• EL MIÉRCOLES ATENTOS A……LA RESERVA FEDERAL ANUNCIA SUS DECISIONES DE POLÍTICA MONETARIA Y SU PRESIDENTE, JEROME POWELL, OFRECE UNA RUEDA DE PRENSA. EL MINISTERIO DE SEGURIDAD SOCIAL PUBLICA LA AFILIACIÓN A LA SEGURIDAD SOCIAL DE OCTUBRE. EL INE PUBLICA LA ENCUESTA DE GASTO TURÍSTICO DE SEPTIEMBRE. SE INICIA EL  DEBATE DE TOTALIDAD EN EL CONGRESO DEL PROYECTO DE LEY DE PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO PARA EL AÑO 2022. COMIENZA LA REUNIÓN DE LA MESA DE DIÁLOGO SOCIAL SOBRE LA REFORMA LABORAL

    La última vez que el mundo sufrió una grave escasez de trigo —la materia prima utilizada para la fabricación de alimentos de primera necesidad, desde el pan hasta la pasta y los cereales—, los precios del grano registraron máximos de menos de 6 dólares por fanega. Ahora, tres años más tarde, otra escasez mundial amenaza con hacer que el mercado del trigo alcance los 9-12 dólares, máximos registrados por última vez en 2008

    Descripción: Wheat Weekly
    https://es.investing.com/analysis/el-repunte-del-trigo-no-ha-terminado-podria-ir-camino-de-maximos-de-13-anos-200447739

    Riesgos económicos por el lado de la oferta La lucha contra la pandemia es una guerra, y en la guerra hay que luchar sin escatimar esfuerzos ni deuda, especialmente en un contexto de tipos de interés muy bajos. Pero justo ahora que reparábamos de nuevo en la importancia de la demanda agregada y veíamos como el Estado se erigía como el último garante de la salud y cobertura básica de los ciudadanos, nos encontramos con que la oferta agregada vuelve a llamar a la puerta de los economistas. En los últimos meses hemos visto al menos tres elementos que están amenazando la recuperación no por el lado de la demanda, sino de la oferta. El primer elemento  es el encarecimiento de numerosos alimentos, materias primas y bienes intermedios y de equipo como consecuencia de la disrupción de las cadenas de valor. Según los últimos datos de la FAO, los precios de los alimentos han subido un 40% en los últimos 15 meses (el mayor incremento desde que el que precedió a los disturbios de la Primavera Árabe de 2010). En paralelo, la producción de automóviles, material eléctrico, maquinaria, ordenadores o muebles se ha ralentizado considerablemente por escasez de componentes (semiconductores), materiales (madera, materiales de construcción) o por motivos logísticos (falta de contenedores, puertos ralentizados por COVID). No hay consenso sobre cuánto puede durar esta situación, ni si la nueva percepción de la autonomía estratégica reestructurará de forma permanente las cadenas de valor. El segundo elemento es la energía, en este caso no como consecuencia de la subida del petróleo, sino del gas, y en un contexto de reducción de emisiones para luchar contra el cambio climático. Además, aquí influyen las expectativas: como los agentes económicos esperan que el uso del gas tienda a la baja, han dejado de invertir en prospección y generación y se han dedicado a comprar derechos de emisión (anticipando su escasa disponibilidad), contribuyendo aún más a encarecer la producción de electricidad. El tercer elemento es la escasez de oferta laboral. En Estados Unidos –un país sin apenas desempleo– quizás porque la pandemia ha trastocado las prioridades y la forma de ver las vida y ha hecho que mucha gente se replantee los empleos que merecen y no merecen la pena. Y en otros países, como el Reino Unido, porque el Brexit ha restringido de forma preocupante la mano de obra no cualificada (en el sector agrícola) o de cualificación intermedia (camioneros en el sector de transporte).Mientras estas restricciones de oferta de bienes y factores sean sólo transitorias, el incremento de precios será sólo pasajero. Pero si se alargan en el tiempo, o si unas restricciones temporales se encadenan con otras, el anclaje de expectativas de inflación y demandas salariales podría terminar obligando a la Reserva Federal a una subida de tipos de interés que comprometa la recuperación mundial. A muchos países emergentes sólo les falta una subida de tipos (como la de los 80) para entrar en una grave crisis de deuda; y la UE, aunque no sufra los mismos problemas que EEUU, tampoco puede permitirse un euro depreciado ni una energía aún más cara (pagada en dólares).Si en la pandemia conseguimos evitar los errores de la pasada década respecto a la demanda agregada, sería absurdo repetir ahora los errores del siglo pasado respecto a la oferta agregada. La economía de la oferta no es sólo una curva cutre en una servilleta, sino también la constatación de que el encarecimiento de materias primas y suministros básicos, las restricciones de factores productivos (trabajo y capital), su remuneración (salarios y tipos de interés –costes financieros–) y las expectativas de los agentes pueden limitar la eficacia de la demanda agregada como impulsora de la actividad. Precipitarse es muy peligroso, y quizás sea mejor permitir que la inflación rebase temporalmente su nivel objetivo que frenar la recuperación encareciendo la financiación (esa parece ser por el momento la estrategia de los grandes bancos centrales). Pero conviene también recordar que los shocks de oferta no se resuelven ni hundiendo la demanda (elevando tipos de interés que provocarían otra crisis) ni impulsándola adicionalmente con inversión y liquidez, sino atajando los factores de falta de competencia y productividad y los cuellos de botella en las cadenas de valor globales. Por eso algunas reformas no pueden esperar ni un minuto más” Enrique Feás

    “Cinco lecciones del desabastecimiento en el Reino Unido  La falta de camioneros en el Reino Unido está provocando serios problemas de abastecimiento de productos alimentarios y de combustible. Las fotos de estantes vacíos en los supermercados y los videos de peleas en las gasolineras nos recuerdan los dos primeros episodios de la magnífica serie El Colapso. ¿Qué está pasando y qué lecciones podemos aprender?Antes de nada hay que distinguir problemas y soluciones. La falta de camioneros no es un problema nuevo, es estructural en el Reino Unido. Simplemente, no hay suficiente oferta doméstica de profesionales para abastecer las necesidades del sector logístico, al igual que no la hay para el sector agrícola o el sanitario. La pandemia, por supuesto, ha acentuado muchos problemas, entre ellos éste. Decenas de miles de trabajadores –muchos de ellos no regularizados– han vuelto a sus países durante el confinamiento, ya que no había posibilidad de trabajar. En paralelo, las administraciones encargadas de emitir permisos de conducir o de examinar a nuevos conductores han estado cerradas muchos meses y acumulan expedientes. Es decir, el COVID ha reducido adicionalmente la oferta local disponible y ha agravado un problema existente. Lo que ha hecho el Brexit, por su parte, es impedir su tradicional solución. Corregir el déficit tradicional de camioneros ya no es posible porque la opción de contratar de forma rápida a trabajadores europeos ha desaparecido; y el déficit adicional derivado de la salida de muchos trabajadores residentes en el Reino Unido no tiene marcha atrás porque el Brexit les impide regresar al no estar muchos de ellos regularizados (dicho de otra forma: salieron por el COVID, pero no vuelven por el Brexit). En el contexto actual, lo único que pueden hacer las autoridades es solucionar los cuellos de botella en la administración y facilitar visados. ¿Y subir salarios? Es cierto que los salarios no son muy competitivos en la actualidad para los camioneros británicos (menos aún después de una reciente reforma fiscal para combatir los falsos autónomos y que endureció sus requisitos). Es un buen momento para exigir mejoras, y deberían aprovecharlo. Pero, aunque un incremento de los salarios del sector atraiga unos miles de trabajadores británicos adicionales, su oferta tendrá un límite marcado por la disponibilidad efectiva, la rentabilidad del sector logístico o la posibilidad de éste de trasladar esos mayores costes a sus clientes. La ínclita ministra de interior, Priti Patel, insiste en que los puestos deben ser cubiertos por nacionales. Pero la edad media de los camioneros británicos es de 55 años, lo que indica que la juventud quizás no contempla el transporte de gasolina como profesión de futuro (y hace bien: quizás no tardemos demasiado en ver camiones autónomos sin conductor circular por las carreteras europeas). Ha dicho, además –empleando una curiosa terminología–, que teme una “avalancha” de industrias que exijan un “trato preferencial” similar. De todos modos, finalmente ha cedido y ha anunciado 10.000 visados para trabajadores extranjeros (la mitad para el sector agroalimentario y la otra mitad para el transporte de combustible). Eso sí, advirtiendo que serán visados temporales (sólo hasta Navidades). Esta segunda parte es la que anticipa un escaso éxito de esta iniciativa: un trabajador europeo estaría dispuesto a pasar por el papeleo de un visado de trabajo si pudiera trabajar un par de años, pero para tres meses –y más en un contexto de alta demanda europea– es muy probable que ni siquiera un salario relativamente más alto del Reino Unido le compense el lío. Hay al menos cinco lecciones que extraer de esta crisis, y no sólo válidas para el Reino Unido, sino para cualquier país. En primer lugar, que una vez más se demuestra que los inmigrantes no suponen una amenaza para el mercado de trabajo nacional. Los tiempos cambian, y las nuevas generaciones no siempre están dispuestas a heredar algunas profesiones, incluso aunque estén bien pagadas (lección importante a efectos de analizar los efectos de la jubilación forzosa). Pretender que los trabajadores nacionales cubran todas las necesidades del mercado laboral es simplemente ilusorio.En segundo lugar, que la pandemia ha reconfigurado las prioridades de los individuos. Cuando la muerte pasa cerca de una persona o de su familia, se replantean muchas decisiones vitales y laborales y se anticipan jubilaciones o se rechazan ofertas que antes parecían atractivas.En tercer lugar, que el mercado interior y la libre circulación de trabajadores en la Unión Europea ofrecen, ante todo, una garantía de flexibilidad de ajuste de la oferta a la demanda laboral. Porque, recordémoslo una vez más, un mercado común no sólo permite la libre circulación de bienes, sino también la de factores productivos, aumentando la eficiencia.En cuarto lugar, que el papeleo puede terminar por anular cualquier política económica: eliminar aranceles no garantiza la continuidad de la exportación si los costes de gestión documental e impositiva son elevados; conceder ayudas a familias no garantiza que las reciban si para ello necesitan decenas de documentos; y un visado de trabajo para el Reino Unido puede no ser atractivo si hay que tramitar un considerable papeleo sólo para unos meses.Por último –y en quinto lugar–, que los gobiernos pueden justificar cualquier medida, pero no pueden negar que éstas tengan efectos. Las decisiones de abandonar el mercado único o de limitar la entrada de trabajadores europeos pueden ser el resultado de una promesa electoral o un referéndum, pero tienen serios costes de eficiencia; subir el salario mínimo puede mejorar la situación de muchos trabajadores, pero cerrará el acceso al mercado laboral a otros; actualizar las pensiones automáticamente con el IPC tiene lógica social, pero puede ser financieramente insostenible; reducir el uso de combustibles fósiles es urgente desde el punto de vista medioambiental, pero encarecerá el precio de la electricidad.La política es el arte de decidir qué beneficios primar y qué costes asumir, no engañar a los ciudadanos diciéndoles que sus medidas no tienen coste. La situación del Reino Unido nos recuerda que negar la existencia de costes no sólo es absurdo, sino peligroso, porque la realidad es tozuda y siempre termina por imponerse. Y, con ella, el lógico enfado de los ciudadanos al sentirse engañados”  Enrique Feás

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    GUITARRISTAS DE CARNE Y HUESO 11

    Dos señoras guitarristas (profesoras de Conservatorio) que forman el Dúo Arcadia, Avelina Vidal y Pilar Rius, tocan músicas para dúo de sendas señoras músicas, una española y otra francesa más moderna.

    Matilde Salvador (Castellón, 1918-2007), Sonatina

    Édith Canat de Chizy (Lyon, 1950), Suite de l’eau:

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Alfredo Pastor: La ciencia humilde.  Economía para ciudadanos

    Descripción: La ciencia humilde: Economía para ciudadanos (Letras de Crítica) de [Alfredo Pastor]

    Charles Taylor: El futuro del pasado religioso

    Marián Fuentes entrevista aGregorio Villalabeitia «Ir a una fusión sería una buena forma de usar nuestro capital

    https://www.expansion.com/empresas/banca/2021/11/02/61807041468aeb56418b467a.html

    Guillem Martínez entrevista a Enric Juliana“Cuando hay dificultades en España siempre hay un tío de BCN, un Illa”

    Ana del Barrio entrevista a  Hiba Abouk: «Me preguntas por el hiyab y el burka porque eres racista»

    Descripción: <p>Enric Juliana.</p>» width=»851″ height=»632″></h1>



<h1><a href=https://ctxt.es/es/20200701/Politica/32837/Guillem-Martinez-entrevista-Enric-Juliana-franquismo-PCE-carcel-Burgos-Manuel-Moreno-Mauricio.htm

    https://www.elmundo.es/papel/2021/11/01/6177f09521efa09f598b4594.html

    La reforma de la modernización de la transformación de la no derogación de la  reforma laboral de Fátima Báñez

    Nadia Calviño ha establecido ya el calendario necesario para lograr la derogación de la reforma laboral comprometida en su acuerdo de coalición. El objetivo de la líder socialista es tener cerrado el texto consensuado con sus socios ya en noviembre, de forma que en diciembre se apruebe la normativa y en enero entre en vigor. Para poder cumplir con las fechas previstas, el Partido Socialista y Unidas Podemos deberían llegar a un acuerdo sobre el contenido definitivo del nuevo marco laboral en menos de un mes. En ese mismo periodo, sería necesario convocar también a sindicatos y patronal a la mesa de negociación colectiva para intentar sumarles al barco

    Descripción: PSOE y Podemos llegan a un acuerdo sobre la «derogación» de la reforma laboral
    https://www.businessinsider.es/contrato-trabajadores-ett-podria-reducir-temporalidad-954253?utm_source=Business+Insider+Espa%C3%B1a&utm_campaign=97dbacbf02-EMAIL_CAMPAIGN_2018_10_19_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_74c16e9a4a-97dbacbf02-115486297
    https://www.huffingtonpost.es/entry/yolanda-diaz_es_61812779e4b0bf8728dccdea
    https://www.republica.com/2021/11/02/el-pp-dice-que-hoy-gana-diaz-con-la-reforma-laboral-pero-exige-a-sanchez-que-haga-publico-lo-que-ha-firmado-con-la-ue/
    https://www.eldiario.es/economia/psoe-unidas-cierran-acuerdo-derogacion-reforma-laboral-2012_1_8451804.html
    https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/sanchez-zanja-el-duelo-diaz-calvino-con-un-retoque-a-la-reforma-laboral-del-pp/2852558/
    https://theobjective.com/gobierno-derogacion-reforma-laboral

    Fernando González Urbaneja: Derogar, reformar, renovarpalabras vanas

    https://www.republica.com/la-bolsa-o-la-vida/2021/11/02/derogar-reformar-renovar-palabras-vanas/

    Beatriz García: ¿Gana Yolanda Díaz o gana Calviño?. El Gobierno sigue jugando al despiste sobre la reforma laboral. El Gobierno ha publicado un comunicado sobre la reforma laboral cargado de vaguedades, eufemismos e inconcreciones

    https://www.libremercado.com/2021-11-02/gana-yolanda-diaz-o-gana-nadia-calvino-el-gobierno-juega-despiste-sobre-la-reforma-laboral-6833446/

    Ainhoa Martínez: Moncloa, sobre Yolanda Díaz y la reforma laboral: «Tendrá que ceder»

    Descripción: Las vicepresidentas Yolanda Díaz y Nadia Calviño durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado

    https://www.larazon.es/espana/20211103/fkoh4t4p4ndw5n7l7fdo7juzqa.html

    ancisco Núñez: Las subvenciones a los sindicatos y el as de Yolanda Díaz con la reforma laboral

    https://www.vozpopuli.com/espana/subvenciones-yolanda-diaz-barra-libre.html

    Marcos Paradinas: El Gobierno se conjura para «derogar» la reforma laboral del PP y busca el acuerdo de sindicatos y patronal . El PSOE levanta el veto a la palabra y concede una victoria moral a Unidas Podemos, pero confía en que la CEOE salga en la foto

    https://www.elplural.com/politica/espana/gobierno-se-conjura-derogar-reforma-laboral-pp-busca-acuerdo-sindicatos-patronal_277871102

    Sergio Martin: PSOE y Podemos cierran la crisis de la reforma laboral con una “derogación” pero parcial

    Descripción: https://www.economiadigital.es/wp-content/uploads/2021/10/7d4817d7f0d654e7a7d799563a0a57a9c64b338f-1000x665.jpg
    https://www.economiadigital.es/economia/psoe-unidas-podemos-derogar-reforma-laboral-2012.html

    Alexis Romero: El Gobierno respetará el acuerdo de coalición y su compromiso con la UE en la reforma laboral

    https://www.publico.es/politica/consejo-ministros-gobierno-respetara-acuerdo-coalicion-compromiso-ue-reforma-laboral.html

    Sergio Delgado : Las claves sobre la «modernización» de la reforma laboral

    https://www.huffingtonpost.es/entry/claves-reforma-laboral-gobierno_es_618018ebe4b010d93320f8e5?utm_source=Sailthru&utm_medium=email&utm_campaign=Spain2112021&utm_term=es-daily-brief

    Belén Montes: Las claves de la derogación de la reforma laboral. El Ejecutivo se ha dado de plazo hasta final de año para llevar a cabo la derogación de la reforma laboral

    https://www.eldebate.com/economia/20211102/claves-derogacion-reforma-laboral.html

    Ignacio Sánchez-Cuenca: Las izquierdas ante la reforma laboral

    https://elpais.com/opinion/2021-11-02/las-izquierdas-ante-la-reforma-laboral.html

    Alejandra Olcese: La CEOE negocia la reforma laboral con Bruselas para esquivar el ruido del Gobierno. Los empresarios han intensificado los contactos en el último mes ante la división entre el PSOE y Unidas Podemos

    https://www.elmundo.es/espana/2021/11/02/617c1a43fdddffce068b4606.html

    Ideas.pwc.es: La brújula de los fondos europeos.  La prueba del algodón de la reforma laboral

    https://ideas.pwc.es/archivos/20211029/la-brujula-de-los-fondos-europeos-la-prueba-del-algodon-de-la-reforma-laboral/?sub=true&utm_source=PwC+Ideas&utm_campaign=fdc5b8529d-EMAIL_CAMPAIGN_29_10_2021_IDEAS&utm_medium=email&utm_term=0_9a0145b082-fdc5b8529d-600270346

    La reforma laboral está en boca de todos estas semanas   El Gobierno se ha propuesto derogarla al ser una de las condiciones pactadas con Podemos para formar Ejecutivo y desatascar la situación que había en el Parlamento. Por lo tanto, parece que no va a quedar de otra.La reforma laboral de 2011, puesta en marcha por el Gobierno de Rajoy al ser una de las condiciones impuestas por la UE para darnos el famoso ‘rescate suave’ fue muy muy polémica. Las condiciones que presentaba para el mercado de trabajo daban un vuelco a la situación de entonces total. Sobre todo, porque hacía más accesible el despido, algo que asustó a todos en ese momento en el que el paro no dejaba de crecer porque estábamos inmersos en plena crisis financiera. Además, daba más poder a los empresarios y favorecía su postura frente a la del trabajador. Por ello, Podemos quiere acabar con ella a toda costa y volver a lo que había en 2011, pero, ¿es esto conveniente? ¿Va a servir para acabar con los 3 millones de parados que aún tenemos? Vamos a ponernos en contexto. En 2011 el paro en España cerró en cerca del 23%, con 5,2 millones de parados. Cifra que fue in crecendo en 2012. Pero ya era un dato muy malo que nos situaba junto con Grecia como el ‘patito feo’ de la UE en lo que al mercado laboral se refería.Otros países también destruían empleo, pero no a nuestro nivel, por motivos que ya hemos tocado muchas veces (dependencia del turismo, temporalidad, poca industria, baja formación de muchos trabajadores, etc.).  Ahora, 10 años después, y también después de una crisis muy grande e inesperada, hemos logrado en tan solo un año reducir el paro que dejó el COVID en 2020 (3,7 millones al cierre de año) en medio millón de personas, y todo ello sin tocar la reforma de 2011. Por lo tanto, muchos se preguntan si justo ahora, en plena recuperación conviene tocar las cosas.Sobre todo, porque aunque la reforma de Rajoy hacía más fácil el despido…y la contratación, y eso ahora conviene mucho.  ¿Qué cambiaría pues? Pues, de nuevo, tendría primacía el convenio sectorial frente a la empresa, algo clave para negociar, por ejemplo, salarios. Y teniendo en cuenta que el salario mínimo está más alto que nunca y se prevé que suba, esto puede ser una barrera a la hora de contratar. Por otro lado, los contratos de obra y servicio, que ahora tienen un máximo de un año, volverán a poder renovarse con mucha más periodicidad, algo que realmente encubre contrataciones indefinidas y precariza más a los trabajadores. Las indemnizaciones también estuvieron en el ojo del huracán, sobre todo en los contratos indefinidos, aunque los cambios apenas se percibieron. Además, las empresas tenían más capacidad de flexibilidad interna para cambiar condiciones laborales como horarios, organización del trabajo, etc. Por lo tanto, hablamos de una reforma que logró bajar el paro en más de dos millones de personas desde que se aprobó, a pesar de que en teoría iba a ser una máquina destructora de puestos de trabajo. ¿Debe preocuparnos su derogación? Aún sin saber qué texto saldrá del Ministerio capitaneado por Yolanda Díaz, es más que seguro que toda esta realidad volverá a la de 2011, con un mayor proteccionismo al trabajador que impide la flexibilidad empresarial. Algo que, en pleno cambio del sistema económico que aboga precisamente por la flexibilidad y la capacidad rápida de adaptación, puede ser un riesgo para un mercado ya de por sí tan inflexible como el nuestro” Verónica Lechuga

    https://www.elblogsalmon.com/mundo-laboral/derogar-reforma-laboral-seria-volver-a-uno-mercados-laborales-disfuncionales-europa-asi-era-espana-2011?utm_source=recommended&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=recommended1&utm_campaign=02_Nov_2021+El%20Blog%20Salm%C3%B3n

     “ ERC amenaza con complicar  la legislatura más allá  de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. El que hasta ahora se ha consolidado como uno de los principales socios del Gobierno no pondrá el camino fácil al Ejecutivo de aquí a final de año, cuando debe aprobarse la nueva reforma laboral para cumplir con el compromiso con Bruselas y tener acceso a la próxima tanda de fondos europeos.  La nueva regulación del mercado laboral se presenta como uno de los ejes de la legislatura y su especial envergadura ha llevado en los últimos días a una guerra abierta en el seno de la coalición, donde las dos almas del Gobierno pugnan por ponerle su bandera, una de corte socialdemócrata y otra más sindical.  Nadia Calviño y Yolanda Díaz han sido las protagonistas del enfrentamiento, que estalló por los aires la semana pasada y en el que ha tenido que intervenir el propio presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, para establecer las bases comunes de esta reforma, que ya estaba siendo negociada desde marzo por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. Si el acuerdo sobre el alcance de la reforma se presenta como uno de los principales escenarios de batalla dentro del Ejecutivo de aquí a diciembre, no será menos en el ámbito de la negociación parlamentaria, donde tendrán que convencer a los socios de Gobierno de convalidar el Real Decreto que deberá aprobarse en diciembre. Y en este punto, ERC puede convertirse en un problema, dadas las exigencias que planea poner encima de la mesa. A dos meses del horizonte dado a Europa para cumplir la reforma, y en una difícil negociación donde están presentes sindicatos, patronal, ala socialista y ala morada del Gobierno, los republicanos piden recuperar aspectos previos a la reforma laboral de 2012 impulsada por el PP. El más difícil de conseguir -por la oposición frontal de la patronal y por la petición de flexibilizar el mercado de Bruselas- es el de recuperar las indemnizaciones de 45 días de salario por año trabajado -hasta un máximo de 42 meses- una vez declarado el despido improcedente, en lugar de los actuales 33. Este aspecto ya había sido aparcado por la ministra de Trabajo y por los sindicatos. En las reuniones que mantuvo ERC con Yolanda Díaz en verano los catalanes ya pusieron sobre la mesa este aspecto, pero la dirigente pasó de puntillas. Hasta ahora, el diálogo social se ha centrado en limitar la temporalidad en las empresas, pero los costes del despido han quedado fuera «del perímetro de la negociación», explican fuentes de las conversaciones.  A pesar de que UGT y CCOO han puesto sobre la mesa la cuestión de las indemnizaciones en diferentes ocasiones, nunca se ha hecho un intento serio por discutirlas. Sin embargo, desde ERC presentan este punto como una de las claves para dar apoyo a la que será la medida estrella de un Gobierno en minoría.  Otro de los aspectos en los que están centrados es en recuperar el llamado salario de tramitación, una figura que estaba en la anterior regulación laboral y se abolió en la reforma de 2012. Este salario implicaría la obligación del empresario de abonar los salarios dejados de percibir por el empleado desde su despido hasta su resolución judicial de improcedencia. En la actualidad, sólo se abonan en los supuestos en que la parte contratante opte por la readmisión o en aquellos supuestos donde se declara despido nulo -no improcedente-.ERC reclama, además, recuperar otro aspecto clave que se eliminó en la primera legislatura de Mariano Rajoy y volver a la intervención administrativa en los EREs o ERTEs, que pone al Gobierno como la autoridad capacitada para autorizar la realización de despidos colectivos o medidas como la suspensión o reducción de jornada. El pasado mayo, la ministra de Trabajo se abrió a recuperar este aspectos, aunque no han trascendido avances en este sentido. En un pleno en el Congreso, Díaz criticó la reforma laboral del PP y, ante la petición del diputado de EH Bildu Oskar Matute para restablecer este mecanimo ante la «cascada de EREs» que se estaban produciendo, la dirigente le dio la razón y defendió que el Gobierno «buscará una fórmula que nos permita actuar«. El empeño de la ministra por introducir esta modificación es patente, pero tras siete meses de negociación, se presenta como un asunto encallado.” Ana Cabanillas

    https://www.epe.es/es/politica/20211101/reforma-laboral-erc-indemnizacion-despido-12474375

    “  La gran disputa en el seno del Gobierno sobre la reforma laboral  tenía dos dimensiones: la metodológica y la de contenidos. Resuelta la primera con la creación de una complicada estructura negociadora que requiere tres reuniones por semana, este martes se abordan las cuestiones de fondo en una reunión al más alto nivel entre el Presidente del Gobierno, las dos vicepresidentas en liza (Nadia Calviño, de Economía, y Yolanda Díaz, de Trabajo) y otros ministros afectados: Inclusión, Hacienda y Educación. El propósito del encuentro, según La Moncloa, es “fijar la posición del Gobierno en la mesa de diálogo social”, es decir, nada menos que debatir y resolver las diferencias en el seno del Gobierno para presentar una posición única ante los agentes sociales: qué reforma quiere el Ejecutivo.Dos documentos van a orientar ese debate interno: el primero, el acuerdo de Gobierno PSOE-Unidas Podemos, que recoge explícitamente la necesidad de derogar los aspectos de la reforma laboral de 2012 referidos a convenios y subcontratación, y el segundo, el texto de mediados de octubre en el que Trabajo recopila la posición del ministerio a lo largo de siete meses de negociación con los agentes sociales. La semana pasada, cuatro secretarios de Estado (los de Empleo, Economía, Hacienda y Seguridad Social) empezaron a desbrozar los textos para preparar la reunión de alto nivel, constatando diferencias y acercando posiciones. Éste es el mapa de las posiciones del Gobierno que tendrán que aclarar los ministros en las próximas horas para poder presentar una posición única y conjunta. Todas las fuentes coinciden en que las diferencias de posiciones entre Economía y Trabajo son más amplias en negociación colectiva y en temporalidad. La gran baza de Díaz en el primer asunto es que el acuerdo de Gobierno deja bien claro que hay que acabar con las reglas de la reforma de 2012 que favorecen a los empresarios (la caducidad de los convenios al año de ser denunciados y la prioridad aplicativa del pacto de empresa sobre el de sector). Además, los sindicatos se impacientan por una materia que ha estado a punto de ser derogada en tres ocasiones desde 2018, y avisan de que no firmarán ningún acuerdo en el que no se incluya este cambio legal. Calviño tiene más fácil dar la batalla de la temporalidad: la última propuesta que Trabajo puso sobre la mesa, limitarla al 15% de la plantilla de las empresas, parece difícil de aterrizar con una CEOE en contra que alega que la estructura productiva de España hace imposible una única solución para todos los sectores, porque algunos tienen mucha más temporalidad (la agricultura) y otros mucho menos del 15% (el automóvil). El punto de encuentro puede llegar por medidas que contribuyan a reducir los porcentajes de eventualidad sin restar la flexibilidad que defienden Economía y los empresarios: más papel de los fijos discontinuos, un replanteamiento de los contratos por obra en la construcción, aumentar la participación de las ETT, menos temporalidad en el sector público. Los asuntos en los que se prevé menos debate son aquellos en los que el diagnóstico es compartido (la necesidad de y reformar los contratos formativos), los que ya han quedado muy allanados por la acción de la justicia y por la constatación de abusos precarizadores. En este sentido, nadie rechaza en serio un cambio en las reglas de subcontratación, que son evidentemente responsables del deterioro de las condiciones laborales de colectivos como el de las camareras de piso, y que además han sido cuestionadas por sentencias como la del Tribunal Supremo de diciembre del año pasado que compele a la contratación indefinida en estas fórmulas de prestación de servicios entre empresas. Tampoco se espera una pugna muy dura sobre el nuevo Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE), una especie de híbrido entre ERE y ERTE pensado para proteger a los trabajadores de empresas en crisis y facilitarles el tránsito, si es preciso, a una nueva compañía o a un nuevo sector. En este punto la disputa estará, más que en el diseño de la medida, en quién la paga: Trabajo ha pensado en un Fondo compuesto por lo que sobre cada año de la partida presupuestaria del paro, las multas a las grandes compañías que jubilen a trabajadores mayores, el dinero europeo y aportaciones adicionales de los Presupuestos Generales del Estado, una propuesta que afecta directamente a las competencias de Hacienda, Economía y Seguridad Social. En los últimos compases de la negociación, un nuevo elemento que hasta ahora no había formado parte del perímetro de la reforma irrumpe vía la negociación presupuestaria: la reposición de las indemnizaciones por despido previas a la reforma de 2012. Esquerra Republicana de Catalunya plantea ahora, como condición para aprobar las cuentas de 2022, volver a las indemnizaciones de 45 días por año trabajado para los despidos disciplinarios improcedentes, en lugar de los 33 que instauró la norma de Rajoy. Una exigencia que el Gobierno tendrá que tener en cuenta, porque la negociación de la reforma discurre en paralelo a la de los Presupuestos: ambos han de quedar aprobados antes de final de año”    Rafa Bernardo

    https://www.epe.es/es/economia/20211101/reforma-laboral-diaz-calvino-12565700

    La tragedia de Sánchez consiste en que en lo tocante a la reforma laboral  la señora Díaz dispone del usufructo del caudal de efectismo disponible. Y esto resulta letal para un tipo que conquistó primero las bodegas del Psoe y posteriormente Moncloa aupado a los tifones plebiscitarios y los reflejos antisistema. Sánchez, tan amoral como killer, leyó muy pronto que la socialdemocracia europea necesitaba resetearse con el abecedario de los populistas si no quería acabar devorada por el tigre revolucionario, que en nuestros días juega a minar el sistema desde dentro. Necesitaba competir, usando sus mismos naipes, con quienes proponen un recetario infame, que va del pobrismo como virtud ascética a lo identitario/estamental y del referéndum como champú anticasta a las presuntas virtudes de una democracia directa que aspira a derruir los finos engranajes de los sistemas liberales. De ahí que mediada la andadura del proyecto Frankenstein pudiera jactarse de haber fagocitado a Podemos, podemizando el PSOE. Quiero decir que los fondos que nos salvarán de la ruina viajan cosidos a la exigencia de cumplir con los requerimientos de la ortodoxia bancaria. No cabe hacer el ganso, repartir cheques bebé o reconstruir el mercado laboral siguiendo pautas cubanas o estrategias jemeres si aspiramos a recibir los millones. O circo o fondos. O apretar el puñito o aceptar sin aspavientos las sobrias condiciones de los donantes. De ahí que a Sánchez no le quede más remedio que ponerse de perfil y escudarse tras la coraza de una Calviño a la que en los últimos meses había usado como contrapunto dramático de la tragicomedia fake.Calviño, mil veces ninguneada en cuanto los socios morados alzaban la voz, cumplirá ahora como garante y garantía de nuestra última oportunidad antes de la debacle. Sin las ayudas que llegarán de fuera las previsiones más descabelladas de los apocalípticos más reconcentrados se quedarán en mero pasatiempo de guardería. Sin descontar el más que probable avance de una ciclogénesis inflacionaria que ya ha barrido todos los salarios mínimos y las ayudas paliativas desplegadas en los últimos tiempos. Los golpes de efecto antifascistas, las mesas de diálogo paralelas a la soberanía nacional, los féretros volantes en Cuelgamuros, la propaganda contra Madrid y los shows de la memoria histórica lucirán cadavéricos, puramente inservibles de cara a unas elecciones si la cesta de la compra mantiene su ritmo alcista y si el recibo de la luz sigue en magnitudes propias del kilogramo de coca. La batalla por la contrarreforma laboral amenaza con ser el principio de una tormenta imbatible. Hemos desembocado en los bailes de máscaras de un impostor que apura los últimos centímetros de mecha” Julio Valdeón

    https://www.larazon.es/espana/20211102/6vtjjxhv7zhaja4j3ug2vb5ujy.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *

Calendario de artículos

noviembre 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores