• EL VIERNES ATENTOS A… SE PUBLICA EL IPC DE ENERO DE ALEMANIA, EL PIB DEL CUARTO TRIMESTRE DE REINO UNIDO Y LA CONFIANZA DEL CONSUMIDOR DE FEBRERO EN LOS EEUU.   EL INE  PUBLICA LAS CIFRAS DE SOCIEDADES MERCANTILES Y LAS CIFRAS DE TRANSPORTE DE VIAJEROS, AMBAS  DEL MES DE  DICIEMBRE

    Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Informe de situación febrero 2022

    https://planderecuperacion.gob.es/sites/default/files/2022-02/10022022_Presentacion_balance_PRTR_febrero-2022.pdf

    José Rico: Las predicciones de las elecciones en Castilla y León: el PP pierde un escaño en beneficio del PSOE

    https://www.epe.es/es/politica/20220210/ganara-elecciones-castilla-leon-2022-13172591

    “A tres días de las elecciones autonómicas en Castilla y León e inmersos ya en el periodo de veto legal a la publicación de sondeos, El Periódico de Catalunya sigue actualizando a diario el mercado de predicciones Predi para conocer la evolución de la estimación de escaños y la fórmula de gobierno más probable. Fruto de un proyecto de investigación de la Universidad de Zúrich, esta herramienta electoral funciona como un mercado de bolsa y se basa en las transacciones de un notable grupo de especialistas en ciencias políticas, sociales y económicas. Además, durante esta recta final de la campaña, Predi es el único mecanismo que permite seguir la última hora de las expectativas electorales más allá de las encuestas y hasta la misma jornada electoral, dada la prohibición legal de publicar estudios de opinión durante los cinco días previos a los comicios”

    José Miguel Arcos: España acumula 14 trimestres con datos de productividad en negativo

    Descripción: https://s03.s3c.es/imag/_v0/2448x1065/8/5/8/250x_grafico-Productividad.jpg
    https://www.eleconomista.es/economia/noticias/11604080/02/22/Espana-acumula-14-trimestres-con-datos-de-productividad-en-negativo-.html

    “La variación anual de la productividad por trabajador en España acumula un descenso del 7,6% desde en el trienio de 2018 a 2020. Este es uno de los grandes factores negativos del mercado laboral español, al que hay que sumarle un aumento de los costes laborales unitarios de 9,3% en el mismo periodo. Recogiendo de esta forma los datos de Eurostat, España lidera la caída de la productividad entre las principales economías europeas, y bajo el mandato de Pedro Sánchez acumula ya 14 trimestres con datos negativos. La economía española se pone de cara, de esta manera, ante un problema de pérdida de competitividad relativa en el entorno europeo debido al aumento de los costes laborales unitarios, que crecen a consecuencia del déficit de productividad. Omitiendo casos espectaculares como el de Irlanda, cuya productividad fue un 9,3% superior durante el trienio, la media los países de la Unión Europea fue un una bajada del 4,6% en la productividad.  Sobre la situación de España, Gregorio Izquierdo, director General del IEE y director de Economía en la patronal CEOE, explica a este medio que «el problema de la productividad en España se explica ante todo por nuestros déficit de capital humano, por el menor tamaño de las empresas españolas, por el retraso en la generalización de la digitalización en la actividad económica y por nuestra especialización sectorial en sectores de productividad media o baja» . De base, la tendencia negativa del desempeño productivo español prácticamente duplica a la media europea (descenso medio del 3,9%), mientras que entre las grandes economías únicamente Italia (con una caída del 7,1%) se asemeja a la pérdida de capacidad productiva del tejido español. Otras principales economías, como Alemania y Francia, también han sufrido la recesión productiva, aunque a un menor nivel que el español. El país germano protagonizó una caída del 3,6%, mientras los franceses también se acercan a las tasas españolas, aunque por debajo, con un descenso del 6,4%.  Siempre, , en periodos de expansión económica,  la productividad comienza a desacelerarse incluso llegando registrar tasas de crecimiento negativas, mientras que en las recesiones España suele liderar el crecimiento de la productividad en Europa. La explicación a este fenómeno reside, entre otros factores, en el mercado laboral español, uno de los más disfuncionales de los países desarrollados, con un peso elevado de la temporalidad”

     “En busca de una productividad perdida Desde hace unos trimestres la economía española no parece crecer lo que muchos esperábamos. Unos argumentan que las políticas aplicadas no han sido suficientes, otros aluden a que estas no son las adecuadas. Otros que si se han mantenido muchas restricciones durante mucho tiempo. Otros, simplemente, achacan al Gobierno su falta de acierto en asegurar las bases de un crecimiento rápido. Pero otros hablan de problemas de medición. Simplemente, dicen, los datos no cuadran, por lo que estamos abocados, tarde o temprano, a una revisión en positivo de las cifras publicadas de crecimiento. Pero, ¿qué hay de posible en esto último? Desde luego les puedo decir que es una hipótesis creíble, y sin que esto suponga la necesidad de invalidar cualquiera otra de las planteadas. Dicho esto, lo que no es menos cierto es que, con los datos de producción y empleo en la mano, tenemos una imagen que cuesta cuadrar. Y es por esta razón que, al menos, sería interesante tratar de localizar dónde se generan estas diferencias observadas y buscar alguna explicación. De eso trata el resto de esta columna. Por la evolución del PIB y su relación con el empleo sabemos que hay un antes y un después del tercer trimestre de 2020. En el tercer trimestre la actividad productiva (PIB) rebotó con un crecimiento del 16,8 % mientras las horas trabajadas crecían un 25,8 %. Estas cifras, como sabemos, compensaron parcialmente a los dos anteriores trimestres, y que de forma conjunta hundieron la actividad en un -22,1 % y las horas en un -25,8 %. Es decir, con dichas cifras, la productividad mostraba un comportamiento contracíclico, algo habitual en nuestra economía y motivado por el especial comportamiento de nuestro mercado de trabajo. Sin embargo, su evolución en los siguientes trimestres depararía más diversidad para dicho comportamiento y algunas peculiaridades. La caída del tercer trimestre del 20 y del segundo del 21 alimentaron lo que hemos venido a llamar el desacople entre PIB y horas trabajadas Durante los trimestres que siguieron al verano de 2020, la productividad cayó en dos de ellos (-0,3 % y -2,8 % en el IV del 20 y II del 21 respectivamente) y creció en los otros dos (+0,8 % y +1,7 % en el I y III del 21, respectivamente). Mientras, las horas crecían en tres de ellos y cayó solo en uno, justamente en el primer trimestre de 2021, cuando confluyó sobre España la tormenta perfecta: tercera ola y Filomena. A pesar de haber crecido la productividad en dos trimestres desde entonces, la caída del tercero del 20 y del segundo del 21 alimentaron lo que hemos venido a llamar el desacople entre PIB y horas trabajadas. Así, el saldo final después de cinco trimestres transcurridos desde el Gran Confinamiento es que el nivel de horas trabajadas ha alcanzado el 96,5 % de su nivel en el cuarto trimestre de 2019 mientras que el PIB está aún en el 93,4 %. En otros países de nuestro entorno esto no ha sucedido. España es, por así decirlo, una rara avis. Resulta por eso de enorme interés tratar de comprender qué ha pasado con la productividad, variable que se sitúa como una cuña entre la evolución del PIB y de las horas. Una forma sencilla de buscar el origen de este comportamiento es diseccionando la evolución del PIB por hora por lo aportado por cada uno de los sectores productivos de la economía. Algo así como llevar a cabo un trabajo forense. Así, si el problema es la productividad ¿qué ha pasado con ella en los diferentes sectores? En la figura de más abajo se observa que tres sectores explican buena parte de la caída de la productividad desde el inicio de la recuperación: la agricultura, el sector de la construcción y los servicios inmobiliarios. En cada uno de ellos, la caída supera el -15 %, cifra extremadamente llamativa, aunque roza el esperpento en el caso del sector de servicios inmobiliarios. En este caso, donde se registran actividades como la compraventa, la gestión de alquileres o la administración de la propiedad, en el tercer trimestre de 2021 la productividad media de un trabajador del sector por cada hora trabajada era un tercio inferior comparada con la del segundo de 2020. Extraño, ¿verdad?

    Descripción: productividad

    Es fácil comprender que la media de estas variaciones sectoriales nos da el total para la economía. Así pues, cada una de las productividades sectoriales puede afectar de dos modos a la productividad total. La primera de ellas por razones obvias: si un sector es ahora menos productivo, la economía en su conjunto lo será por el mero hecho de que el primero es parte del segundo. Es lo que llamo efecto intra-sector. La segunda, porque estas fuertes variaciones sectoriales afectan a la composición de la economía y, así, a las medias. Es lo que llamo efecto composición. Pues bien, lo que aporta cada sector a través de estas dos vías es lo que se muestra en la figura de más abajo. Tomemos un sector de ejemplo para comprender mejor lo que representa: la industria. Este sector ha aportado al crecimiento del VAB por hora desde el IIT de 2020 un +1,9 % lo que muestra una ganancia en productividad (la industria ha aumentado la producción más que las horas dedicadas a ello). Sin embargo, al ser un sector muy productivo y al haber perdido peso respecto al IIT de 2020, su aportación por efecto composición es de un -0,2 %.. Entendido esto, ¿qué podemos contar? La primera imagen clara es que el efecto composición sectorial explica poco de la caída de 7,3 puntos porcentuales de la productividad de la economía. El resto, -5,7 puntos, se explica porque los diferentes sectores han reducido, en conjunto, su productividad.

    Descripción: https://media.vozpopuli.com/2021/11/07/figura-2.jpg

    Y aquí es donde surge lo llamativo. Entre la construcción y los servicios inmobiliarios, en especial este último, la productividad de la economía española se contrae -5,6 puntos. A esto sumemos el de los servicios públicos (contratación de horas en sanidad y educación en segmentos salariales menores a la media del conjunto de las AA.PP.) o la agricultura. Pero a pesar de estos dos últimos, el grueso de la variación reside en el sector de la construcción. ¿Y qué provoca esta intensa caída? Analizando indicadores del sector, pareciera que se han contratado horas sin que haya una correlación con sus ingresos de explotación. Por ejemplo, el indicador del valor realizado por las empresas del sector publicado por el Ministerio de Transporte. Movilidad y Agenda Urbana se muestra muy débil en estos meses, pero no correlaciona tanto con las horas trabajadas dadas en la misma encuesta. También se observa un escalón en este indicador desde el inicio de la crisis, como si el sector fuera incapaz de recuperar lo perdido. ¿Cambio de modelo hacia, por ejemplo, la rehabilitación? ¿Ajustes de contabilidad ante una situación que ha sido extraña? Otra explicación, oída por un servidor, es que, simplemente, estén aflorando horas trabajadas dados los incentivos generados por las ayudas existentes. Pero, ¿y qué podemos decir de los servicios inmobiliarios? La compraventa de casas no fue mal, que sepamos, hasta agosto incluido, aunque sí cayeron los servicios técnicos de arquitectura. En todo caso, muchas preguntas y pocas respuestas. Sea como fuere, podemos identificar de dónde mana el agua, pero no dónde está la verdadera fuente. Hay cosas extrañas en la evolución de la productividad en dos sectores que explican buena parte del gap en esta variable en el conjunto de la actividad productiva. Eso lo sabemos. Pero solo con el paso del tiempo seremos capaces de entender definitivamente qué provocó tal desajuste” Manuel Alejandro Hidalgo

    https://www.vozpopuli.com/opinion/productividad-perdida.html

    Bruselas mejora una décima la previsión de crecimiento de España en 2022 pero espera más inflación La Comisión Europea va a mejorar este martes la previsión de crecimiento de la economía española en una décima. En noviembre, en las estimaciones de invierno, los servicios técnicos de Bruselas esperaban que España cerrara 2021 con un aumento del del 4,6% en el PIB, que mejorara un 5,5% adicional en 2022 y mantuviera un buen ritmo en 2023, en torno al 4,4%. Ahora, en sus nuevas previsiones, a las que ha tenido acceso EL MUNDO, la Comisión aumenta justo por encima del 5% la estimación de cierre del curso pasado y mejora en otra décima más sus cálculos de 2022, hasta el 5,6%. Los expertos dejan el año que viene igual, en el 4,4%.  La cifra está por debajo de las estimaciones de Moncloa, pero supondrían para este curso el mayor crecimiento de toda la Unión después de Malta. Y estar entre las tres primeras el próximo, con un ritmo muy superior (incluso el doble) respecto al de las grandes potencias, puesto que la recuperación, en comparación, está siendo más lenta.  Con los últimos datos disponibles, tanto de recaudación tributaria como de creación de empleo, y con los fondos comunitarios empezando a regar nuestra economía, la Comisión confía en que nuestro país pueda acelerar un poco más y por encima de la media de la Eurozona, que sitúa en el 4,3%. Los últimos trimestres (a pesar de las oscilaciones en los cálculos del INE) son positivos de forma consistente, pero la española es la economía que más lentamente se está recuperando en el continente, lejos todavía de los niveles de antes de la pandemia. Y de las esperanzas de Moncloa y Economía, que han mantenido durante el último semestre un umbral mucho más alto que el de todos los organismos nacionales e internacionales: un 6,5% para 2021 y un 7% para 2022. El Banco de España se sitúa un 5,4%, casi lo mismo que Comisión.  «Se espera que el consumo privado y la inversión sean los principales impulsores del crecimiento en el horizonte de pronóstico. Los ahorros acumulados durante la pandemia y las subidas de las pensiones apoyarán el consumo, mientras que la implementación del Programa de Recuperación y Resiliencia Planificar lo hará con la inversión. La progresiva normalización del turismo internacional debería permitir una contribución de las exportaciones netas al crecimiento del PIB. En general, se espera que el PIB real aumente un 5,6% en 2022 y un 4,4% en 2023. Con ello esperamos que la brecha respecto al nivel previo a la pandemia se cierre en el último trimestre de 2022″, dice el informe.  En noviembre los servicios técnicos de Paolo Gentiloni tuvieron que dar un rejón importante, con un recorte de más de un punto y medio, pero ahora ven más estabilidad, a pesar de problemas profundos como el precio de la energía. El documento que será publicado este martes al mediodía anticipa un poco más de inflación todavía, tras llegarse en los últimos trimestres a cifras no vistas en muchos lustros. La Comisión eleva en su documento la previsión de inflación para la zona euro hasta un 3,5%, muy por encima del objetivo histórico del BCE de mantenerla cerca pero por debajo del 2%. Para España, el dato se sitúa en el 3,6% este ejercicio, pero bajaría drásticamente hasta el 1,1%, en dato más bajo del continente después del letón.  Este curso va a estar muy agitado. Los precios están por encima de lo esperado y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, no cerró la puerta hace apenas unos días a que pueda haber una subida de tipos de interés este mismo curso, algo que hasta Navidades descartaba tajantemente. Sus decisiones sobre las compras de bonos también son críticas, pues el BCE ha sido estos años el principal comprador de deuda española en el mercado secundario. Cualquier variación puede tener efectos. Las primas de riesgo están bajo control, y el Tesoro se está moviendo muy bien en sus salidas, pero un escenario cambiante puede tener resultados imprevisibles. Bruselas confía, en todo caso, en que 2023 vuelva a niveles mucho más controlados, en torno al 1,7%.  Este 2022, además, es en teoría el último año con el Pacto de Estabilidad congelado y hay un debate abierto muy intenso sobre cuándo volver a la ‘normalidad’, pero sobre todo cómo cambiar las actuales reglas fiscales. Gentiloni, como Nadia Calviño o Francia, aboga por normas más flexibles y personalizadas, quizás con indicadores y sendas específicas para cada país, en función de sus circunstancias. Hay cierto consenso, pero no unanimidad, en que criterios como los actuales, con un límite de deuda del 60%, tienen poco sentido cuando casi todos los países están por encima del 100% del PIB. España, en concreto, en torno al 120% tras todas las medidas para paliar los efectos de la pandemia y los confinamientos.  En Bruselas no hay una inquietud específica por el crecimiento español, si bien no acaban de comprender por qué los números no son mejores, tras el descalabro de 2020. El empleo, en concreto, debería arrastrar mejores cifras, pero no es así. España fía una parte importantísima de la recuperación y la estabilización a los fondos comunitarios, de ahí la urgencia de pedirlo, de aprobar medidas (como la reforma laboral) y de ir cumpliendo hitos.  Se espera que el próximo desembolso (oficialmente el segundo, pues aunque ya han llegado dos partidas la primera se conoce como prefinanciación y estaba casi descontada) sea algo más complicado, pues implica reformas e hitos que todavía no están cerrados. La reforma laboral era uno, quizás el más significativo. Y aunque está aprobada el equipo de Gentiloni todavía tiene un ojo puesto en las posibles resoluciones judiciales si el PP insiste en impugnar la votación del Congreso.  La coyuntura internacional, sin embargo, es un motivo de preocupación. Los precios, la energía, las cadenas de producción o la situación en Ucrania, con el riesgo de un conflicto militar que implicaría sanciones, tensiones e interrupciones adicionales en buena parte del planeta. Todo factores que golpearían a Europa y que traerían dudas adicionales para países que tanto dependen den turismo como el nuestro.  Si las previsiones son un ejercicio delicado en condiciones normales, se han vuelto casi imposibles con la pandemia. A principios de julio la Comisión aumentó en tres décimas (desde el 5,9 al 6,2%) la estimación de este año para nuestro país, pero bajó en medio punto (del 6,8% al 6,3) la de 2022. Y ello después de haber aumentado en un punto y medio de golpe las mismas en mayo. En noviembre hubo un hachazo de 1,6 puntos. Y ahora una mejora de una décima para 2022. Elementos para coger con pinzas el resultado de los modelos, sobre todo cuando el INE está teniendo que hacer correcciones de una magnitud sin precedentes en su historia reciente.”  Pablo R. Suanzes

    https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2022/02/10/6204ddf321efa035738b4595.html

    EpData.- Previsiones de la Comisión Europea sobre el PIB y la inflación en España y en los países de la UE, en gráficos

    https://www.epdata.es/prevision-bruselas-pib-espana-2020-2021/54fb8ff3-6e31-4a03-9064-2b7f0b2e5962

    “La recuperación por debajo de las expectativas Los datos agregados de la economía española muestran que el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre anterior ha sido de un 2%. La recuperación económica está en marcha, pero todavía resulta incompleta y desigual. La economía sigue una senda de mejora más débil de lo previsto y notablemente inferior a la de las principales economías de la UE. ¿Qué está pasando para este resultado tan modesto? ¿Qué luces y sombras presenta? El impulso viene de un buen comportamiento de la inversión, sobre todo en maquinaria y bienes de equipo, y las exportaciones ayudan y evolucionan favorablemente como consecuencia de la mejora de la demanda exterior.  Si desagregamos la información por sectores institucionales de la economía; familias y autónomos, empresas sociedades no financieras, financieras y administración pública obtenemos una fotografía más precisa de los motores de la recuperación. Una característica importante de la senda de crecimiento que se sigue resulta de la heterogeneidad que se observa en la evolución de la actividad de los distintos sectores: el sector de administraciones públicas no cambia la tendencia en su evolución creciente desde antes de la pandemia y acelera su crecimiento durante la misma. Así, su VAB en el IIT2021 es un 11.2% superior al del IVT2018. Hay un fuerte componente contracíclico en la actividad del sector público con la contrapartida de un aumento muy notable del endeudamiento. El rasgo que caracteriza el VAB del sector de sociedades financieras es el de una actividad estable, antes y durante la pandemia. Por el contrario, los sectores institucionales donde retrocede la actividad durante la pandemia de forma muy notable son el de familias y autónomos y sobre todo, el de las empresas mercantiles no financieras que representan el 80% del VAB agregado total. Concretamente, el VAB del sector de SNF inicia a partir del IT2020 una senda descendente hasta el IT2021 cuando se sitúa en el 85% del valor máximo alcanzado en el IVT2019. El VAB del sector de Familias y Autónomos crece de forma más moderada que el de las SNF en los años previos a la pandemia, y no desciende tanto durante la misma. Por tanto, la caída de la actividad económica se concentra con mucha intensidad en el sector de empresas mercantiles no financieras y en menor medida en familias y autónomos. Para completar esta breve descripción, el Banco de España (2021) realiza una encuesta a una muestra de sociedades no financieras españolas sobre sus expectativas de crecimiento futuro.  La respuesta de las empresas indica que en el cuarto trimestre del 2021 se mantiene la recuperación de las ventas y empleo. Además, la mayoría consideran que este proceso va a continuar en el inicio de 2022 aunque con menor intensidad. Las empresas indican también que en los próximos trimestres continuará la traslación de los aumentos de costes a precios. Por último, más de un tercio de las empresas encuestadas responden que ya han alcanzado sus niveles de ventas anteriores a la pandemia y otro tercio adicional espera alcanzarlo a lo largo de este año.  En definitiva, el sector de las empresas mercantiles no financieras es a la vez el más importante, cuantitativamente, de los sectores institucionales por su mayor aportación al VAB, y también el que experimenta una mayor contracción en su actividad durante la pandemia. Por todo ello es también el que tiene por delante la mayor brecha entre su nivel de actividad actual y el nivel para el que se considera completada la recuperación. La contracción muy significativa de la inversión, los problemas en el funcionamiento de las cadenas globales de suministro y producción y unas expectativas de inflación de costes están, sin duda, retrasando la reacción de la oferta a los incrementos de una demanda que se recupera.  Va a resultar por otro lado muy difícil que el empuje sostenido al crecimiento provenga de las sociedades financieras (bancos, seguros y sociedades de inversión) y las Administraciones  Públicas. Las primeras por el estancamiento de su VAB, y porque se encuentran en plena transformación de su modelo de negocio; ajustes en su estructura de empleo, reducción de sucursales y cambios en la oferta de servicios que ofrecen para mejorar su rentabilidad. Y las segundas,  porque después del impulso temporal y extraordinario de los fondos europeos del Next Generation, deberá abordar la necesaria consolidación fiscal. Todas las administraciones públicas, estarán obligadas a reducir, de forma ordenada, el enorme endeudamiento acumulado en estos años de crisis. Por tanto, la palanca para un crecimiento sostenido e intenso del VAB, debe venir de la recuperación de la inversión empresarial que no sólo tiene que ayudar a corregir los cuellos de botella de la producción a corto plazo, ampliación de la oferta y mejora de la productividad, sino que se presenta como fundamental para afianzar el estímulo de demanda, más inversión, para un crecimiento robusto de la producción.” Emilio Huerta

    https://dequevaisloseconomistas.com/2022/02/10/la-recuperacion-por-debajo-de-las-expectativas/#more-1754 

     “La decisión de Bruselas sobre el gas y la nuclear pone en entredicho el mercado de bonos verdes Las empresas de gas de la Unión Europea no han perdido el tiempo para aprovechar la decisión del bloque de incluir el combustible fósil en su reglamento ecológico y ya preparan la emisión de bonos verdes, según publica Bloomberg. Los clientes de la industria del gas de Nomura International Plc ya están en conversaciones con el banco sobre posibles ventas de bonos verdes, que suelen tener costes de préstamo más bajos dada la gran demanda de activos éticos, señala la agencia estadounidense. Esto supondría una gran ayuda tras la propuesta de la Comisión Europea de conceder una etiqueta verde a algunos proyectos de gas para ayudar a que el continente se aleje de los combustibles más sucios, como el carbón. Es una medida que va a ser controvertida para muchos fondos éticos, que pueden rechazar las ofertas de deuda de las empresas de combustibles fósiles. También es probable que haga mella en la ambición de la UE de convertir su reglamento verde en un ‘estándar de oro’ para la inversión medioambiental. “Habrá emisiones de estos sectores”, afirmó en una entrevista a Bloomberg Jarek Olszowka, responsable de finanzas sostenibles de Nomura en Europa y Oriente Medio. “El riesgo es que se abra la UE a ataques fáciles”. Para ser etiquetados como bonos verdes europeos, los ingresos tendrían que ajustarse a la llamada taxonomía de la UE, un conjunto de criterios para las inversiones que abarcan una serie de actividades económicas compatibles con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050. Aunque las normas sobre el gas exigen que los proyectos subvencionables sustituyan a una instalación de carbón y se atengan a los límites de emisiones, la decisión ha llevado a algunos a cuestionar si ese objetivo climático puede cumplirse ahora. El argumento de la Comisión Europea es que el gas, al igual que la energía nuclear, son tecnologías que permitirán a los países del bloque realizar una transición suave para abandonar las actividades más contaminantes. Los legisladores del Parlamento y los Estados miembros tienen al menos cuatro meses para oponerse antes de que el reglamento modificado entre en vigor a principios del próximo año. Tendrá repercusiones en todo el paquete legislativo de la UE sobre finanzas sostenibles, que incluye leyes diseñadas para mejorar la información sobre ESG y la norma de bonos verdes del bloque. Según Olszowka, de Nomura, es probable que esta última incluya también el gas y la energía nuclear. Añadió que las empresas de gas probablemente utilizarán ahora bonos verdes en lugar de deuda vinculada a la sostenibilidad para su financiación.Olszowka dijo que habría preferido que las tecnologías se incluyeran en una categoría “ámbar” separada para las inversiones de transición. Mientras que bancos como JPMorgan Chase & Co. y BNP Paribas SA compiten por conseguir negocios de suscripción verdes, también están bajo la presión de los reguladores y los activistas para que limpien sus carteras de préstamos. “Al incluirlo en la parte verde, se abre toda la taxonomía a los desafíos”, reconoce Olszowka. “Ahora es más difícil afirmar que la taxonomía tiene una base puramente científica Elboletin.com

    https://www.elboletin.com/la-decision-de-bruselas-sobre-el-gas-y-la-nuclear-pone-en-entredicho-el-mercado-de-bonos-verdes/?utm_source=mailpoet&utm_medium=email&utm_campaign=la-decision-de-bruselas-sobre-el-gas-y-la-nuclear-pone-en-entredicho-el-mercado-de-bonos-verdes_274

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    CONOZCAN MEJOR A SAMUEL COLERIDGE-TAYLOR

    Samuel Coleridge-Taylor (Holborn, Londres, 1875-1912), hijo de padre rhodesiano y madre inglesa, es un importante músico que llegó a ser director de la Händel Society; compositor de la ópera Thelma, sinfonías, música incidental para el Kubla Khan de Coleridge, el Othello de Shakespeare y el Hiawatha, piezas de cámara y canciones.

    Coleridge-Taylor, Variaciones sinfónicas sobre un tema africano, op. 63:

    Balada para orquesta:

    Gipsy Song y Gipsy Dance opus 20, Nos. 2 y 3 para violín y pìano, 1898:

    The Lee shore, para cuatro voces mixtas:

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Juan Milián: El proceso español. La catalanización de la política española y el desmantelamiento de la España de la Transición

    https://www.libertaddigital.com/cultura/libros/2021-06-21/juan-milian-proces-cataluna-espana-el-proceso-espanol-nacionalismo-sanchismo-el-proceso-espanol-6792198/

    Philippe Aghion: El poder de la destrucción creativa.  ¿Qué impulsa el crecimiento económico?

    Descripción: El poder de la destrucción creativa: ¿Qué impulsa el crecimiento económico? (Deusto) 

    https://ellibero.cl/tiempo-libre/resena-el-poder-de-la-destruccion-creativa-y-el-futuro-del-capitalismo/

    Carmen Mañana entrevista a Beatriz Cepeda: “Lo que llamamos cancelación no existe, es un linchamiento”

    Descripción: Perra de Satán, fotografiada en Madrid.
    https://elpais.com/television/2022-02-10/perra-de-satan-lo-que-llamamos-cancelacion-no-existe-es-un-linchamiento.html

    Joaquín Luna entrevista a Kevin Casas-Zamora: “Entre democracia y poder, el partido republicano se inclina por el poder”

    Descripción: Kevin Casas-Zamora, secretari general del Instituto Internacional para la Democracia y la Assitencia Electoral (IDEA)
    https://www.lavanguardia.com/internacional/20220210/8046259/democracia-partido-republicano-inclina.amp.html

    Pedro del Rosal entrevista a Juan Valderas: «Hay cansancio de las ‘big four’, es difícil ser el auditor y el ‘forensic”

    Descripción: Juan Valderas: "Hay cansancio de las ‘big four’, es difícil ser el auditor y el ‘forensic”

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/02/17/legal/1581921147_291247.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
  • Comments are closed.

Calendario de artículos

febrero 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Artículos anteriores