• lainformacion.com : El líder del PP, Pablo Casado, celebrará este lunes en Toledo un nuevo foro-debate preparatorio de la Convención Nacional que el partido va a celebrar en Valencia en octubre y con los que está armando su proyecto alternativo al del Gobierno de Pedro Sánchez

    https://www.lainformacion.com/espana/casado-calienta-convencion-pp-armar-alternativa-sanchez/2844059/

     

    Ignacio Camacho : «Con la masacre política del día de San Cristóbal, el presidente pretende cerrar una etapa para abrir paso a su nueva joven guardia pretoriana. La socialdemocracia líquida, una generación dirigente a su medida, crecida en el poder municipal como antídoto de las casi extintas baronías. Pero esa fingida reinvención de sí mismo sólo consiste en un cambio de figurantes. El neosanchismo es una ficción, una entelequia inviable mientras Sánchez sea Sánchez»

    https://www.abc.es/opinion/abci-ignacio-camacho-ficcion-neosanchismo-202107102050_noticia.html#vli=al-ed&vca=Art%C3%ADculo_de_Ignacio_Camacho&vmc=web&vso=web-push

    José Miguel Contreras: Aquí manda el que manda

    https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2021/07/11/aqui_manda_que_manda_122626_1023.html

    Manuel Sánchez: Sánchez usa la remodelación del Gobierno para reconciliarse con el PSOE

    https://www.publico.es/politica/remodelacion-gobierno-sanchez-remodelacion-gobierno-reconciliarse-psoe.html

    Ivan Igil: Sánchez devuelve el control de Moncloa al PSOE e inicia la reconciliación interna. El presidente intenta frenar el desgaste acumulado y devuelve a Ferraz los mandos del Gobierno. Promociona ministros en los territorios críticos con vistas a las citas electorales de 2023

    https://www.elconfidencial.com/espana/2021-07-11/sanchez-devuelve-el-control-de-moncloa-a-ferraz_3177983/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=apertura

    Jesús Ortega: El presidente cierra las heridas socialistas de 2017. El presidente usa la remodelación del Gobierno para tender puentes con los sectores críticos del PSOE y fortalecer al partido en el Ejecutivo

    https://www.economiadigital.es/politica/pedro-sanchez-cierra-heridas-psoe-remodelacion-gobierno.html

    Toni Bolaño: Varios son los interrogantes que surgen a raíz de la reestructuración del Gobierno. El varapalo al PSC. Miguel Iceta se ve relegado a Cultura y la nueva ministra de Fomento, la alcaldesa de Gavá, Raquel Sánchez, es toda una desconocida en estas lides. De entrada, esto ya está generando suspicacias en ERC, que no ve con buenos ojos a Iceta en la «mesa de diálogo», y a los que tampoco ha gustado la marcha de Iván Redondo, porque era su interlocutor habitual

    https://www.larazon.es/espana/20210711/p4jdtuyk5ffmnp5g73fsktgtb4.html

    “Ahora, ya no lo tienen y los que puedan venir parten de cero, porque no gozan de su confianza y su respeto. Raquel Sánchez ha llegado a ministra avalada por Illa y por Iceta. Su valor añadido, ser la anfitriona de la Fiesta de la Rosa. Con ella el presidente ha coincidido en tres ocasiones y la ya ex alcaldesa ha tenido premio.La portavoz del Gobierno. En el PSOE y en el Gobierno se hacían cábalas para situar en este puesto a Miquel Iceta. Estaba bien visto porque ponía el acento en el mayor reto del ejecutivo: Cataluña y la gestión de la crisis, tras la concesión de los indultos. Sin embargo, Sánchez ha elegido a una desconocida alcaldesa de Puertollano para ser la voz del Gobierno. Una cosa es ser un buen alcalde, tener desparpajo y discurso, y otra bien distinta capear el temporal semanal tras el Consejo de Ministros. Isabel Rodríguez tiene una difícil papeleta con incierto resultado porque lidiar en esta plaza no es para novilleros. Crisis anunciada en el PSOE. José Luis Ábalos se va. Se va del Gobierno y del partido, dejando abierta la remodelación que el secretario general quiere hacer en el congreso de octubre. Las relaciones entre ambos se habían enfriado en los últimos tiempos y Ábalos no ha estado dispuesto a premios de consolación y no ha aceptado irse a Defensa. El Congreso de octubre deja todos los interrogantes abiertos y ni Adriana Lastra sabe si seguirá calentando la silla.El poder del PSM. El Partido Socialista de Madrid lleva años sin ganar ni siquiera un partido de solteros contra casados. Sin embargo, el PSM de Sánchez ha arrasado en los premios monclovitas. Presidencia, Exteriores y Justicia han recaído en Félix Bolaños, José Manuel Albares y Pilar Llop, respectivamente. Y Reyes Maroto mantiene Industria. Tras el fracaso electoral de Madrid con epicentro en Murcia, el presidente no afronta un cambio ni de formas ni de fondo en el PSM, y se limita a llevar a los suyos a Moncloa. Sale Iván Redondo del Gobierno. Se lo había pedido al presidente en un par de ocasiones. Sánchez no le hizo caso y Redondo fue fiel. Ahora, el partido ha logrado su victoria pírrica y Redondo se va con lealtad y sin hacer ruido. Su nota de despedida es todo un ejemplo. La incógnita es saber quién va a pilotar la sala de máquinas. Algo nada fácil porque el que lo haga tendrá que equipararse a un Redondo que sacó desde 2017 al PSOE del agujero negro en el que se encontraba, ganando una moción de censura, dos generales, las europeas, autonómicas y municipales, amén de las catalanas. Ahora dicen que en el PSOE están jubilosos por la marcha de Redondo, la pregunta es cuánto van a tardar en echarle de menos. Sánchez le debe mucho, pero como me decía un dirigente socialista “cada uno se suicida como quiere”. La salida de Redondo va a implicar la marcha de muchos de sus colaboradores. No porque los echen, sino porque seguirán a Redondo del que no esperen más que lealtad y ninguna palabra más alta que otra.Mensaje a Europa y a Podemos. Cierre de filas en torno a Nadia Calviño, José Luis Escrivá y María Jesús Montero y a una política determinada que puede implicar un pulso con el socio minoritario de la coalición. Podemos ha estado al margen de la crisis, pero el pulso sigue soterrado. Europa quedará satisfecha porque Calviño representa la sobriedad. Podemos sale indemne de la remodelación, pero también han perdido un valor, su hombre puente, el militante del proyecto como lo define Juanma del Olmo, su contacto para las duras y las maduras: Iván Redondo. Nuevas incorporaciones. Mujer joven, con experiencia política y el entorno local. Las alcaldesas de Gandía, Puertollano, Gavá y la vencedora de las elecciones en Zaragoza, Pilar Alegría, entran en el Ejecutivo en áreas no menores. Es el principal input de la remodelación, pero las nuevas ministras necesitan tiempo, algo que no van a tener. No es el primer fracaso de un alcalde en política nacional. Recuerden a Óscar Puente, alcalde de Valladolid y todavía, aunque no lo parezca, portavoz del PSOE”

    César Calderon: Los verdaderos motivos del cambio de Gobierno. Sánchez quiere afianzar su control del PSOE poniendo en jaque a los barones de las escasas federaciones díscolas y preparar las elecciones de 2023

    José Ignacio Wert: Que el ritmo (de los cambios de Pedro Sánchez) no pare . Pedro Sánchez ha impuesto en el PSOE, un partido tradicional, el ritmo frenético que trajeron a la política española Podemos y Ciudadanos

    https://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20210711/ritmo-cambios-pedro-sanchez-no-pare/595560453_12.html

    Pedro Jota Ramírez: Pedro Sánchez ya tiene su Gobierno de los subsecretarios

    https://www.elespanol.com/opinion/editoriales/20210711/pedro-sanchez-gobierno-subsecretarios/595580438_14.html

    Alberto Pérez: El error de Iván: ¿por qué Sánchez tira a Redondo por el barranco? . El rey de los fontaneros de Moncloa volaba por cuenta propia y quería una Secretaría de Estado que dependiera de su Gabinete y en contacto directo con empresas y los fondos UE para potenciar la expansión de España. Pisó demasiados callos

    https://www.vozpopuli.com/opinion/sanchez-redondo-barranco-error.html

    Luis Herrero: Reconozco humildemente que no entiendo la crisis de Gobierno que ha provocado Sánchez, negándose una vez más a sí mismo, pocos días antes de irse de vacaciones. Ni tiene mucho sentido que haya elegido este momento para hacerla ni lo tiene tampoco que haya dejado sin cubrir los objetivos fundamentales que en buena lógica la justificaban. El primero de ellos era el de buscar un impulso político que le permitiera acometer la segunda parte de la legislatura con un Gobierno que ganara peso de gravedad. Y, sin embargo, es infinitamente mayor el peso de los ministros salientes que el de los entrantes

    https://www.libertaddigital.com/opinion/luis-herrero/crisis-de-gobierno-marciana-pedro-sanchez-nuevos-ministros-6799724/

    “Tenía sentido que las labores de coordinación del gabinete, donde se sientan sectores tan antagónicos como el calviñista y el podemita, recayera en la vicepresidencia primera. De ese modo, las discrepancias entre Nadia Calviño, vicepresidenta segunda, y Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera, estaban sujetas al arbitraje de un superior jerárquico. Ahora Carmen Calvo, que desempeñaba ese papel, cede su puesto a Félix Bolaños,que llega al banco azul con el rango de ministro raso. ¿Cómo va a poner firme a las dos cabecillas de los sectores enfrentados, en caso de litigio, si ambas están por encima de él en la línea de mando? Aún así, el perfil de Bolaños es, de largo, el de más enjundia de todos los nuevos. Las biografías de los demás solo están al alcance de los muy iniciados. La juventud y la novedad no garantizan, por sí mismas, que el salto adelante del que ha hablado Sánchez a la hora de darles la bienvenida, se vaya a producir. La inexperiencia y la bisoñez hacen pensar más bien en todo lo contrario. Además de sustituir a Calvo, Bolaños también sustituye a Ábalos en las tareas de coordinación entre el Gobierno y el partido, pero una vez más con el inconveniente de no heredar el título que deja vacante su antecesor de secretario de organización del PSOE. Sin ese entorchado en la bocamanga, ¿cómo podrá imponer su ley entre el alto funcionarado de Ferraz? La tercera gran víctima de la crisis, Iván Redondo —autoproclamado esclavo moral del presidente del Gobierno—, también deja vacante un espacio cuya cobertura recaerá, al menos en parte, sobre Bolaños. Él era el número dos del spin doctor del presidente del Gobierno y por lo tanto es el que mejor conoce el gabinete de Moncloa. Además, ha sido el ivanicida que se ha cobrado la pieza. Óscar López, que llega a la rebotica monclovita después de años de solaz al frente de los Paradores de Turismo, necesitará de su ayuda para aprender a manejarse. Que sobre las espaldas de Bolaños recaigan las ausencias de Calvo, Ábalos y Redondo da idea de la importancia de su papel en el futuro inmediato. Todo el peso de gravedad de la crisis empieza y acaba en él. ¿Era este todo el impulso que el nuevo Gobierno necesitaba?. Incluso los ministros de perfil alto que se quedan en el ejecutivo pierden poder. Los dos que llegaron como coartada de moderación para contrapesar el radicalismo de Podemos —Marlaska y Robles— hace tiempo que dejaron de desempeñar ese papel. Han tragado con todo. El titular de Interior es el miembro más achicharrado de todo el colegio ministerial. Su continuidad resta mucho más de lo que aporta. María Jesús Montero se queda sin la portavocía y Miquel Iceta, que parecía destinado a ser el vicepresidente primero, aterriza en una de las áreas vegetativas —Cultura y Deporte— de la acción gubernamental. Este es, a mi juicio, uno de los hechos más desconcertantes de la remodelación diseñada por Sánchez, que se supone que también debía servir para preparar la mesa de diálogo con los independentistas catalanes. Impugnada Calvo por ERC como interlocutora idónea (fue ella quien llevó la cumbre de Pedralbes a un punto de ruptura), Iceta emergía como su sustituto natural para esos menesteres. Sánchez, sin embargo, le ha arrancado inopinadamente los galones de la política territorial y le ha enviado al coro de los ministros de celofán. Aunque forme parte de la negociación, ¿con qué entusiasmo se dirigirán a él los caudillos independentistas, ávidos por establecer una interlocución de igual a igual?. Y si esta crisis no ha servido para darle más peso político al nuevo Gobierno ni para allanar el camino de la mesa de diálogo, ¿para qué diablos ha servido? Desde luego, no para reducir el gasto público. El número de carteras, en contra de lo que se nos había dicho, sigue siendo el mismo. A mí solo se me ocurre una respuesta posible, aunque imperfecta: para decirle a Bruselas que la ortodoxia económica, a la hora de gestionar los fondos europeos, está garantizada. Calviño se convierte en la nueva número dos. Claro que para ese viaje no hacían falta estas alforjas. Puede que Bruselas contemple con tranquilidad el ascenso de la vicepresidenta económica, pero no tengo duda de que verá con inquietud que la cuota de Podemos se haya mantenido como hasta ahora. Tampoco las urnas lo agradecerán. ¿Impulso político con el lastre comunista adherido al fuselaje? Creo que Sánchez aún no ha procesado el mensaje que le enviaron los electores de Madrid. Con un poco de suerte, cuando espabile ya es demasiado tarde”

    – Marcello: En la despedida de Iván Redondo

    https://www.republica.com/las-pesquisas-de-marcello/2021/07/10/en-la-despedida-de-ivan-redondo/

    “De Iván Redondo se ha dicho de todo. Sobre todo que era el brazo derecho de Pedro Sánchez y que tenía un inmenso poder. Y, hasta la salida de Pablo Iglesias, todo apuntaba a que el poderoso Jefe de Gabinete de Sánchez -a quien se llegó a comparar con Godoy-, era en la compañía del exlíder de UP la persona más allegada y con más poder en el entorno de Sánchez.Y a este experto en marketing político y electoral, que subió a los altares de la política española, se le imputaba todo lo bueno, lo malo o lo regular, que pasaba en el poder político de los últimos años. Y ello aunque el donostiarra nada hubiera tenido que ver con muchos de los acontecimientos que se le atribuían en los medios de comunicación, por la oposición, o los dirigentes del PSOE celosos de su alta posición. Los que se dicen que han forzado su salida de La Moncloa, lo que es del todo falso porque no hay nadie en el PSOE que suba la voz ante Sánchez y porque todos sabían que la relación de Iván Redondo con Pedro Sánchez era de extrema confianza y sintonía. Entre otras cosas porque Redondo fue autor de las victorias electorales de Sánchez en los últimos años. Por ello creemos como más cierta la versión de que ha sido Redondo quien ha decidido pedirle a Sánchez su relevo, como lo ha afirmado él en un breve comunicado donde ha dicho que en la política ‘hay que saber ganar, saber perder, y saber parar’. Y está última explicación ‘saber parar’ puede ser la más auténtica que explique su salida de La Moncloa. Pero no sabemos si también Redondo intuyó que los excesos de Sánchez en su disposición inalterable de permanecer en el poder a cualquier precio y por encima de intereses nacionales e institucionales, despertó en Redondo alguna inquietud y preocupación. Y la sensación de que el ‘sanchismo’ como Régimen personal o presidencial y autocrático de poder, había tomado una deriva de alto riesgo como la que ahora se vislumbra en las últimas encuestas electorales que cantan victoria del PP. Y puede que Iván Redondo sepa que una cosa es el despegue de un político hacia el cielo del poder, y otra bien distinta es que cuando se está en pleno vuelo y disfrute del mando y el Falcón empieza a meter el morro en picado es muy difícil remontar el vuelo para recuperar la altura y la posición. Y ni siquiera con el reparto a granel de los fondos del cuerno de la abundancia de la UE, o con el fin de la pandemia gracias a la vacunación masiva que se culminará en el otoño. Lastres como los que hoy representan en España las palabras ‘indultos’ o ‘referéndum’ -llámese consulta, o no vinculante-, no tienen solución en un país en ‘guerra’ con los nacionalismos, donde se ha despertado y con ira el no menos galopante ‘nacionalismo español’. Como el que bien representa y pretende abanderar en el PP Isabel Ayuso vestida de Agustina de Aragón y con la tea encendida al pie de un cañón.Y luego están otras señales como la fama de las mentiras, el menosprecio de Joe Biden, o la desconfianza en la UE, que no facilitan la posibilidad de que el vuelo del Falcón de Sánchez pueda recuperar la altura y continuar dos años más sin problemas de estabilidad, porque además el rampante nacionalismo separatista catalán es incontrolable, por más que cedas y por más que les des. Y no estamos diciendo que Redondo deja La Moncloa porque huele a humo y se teme lo peor. Porque en el corto y puede incluso que en el medio plazo Sánchez puede va a resistir el embate de la Oposición. Pero sí es posible que Redondo está cansado y ha decidido marcharse porque decidió parar y porque su tiempo y su etapa concluyó”

    Ignacio Escolar: Las claves del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

    https://www.eldiario.es/escolar/claves-nuevo-gobierno-pedro-sanchez_132_8124304.html

    Daniel Basteiro: Un Gobierno sin bandos

    https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2021/07/11/un_gobierno_amable_sin_problemas_identidad_122632_1023.html

    “Pedro Sánchez salió muy contento del último Comité Federal, el primero totalmente presencial en mucho tiempo. Faltaba exactamente una semana para que el presidente diera un golpe al tablero y revolucionara el Gobierno y su guardia de corps. En otras épocas, evocar siquiera esas dos palabras (Co-mi-té Fe-de-ral) generaba escalofríos en propios y extraños. Sánchez no esperaba sobresaltos (era una reunión de trámite), pero por primera vez en mucho tiempo sintió el alivio de constatar la total ausencia de fisuras. Susana Díaz, en otras épocas su némesis particular, ya no era un factor en los equilibrios de poder socialista. La decisión de los indultos, de alto voltaje y hondo calado, había sido asumida sin sobresaltos por el conjunto del partido. Hasta 23 dirigentes tomaron la palabra para lanzar en su inmensa mayoría palabras en positivo y de confianza en el futuro. Con el partido bajo control y tras superar una larga carrera de obstáculos orgánicos y políticos, entre ellos la peor pandemia en un siglo, Sánchez concluyó que era su momento. Esta vez, se cumplió el tópico de las crisis de gobierno que dice que los presidentes buscan ganar peso político. Y el peso político del Gobierno, al menos el que decide Sánchez, es el PSOE. El PSOE es la identidad tras los trascendentales cambios en el Ejecutivo. El PSOE tal y como lo entiende Sánchez, claro, que es quien lleva la batuta. En otoño se verá. Un Gobierno amable. Sánchez piensa no en los equilibrios actuales sino en las elecciones futuras. En ellas necesitará para competir a un PSOE renovado, en positivo, más joven y más feminista. Que rinda cuentas y no sólo pare los golpes sino que defienda orgulloso su gestión. Algunos pesos pesados del Ejecutivo, que tanto ayudaron a Sánchez cuando más solo estaba, acusaban un serio desgaste. Es el caso de Carmen Calvo y José Luis Ábalos. La erosión afectaba menos gravemente a Juan Carlos Campo e Isabel Celaá. No es hora de demostrar que el Gobierno puede hacer (eso fue 2018) sino que puede seducir. Como escribe José Miguel Contreras, la comunicación y la imagen han pesado en la decisión. La importancia y popularidad de políticas como Yolanda Díaz, Mónica García o incluso Isabel Díaz Ayuso es una señal. Renovarse o sufrir. Pedristas, patxistas y susanistas. El verano de 2021 marca, con la marcha de Susana Díaz y los cambios en el Gobierno, el fin de una era de discordia que ha durado más de un lustro. La nueva ministra portavoz, Isabel Rodríguez, apoyó a Patxi López (como el nuevo jefe del gabinete presidencial, Óscar López, o el responsable de la maquinaria parlamentaria, Rafael Simancas). La nueva ministra de Educación, Pilar Alegría, fue la portavoz de la campaña de primarias de Susana Díaz, a quien también apoyó (entonces con baja implicación orgánica) María Jesús Montero.y Sánchez ha recompuesto su relación con compañeros de partido (no todas las paces son públicas) a los que se enfrentó agriamente hace años.  Renovación territorial. A nadie se le escapa que el cambio general es, también, una oportunidad para probar nuevos liderazgos que, en un momento dado, pudieran desembarcar en federaciones de barones políticamente longevos. Desde este momento, Isabel Rodríguez se convierte en una posibilidad para suceder a García Page (que a principios de la legislatura cambió la ley autonómica para poder optar a otro mandato). Pilar Llop (Justicia) o Félix Bolaños (Presidencia) verán reforzado su peso en un Madrid que sigue deshojando la margarita. Pilar Alegría (Educación) podría optar a suceder a Javier Lambán en Aragón. Raquel Sánchez (Transportes) y Diana Morant (Ciencia) también empezarán a ocupar titulares en Cataluña y la Comunitat Valenciana, respectivamente. Redondo entró papa y salió… seglar. Hasta bien entrada la semana, Iván Redondo pensaba que sería el próximo ministro de la Presidencia y Relaciones con las Cortes. Llegó a reunir a su equipo más cercano para comunicárselo. Ni por asomo dejó entrever en sus interlocutores desgaste o incomodidad por su permanencia en el Gobierno. Al revés, se preparaba para acumular más poder y, muy importante, más peso político propio con presencia constante en los medios. Si hace tiempo coqueteó con la idea de volver a la empresa privada tras el éxito de hacer presidente a Sánchez, ese momento había pasado. La salida de Carmen Calvo (el nexo con el Parlamento) podía abrir para él la puerta a una nueva y estimulante etapa.  Una colección de errores de comunicación y gestión del núcleo de poder de la Moncloa, percibidos con creciente inquietud por Sánchez, acabaron por decantar la balanza. Ya que el presidente iba a prescindir de Calvo y Ábalos, no podía coronar a Redondo. Que esa fuese la lectura de toda la operación habría enturbiado sus objetivos. El PSOE lo celebra. Poder, sí. Juego de Tronos, no. Félix Bolaños será el nuevo coordinador político del Ejecutivo como ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes. De nuevo, una opción de partido, pero ya con sobrados galones en la gestión de expedientes complejos. Se impone la seriedad y la discreción, que son dos formas de lealtad que Sánchez valora en su equipo más cercano. Él será el vínculo con el Congreso, donde el PSOE tendrá pronto importantes pruebas que superar, y sucederá a Calvo en la preparación de los Consejos de Ministros. Por ver está la coordinación con el nuevo jefe de gabinete, Óscar López, otro hombre de partido con experiencia y capacidad, bien valorado en las filas socialistas. Calviño gana peso. No hay ningún cambio en el equipo económico que coordina la ya vicepresidenta primera, que no gana competencias pero sí se ve reforzada al no sufrir ni un rasguño. Sánchez ve en Nadia Calviño una garantía de estabilidad como interlocutora en Bruselas, algo que es más importante que nunca con unos fondos europeos que tienen que andamiar la recuperación y con una derecha a la ofensiva en Europa. Confirmar a Calviño, Escrivá, Maroto y reforzar a María Jesús Montero (que pierde la portavocía pero gana Función Pública) también es un toque a Yolanda Díaz y a Unidas Podemos. Calviño, que tan poco gusta a los morados, no se va a ninguna parte.Cambios en comunicación. La gestión comunicativa del Gobierno tendrá que cambiar. Es inevitable y podría haber novedades en cuestión de días o (pocas) semanas. La marcha de Iván Redondo deja al descubierto un amplio margen para gestionar la estrategia comunicativa (el mensaje) y, no menos importante, el día a día de la relación con los periodistas. Pero también hay recorrido en digitalización, modernización de la manera de comunicar y la coordinación de los Ministerios”

    Ketty Garat: «Félix Bolaños acabará con Iván Redondo pero todavía no lo sabe«. La frase de una fuente socialista hace más de un mes se enmarcaba en el contexto de la batalla soterrada que se lleva librando entre Moncloa y Ferraz desde el inicio de la legislatura. La pugna por atraer al presidente Pedro Sánchez a su campo magnético ha protagonizado el enfrentamiento político de mayor envergadura de los últimos meses y el campo de batalla no era otro que el mismísimo gabinete del presidente en el palacio de la Moncloa

    https://www.libertaddigital.com/madrid/2021-07-10/felix-bolanos-el-hombre-que-mato-a-ivan-redondo-6799630/

    “En el núcleo duro del gabinete, nunca hubo un sólo hombre sino dos. El primero, el mediático Iván Redondo, siempre presto a la batalla del relato, a la filtración y a la vanidosa portada informativa, sobre todo, en su propio beneficio. El segundo, Félix Bolaños, hombre silencioso cuya principal arma política frente a la filtración ha sido la discreción. Bolaños siempre ha sido el «hombre del partido», la némesis de Redondo en Moncloa, el del trabajo callado y silencioso frente a los golpes de efecto mediáticos.

    Su derrocamiento de Ferraz

    A diferencia de Redondo, Bolaños sí es militante del PSOE-M, y desde 2014 acompaña a Sánchez en Ferraz, primero como miembro de la Comisión de Ética y Garantías, donde demostró a Sánchez su fidelidad dos años después con el aparataje jurídico que intentó evitar su derrocamiento como secretario general del PSOE. Al presidente le gustó su «trabajo fino de jurista» pero sobre todo sus formas discretas y poco presuntuosas y le confió la secretaría general de Presidencia en 2018. Sánchez siempre le ha confiado asuntos de primera magnitud confiando en el éxito de sus labores en la sombra, empezando por el armazón jurídico de la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Bolaños no sólo fue quien redactó el complejo decreto de exhumación, sino que fue el interlocutor con la familia Franco, con quienes viajó en el helicóptero oficial que trasladó los restos del dictador.

    La exhumación de Franco

    No contó ni una palabra de lo que se habló en ese Superpuma de las Fuerzas Armadas que se desplazó desde el Valle de los Caídos al cementerio de Mingorrubio, a diferencia de la otra representante del Ejecutivo, la entonces ministra de Justicia, Dolores Delgado. Félix Bolaños respondió a los centenares de periodistas con una frase muy suya: «Entiéndeme, no puedo hablar«, pero desde entonces su ascenso fue fulgurante. Y ahí «empezó el problema». Los celos de Redondo dejaban claro que «no cabían dos gallos en el mismo corral» y el intento del gurú de Sánchez por limitar el poder de Bolaños y arrinconar al partido en la toma de decisiones del Gobierno ha sido constante y creciente. Gestos sutiles con lecturas entre líneas como el mensaje que mandó Redondo en la noche electoral catalana cuando, atrincherado en Barcelona en la última semana de campaña, acaparó la señal audiovisual del PSC y mandó citar en los agradecimientos a su número dos, Francisco Salazar. Una forma de decir: «Éste, y no Félix, es mi segundo hombre en Moncloa».

    La traición del CGPJ

    Hasta el punto de llegar a la traición. Ocurrió en la negociación de la renovación de los órganos constitucionales, entre ellos el CGPJ. «Iván mando a Félix a negociar con Teo para quemarlo«, explican desde el PSOE. Y cuando Bolaños confiaba en el éxito de una negociación inminente, Redondo intervino en la misma filtrando dos nombres inaceptables para el PP e impensables por él mismo: los de Victoria Rosell y José Ricardo de Prada que a Bolaños le habían prometido que estarían fuera de la lista del PSOE. Cuando, constatado el fracaso, compareció Sánchez al día siguiente en Moncloa para presionar a Pablo Casado con la renovación, Iván Redondo exhibía una sonrisa pletórica que acompasaba con los exuberantes cerezos en flor de la puesta en escena de Moncloa (ideada por Redondo). En contraste, un derrotado Bolaños recibía dos palmaditas en la espalda de Redondo y huía de las reclamaciones de los periodistas: «Entendedme, no puedo hablar».Desde entonces, todo han sido fricciones: la moción de censura en Murcia, el diseño de la campaña electoral madrileña, la asunción del fracaso electoral… cada acontecimiento político ha sido una ocasión de señalamiento de unos y otros: «La moción fue de Ábalos…», decían unos, «negoció Salazar», contraatacaban los otros. La tensión máxima llegó tras el 4M cuando la vicepresidenta, Carmen Calvo, la vicesecretaria general, Adriana Lastra, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, filtraban sus reproches hacia Redondo a quien atribuían la campaña «errática» del PSOE y los bandazos estratégicos que se llevaron por delante a Ángel Gabilondo y José Manuel Franco. A puerta cerrada en la Ejecutiva, Sánchez apretó las mandíbulas y frenó el debate blindando a Iván Redondo de la critica interna. Ábalos, Calvo y Lastra descartaron el «ajuste de cuentas» pero exhibían el júbilo por haber constatado el fracaso del todopoderoso consejero áulico de Pedro Sánchez. El líder socialista logró aplacar la rebelión, pero tomó nota. Dicen que su ridículo en la cumbre de la OTAN por el paseíllo con Biden ha sido determinante en la caída del jefe de gabinete, que se atribuyó previamente el triunfo de haber logrado un encuentro bilateral que negoció personalmente con su homólogo en la Casa Blanca. Madrid y EEUU. Una conexión inesperada que «abrió la veda a tirar a Redondo por el barranco».Redondo cae y, con él, algún sacrificio en forma de bajas coyunturales: Ábalos y Calvo. Salen de Moncloa pero «seguirán siendo el núcleo duro en el PSOE» y «Carmen está feliz». La Moncloa estará custodiada por Félix Bolaños, «nuestro hombre». Sin pronunciar una palabra, la némesis de Redondo en Moncloa, emerge entre las sombras como nuevo Ministro de la Presidencia. Sin contrapesos ni perfiles políticos antagónicos. «Ha ganado el partido», explican las mismas fuentes que auguraron que sería Bolaños quien acabaría con la leyenda de Iván Redondo. «Aunque todavía no lo sepa», añadían. Y quizás aún no lo sepa. Como ocurre al final de la película de John Ford, El hombre que mató a Liberty Valance, «esto es el Oeste, amigo. Cuando se descubre la realidad de la Leyenda, publicamos la Leyenda». Y frente a la leyenda de Redondo, Bolaños ha demostrado ser la realidad.

    Joan López Alegre: Pedro Sánchez es mejor que Grenouille: las seis claves de la remodelación. El presidente del Gobierno entiende la política como algo intuitivo y sabía desde su naufragio en Madrid que tenía que dar un volantazo

    “Quizás es excesivo afirmar que la rueda de prensa de Isabel Díaz Ayuso posterior a su visita a la Moncloa acelero la crisis de Gobierno, pero es un hecho que Pedro Sánchez es mejor que Grenouille y que entiende la política como algo intuitivo, al igual que el protagonista de El perfume, la magnífica novela de Patrick Süskind percibía el mundo a través del olfato. Pedro Sánchez sabía desde su naufragio en Madrid que tenía que dar un volantazo. Las encuestas mostraban dos datos: uno reversible, dada la lejanía de las elecciones, es la ventaja del PP, y el otro más preocupante es la desafección de sus votantes y una mejor valoración de su laborgobierno por parte de los votantes de Podemos que de sus propios votantes.La intensa campaña para vender las virtudes reconciliatorias de los indultos habían conseguido convencer a una pequeña parte de la sociedad pero ni muchos menos suficiente para los intereses de Sánchez. Así las cosas la remodelación de Gobierno, que al final ha sido una auto enmienda a la totalidad, era inevitable y cada vez más urgente. Seis claves resumen la remodelación: Cataluña, las elecciones municipales, Europa, aviso interno a navegantes, menospreciar a Podemos y soltar lastre.

    Cataluña

    Cataluña es un dolor de cabeza creciente para Sánchez, toda una migraña. La sensación de que se ha rendido frente al independentismo solo a cambio de permanecer en el poder ha calado en la opinión pública y era preciso revertir esta imagen, para eso ha destituido al Ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, algo inaudito a los pocos días de haber sido figura clave en los polémicos indultos. El tema catalán es nuclear en la remodelación de Gobierno y, por lo tanto, Sánchez filtro primero que Iceta apuntaba a una vicepresidencia para luego dejarle sin ella. Para Iceta es lucro cesante y para Sánchez la posibilidad de filtrar que el tema catalán no es el centro de su política.Además hace pocos días Illa y Aragonès habían pactado la discrepancia de que los socialistas catalanes recurrirán la creación del fondo para pagar las multas del Tribunal de Cuentas y otorgar la cartera de Transportes a la hasta ahora Alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez. Eso reafirma la apuesta de Pedro Sánchez de que de lo que hay que hablar en la mesa de negociación con los independentistas cuando se reúna en septiembre es de financiación, infraestructuras como el Corredor Mediterráneo y en general de las cosas de comer.

    Las elecciones municipales

    La segunda clave es las elecciones municipales que se celebrarán en mayo de 2023, a medio año vista de las generales previstas para finales del 2023 o primeros del 2024. Promocionando al consejo de Ministros a la Alcaldesa de Gandía, Diana Morant, la Delegada del gobierno en Aragón -que fue candidata a la Alcaldía de Zaragoza-, Pilar Alegría, y a la Alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez, busca convertir las municipales en unas primeras que sean la antesala de una nueva victoria de su proyecto político. Sánchez sabe que las municipales históricamente han anticipado grandes cambios en la política española, más allá de las municipales de 1931 que dieron pie a la II República, las del 79 anticiparon la gran victoria de Felipe González en 1982, las de 1995 la de José María Aznar en 1996 y en de 2019 fueron el preludio de sus propias dificultades para formar gobierno en noviembre de ese mismo año.

    Europa

    La tercera clave es el ascenso de Nadia Calviño a la VicePresidencia primera, la desaparición de una de las vicepresidencias y la invisibilidad de la vicepresidencia ecológica de Teresa Ribera deja las vicepresidencias en dos y con las espaldas en alto entre Yolanda Díaz y Nadia Calviño, pero con esta última reforzada para poder negociar con Europa la llegada de fondos Next Generation y quitar cualquier obstáculo u objeción que pudiera tener Bruselas ante un Gobierno español excesivamente escorado a la izquierda.

    Aviso a navegantes en el PSOE

    La cuarta clave es de partido: la discrepancia no se admite, el sanchismo es como el reinado de Luis XVI, absolutismo en estado puro. El éxito de la operación andaluza en la que el Alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha derrotado a Susana Díaz y se ha puesto al servicio de Pedro Sánchez al poderoso PSOE andaluz ha animado al líder del socialista a buscar contrapoderes que sean advertencias para sus críticos internos en Castilla La Mancha y Aragón. En excesivas ocasiones, para el gusto de Sánchez, García Page y Lambán han discrepado de la línea oficial del sanchismo y es preciso hacerles sentir el aliento de la oposición interna en el cogote y la posibilidad de ser removidos del cargo como lo ha sido la sultana andaluza, Susana Díaz. Si Page y Lambán tiene que poner el retrovisor para ocuparse de su frente interno dejarán de ocuparse otros asuntos fuera de su Comunidad, o como mínimo eso cree el Presidente del Gobierno.

    Menosprecio a Podemos

    La penúltima clave es Podemos. Hacer cambios solo en la bancada socialista es un regalo envenenado para Ione Belarra. En política, peor que la corrupción, el error o la disputa interna es la irrelevancia.Sánchez lleva a cabo todo un terremoto y al no cambiar ningún ministro podemita, algunos de ellos insostenibles en el Gobierno como Garzón y Castells, pone de manifiesto el papel menguante de Podemos. Los morados no tienen más remedio que seguir remando a la marcha que indique Pedro Sánchez dado que cualquier otra opción significa para ellos la perdida del poder.

    Sánchez suelta lastre

    La última clave es personal, Pedro Sánchez elimina a personas próximas a él en lo personal como Ábalos, Calvo o Redondo -que prometió hace pocas semanas lanzarse por un barranco si Sánchez se lo pedía- que son responsables de movidas políticas de primera magnitud que han desgastado su Gobierno como el Delcygate, la incapacidad de aunar criterios dentro del Gabinete entre el PSOE y Podemos y el fracaso de la operación de salón de las mociones de censura en cadena en Murcia, Madrid y Castilla – León. Tras indultar a los condenados por sedición, Sánchez se autoindulta y señala como culpables a los que muestra la puerta de salida. Pedro Sánchez con este terremoto muestra, una vez más su carácter implacable, su olfato de Grenouille, la liquidez de sus principios que si los tiene están al servicio de su estrategia, y su inquebrantable disposición a mantenerse en el poder hasta el último día de la legislatura e intentar renovar cuatro años más. Ahora le toca mover ficha a Pablo Casado”

    Carlos Sánchez: Existen muchas lecturas de la crisis de Gobierno. La más obvia es que Calviño sale reforzada, pero lo que esconde, también, es una pérdida de influencia de Unidas Podemos

    https://blogs.elconfidencial.com/espana/mientras-tanto/2021-07-11/gana-calvino-unidas-podemos-pollo-sin-cabeza_3178043/

    Carlos Barron: ¿Y si pasa lo peor?.  El BdE vaticina que el turismo tardará 3 años en volver a 2019. El Banco de España imaginó 3 escenarios para la evolución de la economía en relación con el turismo. En el peor de ellos, en septiembre de 2021 el peso del sector en la economía será de un 15% en relación a 2019

    https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/y-si-pasa-lo-peor-la-caida-del-turismo-prevista-por-el-bde-y-su-efecto-en-el-pib/2843972/

    Amador G. Ayora: Las tres ‘piedras en el camino’ que amenazan la recuperación

    https://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/11317710/07/21/Las-tres-piedras-en-el-camino-que-amenazan-la-recuperacion.html

     “Sánchez tiene ya preparada la hoja de ruta para los próximos años. Los indultos a los presos del procés serán el salvoconducto para lograr el apoyo de ERC a los Presupuestos. El ministro de Política Territorial y Gestión Pública, Miquel Iceta, convocará en breve la comisión bilateral con Cataluña, que llevaba tres años sin reunirse. El objetivo, en palabras de Iceta, es tratar «las cosas de comer». Es decir, la inversión en infraestructuras y los grandes capítulos como sanidad o educación, que recibieron un gran impulso en el último año, gracias a la pandemia. Pero no lo tendrá fácil. El nuevo conseller de Economía, el independentista Jaume Giró, cifra el déficit fiscal (la diferencia entre lo que Cataluña aporta y lo que recibe del Estado) en 17.000 millones, denuncia un frenazo en la inversión en infraestructura y anuncia la creación de una secretaría para la gestión de los fondos europeos, que tutele la relación que califica de «vasallaje» hacia el Estado.El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, pese a las veleidades con las que arrancó la legislatura su consejero, tendrá que elegir entre el enfrentamiento con el Estado, como quiere Giró, o atender las necesidades de los ciudadanos. Iceta confía en esta última opción. Aragonés está interesado en «hacer gestión de verdad», señala, aunque existen dudas razonables de que sea así. En este aspecto, la patronal de Foment, que preside Josep Sánchez-Llibre, está haciendo un buen trabajo para fomentar el entendimiento. La negociación se presenta compleja. Iceta es optimista porque España recibirá este año 19.000 millones y el que viene están previstos más de 40.000 millones. Una cantidad tan generosa ofrece margen para poder contentar a priori a casi todos. El techo de gasto público, que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presentará a finales de mes recogerá otro chute importante en los Presupuestos para satisfacer las demandas de los catalanes y de otras comunidades autónomas como el País Vasco, el otro socio reivindicativo del Gobierno. Con los Presupuestos de 2022 en marcha, el Gobierno confía en poder aguantar hasta finales de 2023 o principios de 2024, es decir, en agotar prácticamente la legislatura. Un tiempo imprescindible para que se cure la herida abierta por la concesión de los indultos entre la opinión pública fuera de Cataluña. Sánchez presume, además, de que la economía cerrará este trimestre con un alza del 18%, y varias instituciones, como la Unión Europea, comienzan a revisar el crecimiento para este año, que acabará por encima del 6%. Pero el camino de rosas puede tornarse rápidamente en espinas. Hay tres riesgos latentes que amenazan con chafar el optimismo desbordante del Ejecutivo. Las tres preocupaciones son la evolución del turismo de aquí a finales de año, la aprobación de la reforma laboral y de pensiones que exige Bruselas, y el incremento de la inflación, que puede desbaratar la política monetaria. Los tres asuntos tienen en estos momentos un riesgo moderado de transformarse en realidad. Pero yo no lanzaría aún cohetes al aire. El incremento de la incidencia del coronavirus, sobre todo entre los jóvenes, en Francia, España y Portugal, disparó esta semana las alarmas en el sector turístico. Francia y Alemania, dos de los tres principales emisores de visitantes para nuestro país, junto con Reino Unido, desaconsejaron a sus ciudadanos viajar a España.  El sector, que confiaba en una ocupación por encima del 60%, durante la temporada verano-otoño, lanzó la voz de alarma en busca de más ayudas. Bancos como Goldman Sachs redujeron la previsión de crecimiento después de que Bruselas hubiera realizado, como ya hemos señalado, el movimiento contrario, ante el importante rebote de la actividad en el segundo trimestre. s preocupante que las fiestas de botellón o de fin de curso den al traste con la reactivación. Los mensajes de prevención no logran calar en la gente joven. El fin de la mascarilla también hace temer un rebrote de los contagios. Ya hay voces como la del presidente extremeño, Guillermo Fernández-Vara, que además es médico forense, que abogan por mantenerla «en ciertos espacios públicos». La evolución de este sector, que representa casi el 20% del PIB español entre actividades directas e indirectas, es incierta. El segundo hándicap son las reformas. El Ejecutivo catapultó el gasto desde el estallido de la pandemia para evitar un empobrecimiento generalizado como el de 2008. Los niveles de deuda, por encima del 125%, y de déficit público, en el 11%, inquietan fuera. Fuimos el país más golpeado por el coronavirus y nos costará salir más que al resto, con una tasa de paro que triplica a la media europea. Por eso se aprobaron los 140.000 millones de los fondos Next Generation. Pero no son gratis.. Bruselas exige hacer reformas para la entrega de los fondos en 2022. Sobre todo, garantizar el futuro de las pensiones y suprimir las rigideces en la creación de empleo. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, pactó con los agentes sociales la reforma de las pensiones en dos fases y dejó para más adelante los recortes. Aun así, con excepción de los dos partidos oficiales (PSOE y Podemos), el resto del arco parlamentario se manifiesta en contra. Ni siquiera ERC o el PNV ofrecen, en estos momentos, su apoyo al anteproyecto de ley, que debería estar aprobado este ejercicio.  En el ámbito laboral las cosas aún están peor. La vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aboga por una contrarreforma, que contraviene las demandas de la Unión Europea. Su plan conduciría a una derogación casi completa de la legislación actual y a un endurecimiento tanto de las contrataciones como de los despidos. Naturalmente, ya se ha ganado el rechazo tajante de la gran patronal, que preside Garamendi. Un acuerdo, como exigen en Bruselas para desembolsar los fondos, es muy difícil antes de fin de año, ni siquiera en aspectos parciales. El tercer punto preocupante es la inflación y sus repercusiones. En España se aproxima al 3%, mientras que en Alemania superó ya ese porcentaje. La persistente subida obligó a la presidenta del BCE, Christine Lagarde, a modificar sus objetivos por primera vez en más de 20 años, para que se pueda superar de manera puntual la barrera del 2%. Aquí está la madre de todas las batallas. Aunque existe un consenso amplio en que se  rata de un fenómeno pasajero, porque la tasa subyacente (sin energía y productos no elaborados) está por debajo del 1%, hay factores que apuntan a una tendencia alcista a medio plazo.La principal preocupación son los precios de la energía. El desacuerdo esta semana entre Arabia y Emiratos Árabes catapultó de nuevo el barril de petróleo, mientras que el gas o la electricidad baten récords históricos sucesivos. La llegada del invierno puede exacerbar esta tendencia. Unos costes energéticos por las nubes, junto a los de las materias primas, se trasladarán a la cadena de producción provocando a medio plazo un aumento generalizado de los precios al consumo. En un primer momento, las industrias aguantan el tirón, pero acaban cediendo a las presiones de los costes para poder sobrevivir.  Si la inflación se prolonga, cualquier variación en la política monetaria, por pequeña que fuere, provocaría un terremoto bursátil y financiero. Los costes de la deuda, equivalentes a un tercio del Presupuesto español, serían inabordables.  Son esas «piedras en el camino», como diría el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, que en cualquier momento pueden transformar los cisnes blancos en negros, descarrilar la recuperación y enterrar el horizonte de estabilidad política con el que sueña Sánchez para completar la legislatura.

    MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICAS, 4. ELSA OLIVIERI SANGIACOMO (1894-1996)

    Quince años más joven que Ottorino Respighi, fue alumna suya en la Accademia Santa Cecilia de Roma y en 1919 se casaron. Le sobrevivió 60 años, tiempo que dedicó a la composición, a terminar algunas piezas de su marido, como la ópera Lucrezia, y a revisar ediciones de su obra.

    Elsa y Ottorino Respighi en 1936

    Elsa Respighi, Invocazione para soprano, piano y cuerda:

    Tre canzoni spagnole, para soprano y piano:

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar.com

    Francisco Veiga: Patriotas indignados: Sobre la nueva ultraderecha en la Posguerra Fría. Neofascismo, posfascismo y nazbols

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41Clxh7QbpL._SX336_BO1,204,203,200_.jpg
    https://www.elimparcial.es/noticia/208856/los-lunes-de-el-imparcial/francisco-veiga-y-otros:-patriotas-indignados.html

    Manuel Azaña: Rebelión en Barcelona

    Descripción: mi rebelion en barcelona-manuel azaña-9788483595176

    Esther Esteban entrevista a Miguel Garrido: «Se están derivando más inversiones a Cataluña que al resto de España»

    Descripción: Imagen-Miguel-Garrido_dgm-6-770.jpg
    https://www.eleconomista.es/economia/noticias/11315417/07/21/Miguel-Garrido-Se-estan-derivando-mas-inversiones-a-Cataluna-que-al-resto-de-Espana.html?utm_source=boletin_express&utm_medium=email_periodico

    Alba Asenjo entrevista a José Antonio Herce: «El problema es que vivimos cada vez más y pretendemos jubilarnos a la misma edad que nuestros ancestros»

    Descripción: El experto en pensiones José Antonio Herce

    Irene Hernández entrevista a Manuel Villanueva: «En España ya es difícil encontrar un mal vino»

    https://www.elmundo.es/papel/historias/2021/07/03/60ddec83fdddffd3b48b4613.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *

Calendario de artículos

julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores