•  “En Estados Unidos, los fundamentos de la toma de posesión son simples: el nuevo presidente hace un juramento de 35 palabras en una fecha establecida por la Constitución. Pero la fórmula ha dejado mucho espacio para la novedad. A medida que las tomas de posesión evolucionaron a lo largo de las décadas, muchas novedades se convirtieron en puntos de inflexión en la tradición, signadas por los contratiempos, la innovación y los gestos espontáneos .Jimmy Carter comenzó una costumbre informal cuando inesperadamente se bajó de su limusina y caminó por la Avenida Pennsylvania. El primer mandato de Barack Obama tuvo un comienzo inusual cuando se convirtió en el primer presidente que repitió su juramento al cargo. La segunda toma de posesión de Harry S. Truman fue la primera en ser televisada, y la de Bill Clinton en 1997 fue la primera en ser transmitida en vivo por internet.El miércoles, la toma de posesión de Joe Biden también tratará de equilibrar la tradición con los desafíos de la era actual, que incluyen la pandemia y la agitación política generalizada. Por primera vez, la procesión a la Casa Blanca será remplazada por un “desfile virtual” en un esfuerzo por frenar la propagación del virus que ha matado a casi 400.000 estadounidenses. A continuación enumeramos algunos de los precedentes en la historia de la toma de posesión presidencial.

    Descripción: https://static01.nyt.com/images/2021/01/15/lens/00xp-inauguration-johnson-esp-2/00xp-inauguration-johnson-articleLarge.jpg?quality=75&auto=webp&disable=upscale

     Lyndon B. Johnson juró como presidente en el avión presidencial el 22 de noviembre de 1963, después del asesinato del presidente John F. Kennedy, cuya viuda, Jacqueline Kennedy, está a la derecha.Credit…Cecil Stoughton/la Casa Blanca, vía Associated Press

    El juramento presidencial también está consagrado en la Constitución: “Juro (o afirmo) solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de Presidente de Estados Unidos y que, hasta el límite de mis capacidades, preservaré, protegeré y defenderé la Constitución de Estados Unidos”.Cada presidente debe recitar el juramento del cargo, el cual ha sido realizado 72 veces por los 45 presidentes de Estados Unidos que han precedido a Biden.Franklin Pierce, en 1853, fue el primero en elegir la palabra “afirmar” en vez de “jurar” y rompió el precedente al no besar la Biblia. Lyndon B. Johnson fue el primer y único presidente que prestó juramento al cargo en un avión, después del asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963. También fue la primera vez que una mujer tomó el juramento: la jueza Sarah T. Hughes del Distrito Norte de Texas juramentó a Johnson en el Air Force One, usando un misal católico romano encontrado a bordo, antes de que el avión saliera de Dallas hacia Washington.La toma de juramento de Barack Obama, que se convirtió en el primer presidente negro de la nación en 2009, tuvo un giro único. El juramento tuvo que ser realizado dos veces por el presidente de la Corte Suprema John G. Roberts Jr: la segunda vez fue el 21 de enero en un segundo intento realizado en la Casa Blanca, luego de que ambos hombres se equivocaran en la secuencia de la frase protocolar durante la ceremonia de toma de posesión celebrada el día anterior.George Washington era un hombre de pocas palabras. Su segundo discurso inaugural tuvo 135, siendo el más corto jamás pronunciado. En 1817, James Monroe se convirtió en el primer presidente en prestar juramento y dar su discurso inaugural al aire libre, frente al Capitolio de Old Brick. William Henry Harrison fue el que más habló, pronunciando 10.000 palabras en 1841.

    Descripción: https://static01.nyt.com/images/2021/01/15/lens/00xp-inauguration-reagan-esp-3/merlin_105449608_bc39e2d5-8691-402e-95ce-ae3c5eafb70e-articleLarge.jpg?quality=75&auto=webp&disable=upscale

    Ronald Reagan saludando junto a su esposa, Nancy Reagan, después de ser juramentado como 40º presidente de Estados Unidos en el Capitolio por el presidente de la Corte Suprema Warren Burger en 1981.Credit…AFP, vía Getty Images

    George Washington prestó juramento en el Federal Hall de la ciudad de Nueva York y luego pronunció su discurso dentro de las cámaras del Senado. John Adams fue posesionado en la Cámara del Congreso de Filadelfia en 1797. En 1801, Thomas Jefferson fue el primero que caminó hacia su toma de posesión, y también salió caminando de la ceremonia, además se convirtió en el primer presidente que se juramentó en el Capitolio de Washington.El día de la toma de posesión no siempre fue en enero. George Washington prestó juramento al cargo el 30 de abril de 1789. En el siglo XIX, el 4 de marzo fue escrito en la Constitución como el Día de la Toma de Posesión. Pero en 1933, la ratificación de la Vigésima Enmienda estableció que los mandatos del presidente y el vicepresidente terminaran al mediodía del 20 de enero. El primer presidente que tomó posesión el 20 de enero fue Franklin D. Roosevelt, quien juró su cargo por un segundo período en 1937, con una gran multitud que asistió a pesar de la fría lluvia que los empapaba.En 1837, Andrew Jackson y Martin Van Buren viajaron juntos en un carruaje al Capitolio para la toma de posesión, fue la primera vez que un presidente saliente se unía a su sucesor. “Hemos llegado a esperar eso, pero no lo tendremos este año, tristemente”, dijo Jim Bendat, un historiador de las tomas de posesión. “Es un momento simbólico importante para demostrar que el anterior mandatario, y el nuevo, pueden llevarse bien, incluso si están en un partido diferente”.Un presidente cuyo mandato está terminando no está obligado a asistir a la toma de posesión. En 1801, John Adams se convirtió en el primer presidente que evitó la ceremonia de juramentación de su sucesor, en este caso Thomas Jefferson. Después de pasar meses declarando falsamente que las elecciones de 2020 habían sido robadas, el presidente Donald Trump anunció que no asistirá a la toma de posesión de Biden.

    John F. Kennedy, al centro, y su predecesor, Dwight D. Eisenhower, a la derecha, frente a la Casa Blanca poco antes de la ceremonia de toma de posesión de Kennedy en 1961.Credit…Schulmann-Sachs/picture-alliance/dpa, vía Associated Press Images

    Los sombreros de copa fueron el accesorio tradicional de muchas tomas de posesión presidenciales. Pero Dwight D. Eisenhower lo remplazó en 1953 por un Homburg, un sombrero de ala corta, lo que se consideró como una ruptura con la “tradición sartorial oficial”, informó el Times. Kennedy volvió al sombrero tradicional en 1961, antes de que desapareciera como vestimenta oficial.Kennedy fue el primero en agregar un poeta a sus eventos de toma de posesión. El evento no salió como se planeó. Robert Frost, entonces de 86 años, había planeado leer The Preface, versos que había compuesto para la ocasión. Pero el resplandor en la página le dificultaba la visión. “No tengo una buena luz aquí, en absoluto”, dijo, según la cobertura del evento realizada por el Times.Johnson trató de poner sombra sobre el manuscrito con su sombrero de copa. Pero Frost lo dejó de lado y recitó su poema The Gift Outright, que se sabía de memoria.Amanda Gorman, que en 2017 se convirtió en la primera Joven Poeta Laureada Nacional, leerá en la ceremonia de este año.A lo largo de los años, la mayoría de los presidentes prestaron juramento con la mano sobre la Biblia. Algunos eligieron una Biblia familiar, como Jimmy Carter, con la utilizada por Washington colocada en el atril. Theodore Roosevelt fue una excepción en 1901. En la casa de un amigo después del asesinato de William McKinley, no usó una, pero prestó juramento con una mano alzada”.Otros han puesto su singular sello en el gesto. Kennedy, el primer católico romano elegido presidente, usó una Biblia católica. Johnson le pidió a su esposa, Lady Bird, que sostuviera la Biblia durante el juramento, convirtiéndolo en el primero en hacerlo. Y Obama usó la Biblia que pertenecía a Abraham Lincoln. (Trump usó la misma Biblia de Lincoln en 2017).

    Descripción: https://static01.nyt.com/images/2021/01/15/lens/00xp-inauguration-carter-esp-5/merlin_55243738_86b03955-6e4b-4034-9b1a-82807ebdfd2a-articleLarge.jpg?quality=75&auto=webp&disable=upscale

    Jimmy y Rosalynn Carter, tomados de la mano con su hija, Amy, mientras caminaban por la Avenida Pennsylvania durante su desfile inaugural, en 1977.Credit…Paul Hosefros/The New York Times

    La segunda toma de posesión de Lincoln, en 1865, fue la primera vez que los afroestadounidenses participaron en un desfile inaugural. Las mujeres participaron en el desfile inaugural por primera vez en 1917, al comienzo del segundo mandato de Woodrow Wilson. En 1977, Carter se convirtió en el primero en recorrer a pie más de un kilómetro y medio de la ruta hacia la Casa Blanca. El paseo de Carter con su esposa, Rosalynn, y su hija de nueve años, Amy, se convirtió en una tradición que ha sido preservada —en ceremonia si no en duración— por los presidentes que le siguieron. James y Dolley Madison comenzaron la tradición de llevar a cabo una recepción en la Casa Blanca y un baile inaugural en 1809. Las entradas costaban cuatro dólares, o unos 85 dólares a precios actuales.Las tomas de posesión han reflejado las innovaciones en la tecnología y la industria. En 1921, Warren G. Harding fue el primero en ir a su inauguración en un automóvil. Años después llegaron las limusinas cerradas a prueba de balas, que hicieron su aparición en 1965 con Johnson.Las audiencias se expandieron con los avances en la tecnología. En 1845, el discurso inaugural de James Polk llegó a más gente por telégrafo. En 1897, la toma de posesión de McKinley fue captada por una cámara de cine, y la de Calvin Coolidge en 1925 fue transmitida por radio.Ronald Reagan, quien había sido actor, hizo colocar una cámara de televisión dentro de su limusina durante el viaje del Capitolio a la Casa Blanca en 1985. Y en 1997, la toma de posesión de Bill Clinton fue la primera en ser transmitida en vivo por internet.

    El expresidente George Bush, a la derecha, en la toma de posesión de su hijo George W. Bush, a la izquierda, en 2001.Credit…Tim Clary/AFP, vía Getty Images)

    Algunas ceremonias de toma de posesión abrieron camino a las familias. La madre de James Garfield asistió a su toma de posesión en 1881, sentando un precedente. En 1923, el padre de Calvin Coolidge, un juez de paz de Vermont, tomó el juramento del cargo a su hijo. La primera ceremonia de toma de posesión a la que asistieron ambos padres del presidente electo fue la de Kennedy, en 1961. Y la ceremonia de George W. Bush en 2001 fue la primera y única vez que un expresidente, George Bush, asistió a la toma de posesión de su hijo como presidente”    Christine Hauser

    En USA, el trumpismo sin ninguna duda sobrevirá a Trump. El partido republicano de EE. UU. se enfrenta en estos momentos a una especie de “guerra civil” entre los partidarios y detractores de Trump. A estas alturas, el impeachment (proceso de destitución), es un acto simbólico más que otra cosa, y se resolverá cuando Joe Biden sea ya presidente. El debate tendrá lugar al mismo tiempo que la discusión sobre un paquete de medidas de estímulo de USD 1.3 trillones (americanos), algo que Biden necesita aprobar urgentemente para frenar el impacto del COVID en USA. De salir adelante el impeachment, Trump no podría volver a presentarse como candidato, pero resulta improbable que Trump esté pensando en estos momentos a 4 años vista. Quizás sean las posibles aspiraciones políticas de su hijo mayor o de su hija las que se vieran más afectadas. En cualquier caso, la libertad de voto que el jefe de los republicanos ha dado a sus compañeros de partido en este tema es señal inequívoca de la polarización que el partido vive, donde republicanos muy conservadores como la hija de Dick Cheney votaron a favor del “proceso de destitución”, mientras otros, como la senadora de Colorado, votaron en contra. Resulta curioso que dicha senadora estuviera entre quienes pareciera haber facilitado un tour del Congreso en fechas recientes a parte de las personas que asaltaron el mismo. Un ejemplo más de la división del país. La presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, ha abierto una investigación al respecto. Sin embargo, mientras todo esto sucede, esta misma semana Trump, y su Secretario de Estado, Mike Pompeo, lejos de verse como un ejecutivo en salida, continuaban tomando decisiones de política internacional (sobre Yemen por ejemplo) con consecuencias muy importantes y que les dan puntos frente a su base de seguidores en unas futuras elecciones. Parece olvidarse que gobernar es un servicio público a todo el pueblo, no solo a los tuyos, y que en ningún caso es un acto personal .Hoy, 20 de enero, Biden se convertirá en el presidente de Estados Unidos, de todos los Estados Unidos de América. Tendrá ante sí grandes retos; y, probablemente, el primero de ellos sea lograr unir a las dos Américas, tan sumamente polarizadas que ni si quiera pueden ponerse de acuerdo en los hechos. Pues no discurre ya el debate sobre opiniones, sino sobre hechos; hablamos de personas que están viendo diferentes realidades. Esperemos que un mandato sea suficiente para arreglarlo. Curiosamente, Biden va a tener que hacer suyo el slogan de Trump “Make America great” , porque lo que el presidente saliente deja es una América más caótica y confundida que nunca”      Concepción Asia

    “Difícil tarea la que tiene Nadia Calviño, la vicepresidenta económica del Gobierno, para  sacar adelante el temario de cuestiones que le exige a España la Unión Europea para acceder a los fondos comunitarios del Fondo de Recuperación.La dificultad tiene dos frentes, uno interno (la división del Gobierno en relación con algunos de los asuntos que demanda Bruselas para reformar la economía española) y el otro externo, es decir, convencer a Europa de que seremos capaces de aplicar un programa (30 puntos centran el eje de las  conversaciones reformistas) con el que obtendremos los 140.000 millones que nos tocan en el reparto  millonario de recursos destinados a sacar a Europa de la crisis y de los efectos de la  pandemia.El temario que Calviño ha presentado a sus colegas europeos, aunque incompleto (dos puntos están todavía por definir) ha logrado una excelente acogida. Realmente, pocas personas habrá en España, y desde luego en la Administración socialista, que gocen de tanto predicamento profesional y político como la vicepresidenta económica española. Pedro Sánchez ha acertado de plano en su elección como responsable de la conducción de la economía, aunque por desgracia el Gobierno está muy lejos de mostrar una posición unánime en algunas cuestiones que resultan vitales para la gestión de la economía.Dos de esos puntos delicados son la reforma laboral y la reforma de las pensiones. Bruselas exige pragmatismo y eficacia en la forma de afrontar estos dos asuntos capitales para el impulso de la economía, en particular para el desarrollo de la inversión, del empleo  y de la supervivencia del sistema de la Seguridad Social.  Son los dos capítulos más importantes en donde Calviño tendrá que  trabajar con denuedo para convencer a los dirigentes comunitarios, pero no son ni de lejos los únicos, ya que hay otros relacionados con la educación, la formación profesional o el enfoque del servicio sanitario, en donde España y el Gobierno habrán de desplegar sus mejores artes para convencer a la UE de que habrá reformas y de que estas  contarán con plazos exigentes. La reforma de las pensiones se está encontrando con notables obstáculos, ya que los sectores  más radicales del Gobierno rechazan las últimas propuestas que se habían planteado con vistas a asegurar  la supervivencia del sistema de pensiones. Ese debate se centra sobre todo en la fijación del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión. Elevar el periodo de tiempo para ese cómputo implica una disciplina más exigente y a corto plazo un descenso en las percepciones de los pensionistas, aunque con dos ventajas importantes: la seguridad de que el sistema seguirá con vida tal y como  lo conocemos ahora durante más tiempo y además a corto plazo será menos gravoso para las generaciones jóvenes.Estos son los  puntos en los que se centran ahora mismo las discrepancias  entre los sectores políticos más representados en el Gobierno. Y es el hándicap con el que Nadia Calviño está negociando en estos momentos un programa de reforma que España deberá afrontar para optar en condiciones adecuadas  e  idóneas  al apoyo del conjunto de la UE  . Primo González

    https://www.republica.com/retablos-financieros/2021/01/19/calvino-lo-tiene-crudo-en-espana/

     “La suspensión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, impulsada por los organismos comunitarios a comienzos de la crisis del coronavirus para dar algo de tregua a las economías nacionales y cuya vigencia está prevista, al menos por ahora, hasta 2022, da como mínimo un año de tregua a España en lo que a la recepción de los fondos de reconstrucción se refiere. Una vez que los socios tengan que volver a la senda fiscal, sin embargo, el desembolso de los más de 140.000 millones de euros a los que opta España entrará en zona de riesgo habida cuenta de que la Comisión y el Consejo se guardan un as bajo la manga para poder cerrar el grifo de hasta un cuarto de los fondos comprometidos cuando uno de los socios incumpla los objetivos de reducción de déficit  .En concreto, tal y como recoge el reglamento definitivo del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia –la principal pata del fondo Next Generation UE–, la suspensión del desembolso de los fondos “estará sujeta a un máximo del 25% de los compromisos o el 0,25% del PIB nominal, el que sea menor”, cuando uno de los socios quebrante las exigencias asociadas a un proceso de déficit excesivo abierto por el Ejecutivo comunitario, entre otras razones. El Consejo Europeo utiliza este tipo de procedimientos para apoyar la vuelta a situaciones presupuestarias saneadas, una sombra que amenaza con cubrir a España teniendo en cuenta que la propia Comisión, en sus previsiones de otoño, proyectó un déficit público que se dispararía al 12,2% del PIB en 2020, al 9,6% un año después y al 8,6% en 2022.

      Sin embargo, mientras la cláusula de escape permanezca en vigor, recalca el reglamento, el grifo seguirá abierto. “La posibilidad que tiene la Comisión de proponer una suspensión debe a su vez suspenderse siempre que se haya activado la llamada cláusula de escape general del Pacto de Estabilidad y Crecimiento”. En lo que respecta a la cláusula de escape, Bruselas ya ha abierto la puerta a que pueda extenderse a 2023, un debate que, tal y como aseguró ayer la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, “tendrá que llegar en primavera, cuando la Comisión presente las recomendaciones fiscales de cara al año que viene”.De reactivarse las reglas fiscales en 2022, España tendría serios problemas para hacer frente a una reconducción exprés de sus cuentas a fin de situarlas en los parámetros que la UE considera aceptables. Además, la previsión del Gobierno es que este año salte al 11,3%. Aunque el Ejecutivo se ha propuesto rebajarlo ya este ejercicio al 7,7%, gracias fundamentalmente al rebote del PIB, la cota seguiría más que duplicando el límite aceptado y está por ver qué tiempo da la UE para reajustar las cuentas públicas.Otro tanto ocurre con la deuda pública, que pasará del 95,5% al entorno del 119%, según las previsiones oficiales. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) estima que controlar el endeudamiento puede llevarle a España dos décadas de ajustes fiscales. No digamos ya situarlo en el entorno recomendado por Bruselas, del 60% del PIB, que podría no haberse logrado hasta pasado 2050 .Pero no solo la vuelta al Pacto de Estabilidad y Crecimiento podría amenazar la recepción de los fondos. En el texto, el Consejo y la Comisión recuerdan que pueden proponerse suspensiones cuando el Consejo adopte “dos recomendaciones sucesivas en el mismo procedimiento de desequilibrio alegando que un Estado miembro ha presentado un plan de acciones correctoras insuficiente”. También, cuando adopte dos decisiones sucesivas en un procedimiento de desequilibrio que suponga el incumplimiento “por no haber adoptado la medida correctiva recomendada” o cuando decida que un país “no cumple con el programa de ajuste macroeconómico”, entre otros puntos.Con todo, el reglamento deja entrever que los apercibimientos comenzarán más como un toque de atención que como un castigo sin retorno. Por lo pronto, se priorizará la suspensión de un compromiso –un desembolso previsto en una fecha concreta– antes que la del pago global. A su vez, el alcance y nivel de la suspensión “será proporcionado, respetará la igualdad de trato entre los Estados miembros y tendrá en cuenta las circunstancias económicas y sociales” del socio afectado, en particular “el nivel de pobreza o exclusión social y la tasa de paro”, una variable especialmente alta en España a la espera además de ver en qué derivan los ERTE. El Consejo y la Comisión también estudiarán el impacto de la penalización en cada economía para que el remedio no sea peor que la enfermedad”     Pablo Sempere

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/01/18/economia/1610998251_810673.html

     “En marzo de 2020, tras anunciarse en España el estado de alarma (y en muchos otros países del mundo) empezó a hablarse de una crisis económica. Y no era para menos, pues estábamos parando en seco la economía de una forma forzada, cosa nunca vista en la historia reciente. Y a la vez que se hablaba de la crisis se especulaba con cómo sería la recuperación. ¿Sería en V? Eso sería la óptimo, una caída brusca y una recuperación también rápida. ¿Sería en L? Eso sería una mala noticia, una caída brusca seguida de un estancamiento prolongado. También se habló de recuperación en U, caída brusca, estancamiento y recuperación. Sin embargo no fue hasta que se prolongó la situación que algunos se atrevieron a especular con una recuperación en K. Es decir, que algunos sectores se recuperen rápido pero otros, en cambio, sigan despeñándose. En todas las crisis hay ganadores y perdedores pero en este tipo de recuperación la situación sería muy acusada. En esta crisis todos los sectores se pueden clasificar en dos grupos. Por un lado están los esenciales y los que pueden desarrollar su trabajo desde casa. Y por otro están en resto. Los primeros son ganadores y los segundos perdedores. ¿Turismo, hostelería, ocio en general? Claramente están en el grupo de los perdedores. ¿Logística, alimentación, empresas de software? Caen en la cesta de los ganadores. De hecho en bolsa se pueden ver estos movimientos, los gigantes del software cada vez más disparados en bolsa y las compañías aéreas que necesitan inyecciones de dinero público para no quebrar.

    Para Juan Ramón Rallo los sectores más afectados son «claramente los sectores de producción y sobre todo de consumo social. Son el tipo de actividades que los ciudadanos tratan de evitar para minimizar el riesgo de contagio. «. Y los menos afectados «todos los basados en el consumo y la producción a distancia. La pandemia claramente acelerará la tendencia a la digitalización de nuestros patrones de producción y de consumo».

    Para Miguel Sebastián «según los datos del INE los sectores más afectados fueron comercio, transporte y hostelería (cayeron un 44%, más del doble que la media) y en segundo lugar las actividades artísticas y recreativas. En general todo los negocios que tienen que ver con eventos pasivos, público, etc cayeron un 37%. También cayeron mucho las actividades científicas. En cambio lo que cayó menos o incluso subió fue el sector agrícola, ganadería, pesca, etc. ya que el confinamiento hizo que mucha gente dedicara prácticamente todo su consumo a alimentos. Y el sector de la sanidad y educación públicas, también subió. Los que cayeron menos fueron actividades financieras, seguros, información, comunicaciones, actividades inmobiliarias. Construcción e industria cayó con la media.»

    Para Manuel Hidalgo «en general todos los sectores han sido afectados por la crisis, pero los que menos son la industria y la construcción. En la agricultura la crisis está pasando de largo. En cambio sector servicios y hostelería han sido muy afectados. El comercio al por menor ha sido muy golpeado aunque ha podido recuperar gran parte de su actividad. Hostelería y turismo lo tienen muy complicado porque aún a día de hoy permanecen muchas de estas actividades cerradas y sus trabajadores en ERTE. Los datos de ERTE indican que aproximadamente dos tercios de los trabajadores que siguen en esta situación son de dichos sectores. Los sectores que mejor pueden funcionar son aquellos que pueden trabajar en estas condiciones, es decir, sectores industriales donde la distancia de seguridad se puede mantener o aquellos servicios que pueden mantener la distancia o se puede realizar teletrabajo. Y por supuesto aquellos sectores que están vinculados a las nuevas tecnologías, donde tanto la actividad laboral como la venta de sus productos se pueden realizar en estas condiciones.»  Alejandro Nieto

    https://www.xataka.com/empresas-y-economia/recuperacion-k-crisis-coronavirus-cada-vez-sabemos-quienes-seran-grandes-perdedores-ganadores

    “No hay que ser ingenuos y, ante una recuperación frágil e incompleta como la actual, los bancos centrales se están marcando unos a otros o, lo que es lo mismo, el tipo de cambio constituye también un objetivo de la política monetaria. En el caso del BCE, la intención de frenar la inercia de apreciación del euro explicará en buena parte las decisiones del Consejo ¿Pero serán suficientes para darle la vuelta a la situación?. La mayoría de las previsiones anticipan la continuación del proceso de debilitamiento del dólar en los próximos meses. Sin embargo, la experiencia nos dice que estamos ante el activo financiero que más sorpresas en su comportamiento puede acumular a lo largo del tiempo y que más tiempo puede estar desviado respecto a su valoración fundamental. En el caso del euro, la intensidad del movimiento de las últimas semanas hace pensar en un acercamiento hacia la zona del 1,25, nivel en el que convergen buena parte de esas valoraciones teóricas. Ese movimiento supondría retornar a las cotizaciones de febrero de 2018, justo cuando Trump inició la guerra arancelaria contra China, en un momento en el que las apuestas bajistas contra el dólar por parte de los gestores americanos están en máximos desde 2006. Pero, a partir de ahí, si la FED sigue descartando los tipos de interés negativos y la pendiente de la curva americana anticipa algo más de tensiones inflacionistas que en Europa, el movimiento se podría ver frenado. No obstante, habrá que introducir en la ecuación otras variables como el «factor Yellen» y, por tanto, la capacidad de la nueva Secretaria del Tesoro para desbloquear las negociaciones del paquete fiscal. Hay que recordar que, durante su mandato como presidenta de la FED (2014-2018), el dólar se apreció desde niveles cercanos a 1,4, hasta casi la paridad, antes de cambiar de tendencia con la llegada de Trump al poder. En cualquier caso, hay que ser conscientes de la limitada capacidad de influencia directa que se puede tener en un mercado en el que se mueven 40 billones de dólares en transacciones cada día, según datos del BIS, con el dólar presente en el 83%de las mismas y en el 60% de las reservas de divisas de los bancos centrales. Ello refleja su papel de moneda refugio y de reserva, lo que implica que cuando hablamos de divisas, las cosas no han cambiado tanto desde que en 1971 otro Secretario del Tesoro (John Conally) acuñó la expresión «is our currency, but your problem» en una reunión con ministros de finanzas europeos que precisamente se quejaban del comportamiento del billete verde”  Ramón Díez

    https://www.blogbankia.es//es/blog/hablar-dolar.html

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    ACUARIO

    En el Zodiaco, Acuario no es un recipiente con peces, sino “el que lleva el agua”, el aguador, como emisario es el que lleva los mensajes y en el sur de España aún llaman cosario al recadero, al que “lleva las cosas”. 

    Velázquez, El aguador de Sevilla (1620). Londres, Apsley House

    Ya no es acuario el aguador o el que trae el agua (el Ayuntamiento), sino un modesto recipiente casero con pececillos de colores. Así que van tres músicas, dos del aguador y otra que no (esto no es “música y pintura” sino astrología, para entrar bien en Acuario).

    Pregón del aguador:

    Saint-Saëns, El carnaval de los animales (1886), 16, Aquarium:

    Del musical Hair (1967), Aquarius:

    LA AGENDA DE PRENSA  POLÍTICA DE

    Luis César Rodríguez& José Vicente Cebrián

    El vicepresidente segundo del Gobierno no se equivocó en la Sexta TV

    “Desde hace días Iglesias venia gestionando una charla con Sánchez en directo, interpretando Iglesias lo favorable -para él- de este momento….monarquia, salario mínimo, pensiones,  y el precio de la luz.  Al final Sánchez declino de lo hablado, pero Iglesias no estaba dispuesto a perder la oportunidad y conocedor de los medios de comunicación preparo meticulosamente lo que quería hacer y cómo hacerlo.  Iglesias ha ido cercenando su partido y cada día pierde peso para poder mantenerse donde y como quiere estar, su nuevo rol de valedor de las repúblicas independientes del norte.  En Galicia ya tuvo un gran fracaso, y acababa de tener un revolcón en el País Vasco al no aceptar el PNV incluir en sus presupuestos las modificaciones presentadas por Unidas Podemos, lo que acabo siendo voto en contra de Unidas Podemos contra la aprobación de los presupuestos vascos apoyados por el PNV y PSOE. En el ambiente estaba el encontronazo  de la secretaria de estado Ione Belarra, mano derecha de Iglesias, contra Margarita Robles  -la ministra mejor valorada del gobierno incluido su presidente- acusándola de unirse a la ultraderecha en la defensa del Rey Emérito, La reacción independentista catalana ha sido rápida, Pere Aragones, y Elsa Artadi agradecían a Iglesias sus manifestaciones  pidiéndole que hay que pasar de las palabras a los hechos y Puigdemont agradeció y comento que usara en su defensa las palabras de vicepresidente de Gobierno El objetivo de la entrevista se consiguió con creces, todo el mundo habla de la entrevista…aunque hablen mal….no importa incluso conviene. Nos quedan los mensajes precisos y edulcorados con palabras inocuas. Ayer, lunes18 en TV24 horas Carlos Cue mantenía que Iglesias había cometido un gran error en sus manifestaciones sobre Puigdemont. Creo que no hay error hay una apuesta por lo inmediato….un mal resultado para Unidas Podemos en Cataluña. Los resultados en Galicia y Pais Vasco no permiten a Iglesias otro error en Cataluña.Además supuso acertadamente que algunos partidos, como  así ha sido en el caso de Ciudadanos, han pedido que Sánchez explique si está de acuerdo con sus palabras o va a seguir manteniendo sus silencios, a sabiendas de que ello va a seguir siendo así. De esta forma sabe que la comunicación sobre los problemas del país y las posibles soluciones, va a seguir siendo suyas . El próximo capitulo, seguramente, los fondos europeos. De momento no se conoce el plan presentado a Bruselas. Quizás, como en otras ocasiones, lo conoceremos vía Alemania, pero Iglesias no desaprovechará la ocasión de mostrar su desacuerdo en aspectos puntuales. El vicepresidente segundo del Gobierno no se equivocó en la Sexta TV, consiguió el objetivo que se marcó. 

    https://www.vozpopuli.com/espana/debate-pedro-sanchez-pablo-iglesias_0_1428758342.htm

    El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha rechazado participar en un programa de televisión que quería celebrar un debate abierto entre él y su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en el primer aniversario de la coalición. Iglesias había dado su visto bueno, y acabó grabando en solitario una entrevista que estaba pensada como charla entre dos líderes políticos. El pasado domingo La Sexta emitio un programa en el que el vicepresidente hizo un balance desde su entrada en el Ejecutivo. Los miembros de la emisora esperaban poder tener tanto a Iglesias como a Sánchez alrededor de una mesa para que pudieran expresar libremente su punto de vista sobre los hitos y los errores del Ejecutivo. Pero el equipo de Sánchez rehusó ese tipo de formato.Desde su llegada a La Moncloa, Sánchez intenta limitar sus exposiciones públicas. Prefiere moverse con puestas en escena muy encorsetadas, como la llegada bajando de un coche a una reunión ministerial o a una cumbre europea; o utilizando el avión presidencial. Su participación en los medios es tan reducida que en el primer año de Gobierno, y en plena pandemia, el vicepresidente Iglesias ha concedido más entrevistas que Sánchez a los medios nacionales y a los internacionales.Es sabido en el entorno del presidente que sus habilidades retóricas pueden sufrir ante Iglesias, más experto y preparado en el cuerpo a cuerpo en los medios. Es por ello que, de momento, el primer intento de las televisiones comerciales para ofrecer un debate entre el presidente y el líder de Unidas Podemos ha caído en saco roto. De la charla a una entrevista. De ello ha quedado una larga entrevista a Iglesias, rodada en Madrid el martes y cuyo contenido ya ha sido adelantado en las redes sociales. Se trata del programa Salvados, liderado por el periodista y presentador Fernando González Gonzo, en el que el vicepresidente hace reflexiones como que se ha dado cuenta de que estar en el Gobierno no es estar en el poder», lo que ha generado cierto revuelo. 

    https://www.eldiario.es/catalunya/politica/iglesias-compara-puigdemont-exiliados-republicanos-durante-franquismo_1_6827647.html?fbclid=IwAR0yhNaIMk81xHjq5x0v-USmF4lOmgoMd6RI32o4ckW9dJtI2OV49G0RsiU

     El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, comparó este domingo la situación del expresidente del Govern, Carles Puigdemont, con la de los exiliados republicanos durante la dictadura franquista. En una entrevista en el programa ‘Salvados’ de la Sexta, subrayó que no «comparte en ningún caso» sus objetivos, pero que si Puigdemont está en Bruselas es porque «llevó a un extremo erróneo» sus ideales políticos. Preguntado por si cree que es equiparable a la fuga del rey emérito, Iglesias lo negó. «La consideración moral es completamente diferente»El vicepresidente segundo también se mostró a favor de los indultos de los presos independentistas e insistió en la importancia de resolver el conflicto catalán «políticamente». Iglesias apuntó que las actuaciones de Puigdemont «no son indiferentes al derecho», y que le han llevado a «arruinar su vida». Sin embargo, cree que sí es comparable su situación a la de las personas que se tuvieron que exiliar durante la dictadura de Franco. «No quiere decir que comparta lo que hizo, ni tampoco la forma en que lo hizo», explicó. Iglesias recordó que un Gobierno con mayoría en el Parlamento «no dispone de legitimidad» para proclamar la independencia en Catalunya- «Ni defiendo, ni justifico, ni comparto sus ideas»,El mensaje ha sido recibido de manera distinta por parte de las fuerzas independentistas, que han mostrado su apoyo a Iglesias aunque le han recordado que es el vicepresidente del Gobierno. El vicepresidente de la Generalitat y candidato de ERC a las autonómicas catalanas, Pere Aragonès, le preguntó a Iglesias «qué s hará» para acabar con una «situación injusta a causa de la represión». El propio expresidente Puigdemont ha afirmado que Iglesias merece «respeto y agradecimiento» por intentar solventar el choque con los independentistas por la «vía política».

    https://www.lavanguardia.com/politica/20210119/6184927/lluvia-criticas-iglesias-exilio-puigdemont.html

    La reacción más seria vino de las filas socialistas. Junto al rechazo de Granados, Jaume Collboni, teniente alcalde de Barcelona por el PSC, señaló que el “populismo” pretende “reescribir la historia”. El presidente valenciano, Ximo Puig, opinó que no hay “equiparación posible”, y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, lo vio “absolutamente inadecuado”. Desde Podemos, la defensa de las palabras de Iglesias consistió en echarles agua”

    LA AGENDA DEL DOCUMENTAL DE Mariví Ibarrola

    La Qu con acento de Marivi Ibarrola. El Qué. Quién. Cómo. Dónde y Cuándo del documental

    delavapiesalacabeza@gmail.com

    Director: Tom Stern :The Toys That Made Us  serie TV 2017 

    Producción: Nacelle Company (Distribuidora: Netflix)

    Descripción: the toys_that_made_us_tv_series-839050168-mmed.jpg

    “Los juguetes más añorados por los que fueron niños en los 80 dan pie a una dinámica serie documental que acaba abrazando diversos géneros gracias a su variedad temática. Los primeros cuatro episodios, que exploran los fenómenos de Star Wars, Barbie, He-Man las Tortugas Ninja, Hello Kitty,  y G. I. Joe, capitalizan la nostalgia, pero pretenden ir más allá: cómo en el nacimiento, auge y caída de un muñeco influyen el contexto socioeconómico, los conflictos bélicos o el ideal de belleza. Actualiza la perspectiva de cada juguete, entrevistando a sus creadores y analizando el poder de su legado, une el entretenimiento con la divulgación”

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    George Parker: El desmoronamiento. Treinta años de declive americano

    Descripción: El desmoronamiento, de George Packer. Traductor: Miguel Marqués Muñoz. Debate, 2015, 528 págs. 24,90 euros (papel). 8,50 euros (digital)

    https://elpais.com/cultura/2015/01/23/babelia/1422013610_758086.html

    John Horgan : El fin de la ciencia. Los límites del conocimiento en el declive de la era científica

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51+LDpf0RhL._SX319_BO1,204,203,200_.jpg

    https://www.escepticos.es/repositorio/elesceptico/articulos_pdf/ee_04/ee_04_la_ciencia_ha_muerto:_viva_la_ciencia.pdf

    Jaime Porras entrevista a André Blais: “Hay que probar el sorteo, en pequeñas dosis, para elegir a nuestros representantes”

    Descripción: El politólogo canadiense André Blais.
    https://elpais.com/elpais/2019/11/08/ideas/1573214633_958113.html

    Silvia Nieto entrevista a Juan Antonio March: «Prolongar la vida hasta los 150 años será relativamente fácil

    Descripción: El escritor y diplomático Juan Antonio March
    https://www.abc.es/internacional/abci-juan-antonio-march-escritor-y-diplomatico-prolongar-vida-hasta-150-anos-sera-relativamente-facil-202101142152_noticia.html

    Laura  García entrevista a Anne Applebaum.  “Creo que la transición de la política y las relaciones al mundo en línea ha hecho a las personas más desconfiadas. La gente ve los acontecimientos políticos como algo que ocurre lejos de ellos, en los mismos dispositivos en los que ven películas y series de televisión. Ya no está muy claro qué es más importante y la política pasa a ser otra forma de entretenimiento, un contenido más que ves en la pantalla del ordenador”

    Descripción: Anne Applebaum
    https://theconversation.com/anne-applebaum-internet-nos-ha-hecho-mas-desconfiados-152571?utm_medium=email&utm_campaign=Novedades%20del%20da%2012%20enero%202021%20en%20The%20Conversation%20-%201832617829&utm_content=Novedades%20del%20da%2012%20enero%202021%20en%20The%20Conversation%20-%201832617829+CID_a39e4a46f664ac34a076a6778dbb2c27&utm_source=campaign_monitor_es&utm_term=Anne%20Applebaum%20Internet%20nos%20ha%20hecho%20ms%20desconfiados

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
  • Baltasar Gracián: Oráculo manual y arte de prudencia

    http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/oraculo-manual-y-arte-de-prudencia–0/html/fedb3724-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html

    Arte para ser dichoso. Reglas ai de ventura, que no toda es acasos para el sabio; puede ser ayudada de la industria. Conténtanse algunos con ponerse de buen aire a las puertas de la fortuna y esperan a que ella obre. Mejor otros, passan adelante y válense de la cuerda audacia, que en alas de su virtud y valor puede dar alcançe a la dicha, y lisonjearla eficazmente. Pero, bien filosofado, no ai otro arbitrio sino el de la virtud y atención, porque no ai más dicha ni más desdicha que prudencia o imprudencia.

    Conocer las cosas en su punto, en su sazón, y saberlas lograr. Las obras de la naturaleza todas llegan al complemento de su perfección; hasta allí fueron ganando, desde allí perdiendo. Las del Arte, raras son las que llegan al no poderse mejorar. Es eminencia de un buen gusto gozar de cada cosa en su complemento: no todos pueden, ni los que pueden saben. Hasta en los frutos del entendimiento ai esse punto de madurez; importa conocerla para la estimación y el exercicio

    Huir los Empeños. Es de los primeros assuntos de la prudencia. En las grandes capacidades siempre ai grandes distancias hasta los últimos trances: ai mucho que andar de un extremo a otro, y ellos siempre se están en el medio de su cordura; llegan tarde al rompimiento, que es más fácil hurtarle el cuerpo a la ocasión que salir bien della. Son tentaciones de juizio, más seguro el huirlas que el vencerlas. Trae un empeño otro mayor, y está mui al canto del despeño. Ai hombres ocasionados por genio, y aun por nación, fáciles de meterse en obligaciones; pero el que camina a la luz de la razón siempre va mui sobre el caso: estima por más valor el no empeñarse que el vencer, y ya que haya un necio ocasionado, escusa que con él no sean dos.

    Hombre de buen dexo. En casa de la Fortuna, si se entra por la puerta del plazer, se sale por la del pesar, y al contrario. Atención, pues, al acabar, poniendo más cuidado en la felicidad de la salida que en el aplauso de la entrada. Desaire común es de afortunados tener mui favorables los principios y mui trágicos los fines. No está el punto en el vulgar aplauso de una entrada, que essas todos las tienen plausibles; pero sí en el general sentimiento de una salida, que son raros los deseados. Pocas vezes acompaña la dicha a los que salen: lo que se muestra de cumplida con los que vienen, de descortés con los que van.

    Dilema de qué hacer con Trump.¿Puede Joe Biden restaurar los EEUU de Obama?

    “La famosa denuncia de Cicerón a Catilina de: ‘Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra’ (‘¿Hasta cuando abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?’) debería tenerla presente Pedro Sánchez ante los continuos desafíos, deslealtades y conspiraciones del vicepresidente Pablo Iglesias. El que acaba de hacer la apología del golpismo catalán y ha calificado a los ministros económicos de agentes encubiertos de la derecha empresarial.El presidente Pedro Sánchez no puede mantener en el Gobierno de España al vicepresidente Iglesias que justifica y hace apología del golpe de Estado catalán del 27-O. El que ha valorado -en una entrevista en ‘Salvados’- de simple ‘error’, mientras comparaba a Puigdemont, prófugo de la Justicia, sedicioso y ladrón (malversador de fondos públicos) con los exiliados de la República a los que el líder de Podemos ha colocado al mismo nivel que al delincuente Puigdemont.Declaraciones en las que el ‘pro golpista’ Pablo Iglesias atacó de manera despiadada a los ministros económicos del PSOE acusándolos de defender la ‘derecha empresarial y mediática’, tras presentarlos como unos agentes encubiertos de la CEOE y compararlos, maldita la gracia, con los ‘lagartos extraterrestres’ de la serie ‘V’ de la televisión.El objetivo de las declaraciones de Iglesias y su connivencia con el golpe catalán de Junqueras y Puigdemont estriba en intentar mejorar las pésimas expectativas electorales de Podemos en Cataluña. Motivo por el que desde su partido se ha avalado el retraso electoral catalán en contra, una vez más, de la posición oficial del Gobierno de Sánchez al que pertenece.Porque Iglesias considera que este aplazamiento de los comicios catalanes permitirá los indultos de los golpistas y lanzará a Junqueras contra Illa en la campaña electoral catalana, para convertirlo en presidente de la Generalitat y relanzar así el desafío secesionista contra España en pos del referéndum de autodeterminación que apoya el propio Iglesias y del final del Régimen de la Transición.Un Iglesias que considera que el retraso electoral catalán obliga a Sánchez a aplazar la reforma de su Gobierno durante cuatro meses y lo blinda a él y a sus ministros de Podemos frente a la posibilidad de que Sánchez, una vez que tiene aprobados los PGE de 2021, decida poner punto final al Gobierno de coalición.Sin embargo, la conspiración de Iglesias con Junqueras para retrasar las elecciones catalanas y maniatar a Sánchez y la apología del golpismo que acaba de hacer el vicepresidente desde el interior del Gobierno de España, son motivos más que suficientes para que Sánchez de una vez por todas dé un puñetazo encima de la mesa del Consejo de Ministros y cese de manera fulminante a Iglesias y demás ministros de Podemos.Pero si Sánchez no ‘se pone una vez colorado en lugar de ciento amarillo’ acabará propiciando en Cataluña el escenario para un nuevo intento de golpe catalán. Sobre todo si indulta a Junqueras y llega a la Generalitat, sin previamente anunciar su acatamiento de la legalidad y la Constitución, lo que acaba de descartar Junqueras desde la cárcel.¿Hasta cuándo abusará Iglesias de la paciencia de Sánchez? No se sabe, pero este país llamado España necesita un gobierno unido y coherente. Y un gobierno que garantice el Estado de Derecho y la seguridad jurídica sin la que la UE no facilitará a España ayudas para la reconstrucción del país” Pablo Sebastián

    https://www.republica.com/el-manantial/2021/01/18/quousque-tandem-iglesias-abusara-de-la-paciencia-de-sanchez/
    Descripción: Un busto de George Washington, con una gorra de Trump, mientras los intrusos recorrían el edificio, a las 2:34 p. m.

    No está claro si este martes 19 de febrero está previsto que Donald Trump y su esposa Melania abandonen La Casa Blanca, la que ha sido su residencia durante los últimos cuatro años y el centro de operaciones un disparatado centro de poder mundial, bajo el mandato de Trump.O si Donald Trump piensa permanecer en la residencia hasta el miércoles por la mañana, antes que Biden asuma la presidencia de EEUU para partir hacia Florida e instalarse en el Club de ‘Mar a Lago’, su nuevo hogar.En realidad Trump abandona La Casa Blanca por la puerta de la cocina y sin los honores tradicionales del traspaso de poderes tras promover el asalto al Congreso de EEUU del pasado día 6, en el que murieron cinco personas.Y después de renunciar Trump -porque sabía que no era bienvenido y temía algún desaire- a participar en la tradicional ceremonia del traspaso de los poderes USA que en esta ocasión será deslucida por causa de Trump.Una ceremonia que mañana miércoles 20 se celebrará en el flanco oeste del Capitolio, que fue profanado recientemente por los seguidores de Trump, en un acto sin el público habitual, sustituido por miles de banderas, y rodeado de unas excepcionales medidas de seguridad.Pero la austeridad del acto, por temor a incidentes violentos que no van a consentir los más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional, tampoco va a impedir la euforia de la gran mayoría de ciudadanos americanos que votó a favor de Joe Biden y de su flamante vicepresidenta Kamala Harris.Y aunque Trump intentará salir de La Casa Blanca con la cabeza erguida y desafiante lo cierto es que se va derrotado con un segundo impeachment, ya aprobado en la Cámara de Representantes del Congreso, como unas banderillas negras clavadas en el morrillo del bisonte Trump, a la espera de la sentencia definitiva del Senado que en un par de meses de conocerá”   Marcello

    https://www.republica.com/las-pesquisas-de-marcello/2021/01/18/se-va-el-ultimo-inquilino-de-la-casa-blanca/

     “Cuando Donald Trump se paró frente a sus seguidores el 6 de enero y los instó a marchar hacia el Capitolio de Estados Unidos, estaba haciendo lo que siempre había hecho. Nunca tomó en serio la democracia electoral ni aceptó la legitimidad de su versión estadounidense.Incluso cuando ganó, en 2016, insistió en que la elección fue fraudulenta, que se emitieron millones de votos falsos para su oponente. En 2020, sabiendo que iba detrás de Joe Biden en las encuestas, pasó meses afirmando que la elección presidencial estaba amañada y señalando que no aceptaría los resultados si no le favorecían. El día de las elecciones afirmó erróneamente que había ganado y luego endureció su retórica: con el tiempo, su victoria se convirtió en una avalancha histórica y las diversas conspiraciones que la negaban cada vez eran más sofisticadas e inverosímiles.La gente le creyó, lo que no es para nada sorprendente. Se necesita una gran cantidad de trabajo para educar a los ciudadanos a resistir la poderosa atracción de creer lo que ya creen, o lo que otros a su alrededor creen, o lo que le daría sentido a sus propias decisiones anteriores. Platón advirtió de un riesgo particular sobre los tiranos: que al final se verían rodeados de gente que siempre les dice que sí y de facilitadores. A Aristóteles le preocupaba que, en una democracia, un demagogo rico y talentoso pudiera dominar fácilmente las mentes de la población. Conscientes de estos y otros riesgos, los creadores de la Constitución de Estados Unidos instituyeron un sistema de pesos y contrapesos. No se trataba simplemente de asegurar que ninguna rama del gobierno dominase a las demás, sino también de anclar en las instituciones diferentes puntos de vista.En este sentido, la responsabilidad de la presión de Trump para anular una elección debe ser compartida por un gran número de miembros republicanos del Congreso. En vez de contradecir a Trump desde el principio, permitieron que su ficción electoral floreciera. Tenían motivos para hacerlo. Un grupo de integrantes del Partido Republicano se preocupa sobre todo por jugar con el sistema para mantener el poder, aprovechando al máximo las imprecisiones constitucionales, las manipulaciones y el dinero sucio para ganar las elecciones con una minoría de votantes motivados. No les interesa que colapse la peculiar forma de representación que permite a su partido minoritario un control desproporcionado del gobierno. El más importante de ellos, Mitch McConnell, permitió la mentira de Trump sin hacer ningún comentario sobre sus consecuencias.Sin embargo, otros republicanos vieron la situación de manera diferente: podrían realmente romper el sistema y tener el poder sin democracia. La división entre estos dos grupos, los que participan en el juego y los que quieren patear el tablero, se hizo muy evidente el 30 de diciembre, cuando el senador Josh Hawley anunció que apoyaría la impugnación de Trump al cuestionar la validez de los votos electorales el 6 de enero. En ese momento, Ted Cruz prometió su propio apoyo, junto con otros diez senadores. Más de un centenar de representantes republicanos asumieron la misma postura. Para muchos, esto lucía como un espectáculo más: las impugnaciones a los votos electorales de los estados forzarían retrasos y votos en el pleno pero no afectarían al resultado.Por supuesto que esto tenía sentido de cierto modo: si la elección realmente había sido robada, como los senadores y congresistas insinuaban, entonces ¿cómo se podía permitir que el Congreso siguiera adelante? Para algunos republicanos, la invasión del Capitolio debe haber sido una sorpresa, o incluso una lección. Sin embargo, para quienes buscaban una ruptura, puede haber sido un atisbo del futuro. Luego, ocho senadores y más de 100 representantes votaron a favor de la mentira que les obligó a huir de sus cámaras. La posverdad es prefascismo, y Trump ha sido nuestro presidente de la posverdad. Cuando renunciamos a la verdad, concedemos el poder a aquellos con la riqueza y el carisma para crear un espectáculo en su lugar. Sin un acuerdo sobre algunos hechos básicos, los ciudadanos no pueden formar una sociedad civil que les permita defenderse. Si perdemos las instituciones que producen hechos que nos conciernen, entonces tendemos a revolcarnos en atractivas abstracciones y ficciones. La verdad se defiende particularmente mal cuando no queda mucho de ella, y la era de Trump —como la era de Vladimir Putin en Rusia— es una de decadencia de las noticias locales. Las redes sociales no son un sustituto: sobrecargan los hábitos mentales por los que buscamos estímulo emocional y comodidad, lo que significa perder la distinción entre lo que se siente verdadero y lo que realmente es verdadero.La posverdad desgasta el Estado de derecho e invita a un régimen de mitos. Estos últimos cuatro años, los estudiosos han discutido la legitimidad y el valor de invocar el fascismo en referencia a la propaganda trumpista. Una posición cómoda ha sido etiquetar cualquier esfuerzo como una comparación directa y luego tratar esas comparaciones como tabú. De manera más productiva, el filósofo Jason Stanley ha tratado el fascismo como un fenómeno, como una serie de patrones que pueden observarse no solo en la Europa de entreguerras sino más allá de esa época.Mi propia opinión es que un mayor conocimiento del pasado, fascista o no, nos permite notar y conceptualizar elementos del presente que de otra manera podríamos ignorar, y pensar más ampliamente sobre las posibilidades futuras. En octubre me quedó claro que el comportamiento de Trump presagiaba un golpe de Estado, y lo dije por escrito; esto no es porque el presente repita el pasado, sino porque el pasado ilumina el presente.Como los líderes fascistas históricos, Trump se ha presentado como la única fuente de la verdad. Su uso del término fake news (“noticias falsas”) se hizo eco de la difamación nazi Lügenpresse (“prensa mentirosa”); como los nazis, se refirió a los reporteros como “enemigos del pueblo”. Como Adolf Hitler, llegó al poder en un momento en que la prensa convencional había recibido una paliza; la crisis financiera de 2008 hizo a los periódicos estadounidenses lo que la Gran Depresión le hizo a los diarios alemanes. Los nazis pensaron que podían usar la radio para remplazar el viejo pluralismo del periódico; Trump trató de hacer lo mismo con Twitter.Gracias a la capacidad tecnológica y al talento personal, Donald Trump mintió a un ritmo tal vez inigualado por ningún otro líder de la historia. En su mayor parte eran pequeñas mentiras, y su principal efecto era acumulativo. Creer en todas ellas era aceptar la autoridad de un solo hombre, porque creer en ellas era descreer en todo lo demás. Una vez establecida esa autoridad personal, el mandatario podía tratar a todos los demás como mentirosos; incluso tenía el poder de convertir a alguien de un consejero de confianza en un deshonesto sinvergüenza con un solo tuit. Sin embargo, mientras no pudiera imponer una mentira verdaderamente grande, una fantasía que crease una realidad alternativa en la que la gente pudiera vivir y morir, su prefascismo se qAlgunas de sus mentiras fueron, sin duda, de tamaño mediano: que era un hombre de negocios exitoso; que Rusia no lo apoyó en 2016; que Barack Obama nació en Kenia. Esas mentiras de tamaño medio eran la norma de los aspirantes a autoritaristas en el siglo XXI. En Polonia el partido de la derecha construyó un culto al martirio que giraba en torno a responsabilizar a los rivales políticos por el accidente de avión que mató al presidente de la nación. El húngaro Viktor Orban culpa a un número cada vez más reducido de refugiados musulmanes de los problemas de su país. Pero esas afirmaciones no eran grandes mentiras; se extendían pero no rompían lo que Hannah Arendt llamaba “el tejido de la realidad”. Una gran mentira histórica discutida por Arendt es la explicación de Joseph Stalin de la hambruna en la Ucrania soviética en 1932-33. El Estado había colectivizado la agricultura, y luego aplicó una serie de medidas punitivas contra Ucrania que provocaron la muerte de millones de personas. Sin embargo, la versión oficial era que los hambrientos eran provocadores, agentes de las potencias occidentales que odiaban tanto el socialismo que se estaban matando a sí mismos. Una ficción aún más grande, en el relato de Arendt, es el antisemitismo hitleriano: las afirmaciones de que los judíos dirigían el mundo, los judíos eran responsables de las ideas que envenenaban las mentes alemanas, los judíos apuñalaron a Alemania por la espalda durante la Primera Guerra Mundial. Curiosamente, Arendt pensaba que las grandes mentiras solo funcionan en las mentes solitarias; su coherencia sustituye a la experiencia y al compañerismo.En noviembre de 2020, al llegar a millones de mentes solitarias a través de las redes sociales, Trump dijo una mentira peligrosamente ambiciosa: que había ganado unas elecciones que, de hecho, había perdido. Esta mentira era grande en todos los aspectos pertinentes: no tan grande como “los judíos dirigen el mundo”, pero lo suficientemente grande. La importancia del asunto en cuestión era grande: el derecho a gobernar el país más poderoso del mundo y la eficacia y fiabilidad de sus procedimientos de sucesión. El nivel de mendacidad era profundo. La afirmación no solo era errónea, sino que también se hizo de mala fe, en medio de fuentes poco fiables. Cuestionaba no solo las pruebas sino también la lógica: ¿Cómo podría (y por qué debería) una elección haber sido amañada contra un presidente republicano pero no contra senadores y representantes republicanos? Trump tuvo que hablar, absurdamente, de una “Elección (para Presidente) amañada”.La fuerza de una gran mentira reside en su demanda de que muchas otras cosas deben ser creídas o no creídas. Para dar sentido a un mundo en el que las elecciones presidenciales de 2020 fueron robadas se requiere desconfiar no solo de los reporteros y de los expertos, sino también de las instituciones gubernamentales locales, estatales y federales, desde los trabajadores electorales hasta los funcionarios electos, la Seguridad Nacional y hasta la Corte Suprema. Esto trae consigo, por necesidad, una teoría de la conspiración: imagina a toda la gente que debe haber estado en ese complot y a toda la gente que habría tenido que trabajar en el encubrimiento.La ficción electoral de Trump flota libre de la realidad verificable. Está defendida no tanto por hechos como por afirmaciones de que alguien más ha hecho algunas afirmaciones. La sensibilidad es que algo debe estar mal porque siento que está mal, y sé que otros sienten lo mismo. Cuando líderes políticos como Ted Cruz o Jim Jordan hablaban así, lo que querían decir era: crees mis mentiras, lo que me obliga a repetirlas. Las redes sociales proporcionan una infinidad de pruebas aparentes para cualquier condena, especialmente una aparentemente sostenida por un presidente.En la superficie, una teoría de la conspiración hace que su víctima parezca fuerte: ve a Trump como resistiendo a los demócratas, los republicanos, el Estado Profundo, los pedófilos, los satanistas. Sin embargo, más profundamente, invierte la posición de los fuertes y los débiles. El enfoque de Trump en las supuestas “irregularidades” y “estados disputados” se reduce a las ciudades donde los negros viven y votan. En el fondo, la fantasía del fraude es la de un crimen cometido por los negros contra los blancos.No es solo que el fraude electoral de los afroestadounidenses contra Donald Trump nunca haya ocurrido. Es que es todo lo contrario de lo que sucedió, en 2020 y en todas las elecciones estadounidenses. Como siempre, los negros esperaron más tiempo que los demás para votar y era más probable que sus votos fuesen impugnados. Era más probable que estuvieran sufriendo o muriendo a causa de la COVID-19, y menos probable que pudieran tomarse un tiempo fuera del trabajo. La protección histórica de su derecho al voto fue eliminada por el fallo de 2013 de la Corte Suprema en el caso del Condado de Shelby contra Holder, y los estados se han apresurado a aprobar medidas del tipo que históricamente reducen el voto de los pobres y las comunidades de color.La afirmación de que a Trump se le negó una victoria por fraude es una gran mentira, no solo porque atenta contra la lógica, describe mal el presente y exige creer en una conspiración. Es una gran mentira, fundamentalmente, porque invierte el campo moral de la política estadounidense y la estructura básica de la historia estadounidense.Cuando el senador Ted Cruz anunció su intención de impugnar el voto del Colegio Electoral, invocó el Compromiso de 1877, que resolvió la elección presidencial de 1876. Los comentaristas señalaron que esto no era un precedente relevante, ya que en ese entonces realmente habían graves irregularidades de los votantes y se produjo un impasse en el Congreso. Para los afroestadounidenses, sin embargo, la referencia aparentemente gratuita llevaba a otra parte. El Compromiso de 1877 —por el que Rutherford B. Hayes tendría la presidencia, siempre que retirara el poder federal del Sur— fue el mismo acuerdo por el que los afroestadounidenses fueron expulsados de las casillas de votación durante la mayor parte del siglo. Fue el fin de la Reconstrucción, el comienzo de la segregación, la discriminación legal y Jim Crow. Es el pecado original de la historia afroestadounidenses en la era posesclavitud, nuestro más cercano roce con el fascismo hasta ahora.Si la referencia parecía distante cuando Ted Cruz y 10 colegas senadores dieron a conocer su declaración el 2 de enero, se acercó mucho cuatro días después, cuando las banderas confederadas desfilaron por el Capitolio.Algunas cosas han cambiado desde 1877, por supuesto. En ese entonces, eran los republicanos, o muchos de ellos, los que apoyaban la igualdad racial; eran los demócratas, el partido del sur, los que querían el apartheid. Fueron los demócratas, en ese entonces, quienes llamaron fraudulentos los votos de los afroestadounidenses, y los republicanos quienes querían que fueran contados. Esto se ha invertido ahora. En el último medio siglo, desde la Ley de Derechos Civiles, los republicanos se han convertido en un partido predominantemente blanco interesado —como Trump declaró abiertamente— en mantener el número de votantes, y en particular el número de votantes negros, lo más bajo posible. Sin embargo, el hilo conductor sigue siendo el mismo. Al ver a los supremacistas blancos entre la gente que asaltaba el Capitolio, era fácil ceder a la sensación de que algo puro había sido violado. Sería mejor ver el episodio como parte de una larga discusión estadounidense sobre quién merece ser representado.Los demócratas se han convertido en una coalición, una que lo hace mejor que los republicanos entre los votantes femeninos y no blancos y consigue votos tanto de los sindicatos como de los universitarios. Sin embargo, no es del todo correcto contrastar esta coalición con un Partido Republicano monolítico. En este momento, el Partido Republicano es una coalición de dos tipos de personas: aquellos que jugarían con el sistema (la mayoría de los políticos, algunos de los votantes) y aquellos que sueñan con romperlo (algunos de los políticos, muchos de los votantes). En enero de 2021, esto fue visible como la diferencia entre los republicanos que defendían el sistema actual con el argumento de que les favorecía y los que trataban de derribarlo.En las cuatro décadas desde la elección de Ronald Reagan, los republicanos han superado la tensión entre los jugadores y los rupturistas gobernando en oposición al gobierno, o llamando a las elecciones una revolución (el Tea Party), o afirmando que se oponen a las élites. Los rupturistas, en este arreglo, proporcionan una cobertura a los jugadores, al presentar una ideología que distrae de la realidad básica de que el gobierno bajo los republicanos no se hace más pequeño sino que simplemente se desvía para servir a una serie de intereses.Al principio, Trump parecía una amenaza para ese equilibrio. Su falta de experiencia en política y su racismo abierto lo hicieron una figura muy incómoda para el partido; al principio, republicanos prominentes consideraban que su hábito de mentir continuamente era grosero. Sin embargo, después de ganar la presidencia, sus particulares habilidades como rupturista parecían crear una tremenda oportunidad para los jugadores. Liderados por el jugador en jefe, McConnell, consiguieron cientos de jueces federales y recortes de impuestos para los ricos.Trump no se parecía a otros rupturistas porque parecía no tener ninguna ideología. Su objeción a las instituciones radicaba en que podían limitarlo personalmente. Tenía la intención de romper el sistema para servirse a sí mismo y, en parte, ha fracasado por eso. Trump es un político carismático e inspira devoción no solo entre los votantes sino también entre un sorprendente número de legisladores, pero no tiene una visión más grande que la suya o la que sus admiradores proyectan sobre él. En este sentido, su prefascismo no estuvo a la altura del fascismo: su visión nunca fue más allá de un espejo. Llegó a una mentira verdaderamente grande no desde cualquier visión del mundo sino desde la realidad de que podría perder algo.Sin embargo, Trump nunca preparó un golpe decisivo. Carecía del apoyo de los militares, algunos de cuyos líderes había alienado. (Ningún verdadero fascista habría cometido el error que cometió allí, que fue amar abiertamente a dictadores extranjeros; a los partidarios convencidos de que el enemigo estaba en casa podría no importarles, pero a los que juraron proteger de los enemigos en el extranjero sí les importó). La fuerza de policía secreta de Trump, los hombres que realizaban operaciones de secuestro en Portland, era violenta pero también pequeña y ridícula. Las redes sociales demostraron ser un arma contundente: Trump podía anunciar sus intenciones en Twitter, y los supremacistas blancos podían planear su invasión del Capitolio en Facebook o en Gab. Pero el presidente, a pesar de todas sus demandas, ruegos y amenazas a los funcionarios públicos, no podía maquinar una situación que terminase con las personas correctas haciendo lo incorrecto. Trump pudo hacer creer a algunos votantes que había ganado las elecciones de 2020, pero no pudo hacer que las instituciones se alinearan con su gran mentira. Y pudo traer a sus partidarios a Washington y enviarlos al Capitolio, pero ninguno parecía tener una idea muy clara de cómo funcionaría esto o de lo que su presencia lograría. Es difícil pensar en un momento insurreccional comparable —con la toma de un edificio de gran importancia— que implicó tanto trabajo.La mentira dura más que el mentiroso. La idea de que Alemania perdió la Primera Guerra Mundial en 1918 por una “puñalada por la espalda” judía tenía 15 años cuando Hitler llegó al poder. ¿Cómo funcionará el mito de la victimización de Trump en la vida estadounidense dentro de 15 años? ¿Y en beneficio de quién?El 7 de enero, Trump pidió una transición pacífica del poder, admitiendo implícitamente que su golpe de Estado había fracasado. Sin embargo, volvió a repetir e incluso amplió su ficción electoral: ahora era una causa sagrada por la que la gente se había sacrificado. La puñalada por la espalda imaginaria de Trump vivirá principalmente gracias a su respaldo por los miembros del Congreso. En noviembre y diciembre de 2020, los republicanos lo repitieron, dándole una vida que de otra manera no hubiera tenido. En retrospectiva, ahora parece como si el último compromiso tambaleante entre los jugadores y los rupturistas fuera la idea de que Trump debería tener todas las oportunidades de probar que se le había hecho mal. Esa posición apoyaba implícitamente la gran mentira de los partidarios de Trump que se inclinaban a creerla. No pudo contener a Trump, cuya gran mentira solo se hizo más grande.En ese momento, los rupturistas y los jugadores vieron un mundo diferente por delante, donde la gran mentira era un tesoro que había que tener o un peligro que había que evitar. Los rupturistas no tuvieron más remedio que apresurarse a ser los primeros en afirmar que creían en ella. Debido a que los rupturistas Josh Hawley y Ted Cruz deben competir para reclamar el azufre y la bilis, los jugadores se vieron obligados a revelar su propia mano, y la división dentro de la coalición republicana se hizo visible el 6 de enero. La invasión del Capitolio solo reforzó esta división. Por supuesto, algunos senadores retiraron sus objeciones, pero Cruz y Hawley siguieron adelante de todos modos, junto con otros seis senadores. Más de 100 representantes doblaron su apuesta en la gran mentira. Algunos, como Matt Gaetz, incluso añadieron sus propias florituras, como la afirmación de que la turba no estaba liderada por los partidarios de Trump sino por sus oponentes.Trump es, por ahora, el mártir en jefe, el sumo sacerdote de la gran mentira. Él es el líder de los rupturistas, al menos en la mente de sus partidarios. Por ahora, los jugadores no quieren a Trump cerca. Desacreditado en sus últimas semanas, es inútil; despojado de las obligaciones de la presidencia, volverá a ser embarazoso, como lo fue en 2015. Incapaz de proporcionar una cobertura para jugar astutamente, será irrelevante para sus propósitos diarios. Pero los rupturistas tienen una razón aún más fuerte para buscar la desaparición de Trump: es imposible heredar de alguien que todavía está por aquí. Aprovechar la gran mentira de Trump podría parecer un gesto de apoyo. De hecho, expresa un deseo de su muerte política. Transformar el mito de uno sobre Trump a uno sobre la nación será más fácil cuando esté fuera del camino.Como Cruz y Hawley pueden aprender, decir la gran mentira es ser propiedad de ella. Solo porque hayas vendido tu alma no significa que hayas hecho un buen negocio. Hawley no tiene ningún nivel de hipocresía; hijo de un banquero, educado en la Universidad de Stanford y en la Escuela de Derecho de Yale, denuncia a las élites. En la medida en que se pensaba que Cruz se apegaba a un principio, el de los derechos de los estados, que los llamados a la acción de Trump violaban descaradamente. Una declaración conjunta que Cruz emitió sobre la impugnación de los senadores al voto captó muy bien el aspecto posverdadero del conjunto: nunca alegó que hubiera fraude, solo que había alegaciones de fraude. Alegaciones de alegaciones, alegaciones hasta el final.

    La gran mentira requiere compromiso. Cuando los jugadores republicanos no se arriesgan lo suficiente, los rupturistas republicanos los llaman “RINO”, que en inglés es la sigla de “republicanos solo de nombre”. Este término alguna vez sugirió una falta de compromiso ideológico. Ahora significa una falta de voluntad para echar abajo una elección. Los jugadores, en respuesta, cierran filas en torno a la Constitución y hablan de principios y tradiciones. Todos los rupturistas deben saber (con la posible excepción del senador por Alabama Tommy Tuberville) que están participando en una farsa, pero tendrán una audiencia de decenas de millones que no lo saben.Si Trump sigue presente en la vida política estadounidense, seguramente repetirá su gran mentira incesantemente. Hawley, Cruz y los otros rupturistas comparten la responsabilidad de lo que eso desencadenará. Cruz y Hawley parecen estar postulándose para la presidencia. ¿Pero qué significa ser candidato a la presidencia y denunciar el voto? Si afirmas que el otro lado ha hecho trampa, y tus partidarios te creen, esperarán que te engañes a ti mismo. Al defender la gran mentira de Trump el 6 de enero, ellos sentaron un precedente: un candidato presidencial republicano que pierde una elección debe ser nombrado de todos modos por el Congreso. Los republicanos en el futuro, por lo menos los candidatos a presidente de la ruptura, presumiblemente tendrán un Plan A, para ganar y ganar, y un Plan B, para perder y ganar. No es necesario el fraude; solo las alegaciones de que hay alegaciones de fraude. La verdad debe ser remplazada por el espectáculo, los hechos por la fe.El intento de golpe de Trump de 2020-21, como otros intentos fallidos de golpe, es una advertencia para quienes se preocupan por el Estado de derecho y una lección para aquellos que no lo hacen. Su prefascismo reveló una posibilidad para la política estadounidense. Para que un golpe de Estado funcione en 2024, los rupturistas necesitarán algo que Trump nunca tuvo: una minoría furiosa, organizada para la violencia nacional, dispuesta a añadir intimidación a las elecciones. Cuatro años de amplificación de una gran mentira podría darles eso. Afirmar que el otro lado robó una elección es prometer que tú también robarás una. También es afirmar que el otro bando merece ser castigado.Observadores informados dentro y fuera del gobierno están de acuerdo en que la supremacía blanca de la derecha es la mayor amenaza terrorista para Estados Unidos. La venta de armas en 2020 alcanzó un nivel asombroso. La historia muestra que la violencia política ocurre luego de que los líderes prominentes de los principales partidos políticos abrazan abiertamente la paranoia. Nuestra gran mentira es típicamente estadounidense, envuelta en nuestro extraño sistema electoral, y depende de nuestras particulares tradiciones de racismo. Sin embargo, nuestra gran mentira también es estructuralmente fascista, con su extrema mendacidad, su pensamiento conspirativo, su inversión de los perpetradores y las víctimas y su implicación de que el mundo está dividido entre nosotros y ellos. Para mantenerlo en marcha durante cuatro años hay que cortejar el terrorismo y el asesinato. Cuando esa violencia llegue, los rupturistas tendrán que reaccionar. Si la aceptan, se convierten en la facción fascista. El Partido Republicano estará dividido, al menos por un tiempo. Uno puede, por supuesto, imaginar una funesta reunificación: un candidato de la ruptura pierde una estrecha elección presidencial en noviembre de 2024 y grita fraude, los republicanos ganan ambas cámaras del Congreso y los alborotadores en la calle, educados por cuatro años de la gran mentira, exigen lo que ven como justicia. ¿Se mantendrían los jugadores con los principios si esas fueran las circunstancias del 6 de enero de 2025?Sin embargo, este momento también es una oportunidad. Es posible que un Partido Republicano dividido sirva mejor a la democracia estadounidense; que los jugadores, separados de los rupturistas, empiecen a pensar en la política como una forma de ganar elecciones. Es muy probable que el gobierno de Biden-Harris tenga unos primeros meses más fáciles de lo esperado; tal vez se suspenda el obstruccionismo, al menos entre unos pocos republicanos y por poco tiempo, para vivir un momento de cuestionamientos. Los políticos que quieren que el trumpismo termine tienen un camino sencillo: decir la verdad sobre las elecciones.Estados Unidos no sobrevivirá a la gran mentira solo porque un mentiroso esté separado del poder. Necesitará una reflexiva repluralización de los medios y un compromiso con los hechos como un bien público. El racismo estructurado en cada aspecto del intento de golpe es un llamado a prestar atención a nuestra propia historia. La atención seria al pasado nos ayuda a ver los riesgos pero también sugiere la posibilidad de futuro. No podemos ser una república democrática si decimos mentiras sobre la raza, grandes o pequeñas. La democracia no consiste en minimizar el voto ni en ignorarlo, ni en jugar ni en romper un sistema, sino en aceptar la igualdad de los demás, escuchar sus voces y contar sus votos”    Timothy Snyder

    Trump muere matando; matando a la Justicia. El indulto al padre de su yerno -¡Vaya familia!- a contratistas condenados por la masacre de civiles en Iraq, y a otra veintena de corruptos, da una idea de la ausencia de ética y del enorme poder de un Jefe de Estado que no da explicaciones por sus actos.Putin se asegura la inviolabilidad ante cualquier acusación futura de abuso de poder o de crímenes instigados por él o por sus secuaces.Juan Carlos I se sintió a salvo para cometer sus tropelías, con la connivencia de los medios y de todas las instituciones del Estado.Aquí el Gobierno pretende indultar –despreciando informes legales en contra- a quienes se saltaron la Ley proclamando unilateralmente la República catalana,tras haber declarado repetidamente su intención de volver a hacerlo. Y no sólo desprecian el indulto –pero, oh cinismo, permiten que alguien lo pida en su nombre-, que implica la asunción del delito y, de ser aprobado, el perdón de la pena, sino que exigen la amnistía, que supone el perdón del delito. Con el indulto sales de la cárcel, pero sigues teniendo un pasado de delincuente; si te amnistían, pelillos a la mar, no has cometido actos censurables.Ha habido otros indultos cuestionados, como los dos tercios de la pena que concedió el presidente Aznar a la cúpula socialista del Ministerio del Interior, condenados por el saqueo de los fondos reservados y la creación de los Gal, aunque Felipe González, presidente del Gobierno durante los hechos, exigía el indulto total.En los máximos niveles del sistema judicial –Fiscalía, CGPJ, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional- muchos de sus miembros responden básicamente ante los políticos, que son quienes mayoritariamente los nombran y los ascienden. Por eso, todos los partidos pugnan por colocar en lo más altos cargos a gentes de su cuerda, para asegurarse en lo posible una futura impunidad, ya que todos ellos saben que en un momento u otro han burlado la Ley, generalmente por dinero.Pueden darse casos de honesta rebeldía frente a presiones políticas de jueces que desempeñan su labor bajo el foco mediático, pero dependiendo del color del Gobierno, sus carreras se verán congeladas o catapultadas. Y no escasean los ejemplos en los que un juez demora años la instrucción de una causa por motivos ideológicos o por prevaricación, que viene a ser lo mismo, facilitando que algunos delitos prescriban antes de ser juzgados.Mueve a perplejidad que asociaciones y miembros de la Judicatura se alineen en bandos “progresistas” o “conservadores”, como si las leyes pudieran interpretarse en función de la ideología, en cuyo caso, están contaminadas, dejan margen al engaño, y un golpe de Estado queda convertido por arte de birlibirloque en mera “ensoñación” de los perpetradores.Se ha repetido que una justicia lenta no es justicia porque una espada de Damocles pende sobre el que espera juicio y veredicto, condicionando su vida.  Un ciudadano roba alimentos, y tras varios años, se le comunica que debe ingresar en prisión, para penar por su hambre. Si hubiera sido un banquero, le habrían aplicado la doctrina Botín o González, y habría quedado libre.El Gobierno actual es un yonqui de los decretos; un entusiasta de la promulgación de nuevas leyes con aplicación retroactiva; de la modificación interesada de aquéllas que implican delitos de rebelión o sedición, acompañadas o no de violencia, de malversación de caudales públicos, etcétera.Los políticos, y en especial los integrantes del Ejecutivo, tratan de invadir todas las áreas y competencias del Estado, en la senda de la escalofriante predicción que hiciera Alfonso Guerra, cuando dijo sin pestañear tras ganar los socialistas sus primeras elecciones: “Montesquieu ha muerto”, es decir, la separación de poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, base inexcusable de un sistema democrático.Parece ser que es a lo que venían, y el tiempo lo ha confirmado. ¿De qué nos extrañamos?”    Carmina Fort

    “No hay ningún Gobierno carente de ansias totalitarias, hasta los indudablemente democráticos. Quiero decir que todos aspirarían a ganar elecciones por unanimidad y a disponer de un cheque en blanco para obrar a su antojo. Claro que los respetuosos de las reglas saben que eso es imposible y aceptan lo relativo y parcial de su poder, y por tanto los pactos, las alianzas, las concesiones y las renuncias. Pero eso no los priva de sus ansias, aunque sean un desiderátum que demasiadas veces, sin embargo, se ha cumplido, desde Hitler y Stalin hasta Putin… y casi Trump. Esas ansias llevan, a los de menores escrúpulos, a sortear las limitaciones con subterfugios o con descaro. Hoy este detalle, mañana el otro, los años cuentan con muchos días. La supresión de Ética parece algo mínimo, pero va por ese camino. Paulatinamente se logra que los escolares no sepan pensar, ni hablar propiamente, no digamos escribir. La creación de tarugos es un objetivo indisimulado de los políticos obtusos de nuestro tiempo. Nos precisan a su imagen y semejanza. Es asombroso que los pedagogos actuales tengan titulación y facultades para determinar qué se enseña y qué no. Si por la mayoría fuera, “se aprendería a aprender” y no se enseñaría nada, y así conseguiríamos el ideal de toda sociedad totalitaria: individuos que no saben, no entienden, no razonan, no se expresan, no piensan. Hacia eso se va”       Javier Marías

    https://elpais.com/elpais/2021/01/12/eps/1610442763_516441.html

    Un analista internacional de nuestros días se enfrenta a un dilema que tampoco ha sido nuevo, pues también lo tenían sus antecesores: en todo intento de prospectiva, ¿debe darse un papel destacado a la historia y atender sus enseñanzas, o bien hay que adentrarse en los territorios desconocidos del presente y considerar que esta es una época de nuevos retos en la que el pasado poco puede enseñarnos? Hay análisis que tienen una dimensión histórica tan acentuada, que apenas dejan lugar para escudriñar el presente. Las referencias al período de entreguerras, la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Fría están sobredimensionadas. Se diría que esos analistas se aferran a una historia de curso cíclico, que resulta la única manera de buscar un sentido a los acontecimientos, aunque esto implique caer en ese fatalismo que en el siglo XIX apelaba a unas supuestas leyes de la historia. Se entiende así que se quieren buscar paralelismos entre la gripe de 1918 y la actual pandemia, o que se recurra a los fascismos de entreguerras para analizar el fenómeno del populismo. Así fue todo, y así será todo. ¿O no?Pero no busquemos causas o paralelismos remotos, pues podemos perdernos en la noche de los tiempos. Debemos estudiar el pasado más reciente para comprender lo que ahora sucede, aunque esto nos lleve a concluir que el final no está escrito ni es inexorable que suceda de esta o aquella manera. En mi opinión, este planteamiento es el que subyace en Así empieza todo. La guerra oculta del siglo XXI (ed. Ariel), un libro de Esteban Hernández, jefe de opinión del diario digital El Confidencial, que opina acertadamente que el mecanicismo fatalista no es otra cosa que pereza intelectual. La fatalidad o el destino no existen por sí solos. Son una consecuencia de las acciones humanas. La consabida expresión de “esto no puede suceder aquí” implica una renuncia a entender las causas de los acontecimientos. Los populismos y sus votantes, o el Brexit, entre otros hechos, no han surgido de la noche a la mañana.Así empieza todo es un interesante ensayo sobre la transformación de la escena internacional en las últimas décadas, en particular tras la Guerra Fría, aunque el autor demuestra un excelente conocimiento de la historia contemporánea del siglo XX, pues sabe relacionar acontecimientos actuales con otros del pasado próximo. El resultado es un libro en el que se combinan con destreza la historia, el pensamiento político, la cultura, la sociología y la economía, y que sirve para tener una visión de conjunto del momento en que vivimos, incluida la situación de pandemia. Una de las mejores citas del libro es la siguiente:

    “Las grandes cuestiones como el individuo y la comunidad, la libertad y la fidelidad al grupo, no pueden ser resueltas más que de manera dialéctica, como parte de una relación y no como una apuesta definitiva por una de ellas”.

    De ella podría concluirse la inutilidad de las guerras culturales, tan en auge en estos momentos aunque se iniciaron en las últimas décadas, con particular virulencia en Estados Unidos. Uno y otro bando se culpabilizaban entre sí; unos arremetían contra el excesivo poder del Estado y otros contra las estructuras establecidas. Añado de mi cuenta que el fin de la presidencia de Trump no ha apaciguado estas contiendas y todo apunta a futuras hostilidades inmediatas. Pero lo cierto es que toda política basada en vencedores y vencidos, en “nosotros y ellos”, es incapaz de restañar heridas. El guerracivilismo en política, tarde o temprano suscita una reacción adversa. Hay que coincidir, por tanto, con Esteban Hernández en la necesidad de concebir la política como una relación, una cooperación, porque si no es así la política termina por dar la espalda, primero a la libertad, y después a la democracia.Encuentro algunos paralelismos entre el libro de Hernández y el escrito por el politólogo Ivan Krastev, La luz que se apaga, donde también se pasa revista a las ilusiones perdidas del internacionalismo liberal, que se creyó vencedor indiscutido e indiscutible de la Guerra Fría y cayó en la ingenuidad de pensar que el fin de la historia había llegado con el triunfo de la democracia y de la globalización económica. La crisis financiera de 2008 y la pandemia han trastocado los viejos esquemas, si bien algunos todavía siguen pensando en que un día se restaurará el antiguo orden. Pero eso no será tan fácil en este enfrentamiento global, no como la Guerra Fría entre el capitalismo y el comunismo, sino entre un capitalismo de los monopolios y un capitalismo de Estado. Por tanto, “la guerra fría” entre Estados Unidos y China poco tiene de ideológica. En un capítulo específico de Así empieza todo, y a lo largo de la obra, se dedica una especial atención al desafío de China. Las consabidas teorías de que el desarrollo económico traería la ascensión de las clases medias y la llegada de la democracia se han estrellado con la realidad de un régimen autoritario, asentado en una cultura jerárquica, que transformó su aparato productivo y elevó el nivel de vida de la mayoría de la población. Su supuesta gestión acertada de la pandemia ha acrecentado su prestigio y es un instrumento más para su expansión e influencia mundiales, con la peculiaridad de que China, pese a ser un régimen comunista, no está interesada en la exportación de su ideología.Esteban Hernández está en lo cierto al asegurar que la ruptura de la cohesión social es un gran peligro para las sociedades occidentales, como lo demuestra el progresivo declive de las clases medias. Pero no será, en su opinión, con fórmulas neoliberales, que no reparten riqueza para todos, aunque aseguren que contribuyen a crearla, como se revertirá la tendencia.  También contribuye a la desestructuración social el triunfo de la economía financiarizada, que está reemplazado a la productiva, y esto supone los grandes fondos de inversión que, en su codicia, estarían vaciando el tejido productivo y condenando a millones de personas al paro, y no es menos inquietante el monopolio de los mercados por las grandes empresas tecnológicas. El autor no tiene reparos en subrayar que tanto la economía verde como la digital, que se ven como la panacea del crecimiento económico, no han nacido para solucionar los problemas ecológicos. Son, por el contrario, un nuevo instrumento de generación de activos, una nueva fuente de rentabilidad que ve nuevas oportunidades a su alcance.Hernández cree que, tanto en la crisis de 2008, como en la actual del coronavirus, Occidente está repitiendo los mismos errores de Estados Unidos tras la Primera Guerra Mundial, cuando no se tuvieron en cuenta las advertencias de Keynes sobre las consecuencias económicas de la paz. De ahí que la crisis norteamericana de 1929 golpeara brutalmente a una Europa en la que vencedores y vencidos tenían que hacer frente a enormes deudas externas. La solución, según Hernández, estaría en desarrollar políticas keynesianas, como las que triunfaron con el New Deal de Roosevelt, y que los estadounidenses contribuyeron a traer a Europa al final de la Segunda Guerra Mundial al difundirse el Estado del bienestar.De la lectura de este libro se saca la conclusión de que la mayor amenaza a la paz y a la seguridad, tanto nacionales como internacionales, está en la ruptura de la cohesión social. Los hechos tienen consecuencias, y los hechos económicos más todavía. Sin un grado importante de cohesión social, el deterioro institucional se hará inevitable, y también aumentarán los riesgos de desestructuración territorial”   Antonio R. Rubio

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA Y PINTURA 2, LXXXIX. PAUL-ÉMILE BÉCAT (1885-1960)

    Se trata de un cuadro musical, es decir, que se puede admirar el arpa, el violín y luego el arco, con cuidado, y la partitura. Es un grabado del ilustrador francés Paul-Émile Bécat para una edición francesa de los Ragionamenti (Razonamientos, charlas con señoras especialistas en la ars amatoria), del Aretino. Música suave para violín y arpa, como la que acaban de ensayar estos intérpretes que descansan del esfuerzo.

    Canción de un jardín secreto:

    Camille Saint-Saëns, Fantasía para violín y arpa (1898):

    https://www.youtube.com/watch?v=DFzUrTrRx-8

    Eugene Goossens, Suite para violín y arpa con flauta, Op. 6 (1914):

    https://www.youtube.com/watch?v=NakMbqI_CIQ&list=RDCMUCVmxzvy0qErh8ckRJB88qjA&start_radio=1&t=132 COMPARTIENDO LECTURAS

    con Carmen Marcos

    Descripción: Duflo, Piketty, Mazzucato, Shiller... Diez libros de economía de 2019

    Librería  Miraguanomiraguano@infornet.es

    Hiromi Kawakami (Japón, 1958), escritora de éxito en su país, obtuvo el premio Tanizaki por El cielo es azul, la tierra blanca (Una historia de amor), escrita en 2001 y que, también con éxito, fue adaptada al cine. Una poética y diferente historia de amor.

    Hiromi Kawakami: El cielo es azul, la tierra es blanca (Una historia de amor)

    Idioma original: Japonés

    Traducción: María Bornas Montaña

    Edita: Alfaguara, 2017

    Nº de páginas: 211

    Descripción: El cielo es azul, la tierra blanca: Una historia de amor de [Hiromi Kawakami]

    Japón en la actualidad. Tsukiko, la protagonista, es una mujer trabajadora, de cerca de 40 años, que  vive sola y es poco sociable. Con frecuencia sale a cenar algo y a beber sake en una taberna cercana. Allí, se encuentra un día con un antiguo profesor que la reconoce y se acerca a ella. A partir de ese momento, coinciden de vez en cuando a cenar y beber juntos, sin citas previas, y entablan una curiosa relación amistosa: comen (gran detalle en los alimentos); beben (sorprende la cantidad de sake que beben); y hacen excursiones para las que él, 30 años mayor, está mejor preparado. Ella es ruda y arisca, él delicado. Poco a poco, su relación se va convirtiendo en una historia de amor, como reza el subtítulo de la novela; el título proviene de una canción que tararea la protagonista.

    Muy japonesa y, por tanto, en alguna medida ajena para nosotros. La naturaleza, los detalles y la poesía ocupan su lugar en esta bonita, peculiar y algo insólita historia de amor entre dos personas solitarias. En ella, la voluntad de la protagonista de no reflexionar y la noción de imposibilidad marcan el ritmo de la narración y de la historia.

    http://www.devoradoradelibros.com/2018/03/el-cielo-es-azul-la-tierra-blanca.html    (Reseña

    https://es.wikipedia.org/wiki/Hiromi_Kawakami#:~:text=Hiromi%20Kawakami%20(en%20japon%C3%A9s%3A%20%E5%B7%9D%E4%B8%8A,su%20primera%20novela%20(Kamisama).

    (Biografía)

    LA AGENDA DEL DOCUMENTAL DE Mariví Ibarrola

    La Qu con acento de Marivi Ibarrola. El Qué. Quién. Cómo. Dónde y Cuándo del documental

    delavapiesalacabeza@gmail.com

    Director : Renato Terra & Ricardo Calil : Narciso Fuera de Servicio

    Producción Video Filmes  Brasil.  2020 https://www.youtube.com/watch?v=7ss5UWHwUIM

    Descripción: Descripción: Veloso narciso_em_ferias-349371627-large.jpg

    Con un testimonio íntimo el músico brasileño Caetano Veloso narra los 54 días pasados en 1968 en la cárcel durante la dictadura militar en Brasil (1964-1985). Presentado en la Mostra de Venecia 2020 denuncia, también los prejuicios políticos contra el mundo del arte. Veloso, figura clave para la cultura popular brasileña y un referente mundial de la música sudamericana lo acusan de «terrorismo cultural» por haber cambiado las palabras del himno nacional  Revive episodios dolorosos como el del cantautor Gilberto Gil,  los dos representantes del movimiento musical Tropicalia, una forma de resistencia contra la dictadura a partir de un nuevo género musical

    Directora:  Susana Martins & Bernando Fuster :La cámara de la cárcel de Carabanchel. 

    Producción Lucas Ediciones SA. 2017

    Descripción: Descripción: http://www.fescila.com/wp-content/uploads/portadas-cortos/2018/la-camara-de-la-carcel-de-carabanchel.jpg

    “En 1972, un grupo de presos políticos de la tercera galería de la cárcel de Carabanchel en Madrid, consiguió introducir clandestinamente una cámara fotográfica para mostrar cómo era la vida en esa cárcel.  Intervienen los testimonios de Luis Puigcercós, Luis Roncero, Juan López-y la música de Luis Mendo.  Hoy, desaparecida la prisión que fue símbolo de la represión franquista, esas imágenes salen a la luz”

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    John Horgan : El fin de la ciencia. Los límites del conocimiento en el declive de la era científica

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51+LDpf0RhL._SX319_BO1,204,203,200_.jpg

    https://www.escepticos.es/repositorio/elesceptico/articulos_pdf/ee_04/ee_04_la_ciencia_ha_muerto:_viva_la_ciencia.pdf

    Marta Peirano : El enemigo conoce el sistema: Manipulación de ideas, personas e influencias después de la economía de la atención

     

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41AgVZNBRVL._SX324_BO1,204,203,200_.jpg
    http://www.mientrastanto.org/boletin-182/la-biblioteca-de-babel/el-enemigo-conoce-el-sistema

    Ricardo de Querol entrevista Rebeca Gimeno entrevista a Marcelo Cabrol: «El proyecto que une a gobiernos y empresas para conseguir una IA más ética»

    Descripción: https://media.licdn.com/dms/image/C4E03AQG5Heg5H7F-bA/profile-displayphoto-shrink_200_200/0?e=1580342400&v=beta&t=9Y1OOOPsS4DkK6_l9PEMwy1V18CFHh8u0JZ8X0rpwUM
    https://retina.elpais.com/retina/2019/09/10/innovacion/1568113214_442857.html

    Víctor-M. Amela entrevista a Sarah Lane Ritchie:“Hoy llevaríamos al psiquiatra a Mahoma, a Jesús, a los santos”

    Descripción: “Hoy llevaríamos al psiquiatra a Mahoma, a Jesús, a los santos”
    https://www.lavanguardia.com/lacontra/20191010/47888431034/hoy-llevariamos-al-psiquiatra-a-mahoma-a-jesus-a-los-santos.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
  • Descripción: 'Mujer joven tocando el violín frente a una ventana abierta', de 1923.

    “Para combatir la nevada siguen sin emplearse, a día de hoy, todos los medios que posee la Comunidad de Madrid. Los bomberos forestales tienen 20 camiones parados y 200 efectivos en casa. Las brigadas de viabilidad invernal de la Consejería de Transportes están en la misma situación. Los conductores de las quitanieves y sus ayudantes igualmente están en casa y las máquinas, en sus bases de la sierra madrileña. Las brigadas de salvamento de catástrofes naturales de la Consejería de Vivienda, que se utilizan para ayudar en tsunamis y terremotos en el extranjero, también permanecen en sus respectivos domicilios. Nadie les ha dado instrucciones para salir a la calle y ponerse a trabajar. Frente a ello, la propaganda es lo único que no ceja un segundo en medio del caos neoliberal. Propaganda que una parte de la izquierda compra sin complejos cuando, por ejemplo, acepta los conjuros del chamán del mercado para “salvar la navidad” contra los avisos de la ciencia. El resultado, el desastre ha sido mayor; más gente perdió su salario, más personas no pudieron ir al hospital o niños y jóvenes no asisten a los centros de estudio. La falta de previsión ha provocado que los daños sean muy superiores.Quienes nada hicieron para reducir la magnitud del temporal de nieve intentan taparse unos a otros tras la declaración de “área afectada gravemente por una emergencia de protección civil” (Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil); o sea, la conocida como “zona catastrófica”.Filomena representa un drama que necesita dinero e inversión. Urgen fondos, especialmente para los ayuntamientos. Toda medida es poca. Ahora bien, si no queremos que la auténtica orfandad institucional que vive la población continúe, es imprescindible que esos fondos sirvan para potenciar lo público, para empoderar los espacios que la ciudadanía va abriendo frente a la urgencia de estos problemas. No para salvar a las grandes empresas y cubrir la incompetencia de unos gobernantes que, a derecha e izquierda, compran el falso dogma de un Estado todopoderoso que la realidad desmiente a cada paso y en cada esquina. La nieve que nos ha enterrado fue tanta que, como la acción vecinal demuestra, no hay gobierno ni régimen que pueda salir de ella sin la población apoyando”   Carlos Girbau

    https://www.sinpermiso.info/textos/madrid-nieve-e-incompetencia

    “La mala gestión pública de la pandemia y la tormenta de nieve y frío afecta a todos. Al Gobierno de Sánchez, que inexplicablemente se resiste a rebajar la hora del ‘toque de queda’ y a imponer confinamientos sin explicar por qué y contra el criterio de las CC.AA.Y también les afecta al alcalde Almeida y a la presidenta Ayuso de Madrid que han fracasado estrepitosamente frente a la tormenta de nieve y frío a pesar de que estaban advertidos con muchos días de antelación .Sin embargo, lo que más llama la atención es el misterio que envuelve la muy extraña negativa del gobierno a facilitar confinamientos locales y regionales, y por supuesto el confinamiento nacional cuando la tercera ola del virus no cesa de crecer y son muchos los analistas y observadores que advierten de que los confinamientos van a ser obligados e imparables.Entonces ¿por qué se opone el Gobierno a ello? . E incluso al adelanto de la hora del ‘toque de queda’, incluso recurriendo a los tribunales la decisión de rebajarla de las 22 a las 20 horas adoptada por el Gobierno de Castilla y León. Lo que podría ser imitado por otros gobiernos rompiendo la colaboración entre las CC.AA. y el gobierno nacional. El primer argumento político, todo responde al  intento que no se atrasen las elecciones catalanas más allá del mes de marzo para que los indultos a los golpistas catalanes no lleguen antes que los comicios. Por ello el PSOE recurrirá el decreto reciente del Gobierno catalán de situar dichas elecciones en el día 30 de mayo. Pero si hay confinamientos y Cataluña sufre, como ahora ocurre, el ascenso imparable del virus las elecciones se tendrán que aplazar al 30 de mayo o incluso más tarde si la pandemia se desboca. El segundo argumento político del Gobierno está en que los confinamientos pueden bloquear y aplazar la recuperación económica del país e incluso los planes para ir recibiendo y aplicando los esperados fondos de la UE. El tercer  argumento político se centra en la imagen del Gobierno dentro y fuera de España si se vuelve a confinar el país, lo que sería la prueba definitiva del fracaso de la gestión del Gobierno frente a la pandemia.”  “Rafael Halcon

    El trabajo llevado a cabo por la Vaccination Credential Initiative, una coalición formada por compañías tecnológicas y de salud, en torno al desarrollo de un pasaporte de vacunación, se apunta cada vez más como una de las necesidades más claras de cara a recuperar una actividad económica y una movilidad razonable. El pasaporte sería un documento electrónico en una app (con posibilidad de generar una copia impresa con un código QR para su verificación) que ofrecería, de forma relativamente sencilla, validez y garantías adecuadas para probar que una persona ha sido inmunizada contra COVID-19     Enrique Dans

     “Este mercado de la discordia se denomina ‘pool’. A grandes rasgos, es el parqué donde las empresas compran y venden su producción de electricidad. Un complejo proceso de casación de la oferta y la demanda sirve para fijar cada día los precios que cobran las eléctricas (y a la vez, lo que pagan los consumidores sujetos a la tarifa regulada). En el ‘pool’ tienen prioridad de entrada las energías de menor coste (como la eólica). Sin embargo, al tratarse de un mercado marginalista, la fuente que determina el precio final es la que permite en último término cubrir la demanda. En casos como el de este enero, el gas caro ha tenido que suplir la ausencia de energías más baratas (como las renovables). Los expertos más críticos atacan este sistema por distintas vías. Sin ir más lejos, recuerdan que lo sucedido estos días demuestra cómo el mercado castiga el bolsillo de familias y empresas, mientras aumenta los beneficios de algunas eléctricas. Frente a estas acusaciones, los empresarios del kilovatio alegan que más de la mitad del recibo (un 53%) corresponde a impuestos y cargas que nada tienen que ver con el coste de la energía. Y aseguran que los consumidores se benefician del sistema habitualmente, puesto que las renovables tiene cada vez tienen peso en la fijación de los precios.    Un ex alto directivo del sector eléctrico rebate este argumento. “En realidad, el descenso de precios de los últimos años no se debe tanto a las renovables como a la bajada del gas. El actual mercado desincentiva que las renovables contribuyan a bajar los precios y a la vez incrementa los beneficios de las eléctricas”. A su juicio, uno de los puntos débiles de este sistema consiste en que algunas compañías controlan un amplio abanico de fuentes (del gas a las renovables, pasando por la nuclear o la hidroeléctrica) y pueden introducirlas en el ‘pool’ aprovechando su complejidad y su cuestionable transparencia. La sospecha está sobre la mesa, pero lo cierto es que las autoridades de competencianunca han podido demostrar ninguna manipulación.Además de las renovables, compañías como Iberdrola o Endesa están en el punto de mira desde hace años por los denominados «beneficios caídos del cielo». «La razón de por qué en España pagamos por la electricidad más de lo que debería ha de buscarse en la regulación, que paga a precio de gas la producida en centrales nucleares e hidroeléctricas», explicaba esta semana en un artículoNatalia Fabra, catedrática de Economía en la Universidad Carlos III de Madrid. Expertos como ella consideran que ambas fuentes están claramente sobre retribuidas, ya que las inversiones para levantar las centrales están amortizadas. Un argumento que las eléctricas, una vez más, niegan categóricamente.Si hay tantos signos de que el mercado eléctrico encierra lagunas, ¿por qué no se audita? Algunos gobiernos lo han intentado. En 2004, el ministro José Montilla hizo un buen conato -con nulo éxito- al encargar una profunda auditoría a José Ignacio Pérez Arriaga, todo un ‘sabio’ del sector. Otros optaron por sacar la artillería, como José Manuel Soria, que no logró demostrar nada. Pero el intento más sólido -y en eso coinciden varias fuentes consultadas- lo hizo el antecesor de Ribera,Álvaro NadalLa política energética la hace el Gobierno y no las empresas. Hay menos hueco para las energías tradicionales, pero la transición hacía las fuentes más limpias que vamos a llevar a cabo se hará de manera ordenada y no al arbitrio de decisiones corporativas”, aseguraba el ministro del PP en febrero de 2018, en una de las muchas declaraciones que tanto escocieron a las eléctricas. Las compañías eran conscientes de que Nadal tenía ganas, de verdad, de poner orden en un sector tan controvertido. Sólo tres meses después de aquellas palabras, la moción de censura se llevó por delante al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Nadal -y sus intenciones- pasaron a la historia. Y cuando Pedro Sánchez logró formar Gobierno, comenzó la ‘era Ribera’.La ministra de Transición Ecológica sabe tanto o más que Nadal (lo demuestra su currículo envidiable). Pero su visión a está a años luz y se alinea en cierto modo con las empresas eléctricas, que han sabido reorientar su negocio hacia un futuro cada vez más ‘verde’. El auténtico pionero es Ignacio Sánchez Galán. Gracias a su apuesta temprana por las renovables, Iberdrola se ha convertido en un gigante capaz de competir con Inditex por el primer puesto del Ibex. Entre los expertos y empresarios consultados por Vozpópuli hay quienes que opinan que no es el momento de tocar los cimientos del mercado eléctrico. Otros aseguran que Teresa Ribera no se atrevería aunque lo deseara.“Una reforma en profundidad del mercado lanzaría ahora la idea de que en España todo está en revisión. Y podría alterar los planes de quienes quieren invertir en nuestro país con horizontes muy largos, de hasta 25 años. Además, provocaría guerras judiciales y arbitrajes. No podemos tomar decisiones precipitadas porque la luz haya subido mucho unos días”, explica un empresario con gran experiencia en el sector. Una parte importante de los fondos europeos que Pedro Sánchez ha logrado rascar a la UE (140.000 millones) irán a parar a proyectos de innovación y transición energética. Un pastel, a juicio de algunos, demasiado jugoso como para emitir señales de incertidumbre regulatoria. «La ola de frío pasará, la demanda se normalizará, la oferta de fotovoltaica en los dos próximos años estallará  y los precios de la luz seguirán cayendo gracias al mercado y a la tecnología», reflexionaba este viernes el economista José Carlos Díezen una tribuna en ‘El País’. Luego están quienes opinan que Ribera nunca entrará en un ‘cuerpo a cuerpo’ contra las eléctricas. “Es un sector al que cualquier gobierno necesita, porque en algún momento le va a tener que pedir favores”, confiesa un ex alto cargo de la Administración. Se refiere a la alta política que se negocia en el subsuelo, la que sólo conocen quienes se han sentado en un Consejo de Ministros o en la sala de mandos de La Moncloa. “Las eléctricas tienen poder decisión sobre asuntos muy sensibles. Lo hemos vivido con las comarcas mineras o cuando han tenido problemas industrias de las que dependen provincias enteras. Además, algunas compañías gozan de gran influencia internacional, son una plataforma para los intereses españoles”.Teresa Ribera sabe, de sobra, las recetas que puede aplicar en el negocio eléctrico. El informe que elaboró el grupo de expertos energéticos del PSOE contiene medidas concretas que afectan a la formación de los precios, según explica uno de sus autores a este diario. La ministra también conoce la visión de las empresas -en teoría- más independientes del mercado: Red Eléctrica, comandada por la ex ministra socialista Beatriz Corredor; y OMIE, el operador del sistema que dirige Carmen Becerril. Y, por supuesto, tiene claro qué se cuece en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Su marido, Mariano Bacigalupo, es el vocal encargado de las ponencias en materia energética.Los expertos consultados creen que la ministra no removerá el ‘pool’ y si toma alguna medida sobre las energías hidráulica y nuclear siempre será por la vía fiscal. Paralelamente, sacará adelante el fondo para sufragar las subvenciones a las renovables, a costa de las arcas de petroleras y gasistas. Queda totalmente descartada la creación de una comercializadora pública como pide el ministro Alberto Garzón; y, por supuesto, la nacionalización de cualquier empresa del sector, el deseo más peronista de Pablo Iglesias.Teresa Ribera se ha alzado como un muro sólido frente a cualquier tentativa populista. Este hecho, en sí mismo, basta para que los empresarios del kilovatio duerman tranquilos, pese a Podemos”     Juan T. Delgado

    https://www.vozpopuli.com/juan_t-_delgado/

     “Hace dos días el Tribunal Constitucional español ha dado a conocer su Sentencia en la que afirma que gritar en una concentración de protesta “hay que quemar la puta bandera” no es un acto de libertad de expresión. No han pasado ni tres años, sin embargo, desde que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenara a España porque su Tribunal Constitucional había sostenido que quemar una foto del rey en una manifestación pacífica no constituía un ejercicio legítimo de tal derecho. Esta flagrante contradicción solo puede responder a dos hipótesis: la primera sería que el Tribunal Constitucional español no conoce la jurisprudencia del Tribunal Europeo, algo del todo improbable si tenemos en cuenta que cualquier estudiante de primero de Derecho sabe que la jurisprudencia de Estrasburgo es canon interpretativo vinculante para el órgano constitucional; la segunda, más creíble pero grave, que el Tribunal Constitucional la conoce, pero se la trae al pairo.Pues bien, antes de leer esta sentencia lo primero que una cree es estar ante “otra más” que sumar al cúmulo de sentencias constitucionales -siete desde el año 2000- que han propiciado la condena de España por vulnerar la libertad de expresión de sus ciudadanos. Sin embargo, la presente Sentencia es mucho más que eso. Nos encontramos, quizás, ante la sentencia que confirma la autodestrucción de un Tribunal que, con buena parte de sus integrantes en situación de prórroga forzosa, viene mostrando desde hace tiempo sus horas más bajas.Y ello porque en esta Sentencia el Tribunal Constitucional miente, y lo hace con esa técnica tan propia de los tiempos que corren que consiste en hacerlo citando previamente algo que es verdad, con el fin de que el lector piense que la globalidad de lo dicho lo es. Y miente, afirmo, porque creo que no puede ser la ineptitud de la mayoría de sus Magistrados lo que le ha conducido a emitir un Fallo tan radicalmente opuesto a la jurisprudencia de Estrasburgo, sino algo que es todavía más grave en el ámbito jurisdiccional, y que consiste en resolver un asunto en sentido contrario a Derecho, aun conociéndolo y apelando a él, por y desde la propia ideología. Y me explico.Con esta Sentencia, el Tribunal Constitucional confirma la condena penal por un delito de ultraje a la bandera de España previsto en el artículo 543 del Código Penal, de un dirigente sindicalista gallego que, en el seno de una concentración de protesta pacífica por motivos laborales en las instalaciones militares de Ferrol profirió, a través de un megáfono, la frase “aquí tedes o silencio da puta bandeira” y “hai que prenderlle lume a puta bandeira”. Y ello durante el acto de izado de la bandera nacional con presencia militar.En el que algún colega ha calificado gloriosamente como “el primer Voto Particular abiertamente punk” de la historia del Tribunal Constitucional, el Magistrado Ollero, redactor del primer borrador de la sentencia y que fue apartado de la ponencia, confiesa sin tapujos que un buen porcentaje del tenor literal de la Sentencia definitiva es de su autoría. Aquella parte de ésta, precisamente, en la que el Tribunal Constitucional recuerda y cita la doctrina del Tribunal de Estrasburgo en materia de libertad de expresión. Y es que el Magistrado Ollero se apoyaba en su borrador inicial en dicha consolidada doctrina para apoyar un fallo contrario al definitivamente emitido, es decir, un fallo que sí otorgaba el amparo al sindicalista gallego y reconocía su derecho a pedir quemar la puta bandera. Huelga recordar que dicha doctrina sostiene que un acto de protesta que resulte ofensivo o desagradable para terceros es libertad de expresión; y que ese acto puede incluso consistir en la quema de una imagen o una bandera que simbolicen dicha protesta -. Sin embargo, tras el citado repaso jurisprudencial, y antes de llegar a un fallo definitivo que contradice flagrantemente dicha jurisprudencia, el Tribunal Constitucional construye una tesis tan frágil como un castillo de naipes según la cual, ninguna de las sentencias europeas citadas tiene unos hechos similares a los del presente caso, lo que excluye su aplicación. Así, afirma que en el asunto Moldavia, existía una situación de violencia y de hostilidad hacia la bandera que convertía su quema en un acto de libertad de expresión. Algo no aplicable al presente caso donde nos hallamos, sostiene, “ante una concentración pacífica por motivos laborales”.Ante semejante dislate solo cabe una pregunta, ¿de verdad es posible que la mayoría de los Magistrados del Tribunal Constitucional español desconozcan el histórico Fallo del Tribunal Supremo norteamericano del año 1989, en el caso Texas c. Johnson, del que bebe toda la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la materia? ¿de verdad existe alguna remota posibilidad de que la mayoría de los Magistrados del Tribunal Constitucional español no sepan que es precisamente al carácter pacífico del acto de quema de la bandera lo que lo convierte en deudor sin matices de la protección de la libertad de expresión? ¿Cómo puede, por tanto, la mayoría del Tribunal Constitucional español llegar a afirmar que pedir su quema en un en un acto pacífico de reivindicación laboral es un acto constitutivo de delito?Y con respecto a la inaplicación en el presente caso de la doctrina Taulats, el Tribunal Constitucional sostiene, en un acto de desfachatez sin precedentes, que mientras la quema de la imagen del rey “es un ejercicio de libertad de expresión por tratarse de una crítica hacia personas que, por su función, están sometidas a un especial escrutinio ciudadano”, las expresiones objetivamente ofensivas dirigidas hacia un símbolo, la enseña nacional, en un marco reivindicativo completamente ajeno a los valores que la bandera representa, no son amparadas por dicho ejercicio. En este sentido, no puede ser más acertada la reflexión de los Magistrados Xiol Ríos y Balaguer Callejón en su Voto Particular conjunto, según la cual los actos, gestos y palabras de ataque a la bandera tienen tanta fuerza simbólica como la bandera misma y, por ello, son manifestación de una posición ideológica, la opuesta a la de quienes la defienden, indiscutiblemente constitutiva del derecho a la libertad de expresión. Recuérdese que la presente Sentencia tiene cuatro Votos Particulares firmados por cinco Magistrados de un total de doce.En el año 1989 fue un Juez conservador de la Corte Suprema norteamericana, el Juez Kennedy, quien afirmó aquello de que “es irónico y a la vez fundamental que la bandera debe también proteger a aquellos que no la acatan”. En el año 2021, resulta más irónico todavía que vuelva a ser otro Juez “conservador”, el Magistrado Ollero, quien deba recordar a la mayoría de sus compañeros que el Tribunal que ocupan está obligado constitucionalmente a asumir la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, deudora de la afirmación de Kennedy.La sentencia de la puta bandeira evidencia que nuestro Tribunal Constitucional está más necesitado que nunca de “esos buenos conservadores a quienes siempre lapidan sus correligionarios, y sin los cuales todas las revoluciones pasarían sin dejar rastro”. Lamentablemente ahora lo ocupan mayoritariamente esos “malos conservadores” que creen legítimo retorcer el Derecho hasta desnaturalizarlo en aras a hacer valer su estúpida concepción del patriotismo.”   Ana Valero

    https://mail.google.com/mail/u/1/#inbox/FMfcgxwKkbfsCHWXjJmlQrVbqQnDpqrQ

    Acabamos de dejar atrás el que probablemente sea el año más extraño de toda nuestra vida. Ni mi generación, ni la de mis padres, ni la que vino después de la mía había tenido que vivir algo igual a esto. Hablo, claro está, desde la perspectiva de un individuo de clase media de un país del primer mundo. Me consta que en otros lugares la gente de mi edad ha tenido que ver guerras e incluso combatir en ellas y, en ciertos rincones del planeta, también ha tenido que convivir con epidemias como la gripe aviar o la del ébola que azota el centro de África de manera periódica. Pero en Occidente nunca nos habíamos encontrado ante una como esta desde hace tantos años que no podemos recordarlo porque la última vez que sucedió algo así, en 1918, aún nos quedaba mucho tiempo para nacer .Es curioso, pero hasta marzo de este año siempre que pensábamos en una catástrofe global lo hacíamos fantaseando con una invasión alienígena o con un asteroide impactando sobre la superficie del planeta. La mayor parte de nosotros no contemplamos una epidemia. El éxito de nuestra especie en su lucha contra los agentes patógenos a lo largo de los dos últimos siglos ha sido tal que nos creíamos invulnerables. Teníamos motivos para pecar de exceso de confianza. Si echamos la vista atrás observamos que nunca hemos sido tantos (la población se ha multiplicado por ocho desde el final de las guerras napoleónicas) viviendo tanto tiempo (la esperanza de vida media a escala global ha pasado de 35 años en 1800 a los 72 actuales) tan bien alimentados. La combinación de avances científicos y explosión productiva ha hecho posible ese milagro. La hipótesis de la pandemia existía, pero era minoritaria. Por eso nos ha pillado por sorpresa. Cuando saltó la alarma en marzo nadie sabía muy bien qué hacer, los protocolos tuvieron que ir improvisándose sobre la marcha, los Gobiernos desconocían a lo que se enfrentaban y empezaron a dar palos de ciego. Primero lo negaron, luego lo relativizaron y, por último, gritaron al unísono “sálvese quien pueda” recurriendo a fórmulas tradicionales como las cuarentenas y los confinamientos, dos términos que solo aparecían en los libros de historia para referirse a las pestes y las leproserías de otras épocas. Hoy ambas son de uso común y lo seguirán siendo durante un tiempo”    Fernando Díaz Villanueva

      Pablo Gómez: Las 96 horas de  Isabel Ayuso en la Sala de crisis del 112  para hacer frente a la nevada . Con jornadas de hasta 16 horas de trabajo, de ocho de la mañana hasta la medianoche. «Ha sido agotador», recalcan desde el equipo del consejero de Justicia e Interior, Enrique López.

    Descripción: Isabel Díaz Ayuso sobrevuela en helicóptero la Comunidad de Madrid para comprobar los efectos del temporal Filomena
    https://www.larazon.es/madrid/20210117/omr3dzulavgdvirw7gvesqtw3e.html
    Descripción: https://imagenes.elpais.com/resizer/cV6J-_dz7jRdBX-EGPHrM0EMoEg=/1500x0/cloudfront-eu-central-1.images.arcpublishing.com/prisa/EUNMK65ZNVCJ5HYDIJNZZG76BE.jpg

    Conozco lo que es la nieve negra, con literatura o sin ella, pero no tenía ni idea de que la nieve, la gran nevada probablemente de nuestra historia moderna, pudiera tener características muy similares a una catástrofe política. Cada quien ha utilizado la nieve blanca para tapar sus vergüenzas, de donde cabe deducir que cuando llegue ese momento fatal en el que lo blanco se vaya volviendo negro, habremos concluido en resultados siniestros para la ciudadanía. Hay una idea cándida según la cual los desastres meteorológicos o ambientales sirven para unir a sociedades hasta entonces empecinadas en su intocable individualidad. Falso.Conforme caía el primer copo blanco se subía el pistón de los instrumentos de combate. Cuando mayor era el manto blanco y aún el fondo negro de nuestra realidad exigía esforzarse para dar con él, la pelea se hizo a navajazos. No había nadie que no confiara en que el adversario iba a salir castigado y ellos tendrían razones para eximirse de responsabilidad. Se puede ser tan incompetente, pero es difícil superar el grado de perversidad. No estaban preparados para una nevada grandiosa, y, sin embargo, cada cual esperaba sacar de ella el mejor partido posible. Desde aquellos primeros copos parece que cada cual estaba ya evaluando el partido que podía exprimir de la desgracia colectiva.Durante unos días la pandemia desapareció del horizonte y eso en el momento que se alcanzaban cotas de excepción – ¡peor lo tienen en Alemania y Gran Bretaña!, argumento de bombero indolente-. Como a la gente cabe engañarla, pero evitar decirle que no, las llamadas fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos se convirtieron en puntos obligados de todas las agendas políticas. Muérete, mata al abuelo, infecta a la tía, contagia al allegado, pero contentos porque el virus no rompe con nuestras inveteradas tradiciones. Los veteranos se asombran de que sus nietos tengan la play station como objeto privilegiado de sus deseos, pero les parece que comer en familia los turrones y los mazapanes son las señas de identidad de nuestra civilización. ¿No será que el influjo de los hooligans futboleros nos ha achicado el cerebelo? No se cierran restaurantes y terrazas porque están atiborrados de camareros infectados, sino porque son un sector sin capacidad de presión y otorgan la impresión en quien lo sufre de que las instituciones velan por nuestra salud, con cerveza o sin cerveza.O lo cierran casi todo, salvo el mínimo vital básico, o habrá que confiar en las vacunas, como las viejas beatas esperaban que se les apareciera la Virgen de Fátima y las hiciera jóvenes y ricas. Las vacunas están pagadas, pero no llegan; quién osará preguntar si no hay beneficiados de las incompetencias. Me temo que el día que aparezcan estadísticas reales, sin la manipulación de fábrica, nos sorprenderán los números de muertos, divididos por edades y por clases sociales. Uy, eso ni tocarlo. Las víctimas y los pacientes no deben tener otro patrimonio que su vida y la desgracia. Ahí queda, como consigna para uso mediático. Ver a un líder político con una pala es tan circense como escuchar sus pánfilos discursos en las ruedas de prensa. Seguidores del método Ollendorf: ¿ha subido el número de infectados y de muertos? Respuesta: manzanas traigo. Fíjense si será de payasos, sin dejar de ser delincuentes, una situación como la que sufrimos que, una vez anunciada la nevada del siglo, un gracioso le puso “Filomena”, de la familia Mortadelo y Filemón. Tanta ruina, tanta vergüenza, tanto sufrimiento, ¿quién lo produjo? ¡Filomena! Al que se le ocurrió deberían procesarle por atentar a la salud pública y como mínimo su cese fulminante en la asesoría que disfruta.Esa tendencia por convertir los dramas en comedias quizá pertenezca a la época que nos toca vivir. Como hay que quitarle a lo cotidiano la espoleta que evite a la realidad que nos estalle en la cara, miramos las cosas con una ingenuidad tanto más frívola cuanto más rentable. Cuando veo un digital o una cadena televisiva o un diario cuya basura acumulada huele adornados con el lema de “un periodismo independiente”, sospecho que es por no exhibir sus prebendas que se encaraman a la ética. Deberían imponerles una obligación digna de aquella época en que algunas niñas de pueblo se llamaban Filomena: escribir cien veces “mentir es bueno para el bolsillo particular y malo para la salud colectiva”.Ahí tienen al PSOE, que ha hecho lo imposible para que las elecciones autonómicas catalanas se celebrasen en febrero, y ha intentado que fueran antes de la Semana Santa, que será de Dolores. Desvelaron al candidato Illa que llevaban alimentando con pandemia y ahora caen en su propia trampa. ¡Joder, no hay pandemia capaz de torpedearnos al candidato de la pandemia! Si dura más en su ministerio, el efecto sorpresa se convertirá en desventaja. Pregonero de malas noticias. Lo de la luz y el túnel está muy bien para deslumbrar a la parroquia, pero nada aventura que las curvas se aplanen, que el túnel tenga un final y que la luz no sea un candil.La nieve se hizo hielo y pronto se irá deshaciendo bajo la forma de barro y lodo. Volverá la negra realidad a enseñorearse de la calzada y de la vida. Una sangría de muertos -80.000 acaban de reconocer– y los hospitales convertidos en parkings de desahuciados. La política es como el aire, no como la nieve que llega, descarga y desaparece. El aire se respira y es exigente, como el poder; siempre está en activo. ¿Acaso necesitaremos llegar a la primavera para comprobar que esta gente no es susceptible de florecer? El humor, negro como la nieve negra, siempre se cierne sobre las víctimas. ¡Filomena!”   Gregoio Moran

    https://www.vozpopuli.com/opinion/nieve-negra-filomena_0_1428758356.html

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    FRED ASTAIRE (y 3)

    Pues nada, como se nos viene otro confinamiento “metereológico” (que todavía dicen algunos periodistas de la RTVe), disfrutemos con estos bailarines y bailarinas, en bailes tan exigentes como cualquier Lago de los cisnes, Corsarios o Quijotes.

    Yukebox dance, con Eleanor Powell (1940):

    Piano dance, de la película Let’s dance (1950):

    https://www.youtube.com/watch?v=2Qsnf5pTl1Y Papá piernas largas, con Leslie Caron (1955):

    Fred Astaire al estilo de Michael Jackson, Smooth criminal:

    LA AGENDA DEL DOCUMENTAL DE Mariví Ibarrola

    La Qu con acento de Marivi Ibarrola. El Qué. Quién. Cómo. Dónde y Cuándo del documental

    delavapiesalacabeza@gmail.com

    Directora : Inés García Albi : Jaime Gil de Biedma: retrato de un poeta

     Producción:  Imprescindibles  de RTVE.  2020

    https://www.rtve.es/television/imprescindibles/jaime-gil-de-biedma/
    Descripción: Descripción: Gil  de Biedma imprescindibles-135535_SPA.jpg

    “Jaime Gil de Biedma Albi (Barcelona, 1929-1990)  Se enmarca dentro de la «poesía de la experiencia» en la Generación del 50 y su figura ha sido elevada a mito de la poesía española de la posguerra. Poemas como “No Volveré a ser joven, que la vida iba en serio, uno lo empieza a comprender  mas tarde…·    Utilizo sus estrofas como rebeldía política.- Alberto Oliart, Luis García Montero o Juan Marsé, comparten sus vivencias con el artista.  Recorre los lugares donde vivió desde Nava de la Asunción (Segovia) hasta Filipinas, pasando por Barcelona.  En el marco del 30.º aniversario de su muerte se ha depositado en la caja 1.602 en la antigua cámara acorazada de la sede central del Instituto Cervantes un legado in memoriam formado por manuscritos, libros, y una primera edición de su ensayo Diario del artista seriamente enfermo, hasta el 11 de enero de 2023”

    Director : Claude Lanzmann:   The dernier  des injustes

     Production:  Synecdoche, Le Pacte, Dor Film Wien.  2013 https://www.youtube.com/watch?v=GGlcoVQbpNQ

    Descripción: Descripción: le dernier_des_injustes-567942936-mmed.jpg

     “El director de «Shoah», recupera, casi treinta años después, una serie de entrevistas con Benjamin Murmelstein, el último presidente del Consejo Judío del campo de concentración de Theresienstadt. Las entrevistas se grabaron en Roma en 1975 y quedaron fuera del montaje de Shoah. Narra cómo era en realidad la vida en ese campo de exterminio-. Obtuvo 2013: Premios César: Nominada a Mejor Documental Festival de Cannes: Sección oficial fuera de concurso Festival de Sevilla: Sección oficial a concurso”

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    George Parker: El desmoronamiento. Treinta años de declive americano

    Descripción: El desmoronamiento, de George Packer. Traductor: Miguel Marqués Muñoz. Debate, 2015, 528 págs. 24,90 euros (papel). 8,50 euros (digital)

    https://elpais.com/cultura/2015/01/23/babelia/1422013610_758086.html

    Francisco José Soler Gil : El enigma del orden  Natural. Exploraciones en la frontera entre la física y la filosofía

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41-UExHwkAL._SX350_BO1,204,203,200_.jpg
    https://www.iac.es/es/divulgacion/noticias/dios-y-la-cosmologia-entrevista-con-francisco-jose-soler-gil

     

    Silvia Nieto entrevista a Juan Antonio March: «Prolongar la vida hasta los 150 años será relativamente fácil

    Descripción: El escritor y diplomático Juan Antonio March
    https://www.abc.es/internacional/abci-juan-antonio-march-escritor-y-diplomatico-prolongar-vida-hasta-150-anos-sera-relativamente-facil-202101142152_noticia.html

    Anatxu  Zabalbeascoa  entrevista a Sandra Ollo: “La homogeneidad ideológica es uno de los riesgos de nuestro tiempo”

    Descripción: Sandra Ollo: “La homogeneidad ideológica es uno de los riesgos de nuestro tiempo”
    https://elpais.com/elpais/2020/10/09/eps/1602242829_995522.html

    Laura  García entrevista a Anne Applebaum.  “Creo que la transición de la política y las relaciones al mundo en línea ha hecho a las personas más desconfiadas. La gente ve los acontecimientos políticos como algo que ocurre lejos de ellos, en los mismos dispositivos en los que ven películas y series de televisión. Ya no está muy claro qué es más importante y la política pasa a ser otra forma de entretenimiento, un contenido más que ves en la pantalla del ordenador”

    Descripción: Anne Applebaum
    https://theconversation.com/anne-applebaum-internet-nos-ha-hecho-mas-desconfiados-152571?utm_medium=email&utm_campaign=Novedades%20del%20da%2012%20enero%202021%20en%20The%20Conversation%20-%201832617829&utm_content=Novedades%20del%20da%2012%20enero%202021%20en%20The%20Conversation%20-%201832617829+CID_a39e4a46f664ac34a076a6778dbb2c27&utm_source=campaign_monitor_es&utm_term=Anne%20Applebaum%20Internet%20nos%20ha%20hecho%20ms%20desconfiados

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
  • “El aplazamiento de las elecciones al Parlament de Catalunya invita a la suspicacia. Hay más razones que las sanitarias. Los ciudadanos lo saben y algunos exponentes de la política catalana lo confiesan de una manera un tanto desvergonzada. “Ahora tendremos más tiempo para ganar”, ha escrito en las redes sociales el responsable de comunicación de Junts per Catalunya, en uno de esos momentos de distracción que no se pueden permitir quienes manejan munición digital. El aplazamiento electoral transmite miedo: miedo a un resultado electoral incierto, miedo a un candidato imprevisto (Salvador Illa) y miedo a una ciudadanía cada vez más enfadada. El pasado mes de noviembre en este espacio de comentario político ya avanzábamos que había temblor de piernas en Catalunya ante la convocatoria electoral del 14 de febrero. Aquel pronóstico se ha confirmado. Miedo a las urnas en Catalunya. Este es el tema de esta semana, mientras Portugal, con un ordenamiento constitucional que dificulta el aplazamiento, se dispone a votar en las elecciones presidenciales que se van a celebrar el próximo día 24. En Holanda votarán el 17 de marzo”   Enric Juliana

    https://www.lavanguardia.com/politica/20210116/6183416/portugal-vota-catalunya-aplaza.html

    “Cuando las primeras filtraciones fiables anunciaron, en junio de 2020, que el iPhone 12 que Apple tenía previsto poner en el mercado podría venir sin cargador ni auriculares, muchos, incluso los propios clientes de la marca, pusieron el grito en el cielo. Cuando, efectivamente, la compañía lanzó el dispositivo sin ellos, en una caja sensiblemente más pequeña y alegando una motivación medioambiental, se desató toda una tormenta de comentarios negativos: que si era una forma de ganar más dinero, que si no serviría para reducir la producción de basura electrónica… marcas como Samsung o Xiaomi llegaron incluso a hacer anuncios en los que hacían referencia explícita al tema y se mofaban de la decisión de Apple, y diciendo poco menos que «ellos nunca lo harían».¿Qué ha ocurrido? ¿Adivinas qué no trae el siguiente modelo que Xiaomi ha puesto en el mercado? ¿Y el modelo que Samsung acaba de anunciar, o los próximos que lance? ¡Oh, sorpresa! No traen cargadores, aduciendo, precisamente, las mismas razones medioambientales en las que en su momento Apple fue pionera: reducir la producción de basura medioambiental, y ser capaz de empaquetar más unidades en cada caja de productos, abaratando así la huella de carbono en los costes de envío.Pronto, toda la industria adoptará como estándar la medida de Apple que en su momento ridiculizaron, y los terminales dejarán de venir con un cargador. Una medida que cuando adquiere realmente sentido es precisamente cuando se generaliza entre todos los fabricantes, y que Apple habrá conseguido simplemente con su liderazgo: teniendo los arrestos suficientes como para aguantar una tormenta de críticas, sabiendo que lo que muchos criticaban hoy, lo imitarían mañana.El porcentaje de cargadores que provienen de tablets y smartphones supone tan solo el 0.1% sobre el total de desechos electrónicos, unas 54,000 toneladas métricas. Si consideramos tan solo la porción que Apple generaba, estaríamos hablando de la mitad o menos, como máximo, unas 25,000 toneladas métricas, o el 0.05% del total. Sin embargo, alguien tiene que dar el paso de empezar esa reducción, de crear la conciencia en los usuarios de que todos esos cargadores acumulados a lo largo de los años no tienen ningún sentido, y conseguir que todo el resto de los fabricantes incorporen la media y sitúen la reducción de basura electrónica como uno de sus objetivos. El valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar». Enrique Dans

     “Esta misma semana subí a Twitter un comentario que tuvo muchos likes. Hablaba del empacho de Iñaki Gabilondo. El vasco lo anunció el lunes en Hoy por Hoy, el programa que dirigió tantos años.–No quiero seguir haciendo comentarios políticos – le soltó  en directo a Angels Barceló–. No me siento capaz de continuar. Estoy empachado.Empacho es la forma coloquial para decir indigestión. Y en este caso, también es un eufemismo. Lo que Iñaki quiso decir es que se va porque está hasta los huevos. No de la política, que me consta que le apasiona, casi tanto como ir al Auditorio Nacional a escuchar música clásica. Está hasta los huevos de ésta política, de estos políticos.Con setenta y ocho años que tiene, uno podría pensar: lo deja porque se le acabó la cuerda. Ya no tiene fuerzas. El viejo león ya está viejo y/o enfermo y el análisis político diario requiere mucho tiempo y energías. Lo sé por Javier Pradera, que para escribir dos columnas de opinión en EL PAÍS, de 480 palabras cada una, se pasaba la semana entera documentándose y hablando con expertos en la materia sobre la que tenía que escribir. Igualito que Jaime Campmany, el columnista con el que más polemizó en la Transición, y del que mi padre decía que tenía una prosa grasienta. Una lograda metáfora para decir que el murciano no escribía artículos, sino churros periodísticos. En vez de la pluma, el falangista al que Ruiz-Gallardón regaló plaza en Madrid, manejaba la manga pastelera. Hace pocas semanas, los cómicos de Pantomima Full se mofaron de los periodistas intensitos (los que se creen Bob Woodward y no llegan ni a Eduardo Inda) e imaginaron en uno de sus sketches un descacharrante diario: The Irrelevant. Peer en botija pa´ que retumbe – como le gustaba decir a Rafael Sánchez Ferlosio. Eso es lo que harta de la actual política española: que no se habla más que de chorradas. Con lo aficionado a la música clásica que es, me imagino a Iñaki como a un Harold C. Schoenberg, el mítico crítico del New York Times, al que un buen día le hubieran dicho: ya no tienes que ocuparte de Carlo María Giulini, ni de la Tercera de Brahms, sino de las canciones de Taburete.–¡Pero son tres acordes! – hubiese dicho Schoenberg. ¿Qué puedo decir de ellos? ¡No me dan ni para un párrafo! Lo dejo.Pues Iñaki, lo mismo. ¿Qué puede comentar un opinador de su calibre de las necedades de Ayuso? Que para más inri, son diarias. ¿O de Aguado lloriqueando en público para convencernos de  lo mucho que le duele una España que él mismo ha encanallado, con su apoyo a los fascistas de Vox?  ¿O de Casado vestido de pijo, arrojando la nieve que acaba de quitar sobre el mismo paso de carruajes que trata de despejar? Ante estas escenas, uno tal vez pueda hacer un chiste un día, o a lo sumo dos. No más. Iñaki lo tiene mal, porque el sentido del humor no es uno de sus fuertes. Pero es hombre de gran clarividencia política. Así que debe de llevar unos cuantos meses pensando: ¿de verdad  tengo que levantarme todos los días a la seis de la mañana –con toda la pasta que tengo– para comentar esas declaraciones y esos gestos? Resultaría denigrante hasta para un alumno  de primero de CC de la Información. Para un peso pesado como él, es directamente una tortura china. Aún peor: una pérdida de tiempo. A medida que uno se va haciendo mayor – e Iñaki va ya para octogenario –, el tiempo, que siempre es oro, se convierte directamente en platino. E Iñaki piensa: la gente no me necesita para saber qué pensar cuando Ayuso dice que el Covid termina en D porque se originó en Diciembre. Mi tiempo, del que ya no me queda mucho, está para otras cosas. Necesito sentir que aún soy útil para el prójimo. Lo malo es que el periodismo patrio – salvo honrosas excepciones – se dedica a servir de altavoz a toda esta irrelevancia. Eso es lo que parodia Pantomima Full. Eso es The Irrelevant. Cada vez se practica más el periodismo de declaraciones, en el que lo que importa no es tanto lo que pasa, que pasa mucho, sino lo que (por ejemplo) comenta Ábalos de lo que ha dicho Casado en respuesta a algo que ha dicho Sánchez. Como diría Alaska ¿y a quién le importa? Es decir, que la irrelevancia de lo político es un fenómeno que se retroalimenta a través de la prensa. Cuantas más gilipolleces dice un político, más aparece en los medios, y cuanto más aparece en los medios, más gilipolleces dice el político. Hay ahora mismo en España, centenares de cargos, carguitos y carguetes, en el Gobierno, en las Comunidades, en los Ayuntamientos, recibiendo una delirante cantidad de atención mediática que no se le habría dispensado ni a Camilo José Cela el día en que recibió el Premio Nobel. Supongo que Gabilondo no quiere ya formar parte de ese circo.Por eso, frente a toda la patulea de pelotas que le dicen a Iñaki: ¡noooo, no te vayas, maestrooo, te necesitamos, eres nuestro faro de Alejandríaaa!, yo digo: has hecho bien en cortarte la coleta. Tu viniste al mundo para torear mihuras en Las Ventas–¿está Vd. detrás del GAL, señor González? – no para participar en capeas de pueblo. Para lidiar con los becerros de estos tiempos, ya tenemos a Bustos, a Naranjo, a Herrera Carlos.Y a ti te queda aún mucho Riccardo Muti, mucho Grigori Sokolov y mucho Simon Rattle por delante.¡Que los disfrutes por muchos añosMáximo Pradera

    https://blogs.publico.es/otrasmiradas/43839/inaki-se-corta-la-coleta/

     “Con 90 minutos de llamadas en espera que había el viernes en el 112, los infartados, los pacientes que habían sufrido un ictus, cualquier accidentado grave… se morían”. Con esta crudeza explica a este periódico un grupo de trabajadores de la Agencia de Seguridad y Emergencias de Madrid 112 lo vivido este fin de semana en la región gobernada por Isabel Díaz Ayuso.Todo ello después de que ElPlural.com informase sobre la incomparecencia de la gerente del Organismo Autónomo Ángeles Pedraza Portero, ante los devastadores efectos de la borrasca Filomena.En declaraciones a este periódico, trabajadores del 112 aseguran que llegaron a estar con 70 llamadas en espera: “Esta es la situación que tuvimos hasta el lunes. Nos consta que ha habido gente que ha fallecido por no poder ser atendida en el 112”. Todo ello a pesar de que no pocos trabajadores doblaron su turno e incluso trabajaron dos días seguidos.El problema, explican desde el centro, es que solo había entorno a una veintena de trabajadores por turno atendiendo llamadas a pesar de que en el centro hay capacidad para muchas más personas: “Había mesas para 40 trabajadores, pero estábamos a la mitad”.Más Madrid ya ha pedido la dimisión de Pedraza, quien accedió al cargo de gerente tras ser designada por Isabel Díaz Ayuso pese a carecer de conocimiento y experiencia para ello. De hecho, según su propio currículum, desarrolló toda su vida laboral en El Corte Inglés como secretaria de administración y técnico textil. En 2016 Pedraza se afilió al Partido Popular. Muy crítica con Mariano Rajoy y claramente alineada con posturas más conservadoras como las defendidas por Ayuso, Pedraza se convirtió en personaje público a raíz de sus duras críticas a los Ejecutivos del PSOE como vicepresidenta (2008-2010) y presidenta (2010-2016) de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT).Cabe recordar que Pedraza fue nombrada gerente del 112 el 10 de septiembre de 2019. Fue su tercer puesto en dos semanas.En concreto, el Consejo de Gobierno del 27 de agosto de 2019 aprobó la designación de Pedraza como comisionada para la Atención a las Víctimas. Una semana después, el 3 de septiembre, Pedraza fue relevada del cargo y nombrada comisionada del Gobierno para la Cañada Real Galiana. Tras su quejas -al considerar que no era un puesto óptima para ella-, finalmente el 10 de septiembre el Ejecutivo madrileño aprobó su cese como comisionada del Gobierno para la Cañada Real Galiana y su designación como gerente del Organismo Autónomo Madrid 112.Tal y como consta en el portal de transparencia de la Comunidad de MadridPedraza percibe por su labor al frente del 112 de forma anual 93.855 euros brutos.«La Agencia de Seguridad y Emergencias de Madrid 112 se ha visto completamente colapsada en una situación que, precisamente por su condición de excepcionalidad, requiere a este servicio operando con solvencia», han indicado desde Más Madrid. Para el partido que lidera en la región Mónica García, esta «insuficiencia» de atención y auxilio al ciudadano se debe «al abandono por parte de la gerencia del ASEM 112 de sus trabajadores, que han triplicado turnos desde la voluntariedad y autoorganización de la plantilla ante la falta de directrices por parte de Pedraza”.A este respecto, trabajadores del 112 explican que “Ángeles no tiene experiencia en emergencias. Ella hace lo que buenamente lo que puede, pero necesitamos a alguien que gestione J.M.S. / J.M.G.

    https://www.elplural.com/autonomias/con-90-minutos-llamadas-espera-pacientes-morian-durisimas-revelaciones-112-madrid-filomena_257168102

     “Se va acercando la fecha en la que el nuevo Censo de Población de 2021 ha de elaborarse y conviene recordar los cambios que se avecinan, que no son pocos. Hace poco más de un año -septiembre de 2019- desde que el INE publicó su último Proyecto Técnico, en el que se explican las principales novedades de la operación y, revisando esa documentación oficial, hay varias cuestiones que conviene resaltar. Primero, que va a haber un cambio metodológico espectacular: se va a pasar de un censo tradicional en el que se encuesta a todas las personas a un censo en el que la información procede exclusivamente del enlace de múltiples registros administrativos. La razón de este cambio no reside exclusivamente, como podríamos pensar, en el menor coste de la operación estadística. Es cierto que este es un argumento relevante y que su importancia ya se puso de relieve con el Censo de 2011. Así, si el Censo de 2001 enteramente basado en encuestas a la población, tuvo una previsión de fondos que ascendía a unos 65,3 millones de euros), diez años más tarde, en el de 2011, donde ya solo se entrevistó a una muestra en torno al 12% de la población, el presupuesto descendió a unos 85 millones de euros. Ahora, lo previsto para el Censo de Población de 2021 es no entrevistar a la población -lo más caro de una operación censal-, de modo que los costes totales para el periodo 2020-2023 se estiman en 3,2 millones de euros Segundo, no solo es una cuestión presupuestaria la que ha conducido al INE a plantear el levantamiento del próximo censo enteramente a partir de los registros administrativos. Hay dos razones más y muy bien fundadas, en mi opinión. Por un lado, el problema al que una encuesta o un censo clásico se enfrentan siempre: la falta de colaboración de los hogares. A decir del INE, este es un hecho de magnitud creciente y muy preocupante en todos los países de nuestro entorno, y es lo que está detrás de la búsqueda de otros métodos por parte de los organismos estadísticos oficiales. El problema reside en que la falta de colaboración no afecta por igual a toda la población, lo que implica que las encuestas tengan sesgos porque la población que contesta cuestionarios no representa correctamente al conjunto de la población (el INE indica que la falta de respuesta total en el más favorable de los casos supera el 10% de los hogares). Además, lo que también sucede es que la información recogida en los cuestionarios muchas veces figura incompleta, por lo que hay mucha falta de respuesta parcial. A falta de datos, se deben imputar esas variables a los hogares que no contestan. Y, por último, nada asegura que los informantes reflejen toda la realidad o, más bien, solo la parte que quieren revelar al encuestador en ese cuestionario confidencial. En resumen, que un censo clásico puede presentar numerosos e importantes inconvenientes. El Proyecto censal de 2021 también plantea otras novedades. Una de ellas es la incorporación de nuevas variables “de contexto” con información que se recoge por primera vez y que, además, se facilitará agregadamente. Es el caso de los ingresos, procedentes de fuentes tributarias que, para preservar el secreto estadístico, van a proporcionarse a nivel de sección censal y, también, de la información sobre movilidad a través de la posición de los teléfonos móviles a nivel de áreas de movilidad definidas por el INE (ampliar la información en Estadísticas Experimentales del INE).Otra de ellas  se incorporarán nuevas variables, el Censo de 2021 basado en registros no permitirá la continuidad de la información de algunas otras. Por eso, durante el primer semestre de 2021 el INE también ha previsto la realización de una encuesta complementaria (ECEPOV-2021 cuyo coste se estima en 5,5 millones de euros, un poco más de lo que cuestan dos oleadas trimestrales de la EPA) sobre algunas características esenciales de la población y las viviendas. Esta se publicará como producto independiente del Censo y sustituiría ese año a la Encuesta Continua de Hogares (ECH). La información sobre segundas generaciones de inmigrantes, equipamiento de las viviendas, uso de lenguas cooficiales, disponibilidad y uso de segunda vivienda, relaciones de pareja, composición del hogar y nuevos tipos de hogar, la proporcionaría esta encuesta a un nivel detallado, dado que se entrevistará a más del 1% de la población española. Para acabar, el Censo de Población y Viviendas será una operación invisible para la sociedad en general. Ya se han iniciado los trabajos para generar el fichero precensal de 2020 (FPC-2020), que es en el que se volcará, depurará y enlazará toda la información de los registros administrativos. La base inicial de este fichero (heredero de los que ya se han practicado en 2016 y 2018) será la población padronal sobre la que se haya determinado que existen signos de presencia en España (no necesariamente en su lugar de empadronamiento) a partir de los registros administrativos disponibles y, también, de los movimientos padronales en los meses posteriores a la fecha de referencia del censo (1 de enero de 2021). Esto se hará entre octubre de 2021 y abril de 2022. A finales de este último año está prevista la publicación de los resultados preliminares del Censo     Carmen Ródenas

     “Todavía no sabemos cuándo terminará la grave crisis sanitaria del Covid-19, aunque ya empezamos a ver la luz al final del túnel, gracias a la llegada de las primeras vacunas. A pesar de que todavía le falta recorrido a esta pandemia, hay algo que, evidentemente, tiene una entidad menor que las consecuencias sanitarias, económicas y sociales que ha provocado el Coronavirus, pero que debe ser objeto de análisis. Me refiero a la estrategia de comunicación desplegada por el ejecutivo para trasladar a los ciudadanos tanto las medidas puestas en marcha para combatir la pandemia, como los datos sobre su evolución. Desde el momento en que el incremento de contagios en España por el Covid-19 llevó al gobierno a decretar el Estado de Alarma, el ejecutivo puso en marcha una planificada estrategia de comunicación. Por su parte las principales fuerzas políticas del arco parlamentario activaron también sus propias estrategias, o en cualquier caso se posicionaron sobre esta emergencia sanitaria. Siendo esto cierto, resulta innegable que la mayor visibilidad a efectos de comunicación política la tiene, por razones obvias, el gobierno.Hagamos un recorrido por el papel jugado en este sentido por el Presidente del gobierno, Pedro Sánchez, como principal portavoz del ejecutivo. Sin duda el momento más importante fue la comparecencia del pasado 13 de marzo en la que comunicó la decisión del gobierno de decretar el Estado de Alarma. En esta primera aparición pública en televisión, Sánchez utilizó un lenguaje de cercanía en el que incluso tuteó a los ciudadanos que seguían esta comparecencia. Facilitó también los consejos básicos para evitar los contagios y terminó su discurso con un eslogan emblemático ya de esta pandemia, “este virus lo pararemos unidos”.La siguiente comparecencia reseñable del presidente del gobierno se produjo el 28 de marzo. El motivo era comunicar la suspensión temporal de las actividades no esenciales. Debe destacarse que el 28 de marzo era sábado. No fue esta la única vez que los estrategas de la Moncloa eligieron este día de la semana para las comparecencias del presidente. Con riesgo de equivocarme, hay motivos para pensar que el objetivo era transmitir a los ciudadanos la idea de que el gobierno estaba trabajando sin descanso para luchar contra la pandemia. Otra razón para comparecer en fin de semana es la mayor presencia de ciudadanos en sus casas y pendientes del televisor. En otras ocasiones el presidente se dirigió a los españoles en domingo, tras la celebración de las reuniones por videoconferencia con los presidentes autonómicos. Otro dato significativo de esta intervención fue su duración, Sánchez dedicó 17 minutos, casi el triple del tiempo que empleó cuando anunció el estado de alarma. Destaco este dato porque fueron muchas las críticas de los medios de comunicación afines a la derecha por el excesivo tiempo de las comparecencias del presidente. Las denominaron irónicamente “Aló presidente”, en referencia al programa televisivo del fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez. En cuanto al contenido de este discurso hay que reseñar las referencias de Sánchez a la responsabilidad de los ciudadanos para evitar los contagios y al esfuerzo de los cuerpos de seguridad en la lucha diaria contra la pandemia. Otro dato importante es el continuo recurso al lenguaje bélico en el que el coronavirus era el enemigo a batir.La siguiente comparecencia se produjo el 25 de abril, de nuevo en sábado y coincidiendo con la tercera prórroga del Estado de Alarma. En esta ocasión el presidente anunció también la salida a la calle, con sus correspondientes limitaciones, de los menores de 14 años. Se mantuvo en este discurso la cercanía, los constantes agradecimientos a los ciudadanos y el apoyo a las familias que habían perdido a sus seres queridos como consecuencia del coronavirus. Fue este un momento importante porque después de casi mes y medio de confinamiento se podía salir a la calle con limitaciones horarias y distancia interpersonal.En este recorrido por la evolución de la pandemia y los momentos clave de la comunicación de nuevas medidas para frenar los contagios, hay que detenerse en lo que se puede considerar el primer triunfo de esta “guerra”. Por fin, casi coincidiendo con el comienzo del verano, se consigue “doblegar la curva”, expresión repetida numerosas veces en las comparecencias de Pedro Sánchez. Se comunica en ese momento el comienzo de lo que desde el gobierno y las autoridades sanitarias se ha denominado “nueva normalidad”. El contenido del mensaje optimista que transmitió el presidente del gobierno ha sido criticado muchas veces por los partidos de la oposición, porque los ciudadanos recibieron en ese momento un mensaje engañoso sobre el final de la pandemia. Pero vayamos al detalle de esta comparecencia del jefe del ejecutivo. Estamos de nuevo ante una intervención de larga duración, sin duda justificada por la importante decisión de levantar el Estado de Alarma. La comparecencia, incluida la parte de rueda de prensa, duró 70 minutos de los que 26 minutos corresponden a la intervención del presidente. Anuncia el final del Estado de Alarma y hace balance de todo lo conseguido gracias a la restricción de movimientos y de buena parte de la actividad económica. Aunque en ese momento acaba el confinamiento domiciliario, no termina como tal el Estado de Alarma, se pasa a una nueva fase que Pedro Sánchez presenta como “última y definitiva prórroga del estado de alarma”, que será diferente porque la responsabilidad se traslada a las comunidades autónomas. En palabras del presidente del gobierno “se pasa de la cogobernanza a la gobernanza plena de las comunidades autónomas”. Únicamente queda en manos del gobierno el control de la movilidad. Otro dato importante de esta comparecencia es la referencia a las previsiones de recuperación económica y a las negociaciones con la Unión Europea por las que España dispondrá de 140.000 millones de euros de ayuda directa para los sectores económicos más afectados por la pandemia.A finales de agosto empezó a verse claro que la “nueva normalidad” estaba tocando a su fin. Aumentaban los contagios en toda España y además se acercaba el comienzo del curso escolar. Pedro Sánchez pasaba unos días de descanso en Lanzarote y sus vacaciones -hay que aclarar que ningún presidente de gobierno está realmente de vacaciones y menos aún en una situación de pandemia como la que vive nuestro país- se convertían en munición política en manos de los partidos de la derecha.El incremento de los contagios en todas las comunidades autónomas confirmaba que estábamos ante la temida segunda ola. El silencio del gobierno en esta situación alimentaba las críticas de los partidos de la oposición, y cuando Pedro Sánchez comunicó que adelantaba el final de sus vacaciones para anunciar medidas en relación con la segunda ola, la expectación era total. Precisamente provocar esta expectación formaba, sin duda, parte de la estrategia de comunicación, al trasladar a los ciudadanos la idea o la sensación de que el presidente del gobierno tenía la solución para salir de esa segunda ola que estaba comenzando..El viernes 23 de octubre se producía una nueva comparecencia del presidente del gobierno en un momento en el que el número de contagios confirmaba claramente que estábamos ante la segunda ola de la pandemia. El presidente hace un balance de la situación y reconoce que hay un contexto propicio para la propagación de la epidemia. Comunica además que en España hay ya más de tres millones de personas contagiadas. Pero sin duda lo más destacable de esta comparecencia es lo relativo a las decisiones adoptadas en la última reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En concreto se establecen criterios o referencias para que cada comunidad autónoma valore el riesgo o el nivel de contagio de la epidemia. Se establecen cuatro niveles de riesgo bajo, medio, alto y extremo y unos indicadores que señalan el nivel de riesgo que tiene cada comunidad autónoma. El primer indicador es el número de casos detectados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. El segundo indicador sería el grado de ocupación de los servicios hospitalarios y de las camas UCI. Los datos de estos dos indicadores situarían a cada comunidad autónoma en un nivel de riesgo y se tomarían las decisiones necesarias para controlar los contagios. En esta comparecencia Pedro Sánchez insiste, de forma reiterada, en la importancia de la disciplina social para evitar los contagios y destaca que hay que reducir la movilidad y las reuniones sociales. Aunque en este momento el gobierno no establece el Estado de Alarma si se indica que, si alguna comunidad autónoma alcanza el nivel 4 de riesgo, puede solicitar al gobierno la implantación del Estado de Alarma en todo o parte de su territorio.Esta comparecencia presagiaba que la declaración de un nuevo estado de alarma era inminente y así fue. El día 25 se reunía en sesión extraordinaria el Consejo de Ministros para aprobar un nuevo Estado de Alarma, inicialmente de 15 días, pero prorrogable hasta 6 meses previa aprobación del Congreso de los Diputados. Tras finalizar el Consejo de Ministros Pedro Sánchez interviene ante los medios de comunicación para informar de este nuevo Estado de Alarma, diferente a los anteriores ya que ahora las comunidades autónomas podrán decidir el nivel de aplicación de las medidas previstas en el Real Decreto. En su comparecencia Pedro Sánchez confirma que estamos ante la segunda ola del Covid-19 y detalla además medidas contra la libertad de circulación de las personas estableciendo un horario de referencia para aplicar el toque de queda. Hizo a continuación un balance de los equipos y medios sanitarios con los que se ha dotado a la sanidad pública. Esta comparecencia, al igual que las anteriores, es utilizada por el presidente del gobierno para comunicar una nueva medida para combatir la pandemia, pero también la labor desarrollada por el ejecutivo para paliar sus efectos sanitarios y económicos.En este largo recorrido por los devastadores efectos de la pandemia del Covid-19, el momento más esperado era el de la llegada de las vacunas. Vacunas que algunos agoreros mantenían que tardarían en llegar, pero que por suerte la comunidad científica y los grandes laboratorios farmacéuticos han logrado tenerlas en un tiempo récord.Este momento en la evolución de la pandemia, es para el gobierno un punto final o quizá un punto y seguido porque, como se está viendo, además de la llegada de este importante antídoto debe funcionar bien su distribución y el ritmo al que se vacuna en cada comunidad autónoma. Pero a los efectos de la comunicación política vayamos al momento en el que el Presidente del gobierno comunicó esta buena nueva. Pedro Sánchez compareció el 22 de noviembre al término de la reunión virtual del G20, y tras hacer balance de la participación de España en esta cumbre, hace referencia a la situación actual de la pandemia y destaca la eficacia del Estado de Alarma. En este contexto el presidente del gobierno comunica la compra de vacunas que hará la Unión Europea y concreta que a España le corresponderán el 10 % de estas dosis. Pero además afirma que España, junto con Alemania son los dos primeros países que tienen ya preparado un plan de vacunación. Destaca que en España hay 13.000 puntos de vacunación que permitirán tener vacunado un porcentaje muy sustancial de la población a lo largo del primer semestre de 2021. Pedro Sánchez completa este recorrido de buenas noticias haciendo referencia a los Presupuestos Generales del Estado que se aprobarán antes de que termine el año porque se cuenta con los apoyos necesarios para conseguirlo.Si nos fijamos, de forma estratégica, Pedro Sánchez elige la comparecencia sobre una cumbre tan importante como el G20 para anunciar la llegada de las vacunas. De esta forma consigue poner en el “escaparate mediático” varias buenas noticias protagonizadas por el gobierno como son el Estado de Alarma para combatir la segunda ola de la pandemia, la llegada de las ansiadas vacunas, el plan de vacunación y pone la guinda adelantando que se aprobarán, sin problemas, los Presupuestos Generales del Estado. Es indudable que la imagen del gobierno con estas importantes novedades mejora o es buena, en cualquier caso.Por desgracia todavía falta recorrido hasta que termine esta grave crisis sanitaria. Ya se ha visto la “luz al final del túnel”, pero el túnel es más largo de lo que se esperaba. Se ha criticado muchas veces la gestión del gobierno y también su estrategia de comunicación, pero hay un dato que resulta significativo. El PSOE encabeza en intención de voto todas las encuestas electorales realizadas durante la pandemia y además mantiene la distancia respecto del PP, segundo partido en intención de voto. Teniendo en cuenta el desgaste político que provoca la gestión de la pandemia, parece un buen indicio”   Rafael Sánchez

    “Que Trump termine su carrera política en un arrebato de furia narcisista y autodestructiva no es ninguna sorpresa. Lo más significativo de lo que ha pasado puede que sea que de repente las maniobras traicioneras del Partido Republicano ejecutadas los últimos años les han estallado en la cara. Con escasas excepciones, los dirigentes republicanos han intentado tener lo mejor de dos mundos: han querido aprovechar con fines electorales el tirón demagógico de Trump al tiempo que insistían en que eran un partido conservador normal dentro de un sistema democrático. En privado, muchos se mostraban horrorizados por las afirmaciones racistas y su autocrático culto a la personalidad, pero luego dudaban a la hora de contradecirle. Tras las elecciones jalearon su fantasía del robo de las elecciones. Un destacado republicano declaró anónimamente a The Washington Post: “¿Qué tiene de malo seguirle la corriente durante unas cuantas semanas? Nadie piensa que los resultados vayan a cambiar”.En realidad, la conclusión de la mayoría de los republicanos después de las elecciones de noviembre, en las que el presidente perdió, pero obtuvo nada menos que 75 millones de votos, fue que, aunque Trump tenía muchos defectos, el trumpismo seguía siendo una estrategia ganadora. Si Trump no hubiera gestionado tan mal la pandemia, si al menos hubiera mostrado algo de empatía respecto a las 350.000 personas fallecidas, si no hubiera insultado y enfurecido gratuitamente a determinados grupos, podría haber vencido. Su extremismo, su xenofobia racista no le han costado las elecciones, sino que estuvieron a punto de hacerle ganar. El futuro del partido, pensaban muchos, estaba en encontrar a un Trump más inteligente y disciplinado. Y varios empezaron a postularse. Josh Hawley y Ted Cruz, senadores por Misuri y Texas respectivamente, abanderaron la causa de que se podía revocar el resultado electoral mediante una votación en el Congreso, una idea peregrina y antidemocrática. Esperaban ganarse a las bases de Trump. Ben Sasse, senador republicano por Nebraska, lo dijo en Facebook: “Seamos claros: hay un puñado de políticos ambiciosos que creen que hay un camino muy rápido de hacerse con la base populista del presidente sin que eso implique causar un daño tangible y duradero. Pero se equivocan”.Para revertir los resultados electorales Trump y sus facilitadores republicanos han defendido que, según las encuestas, tres cuartas partes de los votantes republicanos creen que hubo fraude. Trump usó esto para tratar de intimidar al secretario de Estado de Georgia y que “encontrara” los 11.780 votos que necesitaba. Ted Cruz dijo esto mismo en el Congreso: “Las últimas encuestas muestran que el 39% de los estadounidenses creen que las recientes elecciones fueron ‘fraudulentas’. Quizá ustedes no estén de acuerdo. Pero es verdad para casi la mitad del país”. La lógica circular es asombrosa. Trump y cientos de líderes republicanos recorren el país diciendo que ha habido fraude y, cuando sus seguidores les creen, lo utilizan como prueba de que tienen razón.Es un cinismo de una dimensión increíble. Es posible que la turba furiosa que irrumpió en el Capitolio creyera sinceramente que hubo fraude, pero los políticos que les habían animado desde dentro saben que no lo hubo. Como escribió Ben Sasse: “En privado, no he oído a un solo republicano del Congreso decir que hay fraude, ni uno. En cambio, les oigo hablar de su preocupación por la ‘imagen’ que darán ante los más ardientes seguidores de Trump”.Brad Raffensperger, el secretario de Estado de Georgia, lo expuso categóricamente en su conversación con Trump, después de insistir en que los hechos no corroboraban ninguna teoría conspiranoica: “La verdad importa”. Que sea necesario hacer una afirmación tan simple y obvia da una idea del profundo delirio epistemológico en el que se ha sumido la derecha estadounidense.El asedio al Capitolio —como todo el fenómeno Trump— habría sido imposible sin 35 años de sectarismo en unos medios de extrema derecha llenos de teorías de la conspiración y acusaciones temerarias. En 1987, el presidente Reagan derogó el llamado Principio de Imparcialidad. Esta ley exigía a las emisoras de radio y televisión que mostraran diversos puntos de vista y se atuvieran a unos criterios de responsabilidad periodística. En 1988 Rush Limbaugh empezó a emitir su programa en múltiples radios. En 1995 empezó a emitir Fox News.Estos medios impusieron la idea de que se podía decir lo que fuera, sin importar si era demostrable o no. Desde entonces no han dejado de crear una realidad alternativa, con el soniquete de teorías como que Bill y Hillary Clinton eran responsables de varios asesinatos, Obama no nació en EE UU, o que el calentamiento global y la covid son mentira. Si crees la mitad de las cosas que dicen los medios de extrema derecha, parecería totalmente razonable pensar que en el Congreso hay una perversa camarilla de peligrosos criminales. Las redes sociales no han hecho más que empeorar esto.Los republicanos se han mostrado muy dispuestos a contemporizar con la fiera, hasta que esta los ha devorado. En esta trágica farsa existe la posibilidad de que muchos se den cuenta de que tienen que alejarse del precipicio nihilista del populismo de derechas. Algunos estarán dispuestos a colaborar con el nuevo presidente Biden en temas como una campaña nacional de vacunación, un programa para reconstruir las infraestructuras o la subida del salario mínimo. Otros tendrán la tentación de cabalgar sobre la bestia. El futuro de la democracia en EE UU puede depender de cuál de estos dos grupos gane.   Alexander Stille

    https://www.almendron.com/tribuna/el-cinico-doble-juego-del-partido-republicano/

    “Las conductas poco éticas y su manejo insuficiente por las instituciones de la UE, como los casos de puerta giratoria del ex presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, fichado por Goldman Sachs o la vicepresidenta Neelie Kroes, contratada por Uber; los conflictos de intereses de eurodiputados como Rachida Dati; o el escándalo del dinero por enmiendas ha perjudicado la confianza que los ciudadanos europeos depositaron en las instituciones de la UE. Estos y otros casos han dañado la reputación de la Unión Europea y demuestran que el sistema de supervisión ética de la UE no alcanza los impactos esperados.Ante esta grave situación, representantes de varios partidos en el Parlamento Europeo, entre los que destacan los socialistas y Los Verdes, proponen la creación de un organismo de ética de la UE, único e independiente. Antes de impulsarlo consideran que la OLAF, el Defensor del Pueblo de la UE o el Tribunal de Cuentas no son las entidades adecuadas para cumplir esta labor. Para facilitar su nacimiento plantean la celebración de un acuerdo interinstitucional entre las instituciones participantes, sobre la base del artículo 295 TFUE, comenzando al menos por el Parlamento y la Comisión y abierto a todas las instituciones, agencias y organismos que deseen incorporarse en cualquier momento. El nuevo organismo de ética de la UE se encargaría de las competencias para supervisar las normas éticas aplicables a las instituciones participantes, así como a las de asesoramiento, investigación y poderes de ejecución. También se le podría otorgar autoridad sobre el Registro de Transparencia de la UE y monitorear y hacer cumplir por parte de los lobistas las reglas que los regulan” Un estudio realizado por el profesor y jurista, Alberto Alemanno, demuestra que es legalmente factible con arreglo a la legislación de la UE crear un organismo de este tipo agrupando facultades existentes de supervisión, investigación, sanción y asesoramiento. “Con demasiada frecuencia las investigaciones no conducen a una decisión y las violaciones de las obligaciones éticas quedan impunes. De hecho, aunque las instituciones cuentan, en gran medida, con marcos éticos adecuados, en la práctica, el marco ético de la UE demuestra ser incapaz de prevenir eficazmente y de manera adecuada infracciones importantes de las normas éticas de la UE. Esto, en última instancia, perjudica la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas”, subraya en su informe el profesor Alemanno.“La igualdad de derechos de los ciudadanos, la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas, garantiza que las decisiones públicas sean tomadas en el interés general, basadas en los resultados de las elecciones y las mayorías políticas y no por los intereses privados. La integridad de los funcionarios públicos son características clave de cualquier sistema democrático que funcione. Esto requiere reglas éticas irreprochables y aplicables a las instituciones públicas y funcionarios en los procesos de toma de decisiones. En la UE, se cuenta con normas éticas que, en muchos aspectos, están por delante de las normas nacionales y regionales en los Estados unidos. Sin embargo, debido a que se basan únicamente en un enfoque de autorregulación donde los miembros de cada las instituciones se juzgan a sí mismas, en realidad se aplican mal”, sostienen los representantes de dichos partidos.Al respecto destacan como en el Parlamento Europeo, a pesar de contabilizarse al menos 24 supuestas infracciones del código de conducta, ningún procedimiento condujo a una sanción. Critican que las reglas éticas estén muy fragmentadas, con diferentes reglas y procedimientos. El mismo estatuto de personal se aplica de manera diferente, lo que reduce su transparencia y su comprensión por parte de los ciudadanos y de las personas interesadas.El nuevo organismo ético supervisaría a Comisarios, miembros del Parlamento y todo el personal cubierto por el estatuto del personal. Estaría compuesto por nueve miembros: tres por la Comisión, tres por el Parlamento y tres por todo el personal de las instituciones y órganos regulados. Los nueve miembros se  elegirían en función de su competencia, experiencia y cualidades así como su integridad personal. Deben tener un historial impecable de comportamiento ético”.   Jorge de Lorenzo

    Las insólitas imágenes del asalto al Capitolio por parte de un nutrido grupo de trumpistas insurrectos han dado la vuelta al mundo, inscribiéndose de manera automática en el imaginario colectivo del nuevo siglo y dando pie a una profusión de interpretaciones. Algunas son complementarias; otras se excluyen entre sí. Se invocan precedentes históricos que se remontan a comienzos del siglo XIX, se trazan comparaciones con otros golpes institucionales, se discuten tanto sus causas como sus consecuencias para la democracia. Niall Ferguson ha llamado la atención sobre el papel que haya podido jugar la pandemia en la creación de un clima psicológico que anima a los excesivos a dar rienda suelta a sus excesos; otros, singularmente en nuestro país, aprovechan para descubrir que la mentira política sistemática resulta peligrosa. Es lo que sucede con los hechos: no llevan su significado a cuestas, sino que nosotros se lo atribuimos. Sobre este asunto, en fin, se pueden decir muchas cosas; digamos algunas.

    Y el deplorable cogió su fusil. Es imposible no prestar atención al perfil de los asaltantes del capitolio, que parecen sacados de una secuela de The Big Lewoski, la película de los hermanos Coen que lleva al cine sin confesarlo la magistral Vineland de Thomas Pynchon; recuerdo que John Goodman interpreta a un personaje aficionado a las armas que destaca del nazismo que «al menos, es una teoría». Jake Angeli, el asaltante que llevaba una lanza y ropajes de bisonte americano, ha resultado ser un actor frustrado procedente de una familia acomodada; este papel lo ha bordado y podrá disfrutar de ese magro consuelo en prisión. El conjunto se parecía a una excursión de Boy Scouts que hubiese degenerado a causa de un impulso violento: como en el cine de bajo presupuesto. Recuérdese que alguien con un perfil de apariencia similar había detonado apenas unos días atrás un fuerte explosivo contra una torre de telefonía, para protestar contra el desarrollo de una tecnología 5G asociada a delirantes teorías conspirativas; por su parte, la banda del Capitolio se adhiere a la tesis de que Washington está dominada por una red de pedófilos liderada por Hillary Clinton. Puede uno imaginarse las reuniones preparatorias, animadas por la retórica incendiaria de Donald Trump y presididas por un espíritu adolescente: «¡Vamos a liarla!». Pero la fantasía dejó paso a la realidad, en forma de cadáveres y la perspectiva de un proceso penal; a ver qué piensan al respecto los cinco hijos del sexagenario Richard Barnett, que puso los pies encima de la mesa de Nancy Pelosi, no digamos la viuda del policía que murió defendiendo el edificio. Antonio Scurati insiste en este punto en su historia novelada del ascenso del fascismo italiano: la política de masas se alimenta de sórdidos tipos humanos que solo esperan una oportunidad para hacerse notar. Algunos comentaristas los describen en cambio como individuos desafectos que buscan los medios para expresar su rechazo hacia la hegemonía cultural que los mete en aquella «basket of deplorables» a la que aludió Hillary Clinton en la campaña electoral de 2016. Yo lo entiendo, pero no olvidemos que han tenido a su presidente en la Casa Blanca durante cuatro años y que las sociedades liberales permiten al disidente expresarse de muchas maneras; tanto lo permite, que hay días en que parece que no hay nadie satisfecho con el sistema. Admitamos, en todo caso, el contraste: los muertos causados por los chalecos amarillos franceses no han impedido una cierta glorificación de este movimiento anónimo. No todas las insurrecciones son iguales.

    Tan lejos, tan cerca. En un ensayo publicado a final del siglo pasado, con motivo de la aparición de su monumental Underworld, el novelista Don Delillo hablaba de la magnitud del paisaje y la experiencia norteamericanas, citando al pintor Willem de Kooning: «La americanidad representa un cierto tipo de carga; no la sientes cuando vienes de una nación pequeña». Se trata de un juicio algo provinciano: ningún país está libre de arrastrar una historia densa en acontecimientos, ¡salvo tal vez Suiza! No cabe duda, sin embargo, de que el excepcionalismo norteamericano ha creado el sentimiento de que su república produce más acontecimientos de los que sus escritores pueden asimilar. Su protagonismo en el siglo XX está fuera de duda y nos ha dado momentos inolvidables: la Gran Depresión, el asesinato de Kennedy, Vietnam, el estallido del Challenger. A esa percepción no es ajena la capacidad del país para producir narraciones atractivas sobre sus episodios históricos, exportadas luego exitosamente al resto del mundo: si Griffith ya dramatizó el atentado contra Lincoln, Scorsese ha vuelto sobre la muerte de Jimmy Hoffa en su última película. De manera que el contexto cuenta: el asalto de los trumpistas al Capitolio se alimenta de mitologías típicamente norteamericanas, como demuestran el lenguaje libertario y la presencia de banderas confederadas. ¿Acaso las aventuras del Equipo A, grupo de justicieros que discuten con éxito el monopolio estatal de la violencia legítima, serían creíbles en algún otro país occidental? También el lenguaje populista presenta connotaciones singulares en un país que posee un régimen presidencialista y donde los candidatos prometen llevar al pueblo a Washington de manera casi rutinaria. De hecho, el People’s Party que operó en aquel país a finales del XIX seguramente sea el primer movimiento populista en el sentido moderno del término: una coalición de pequeños propietarios urbanos y rurales que protestaban contra la corrupción municipal y los privilegios de los copper barons. Se diría entonces que los americanos han vuelto a lograrlo: la insurrección armada de la pasada semana sería un acontecimiento inédito en el nuevo siglo. No obstante, dar por buena esa afirmación sería cometer una injusticia con el procés independentista, capaz de organizar un referéndum ilegal y de generar imágenes tan pintorescas como la presencia de 300 alcaldes con su vara de mando en el parlamento regional o la circulación de tractores por el centro de Barcelona; cada uno tira de lo que tiene. Así que lo sucedido en Washington tiene acentos propios, pero se alimenta de una dinámica común a muchas democracias occidentales: tanto la diferencia como la repetición merecen ser atendidas.

    La letra del tuit con sangre entra. Los insurrectos son mentes literales que se tomaron en serio las hipérboles y mentiras de Donald Trump, confirmando con ello los peligros asociados al nuevo lenguaje de las élites políticas. Esto, que quizá pueda sorprender a un sueco, no pilla desprevenido a un español; aunque muchos, ahora, se hagan los sorprendidos. ¡La verdad importa! No iría yo tan lejos: las mentiras cuentan, más bien. Si los líderes políticos repiten sus falsedades una y otra vez, comunicándose directamente con sus seguidores a través de las redes sociales, muchos de ellos terminarán por creerlas o fingirán que lo hacen, armándose así de argumentos contra sus enemigos. Decir que te han robado la victoria electoral, afirmar que España roba a Cataluña, sugerir que la Constitución española no reconoce iguales derechos a hombres y mujeres, afirmar que la transición a la democracia es la continuación del franquismo por otros medios o denunciar que vivimos en una falsa democracia que excluye al pueblo auténtico del parlamento: mentiras que importan. Naturalmente, quien las formula sabe que son mentira; la política es teatro y somos todos mayorcitos: ¿quién puede creer a estas alturas que Mistol lava más blanco? Pero a la vista está que unos asaltan el Capitolio, otros montan un proces y aun los hay que rodean un congreso o convocan manifestaciones contra sentencias judiciales que no son de su gusto; el gusto por la literalidad está muy extendido. Por lo demás, eso que ahora llamamos polarización afectiva solo es el nombre del odio que se profesan quienes habitan mundos incompatibles entre sí; mundos que ha creado el lenguaje de unos líderes a los que siguen, dócilmente encolerizados, los votantes. De ahí que la contención expresiva sea un deber no escrito para la clase política, que esta se muestra cada vez menos dispuestas a cumplir: el primero que anteponga el dato al sentimiento podría salir perdiendo. Dicho esto, la responsabilidad de Trump en la insurrección protagonizada por sus seguidores es indiscutible: los animó y alentó de manera explícita, reiterando la acusación infundada de fraude electoral masivo y vulnerando sus deberes constitucionales.

    Todo está conectado. Parece mentira que alguien pueda creer en la dominación mundial a través del 5G, en la vacuna con chip de Bill Gates o en el gobierno pedófilo de Washington; claro que también los hay que rechazan las vacunas, están convencidos de que el Club Bildelberg domina el mundo y de que una cámara subterránea del Pentágono mantiene preso al inventor del coche movido por agua del grifo. ¡Hay gente para todo! Y si hay gente para todo, ¿cómo no va a haberla para creer que ha existido un fraude electoral denunciado por su ídolo político? Lo chocante es que haya varios cientos de personas dispuestas a tomar por la fuerza el Capitolio, aunque en un país de 350 millones de habitantes quizá no resulte tan extraño. De lo que no cabe duda es que la credulidad humana juega un papel determinante en la vida política: necesitamos creer en algo para dar sentido al mundo y a nuestras vidas. Las teorías conspirativas, las noticias falsas y los rumores interesados cumplen esa función; proporcionan el material con el que reforzamos nuestras creencias y, en el caso de determinados temperamentos, suministran un chute extra de adrenalina que los impele a vivere pericolosamente. Habría que preguntarse, sin embargo, si el éxito de las teorías conspirativas a estas alturas del proceso de ilustración —que avanza más lentamente de lo esperado— no tendrá algo que ver con el éxito de un modelo narrativo que, tanto en el cine y la televisión como en la novela de éxito, relata la historia de un desvelamiento de realidades ocultas: el complot, la trama, la confabulación. Ni que decir tiene que eso se puede explicar al revés, de manera que el éxito de ese tipo de ficciones responda a nuestra inclinación a explicarnos el mundo a partir de la pareja ocultación/desvelamiento. En todo caso, el papel de esa estructura narrativa en el relato populista salta a la vista, por cuanto ahí se denuncia una exitosa conspiración de las élites contra la gente común. A eso hay que sumar el prestigio cultural que posee la figura del rebelde, aquel que se levanta contra los poderes establecidos o se revuelve contra su destino: un Iglesias, un Varoufakis, un Trump. ¡Los adversativos! Y si se rebela el jefe, ¿por qué no van a hacerlo sus seguidores?

    Las redes contra la democracia. Se ha dicho estos días que el ataque al Capitolio es, además de la conclusión lógica del trumpismo, una consecuencia de la digitalización de la esfera pública: la contaminación del debate por medio de la difusión de fake news y el advenimiento de eso que llamamos «posverdad» habrían preparado el terreno para la insurrección armada de un grupo de fanáticos. ¡Es posible! Al fin y al cabo, el supremacista blanco Timothy McVeigh, que mató a 168 personas en Oklahoma haciendo explosionar un coche-bomba delante de un edificio público, actuó en solitario. Pero el caso es que actuó, como lo habían hecho las bandas terroristas en la Europa de los 70 o los camisas negras en la Italia de los años 20; convendría recordar que hubo bolchevismo, fascismo y nazismo antes de que existiera Twitter. Es verdad que las herramientas digitales facilitan el contacto directo de los líderes políticos con sus seguidores, lo que permite difundir su ideario y crear una sensación de inmediatez que alimenta la fantasía de la desintermediación: ese do it yourself que vale por igual para libertarios y asamblearios. Pudiera ser, asimismo, que las redes sociales resultasen especialmente beneficiosas para los discursos populista y nacionalista, en la medida en que la conexión horizontal entre los seguidores genera sensación de comunidad; la visión de conjunto que ofrecen las plataformas, por el contrario, nos recuerda que una sociedad moderna es por definición plural y conflictiva. Pero las redes introducen otras novedades sustanciales: de un lado, aceleran y multiplican la difusión de mensajes y emociones en el interior del cuerpo social; del otro, hacen mucho más sencillo que las personas con intereses similares conecten entre sí a nivel nacional e incluso global. Esto último vale para los filatélicos o los moteros tanto como para los sujetos politizados que andan en busca de compañeros de viaje. Dicho esto, no hay manera de saber si el aumento de las movilizaciones sociales en los últimos años —que a bote pronto uno situaría por debajo del nivel alcanzado en los años 60, más violentos en el mundo entero— tiene por causa la expansión de las redes sociales tras la generalización del smartphone o, por el contrario, obedece a una ola de conflictos que tendría su origen en la Gran Recesión; la crisis económica estalla poco después del lanzamiento del primer iPhone. El funcionamiento de esta dialéctica de la regresión no se deja determinar fácilmente, pero sería exagerado atribuir todos los males de la democracia liberal a la existencia de las redes sociales. Aunque la novedad que introducen debe ser analizada con rigor, mantengamos la cabeza fría y recordemos que antes de que pudiéramos conectarnos digitalmente hubo líderes políticos especializados en la agitación de masas, terrorismo ideológico y nacionalismo nativista; el siglo pasado no fue una fiesta. Es natural que nuestra época sienta la necesidad de creerse original, ya que solo se vive una vez; que realmente lo sea, es asunto distinto.

    ¿Todos populistas? Algunos comentaristas han mostrado su extrañeza, cuando no su incomprensión, ante el hecho de que podamos llamar populistas por igual a los insurrectos del trumpismo, a los independentistas catalanes y a un partido —¡ya de gobierno!— como Podemos. Pero lo que no se entiende es que no lo entiendan, cuando desde hace años no hablamos de otra cosa y los rasgos que caracterizan al populismo pueden identificarse sin excesiva dificultad. Ciertamente, esos tres fenómenos políticos parecen tan diferentes entre sí que la posibilidad de reunirlos bajo el paraguas una sola categoría se antoja desconcertante. Que compartan una serie de atributos esenciales, sin embargo, no implica que deban compartirlos todos; pueden parecerse en una cosa (la práctica del populismo) y diferenciarse en otras (orientarse ideológicamente en una u otra dirección). Hará populismo quien conciba el pueblo como un organismo unitario cuya voluntad, de la que el líder populista es intérprete, debe realizarse por encima de cualquier limitación; si la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo, el populismo tiene por objeto hacer realidad esa promesa. Y esto lo hacen Trump, los independentistas y Podemos: todos ellos descreen de la descripción liberal-pluralista de la sociedad y querrían reemplazar la democracia representativa por otra plebiscitaria o aclamativa. Tal como señala Pierre Rosanvallon en su libro sobre el fenómeno populista, estamos ante una propuesta política que combina elementos negativos (crítica del liberalismo) y positivos (defensa de una democracia directa, dedicada a forjar la cohesión emocional de un pueblo soberano y protegido de las inclemencias globales). Pero hay que recordar que el populismo, a diferencia del fascismo, habla el lenguaje de la democracia: no promete la subordinación del individuo a una jerarquía natural, sino su emancipación a través del cuerpo colectivo del pueblo. Ocurre que el populismo no es una ideología comprensiva, sino que necesita nutrirse de otras doctrinas políticas; de ahí su carácter camaleónico y flexible. Por una parte, cada populismo procederá a definir el contenido del pueblo y la identidad de sus enemigos; por otra, se orientarán hacia la izquierda o la derecha según cuáles sean los objetivos políticos que diga querer alcanzar. Todos ellos ponen el pueblo por delante de la sociedad y su voluntad soberana por encima de las leyes o los derechos individuales. Es fácil colegir que allí donde puede, el populista erosionará las instituciones liberales y tratará de deslizar el sistema político en una dirección autoritaria o «iliberal». Trump no ha sido, en todo caso, un populista demasiado disciplinado; otros han mostrado mayor constancia y obtenido mayor éxito: desde 1892 no padecía el partido republicano una derrota tan severa en las elecciones presidenciales y legislativas.

    Apoteosis de la democracia.A estas alturas, no cabe duda de que Donald Trump es un personaje grotesco cuya aptitud para el cargo presidencial fue dudosa desde el principio. No se ha conducido en el cargo, sin embargo, como un tirano: no ha querido, podido o sabido hacer tal cosa. De hecho, su elección fue democrática y eso nos recuerda los peligros inherentes a la elección representativa en la sociedad de masas: cualquiera puede ser presidente si recibe votos suficientes para ello. Se me dirá que Trump obtuvo la victoria gracias a sus mentiras, pero un reproche semejante solo puede provenir de un alma cándida o un hipócrita: también mentían Tsipras cuando echaba la culpa a Merkel de la crisis griega, Farage al prometer las famosas 350.000 libras semanales para la sanidad pública inglesa si triunfaba el Brexit, los independentistas cuando dicen que España roba a Cataluña, Iglesias cuando acusa a la democracia española de no ser una democracia real o Sánchez cuando prometió no pactar jamás con Bildu. Poco queda del carácter aristocrático originalmente atribuido a las elecciones, entendidas en los orígenes del gobierno representativo como un mecanismo para elegir a los mejores gobernantes. Así las cosas, son los elementos liberales de la democracia los que ponen límites a la acción de aquellos gobernantes que no solo se equivocan, sino que incumplen las reglas informales que garantizan la calidad del sistema político. No es de extrañar que ese sistema de frenos y contrapesos tenga hoy tantos enemigos: se los ha ganado. Esperemos que el bufonesco asalto al Capitolio, con toda su fuerza simbólica negativa, abra los ojos de aquellos que aún los mantienen cerrados: el conflicto no está entre la izquierda y la derecha, sino entre la democracia pluralista y sus enemigos. No seamos, a este respecto, demasiado optimistas”.     Manuel Arias Maldonado

    https://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/capitol-hill-blues?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20210113

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *

Calendario de artículos

enero 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Artículos anteriores