• change.org/SoyMayorNOidiota.

    Ya lo decía Rudy Rucker, matemático y precursor del Cyberpunk: “La única manera de conocer con detalle el tiempo que puede hacer mañana consiste en esperar 24 horas y ver lo que ocurre realmente”

    https://www.xatakaciencia.com/fisica/realidad-determinista-eso-significa-que-libre-albedrio-solo-ilusion-cognitiva?utm_source=recommended&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=recommended3&utm_campaign=20_Jan_2022+Xataka%20Ciencia

    elelectoral.com: Según  la encuesta electoral del CIS, el PSOE se sitúa con un 28,5 % de intención de voto, con lo que podría alcanzar los 124 escaños . El PP se mantiene segundo con un 21,5 % y conseguiría 94 escaños. Vox se sitúa con un 14,7 % y lograría 49 escaños. Unidas Podemos detiene su crecimiento y se sitúa con un 13,1 %, con lo que conseguiría 37 escaños. Ciudadanos baja hasta el 4 % y se quedaría con 3 escaños. Más País se coloca con un 2,8 % y obtendría 5 escaños

    Descripción: https://elelectoral.com/wp-content/uploads/2022/01/CIS-Enero-2022-1024x585.png

    La Unión Europea necesita nuevas reglas fiscales La eurozona, como cualquier unión monetaria, necesita reglas fiscales para evitar que los desequilibrios presupuestarios de un país terminen afectando a los demás o a la propia estabilidad del euro. Las reglas actuales, válidas para toda la UE, hace mucho que no funcionan. Ahora mismo están suspendidas por la pandemia, pero pronto habrá que reactivarlas y pueden pasar dos cosas: o la Comisión no las aplica y su prestigio se hunde, o las aplica estrictamente y entonces lo que se hunde es la economía europea. Urge, pues, reformarlas cuanto antes. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento ha dejado de ser creíble por cuatro motivos. Primero, debería haber sido anticíclico (promoviendo superávit fiscal en épocas de bonanza y déficit en épocas de crisis), pero ha sido lo contrario: muchos países han mantenido un déficit estructural en épocas de bonanza y, en momentos de crisis, se han forzado ajustes que deterioraron el crecimiento e incrementaron aún más la deuda. Segundo, sus reglas se basan en indicadores de déficit y deuda (3% y 60%) establecidos arbitrariamente hace treinta años, cuando el crecimiento y los tipos de interés eran muy distintos. Tercero, el indicador de déficit utilizado no es el observable (contable), sino el estructural (o ajeno al ciclo), cuyo cálculo exige estimar un PIB potencial usando una metodología discutible. Finalmente, la interpretación de las reglas se ha complicado hasta requerir un enrevesado vademécum de más de 100 páginas que favorece la arbitrariedad y la politización a la hora de aplicarlas. Con una deuda en la eurozona superior al 100% del PIB, obligar ahora a los países a volver al 60% es simplemente irreal: requeriría ajustes draconianos. Por otra parte, el concepto de sostenibilidad ha variado: tan importante como el nivel de deuda es el flujo de intereses (hoy muy reducido) o la tendencia y estructura del déficit público (en última instancia, el flujo que determina el stock de deuda). La deuda sostenible de un país puede ser mayor (o menor) que un 60%, y el “café para todos” es contraproducente. La Comisión Europea, consciente de todo esto, inició en septiembre una consulta pública para recopilar propuestas de reforma de las reglas fiscales por parte de organismos, universidades y think-tanks europeos. En España el Real Instituto Elcano acaba de publicar su propuesta, basada en la creación de una capacidad fiscal permanente para la eurozona, a partir de una versión institucionalizada y mejorada del Next Generation EU que facilitaría la senda de ajuste de los Estados miembros hacia el equilibrio. Dicha senda no sería común, sino adaptada a cada país, con valores de referencia de déficit y deuda personalizados (y ajenos a la absurda regla de reducción de un veinteavo anual). Una capacidad fiscal permanente permitiría que las sendas de ajuste no se traduzcan, como de costumbre, en un peligroso hundimiento de la inversión que hipoteque el crecimiento futuro. Los países, mientras reducen su déficit, podrían financiar con cargo a ella inversiones consideradas de interés paneuropeo, fundamentalmente verdes y en digitalización. Algunos han propuesto, de forma alternativa, una “regla de oro” para excluir las inversiones verdes del cómputo de los déficit nacionales, pero eso es probablemente más ineficiente, pues obligaría a una prolija definición de qué es y qué no es verde (nada sencilla, como demuestran las discusiones actuales sobre nuclear y gas). A fin de cuentas, ¿qué sentido tiene sustituir un ilegible vademécum sobre déficit estructural por otro también ilegible sobre gasto verde (o digital)? En el fondo, resulta más creíble una definición y aprobación a priori de proyectos financiables con cargo un fondo común que una reevaluación a posteriori de las decisiones de los Estados miembros sobre sus propias finanzas: denegar una financiación siempre tendrá menor coste político que corregir un déficit al alza. Lógicamente, el acceso a la financiación de la capacidad fiscal estaría condicionada al estricto cumplimiento de la senda de ajuste marcada y a la realización de ambiciosas reformas estructurales. Esta condicionalidad, acordada con la Comisión, se debería ratificar no sólo por el Consejo, sino también por el Parlamento Europeo (la codecisión se garantizaría integrando la nueva capacidad fiscal en el nuevo Marco Financiero Plurianual post-2027), buscando un adecuado sistema de equilibrios y contrapesos que garantice que los incentivos estén correctamente alineados. Una vez alcanzada la situación de estabilidad presupuestaria (ya no determinada por valores arbitrarios, sino tras un proceso de análisis e interacción permanente con las instituciones europeas), los países requerirán un mecanismo de prevención de nuevos desequilibrios. Para ello se propone una regla observable y fácil de aplicar: garantizar que cualquier incremento permanente del gasto sea cubierto con un incremento permanente de los ingresos. En otras palabras: una regla “euro por euro” (quizás complementada con una salvaguarda para países altamente endeudados) que reemplazaría a las complejas reglas actuales. Este marco requeriría dos cosas: ex ante, un mayor control y asunción de responsabilidad sobre los Programas de Estabilidad (y Convergencia) y los proyectos de presupuestos anuales y, ex post, una mejora de los sistemas de evaluación continua de las políticas fiscales de los Estados miembros. Para esto último sería útil un Sistema Europeo de Instituciones Fiscales Independientes (al igual que el Sistema Europeo de Bancos Centrales, pero con instituciones como la AIReF y a efectos sólo de evaluación fiscal) apoyado por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y coordinado por la Comisión. El motivo: lo común estará siempre menos sujeto a las presiones de los gobiernos nacionales. En el caso de que un país se aleje de la situación de equilibrio, el mecanismo correctivo haría uso del actual Procedimiento de Déficit Excesivo, pero activado no de forma automática cuando el déficit o la deuda de desvíen de una cifra específica (como ahora), sino considerando simultáneamente ambos indicadores y su interrelación. Las recomendaciones de corrección, por otra parte, deberían concentrarse en los componentes estructurales de gastos e ingresos. En todo caso, no debería cerrarse este debate sin abordar de forma valiente otros aspectos esenciales de la gobernanza del euro, incluyendo los recursos propios adicionales de la UE y la emisión de deuda. Hay que asumir que, en última instancia, el avance hacia un marco fiscal más integrado jamás podrá tener lugar exprimiendo al límite los tratados actuales, sino asumiendo una mejor gobernanza democrática e institucional, reforzando la supervisión del Parlamento Europeo sobre la política fiscal e institucionalizando (mediante su inclusión en los tratados europeos) organismos actualmente intergubernamentales como el MEDE o figuras como la de un ministro de Finanzas del euro (que podría actuar como vicepresidente de la Comisión, presidir el Eurogrupo y el ECOFIN y representar a la eurozona en algunos foros internacionales). Muchos pensarán que una propuesta tan ambiciosa será difícil de acordar (aunque gran parte de las medidas propuestas no exigen reforma de tratados). Esa visión olvida, sin embargo, los riesgos asociados al statu quo actual. Si intentamos, como tantas otras veces, dar una patada hacia adelante y al final se produce una nueva crisis financiera, quizás lo que se lleve por delante en esta ocasión sea mucho más que las finanzas y los bancos de algún Estado miembro. Enrique Feás

    Indicadores económicos y sociales

    Descripción: FOTO ALEX GARCIA ENTREVISTA CON NADIA CALVIÑO, VICEPRESIDENTA, DE ASUNTOS ECONOMICOS EN LA DELEGACION DE GOBIERNO EN BARCELONA 2021/12/14

    file:///C:/Users/Manuel/AppData/Local/Temp/im01_22-06-ei-es.pdf

    CaixaBank Research: 2021, una intensa pero incompleta recuperación de la economía española. 2022, el año para apuntalar la recuperación de la economía española

    https://www.caixabankresearch.com/es/economia-y-mercados/analisis-coyuntura/2022-ano-apuntalar-recuperacion-economia-espanola

    Beatriz Triguero: Funcas rebaja la previsión de crecimiento del 7% que afirma la Ministra Nadia  Calviño hasta el 5,4% en 2022 y retrasa la recuperación total a 2023

    https://www.vozpopuli.com/economia_y_finanzas/funcas-pib-2023.html

    Olga Rodríguez: BBVA Research rebaja la previsión de crecimiento del 7%que afirma  la Ministra Nadia  Calviño hasta el 5,5% en 2022

    https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/bbva-research-recorta-una-decima-al-pib-2021-mantiene-el-55-este-ano/2858081/

    Máximo Camacho: El Indicador-ALDE se ha actualizado para el mes de diciembre con los datos publicados hasta noviembre de producción industrial y ventas, y hasta diciembre de ESI y afiliados. El valor del indicador para diciembre es de 5,45, a un nivel similar al valor de 5,10 de noviembre.

    Descripción: https://i2.wp.com/alde.es/wp-content/uploads/2022/01/factor.png?resize=300%2C211&ssl=1

    https://alde.es/blog/espana/indicador-de-coyuntura-enero-2022/

    Funcas.es: Previsiones para la economía española 2021-2023kl

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXGvKTcpcggTNJQLHZztQrJC

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXGvBFrbBPrXjCBKCdlfZMQZ?projector=1&messagePartId=0.1

    EpData.- Evolución de la confianza empresarial en España, en gráficos

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXFlxSLcMHFcTvPTpsQpXlbh

    EpData.- Nacimientos a nivel mensual en España, en gráficos

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXFmRHhfDQpZJCrsJPdnVmZC

    EpData.- Evolución de la afiliación de extranjeros en España, en gráficos

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXFlxTShlMDdfKpwmcrGpJnC

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA Y PINTURA 3, XXXV. CATHERINE ABEL

    Catherine Abel, pintora australiana, fue a París hace más de 20 años a estudiar pintura (algo sabría ya). Según los que saben de esto (y de tantas cosas), en sus obras se unen la geometría elegante y estilizada del Art Déco con gran riqueza de color y la influencias de Tamara Lempicka. Admiren un homenaje a Man Ray, quien a su vez homenajeó a Ingres, violinista que además pintaba, y una violonchelista desganada.

    Homenaje a Man Ray                             Mujer con violonchelo

    Por si fuera su antepasado, Karl Friedrich Abel (1723-1787), Adagio en re menor WK 209 por Vittorio Ghielmi:

    Pero como artista ya del siglo XXI, acompañemos a la australiana con

    este Corigliano, Fancy on a Bach air para violonchelo solo:

    COMP ARTIENDO LECTURAS

    con Carmen Marcos

    Librería miraguano  libreriamiraguano@gmail.com

    Anna Starobinets: Tienes que mirar

    Idioma original: Ruso

    Traducción: Viktoria Lefterova y Enrique Maldonado

    Edita: Impedimenta, 2021

    Nº páginas: 184

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41o8LmUadBL._SX323_BO1,204,203,200_.jpg

    La acción transcurre en Moscú -donde reside la autora que es también protagonista y narradora- y en Berlín. No es ficción sino el relato de su dura experiencia cuando, en una revisión rutinaria en la dieciseisava semana de embarazo, le dicen que el feto tiene graves malformaciones y que no es viable; en el caso improbable de que el embarazo llegara a término, el niño viviría no más de 48 horribles horas. La presionan para que aborte inmediatamente, sin ni siquiera mirarla y sin que su marido pueda estar con ella (está prohibido que entren hombres). Su reacción es, en primer lugar, la negación: más pruebas, más especialistas, buscando un error en el diagnóstico; pero siempre es el mismo. Se mete de lleno en internet buscando información y también en redes sociales, que no ayudan, sino que insultan y anatemizan. Se traslada con su marido a Berlín donde tiene una amiga que le consigue cita en un famoso hospital. Es el mismo horrible diagnóstico, pero está con su marido, le dan la mano, la miran a los ojos, les ofrecen sus condolencias, hablan del baby (no del feto), les ofrecen una psicóloga de apoyo.  El proceso genera dudas y  preguntas sin fin: -¿qué le hacen al niño? ¿le matan? ¿sufrirá?¿ y si pudiese vivir un poco más? ¿qué hacen con el cuerpo?…-.  Cuando finalmente se  decide, le preguntan: -¿Querrá ver al niño?- NO -Pues debería hacerlo-. En ningún momento le falta el apoyo de su marido (El gran Tejón, le llaman en casa) que sufre con ella el proceso, ni de su hija (La Tejoncita); al hijo pensaban llamarle Minitejón. Madre e hija deberán pasar por un psicólogo.

    Es una narración dura pero tan sabia y honestamente escrita que por encima de todo es conmovedora. La mesura del lenguaje y el tono utilizado logran la contención. Pone negro sobre blanco cómo se afronta el aborto en distintos sistemas socioculturales. Con nombres reales de médicos e instituciones. En el Prólogo, la autora explica:

    “Pero lo único que sé hacer es escribir. No tengo ninguna otra habilidad para cambiar el mundo. Este libro no trata sólo de mi pérdida personal. Habla de lo inhumano que es en mi país el sistema al que se ve arrojada una mujer obligada a interrumpir su embarazo por razones médicas. Este libro habla de la humanidad en general”

    “… Pero el sistema se puede corregir y esa es mi esperanza. Por eso indico los nombres reales de personas e instituciones. Por eso escribo la verdad”

    Un libro sorprendente y notable.

    https://www.fantasymundo.com/tienes-que-mirar-de-anna-starobinets-una-cotidianidad-estremecedora-hasta-casi-el-temblor/   (Reseña de Fc. Martínez Hidalgo)

    A la escritora rusa Anna Starobinets (Moscú, 1978) la conocíamos básicamente por sus relatos de ciencia ficción (yo misma reseñé en 2018 “La glándula de Ícaro”, una estupenda colección de relatos) Su dolorosa experiencia con un hijo nonato ha hecho que escribiese “Tienes que mirar”, una memoir con anhelos de cambiar en su país el sistema de atención a las mujeres en casos similares. Cuando se publicó el libro en Rusia se generó una ruidosa polémica.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Anna_Starobinets  (Biografía)

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Margaret MacMillan: 1914. De la paz a la guerra

    Descripción: 1914. De la paz a la guerra (Noema) de [Margaret MacMillan, José Adrián Vitier]
    https://elpais.com/cultura/2013/12/15/actualidad/1387139942_242270.html

    Vicens Lozano : Intrigas y poder en el Vaticano. Una crónica de los secretos y escándalos mejor guardados

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41s-1piyJ3L._SX317_BO1,204,203,200_.jpg
    https://books.google.es/books?id=kF4_EAAAQBAJ&pg=PT130&lpg=PT130&dq=Vicens+Lozano+:+Intrigas+y+poder+en+el+Vaticano.+Una+cr%C3%B3nica+de+los+secretos+y+esc%C3%A1ndalos+mejor+guardados++critica&source=bl&ots=frueACWayK&sig=ACfU3U0sEw1tmuf5qSwojG_qm-95jkZmjg&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwjXk934wcD1AhVOxYUKHaVvCbQ4ChDoAXoECCMQAw#v=onepage&q=Vicens%20Lozano%20%3A%20Intrigas%20y%20poder%20en%20el%20Vaticano.%20Una%20cr%C3%B3nica%20de%20los%20secretos%20y%20esc%C3%A1ndalos%20mejor%20guardados%20%20critica&f=false

    Jara Atienza entrevista a Remedios Zafra:  «Hay una precariedad laboral que se camufla con motivación y entusiasmo»

    Descripción: remedios zafra
    https://ethic.es/2022/01/remedios-zafra-entrevista/

    Arantxa Rubio entrevista a Daniel Lacalle  : «Este año ya no sirve disfrazarse debajo de la pandemia para esconder los desequilibrios»

    Descripción: Entrevista a Daniel Lacalle, economista.

    Irene Hernández entrevista aEdgar Barrionuevo: «Hay más problemas por los excesos con la comida que por las carencias»

    Descripción: Edgar Barrionuevo: "Hay más problemas por los excesos con la comida que por las carencias"
    https://www.elmundo.es/papel/historias/2022/01/15/61e1457d21efa0b1578b45b3.html

    NOTICIAS & OPINIONES VARIAS DE ACTUALIDAD

    Ahora que Podemos es menos Podemos, ahí está ERC para,  de vez en cuando,  llenar el vacío De existir en política el género fluido no hay duda de que ERC estaría encuadrada en esa categoría. En la guía para un lenguaje inclusivo de la Fundación para el Español Urgente (Fundéu) se define a una persona de género fluido como aquella que no se identifica con una identidad de género, sino que va fluyendo entre ellas. Basta con cambiar género por prioridades políticas para observar cuan bien encajan ahí los republicanos. Antes de ayer independentistas de hoy para mañana, ahora soberanistas pragmáticos pero avisando que no saben por cuanto tiempo. Moderadamente izquierdistas cuando maneja el discurso Pere Aragonès y a punto de asaltar el Palacio de Invierno cuando le toca ganar protagonismo a Gabriel Rufián. Y de por medio el jefe Oriol Junqueras, el día que explica cosas en lugar de dar sermones, basculando entre posiciones como jugador polivalente que es desde el primer día que debutó en la profesión de político. Lo de la fluidez no es nuevo para ninguna formación. De hecho resulta básico para escapar a la condena de ser un partido de nicho para unos pocos o muchos –pero no suficientes– convencidos. Pero es al mismo tiempo una labor muy exigente. Requiere una habilidad parecida a la del profesional del espectáculo que mantiene unos cuantos platos chinos en el aire al mismo tiempo. De tal forma que si se cae uno es bastante probable que acaben cayéndose todos. ERC necesita esos platos en el aire para seguir manteniendo el voto frontera con JxCat en el eje nacional y el que compite con los socialistas y el conglomerado de las familias podemitas en el plano ideológico clásico. Así las cosas es fácil de entender la subida de fiebre declarativa de los republicanos a cuenta de la reforma laboral aprobada por real decreto y que ahora debe convalidar el Congreso. La insistencia de Oriol Junqueras –y tras él de manera más vehemente Gabriel Rufián– en el no de su partido a esa reforma no es más que una manera de intentar sacar provecho del ejercicio de realismo político llevado a cabo por PSOE, Unidas Podemos, sindicatos y patronal para aprobar la única reforma laboral posible en estos momentos en España. Siempre, claro, que esa reforma aspire a cumplir dos condiciones: que no sea de unos contra otros y que tenga el plácet de Europa (y esta segunda no era ni es negociable). A lo que vamos. Las condiciones explicitadas por Gabriel Rufián para que su partido dé luz verde a la reforma laboral de Yolanda Díaz han de parecerle un chiste al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. ¿Volver al despido de 45 días? ¿Salarios de tramitación? El que fuera conseller de Economia antes que presidente ha de reírse a la fuerza aunque solo sea puertas adentro de su despacho. Pero es lo que toca decir si uno aspira a mojar pan en el plato de los otros. Y la reforma laboral es una buena oportunidad para ERC para reivindicarse de palabra como verdaderos paladines de la izquierda, no solo ante el PSOE, sino también ante los podemitas. Ahora que Podemos es menos Podemos, ahí está ERC para de vez en cuando llenar el vacío. No se extrañen si antes que acabe la legislatura Gabriel Rufián decide dejarse coleta. Ahora bien, como quiera que empiezan a ser muchas las veces en las que los republicanos se han enfadado de entrada mucho, muchísimo –presupuestos, ley del Audiovisual, etcétera– para conformarse después con los frutos de una negociación razonable, no sería de extrañar que aconteciese lo mismo con la reforma laboral. El mismo Rufián ha puesto sobre la mesa cuestiones que no representan ningún problema serio, como la brecha salarial de género o más recursos para la inspección de trabajo, junto a otras que se sitúan en el extremo de lo que podría llegar a negociarse, como la prevalencia de los convenios autonómicos que también reivindica el PNV. Lo que importa en el manual del género fluido es lo que se ha decidido ser las próximas semanas. En este caso, muy, muy de izquierdas. Al menos en Madrid, que es donde no hace falta ser pragmático cada día porque son otros los que gobiernan. ¿Y después? A seguir fluyendo” Josep Martí

    https://www.lavanguardia.com/politica/20220120/7999003/erc-genero-fluido.html

    Las guerras de Putin

       En los más de 20 años que lleva ya en el poder, el presidente ruso, Vladimir Putin, se ha metido en numerosas guerras: contra Georgia, contra Ucrania y en Siria para apoyar a un dictador. Ha enviado soldados y mercenarios a Bielorrusia, en donde gobierna otro déspota, a Libia, a varios países africanos, a Nagorno Karabaj y a Tayikistán. Ahora el nuevo campo de operaciones con envío masivo de tropas es Kazajistán, también en auxilio de una tiranía.Pero su ayuda a regímenes dictatoriales o animadversión y beligerancia hacia democracias consideradas todavía imperfectas como la georgiana o la ucraniana no es algo desinteresado. Los analistas observan detrás de todo ello un afán irrefrenable de reconstruir el viejo Imperio Ruso. o de crear al menos un ente similar a lo que fue la desaparecida Unión Soviética. Y Putin no oculta taintención. Primero dijo que «la desintegración de la URSS fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX» y más recientemente calificó aquello de «tragedia». Observando además sus ademanes expansionistas, muchos percibieron sus palabras como una señal de que existe un plan en el Kremlin destinado a ampliar el territorio, las fronteras, la soberanía. Evidentemente, a costa de soberanías ajenas. El presidente ruso suele repetir con frecuencia que, antes de que la Revolución Bolchevique de 1917 posibilitara la aparición de las repúblicas soviéticas, que pasaron a ser 15 estados tras la desintegración de la URSS, existía el Imperio Ruso de los zares, que aglutinaba prácticamente todos esos territorios. También suele recordar a menudo que casi ninguno de esos actuales países reconocidos por la ONU tuvo jamás un Estado . El mes pasado, durante su gran rueda de prensa anual, Putin incidió una vez más en que Ucrania «nunca había sido un estado» y añadió que, por culpa de Vladimir Lenin, el líder bolchevique, Kiev se incorporó «territorios que históricamente habían sido de Rusia y lo hizo sin preguntar a nadie, sin consultar con sus habitantes». En cuanto a Kazajistán, el nacionalismo ruso piensa exactamente lo mismo en relación con las regiones norteñas del país, lo que llama ‘la Siberia del sur’. Sin embargo, el camino hacia la reunificación de los «territorios rusos que quedaron fuera de Rusia» no lo comenzó Putin, sino su predecesor, Borís Yeltsin. Sucedió en Moldavia y en Georgia, apoyando a los separatistas de Transnistria, Osetia del Sur y Abjasia, lo que provocó guerras en los tres enclaves con participación del Ejército ruso. De Chechenia a Georgia Pero el actual jefe del Kremlin intensificó el proceso y llegó todavía más lejos. Se tuvo que estrenar poniéndose al mando de la segunda guerra en Chechenia, en 1999 y, tras la experiencia adquirida, decidió que volvería a emplear el Ejército ante cualquier amenaza a la seguridad del país. No le gustó nada, y nunca lo ocultó, que en Georgia mandase Mijaíl Saakashvili, un prooccidental educado en Estados Unidos, ni tampoco que el proeuropeo Víctor Yúshenko llegase a presidente de Ucrania tras una primera revuelta en el Maidán. No había en aquel momento un pretexto para justificar una intervención militar. Se lo proporcionó Saakashvili en agosto de 2008, cuando el presidente de Rusia era Dmitri Medvédev. Las palancas del poder continuaban, no obstante, en manos de Putin, que entonces desempeñaba el puesto de primer ministro. El presidente georgiano intentó recuperar Osetia del Sur por la fuerza, bombardeó con cohetes Tsjinvali, su capital, y resultaron atacadas las «fuerzas de paz» rusas allí desplegadas que, sin embargo, no podían o no querían evitar las constantes provocaciones armadas de los osetios. Rusia reaccionó de forma fulminante, envió sus tropas contra el Ejército georgiano, al que venció sin dificultad, desplegó fuerzas también en Abjasia, y dirigió su dispositivo militar hacia Tiflis, la capital georgiana. Un viaje repentino a Moscú del entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, impidió que Rusia continuara avanzando para, según reconoció Putin, «capturar a Saakashvili y colgarle de las pelotas». Así se lo dijo Putin a Sarkozy en la cara. Como consecuencia, Rusia reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, en donde desplegó bases militares, y las convirtió de facto en protectorados. El acercamiento transitorio a Moscú de las autoridades que sucedieron a Saakashvili no ha servido para recuperar las provincias perdidas. Otra soberanía vulnerada fue la ucraniana. Tras el triunfo de la segunda revuelta del Maidán, en febrero de 2014, la fuga del entonces presidente, Víctor Yanukóvich, pese a que se alcanzó un acuerdo con la mediación de Alemania, Francia y Polonia, y su destitución por la Rada Suprema (Parlamento), Moscú decidió que se había producido un «golpe de Estado» y además «sangriento», por las muertes habidas en Kiev durante las protestas.Así que, instigando el malestar de la población local de Crimea, supuestamente temerosa de que los «nazis y fascistas» de Kiev llegaran en masa para masacrarles, Moscú envío soldados a la península desprovistos de sus distintivos de identificación. Se dijo que eran «partisanos» surgidos del «pueblo» para defenderse de los desmanes del nuevo gobierno surgido en Ucrania. Lo cierto es que ese contingente fuertemente armado de «partisanos voluntarios» tomó la situación bajo control, sustituyeron a las autoridades de Crimea y organizaron un referéndum para la independencia e integración a Rusia. Ese fue el mecanismo de la anexión de una zona que ahora está totalmente militarizada y desde donde se amenaza a Ucrania. Luego se decidió, en abril de 2014, desgajar Donbass del resto de Ucrania de forma muy parecida. En palabras de Putin, allí se levantaron y tomaron las armas contra Kiev los «mineros y los tractoristas», que no eran sino militares y mercenarios rusos con una pequeña parte de habitantes locales, muchos de ellos delincuentes, adecuadamente entrenados. Donetsk y Lugansk continúan hoy día en manos de unidades prorrusas, pero el Kremlin, de momento, no las reconoce como independientes.Azerbaiyán De forma diferente ha obrado Moscú en relación con Azerbaiyán, Bielorrusia, Tayikistán y Kazajistán. Por razones distintas, estos cuatro países pidieron a Rusia el envío de tropas. Tras la guerra que libró Azerbaiyán en el otoño de 2020 para recuperar Nagorno-Karabaj, el presidente ruso propició un acuerdo de paz con Armenia que contemplaba el despliegue de «tropas de paz» rusas en un sector del enclave habitando por armenios, incluyendo la capital, Stepanakert. No parece probable que Bakú recupere algún día esa franja de terreno y logre la retirada del Ejército ruso. Azerbaiyán restableció en parte su soberanía sobre Karabaj, pero no totalmente. Rusia se ha metido de por medio con sus tropas. Bielorrusia, sin embargo, ha cedido su soberanía gustosamente a cambio de que Moscú apuntale su desvencijado régimen. El contingente de tropas rusas allí se incrementó el pasado mes de noviembre a petición de Minsk para hacer frente a una supuesta amenaza de la OTAN en medio de la crisis migratoria provocada por Alexánder Lukashenko, cabeza de la dictadura. El politólogo ruso, Konstantín Sonin, sostiene que Lukashenko «retuvo el poder, entre comillas, a costa de hundir los negocios, provocar un exilio masivo y degradar el poder». A su juicio, «ha sacrificado la soberanía de su país y caído en manos de Rusia en aras de preservar el cargo». Tayikistán también cedió su soberanía con el cálculo de que Rusia le saque las castañas del fuego asegurando con sus soldados la defensa de la frontera con un país tan conflictivo como Afganistán, en manos ahora de los talibanes, fanáticos altamente radicalizados. Moscú, no obstante, con una mano muestra la pistola cargada desde Tayikistán, pero la otra se la tiende a los talibanes. El caso de Kazajistán, según Sonin, es «paradigmático» en lo que él llama «claudicación de la soberanía» después de «tantos años tratando de construir una nación independiente». El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, cree que a los kazajos les resultará complicado conseguir la retirada de los rusos. Según su opinión, «una lección de la historia reciente es que una vez que los rusos están en tu casa, a veces es muy difícil lograr que se vayan» Rafael Mañueco

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXDbWwMNqHXRbnJxNcwSQHQf

     “ El vehículo eléctrico supone un enorme desafío para la industria automotriz española. Como segundo fabricante europeo, al que la crisis de semiconductores recortó la producción en 2021 en casi un 6% —1.950.729 unidades producidas hasta noviembre, último dato disponible de la patronal de fabricantes ANFACla transición eléctrica es un reto indispensable para sector. Sin embargo, las perspectivas no son halagüeñas. La composición del sector automovilístico español, formado no solo por las marcas de vehículos —todas ellas con sede fuera de las fronteras españolas— sino también por proveedores y empresas de servicios de muy diverso tipo, provocan que todo un tejido tenga que adaptarse al coche eléctrico. Y buena parte podría salir perdiendo. En esta adaptación, un reciente estudio anticipa que podrían perderse al menos 29.000 empleos del sector, según cálculos de la consultora estadounidense Boston Consulting Group que ha presentado la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (Aedive), una entidad que agrupa a marcas de automóviles, energéticas, empresas de infraestructura de carga, logísticas y de movilidad. Según los autores del estudio, el sector automovilístico emplea en España de forma directa a 344.000 personas que se verían afectadas de una u otra forma por la llegada del vehículo eléctrico, entre compañías automovilísticas, proveedores y empresas de servicios, según datos de 2019. A finales de esta década serán 315.000 personas, 29.000 menos que la década anterior.Los motivos son variados: desde la reducción del volumen del mercado, que según los datos del estudio no recuperará los niveles preCovid, sino que se estabilizará en 1,5 millones de vehículos vendidos anuales; la búsqueda de mayor productividad a través de la digitalización y la automatización; o la deslocalización de producción a países con menor coste laboral El estudio prevé una disminución de la producción de vehículos producidos en España del 1,6% hasta 2030, lo que supondrá una pérdida de 21.000 puestos de trabajo. La robotización y la automatización en las fábricas tendrá un impacto de 4.000 empleos, especialmente aquellos menos cualificados.  Pero más importante aún será el impacto en los proveedores relacionados específicamente con los motores de combustión interna, un golpe de 38.000 empleos y la deslocalización de la fabricación de algunos modelos, con un impacto de 24.000 empleos. Todas estas causas suponen un golpe de 87.000 empleos a la industria. La transición al coche eléctricos también tendrá sus efectos positivos: se espera que surjan 39.000 empleos nuevos directamente relacionados con el vehículo eléctrico, en áreas como las baterías y la infraestructura de recarga.  Además, el estudio prevé que se contrate a 16.000 personas más por el aumento de la gama media en el mix de vehículos y el incremento de la demanda de empleos de ingenieros de software (2.000 puestos). Sin embargo, todos esos nuevos empleos suman unos 57.000 puestos de trabajo, lo que confirma la pérdida de unos 29.000. «Hay muchos empleos ligados a la infraestructura eléctrica y de recarga del vehículo eléctrico, pero si cogemos todos los factores hay una cierta bajada», ha reconocido Donia Razazi, director del Programa Ejecutivo sobre Vehículo Eléctrico en la Escuela de Organización Industrial, durante la presentación del estudio. El golpe podría ser aún mayor, ya que incluyendo a los empleos indirectos y relacionados el sector automovilístico supera los 2 millones de trabajadores, ha recordado Jordi Carmona, secretario sectorial de Industria Automovilística del sindicato UGT-FICA.  «El cambio de movilidad va a llevar a una menor producción de vehículos, y la robotización y la digitalización provocaran un sobrante de trabajadores en el sector. Tenemos que hacerlo de una manera ordenada y justa, con los trabajadores como protagonistas, porque va a haber una gran cantidad de trabajadores a los que va a ser imposible formarlos«, ha lamentado Carmona. Junto a los puestos que se podrían perder, Boston Consulting Group identifica un grupo aún más numeroso de profesionales del sector, unos 165.000, que necesitarán reciclar sus conocimientos para adaptarse a las nuevas necesidades de una industria centrada en el vehículo eléctrico. De ellos, 90.000 trabajadores tendrán que hacer una formación específica para poder mantenerse en el mismo sector y adaptarse a las especificidades de la movilidad eléctricas, manteniéndose en la misma industria y tipología de empleo.  Otros 25.000 tendrán que cualificarse para cambiar de actividad pero manteniéndose en la misma industria. Sin embargo, otros 40.000 tendrán que hacer un esfuerzo aún mayor para adaptarse hacia los nuevos empleos em otros sectores que crezcan con la electrificación, relacionadas con las baterías o la infraestructura energética. «El desafío realmente es cómo se van a poder transformar esos puestos de trabajo y ayudar a esa transición: desde el lado de las empresas hay que evaluar qué necesidades de formación tienen, y del lado de la administración cómo facilitar a las empresas lo que necesitan», ha destacado Razazi. Desde la administración pública, la jefa del departamento de Movilidad Sostenible del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía), Isabel del Olmo ha pedido mirar con mayor optimismo la llegada del coche eléctrico, ya que bajo su punto de vista es «un ecosistema que es más: eficiencia energética, almacenamiento, autoconsumo… Yo soy optimista con que haya más empleos», ha subrayado. En este sentido, la portavoz del IDAE ha destacado que tanto las medidas de estímulo a la demanda (los planes Moves) como el PERTE para impulsar la producción del vehículo eléctrico o la Ley de Cambio Climático podrán convencer a los fabricantes internacionales para que asignen más modelos eléctricos a las fábricas españolas. «Si ponemos condiciones que faciliten la penetración del vehículo eléctrico, las marcas asignarán más modelos a nuestras industrias» Miguel Ángel Moreno

    https://www.businessinsider.es/llegada-coche-electrico-provocara-perdida-29000-empleos-997805?utm_source=Business+Insider+Espa%C3%B1a&utm_campaign=cdafffeeec-EMAIL_CAMPAIGN_2020_07_31_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_74c16e9a4a-cdafffeeec-115486297

     “ La democracia está en retroceso en todas partes ¿Está la democracia estadounidense realmente en peligro desde el 6 de enero de 2021, cuando los partidarios de Donald Trump intentaron anular la elección de Joe Biden? En Estados Unidos, algunos en la izquierda quieren creerlo; otros en la derecha le restan importancia. Este asalto al Capitolio, que sigue estando poco claro y cuyos instigadores son esquivos, me recuerda un precedente algo olvidado en la historia de Francia. El 2 de diciembre de 1851, Luis Napoleón Bonaparte, elegido presidente de la República en 1848 en virtud de una Constitución inspirada en la de Estados Unidos, se proclamó Emperador, como lo había sido su ilustre tío, en lugar de someterse a la reelección. Un puñado de parlamentarios republicanos trató de oponerse al golpe de Estado movilizando a los trabajadores de París; levantaron barricadas, una tradición francesa que perdura, incluso recientemente, con la llamada revuelta de los ‘chalecos amarillos’. De hecho, los trabajadores parisienses eran más bien bonapartistas y algunos alborotadores acusaron a los diputados de querer, ante todo, salvar sus dietas parlamentarias; entonces eran 25 francos diarios, el equivalente a 200 euros de hoy. Alphonse Baudin, diputado por Ain, subió a una barricada bandera en mano, amenazó a la Guardia Nacional que la rodeaba y proclamó: «Vais a ver cómo se muere por 25 francos al día». Lo derribaron de un disparo en la frente. Con motivo del centenario de la Revolución Francesa, en 1889, su féretro fue trasladado al Panteón, donde reposa junto a otros héroes y heroínas de la historia francesa, la más reciente, Joséphine Baker, cantante, activista antirracista y miembro de la resistencia contra los nazis. Lo que nos importa hoy es la interpelación de Baudin: cuál es el precio de la democracia, no para un parlamentario, sino para la sociedad en su conjunto. ¿Veinticinco francos? La democracia, cuya universalidad parecía adquirida después de la destrucción del Muro de Berlín en 1989 y la Primavera Árabe de 2011, está en retroceso en todas partes. Algunos ejemplos: en Rusia, Boris Yeltsin fue elegido indiscutiblemente; Putin no lo ha sido. En el mundo árabe, el único país que pareció haber pasado al campo democrático, Túnez, está volviendo a la dictadura. India, una democracia ejemplar desde su independencia, vira hacia la teocracia desde que su primer ministro fue divinizado por sus partidarios, que atacaron a musulmanes, cristianos y sijs. En China, donde en ausencia de elecciones, el presidente, después de diez años en el cargo, debía abandonar el poder, está regresando a la era maoísta del culto a la personalidad y a una presidencia vitalicia. En África, los movimientos democráticos están desapareciendo uno tras otro, con raras excepciones como Zambia y Ghana. En la propia Europa, los líderes de Hungría y Polonia, inicialmente elegidos, están maniobrando para no irse nunca, destruyendo una a una las instituciones que son la base de toda democracia: una justicia y unos medios de comunicación independientes. Los dirigentes de la Unión Europea apenas reaccionan, aunque estos ataques a la democracia sean motivo de sanción o incluso de exclusión. ¿Y en Francia? En vísperas de una campaña presidencial, los alborotadores de extrema derecha planean, si son elegidos, dejar de respetar las leyes europeas y enviar a ciudadanos franceses de regreso a su ‘país de origen’ con el pretexto de que son musulmanes. Es verdad que los partidos republicanos y los medios de comunicación se indignan, pero sin más, y sin condenar ante los tribunales comentarios que nos devuelven al régimen de Vichy. En Estados Unidos, más allá de la banalización del 6 de enero, hay analistas mediáticos que declaran que la vicepresidenta, Kamala Harris, no es realmente estadounidense, debido –ni que decir tiene– al color de su piel y a sus orígenes mestizos. Y hay que recordar que Donald Trump inauguró su carrera política cuestionando la ciudadanía de Barack Obama. ¿Cuál sería la alternativa a la democracia? ¿El modelo chino? Muchos grandes empresarios de Occidente creen que el régimen chino es más eficiente que la democracia de tipo occidental. Michael Bloomberg, que ha olvidado que fue alcalde de Nueva York, es uno de los portavoces de esta tesis: el Partido Comunista Chino serviría a los consumidores mejor que las democracias. El ensayista Jean-Marie Guéhenno, que fue secretario general adjunto de Naciones Unidas, imagina en su nuevo libro, ‘El primer siglo XXI’, un mundo donde el control de los datos de cada ‘ciudadano’ permitiría al Gobierno entregar productos y servicios que le harían feliz. En esta hipótesis, China, que ficha a todos sus habitantes y encarcela a los recalcitrantes, encarnaría este futuro sin democracia, que se ha vuelto superflua. Dudo que este nuevo despotismo, iluminado por algoritmos, supere a todos los Alphonse Baudin. Baudin, en nuestro tiempo, es bielorruso, tunecino o hongkonés. Murió por menos de 25 euros al día. Arriesgó su vida por respirar el mismo aire que nosotros. Al vivir en una democracia, ya no sabemos apreciar su pureza”  Guy Sorman

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXGtzvvFKndWnfFKCxXtKKTl

    2022: disrupciones tecnológicas y amenazas empresariales  A fecha de hoy, Tesla capitaliza más que las diez mayores empresas de coches cotizadas del mundo, que incluye a gigantes como General Motors, Nissan o Volskwagen. Aunque muchos criticaron a Elon Musk y su proyecto empresarial, el mercado le está dando la razón. Lo que subyace no es una guerra por un mercado, sino una forma disruptiva de entender los negocios.
     Posiblemente unas cuantas empresas de coches no sobrevivirán a dicha disrupción, al igual que empresas y sectores que en su momento eran líderes acabaron cayendo como consecuencia de su lentitud en entender la magnitud de una disrupción.Como ejemplo, el
    sector de ferrocarriles representaba más de la mitad de la capitalización bursátil en EEUU y en Reino Unido. Hoy su peso es insignificante. Algo parecido ocurre con el sector de televisión, amenazado por el auge de plataformas como Netflix o HBO.
     
    Se ha denominado al Covid como una “explosión cámbrica” que ha acelerado la disrupción digital muchos años, algo que puede a su vez acelerar el triunfo y la muerte de empresas y sectores. Baste como ejemplo que prácticamente un nivel muy reducido de las acciones cotizadas (sobre todo las tecnológicas) han generado la casi totalidad de los retornos de la Bolsa norteamericana (a su vez la que mejor se ha comportado) en los últimos años. ¿Qué disrupciones podemos vislumbrar para este año entrante?

    Primero: la revolución de la movilidad. No hablamos sólo de que el número de coches eléctricos se multiplicará por trece esta década. Hablamos también del impacto que los vehículos autónomos generarán en importantes sectores. La inteligencia artificial facilita que los camiones autónomos, que ya circulan en Nevada, puedan ser una solución a la escasez de mano de obra que se observa en varias economías, pero también una importante amenaza a una profesión numerosa. Conducir por ciudades con coches autónomos es más difícil para un robot, pero en Yokohama ya circulan taxis sin conductor de Nissan.

    Segundo: la aceleración de la robótica. Si nos encontramos ante la llamada “gran dimisión”, mostrando un mercado laboral en la OCDE muy tensionado, las empresas reaccionan aumentando el volumen de robots. A medida que los sueldos de los trabajadores suben, los de los robots bajan. Las ventas de robots se han disparado desde la pandemia (presentan otra ventaja, no se infectan). Existe ya evidencia que muestra cómo una mayor penetración de robots puede explicar mayores incrementos de productividad. Con todo, este proceso puede generar importantes cicatrices sociales que hay que prever.

    Tercero: la priorización de la ciberseguridad. Las empresas mundiales pierden seis billones (españoles) de dólares por ciberataques al año. A medida que las empresas aceleran su digitalización espoleadaspor el Covid y facilitan el teletrabajo y el trabajo híbrido, también aumentan sus vulnerabilidades. Una estrategia de ciberseguridad impulsada desde el consejo de administración es una prioridad clave para afrontar esta amenaza, máxime si la evolución de la tecnología de la empresa no va a la misma velocidad que la madurez de su ciberseguridad.

    Cuarto: la irrupción del metaverso. Con 4.500 millones de personas conectadas a redes sociales de un total de 7.700 millones de habitantes en la tierra, la posibilidad de que creemos avatares de nosotros mismos, denominados “gemelos digitales” para interaccionar en el metaverso genera múltiples ángulos. Los avatares podrán utilizar la realidad aumentada o virtual para, por ejemplo, visitar el Coliseo de Roma tal como está ahora, o bien para visitar una reconstrucción virtual del edificio en su apogeo. Podrán además socializar con otros avatares, incluso con aquellos de personas que hayan fallecido, pero que mantengan su avatar con sus características en el metaverso. Nike y Adidas ya han anunciado que venderán sus productos digitales en el metaverso (para calzar a nuestros gemelos), desarrollando un comercio electrónico ad hoc. Si las transacciones en el metaverso se generalizan en la criptodivisa ethereum, habrá que analizar el impacto en las divisas tradicionales, e incluso en la divisa de reserva. Además, surgirán industrias asociadas tanto a los datos como a la publicidad que generará el metaverso.

    Quinto: el triunfo del comercio electrónico. El Covid ha adelantado una tendencia imparable de adopcióndel comercio electrónico unos cinco o diez años, tal como ocurrió en China durante la pandemia del SARS. Una vez que el usuario ha probado el comercio electrónico por primera vez es muy posible que repita. Amazon genera ya un volumen muy relevante de los envíos postales de EEUU y, por cierto, vende ya más productos de terceros que propios. Además, empresas como la canadiense Shopify han construido plataformas rivales a la de Amazon con más de 120.000 millones de dólares de ventas en cuestión de una década. Las implicaciones en la logística de última milla son evidentes. Como señala el libro Where is my flying car?,Maquiavelo, en El Príncipe, escribió que a los innovadores se les oponen aquellos “a los que les ha ido bien bajo las antiguas condiciones”. Se ha señalado cómo este proceso también afecta a la producción de conocimiento científico e incluso en el mundo empresarial. El sistema a corto plazo es alérgico al cambio y recompensa a los incumbentes contra las ideas “no Tolemaicas”: la tierra es el centro del Universo. Se descubrió la electricidad en el año 1881, pero las fábricas no cambiaron radicalmente procesos hasta la década de 1920. Pero la historia de la economía y de las empresas es categórica: la innovación y la verdad siempre vencen frente a la resistencia al cambio y a las viejas creencias. Por eso, Tesla vale más que las diez compañías más grandes de coches juntas”  Ignacio de la Torre

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGmtXFlLxLDvrjmmtzqTKSTnzFB

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *

Calendario de artículos

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores