para poder subir algo más las pensiones en los próximos años. Dos grandes objetivos que obligan a ingresar para las pensiones entre 50.000 y 80.000 millones más en un horizonte a 20 años. Como poco. Aquí estamos, con un agujero estructural en las cuentas de las pensiones y con 8,7 millones de pensionistas que pierden poder adquisitivo y temen por el futuro de sus pensiones, mientras la oposición tiene “ocurrencias” y el Gobierno Rajoy no hace nada, salvo aprobar un crédito para tapar el agujero. ¿Qué se puede hacer? No hay soluciones mágicas sino un abanico de medidas a tomar, a corto y medio plazo.

    Por un lado, “quitar lastre” a las cuentas de la Seguridad Social para que consiga algunos ahorros, como ya han propuesto expertos y sindicatos. Por un lado, quitar las bonificaciones de cuotas a empresas y autónomos, las llamadas “tarifas planas” (3.700 millones de pérdida de cotizaciones), que no son útiles para crear empleo, o costearlas a cargo de los Presupuestos, no de la SS. Por otra, quitar del Presupuesto de las pensiones el coste del Ministerio de Empleo (4.000 millones), un anacronismo que debería pagar el Presupuesto del Estado, como los demás Ministerios.  En tercer lugar, pagar el subsidio a más parados (el 50% no cobran nada), con lo que la SS ingresaría cotizaciones por ellos que ahora pierde (otros 3.000 millones). Y por último, subir la cotización de los sueldos más altos (hoy tienen un tope de 3.751 euros: lo que se gane de más no cotiza), haciendo que los  sueldos altos coticen por todo lo que ganan, con lo que se podrían ingresar 7.500 millones más. Entre estas 4 medidas, posibles a corto plazo, son 18.200 millones más para las pensiones.

     Aún harían falta entre 32.000 y 62.000 millones más para estabilizar las cuentas a medio plazo y subir algo más las pensiones actuales. Y si no se quieren aprobar más recortes, sólo puede conseguirse con más ingresos, por dos vías: cotizaciones e impuestos.La primera vía, subir las cotizaciones a empresas y trabajadores es viable porque en España se pagan menos cotizaciones sociales que en Europa: los ingresos netos suponen el 12,2% del PIB (2016), frente al 13,3% en Europa y el 15,3% en la eurozona, muy por debajo del peso de las cotizaciones sociales en Alemania (16,7% del PIB), Francia (18,8%), Italia (13,2%) o Portugal (11,7%) y sólo por debajo de Reino Unido (7,7%), según Eurostat . Eso significa que si en España se cotizara como en la eurozona, la Seguridad Social podría ingresar 35.000 millones más cada año. Pensemos en una subida paulatina y menor, para no penalizar en exceso el empleo, por ejemplo 20.000 millones más de cotizaciones en 4 años. Posible. Sobre todo cuando se fomenta fiscalmente que esos mismos trabajadores se paguen una pensión privada con los Planes. Mejor que el dinero extra se lo paguen a la Seguridad Social.Y entonces queda recaudar entre 12.000 y 42.000 millones extras por la otra vía, los impuestos. Y se puede hacer, porque España recauda mucho menos ingresos fiscales que el resto de Europa. Concretamente, en 2017, se recaudó un 37,9% del PIB en España mientras la media UE-27 recaudó un 44,9% del PIB, según Eurostat. A lo claro, esto significa que si recaudáramos como el resto de Europa, Hacienda debería ingresar 81.456 millones más al año, lo que daría para no tener déficit, pagar parte de las pensiones (25.000 millones) y gastar en lo que hace falta, desde educación y sanidad a industria, tecnología y digitalización. Pero, por desgracia, esto no se lo oímos a casi nadie, ni al Gobierno ni a la “oposición”: es un mensaje “complejo” y poco populista. No da “titulares”.Así que, buena parte del futuro de las pensiones pasa por hacer una reforma fiscal que reduzca el fraude y mejore la recaudación. ¿Cómo? La Comisión Europea y la OCDE se lo han dicho al Gobierno Rajoy en varias ocasiones, sin éxito. Primero, deberían subir el IVA al 21% a productos y servicios que ahora pagan el 10% (como hoteles, bares y restaurantes) y reducir el fraude en el IVA, dos medidas con las que se recaudarían 16.000 millones más. Otra vía es subir el impuesto al gasóleo y la gasolina (más bajos que en Europa), que reportarían otros 2.000 millones. Y subir los impuestos medio ambientales, como ha pedido la OCDE, otros 2.000 millones más. En total, 18.000 millones más, que la mitad podría ir a las pensiones. Y todavía quedaría, para mejorar la recaudación, que paguen más impuestos tres colectivos que pagan hoy poco “legalmente”: grandes empresas y bancos, multinacionales y los más ricos.. Si se modifica la legislación y se dota a Hacienda de más inspectores (hay 1.928 contribuyentes por inspector frente a 860 en Francia o 729 en Alemania), podríamos recaudar unos 30.000 millones más a medio plazo y destinar la mitad a las pensiones.No son “las cuentas de la lechera”, sino un resumen de las propuestas de muchos expertos para asegurar el futuro de las pensiones. Se puede conseguir, pero no con medidas “simplistas” y demagógicas (PSOE y Podemos) ni “sentándose a esperar” que mejoren las cotizaciones (PP) y mucho menos bajando los impuestos (Ciudadanos). Hay que sentarse, echar cuentas y arañar ahorros e ingresos de aquí y de allá, con realismo y sin politiqueos. Y sabiendo que cuanto más se tarde en conseguir nuevos ingresos, más fácil será que nos impongan recortes más duros. No pidamos sólo subidas de las pensiones. Exijamos que pacten reformas de fondo ya para asegurar el futuro de las pensiones. No pierdan más tiempo”

     

     

     

     

    NOTICIAS & OPINIONES VARIAS DE ACTUALIDAD Jan Strupczewski : Alemania y Francia buscan facilitar la reestructuración de deuda en la eurozona

    http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/alemania_y_francia_buscan_facilitar_la_reestructuracion_de_deuda_en_la_euro

     

    Elboletin.com : El Juzgado de Instrucción número 29 de Madrid ha citado “en calidad de querellados” a los periodistas de eldiario.es Ignacio Escolar y Raquel Ejerique para darles traslado de la querella que interpuso la expresidenta regional Cristina Cifuentes por desvelar las supuestas irregularidades en su máster

    https://www.elboletin.com/noticia/164717/

    Eleconomista.es: Más de 300.000 opositores optan este fin de semana a las 23.512 plazas de docente

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9223501/06/18/Mas-de-300000-opositores-optan-este-fin-de-semana-a-las-23512-plazas-de-docente.html

    Valentin Bustos: David Vegara se cae de la lista al Banco de España

    https://www.merca2.es/david-vegara-banco-espana/

     

    Martin Wolf: El desafío de Italia para la eurozona

    http://www.expansion.com/opinion/2018/06/21/5b2aba58e5fdea016c8b45ad.html

     

    Rafael Doménech &  Federico Steinberg: Fortalezcamos el euro

    http://nadaesgratis.es/admin/fortalezcamos-el-euro

    “El euro sigue siendo una construcción vulnerable. A pesar de los avances de los últimos años, su arquitectura no garantiza su supervivencia a largo plazo. Hay que hacer mucho más y el próximo Consejo Europeo es una oportunidad que no podemos perder para avanzar hacia una Unión Económica y Monetaria (UEM) más integrada y eficaz.El documento de reflexión de la Comisión Europea de 2017 y la reciente propuesta de 14 economistas franceses y alemanes han abierto un intenso debate sobre la reforma de la UEM. Un reciente manifiesto firmado por más de veinte expertos españoles (incluidos los autores de esta entrada) aboga a largo plazo por una mayor coordinación y disciplina fiscal y macroeconómica, la creación de un instrumento de estabilización con capacidad de endeudamiento, un auténtico prestamista de última instancia, la quiebra del vínculo entre los bancos y los soberanos y el avance en una reforma institucional que otorgue una mayor legitimidad al euro ante la opinión pública. Sería un gran avance que los países del euro se pusieran de acuerdo en estos objetivos a largo plazo, y que fijaran una estrategia para alcanzarlos gradualmente.

    Una Autoridad Fiscal Central

    A largo plazo la UEM necesita una Autoridad Fiscal Central (CFA en inglés) con ingresos propios y capacidad para endeudarse y emitir un activo seguro (eurobono). Su Presidente se convertiría en el Ministro de Finanzas del euro, dirigiría un Tesoro (embrionario) de la eurozona y sería responsable de hacer cumplir unas reglas fiscales y macroeconómicas más simple y creíbles que las actuales.Ir más allá de las estructuras intergubernamentales existentes del Eurogrupo y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), integrándolas dentro del método comunitario, facilitaría la toma de decisiones y aumentaría su legitimidad. Hace falta un enfoque europeo común, no una cacofonía de 19 voces. Un Consejo de Estabilidad Fiscal Europeo (FSB, por sus siglas en inglés) se encargaría del análisis técnico de la estabilidad macroeconómica y fiscal, mientras que la CFA  tomaría las decisiones políticas. Sólo los países que cumplieran la las reglas recibirían apoyo fiscal durante las recesiones y el Ministro de Finanzas del euro establecería la posición fiscal para el conjunto de la UEM, con el fin de garantizar el estímulo adecuado en las recesiones y la consolidación en las expansiones.

    La Unión bancaria y el BCE

    Es necesario completar la unión bancaria con un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos, una mayor convergencia de los procedimientos de resolución, la profundización de la unión del mercado de capitales y un respaldo fiscal creíble para el fondo de resolución, que ayude a romper el bucle diabólico entre riesgo bancario y riesgo soberano.La reestructuración de la deuda debería ser posible, como plantean los economistas franceses y alemanes, pero solo como opción de último recurso y sin criterios automáticos que la precipiten. Cuestionar la solvencia de la deuda pública implicaría un aumento de la inestabilidad en los mercados, aumentaría la fragmentación financiera y abriría la puerta a posibles episodios de pánico. Como señala Wolff, la actual ambigüedad constructiva de las normas reduce la probabilidad de ataques especulativos y contribuye a la estabilidad. Además, mientras no haya un Tesoro europeo con un presupuesto suficiente capaz de hacer frente a shocks asimétricos y que emita eurobonos, la deuda soberana de los países debería seguir considerándose como un activo libre de riesgo.El Banco Central Europeo (BCE) debe poder actuar como prestamista de última instancia para los países solventes con problemas de liquidez. Como recientemente ha subrayado Constancio, después de la experiencia de la crisis de la deuda soberana, el BCE no tiene excusa para no cumplir su mandato interviniendo en el mercado de bonos soberanos a través del mercado secundario. En caso de insolvencia de un país, la CFA tomaría el control de sus cuentas y negociaría y aplicaría un programa de ajuste con el país, con ayuda técnica del FSB y bajo la vigilancia del Comité de Asuntos de la UEM del Parlamento Europeo.

    Convergencia real y reformas estructurales

    Por último, es necesario promover una mayor convergencia económica entre los países de la eurozona. Para ello, es necesario que se pongan en marcha incentivos para que los países emprendan reformas estructurales de modo que sus economías sean flexibles, innovadoras y socialmente inclusivas. La CFA podría proporcionar financiación para bienes y servicios públicos paneuropeos como la seguridad, la protección fronteriza, la transformación digital y las reformas que se consideren esenciales para la UE. Los países que se comprometan a realizar las reformas deberían recibir más ayudas europeas.La mayor integración económica requerirá de una mayor integración política que proporcione legitimidad democrática y facilite una mayor rendición de cuentas. Somos conscientes de que estas propuestas implican una transferencia de soberanía a las instituciones europeas y que algunas requerirán un cambio de Tratado. Sin embargo, consideramos que, en un mundo sujeto a la incesante transformación tecnológica y digital y a cada vez mayores tensiones geopolíticas, seguir “mareando la perdiz” con el futuro de la UEM ya no es una opción”

     

    Primo Gonzalez: Este año, el INE ha realizado unas estimaciones novedosas al introducir el efecto de la actividad vía Internet en las dinámicas de gasto de los españoles. El peso de las nuevas tecnologías y modalidades de gasto empieza a resultar ya bastante considerable, ya que en el conjunto del año 2017 un 25,7% de los hogares españoles realizó algún tipo de gasto a través de la Red, porcentaje que supera con bastante generosidad el del año inmediatamente anterior, cuando las operaciones de gasto vía Internet fueron realizadas por el 21,6% de los hogares españoles. En conjunto, los gastos realizados a través de las nuevas formas de comunicación superaron los 8.200 millones de euros, un 1,5% del consumo total de los hogares españoles. La cifra es ya respetable, aunque modesta en términos relativos, si bien está creciendo con fuerza año tras año

    https://www.republica.com/retablos-financieros/2018/06/20/internet-acelera-el-gasto/

    Paloma Esteban : Temor en Génova a que las primarias desvelen el agujero de afiliados reales. La historia se repite. En el PP preocupa la baja cifra de afiliados que están a día de hoy al corriente de pago, requisito necesario para participar en la votación del 5 de julio

    https://www.elconfidencial.com/espana/2018-06-21/temor-pp-primarias-agujero-afiliados-reales-sucesion-rajoy_1581890/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=5

     

     

    Cincodias.com : A unas horas de conocer la decisión de la OPEP, la inestabilidad se apodera del mercado del crudo. En la víspera de la 174 reunión ordinaria que celebra el cártel en Viena, las posturas continúan enfrentadas y las negociaciones se plantean complicadas. De hecho, la cita de este mes puede considerarse ya una de las más difíciles en los últimos años. A la espera de saber qué acuerdos alcanzan, los inversores empiezan a descontar un aumento de la producción. El Brent baja un 1,38%, hasta los 73,7 dólares por barril

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/06/21/mercados/1529570407_493278.html

    Bernardo de Miguel : Bruselas intenta frenar el aluvión de españoles que aspiran a eurofuncionarios. La CE alerta en un informe del grave desequilibrio geográfico en su plantilla

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/06/20/midinero/1529487168_488684.html

    Manuel Conthe: Elecciones: ¿voto ordinal o doble vuelta?

    http://www.expansion.com/blogs/conthe/2018/06/19/metodos-de-votacion-voto-ordinal-o-doble.html

    Carlota Guindal : El juez rechaza juzgar a Rato sólo por las comisiones de Bankia. La Fiscalía Anticorrupción había pedido procesar al exministro de Economía por apropiarse 835.00 euros de Bankia

    http://www.lavanguardia.com/economia/20180621/45302773034/fiscal-rodrigo-rato-juicio-comisiones-bankia.html

    Jose Maria Gay de Liebana: Los españoles no tienen mucha idea de finanzas

    http://www.lavanguardia.com/economia/20180621/45288174730/ekonomia-gay-de-liebana-cultura-financiera.html

     

     

    Economiadigital.es: La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha archivado la querella contra cinco exministros, otros dos ex altos cargos y dos empresarios, entre ellos el presidente de ACS, Florentino Pérez, tras descartar cualquier delito penal en la construcción del almacén subterráneo de gas Castor, en Castellón

    https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/lamela-archiva-la-querella-contra-florentino-por-castor_562661_102.html

    Luis Alcaide: El recibo de la luz, el precio del kWh y los impuestos relacionados. Sánchez tiene una opor­tu­nidad para arre­glar un desa­gui­sado al que han con­tri­buido todos

    https://www.capitalmadrid.com/2018/6/21/49974/el-recibo-de-la-luz-el-precio-del-kwh-y-los-impuestos-relacionados.html

    Economiadigital.es: Puigdemont impone a Torra una visita mensual

    https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/puigdemont-impone-a-torra-una-visita-mensual_562733_102.html

    Josep Maria Casas: La Audiencia de Barcelona juzgará el próximo lunes a Román Sanahuja Escofet y a su socio Enrique Viñas por cuatro presuntos delitos fiscales relacionados con promociones inmobiliarias. El fiscal pide penas de once meses de cárcel por cada uno de los supuestos delitos, o sea, tres años y ocho meses en total, además de una indemnización millonaria.Román Sanahuja Escofet es uno de los hijos de Román Sanahuja Pons, que hace una década irrumpió en los listados de los más ricos de España cuando se hizo con el control de Metrovacesa. Desde entonces, diversos miembros de la familia Sanahuja han sido objeto de investigaciones de la Fiscalía.

    https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/sanahuja-banquillo-acusados-carcel-fiscalia-juicio_562517_102.html

    Francisco S. Jimenez: Las acciones de Pescanova (sociedad de cartera que tiene un 1,65% del capital de Nueva Pescanova, el negocio industrial) han cerrado la sesión con un avance del 58%, en los 1,17 euros, tras estar en subasta por volatilidad la mayor parte del día. Volvieron a cotizar con avances de hasta el 75%, aunque pisaron el freno en la recta final de sesión. Estas subidas se producen después de las profundas caídas registradas en días pasados, tras anunciar la compañía que podría entrar en insolvencia por afrontar las elevadas fianzas del juicio contra la antigua cúpula por fraude contable. Ayer quedó visto para sentencia el juicio por la ampliación de capital de Nueva Pescanova que podría elevar la participación de la vieja Pescanova en la compañía escindida hasta el 20%

    http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/9222876/06/18/Las-acciones-de-la-vieja-Pescanova-en-subasta-de-volatilidad-apunta-a-subidas-del-8.html

     

    Jorge Valero : Merkel cede con el Presupuesto del euro para salvar el debate migratorio

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9222251/06/18/Merkel-cede-con-el-Presupuesto-del-euro-para-salvar-el-debate-migratorio.html

    Victor Romero : Ábalos prepara un vuelco en Puertos y ADIF asesorado por patronos valencianos. El ministro de Fomento consulta con sectores empresariales, que reclaman mayor influencia en prioridades sobre obras ferroviarias y el relevo de José Llorca para dar un giro a la política portuaria

    https://www.elconfidencial.com/espana/comunidad-valenciana/2018-06-21/puertos-del-estado-adif-fomento-abalos-valencianos_1581495/

    Ruben Estellés: Teresa Ribera quiere cobrar 1.500 millones a las eléctricas para afrontar la pobreza energética

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9222317/06/18/Ribera-quiere-cobrar-1500-millones-a-las-electricas-para-afrontar-la-pobreza.html

    Juan Velarde: Consejos ante la coyuntura española actual

    http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/9216700/06/18/Consejos-ante-la-coyuntura-espanola-actual.html

    Manuel Altozano : El pantano de Flix es, precisamente, una de las obras que se investigan en el caso de corrupción que instruye todavía la Audiencia Nacional. El pasado marzo, la Guardia Civil aseguró en un informe enviado al juzgado -adelantando por ‘El País’- que directivos de Acuamed y de la constructora FCC pactaron dar por concluidos los trabajos de descontaminación de ese tramo del Ebro sin que se sacaran del cauce todos los lodos tóxicos para que la contratista cobrara 36,9 millones de euros. Además de FCC, entre las empresas presuntamente implicadas se encuentran Acciona, Abengoa, Sogeosa, Torrescámara, Altec y Altyum

    https://www.lainformacion.com/politica/acuamed-persigue-hasta-el-ts-a-una-de-las-denunciantes-de-sus-practicas-corruptas/6350779

    “Gracias a su testimonio y el de otros dos cargos de la empresa dependiente del Ministerio de Medio Ambiente (ahora Transición Ecológica) se inició el caso Acuamed que investiga la Audiencia Nacional. Fue Gracia Ballesteros, exdirectora territorial para Cataluña y el Júcar de la sociedad estatal de gestión del agua, la que puso en conocimiento del extitular del Juzgado Central 6 de ese tribunal, Eloy Velasco, y la Fiscalía Anticorrupción las enormes presiones que recibía de sus superiores para beneficiar a determinados contratistas. Su negativa a cometer esas irregularidades supusieron su degradación y posterior despido. Pese a haber sido declarado nulo en dos ocasiones, la compañía, todavía bajo el Gobierno de Mariano Rajoy, volvió a intentar que la justicia lo avalara con un recurso al Supremo. Su Sala de lo Social, sin embargo, lo acaba de rechazar de plano.La denuncia de Ballesteros -junto a la del ex director de Ingeniería y Construcción, Francisco Valiente, y la directora de la obra de  descontaminación del embalse de Flix, Azahara Peralta- supuso el encarcelamiento preventivo durante casi cinco meses de Arcadio Mateo, el ex director general de Acuamed, que presuntamente recibía sobornos a cambio de la adjudicación a dedo de obras hidráulicas a varias constructoras. O de favorecer a otras con supuestas certificaciones de obras que, en realidad no se habían realizado. También provocó la prisión preventiva de la sustituta de Valiente en la dirección de Ingeniería, Gabriela Mañueco. Pese a ello, la denunciante fue despedida por motivos disciplinarios en julio de 2015 tras una auditoría falsa encargada por la propia compañía.Pese a haber destapado el caso -no solo ante la Justicia, también ante los máximos responsables de la empresa, a los que acudió a contar las irregularidades- Acuamed, bajo el mandato del PP y con Isabel García Tejerina como ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, agotó todos los recursos para intentar que el despido de Ballesteros se avalara judicialmente.El Juzgado de lo Social 19 de Madrid lo declaró nulo y obligó a la empresa pública a readmitir a su ex gerente territorial y a indemnizarla con 90.000 euros. Acuamed recurrió esa sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), pero su Sala de lo Social desestimó el recurso al entender que la trabajadora había sido víctima de acoso laboral por parte de sus superiores.Pocos días después de este segundo fracaso, la empresa de obras públicas hidráulicas investigada por corrupción presentó su recurso de casación ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. Sin embargo, en un auto del pasado 31 de mayo, sus magistrados insisten en que «la trabajadora», es decir, Ballesteros, «había sido requerida por la dirección de la empresa para realizar una actuación ilícita, sufriendo como consecuencia de su negativa a hacerlo la amenaza implícita del despido, la relegación a un cargo de menor responsabilidad y la falta de ocupación efectiva, para ser finalmente despedida»·. Además, debido a ese proceso, padeció «un daño moral consistente en un trastorno adaptativo ansioso-depresivo», mantiene la Sala que rechaza de plano las pretensiones de Acuamed.Fuentes del caso aseguran que Ballesteros se reincorporará a su trabajo en la empresa de aguas la próxima semana. Sin embargo, pese al cambio de Gobierno y la llegada de la nueva ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, Acuamed mantiene vivo otro recurso -ante el TSJM- contra otra de las denunciantes despedidas, Azahara Peralta, la ex directora de obras de la descontaminación de Flix (Tarragona). Se trata de un caso idéntico al de Ballesteros, en el que también se declaró nulo el despido y se ordenó indemnizar a la trabajadora afectada a la que se declaró también víctima de acoso laboral. El tercer denunciante, el ex director de Ingeniería y Construcción Francisco Valiente ya se ha jubilado. “

    Economistasfrentealacrisis.com : La España que deja Rajoy

    https://economistasfrentealacrisis.com/la-espana-que-deja-rajoy/

     

    Fernando Diaz Villanueva: Este domingo se celebrarán elecciones legislativas y presidenciales en Turquía. No son unas elecciones cualquiera. Tras el golpe de 2016 y la reforma constitucional de 2017 Erdogan y su partido van a por todas. De ganarlas Erdogan acumulará más poder que ningún otro líder turco desde Mustafá Kemal Atatürk y podrá así culminar su programa

    https://diazvillanueva.com/2018/06/21/por-que-no-pueden-con-erdogan/

    Javier Gilsanz: Sanidad pública: caos laboral y atención desigual

    http://economiaaloclaro.blogspot.com/2018/06/sanidad-publica-caos-laboral-autonomias-salud-listas-espera-faltan-medicos-Pacto-sanitario.html

     

    Faltan pediatras en Madrid y Barcelona, anestesistas en Murcia o Ibiza, dermatólogos en Almería o médicos rurales en Aragón. Faltan médicos especialistas en media España y todos  sufren mucha precariedad: sólo la mitad tienen plaza y una cuarta parte encadenan contratos temporales, como las enfermeras. Y todos han perdido poder adquisitivo, están mal pagados, les agreden los pacientes y se sienten maltratados por la Administración. Junto a este caos laboral, el otro gran problema es el desigual gasto sanitario entre autonomías: el País Vasco gasta por paciente un 46% más que Andalucía. Y así, la atención es muy desigual (9 autonomías, el 70% de españoles, tienen una sanidad deficiente o mala), como las listas de espera: 177 días en Canarias y 50 en Euskadi. Tenemos 17 sistemas sanitarios, con personal mal repartido, y la falta de médicos se agravará, porque 40.000 se van a jubilar en una década. Urge un Plan de choque, para reforzar plantillas, y un Pacto sanitario para homogeneizar la sanidad en toda España. 

     

    enrique ortega


    Se acaban de cumplir 6 años de los drásticos recortes impulsados por el Gobierno Rajoy, con el decreto de abril de 2012, que
    destrozaron la sanidad pública: el gasto sanitario se redujo en 9.787 millones entre 2009 y 2014 (1 de cada 7 euros perdidos), según datos de Hacienda. Y entre 2010 y 2014, se perdieron 41.000 empleos sanitarios (11.000 médicos y 30.000 enfermeras). A partir de 2015, con los nuevos gobiernos autonómicos, el gasto y las plantillas aumentaron algo, pero ha sido insuficiente: todavía hay 35.000 empleos menos y el gasto sanitario público en 2018 (70.804 millones) será todavía inferior al de 2009 (72.239 millones). Y como la economía ha crecido mucho más, su peso se ha reducido: si en 2009, España gastaba un 6,2% del PIB en sanidad pública, en 2018 gasta el 5,8%, muy por debajo de la media de la UE-28, Alemania o Italia (7,2% del PIB) y de Francia (8,2%).Los recortes afectaron a toda la sanidad pública, pero muy especialmente a sus plantillas: los médicos y enfermeras vieron recortados sus ingresos (vía pluses y horas), sus mínimos aumentos salariales se los comió la inflación, aumentó su jornada laboral (de 35 a 37,5 horas) y muchos con contratos temporales fueron despedidos, mientras sólo se compensaban el 10% de las jubilaciones. Con todo ello, la precariedad laboral de los 485.000 empleados de la sanidad pública (SNS) se ha agravado estos años y ahora es insostenible, afectado muy negativamente a la atención sanitaria y a los pacientes.La precariedad laboral es muy preocupante entre los 116.711 médicos que trabajan en la sanidad pública (SNS): sólo el 51,2% tienen plaza en propiedad y el 48,8% restante son interinos y muchos (el 39%) llevan así más de 10 años, según un reciente estudio encargado por los médicos (la OMC y el sindicato CESM). De estos interinos sin plaza, el 24,4% tienen contratos temporales por menos de 6 meses (algunos por semanas y días: por guardia). Y firmaron una media de 4,04 contratos en el último año. Los médicos más precarios son las mujeres (4,31 contratos), los jóvenes (4,74) y los extranjeros (7,89 contratos). Y la precariedad es aún mayor entre enfermeras/os: más de un tercio tienen contratos temporales.Pero si esta precariedad es preocupante, lo es más la falta de médicos especialistas en muchos lugares de España. Hace poco ha saltado la noticia de que muchos Centros de salud en Madrid están sin pediatras (los pocos que hay prefieren los hospitales), como antes pasó en Barcelona, pero ha habido muchos problemas en media España: se han tenido que suspender operaciones en Murcia o Ibiza por falta de anestesistas, no hay dermatólogos en Huercal-Olvera (Almería), faltan cardiólogos, traumatólogos, radiólogos internistas y urólogos en muchos hospitales, médicos de atención primaria y médicos rurales.Faltan médicos especialistas a pesar de que España tiene más médicos por habitante que la mayoría de Europa: hay unos 212.000 médicos colegiados en activo (sólo 1,6% en paro), una media de 3,9 por 1.000 habitantes frente a 3,4 en la OCDE, 4,1 en Alemania, 3,8 en Italia, 3,3 en Francia y 2,8 en Reino Unido. El problema es que la gestión de personal del SNS es pésima, con muchos cuellos de botella.  El primero, que de los 6.000 médicos que se licencian cada año, un tercio emigran, se van fuera porque aquí sólo ven un futuro precario (sólo en 2017, la OMC expidió 2.500 certificados para poder trabajar fuera). El segundo, que muchos se van a la sanidad privada (donde trabajan 54.681 médicos), donde también hay precariedad pero mejor pagada (y menos nepotismo y politiqueo). Y finalmente, los que quieren trabajar en la sanidad pública, se encuentran con que tienen que hacer un MIR de 4 años y no hay plazas suficientes, porque las autonomías las han reducido (porque los recortes les impedían contratar). Y finalmente, los que acaban consiguiendo una plaza (precaria) prefieren un puesto en un hospital de una gran ciudad antes que irse de especialista a un hospital comarcal o a un centro de salud. Y para redondear el panorama, en los últimos 6 años se han jubilado muchos médicos especialistas y sólo se ha sustituido al 10%.Así que no es que falten médicos porque no haya sino porque se van (al extranjero, a la privada o a la jubilación) o no hay plazas de MIR para prepararles. Y luego, están mal repartidos, porque no hay incentivos para que vayan donde hacen más falta. Y el problema se va a agravar en la próxima década, porque se van a jubilar (a los 65 años) un 40% de los médicos especialistas actuales. Así que para 2028 se irán otros 40.000 médicos, más grave en algunas autonomías: en Asturias y Cataluña se jubilarán un tercio de médicos del SNS en 10 años. Y urge tomar medidas ya, porque formar un especialista cuesta 10 años.En enfermería (trabajan 169.233 enfermeros/as en el SNS)  también existe el problema de falta de profesionales en muchos servicios, aunque el futuro no es tan grave, porque sólo el 27% tiene hoy más de 55 años. Pero sin embargo, también faltan enfermeros/as, sobre todo porque España tiene menos que el resto de países: 5,3 por 1.000 habitantes frente a 8,5 de media en Europa, 9 en la OCDE, 9,9 en Francia o 13,3 en Alemania. Eso significa que para tener tantos enfermeros/as como Europa, habría que contratar a 150.000 más.Además de faltar médicos y enfermeras y tener un trabajo precario, su sueldo se ha deteriorado mucho estos años, por las mínimas subidas y el recorte de pluses y horas, mientras les aumentaba la jornada. Con ello y la inflación, los sindicatos estiman que los sanitarios han perdido un 25% de poder adquisitivo, según la CESM. Y su sueldo medio bruto, el de los médicos, está en torno a los 40.000 euros (41.000-54.000 los especialistas), muy por debajo del sueldo medio de los médicos en Reino Unido (129.000 euros), Alemania (125.000), Francia (96.000) o Italia (80.000 euros brutos). Y además de ganar menos, hay grandes diferencias por autonomías. Así, un médico especialista gana 54.148 euros brutos en el País Vasco frente a 40.908 en Murcia (37.631 euros frente a 30.000 los médicos no especialistas), según un estudio de Adecco en 2017. Y lo mismo las enfermeras especialistas: 29.219 euros en Euskadi frente a 22.094 en Murcia (25.087 frente a 20.087 el resto). Y las mujeres sanitarias ganan un 27,23% menos que los hombres, una brecha mayor que en el resto de trabajos (-22,3%).Precariedad, falta de plazas, bajos salarios y mucha presión en los centros de salud, consultas y hospitales, porque médicos y enfermeras sufren directamente las quejas de los pacientes por el deterioro del servicio, a veces en forma de agresiones: el 65% de los profesionales afirman que han sufrido agresiones, las que más las mujeres de 41 a 60 años, mientras el anterior Gobierno no aprobó el prometido Plan integral contra las agresiones a sanitarios. Y luego, muchos médicos y enfermeras se quejan de los gestores del SNS, de nepotismo y politiqueo, de maltrato y falta de consideración, que han alimentado la fuga de profesionales a la sanidad privada y la jubilación de muchos otros (a los que no se deja llegar a los 70 años). A este caos y descontento laboral se suma otro grave problema: la disparidad de la sanidad pública, según la autonomía donde uno vive. Esta diferencia empieza en el gasto y se arrastra desde hace años. De hecho, hay 9 autonomías que gastaron más en sanidad por habitante en 2017 que en 2009 (Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Valencia, Madrid, Navarra y País Vasco), pero las 8 restantes aún gastaron menos. Y para este año 2018, el gasto sanitario del País Vasco (1.695 euros/habitante) será un 46% superior a Andalucía (1.158 euros/habitante). Junto a los vascos (1.670 euros/habitante en 2017), los que más gastan en sanidad son Navarra (1.635 euros), Asturias (1.586), Extremadura (1.453) y Aragón (1.441). Y los que menos, Andalucía (1.108 euros en 2017), Madrid (1.179), Cataluña (1.192), la Rioja (1.199) y Murcia (1.206 euros).Aquí, en el diferente gasto, está el origen de la diferente sanidad. Empezando por las diferencias en número de camas hospitalarias (4,66/1.000 habitantes en Cataluña, 4,02 en Aragón y 3,67 en Euskadi frente a 2,49 en Andalucía o 2,70 en Valencia), de quirófanos (11,16 en Navarra frente a 6,58 en Castilla la Mancha y 8,48 en Andalucía), médicos especialistas (2,39/1.000 habitantes en Navarra, 2,15 en Asturias o 2,13 en Euskadi frente a 1,53 en Andalucía o 1,68 en Valencia), enfermeras especialistas (4,42/1.000 habitantes en Euskadi frente a 2,67 en Andalucía). Y en algunos servicios, como cesáreas (16,30 por 100 partos en Euskadi frente a 29,50 en Valencia), intervenciones en quirófano (1365 en Euskadi frente a 986 en Murcia) y el uso de urgencias, mayor en las autonomías que gastan menos (669/1.000 habitantes en Andalucía o 642 en Murcia frente a 423 en Navarra y 519 en Euskadi), según el Informe 2017 de la Federación para la Defensa de la Sanidad Pública.Pero donde acaban notándose los recortes, la precariedad, la falta de médicos y enfermeras y el mayor o menor gasto es en las listas de espera, que han empeorado: si en 2010 había que esperar 65 días para operarse, en 2014 pasó a 87 días, en 2016 a 115 y en diciembre de 2017 la espera es de 106 días, con el 17% de pacientes esperando más de 6 meses, según los datos del Ministerio de Sanidad. Y para ir al especialista, la espera media se ha estabilizado, de 65 días en 2014 a 66 días en diciembre de 2017, si bien ha aumento el porcentaje de los que esperan más de 6 meses (del 38,6 al 44,3%). Y en las listas de espera se nota una gran desigualdad entre autonomías. En las quirúrgicas, entre los 177 días que esperan en Canarias, 163 en Castilla la Mancha, 148 en Cataluña y 146 en Extremadura a los 50 días de espera en el País Vasco, 51 en Madrid, 66 en Galicia o 70 en Asturias. Y para ir al especialista, van  desde los 28 días en Euskadi a los 123 días de espera en Canarias.

    Al final, el mayor gasto y la mejor gestión se traducen en una sanidad muy desigual, según la autonomía donde uno viva. La Federación para la Defensa de la Sanidad Pública analiza cada año múltiples variables, de gasto, medios y servicios, y da una nota a cada sanidad. En el estudio de 2017, sólo aprobaron menos de la mitad: hay 4 autonomías con “buenos” servicios sanitarios (Navarra, 90 puntos sobre 114, País Vasco, 90, Aragón, 82, y Asturias,79), otras 4 con servicios sanitarios “regulares”(Castilla y León 78 puntos, Castilla la Mancha 77, y Galicia 76), 5 autonomías con servicios sanitarios “deficientes” (La Rioja 69, Cantabria 65, Madrid 65, Baleares 63 y Murcia 61) y 4 autonomías con “peores” servicios sanitarios (Andalucía 60,Cataluña 60, Valencia 59, y Canarias 49, estas dos últimas llevan siendo las que tienen la peor sanidad en todos los informes desde 2009). En definitiva, que 32.988.584 españoles, los que viven en estas 9 autonomías, tienen una sanidad deficiente o mala. Nada menos que el 70,86% de todos los españoles.

    Con estas notas, no es extraño que la sanidad sea la 6ª mayor preocupación de los españoles hoy, según el Barómetro del CIS de abril 2018, sólo por detrás del paro, la corrupción, los políticos, la economía y las pensiones. Y que este año se hayan multiplicado las protestas en la calle contra la gestión de la sanidad pública en Madrid, Murcia, Canarias, Galicia y, sobre todo, en Andalucía. Y que de paso, a costa de las listas de espera y el deterioro de la sanidad pública, la sanidad privada siga engordando : ya hay más de 10 millones de españoles con seguro médico privado (sólo en 2017 se lo hicieron 500.000), con lo que la sanidad privada (451 hospitales/52.000 camas) factura ya más de 6.200 millones de euros, una cuarta parte (1.578 millones) gracias a los pacientes que les desvía la sanidad pública, sobre todo en Cataluña (los conciertos suponen un 24,8% del gasto sanitario público catalán), Madrid, Baleares y Canarias (derivan un 11% de su gasto público sanitario).La situación de la sanidad pública es preocupante, como resultado de los recortes, el caos laboral, la falta de médicos y la enorme desigualdad en la atención por autonomías. Ello exige, primero, un Plan de choque laboral, con diversas medidas: reducir la precariedad de las plantillas (estabilizando contratos y convocando nuevas plazas), ampliar las plazas de MIR, especializar a la enfermería (EIR, el MIR de los enfermeros/as), crear nuevas plazas de médicos y enfermeras y permitir que los médicos se jubilen a los 70 años, mejorando salarios. En segundo lugar, habría que homogeneizar la atención sanitaria en toda España, creando un Fondo interregional para ayudar a las autonomías que menos gastan. Y en tercer lugar, urge universalizar la sanidad, ya que hay 580.000 personas sin tarjeta sanitaria (en su mayoría inmigrantes) tras los cambios hechos por Rajoy en 2012, una medida que el nuevo Gobierno Sánchez promete aprobar por decreto en 6 semanas. Y luego, ya para 2019, conseguir un Pacto sanitario que asegure más recursos (harían falta entre 2.000 y 4.000 millones más al año) para recuperar las plantillas y la atención perdida, invirtiendo en tecnología (el 28% de los equipos y material tiene más de 10 años y mucho está obsoleto), en reparar hospitales (se caen techos) y abrir otros nuevos que hacen falta. Sin olvidar gastar más en la prevención de enfermedades (lo más rentable) y racionalizar la atención sanitaria a los mayores, que hoy colapsan la sanidad pública, con más centros y hospitales geriátricos.Mejorar la sanidad es un reto ineludible, que no puede esperar a las próximas elecciones. Hay que lograr acuerdos al margen de las ideas políticas, porque lo exigen los pacientes y los profesionales sanitarios. Hace falta más dinero, más personal con contratos y sueldos decentes y una mejor gestión, más profesional y menos politizada. Se pueden y se deben aprobar medidas urgentes y a medio plazo (ver este libro con 30 propuestas de reforma), que apoyen la mayoría. Porque nuestra salud es lo primero”

     

     

    Enrique Feas: Hitchcock y el guion de la política económica

    http://blognewdeal.com/enrique-feas/hitchcock-y-el-guion-de-la-politica-economica/

    “En “El cine según Hitchcock”, un apasionante libro que recoge un larga conversación entre dos genios cinematográficos, François Truffaut y Alfred Hitchcock, el director francés le preguntó al maestro del suspense por las claves para conseguir un guion perfecto. Hitchcock optó por responderle con una historia: le contó que durante muchas noches había soñado con guiones formidables que era incapaz de recordar al despertar la mañana siguiente, hasta que un día decidió dormir con papel y lápiz en su mesilla de noche, listo para anotar cualquier idea que le viniese en sueños. Y ocurrió que una madrugada se despertó inspirado, hizo varias anotaciones rápidas y volvió a dormirse. Al amanecer, nada más despertar, miró emocionado sus notas esperando encontrar el gran argumento soñado, y comprobó que se limitaba a una escueta frase: “Chico conoce chica”.La lección del maestro inglés era clara: la clave de los guiones perfectos no está en la originalidad del argumento, sino en sus matices, en la forma de narrar la historia, en el desarrollo de los personajes, en el ritmo. Aunque las grandes historias ya se hayan contado, siempre que haya un narrador honesto seguirán existiendo guiones excelentes.Del mismo modo, cuando un nuevo gobierno –como el de España– llega al poder se enfrenta a una página en blanco en la que debe desarrollar un nuevo guion –político y económico– que el director tendrá que ejecutar. En ese momento muchos esperan fórmulas mágicas no probadas antes, bálsamos milagrosos que solucionen problemas enquistados desde hace décadas, giros inesperados… Pero van desencaminados: el diagnóstico en gran medida está ya establecido, y el abanico de posibles soluciones ya se planteado. El argumento rara vez es original, como el de “chico conoce chica”. De lo que se trata ahora es de estructurar y desarrollar un buen guion, establecer bien las prioridades, elegir entre las posibles soluciones y adoptarlas con valentía y convicción.Esto es particularmente cierto en el ámbito de la política económica, al menos en muchos de sus desafíos más acuciantes.Así, por ejemplo, la escasez de ingresos públicos en España –en relación con el resto de los países de la OCDE– ha sido ya ampliamente analizada. La lucha contra el fraude es y será siempre una prioridad, pero su detección requiere una fuerte inversión en recursos humanos y tecnológicos y tiempo. Lo que es indudable es que la presión fiscal en España es baja, mucho más en la imposición indirecta que en la directa, y si lo que se quiere es aumentar la recaudación y que paguen más los que más tienen habrá que empezar a considerar guiones ya escritos por el FMI, la OCDE o la Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema. Tributario. Todos coinciden en que, por ejemplo, existe margen para eliminar tipos reducidos de IVA consiguiendo aumentos sustanciales de recaudación que den para compensar a los más desfavorecidos (como ya vimos en este artículo). Los giros de guion inesperados como los impuestos sobre las ventas de las grandes tecnológicas no serán fáciles de establecer ni de recaudar, porque en el fondo no son más que el reflejo del mal funcionamiento del impuesto de sociedades a nivel europeo; tampoco los impuestos a las grandes fortunas, que son tan fáciles de implantar como de eludir.En el ámbito del mercado de trabajo –piedra angular de la desigualdad– es unánime la voluntad de terminar con la dualidad y la temporalidad. Cualquiera que sea la solución planteada, requerirá una simplificación legislativa, porque aquí el guion, de puro complejo y enredado, se ha vuelto imposible de seguir. De hecho, las recientes sentencias judiciales –que establecen que un trabajador no puede ser autónomo si ha de aceptar horario, condiciones de trabajo y remuneración– en el fondo están defendiendo la simplicidad: en el mundo laboral solo debería haber contratos estacionales, contratos indefinidos, contratos a tiempo parcial (por voluntad del trabajador) y trabajadores autónomos (también por voluntad propia).En el ámbito de la educación, el debate entre religión y educación para la ciudadanía lleva tiempo siendo un MacGuffin, es decir, una distracción interesada del argumento principal, que es mejorar la calidad de la enseñanza. Aquí criticar la metodología Pisa es como echarle la culpa al crítico de cine del mal resultado de una película, de modo que habrá que escuchar a los expertos y encontrar un consenso que permita acordar un modelo válido para bastante más que una legislatura, tanto para la educación esencial como la relacionada con el mercado laboral.El envejecimiento de la población forma parte del guion de todos los países europeos, amenazando la sostenibilidad de las pensiones. Los expertos ya han apuntado el diagnóstico y las posibles medidas –más graduales que drástica, pero urgentes–: aumentar la presión fiscal, llevar a cabo reformas estructurales que permitan reducir la tasa de desempleo y aumentar las tasa de actividad y de empleo, la productividad y los salarios, y fomentar el ahorro complementario con un sistema de cuentas nocionales.Afrontar la globalización es otro de los retos que no se resolverán con un deus ex machina ni con giros drásticos, porque de lo que se trata no es de combatir la globalización, sino de adaptarse a ella y compensar sus efectos económicos y sociales. Seguir el ejemplo de Trump y rechazar los acuerdos multilaterales es un recurso tan fácil como poco efectivo, pero hay margen para intentar que los acuerdos comerciales puedan ser aprovechados de forma más efectiva por las pequeñas y medianas empresas.Por otro lado, el estado del bienestar es cada vez un ámbito más difícil de afrontar en el ámbito del Estado-nación y requiere una amplia coordinación a nivel internacional. Quizás el director no pueda hacer la película que quiere por desacuerdos con los productores –la Comisión y el resto de los socios europeos–, pero eso tampoco es una novedad ni una buena excusa. Habrá entonces que plantear a los productores ideas convincentes para una reforma del euro, una unión bancaria efectiva, una auténtica política fiscal europea –que incluya la armonización de las bases imponibles de los impuestos directos y terminar con el dumping fiscal–, medidas en las que no hay que confundir el amplio consenso con los obstáculos de algunos Estados miembros.Existen tres tentaciones que hay que evitar. En primer lugar, pensar que para hacer una buena película basta con saber escribir diálogos. Ciertamente, los malos diálogos arruinan cualquier película, pero de nada sirven unos buenos diálogos si no hay detrás un sólido argumento –algo particularmente importante a la hora de afrontar el problema catalán–. En segundo lugar, ceder a la tentación de incluir en el relato pasajes totalmente innecesarios, pero del gusto del público, porque quizás generen taquilla en el corto plazo, pero difícilmente darán lugar a una película perdurable. Y, en tercer lugar, que el director, una vez gane confianza, se aventure a escribir el guion en solitario: a George Lucas no le funcionó cuando decidió prescindir de Lawrence Kasdan, y en política tampoco suele ser recomendable. Las conclusiones de las comisiones de expertos (pensiones, financiación autonómica, reforma tributaria…) no deben guardarse en un cajón.Dicho esto, el diagnóstico de todos los problemas no siempre será unánime –especialmente en los más complejos–, y elegir la mejor solución del abanico de las posibles no es en absoluto fácil. Pero el enfoque de política económica, las prioridades y el lenguaje siempre tienen margen suficiente para construir un guion nuevo y distinto, sólido y moderno que se traduzca en un progreso económico que no deje a nadie atrás.Truffaut le hizo esa pregunta a Hitchcock porque este solía decir que para lograr una buena película hacían falta tres cosas: “un guion, un guion y un guion”. Pero el gran director inglés sabía también que solo eso no bastaba: de un mal guion nunca puede salir una buena película, pero incluso un buen guion mal ejecutado –por falta de convicción o de coraje político– puede terminar dando lugar a una película efímera y olvidable”

     

     

    Eleconomista.es: El precio de la vivienda está subiendo de forma sincronizada en las grandes ciudades del mundo. La demanda de inversores y turistas está expulsando de estas urbes al que hasta ahora había sido el comprador habitual. Al igual que Madrid o Barcelona, Ámsterdam tampoco se libra de esta situación que cada vez preocupa a más ciudadanos que tienen que renunciar a su sueño de vivir en las grandes ciudades de su país.Uno de los motivos que está causando este incremento del precio de la vivienda mientras que las familias abandonan la ciudad, es la entrada de todo tipo de inversores que buscan sacar un rendimiento a su capital en un entorno de tipos de interés cero. Los grandes inversores están acaparando la vivienda en muchas ciudades del mundo

    http://www.eleconomista.es/vivienda/noticias/9217474/06/18/El-boom-inmobiliario-en-Amsterdam-expulsa-a-las-familias-de-clase-media-fuera-de-la-ciudad.html

    Fernando H. Valls: Sánchez se plantea suprimir las ventajas fiscales de la Iglesia y que pague el IBI. El Gobierno tiene sobre la mesa la revisión del Concordato con la Santa Sede y que paguen impuestos los lugares que no son de culto, como viviendas

    https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/fiscalidad/pedro-sanchez-ventajas-fiscales-iglesia-ibi-impuestos/6350772

     

     

    Elena Costas;: ¿Hacia una Tumultocracia?

    https://politikon.es/2018/06/20/hacia-una-tumultocracia/

    “Herbert Simon, uno de los economistas más visionarios del siglo pasado, definió claramente la paradoja a la que nos enfrentamos en la sociedad de la información. Como la información consume la atención de sus receptores, una riqueza de información generará indefectiblemente una pobreza de atención. Y muchos oportunistas se aprovecharán de eso.Los medios de comunicación ocupan cada vez más espacio en nuestras vidas. Hace décadas los ciudadanos les dedicábamos de promedio unas pocas horas a la semana, leyendo el periódico o escuchando la radio en familia. Pero, con la expansión de las cadenas de televisión primero y con el mundo digital después, les he hemos ido dedicando una fracción más importante de tiempo. O, dicho de otra manera, los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, consumen un porcentaje creciente de nuestra atención. Sin ir más lejos, tocamos de media nuestro teléfono 2,600 veces al día.Esos millones de horas de atención son valiosísimas para los que Tim Wu llama “mercaderes de atención”. Los medios de comunicación compiten por el jugoso mercado de la atención, para luego venderla a otras empresas a cambio de ingresos publicitarios. Por un lado, ello puede tener efectos positivos sobre la independencia de los medios de comunicación, porque, cuanto más dinero privado ingresen, mayor es su independencia de los poderes políticos. Por otro, las estrategias comerciales de los medios les pueden llevar a especializarse en nichos concretos de mercado, contribuyendo a crear cámaras de resonancia donde los consumidores son expuestos a mensajes confortablemente homogéneos desde el punto de vista ideológico. Además, los gobiernos son también capaces de manipular estratégicamente la atención de los ciudadanos, ya sea a través de publicidad institucional o de hackers a sueldo que propaguen “mangueras de mentiras”.Unos medios de comunicación libres son esenciales para el funcionamiento de una democracia. Basta que nos preguntemos quién suele descubrir los casos de corrupción o el abuso de la cosa pública. Suelen ser los medios de comunicación y no, por ejemplo, los partidos o incluso los organismos dedicados a la lucha contra la corrupción. También lo indican los datos comparados. Existe una fuerte correlación entre la posición de un país en los indicadores de salud democrática e institucional y su ubicación en los ránquines que miden tanto la cantidad de los medios de comunicación– y, muy particularmente, el número de periódicos leídos por cada mil habitantes – como la calidad de los mismos – es decir, su grado de independencia –.Sabemos desde hace tiempo que los medios de comunicación españoles arrastran algunos lastres históricos. En cantidad, nuestro problema es la baja tasa de lectura de periódicos. Sólo la mitad de los españoles lee el periódico a diario. En Europa, son tres de cada cuatro. En calidad, nuestros medios pecan, primero, de una fuerte concentración en unos pocos grupos editoriales, gracias a una legislación favorable. En segundo lugar, los medios españoles tienen un marcado sesgo ideológico en sus líneas editoriales.Nuestro sistema mediático cae así en la categoría de “pluralismo polarizado”. Somos plurales porque tenemos periódicos, radios y canales de televisión que reflejan todas las orientaciones políticas. Pero estamos polarizados porque los medios españoles tienen poca pluralidad interna. Los periódicos de derechas apenas cuentan con voces de izquierdas y viceversa. En contraste, los sistemas mediáticos en países anglosajones o nórdicos tienen en algunos casos menor pluralidad externa – es decir, menos medios –, pero mayor pluralidad interna. Allí, el lector de un periódico de derechas está más expuesto a opiniones de izquierda. Aquí, el mismo lector habita en burbuja donde fundamentalmente escucha una única versión de un problema político.En el trabajo que hemos elaborado para el Informe sobre la Democracia de la Fundación Alternativas para el año 2017, vemos que, mientras el interés de los españoles por la política ha aumentado en los últimos años, la confianza en los medios de comunicación ha descendido de forma paralela a la de los partidos políticos (Gráfico 1).

     

    Gráfico 1.

    Fuente: CIS.

     

    Sin embargo, somos uno de los países donde más gente cree en las redes sociales para distinguir los hechos de la ficción. Los españoles, para informarnos, utilizamos más las redes sociales que en otros países. Un 47 por ciento de ciudadanos conectados a internet utilizan Facebook para obtener noticias (frente a un 41 por ciento en otros países); un 32 por ciento Whatsapp (frente a un 9), un 24 por ciento YouTube (frente a un 18), y un 18 por ciento Twitter (frente a un 11). En particular, de 36 países estudiados, España se encuentra en el segundo lugar, tras Brasil, en el que un mayor número de usuarios utiliza Whatsapp como fuente de información.La mayor dependencia de las redes sociales de los españoles está influyendo – o está siendo influida – por una forma de hacer política muy volcada hacia las redes. La evidencia anecdótica nos dice que, por ejemplo, los tweets de los políticos o sus posts en Facebook son frecuentemente discutidos en las tertulias o incluso en las noticias de los principales medios de comunicación – una práctica menos extendida en otros países europeos. El gráfico 2 recoge el número de seguidores de los cinco políticos nacionales más seguidos en Twitter en España, Reino Unido, Alemania y Suecia, ponderados por la población de cada país.

     

    Gráfico 2. Número de seguidores en Twitter de las cinco cuentas políticas más influyentes.

    Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Twitter.

     

    Los políticos con más seguidores son los españoles. Después vienen los del Reino Unido, que, seguramente no por casualidad, se ha convertido también en un entorno mediático-político altamente polarizado. Una sociedad donde también han triunfado los mensajes simplistas que caben en 140 (o 280) caracteres. Recordemos las mentiras sobre los millones de libras que se ahorrarían los británicos por el Brexit y el impacto que tuvieron sobre el voto. De hecho, como han mostrado estudios posteriores, en caso de que los británicos hubieran recibido una información más ecuánime, el resultado del referéndum hubiera sido distinto. Por el contrario, en Alemania y en Suecia el impacto de los políticos en Twitter es más moderado. Aunque el establecimiento de una relación causal es complicado, tanto Alemania como Suecia son países donde el debate público se caracteriza por un menor radicalismo y personalismo, con más énfasis en las políticas públicas que en los políticos.Por su parte, en los medios tradicionales observamos una creciente segmentación del mercado.Siguiendo a Lluis Orriols, que encontró una progresiva la polarización en el consumo de los medios de comunicación desde 1993, el análisis de la ideología media de los consumidores de los principales canales de televisión (gráfico 3), periódicos (gráfico 4) y radios (gráfico 5) muestra que se está consolidando en nuestro país un mercado de medios segmentado políticamente. Los medios parecen ir concentrándose en una banda concreta del espectro ideológico.

     

    Gráfico 3

    Gráfico 4

    Gráfico 5

    Fuente: CIS, Post-eletctorales (2757, 2920, 3145).

     

    Con lo que, si me dices el medio que sigues, es fácil deducir a qué partido, u orientación ideológica, votas, tal y como se desprende del gráfico 6.

     

    Gráfico 6

    Fuente: Postelectoral elecciones generales 2016, CIS (3145).

     

    Si nos centramos en los consumidores de medios en Cataluña, encontramos una fuerte conexión entre el medio elegido y la preferencia por la independencia (gráfico 7). El 80% de los espectadores de TV3 y el 71% de los del canal de noticias autonómico 3/24 se declaran partidarios de la independencia. Por el contrario, los catalanes que ven cadenas de televisión de ámbito estatal son mayoritariamente contrarios a la independencia. En prensa escrita, todos los lectores de El Punt Avui y el 94% de los del Ara son independentistas.

     

    Gráfico 7.  

    Fuente: CEO 2017 (863).

     

    ¿Por qué los medios españoles parece que se especializan en nichos ideológicos concretos? Por un lado, nuestros medios pueden tener una agenda política, explícita o secreta. Pero también están sujetos a fuerzas globales que empujan hacia la polarización. Los periodistas, pensando en su carrera personal más que en la de su medio, pueden anteponer la “fama” popular a consideraciones deontológicas. Y los propios medios tienen incentivos para dar un margen de discreción a los periodistas – para que sean menos escrupulosos en el fact checking o para que deslicen sus opiniones en lugar de proveer datos sólidos –. Así reducen los costes de producción de las noticias.En teoría, los medios de comunicación son el cuarto poder en una democracia, los perros guardianes que dan la voz de alarma frente a los abusos. Pero, por muchos estudios, sabemos que los medios de comunicación tienden a la parcialidad. Omiten información de forma selectiva, establecen la agenda de discusión, enmarcan las noticias de las noticias mediante el uso de un determinado lenguaje y recurren a fuentes de información amigas.Estos sesgos inherentes a los medios de comunicación pueden agravarse con la irrupción de los medios digitales y las redes sociales. Como ya advirtiera Jürgen Habermas, si bien la conectividad de internet ayuda a desenmascarar y desestabilizar los regímenes poco liberales, en las democracias liberales internet puede erosionar el debate público. Las fake news se propagan más rápido que nunca.  Y, como hemos visto, en España las redes sociales tienen una fuerza especial.Los ciudadanos, emisores y receptores a la vez, nos encerramos en ecosistemas ideológicos cada vez más aislados. Compartimos “postverdades”, chistes y arrebatos emocionales. Pues el humor y la ira mantiene el sentimiento de identidad entre los miembros de un grupo. Si te ríes o enfadas con nosotros, eres de los nuestros. Eso aumenta el temor a que nuestra democracia sea suplantada por lo que el activista que ayudó a propagar la primavera árabe, Wael Ghonim, llama “tumultocracia” (mobocracy): que los votos sean reemplazados por concentraciones violentas convocadas desde las redes sociales.Estamos lejos de eso en España. Pero la fuerte polarización ideológica de los medios de comunicación está consolidando en nuestro país unas cámaras de resonancia donde los consumidores de unos medios tienden a dar más importancia a unos temas, o votar a unos partidos. Sin violencia, pero con poco espacio para el encuentro”

     

    Enrique Dans: Sobre el impuesto a las tecnológicas

    ógicas

    https://www.enriquedans.com/2018/06/sobre-el-impuesto-a-las-tecnologicas.html

    “l El  llamado “impuesto a las tecnológicas” es una prueba más de hasta qué punto los políticos son capaces de generar situaciones arbitrarias, absurdas y demenciales. Desde hace ya bastantes años sabemos perfectamente que el mundo ha cambiado, que los negocios también lo han hecho, y que muchos elementos como las fronteras, que jugaron un papel fundamental durante muchos siglos en el mundo que conocíamos, ya no tienen sentido en una economía digital. A partir de ahí, se ha desatado toda una campaña interesada en contra de las compañías tecnológicas, debido a que, supuestamente, “no pagan impuestos”. La afirmación es, como ya he escrito en numerosas ocasiones, parcial e interesada. Primero, porque las prácticas de optimización fiscal no son en absoluto exclusivas de las empresas tecnológicas: las llevan a cabo todas las compañías multinacionales. Segundo, son técnicas completamente legales, y por tanto, si no nos gustan sus efectos, tendríamos que cambiar las leyes, no protestar porque alguien las cumple. Y tercero, porque lo que hacen las compañías tecnológicas es pagar sus impuestos mayoritariamente, como marcan las leyes, allá donde se crea el valor del servicio prestado: en este caso, en donde está su capital intelectual, es decir, en la mayor parte de los casos, en los Estados Unidos. Los grupos de estudio que, en organizaciones como la OCDE, estudian cómo debería evolucionar la fiscalidad para adaptarse a sus nuevas circunstancias llevan años trabajando, y chocan con una realidad implacable: la política fiscal es algo que todos los países utilizan desde hace tiempo inmemorial para cuestiones como atraer inversiones, o simplemente como estrategia de país. Lo hacen paraísos fiscales, cuyo uso posiblemente deberíamos tratar de evitar, pero lo hacen también países como Irlanda, que simplemente ven como oportunidad atraer a empresas de una industria tecnológica, creen firmemente que hacerlo conllevará la construcción de un tejido social e industrial que les interesa, y por tanto, deciden incentivarlas para ello. Esos incentivos son legales, y sería absurdo y contraintuitivo pretender que las empresas renunciasen a ellos. Francia, siguiendo una iniciativa de su ex-ministro de economía, Pierre Moscovici, propuso una idea arbitraria y polémica: gravar a las compañías tecnológicas de cierto tamaño con un impuesto de entre el 3% y el 5% de sus ingresos. Lo propuso como una medida transitoria, mientras no se llegaba a un acuerdo sobre cómo resolver este desajuste. Tras hacerlo, se encontró con que otros países con fuerte peso en la Unión Europea, como Alemania, el Reino Unido o varios países nórdicos, se echaban atrás en su aplicación temiendo desatar una guerra arancelaria que perjudicase sus exportaciones. El resultado es que Francia se ha quedado sola en sus pretensiones, y todo indica que ese impuesto va a terminar no implantándose. Sin embargo, llega España y ve en ese impuesto la oportunidad, el clavo ardiendo al que agarrarse para equilibrar unos presupuestos en los que ha tenido que hacer numerosas concesiones, y afirma que proseguirá con esta iniciativa independientemente del hecho de que en Europa, como tal, esté cayendo. La idea es absurda: a poco que apliquemos las matemáticas, veremos que ni el dinero cobrado a las tecnológicas es suficiente para equilibrar nada, ni tiene ningún sentido penalizar a la industria tecnológica y la innovación en España con un impuesto arbitrario, que genera inseguridad jurídica a quienes se planteen invertir en nuestro país, y que además, no tiene sentido: pensemos, por ejemplo, en una compañía  tecnológica como Spotify. ¿De verdad esperamos gravarla con un impuesto del 5% de lo que factura, cuando se trata de una compañía cuya actividad aún genera pérdidas? ¿Cómo esperamos que reaccione? Lo mínimo que se puede pedir a un país serio es que lo sea. Que sea predecible y no genere inseguridad jurídica. Si inviertes en ese país, debes saber lo que te va a costar, y no depender de que a un gobierno le dé por establecer un impuesto a tu actividad de manera completamente arbitraria. Y si lo hiciese, que lo haga de acuerdo con la OCDE o con la Unión Europea, jamás en solitario. Ser impredecible es un enorme desincentivo para la inversión. Seamos serios: los desbarajustes presupuestarios no se solucionan inventándonos impuestos para una industria determinada. Los clavos ardiendo son eso, clavos que arden. Y es mucho mejor no agarrarse a ellos”

     Javier de Lucas: Asistimos todos los días a gravísimos incumplimientos de normas jurídicas internacionales y estatales sobre derechos de los refugiados, lo que lleva al ánimo de la opinión pública que, en el fondo, no se puede castigar la inobservancia ni la violación de esas normas. Se impone así la consideración pragmática, propia de seudoespecialistas en ciencia política, a quienes no se les cae de la boca la invocación al realismo político y que nos aleccionan en la necesidad de abandonar concepciones “moralistas”. Y fíjense que dicen moralistas, porque no consideran que el incumplimiento de los deberes jurídicos que imponen los Convenios internacionales sea, de verdad, sancionable, como lo son un hurto, una estafa, o una paliza.

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/1641bcaf798d6f9a

    Sin embargo, esto no es cuestión de limosnas, moralinas o buenas intenciones, sino de derechos y deberes, exigibles mediante coacción. En 2016, la ONU emprendió un proceso de análisis, debate e informes hacia un Global Compact on Refugees (GCR) que debería adoptarse ahora, en 2018, con la intención de que los Estados parte en ese GCR asuman obligaciones respecto a los refugiados. El punto de partida fue el acuerdo en torno a una Comprehensive Refugees Response Framework (CRRF), que puede leerse aquí. Los principales hitos quedaron establecidos en el Roadmap publicado el 17 de mayo de 2017. Hoy se trabaja ya sobre documentos –en febrero de 2018 se publicó  un borrador cero y en abril se conoció el borrador 1 (pueden consultarse aquí), que permiten apuntar hacia propuestas, es decir, hacia políticas que gestionen de forma global, legítima y eficaz esta realidad que adquiere nuevos perfiles y por tanto exige nuevas respuestas, más allá de los instrumentos internacionales básicos (Convención de Ginebra de 1951, Protocolo de Nueva York, 1977). Quizá la novedad más significativa y para la que aún no tenemos respuesta sea la del incremento exponencial de las personas que se ven obligadas a desplazarse y buscar lugar seguro como consecuencia del cambio climático. El Banco Mundial estima que en 20 años serán el grupo más importante de personas en busca de protección, refugiados y desplazados medioambientales.En todo caso, lo que me parece más grave es que creíamos consolidados esos instrumentos internacionales básicos de Derechos de los refugiados, pero hemos descubierto que son permanentemente puestos en duda, incluso violados, por los propios Estados firmantes, como –sin necesidad de acudir a las barbaridades del Gobierno Trump– nos lo demuestra pertinazmente la realidad europea desde 2013, y los centenares de muertes de las que son responsables en cierta medida, al menos por omisión, nuestro Gobierno.No sé cómo calificar, por ejemplo lo que se vivió en 2013 en aguas del canal de Sicilia, por la irresponsabilidad de Italia y Malta y que supimos 4 años después gracias al trabajo de investigación de un periodista de L’Espresso: las llamadas de un médico sirio para que atendieran a un barco a punto de naufragar, fueron desatendidas en un cruce de argumentos entre el Centro coordinador de rescates de Roma y el de Malta, del tipo, “no es esta la ventanilla que toca”, que acabó con 268 muertos, porque ninguno de los dos se puso de acuerdo. Esta semana pasada hemos estado a punto de asistir a algo similar (ya vivido por los pasajeros de barcos como el St Louis o el Tampa), con motivo de la decisión del Gobierno italiano (aparentemente respaldado por la mayor parte de la población, según sondeos publicados por Repubblica), que cerró sus puertos a buques de salvamento de ONG, concretamente al Aquarius, con 630 rescatados a los que se quería condenar a regresar a Libia prolongar su agonía en el mar a la vista de todos. Por cierto, el muy honorable y exquisito Sr Macron, tan atento a la hora de exigir que nadie le tutee, negó sus puertos al mismo barco. Y hoy hemos conocido sondeos que ofrecen un respaldo de la mayoría de los franceses a tan solidaria decisión.Este año hemos alcanzado, según el ACNUR, los 68,5 millones de desplazados y refugiados. En puridad, personas que quieren que les sea concedida la protección que supone el derecho de asilo o, en su defecto, la protección internacional subsidiaria, de forma que es más correcto llamarles asylum seekers. De ellos, más de la mitad son niños. UNICEF estima que en Europa, se embarcaron en la ruta del Mediterráneo central no menos de 25 846 menores (el 90% no acompañados), el doble que en el año anterior y de ellos al menos 700 murieron. De todos los abrumadores datos que saltan a la luz estos días con motivo de la presentación de Informes sobre la situación de los refugiados en el mundo, como el de CEAR, o el de la propia ACNUR, éste me parece el más grave y acuciante.Acabamos de ver imágenes para las que no tengo otro término que el de abominación (por ejemplo, en este reportaje de la BBC. Nos muestran a niños encerrados en jaulas, separados de sus padres y exhibidos- sí, exhibidos- como ejemplo de la firme política de la administración Trump respecto a los cientos de miles de personas (inmigrantes la mayoría, pero también hay posibles demandantes de asilo) que tratan de alcanzar la esperanza de lo que siguen creyendo un país de derechos y oportunidades, un refugio. ¿Cómo hemos dejado que esto suceda? Aún peor, ¿cómo consentimos, por ejemplo, que una parte de esos niños que buscan refugio desaparezcan sin explicación, sin que haya consecuencias?”

    Victoria Prego : Feijóo ha acertado no presentando su candidatura

    https://www.elindependiente.com/opinion/2018/06/20/feijoo-acertado-no-presentando-candidatura/?utm_source=Usuarios+con+newsletter&utm_campaign=080ecace57-boletin_18_1_10_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_19d740f1b0-080ecace57-50414599

    Feijóo ha sido siempre un hombre claramente comprometido con su partido y de una fidelidad demostrada a Mariano Rajoy porque no consta que, salvo la del lunes, haya perpetrado ninguna maniobra que, favoreciéndole a él, perjudicara a los suyos. Hasta hoy, en que esa consideración se ha estrellado contra el suelo y se ha hecho añicos. Que en el PP están desolados, indignados, perplejos y también asustados lo sabe todo el mundo. Lo que no sabe es por qué Alberto Núñez Feijóo, que siempre ha sido consciente del papel que le esperaba en aquel futuro que ya se ha hecho presente, ha decidido dejar a su partido colgado de la brocha y asomado a una batalla que puede derivar en una mera reyerta autodestructiva.Vamos a aportar una explicación que no va a ser nunca puesta sobre la mesa de una manera oficial pero que ha pesado de una manera determinante en la decisión del líder gallego y que tiene que ver con las famosas fotos que publicó el diario El País en marzo de 2013, en las que aparecía en los años 90 el ahora presidente de la Xunta y entonces vicepresidente y secretario general del Servicio Gallego de Salud compartiendo una jornada de relax en el mar con un conocido narcotraficante y contrabandista de tabaco de nombre Marcial Dorado.Feijóo se deshizo entonces en explicaciones, hace de esto ya 15 años largos, y el episodio parecía enterrado en el olvido. Pero podría no haber seguido siendo así porque la realidad es que no sólo existen las fotos correspondientes a aquellos días. Hay más fotos de Nuñez Feijóo con Marcial Dorado y no son sólo a bordo del yate sino que incluyen viajes del hoy presidente de la Xunta con el narcotraficante por distintas ciudades europeas, una de ellas un paraíso fiscal.Esas fotografías, que en sí mismas no son prueba de nada más que del error del político gallego a la hora de elegir sus amistades o sus relaciones, habrían sido una bomba de alta potencia si se hubieran publicado con intención descalificatoria una vez que Feijóo hubiera ganado las elecciones internas y se hubiera alzado con la presidencia del Partido Popular. Alguien le ha hecho saber al pre candidato que esas fotos iban a ser utilizadas contra él y contra su reputación si se lanzaba a disputar el liderazgo de su partido. Y Núñez Feijóo, que sabe que si eso hubiera ocurrido así, no solamente él sino todo su partido estaban muertos políticamente para muchos años, ha optado por retirarse. Y ha hecho bien.Tiene mucho interés averiguar quién ha esgrimido esa amenaza sobre la cabeza del gallego porque tirando de ese hilo se podrán conocer muchas de las intrahistorias que en este momento se están tejiendo en el subsuelo del Partido Popular porque es muy improbable que la advertencia susurrada a su oído provenga de fuentes ajenas a su partido. Éste ha sido un elemento decisivo en su decisión final de no competir por el liderazgo del PP, un liderazgo que, hay que insistir, tenía prácticamente ganado porque la secretaria general, Dolores de Cospedal, no habría presentado en ese caso su propia candidatura y habría sumado sus fuerzas, que son muchas, a la candidatura de Feijóo. Esas dos corrientes del partido, sumadas, habrían sido directamente imbatibles y habrían provocado que Pablo Casado no hubiera anunciado su pretensión de optar al liderazgo y habrían batido con facilidad al resto de los candidatos”

     Miguel Ors Villarejo : Por qué Florentino no se podía callar el fichaje de Lopetegui

    https://miguelvillarejo.wordpress.com/2018/06/20/por-que-florentino-no-se-pudo-callar-el-fichaje-de-lopetegui/#more-1203

     “Hay una conocida regla de oro del ‘management’ que aconseja “Preocúpate de tu culo”.

    “Dos días antes de que España debutara en el Mundial de Rusia ante Portugal, Florentino Pérez llamó al presidente de la Federación, Luis Rubiales, para comunicarle que había fichado a Julen Lopetegui. Eran hechos consumados, Rubiales poco podía hacer, pero le pidió por favor que al menos retrasara el anuncio, para no enrarecer el ambiente en la concentración. Tres minutos después de colgar, Florentino publicaba la noticia en la web del Madrid. ¿Por qué lo hizo? Porque sigue una conocida regla de oro del management: “Preocúpate de tu culo”, y preservarlo en aquel preciso instante no era compatible con los intereses de la selección.De hecho, ni siquiera es a veces compatible con los intereses de la corporación que preside. Jorge Valdano ha relatado en El Transistor una anécdota muy reveladora. En 2002 vino Kaká con un combinado internacional a disputar el amistoso que cerraba el centenario del Real Madrid. Cuentan las crónicas que el brasileño marcó el mejor gol “con un disparo raso y colocado junto a un poste tras una excelente jugada individual en la que dejó por el camino a Miñambres y Pavón”. El brasileño no era a la sazón más que un prometedor centrocampista del Sao Paulo y Valdano le comentó a Florentino: “Aquí tenemos un jugador que hoy vale 12 millones y dentro de cuatro años nos costará 60”. “Tranquilo, Jorge”, le respondió Florentino, “vamos a esperar a que valga 60”.Florentino no ficha estrellas de 12 millones. Pagar ese importe por Kaká habría sido a lo mejor más provechoso para las arcas y las vitrinas del club, pero ¿quién habría sabido apreciarlo? Los traspasos son como las obras de arte: el precio es un ingrediente esencial. Los entendidos pueden contar que el retratista Tal tiene la garganta llena de luz o que el paisajista Cual siente en su carne el agua genital, p h-Bauer ero para el gran público los cuadros adquieren notoriedad porque son caros. El Retrato de Adele Bloc I de Gustav Klimt vegetó en un museo austríaco hasta que Ron Lauder pagó 135 millones de dólares para llevárselo a su Neue Galerie. La gente empezó entonces a hacer colas de tres cuartos de hora. Quería saber qué clase de pintura vale lo mismo que un Boeing.Y del mismo modo que Florentino no ficha estrellas de 12 millones, tampoco contrata entrenadores perdedores. Todos deseamos que España haga un gran Mundial, pero seamos realistas: no es improbable que caiga en algún cruce y, en ese caso, al presidente le habría quedado poco margen para justificar la elección de Lopetegui. Al menor traspié, sus enemigos le habrían reprochado que hubiera entregado el banquillo a un fracasado. Trayéndoselo con la vitola aún intacta, siempre podrá alegar: “No había otro mejor”.La regla de oro del management no solo gobierna el Madrid. El columnista del New York Times William Safire sostenía que era “una técnica burocrática para evitar futuras acusaciones” muy popular entre los políticos de Washington, aunque el ámbito donde más se usa es la selección de personal. De las universidades de élite apenas sale el 6% de los licenciados de Estados Unidos, pero suponen el 30% de los CEO de las 100 primeras empresas de la lista Fortune 500. Esta sobrerrepresentación no se explica únicamente por la formación que reciben, sino porque, si no funcionan, el responsable de Recursos Humanos siempre podrá alegar: “No había otro mejor, era de Harvard”.

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

     

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

    Www.agendadeprensa.org

     

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2018
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Artículos anteriores