• Kiko Llaneras  : La subida de la temperatura a lo largo de tu vida. Esta semana los expertos del IPCC publicaban su informe sobre el cambio climático: hablan de cambios “irreversibles” por “siglos o milenios”. El informe explica como los humanos hemos calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Como ilustración, mirad como han subido las temperaturas desde 1980, casi un grado sobre la media del Siglo XX

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGkZspDFjZGTmXWxWfzqVHdbqbX

    Paloma de la Nuez : Miedo y libertad en el liberalismo político de Judith Shklar

    Descripción: https://clubtocqueville.com/wp-content/uploads/2021/06/shklar.jpg

    Judith Shklar : Los rostros de la injusticia

    Descripción: Los rostros de la injusticia

    https://elblogdejaviersanchez.blogspot.com/2017/03/judith-shklar-los-rostros-de-la.html

    El relato  que explica el magnífico  éxito de la AAPP Ony Fans: OnlyFans, una de las apps que más han crecido en popularidad durante esta pandemia. A partir del próximo mes de octubre, OnlyFans prohibirá contenido sexual explícito en su plataforma, justo el tipo de contenido que la ha catapultado como la principal opción para creadores para adultos. Es un cambio que parece haber hecho a regañadientes, ya que pone a los bancos y a las plataformas de pagos como las principales culpables. En apenas un año, el crecimiento de OnlyFans se ha disparado. Como una plataforma que permite cobrar por contenido de prácticamente cualquier tipo, se ha hecho muy popular con jóvenes y creadores que se han visto muy limitados durante esta pandemia, por la necesidad de reducir el contacto con otras personas. En el 2020, la app pasó de 13,4 millones de usuarios a 82 millones; y a mediados de 2021 ya había alcanzado los 130 millones de usuario. Durante este periodo, la casa madre de OnlyFans, Fenix International, obtuvo unos ingresos de 375 millones de dólares, gracias a los pagos de los «fans» a los creadores que usan su plataforma; la compañía se queda un 20% de cada transferencia realizada de esta manera, y espera crecer hasta los 1.200 millones de dólares para finales de este año. Este crecimiento inusual ha motivado a la dirección de la compañía a tomar una decisión que ataca directamente a su audiencia más fiel; la apuesta es que el servicio ya es lo suficientemente grande como para no depender del porno para sobrevivir. Sin embargo, la compañía se ha lavado las manos de su propia decisión, apuntando a las «peticiones de bancos y proveedores de pagos», que tradicionalmente han estado en contra de apoyar financieramente a servicios pornográficos. Pero el verdadero motivo detrás de este movimiento puede haber un intento de atraer inversores para una futura valuación de 1.000 millones de dólares, algo que hasta ahora no ha podido conseguir por el rechazo al contenido que sirve en su plataforma. Esa es la misma razón por la que esta misma semana, OnlyFans lanzó una app para Android que sólo sirve contenido para todas las edades. Por eso, a partir del mes de octubre OnlyFans prohibirá todo el contenido de carácter sexual, aunque como es habitual, la clave estará en qué se considera «sexual». La compañía afirma que los desnudos no estarán prohibidos, siempre y cuando sigan unas directrices de «uso aceptable» ocultas en sus términos de servicio. Pero es un misterio qué porcentaje concreto de creadores se verá afectado, y la compañía tampoco ha sabido decir qué hará con el contenido sexual que ya ha sido subido; todo esto indica que se trata de una decisión rápida que ha pillado por sorpresa incluso a parte de la plantilla. La gran duda es si OnlyFans le será más fácil atraer inversores con un producto vacío de contenido. A nadie se le escapa que el único motivo por el que la mayoría de usuarios utiliza la plataforma es por el contenido para adultos, y muchos ven demasiadas coincidencias con Tumblr, la plataforma que en el 2018 prohibió ese mismo contenido. Después de una migración masiva de usuarios, Tumblr fue vendida un año después por apenas el 2% de los 1.000 millones de dólares que Yahoo pagó en su día. Una migración que parece muy probable, pocas horas después del anuncio. Como apunta una de las creadoras más populares de la plataforma, «es como si un club de striptease prohibiese los pechos para que los inversores comprasen sus alitas de pollo picantes». Ya hay otras plataformas que han ofrecido públicamente un sitio a los creadores expulsados, como JustForFans, que se define como el número dos en tráfico, sólo por detrás de OnlyFans”  Adrián Raya

    https://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/11364214/08/21/OnlyFans-prohibe-el-porno-en-su-app-el-principal-motivo-de-su-exito.html?utm_source=resumen_diario&utm_medium=email_periodico

     “Un working paper publicado el año pasado por el Fondo Monetario Internacional y comentado en su blog hace referencia a la posibilidad de utilizar el historial de navegación de un usuario para evaluar su capacidad crediticia o credit score, una variable fundamental que determina desde el límite de las tarjetas de crédito que puedes solicitar, hasta la posibilidad de obtener la aprobación de un crédito de determinada cantidad por parte de una entidad financiera. En la práctica, la idea es poco más que una reflexión acerca de cómo las compañías tecnológicas pueden acceder fácilmente a datos escasamente estructurados pero de elevada calidad, desde las características del navegador y del hardware hasta el historial de navegación, de búsquedas o de compras online, con los que se pueden alimentar algoritmos que permitan determinar la capacidad crediticia de un usuario de manera mucho más precisa que con el tipo de datos a los que suelen recurrir las instituciones financieras tradicionales. El estudio diferencia el aporte de las innovaciones en la obtención de información que estas compañías tecnológicas pueden tener a su alcance, de las innovaciones en la interacción y en el canal de distribución, que apunta a la sustitución de las sucursales de la banca tradicional por aplicaciones de mensajería instantánea. El uso de métricas de capacidad crediticia en las instituciones financieras tradicionales suele pecar habitualmente de un enorme simplismo, que genera situaciones en algunos caso injustas y en otros casos, simplemente absurdas. A día de hoy, es muy posible que del tipo de datos generado por un análisis de variables como la navegación, el hardware utilizado o las compras llevadas a cabo a través de la red puedan obtenerse correlaciones que permitan evaluar la capacidad crediticia de una persona, aunque aparentemente no tenga por qué intuirse una relación directa. Pero más allá de las posibles medidas que pudiesen plantearse para anonimizar esos datos o para procesarlos de manera respetuosa, ¿cuentan las grandes compañías tecnológicas con un acceso mucho más sencillo a datos susceptibles de ser utilizados para valorar la capacidad crediticia de un usuario, y con canales de comunicación mucho más convenientes de cara a una interacción relacionada con la oferta de productos financieros? Francamente, la pregunta parece muy fácil de responder, y justifica por sí sola muchos de los temores que la banca tradicional puede tener con respecto a las grandes compañías tecnológicas en el futuro.”  Enrique Dans

    https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgzGkZsxHzSZbRnJSBThBGvjJNFDs

     “Inmunizar al 70% de la población mundial de aquí a abril de 2022 costaría 50.000 millones de dólares.  Suena un poco rimbombante. Pero es la tesis de un reciente editorial de The Economist.  ¿Tienen las democracias liberales de Occidente la oportunidad del siglo para promocionar su sistema de libertades y de mercado libre? El modelo, hoy amenazado por los movimientos populistas internos, puede salir reforzado si las economías avanzadas donde este impera logran extender la vacunación lo más rápidamente posible al resto del mundo. Tras una campaña de inmunización bastante exitosa en los países ricos (con una media de casi el 50% de su población con la vacunación completada), la quinta ola provocada por la contagiosa variante Delta ha dinamitado las expectativas de que saldríamos del colapso económico a toda velocidad. La reedición de los locos años veinte del siglo pasado, que anticipaban un consumo desenfrenado y un apetecible libertinaje tras año y medio de confinamiento social, tendrá que esperar. En su lugar, en las economías más desarrolladas hoy sólo se habla de la amenaza que el incremento de la inflación, fruto de los estímulos monetarios y fiscales, supone para la recuperación y de la necesidad de reforzar la inmunización de sus poblaciones con una nueva dosis. Puede ser comprensible que los países ricos se miren al ombligo tras el batacazo moral recibido. Los 4.359.708 fallecidos en el mundo (la mitad registrados en los 38 países más desarrollados que agrupa la OCDE) y los 207 millones de contagiados que se contabilizan hoy y que siguen al alza son una poderosa razón. Como lo es el fuerte aumento del desempleo tras la caída media del 6% del PIB (el 11% en el caso de España) en las economías avanzadas. Recuperar el nivel de riqueza nacional previo a la pandemia se demorará. En la mayoría de los casos hasta 2022. Tanto la vacunación como los planes fiscales de recuperación son necesarios para superar la triple crisis, sanitaria, social y económica, provocada por el coronavirus, pero a menos que el mundo occidental esté dispuesto a compartir parte de este esfuerzo, las divergencias entre los países desarrollados y las economías emergentes y en desarrollo no hará más que aumentar. De forma que el optimismo pinkeriano sobre la mejora de la condición social en el mundo, sustentado en datos mal que les pese a los populistas de los extremos, puede sufrir un serio revés. En riesgo está la salida de la pobreza de amplias capas de la población de los países emergentes y en desarrollo registrado en las últimas décadas. Su interrupción presionará aún más los flujos migratorios hacia los países más ricos. Y la falta de recursos limitará la capacidad de estos países para hacer frente al gran desafío mundial: invertir en la transición ecológica para frenar el cambio climático. La crisis nos indica un camino: hacia un mundo más unido, en el que la cooperación internacional y la acción del Estado jugarán un papel central.   La OMS ha advertido que Occidente se equivoca si piensa que sólo protegiendo a su población se puede superar esta crisis https://www.lavanguardia.com/vida/20210715/7603496/oms-desaconseja-tercera-dosis-refuerzo-covid.html.Ampliar la vacunación al resto del mundo opera en su propio interés. Renunciar a hacerlo, “no es sólo económicamente insensato, si no también un error moral y un desastre diplomático”, en opinión de The Economist. Pero no parece que la tesis de la influyente publicación tenga mucho predicamento. El G-7 ha comprado un tercio de las vacunas disponibles en el mundo, aunque su población representa el 13% mundial. La UE y EEUU se han comprometido a donar una modesta cantidad frente a los miles de millones de dosis que necesita el programa Covax puesto en marcha por Unicef y la OMS para asegurar de aquí al 2022 la vacunación del 20% de la población de los países en desarrollo. Un porcentaje loable pero que queda lejos de la inmunidad de grupo. Inmunizar al 70% de la población mundial de aquí a abril de 2022 costaría 50.000 millones de dólares (el 1% de los programas de estímulo aprobados en EEUU y la UE). El efecto en el crecimiento económico de esa protección universal, vía el restablecimiento del comercio y las cadenas de producción y de la recuperación de servicios tan importantes como el tráfico aéreo y el turismo, añadiría 9 billones de dólares al PIB mundial en 2025, según los datos del Fondo Monetario Internacional. Por no hablar de la cantidad de vidas que salvaría ese esfuerzo común en las poblaciones sin acceso a la sanidad.La economista jefe del FMI, Gita Gopinath, lo tiene claro: “la recuperación no estará asegurada a menos que la pandemia se frene mundialmente”. Así lo declara en su más reciente artículo en el blog del organismo multilateral. https://blogs.imf.org/2021/07/27/drawing-further-apart-widening-gaps-in-the-global-recovery/. Aunque no ha cambiado su predicción de crecimiento mundial, un 6% en 2021, sí se ha alterado la distribución de ese aumento de la riqueza global. Las economías avanzadas, con una inmunización más extendida, crecerán medio punto más de lo previsto. Pero será a costa de las emergentes, cuyo índice de vacunación es el 11%, y de las menos desarrolladas, con apenas el 1% de su población inmunizada. Según el Fondo, la renta per cápita de las economías más desarrolladas ha retrocedido de media un 2,8%, frente al 6,3% que, excluyendo a China, ha retrocedido la de las economías emergentes y en desarrollo. El efecto de los estímulos fiscales, masivos en las economías avanzadas (casi 5 billones de dólares) y anecdóticos o inexistentes por falta de medios en las menos desarrolladas, sólo acrecentará las desigualdades entre un bloque y otro. La desigual vacunación no hará más que acentuar esa brecha. Está en manos de las democracias liberales frenarla y fortalecer así su hegemonía moral. La alternativa no debería ser una opción”   Victoria Carvajal

    https://theobjective.com/elsubjetivo/la-oportunidad-del-siglo

     “La economía política de las pensiones.   En las últimas semanas hemos vuelto a tener las pensiones en los titulares de los diarios. Su desequilibrio a medio plazo (también a corto) y las propuestas de reforma desde el gobierno han ocupado buena parte del debate económico en días recientes. Como cualquier otra política pública, las pensiones concitan dos tipos de tareas para el policy maker, nítidamente separadas (aunque confusamente denominadas): la política económica en sentido estricto (la sustancia de la medida propuesta, y su impacto en las variables objetivo) y la llamada “economía política” (cómo afecta la medida a los distintos colectivos y cómo se negocia con ellos para conseguir una combinación razonable de apoyo social y político a la medida por un lado, con el mejor resultado posible en términos de variables objetivo). En esta entrada repasaremos de manera somera la economía política de las pensiones: los beneficiados y perjudicados por una posible reforma, qué papel juegan en la negociación y qué sesgos tiene el proceso. Como veremos, en términos de su economía política las pensiones son probablemente el problema más complejo al que se puede enfrentar un policy maker en un país desarrollado. Esto viene determinado por las particulares características de este programa de gasto. Las pensiones son en primer lugar una línea de gasto sustancial, en torno a 11 puntos de PIB en España, que supone más de un 25% del gasto público total. Es también un programa con una enorme sensibilidad social: las pensiones son la vía principal de sustento económico de una parte importante de la población mayor del país. Esto hace que sea extraordinariamente delicado tocar los parámetros de este sistema, y que cuando se hace deba abordarse con carácter muy gradual: de ahí que el sistema de pensiones tenga un enorme componente inercial. Por otra parte, el equilibrio del sistema (pensiones y contribuciones sociales) a largo plazo depende (aparte de sus propios parámetros internos) de la evolución de factores exógenos sobre todo demográficos, señaladamente la longevidad y el tamaño de las distintas cohortes o generaciones. Por otro lado, en un sistema esencialmente de reparto como el español, las generaciones en edad de trabajar sostienen a las ya retiradas pagando contribuciones sociales. Dado el carácter inercial del gasto pensional, esto crea un delicadísimo problema intergeneracional: cada generación accede por primera vez al mercado laboral y se encuentra con una carga financiera pre-definida de sostenimiento de generaciones retiradas; una carga muy difícil de cambiar sustancialmente a corto e incluso a medio plazo, y que debe ser financiada bien con las contribuciones sociales pagadas por los jóvenes, bien –caso de ser estas insuficientes- con recursos presupuestarios, desplazando así potencialmente otras partidas de gasto sensibles para ellos (formación, vivienda etc). Además, es un juego de suma cero: un programa de transferencias recibidas por unos y financiadas por otros. No hay forma de aumentar las “recompensas del juego” para mejorar el saldo del sistema, permitiendo que ambos grupos ganen: dada su vocación contributiva, todo lo que genera ingresos hoy, genera gastos mañana. Por tanto, la llegada de inmigrantes o el aumento de la productividad y los salarios pueden dar alivio temporal al sistema pero no son soluciones a largo plazo. Por norma, para que unos ganen, otros tienen que perder. Nótese también que aunque estamos hablando del equilibrio del sistema de pensiones, en último término lo relevante es el equilibrio presupuestario general. Aunque por muchas razones (teóricas y prácticas) es deseable el equilibrio a largo plazo entre contribuciones sociales y pensiones contributivas, lo verdaderamente importante es la medida en que el conjunto de gastos e ingresos de las Administraciones Públicas sea equilibrado y sostenible. Por tanto, el problema de las pensiones radica en que son dentro del conjunto de gasto público un rubro a) muy cuantioso, b) que evoluciona en buena medida en función de factores exógenos y c) que genera expectativas extraordinariamente difíciles de cambiar en su (también nutrido) colectivo receptor. El riesgo de una gestión defectuosa de esta partida de gasto no es, por tanto, “quedarnos sin dinero para pensiones” (por ser insuficientes las contribuciones) sino someter a una tensión creciente a la Hacienda Pública; que se vería obligada a presionar cada vez más a las generaciones laboralmente activas (con aumento de impuestos/ contribuciones sociales o reducciones de gasto) para pagar las pensiones y/o a aplicar reducciones pensionales abruptas que generen discriminación entre generaciones y gran malestar social. Nótese también un corolario de lo anterior: mover gastos o ingresos de la Seguridad Social al presupuesto ordinario, o viceversa, no arregla ningún problema. Nuestro dilema de fondo resulta de un programa de gasto de gran tamaño, sensible en términos socio-políticos y extremadamente rígido, sin mecanismos de autocorrección para ajustarlo a las contribuciones sociales, y de evolución potencialmente explosiva; de la necesidad, en definitiva, de hacer este programa compatible con la restricción presupuestaria general sin crear un conflicto social mayúsculo. En último término, el problema presupuestario es único: colectivos ciudadanos con deseo o necesidad de recibir gasto público, y un volumen limitado de recursos con que cubrir esas aspiraciones. Las etiquetas que pongamos a los ingresos y gastos son poco relevantes en este debate. Los problemas político-económicos raramente se resuelven mediante asientos contables, y esta no es una excepción. ¿Cómo es la economía política de una reforma de pensiones? Como es obvio en función de lo ya señalado, extraordinariamente compleja. Abordar este problema requiere considerar las legítimas necesidades de los pensionistas actuales y contrapesarlas con las cargas que se dejan a las generaciones futuras.  Y aquí ya vemos un primer problema: estructurar un debate así es muy complicado, entre otras cosas porque parte de los afectados, por su edad, no tienen todavía derecho a votar; las generaciones futuras, obviamente tampoco. A ello se une que los interesados en que las pensiones sean elevadas (pensionistas y quienes están a punto de pasar a serlo) suelen tener una alta participación política y capacidad de movilización, mientras que las generaciones jóvenes suelen tener una relación más distante con la política y menor capacidad de organización. Por último, la política de pensiones exige contrapesar beneficios sociales de hoy con beneficios sociales de dentro de varias décadas, lo que –al margen de cualquier otra consideración- tiende, en función de la natural miopía humana, a favorecer las soluciones cortoplacistas. En función de lo anterior, y en un contexto democrático, los representantes políticos se ven en la disyuntiva de complacer a un grupo organizado, con alta propensión al voto, capacidad de presión y disposición a defender a capa y espada sus transferencias a corto plazo…. o por el contrario pensar en escenarios de medio y largo plazo, en beneficio de un colectivo escasamente estructurado, políticamente más pasivo y con mínima capacidad de presión… escenarios con los que en todo caso tendrán que lidiar altos funcionarios y líderes políticos futuros. El sesgo decisorio es evidente. Un buen proceso de reforma de la política pensional exigiría contrapesar ese sesgo con mecanismos que hagan valer los intereses de las generaciones venideras. Lamentablemente, es difícil hacer esto (¿quién representaría a los jóvenes sin derecho a voto o a las generaciones venideras?) y tampoco es sencillo generar límites tecnocráticos a las políticas pensionales sin vulnerar algunas reglas democráticas básicas. En ausencia de lo anterior, se hace indispensable un foco en el equilibrio financiero del sistema, que tiene que construirse sobre una cierta visión de largo plazo de los participantes en la discusión, como integrantes de una comunidad política con stakeholders no sólo presentes sino también futuros. Complementada siempre con el papel de los organismos internacionales, y sobre todo de los organismos nacionales independientes como el banco central y la autoridad fiscal independiente. Estas entidades no tienen competencias decisorias, y por tanto sólo pueden aportar datos y ejercer persuasión moral. Pero su papel es extraordinariamente importante. En efecto, en esta discusión los datos de base presentan una notable incertidumbre: surgen de modelos económico-demográficos a muy largo plazo, que inevitablemente incorporan una elevada varianza en el comportamiento de las variables clave. En función de lo ya comentado, esa incertidumbre favorece las posiciones voluntaristas, partidarias de construir la política de pensiones sobre la base de los supuestos más optimistas. El papel de organismos como el banco central y la autoridad fiscal independiente es contrarrestar esa permanente tentación, recordando la alta probabilidad de los escenarios centrales y la posibilidad de que acaezcan también los más desfavorables – de enfatizar los escenarios favorables ya se encargarán los muchos actores en esta discusión con incentivos para hacerlo. En los países de nuestro entorno, las reformas pensionales han tenido siempre estos dos ingredientes imprescindibles: un planteamiento técnico riguroso, compartido con la población, y un cierto “sentido de Estado” desde la política para proyectar en el largo plazo la discusión, venciendo el natural sesgo cortoplacista de ésta. Fuera del ámbito puramente político, el único factor “de corrección” que existe en un proceso de reforma pensional viene dado en nuestro país por la discusión de las propuestas gubernamentales con los llamados “agentes sociales”, empresarios y sindicatos. Es evidente que ambos tienen algo que decir en este proceso – a fin de cuentas, representan a quienes soportan las cotizaciones actuales; es de todo punto lógico que opinen en las cuestiones de detalle del sistema (jubilación anticipada, jubilación parcial etc). Pero es importante no confundir este proceso de consulta con un filtro de la calidad o equilibrio de una reforma pensional: como ya hemos visto, el problema que se nos presenta es esencialmente intergeneracional, y como veremos a continuación, en esa particular discusión los agentes sociales pueden aportar poco o nada. A fin de cuentas ¿qué esquema de incentivos tienen quienes se sientan a esta mesa del diálogo social? Los empresarios suelen tener por objetivo principal y casi único que se reduzcan (o al menos no se aumenten) las cotizaciones sociales. Los sindicatos (en esa particular mezcolanza corporativo-política tan característica del caso español) no funcionan aquí como defensores de los trabajadores actuales-pensionistas futuros, lo que daría un elemento de equilibrio a la negociación; sino como “protectores del Estado del bienestar” y por tanto defensores de los pensionistas actuales, que como hemos visto si algo no necesitan es protectores adicionales. El siguiente símil puede ayudar a ilustrarlo: imaginen una comunidad de propietarios recién constituida con un único portal, una planta baja con jardín y cuatro pisos sin terraza. La planta baja está por ahora desocupada y las otras cuatro viviendas, ocupadas. Los cuatro vecinos se reúnen en junta de propietarios y deciden que, para evitar molestias, no se podrán hacer barbacoas en la comunidad (barbacoas que sólo podrían hacerse en el jardín de la vivienda desocupada). Quienes comparten intereses consensúan posición, y el único potencialmente interesado en lo contrario está ausente en la discusión. Ese es el tipo de proceso que tenemos en materia de pensiones. En efecto, la mesa que define el “consenso social” en torno a una reforma pensional junta a un agente (el gobierno) con inclinación natural a proteger a los pensionistas actuales; con otro (empresarios) cuyo principal objetivo es limitar sus contribuciones actuales, afectando de igual manera al equilibrio del sistema; y con un tercero (sindicatos) cuyo objetivo principal es mejorar los ingresos de los pensionistas actuales, incidiendo en el mismo sentido. Los defensores del equilibrio del sistema y por tanto de las generaciones futuras brillan por su ausencia en esta discusión. Las consecuencias son evidentes. Según el dicho proverbial de los lobistas americanos, “quien no se sienta a la mesa es parte del menú” y ése es el destino natural de los intereses de los pensionistas futuros en un proceso como éste: ser “devorados” por los intereses cortoplacistas de quienes sí se sientan a la mesa. Por la misma regla de tres, el consenso en esta mesa puede ser un consenso hasta cierto punto vacío: en este problema de carácter esencialmente intertemporal, tres agentes naturalmente escorados hacia la maximización de las recompensas actuales y el diferimiento de los costes, tenderán –en ausencia de otros factores- a consensuar justamente eso: maximizar las pensiones actuales y diferir los ajustes necesarios. Por tanto, el filtro de los “agentes sociales” no sólo no corrige el sesgo contrario a los pensionistas futuros sino que en todo caso lo refuerza, dándole además una pátina de “consenso social” que sólo contribuye a confundir las cosas en mayor medida. ¿Qué conclusiones se pueden sacar de todo lo anterior? Una primera, muy obvia, es que el tema de las pensiones es extremadamente delicado. Las decisiones de hoy tienen efectos a muy largo plazo: crean expectativas para las próximas décadas cuya modificación posterior a la baja será extraordinariamente dolorosa en términos sociales y políticos: una subida insostenible de pensiones (que es políticamente fácil) corregida diez años después con una reducción en igual proporción (que sería extraordinariamente difícil) no nos dejaría donde estábamos –por el camino se acumulan expectativas frustradas, fricciones entre generaciones y malestar social. Por tanto, esta materia explosiva debe manejarse con el máximo cuidado, buscando en la mayor medida posible las reformas graduales (sean discrecionales o vinculadas de manera predefinida a variables como la longevidad) para evitar los escenarios de reforma súbita y en contexto de emergencia financiera.La segunda es que todo en esta discusión tiende a favorecer los intereses de los pensionistas actuales en perjuicio de los futuros: la miopía natural del ser humano, el poder relativo de los grupos afectados, y la difícil representación de los pensionistas futuros en esta negociación. Es fundamental que este debate se eleve por encima de los intereses cortoplacistas relacionados con los votos y condicionantes de hoy, para equilibrar de alguna manera esta discusión naturalmente desequilibrada. Aquí tiene un papel fundamental la visión de largo plazo de los intervinientes en la discusión, y también la integridad, competencia profesional y prestigio de los organismos independientes, que se convierten en baluartes fundamentales para que esta visión a largo plazo se pueda manifestar. Asimismo, es un debate –tal como está configurado en España- que propicia los “consensos equívocos”, como en el símil vecinal que veíamos antes. Así como los vecinos con intereses compartidos podrían congratularse de su eficacia y capacidad de consenso, mientras el afectado potencial por su decisión estaba ausente, nuestro debate sobre pensiones favorece estos rituales de autocongratulación: dinámicas en que los defensores naturales de reducir las cotizaciones o elevar las pensiones actuales constatan que están de acuerdo y se felicitan por ello; mientras quienes tienen intereses en la solvencia del sistema a medio plazo (jóvenes y generaciones futuras) brillan por su ausencia en el debate. Por último, se trata de una discusión –sobre todo cuando las medidas tienen que ser de signo restrictivo- en la que el partido gobernante suele estar muy solo. Una reforma difícil con amplio apoyo parlamentario es –en nuestro país- sencillamente impensable, y el apoyo de los llamados “agentes sociales” ya hemos visto que es en buen grado tangencial a la crucial cuestión intergeneracional. Sencillamente, estas reformas se adoptan con el apoyo parlamentario mínimo necesario, y se revisten luego de “consenso social” o no en función de una serie de factores complejos que tienen mucho que ver con la agenda política de hoy, y muy poco con la calidad de lo propuesto o la medida en que respete el necesario equilibrio entre generaciones. Conviene recordar todo esto a la hora de enjuiciar nuestro reciente pasado en materia de reforma pensional. Convendrá también tenerlo en cuenta cuando el gobierno apruebe –con o sin apoyo de los agentes sociales– el “factor de sostenibilidad bis” dentro de algunas semanas”              Martha Lewuis

    AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA DE LAS NACIONES. GRECIA

    De Grecia, nada. Pasamos de Grecia, no se explica por qué. Y eso que es “la cuna de nuestra civilización”. Quizá fue lo de Zorba el griego, y con eso se conformó el mundo.  Pues resulta que las músicas griegas son de lo mejor, las antiguas y la modernas. Congraciémonos todos con estas músicas, empezando por lo popular y siguiendo con Manolis Kalomiris, tocayo de Portela (en griego, claro) y gran músico clásico.

    Anónimo griego del siglo XIV

    Nikos Xilouris y Tania Tsanaklidou: To Paramithi:

    Manolis Kalomiris (1883-1962), Olvido (del Quinteto con soprano):

    Pero también el sirtaki, no faltaría más:

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Francisco Muñoz: Historia económica mundial: Una breve introducción

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51APl-veZ-L._SX331_BO1,204,203,200_.jpg

    https://www.redalyc.org/pdf/638/63848493006.pdf

    Dani Rodrik: La paradoja de la globalización. Democracia y el futuro de la economía mundial

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41gbhYzhKnL._SX329_BO1,204,203,200_.jpg
    https://www.revistadelibros.com/articulos/crisis-y-globalizacion

    Marta Arias entrevista a Jia Tolentino: Cuan el mundo real se encoge el digital se expande

    Descripción: Jia Tolentino, la mirada de una nueva generación
    https://www.revista5w.com/who/cuando-el-mundo-real-se-encoge-el-digital-se-expande?utm_source=newsletter_general&utm_campaign=8bccf90a94-semanal_nosocios&utm_medium=email&utm_term=0_7f319da78f-8bccf90a94-147395677&mc_cid=8bccf90a94&mc_eid=70040d6a2a

    Darío Prieto entrevista a Patricia Rueda: «Habrá ministros de Vox más pronto que tarde»

    Descripción: Patricia Rueda (Málaga, 1976).
    https://www.elmundo.es/papel/lideres/2021/08/19/611ceed5e4d4d80a3e8b45d2.html

    Gregorio Belinchón entrevista a Julián López: “Prefiero las ‘Variaciones Goldberg’ de Bach a una película de los Monty Python”

    Descripción: Julián López, el pasado mes de junio en el festival de cine de Málaga. En el vídeo, tráiler de 'Descarrilados'.
    https://elpais.com/revista-de-verano/2021-08-20/julian-lopez-prefiero-las-variaciones-goldberg-de-bach-a-una-pelicula-de-los-monty-python.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
  • Comments are closed.

Calendario de artículos

agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Artículos anteriores