• Luis Villajos: A falta del voto CERA de  electores españoles residentes ausentes que viven en el extranjero, el voto independentista supone el 51,7% del total de votos y el voto no independentista suma el restante 48,4%.  Con estos resultados, los independentistas vuelven a sumar mayoría absoluta (74) e incluso la refuerzan con dos escaños más que en 2017, por lo que la formación de un nuevo gobierno catalán se presenta complicada por los vetos cruzados. De tal forma que este resultado arroja dos posibles escenarios: el bloque soberanista puede reeditar su mayoría absoluta pero también suman las izquierdas (PSC, ERC y En Comú Podem con 74 escaños en total). En ambos casos, la llave del Govern la tendría en sus manos ERC

    https://www.republica.com/2021/02/14/sondeo-de-gad3-para-tv3-erc-36-38-se-impondria-a-psc-34-36-y-jxcat-30-33-y-sorpasso-de-vox-a-pp/

    Luis María Anson: Sánchez se frota las manos

    https://www.elimparcial.es/noticia/222030/

    Julián Quirós: La derecha destruida. Pedro Sánchez dormirá todavía más a pierna suelta en su colchón nuevo de La Moncloa

    https://www.abc.es/opinion/abci-julian-quiros-derecha-destruida-202102142319_noticia.html

    Raúl del Pozo: Gana Illa, no gobierna

    https://www.elmundo.es/opinion/2021/02/14/602988aa21efa017248b458c.html

    Jordi Juan : Todas las opciones están abiertas»

    https://www.lavanguardia.com/politica/20210215/6248020/elecciones-catalunya-cataluna-pactos.html

    Ángel G. Giménez: A pesar de los recelos entre los tres partidos, ERC, JxCat y la CUP refuerzan el bloque independentista y podrían reeditar un Govern soberanista

    https://www.elconfidencial.com/espana/2021-02-14/bloque-independentista-mayoria-absoluta-vox-arrasa_2950664/

    Antonio Sanchidrián: Illa gana las elecciones por la mínima, pero Esquerra tiene la llave del Gobierno en Cataluña

    https://www.vozpopuli.com/espana/elecciones-cataluna-cronica.html

    Ferrán Espada: PSC y ERC empatan en un Parlament de mayoría absoluta independentista que da alas a una presidencia de los republicanos

    https://www.publico.es/politica/psc-erc-empatan-parlament-mayoria-absoluta-independentista-da-alas-presidencia-republicanos.html

    Estela López: Los socialistas lideran por primera vez el ‘Parlament’ Illa intentará un tripartito con ERC que refuerce los apoyos al Gobierno central

    https://www.eleconomista.es/politica/noticias/11049969/02/21/Illa-intentara-un-tripartito-con-ERC-que-refuerce-los-apoyos-al-Gobierno-central.html

    Alessandro Solís: El PSC gana por 50.000 votos, pero ERC, Junts y CUP amplían su mayoría

    https://www.economiadigital.es/politica/resultados-elecciones-catalunya-14f-escrutinio-ganador.html

    David Casals: Illa gana las elecciones en Cataluña, pero los independentistas refuerzan su mayoría absoluta

    https://www.expansion.com/catalunya/2021/02/14/6029862c468aeb2b418b464f.html

    Miquel Noguer: Los independentistas logran mayoría absoluta pese al triunfo del PSC

    https://elpais.com/espana/elecciones-catalanas/2021-02-14/el-independentismo-refuerza-su-mayoria-pese-al-triunfo-del-psc.html

    Gerard Melgar : El PSC gana en votos las elecciones catalanas pero el independentismo refuerza su mayoría absoluta, con ERC por encima de Junts

    https://www.elmundo.es/elecciones/elecciones-catalanas/2021/02/14/60299086fdddffe5848b468a.html

    Miquel Vera: El PSC gana las elecciones de Cataluña pero el independentismo refuerza su mayoría

    https://www.abc.es/elecciones/catalanas/abci-gana-elecciones-pero-independentismo-refuerza-mayoria-30-por-ciento-escrutado-202102142135_noticia.html

    Arturo Puente: Illa gana las elecciones catalanas pero el independentismo refuerza su mayoría

    https://www.eldiario.es/catalunya/illa-gana-elecciones-catalanas-independentismo-conserva-mayoria_1_7219157.html

    Maria Jesús Cañizares: El PSC gana, pero el independentismo suma

    https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/psc-gana-independentismo-suma_445416_102.html

    Belén Ramos: Illa gana las elecciones en Cataluña pero el independentismo logra mayoría absoluta

    Pablo Planas: El separatismo vuelve a tener mayoría en el parlamento catalán y puede reeditar el gobierno regional, aunque Illa optará a la investidura.

    https://www.libertaddigital.com/espana/2021-02-14/elecciones-catalanas-2021-illa-gana-sus-elecciones-covid-y-vox-supera-al-pp-y-a-cs-juntos-6709751/

    José Hervás: La victoria soberanista en Cataluña pone en riesgo la recuperación económica

    https://www.capitalmadrid.com/2021/2/15/58783/la-victoria-soberanista-en-cataluna-pone-en-riesgo-la-recuperacion-economica.html

     “Resultado muy des­alen­tador en las elec­ciones au­to­nó­micas ce­le­bradas este do­mingo en Cataluña para la es­ta­bi­lidad po­lí­tica en el Estado. Consideradas unas elec­ciones tras­cen­den­tales no solo para esta co­mu­ni­dad, sino para España y para las re­la­ciones con la Unión Europea, el desen­lace no ofrece nin­guna ga­rantía de que vaya a servir para re­solver nin­guno de los enormes pro­blemas ges­tados du­rante los úl­timos años en la so­ciedad ca­ta­lana, entre ellos el de la pér­dida de su peso eco­nó­mico. Con una bajísima participación, casi uno de cada dos ciudadanos en edad de votar no lo ha hecho, y con 20 puntos porcentuales de participación por debajo de los comicios celebrados en el 2017, hay que reiterar que deja sin resolver ninguno de los principales frentes abiertos por los propios políticos nacionalistas catalanes en los últimos diez años, frentes a los que no supieron aportar una solución los líderes nacionales..De hecho, las consecuencias de esa tensión constante han sido desastrosas. Si a ello añadimos el problema generado por la pandemia, en el último año el resultado ha sido que el PIB catalán ha caído el 11,4 %, 4 décimas por encima de la media nacional y se han destruido 85.000 empleos. Es decir, que casi la mitad de los catalanes que podían votar se han desentendido de lo que pasa en Cataluña.Tendremos esta superación del listón del 50 % del voto independentista para los próximos meses y años. Dados los enormes recursos procedentes de Bruselas que está previsto que lleguen hasta el año 2026, es un riesgo que se pueda perder otra legislatura debatiendo fundamentalmente las cuestiones independentistas. La fragmentación del arco parlamentario catalán y la alianza de los independentistas para eliminar de todo posible pacto de Gobierno en Cataluña al PSC, hace prácticamente imposible ese pacto de Estado que Cataluña necesita para salir de su impasse económico y hace muy difícil la resolución del problema político catalán. No hay que olvidar además que estos resultados pueden hacer todavía más difícil el apoyo de los republicanos de ERC a la gobernanza nacional si aceleran su proyecto de convocar un nuevo referendo de autonomía .El resultado de las elecciones, además de poner en riesgo la llegada de los fondos de Bruselas sitúa a Cataluña ante una difícil encrucijada económica que puede afectar al resto de España”

     

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA Y PINTURA 2. GIORGIO DE CHIRICO (1888-1978), 1

    La pintura del italiano Giorgio de Chirico es difícilmente clasificable. Es fantasiosa y en cualquier caso vistosa, por lo que le encargaron escenografías para óperas, sobre todo en los teatros de Roma y Milán.

    Giorgio de Chirico, Duo (1914)

    Precisamente de la Ópera de Roma en la época de De Chirico (1951), dúo «È lui! Desso …l’Infante – Dio, che nell’alma infondere» de Don Carlo, de Verdi con Tito Gobbi y Luigi Infantino:

    Y de una ópera de Franz Schmidt (1874-1939) estrenada el mismo año del cuadro, Notre Dame, el conocido Intermezzo:

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de

    Margarita Vidal

    Descripción: Descripción: Libros de transhumanismo

    Librería Castelar libreriaemiliocastelar

    Manuel Villoria: Ética pública y buen gobierno: Valores e instituciones para tiempos de incertidumbre

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41CeUVFUtfL._SX335_BO1,204,203,200_.jpg

    https://www.inap.es/documents/10136/1685056/PagInicia-%25c3%2589tica-p%25c3%25bablica-y-buen-gobierno.pdf/9dbaf179-ea68-b18d-c7dc-e7b11d7ccedf

     Dalmacio Negro: La Ley De Hierro De La Oligarquia

    Descripción: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41YvBdstHiL._SX284_BO1,204,203,200_.jpgfile:///C:/Users/Manuel/AppData/Local/Temp/429-Texto%20del%20art%C3%ADculo-1596-1-10-20160130.pdf

    Guadalupe Bécares entrevista a Íñigo Errejon: «Necesitamos herramientas políticas que valoren más la coherencia que la obediencia»

    Descripción: Íñigo Errejón

    https://ethic.es/entrevistas/inigo-errejon/

    Paula Gonzálvez entrevista a Candela Peña: «Las cuotas son necesarias, pero joden a todas porque hay mujeres que no tienen talento»

    Descripción: Foto: Candela Peña, protagonista de 'Hierro'. (Movistar+)

    https://www.huffingtonpost.es/entry/candela-pena-las-cuotas-son-necesarias-pero-nos-joden-a-todas-porque-hay-mujeres-que-no-tienen-talento_es_602549eec5b6d667582b238a

    Rocío Esteban entrevista a Nicolás Redondo: “Lo que digo es que Iglesias tendría que haber dimitido si tan incómodo está con la democracia española. Y si no dimite, hay que cesarlo. Como él no va a cumplir con su responsabilidad ética (la de dimitir), el Gobierno es quien lo debería hacer. Tiene que perder el miedo a Iglesias y también a los empresarios.
    Descripción: Nicolás Redondo Terreros.

    https://www.larazon.es/espana/20210213/akity5ydmnep5kcyd4qphc4lai.html

    Nacho Cardero: Las 5  claves económicas que explican cómo Sánchez tiene el camino expedito para blindarse en la Moncloa otra legislatura. Gracias a su baraka y, sobre todo, gracias a Europa

    https://blogs.elconfidencial.com/espana/caza-mayor/2021-02-08/cinco-claves-economicas-proxima-victoria-sanchez_2940152/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=opinion

    Álvaro Manteca & Roberto Hernanz: 6 asuntos claves para la economía española

    https://mirandoalfuturo.elmundo.es/estos-son-los-asuntos-politicos-que-emarcaran-el-2021.html

    Raul Jaime Maestre: Las 3 soluciones que podría aplicar el gobierno para salvar la economía de España en 2021

    https://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/soluciones-que-podria-aplicar-gobierno-para-salvar-economia-espana-2021?utm_source=recommended&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_campaign=08_Feb_2021+El%20Blog%20Salm%C3%B3n

    La crisis económica que ha provocado el coronavirus ha trastocado los planes del gobierno en materia económica, ya que se han visto abocados a unas nuevas reglas de juego que tienen difícil solución. Hoy en día, no se le pasa por la cabeza que el Gobierno aplique medidas de austeridad, que si aplicaron en los momentos de gobierno de Rajoy, o no estar de acuerdo con las medidas de reducción de libertad de los ciudadanos.En estos momentos, el gobierno ha tenido que intervenir ciertas áreas de la economía española y ofrecer a las empresas una facilidad para subsistir en estos momentos tan difíciles.

    1.- Dejar sin pagas extras a funcionarios y pensionistas

    Claramente es una de las posibles soluciones menos populares por la perdida de votos que puede causar a los partidos del gobierno, pero la situación que se está viviendo con la pérdida de empleo de autónomos y asalariados es crítica, por no decir ya desesperante. No tiene mucho sentido que mientras en España se destruye empleo y negocios a tutiplén, por otra parte, se suban los salarios de los funcionarios y pensionistas españoles. Si se elimina esta paga extra se puede conseguir reducir la deuda pública, ya que está a niveles estratosféricos, que tenemos que devolver entre todos en el futuro. Por otra parte, no sería nada justo que se hiciera a los funcionarios del sector sanitario, ya que son lo que están esforzándose cada día para que los enfermos del coronavirus puedan volver a su casa. Además, todos los políticos se tendrían que reducir el dinero de sus propios bolsillos y hacer el esfuerzo que están haciendo todos los españoles y tomar ejemplo de Italia que ha reducido puestos dentro del congreso y se han reajustado sus sueldos.

    2.-Ayudar a las empresas en el pago de proveedores y en financiación

    En estos momentos las empresas necesitan de forma urgente liquidez y ya no es el caso aislado de un sector, y aquellas que dependen de las administraciones públicas son las que peor están, ya que se incumplen los plazos de pago de forma constante.Miles de empresas han visto reducidas su facturación, y que el Gobierno y las administraciones deberían dar ejemplo de apoyo cumpliendo los plazos marcados para el pago. Por tanto, sería responsable saldar todas las facturas pendientes desde las administraciones a las empresas. Además, se deben conceder avales para más líneas de crédito que sean equiparables a varios meses de facturación de las empresas y los autónomos tuvieron antes de la pandemia del coronavirus.

    3.- Disminuir la carga fiscal a través de una disminución del gasto público superfluo

    Se responsable aplazar las cargas fiscales de las empresas y los autónomos durante cierto tiempo, incluyendo las cargas sociales, de las empresas y los autónomos que lo soliciten, ya que sino hay ingresos tampoco se puede castigar con impuestos. Para evitar que esto cause una excesivo déficit y deuda pública se puede establecer ciertas medidas de ajuste dentro del sistema de subvenciones, que es poco eficiente, y reducir los agujeros que se han detectado en las cuentas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.Además, se puede realizar otro tipo de confinamiento, un sistema híbrido, que permita el funcionamiento de la economía, es decir, proteger a los grupos más vulnerables de la población española y disminuir las restricciones para otros colectivos.Por otra parte, revisar las desgravaciones y beneficios fiscales que ya no son útiles para el sistema tributario, ya que no se recauda los tipos impositivos que se han determinado por ley.  También se podría revisar el Impuesto de Sociedades y el IRPF, y simplificarlo mucho más de lo que está ahora, y además las reducciones de IVA que otros países miembros de la Unión Europea están aplicando, ya que una subida de impuestos en estos momentos no tiene ningún sentido.

    Olga Rodríguez: Las 10 cosas que van a cambiar tu vida tras el Covid

    1. El dilema del teletrabajo

    El teletrabajo pasó de ser la excepción para ser la norma con la llegada del confinamiento a mediados de marzo el año pasado. Desde entonces y tras alcanzar el pico más alto de empleados trabajando desde sus hogares en el segundo trimestre del año, en España se ha ido reduciendo el número de personas que siguen teletrabajando. Con todo, los expertos insisten en que “ha venido para quedarse” y de hecho, varias empresas han decidido seguir con su actividad “en remoto”.Esta decisión tiene un impacto sobre el mercado inmobiliario de oficinas. En el informe Real Estate Market Outlook, de CBRE, se apunta que hay “dos fuerzas contrapuestas que condicionarán la demanda de oficinas: por un lado, el espacio por trabajador y por otro lado, si el teletrabajo se consolida como práctica permanente y extendida, el recálculo de la necesidad de espacio por parte de las empresas. En contrapartida un aumento del espacio por trabajador y el aumento de los espacios colaborativos puede actuar en sentido contrario”.

    2. Vivir lejos de la ciudad

    Trasladar la oficina a casa también ha hecho cambiar nuestras preferencias a la hora de buscar vivienda. De hecho, tal como explicaba Anna Puigdeval, tesorera de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) en España y directora general de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña (AIC): “Ha bajado la oferta de casas con jardín, quizá porque quienes las vendían se lo han pensado mejor; a la vez, la gente busca más este tipo de viviendas”.Siguiendo con esta tendencia, muchas personas han decidido dejar la ciudad para trasladarse a municipios más pequeños donde pueden encontrar casas más espaciosas y precios más bajos. Sin embargo, los expertos creen que las ciudades recuperarán su atractivo cuando caigan las restricciones de movilidad y de interacción social.

    3. La era del comercio electrónico

    El confinamiento multiplicó las ventas online en comercios de todo tipo, no solo supermercados, también tiendas de electrónica o de ropa. “Llevábamos mucho tiempo hablando de experiencias en el punto de venta, pero es obvio que la pandemia ha transformado mucho la situación en este sentido. Ahora la experiencia consiste en que la visita al punto de venta sea seguro, y que el cliente tenga la sensación de que está en un entorno higiénico y libre de virus”, explica Jacinto Llorca, experto y autor de El Código Retail: Lo que el management puede aprender del retail.Después de la crisis, los consumidores demandarán más si cabe que comprar por internet “sea fácil y que la entrega se haga en tiempo y forma. La logística y la última milla juegan un papel fundamental en la experiencia de cliente en este tiempo”, añade Llorca.Con 3,7 millones de parados en España, más de 700.000 personas afectadas por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y una crisis sanitaria, de la que deriva una […] La imagen de centros comerciales llenos de gente tardará en repetirse. Además, “se tendrá que abordar cómo superar una crisis económica de dimensiones todavía desconocidas”, subraya.

    4. Volveremos al contacto físico

    Durante la pandemia, empezamos a vernos con los nuestros a través de una pantalla. La forma de relacionarnos “cambió”, pero no lo hizo “la frecuencia”. Así lo explica Elisa Chuliá, socióloga y profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED. Chuliá afirma que no cree que “las relaciones familiares o sociales se hayan debilitado” y considera que incluso se ha creado “una sensación de comunidad”.Sobre lo que viene a continuación, Chuliá cree que a corto plazo y mientras sigan las restricciones derivadas de la pandemia “se van a mantener las pautas de contacto a través de medios electrónicos”. Más adelante, la socióloga cree que prevalecerán características “culturales e históricas” y que volveremos al contacto físico. “Retomar algunos comportamientos como viajar dependen de cómo esté la economía, pero las relaciones sociales volverán a ser iguales que antes de la pandemia”, defiende.Sin embargo, considera que este sentimiento de “comunidad” surge de la crisis y cree que tendencias que se han incrementado durante la pandemia, como un consumo más responsable no permanecerán entre nosotros. “Los cambios culturales son muy lentos, no creo que cambien tanto los comportamientos y más cuando han surgido de un shock que queremos dejar atrás”, añade.Las relaciones sociales volverán a ser iguales que antes de la pandemia”

    5. Haremos viajes más largos y más seguros

    Los aeropuertos nunca han estado tan vacíos como durante los peores meses de la pandemia, todo el sector turístico ha sufrido las restricciones a la movilidad y las fronteras cerradas entre países. Cuando la pandemia sea parte del pasado, “una alianza de actores de toda la industria incrementará los esfuerzos para recuperar la confianza de los clientes, demostrando que los viajes pueden ser seguros”, explican desde SAP Concur. Los mismos expertos creen que los viajes exprés desaparecerán para dar paso a estancias más largas, impulsadas por la capacidad de teletrabajar en muchas empresas. Los pasaportes de salud digital y los corredores de viaje “se generalizarán”, según SAP.Bill Gates, filántropo y fundador de Microsoft, también ha hecho proyecciones sobre los viajes en el futuro post-pandemia y afirma que más del 50% de los viajes de negocios desaparecerán y se sustituirán por videollamadas y reuniones virtuales.

    6. Querremos saber más sobre nuestra salud

    La sanidad ha pasado a tener un papel mucho más destacado del que ya tenía antes de la pandemia. Cuando el virus pase a ser cosa del pasado, Alberto Borrego, global head de everis Health, cree que se consolidarán tres tendencias. En primer lugar, “los nuevos canales de interacción entre profesionales y pacientes”. Además, se espera “un incremento en la automatización de procesos que debe permitir mejorar la calidad y eficiencia de los sistemas de salud”.Por último, tecnologías como el big data o la inteligencia artificial se convertirán en herramientas “para extender las capacidades de los profesionales mejorando la calidad, seguridad y eficiencia de la asistencia sanitaria.

    7. El poder del ‘big data’ y la inteligencia artificial

    Si tal como apunta David Pereira, responsable de Data & Intelligence Europe de everis, “la tecnología se ha convertido en un elemento esencial en la lucha contra el Covid-19”, lo cierto es que la incorporación cada vez a más sectores de tecnologías como la inteligencia artificial o el big data no tiene vuelta atrás después de la pandemia.Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), junto con el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA del Hospital Clínico Universitario de Valencia y el Instituto de Investigación del Hospital Universitario […] Se trata de tecnologías clave para aspectos como la monitorización, útil en caso de rebrotes, o para conocer mejor al consumidor o al usuario. Por ello, tanto entidades públicas como privadas apostarán por ellas.

    8. Energías renovadas

    La reducción prácticamente a cero del tráfico aéreo y el descenso histórico en las emisiones de CO2 han sido dos consecuencias de la pandemia que han beneficiado al medio ambiente. Los expertos coinciden en que es pronto para saber si la crisis del Covid condicionará las políticas medioambientales.Desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) dibujan tres escenarios: que se produzca una regresión en materia ambiental; que se apueste por la “economía verde” o que tenga lugar una “reconfiguración social, económica y ambiental”. De los tres, el más probable es el segundo, sobre todo teniendo en cuenta las políticas que impulsará la Unión Europea a través de los Fondos de Reconstrucción y tras la vuelta de Estados Unidos al Acuerdo Climático de París.

    9. Un pasajero más digital

    Durante los meses de confinamiento, la movilidad se redujo a trayectos imprescindibles y en el periodo de desescalada se empezó a ver un cambio en el uso del transporte público. “Si bien el 49% de los españoles no ha dejado de usar el transporte público en tiempos de pandemia, sí se ha reducido la distancia y duración de los trayectos”, explica Manuel Molés, Country Manager de Moovit en España.Por otro lado, “se elevó un 7% el uso de opciones de micromovilidad -como scooters o bicis eléctricas- y la demanda de pago por móvil”. Después de la pandemia, Moovit cree que “estas dos tendencias continuarán reforzándose debido a la creciente digitalización de la población”. Además, Molés explica que ya trabajan con “operadores de transporte público con big data para identificar las nuevas necesidades de consumo de los usuarios, desarrollando nuevas alternativas como el transporte bajo demanda”.

    10. Estudiar a través de la pantalla

    Igual que las relaciones sociales, la educación se trasladó a las pantallas para no pararse por completo. “Mucha gente que no lo había probado antes se animó a ello”, explica Óscar Fuente, director y fundador de IEBS, una de las primeras escuelas de negocios online en España. Fuente explica que aunque la formación online ya estaba bastante extendida, lo cierto es que “se ha acelerado su integración unos 6-10 años”.Sobre qué pasará después de la pandemia, el fundador de IEBS opina que se apostará por un “modelo mixto, en el que el modelo presencial incorpore elementos digitales. “Hemos notado que el interés por los webinars ha bajado con respecto al comienzo de la pandemia, ahora seleccionamos mucho más”

    Agustin Valladolid:Las 10 cosas que debiera hacer Sánchez en 2021 (y probablemente no hará)

    https://www.vozpopuli.com/opinion/reformas-gobierno-sanchez_0_1426057813.html

    Aceptando que este país no es la total calamidad que algunos dibujan sistemáticamente en blanco y negro, a lo que desde luego no se parece en nada es a ese otro que nos pinta cada dos por tres, en falso tecnicolor, la fábrica de eslóganes bobos que tiene instalada Iván Redondo en la Moncloa. “Este virus lo paramos unidos” (a la vista está); “Unos nuevos pactos de la Moncloa” (y nosotros sin enterarnos); “Salimos más fuertes” (como es evidente); “La nueva normalidad” (casi mejor nos quedamos con la vieja); “No dejaremos a nadie atrás” (pregunten ustedes por ahí); “España puede” (¿irse al carajo?)… La política no es esto. La política merecedora de tal nombre no consiste, no debiera consistir, en utilizar de forma predominante las herramientas del poder para mantenerse en él o para ganar elecciones -especialidad de la mercadotecnia redondista-, sino para arreglar problemas en lugar de agravarlos o crearlos donde no los había. Ciertamente, en su descargo habrá de computarse la extraordinaria habilidad para promover conflictos extemporáneos y/o artificiales demostrada por sus socios de gobierno. La mala noticia para Pedro Sánchez es que, como jefe del Ejecutivo, él es el principal responsable de la tolerancia con la que se acepta sin más una práctica que abre imprudentemente viejas heridas, deshabilita el pacto generacional, solivianta a los escasos ministros competentes y cabrea a la Unión Europea.Sánchez sabrá hasta cuándo está dispuesto a sobrellevar como si tal cosa el contrastado talento de sus socios para ponerse de perfil frente a las malas noticias y, cuando vienen bien dadas, adelantarse a la jugada de la facción socialista del Gobierno para sacarle todo el jugo, en provecho propio, a la ubre de la propaganda gubernamental. Pero lo que no debiera mantener ni un solo minuto más es esa negligente pasividad ante unas maneras de hacer política que chocan día tras día con la realidad circundante y que acabarán por entorpecer la ya de por sí lenta recuperación de la economía, además de proyectar hacia el exterior una irritante imagen de desgobierno naif.Pedro Sánchez no lo hará porque en su calendario no cabe ninguna acción que ponga en peligro la estabilidad del gobierno bipolar, al menos hasta el toque de corneta que anuncia el proceloso territorio que precede a las elecciones. Pero por si se da un golpe y recobra la sensatez, por si de repente cayera en la cuenta de que es prioritario restaurar la confianza de los ciudadanos en las instituciones, de los inversores en el futuro del país y las mínimas dosis de crédito y prestigio exigibles para pintar algo en el mundo, aquí van una decena de ideas:

    1.- Crisis de Gobierno.- Aprovechando la salida de Salvador Illa (ejemplo, por cierto, de cómo un movimiento aparentemente inteligente puede acabar volviéndose en tu contra por una nefasta ejecución), Sánchez podría abordar una remodelación que incrementara la nómina gubernamental de buenos gestores y agradeciera los servicios prestados a quienes han alcanzado las más altas cotas de incompetencia o han demostrado una nula capacidad para el diálogo y la búsqueda de acuerdos: Celaá, Marlaska, Maroto, Rodríguez Uribes, Duque o González Laya (el último acuerdo sobre Gibraltar justificaría en cualquier otro país el cese inmediato de la titular de Exteriores) son perfectamente prescindibles. Junto a ello, Sánchez debiera liberar a la titular de Hacienda, María Jesús Montero, de su martirio semanal como portavoz, enviar a poner orden en el partido a un José Luis Ábalos con plomo venezolano en las alas y colocar en Sanidad a un cualificado profesional del sector. En cuanto al ‘gobierno b’, que el patriarca Iglesias haga lo que quiera con su corte de los milagros.

    2.- Mando único para la reconstrucción.- La confianza en que España, más allá de la propaganda, sea capaz de gastar con eficiencia los fondos de la Unión Europea, es mínima. Y cuanto más cerca del presidente estén los encargados del reparto, más se desplomará esa confianza. La elección de Nadia Calviño para coordinar desde un mando único el complejo proceso de reconstrucción, lejos de tentaciones partidistas y maniobras de mercachifles, mitigaría las dudas existentes sobre nuestra capacidad de gestión y probablemente ayudaría a engrasar la máquina de la burocracia europea. El progresismo consiste en garantizar las condiciones necesarias para que las nuevas generaciones tengan mejores oportunidades de las que nosotros tuvimos

    3.- Pactos de Estado.- En consonancia con los usos europeos más civilizados, y para concentrar todas las energías en la resolución de las crisis sanitaria y económica, el presidente del Gobierno debiera propiciar la pacificación del frente institucional abriendo la puerta a un gran pacto de Estado con la Oposición que incluya la renovación y reanimación de las instituciones, la resucitación de una política internacional que ha devenido párvula o la creación de un comité de sabios que proponga una ley de Educación desideologizada para su aprobación antes del fin de la legislatura, entre otros asuntos.

    4.- Defensa de la Monarquía parlamentaria.- En esta misma línea, debería zanjarse de común acuerdo con la Oposición el debate sobre el modelo de Estado, legítimo pero absolutamente imprudente, además de trucado, en esta crítica situación. Paralelamente, sería muy conveniente reactivar la agenda de Felipe VI como primer embajador del país para reanimar una política exterior en estado comatoso.

    5.- Reforma de la Administración.- La pandemia está poniendo de relieve con toda crudeza los enormes déficits de gestión de las administraciones públicas. El retroceso en la gestión de lo público hace tiempo que se convirtió en un problema de primer orden. Sólo el 27% de los altos funcionarios españoles considera que disfruta de la suficiente autonomía profesional (el 61% en los países de nuestro entorno), según los datos aportados por el profesor Salvador Parrado para el libro La calidad de las instituciones en España (Círculo de Empresarios). La ineficiencia de las administraciones es proporcional a su desmesurado tamaño. Sería imperdonable no utilizar una parte de los fondos europeos para abordar una ambiciosa reforma que mejore su eficacia y procure su despolitización.La mudanza de un tono fronterizo con la refriega barriobajera hacia otro constructivo, es paso indispensable para el reencuentro de los ciudadanos con la política

    6.- Reeditar el pacto intergeneracional.- El progresismo consiste en garantizar las condiciones necesarias para que las nuevas generaciones tengan mejores oportunidades de las que nosotros tuvimos. Ningún gobierno que se autoproclame progresista puede, no ya tolerar, sino promover, como hacen algunos miembros de este, la confrontación entre generaciones. Urge la puesta en marcha de acciones que rectifiquen frontalmente las fracasadas políticas desarrolladas hasta la fecha en relación a los jóvenes (incluido el plan de choque actual) y que presten especial atención a la recuperación del empleo juvenil. La incapacidad demostrada por los sucesivos gobiernos y los agentes sociales, cuya prioridad ha sido defender a los que tienen algo que defender, queda confirmada por la trágica estadística que refleja que España sigue siendo el país de la OCDE con mayor paro entre los menores de 30 años. Y si bajamos el rango de edad a los 25, las cifras son aún más espeluznantes: un 43,9 % de paro, muy por encima del segundo (Italia: 32,1%) y a años luz del cuarto (Portugal: 26,3%).

    7.Recuperar la normalidad parlamentaria (sin esperar al fin del estado de alarma).- La pandemia no puede seguir siendo la perpetua excusa que justifique un Parlamento a medio gas. Con el crédito de la política rozando el alcantarillado, la recuperación de la actividad de las Cortes y la mudanza de un tono fronterizo con la refriega barriobajera hacia otro constructivo, son pasos indispensables para el reencuentro de los ciudadanos con la política y la evitación en un futuro de índices de abstención desconocidos en democracia.

    8.- Cierre del Estado autonómico.- Indispensable, aunque no hay manera de transitar por este camino lleno de dificultades si no es con un amplio respaldo parlamentario. Menos aún si para los partidos nacionalistas que sostienen al Gobierno el mantenimiento de márgenes de reclamación suficientes para seguir justificando su propia existencia es el único recambio aceptable a la reivindicación de independencia de sus territorios. Y es precisamente este recurrente bucle, en el que se desarrolla el sistemático y no siempre pulcro cambio de cromos colindante en ocasiones con el chantaje, otro de los factores que ha contribuido de forma sostenida al descrédito de la política y de las instituciones. Dar los pasos necesarios para abordar el definitivo reparto competencial entre Estado y autonomías -incluyendo la restitución, al menos parcial, de algunas materias, principalmente las relacionadas con la Educación- debiera ser uno de los objetivos principales de cualquier gobierno que se marque como prioridad la regeneración de la convivencia interterritorial y de la democracia misma. A excepción de los políticos británicos que desde una montaña de embustes promovieron el Brexit, no se conocen precedentes en la Europa democrática de tamaño menosprecio a la ciudadanía

    9.- Garantizar la transparencia.- La transparencia no es un eslogan, es una obligación. No hay democracia consolidada que no rinda cuentas ante los ciudadanos con celeridad y transparencia. Como señala el profesor Víctor Lapuente en el libro antes citado, la demanda de información pública en España sufre dilaciones injustificadas, cuando no ocultaciones intolerables, lo que incrementa la distancia entre aquellos y las instituciones. “El problema es especialmente grave con la contratación pública”, subraya Lapuente. “Además -prosigue-, la propia elaboración de informes de control tan relevantes, como los llevados a cabo por el Tribunal de Cuentas, sufren notables retrasos que dificultan la rendición de cuentas tanto de las Administraciones Públicas como de los propios partidos políticos”.

    10.- Desterrar la mentira de la práctica política.- Quizá el desiderátum de más difícil cumplimiento a la vista del reiterado uso que de tal práctica hacen el presidente del Gobierno y algunos de sus ministros. A excepción de los políticos británicos que desde una montaña de embustes promovieron el Brexit, no se conocen precedentes en la Europa democrática de tamaño menosprecio, sin apenas consecuencias, a la ciudadanía”

    ideas.pwc.es : Las Ocho predicciones económicas para 2021 (y tres de propina)

    A.- Esperamos que la economía mundial crezca a velocidad récord. En nuestro escenario principal estimamos que la economía mundial crecerá alrededor del 5%, la tasa más rápida registrada en lo que llevamos de siglo. Esta proyección, no obstante, está condicionada a que se realice el despliegue y distribución de la vacuna contra la COVID-19 de forma efectiva, y a que se mantengan las actuales condiciones fiscales, financieras y monetarias. En cualquier caso, los próximos tres a seis meses seguirán representando un auténtico desafío, particularmente para los países del hemisferio norte que atraviesan los meses de invierno, que podrían verse obligados a realizar confinamientos de algunos territorios o incluso de todo el país (como ha pasado recientemente en el Reino Unido). La actividad en algunas economías avanzadas podría, incluso, llegar a contraerse en el primer trimestre del año. Pensamos que es más probable que el crecimiento económico repunte en la segunda mitad del año, que es también cuando se espera que las grandes economías hayan vacunado a una parte sustancial de su población.

    • B.- Pero la recuperación será asimétrica y variará entre los sectores, países y niveles de ingreso. Para el final de 2021 o a principios de 2022, esperamos que la economía mundial vuelva a los niveles previos a la pandemia. Sin embargo, esta estimación esconde un patrón de comportamiento desigual. Por un lado, nos encontramos con la economía China, que ya es más grande que antes de la pandemia. Y, por otro, están las economías más avanzadas, basadas en los servicios -Reino Unido, Francia, España- o en las exportaciones -Alemania, Japón-, en la que es menos probable que, a finales de año, puedan recuperar sus niveles pre crisis. En estas economías, los bajos niveles de actividad podrían llevar a un aumento del desempleo. En sus previsiones económicas del pasado diciembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), proyecta una tasa de desempleo en sus países miembros de alrededor del 7%, cuando antes de la llegada del virus era del 5,5%. Por eso, esperamos que, a medida que transcurre el año, los Gobiernos cambien gradualmente su foco de atención: se centren menos en la pandemia y más en combatir el paro, mediante la formación de su fuerza de trabajo y la creación de puestos de trabajo en los nuevos sectores emergentes.

    C.- Impulso sincronizado a las infraestructuras verdes. 2021 será el primer año en el que las tres principales economías o bloques comerciales del mundo -Estados Unidos, la Unión Europea y China-, revisen y alineen sus esfuerzos en la lucha contra el cambio climático. Se espera que Estados Unidos vuelva a unirse al Acuerdo de París y organice una cumbre climática internacional a principios de año, y que los Estados miembros de la UE finalicen sus planes para acelerar la transición hacia una economía más verde (y más digital) para finales de abril. Fecha a partir de la cual la Comisión Europea tiene previsto liberar el primer tramo de ayudas y préstamos por valor de alrededor del 0,5% del PIB de la zona euro. Finalmente, este año China pondrá en marcha su decimocuarto plan quinquenal, parte del cual incluye aumentar la eficiencia energética. Otro de los temas que se debatirán en la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP26), en Glasgow, que se celebrará a finales de este año.

    D.- Italia volverá a entrar en el club de los 2 billones de dólares. Según los últimos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), se espera que el PIB italiano supere los 2 billones de dólares uniéndose a otras siete economías incluidas EEUU, China, Alemania e India. Precisamente India se ha convertido en la quinta economía más grande del mundo, superando tanto al Reino Unido como a Francia. Sin embargo, los flujos en los tipos de cambio junto con el impacto de la pandemia hace que India tenga todas las papeletas para caer, aunque sea temporalmente, a la séptima posición en 2021.

    E.- Los niveles de deuda pública del G7 superen los 57 billones de dólares. Las estimaciones del FMI, del pasado mes de octubre, apuntan a que la deuda pública del G7 va a verse incrementada en 4 billones de dólares en 2021, lo que está por debajo de los  7 billones de 2020. En términos relativos, esto se traduce en una deuda pública del 140% del PIB del G7, y refleja el nivel de apoyo que trabajadores y empresas continúan necesitando hasta que superemos la emergencia sanitaria.

    F.- La emisión mundial de bonos verdes llegará a los 500.000 millones por primera vez. Los esfuerzos regionales para combatir las emisiones de carbono (Pacto Verde de la UE)  y que los acuerdos internacionales (Acuerdo de París) requieren inversiones significativas en infraestructura verdes para las próximas décadas. Los bonos verdes, que sirven para financiar directamente proyectos medioambientales, actualmente suponen menos del 5% del mercado global de renta fija. En 2021 esperamos que la emisión de bonos verdes llegue, por primera vez, al medio billón de dólares.

    G.- El precio del petróleo se mantendrá por debajo de los 60 dólares el barril, pero subirá en la segunda mitad del año. Incluso aunque el precio del petróleo se ha recuperado de sus niveles mínimos de 2020, esperamos que siga en niveles relativamente bajos.

    H.- Y la producción de electricidad renovable seguirá ganando protagonismo. A pesar de que los combustibles fósiles siguen siendo la fuente dominante de generación de electricidad, esperamos que la energía solar fotovoltaica aumente su capacidad gracias al empuje de la UE, China e India y que, si todo sigue igual, en 2023 y 2024, respectivamente, supere a la generada por gas natural y carbón.

    Formuladas ya las predicciones económicas, nos atrevemos a finalizar con otras más amables, para aligerar, aunque sea unos minutos, la entrada del año, y desearos un buen ejercicio:

    I.- Eurocopa de fútbol. Con el aplazamiento de la Eurocopa a 2021, hemos tenido 12 meses más para realizar nuestras predicciones sobre cómo resultará el tornero: apostamos a que Francia resultará campeona y continuará su trayectoria de éxitos iniciada en el Mundial de 2018.

    J.- Juegos Olímpicos de Tokio. Nuestros análisis sobre los factores que influyen en el medallero olímpico -población, nivel de ingresos, y si es o no el país anfitrión-, no hace predecir que Japón batirá su récord de 41 medallas registrados en los Juegos de Río en 2016.

    K.- Elecciones en Europa. En 2021 están previstas elecciones nacionales en un tercio de los países que conforman la UE. Los ciudadanos de Holanda, República Checa o Alemania irán a las urnas, con la gestión de la pandemia en el centro de todas las miradas

    Felipe Valencia: Las 10  lecciones para la post-pandemia

    “Quizás sea demasiado pronto, para empezar a pensar en la post pandemia, cuando seguimos encerrados y en muchos lugares padeciendo los picos máximos de esta crisis sanitaria mundial, que no cede, a pesar de la luz de las vacunas. Probablemente no sea más que pensar con el deseo, pero considero que reflexionar un poco ahora sobre el futuro también es una manera de aprovechar este nuevo encierro.Justamente esta es la invitación de Fareed Zakaria, en su más reciente libro, Diez Lecciones para un Mundo Post-pandémico (Norton, 2020). Este libro nos recuerda a aquel otro del mundo Post Americano, del 2008, que en su momento ayudó a marcar un derrotero para la esperanzadora primera administración de Obama. Considero que este nuevo texto, más de una década después, tiene el potencial de marcar un nuevo camino, para el otrora vicepresidente y recientemente posesionado Presidente Biden, y de esta manera una agenda global de recuperación. Como al inicio de la pandemia (ver entrada), me propongo resumir acá las 10 lecciones esenciales que plantea Zakaria para este nuevo mundo convulsionado, añadiendo algunas que también considero importantes, teniendo en cuenta la perspectiva de los países en desarrollo. De cierta manera, estas lecciones consolidan algunas de las predicciones de hace casi nueve meses, cuando el panorama era todavía más incierto.

    1. En primera medida la crisis ha mostrado la importancia de una buena administración pública. Más que la vertiente política, algunos gobernantes locales y mundiales se han destacado por su eficiencia en el manejo del virus, mientras que otros han sido víctimas de su propio fracaso en las urnas. Caben dos ejemplos, el de Jacinda Adern en Nueva Zelanda, recientemente reelegida, y Donald Trump en Estados Unidos, finalmente derrotado. Más que el tamaño del gobierno, argumenta Zakaria, importa su calidad y su eficiencia, para el manejo de la crisis. La pregunta de fondo parece ser, ¿cómo lograr que los ciudadanos obedezcan a y confíen en sus gobernantes?

    2. De cierta manera la crisis sanitaria ha sido una oportunidad para volver a lo esencial. Acá Zakaria plantea el límite de los mercados y la importancia de los bienes públicos. Pero igualmente de otros elementos esenciales y actividades básicas que habíamos olvidado en nuestro afán incontenible de comprar y estar conectados permanentemente. Pone el ejemplo de Dinamarca, como una sociedad con suficiente mercado, pero también estado de bienestar, con los impuestos y las regulaciones correspondientes. La pandemia es una manera de revaluar nuestra relación con nosotros mismos, con nuestra comunidad inmediata y nuestra sociedad en general.

    3. Asimismo destaca la importancia de los expertos: los médicos, los epidemiólogos y los científicos en general, quienes no pasaban por su mejor momento en algunos países, más interesados en las noticias falsas, oposición a las vacunas y las teorías de conspiración. Recomienda en primera medida que la gente debería ponerle atención y hacerle caso a los expertos, pero que los expertos deberían asimismo escuchar a la gente. Esta falta de comunicación, ha sido letal, y es un riesgo a futuro, pensando en otros problemas mundiales de carácter existencial como el cambio climático.

    4. La vida virtual y el dominio de las grandes compañías de tecnología es evidente con la pandemia. Para la muestra, el botón más reciente: Twitter terminó cancelando la cuenta del presidente de los Estados Unidos, quizás la persona más poderosa del mundo, castigándolo sumariamente por sus acciones tan sólo unas horas después del ataque al Capitolio, mientras que su juicio político en el Senado, quizás se alargue por meses sin llegar a conclusión alguna. Igualmente, como consumidores y ciudadanos, quizás deberíamos cuestionar el poder excesivo de tan solo unos cuantos monopolios tecnológicos, en casos de privacidad y regulación, Europa brinda algunas respuestas tentativas.

    5. A pesar de la virtualidad, Zakaria, como Aristóteles, considera que los humanos al fin y al cabo somos seres sociales. Quizás lo que más extrañamos en estos tiempos extraños es poder abrazar a nuestros seres queridos, socializar con nuestros amigos y colegas y, para muchos, empezar y desarrollar relaciones sentimentales con libertad. Zakaria considera que como animales sociales, no cambiarán en mayor medida nuestros deseos, ni el diseño de ciudades y oficinas.

    6. Un punto importante, y triste, es el aumento de la desigualdad. Entre aquellos más y menos afectados por el virus como tal, con y sin acceso a buenos sistemas de salud y a la tan anhelada vacuna, que se puede convertir en privilegio de países ricos y de élites locales. La OMS alerta sobre un “fracaso moral catastrófico.” Pero también la desigualdad sobre la manera como no sólo el virus sino también las cuarentenas afectan a la gente: a las mujeres en la fuerza de trabajo y a los niños que deben estudiar virtualmente cuando no tienen computador ni internet, por nombrar apenas dos de los grupos más afectados hasta el momento.

    7. Agregaría acá un punto fundamental, para las economías en desarrollo y es el aumento de la pobreza. Tristemente, vemos en varios países e incluso regiones como la latinoamericana cómo se empieza a hablar ya de una década perdida, en cuanto a progreso social, recordándonos aquella nefasta de 1980, con la crisis de la deuda. La pandemia afecta a los más pobres de manera desproporcionada, especialmente a aquellos en el sector informal, sin acceso a servicios de salud de calidad y seguros de empleo, más desarrollados en los países de mayores ingresos.

    8. Zakaria argumenta con cifras que, a pesar de aparentar ser un golpe importante, la globalización está para quedarse. Es tal la integración de las cadenas de producción, que es muy difícil frenarlas de la noche a la mañana. La diseminación del virus a prácticamente todos los países del globo en tan corto tiempo es prueba fehaciente de nuestro grado de conectividad. Durante la misma pandemia, seguimos dependiendo de máscaras fabricadas en China, de vacunas producidas en Alemania, Estados Unidos, Rusia e Inglaterra, y ante la imposibilidad de viajar como personas, vemos como nuestros envíos llegan hasta la puerta de nuestras casas con facilidad, provenientes de las cuatro esquinas del globo, gracias a Amazon (punto 4).

    9. En términos de geopolítica mundial, plantea un mundo bipolar, con China y los Estados Unidos, con la ascendencia de la primera, y el debilitamiento del segundo, así como del bloque europeo. Paradójicamente, por su manejo eficiente (y algunos dirían autoritario) China, el epicentro inicial del virus, puede salir fortalecida de esta crisis, como lo indican sus más recientes cifras de crecimiento. No está claro cómo se resolverá, si pacífica o militarmente, este nuevo orden mundial, ni la manera como la misma China enfrentará sus conflictos internos, como el manejo de Tibet, Xianjang y Hong Kong, que están llegando casi a un punto de ebullición. Aunque la sociedad estadounidense tampoco parezca muy tranquila.

    10. De manera más inmediata, añadiría al consenso de Zakaria, fuera de la bipolaridad geopolítica, la importancia de la salud mental, sin duda otra de las grandes perjudicadas de la crisis que vivimos. A la crisis epidemiológica se la aúna otra de similares proporciones, si seguimos encerrados, sin contacto social, ni atención médica adecuada. Quizás un elemento importante en la agenda de la post-pandemia, sea la nueva importancia de la salud tanto física como mental, para nuestro bienestar pleno.Todavía no está claro si las nuevas cepas del virus junto con las nuevas cuarentenas se repitan en un ciclo orwelliano sin fin, o si con las jornadas de vacunación exitosas, vivamos otra década gloriosa como la de los años veinte del siglo pasado, con su respectivo auge económico, fiestas de jazz, y boom poblacional. Me temo, que como indica Zakaria, la post-pandemia siga exacerbando las diferencias entre unos y otros, afectados y beneficiados de la crisis. Quizás su libro, finalmente, no sea más que un llamado a los (nuevos) gobernantes, alertando sobre cambios fundamentales que debemos afrontar como sociedad. Finalmente, nada está escrito concluye Zakaria, y mucho dependerá de las políticas públicas actuales y futuras para determinar el rumbo de nuestro destino durante la siguiente década, ojalá post-pandémica”

    Sergio Parra: Las 6 fases por las que pasa una tecnología exponencial y que auguran un siglo XXI fascinante. (Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas, el cloud, la robótica avanzada, los vehículos autónomos…) puede dividirse en seis fases y las seis empiezan por la letra «D».

    https://www.xatakaciencia.com/tecnologia/estas-6-fases-que-pasa-tecnologia-exponencial-que-auguran-siglo-xxi-fascinante?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=28_Jan_2021+Xataka%20Ciencia&utm_term=CLICK+ON+TITLE
    1. Digitalización: tiene lugar cuando la tecnología pasa de usar los átomos a usar los bits, de materia a largas cadenas de ceros y unos. Esto permite acelerarse gracias a la Ley de Moore ( la potencia y/o la velocidad se duplica cada año, y/o el costo se reduce a la mitad) y la Ley de Rose (en el caso de la computación cuántica).
    2. Decepción: en los primeros pasos del crecimiento exponencial, los saltos son cortos y, dada la publicidad que se le ha dado a la nueva tecnología, la gente empieza a decepcionarse y piensa que tampoco era para tanto o que nunca será como ocurre en las películas de ciencia ficción. Por ejemplo, ya habíamos aceptado que no tendríamos coches voladores surcando el cielo de las ciudades, pero eso va a cambiar en breve.
    3. Disrupción: tiene lugar el impacto real en la sociedad, modificando de golpe y de forma profunda productos, mercados, servicios y sectores económicos. Un buen ejemplo de ello ha sido el teléfono móvil, que ha transformado tanto el mundo que incluso está sacando a África de la pobreza.
    4. Demonetización: el dinero desaparece de la ecuación, por eso muchos servicios de Google son gratuitos. El coste marginal también se reduce casi a cero, como lo que le pasó a la fotografía cuando se hizo digital.
    5. Desmaterialización: los productos desaparecen del mercado; por ejemplo, Wikipedia ha desmaterializado las enciclopedias, el smartphone ha desmaterializado los dispositivos GPS, iTunes la tienda de discos, Netflix el videoclub…
    6. Democratización: ocurre cuando todas las capas sociales pueden acceder al servicio o al producto. La persona más rica del mundo puede comprarse el smartphone más potente del mercado, pero también las personas de clase media y hasta baja. Los cursos en línea masivos y abiertos o MOOC han democratizado la educación.

    Carla Raffin:Los  11 gráficos que resumen el año del covid en los mercados

    https://www.elconfidencial.com/mercados/2020-12-31/panico-euforia-ano-coronavirus-mercados_2891640/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_cotizalia&utm_content=textlink&utm_term=2

    1. Pagar por prestar

    Los bonos bajo cero ya rozan los 18 billones de dólares en el mundo, según el Bloomberg Barclays Global Negative Yielding Debt Index. La deuda soberana en negativo es una tendencia que ya se llevaba viendo desde antes del covid-19. Sin embargo, la pandemia la ha acelerado. No en vano, al miedo del mercado (y la consiguiente huida hacia activos refugio) hay que añadirle la intervención récord de los bancos centrales, sobre todo cuando ya antes del virus algunos de estos buscaban fórmulas para escapar de los experimentos de política monetaria heredados de la crisis financiera. Es el caso del Banco Central Europeo (BCE), que este año ha inyectado más de 752.000 millones de euros solo con su programa de emergencia contra la pandemia (PEPP, al que hay que añadir las otras herramientas de Mario Draghi), según los últimos datos disponibles. Debido a que la rentabilidad del bono se mueve de forma inversa a su precio, que a su vez está condicionado por la oferta y la demanda, las compras masivas de la institución presidida por Christine Lagarde han desencadenado un dominó que sigue presionando a la baja la renta fija pública, hasta rozar esta la totalidad de los bonos públicos que cotizan en la eurozona. Con las primas de riesgo adormecidas, son muchos los países que han agradecido este entorno de mercado, sobre todo ante la necesidad de endeudamiento que ha determinado el covid-19. Sin embargo, también crece la preocupación por cómo terminará este ciclo macro-financiero y, de hecho, en 2020 la intervención del banco central en los mercados ha llegado a levantar ampollas, como mostró la resolución del Tribunal Supremo de Alemania en primavera.

    2. Alegrías (y penas) en la renta variable

    Las bolsas miden los pronósticos de beneficio futuro que los inversores tienen de las empresas. Bajo este parámetro, cualquiera diría que estamos ante una pandemia cuyo fin está todavía por determinar: son varios los índices bursátiles que cotizan en máximos históricos en el mundo. El desempeño de estos índices viene marcado por la composición de estos: por ejemplo, el Ibex 35 sufre por el peso de los bancos, entre otros, mientras que el S&P 500 goza de un alto grado de tecnológicas. Además, nuestro índice no incluye dividendos, mientras que otros, como el DAX alemán, sí. Con todo, la renta variable también se ha visto animada por el apoyo incondicional de los bancos centrales y su impacto en el bienestar corporativo. De cara al inversor, son varios los factores que también contribuyen a explicar estas subidas en época de crisis: la represión financiera, la remuneración al accionista de algunas empresas, el crecimiento de la gestión pasiva…

    3 y 4. Valoraciones de vértigo

    ¿Miedo a las alturas? Las cotizadas de las bolsas estadounidense vuelan lejos de su situación fundamental (al menos, en el conjunto del índice). Tanto la ratio PER actual (que divide los beneficios de las cotizadas por el precio de sus acciones), como la ratio CAPE (que elabora el mismo cálculo, pero con base en la media de beneficios de los últimos 10 años) del estadounidense S&P 500 (índice dominado por el auge tanto de empresas disruptivas como grandes compañías ya asentadas) apuntan a valoraciones no vistas desde la burbuja ‘puntocom’. El dicho popular apunta a que se sube por la escalera y se baja por el ascensor, pero los selectivos bursátiles están mostrando una habilidad de recuperación en precios sin precedentes, aunque la situación fundamental del tejido corporativo en su conjunto no acompañe y pese a que fue hace apenas meses cuando las bolsas vivieron desplomes históricos en tiempo récord.

    5. Huida en desbandada

    Las caídas bursátiles de este 2020 han sido históricas: sin ir más lejos, el Ibex 35 firmó este año la mayor pérdida diaria de su existencia. Por un lado, está la delicada situación que generó el coronavirus en marzo, cuando los jugadores del mercado dudaban entre sobrerreaccionar e infravalorar la situación. Lagarde escogió la segunda en su primera intervención ante la pandemia, y posteriormente tuvo que rectificar, llevándose por delante la tranquilidad de los inversores, que no solo huyeron de la renta variable sino también de todos los activos cotizados de forma indiscriminada. La proclamación global de confinamientos duros sin una fecha clara de fin fue la puntilla final a la hecatombe inversora. A todo esto, además, hay que añadir el entramado de ‘stop loss’ de los inversores (es decir, órdenes automáticas y otras decisiones generadas por algoritmos) y su impacto en las olas de ventas en momentos de pánico.

     

    6. El destierro de las ‘blue chips’

    Los índices están cambiando de color. Las nuevas compañías disruptivas amenazan a las viejas glorias de la renta variable: la subida a triple dígito de Tesla en el sector del motor o el auge de las compañías de renovables (Solaria, Soltec, Solarpack, Grenergy, etc.) frente a las petroleras y otras energías. Sin ir más lejos, este año, el Ibex ha recibido la entrada de dos farmacéuticas y una fotovoltaica, apuntando a la renovación del índice tras la salida de la papelera Ence, la televisiva Mediaset y la teleco MásMóvil. En este entorno, apenas Iberdrola (impulsada precisamente por su dominio de la energía verde) aguanta con subidas en 2020. Otras ‘blue chips’, como Telefónica, BBVA y el Santander, han acelerado su pérdida de peso en el Ibex 35, llegando a caerse incluso de otros grandes índices. Las ‘empresas de toda la vida’ no han aguantado cambios de paradigma como el de la pandemia.

    7. Compras bancarias a precio de saldo

    Este 2020 ha sido un año histórico para el sector de la banca en cuanto a fusiones se refiere. El matrimonio de CaixaBank y Bankia dará paso a la mayor entidad de España, mientras que la unión entre Unicaja y Liberbank resultará en el quinto mayor banco del país. Estos no han sido los únicos que han estado en el foco, ya que también el BBVA y Sabadell se intentaron dar una oportunidad, pero al final no pudo ser. Toda esta consolidación se da en un momento en que los bancos cotizan a precio de derribo respecto a su valor en libros, una tendencia que ya estaba latente antes del covid-19, pero que con la llegada de la pandemia se ha acelerado por la crisis económica y lo eterno de los bajos tipos de interés. La perspectiva de fusiones en el sector, así como el regreso de los dividendos, ha dado un ligero impulso a los precios en bolsa en la segunda mitad del año, aunque en algunos casos, como en el Sabadell, las ilusiones se han acabado difuminando con el tiempo (o al menos, así lo muestran las cotizaciones).

    8. El aviso limitado de los CDS

    El índice iTraxx a cinco años, que mide los índices de ‘swap’ de incumplimiento crediticio, es decir, la percepción del riesgo de impago, sufrió un ligero sobresalto durante las semanas críticas de primavera, pero no llegó ni a acercarse a los niveles de la crisis financiera. Un matiz relevante en medio de los esfuerzos de los gobiernos y bancos centrales por evitar que se produjese una pérdida de confianza que transformase una crisis coyuntural en algo estructural. Sin embargo, la crisis del coronavirus todavía no ha terminado, por lo que el riesgo sigue latente.

    9. El triunfo del euro

    Este año, el euro se ha revalorizado a doble dígito frente al dólar, alcanzando máximos de 2018. Hasta la pandemia, los billetes de Benjamin Franklin habían permanecido alejados del euro precisamente por gozar de un ciclo de tipos de interés más avanzado que el del Banco Central Europeo (BCE). Con la llegada del coronavirus, el terreno de juego en política monetaria se niveló, lo que impulsó las primeras caídas de la divisa estadounidense. A esa situación le siguió el tira y afloja político de EEUU, tanto en materia del paquete de estímulos como en las elecciones generales (con el demócrata Joe Biden como ganador), mientras que la Unión Europea daba un paso histórico al aprobar el fondo de recuperación del continente. La llegada de las vacunas ha terminado de dar la puntilla final al billete verde, considerado activo refugio, mientras los inversores reactivan la búsqueda de mayores rentabilidades.

    10. Precios negativos en el petróleo

    La caída de los precios del ‘oro negro’ en negativo es un gráfico que no puede faltar en cualquier balance de los mercados en 2020. La pandemia desplomó en primavera la demanda de petróleo, mucho más allá de lo que los productores habían conseguido contener la oferta, llevando a los futuros del West Texas Intermediate a alcanzar un precio de cerca de 40 dólares por barril en los vencimientos del contrato entre marzo y abril, en una serie de operaciones marcadas por el complejo entramado de la inversión en los futuros del ‘oro negro’. Tras los ajustes de los productores de la materia prima y ante la reactivación posterior de las economías, el petróleo recuperó la ‘normalidad’. No obstante, factores como los nuevos confinamientos o el auge del teletrabajo siguen sin devolver el barril a los niveles previos a la pandemia y, a cierre de 2020, el crudo acumula una caída del 21,3%.

    11. La fiebre del refugio

    Los vaivenes del mercado y los cambios económicos han animado a los inversores a buscar refugio en nuevos horizontes. El oro, puerto seguro de referencia entre los inversores, ha vivido un año de ‘rally’, mientras que el bitcoin, activo de reciente creación que espera liderar los cambios financieros de las próximas décadas, ha recuperado el furor perdido en la volatilidad de años pasados. Mientras que sus seguidores apuestan por estos activos como escudos para cambios de paradigma futuros (como, por ejemplo, la subida repentina de la inflación), sus detractores levantan las cejas ante la existencia de una posible burbuja

    Enrique Dans: Las 8 Tendencias tecnológicas, edición 2021

    https://mail.google.com/mail/u/1/#inbox/FMfcgxwKkRBWSWCjMTSRvWMkQnZFTtDq

    A.-   Descarbonización y transición energética: la amenaza de una emergencia climática cada vez más próxima lleva al cuestionamiento de los plazos aplicados originalmente a la descarbonización. La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca con programas de inversión muy ambiciosos en ese sentido llevará a que el interés en el tema se mantenga. El 2021 será el año en el que muchos gobiernos, como ya ha hecho el del Reino Unido, se den cuenta de que es fundamental terminar con los combustibles fósiles muchísimo antes del 2050, y planteen leyes para aproximar esa fecha límite. Las empresas eléctricas continuarán y acelerarán la inversión en renovables, al tiempo que se incrementan las instalaciones de placas solares a nivel doméstico.

    B.- Vehículo eléctrico: más marcas lanzarán modelos eléctricos en todos los segmentos de precio, a medida que los híbridos, enchufables o no, van evidenciándose como la trampa que realmente son. El mercado verá las ventajas de los eléctricos en cuanto a ausencia de costes de mantenimiento y combustible.

    C.- Trabajo remoto: los experimentos que supusieron los confinamientos durante la pandemia llevarán a cada vez más compañías a ofrecer a sus empleados opciones de trabajo en remoto totales o parciales, lo que posibilitará más grados de libertad a la hora de elegir el lugar de residencia.

    D.-  Transformación digital: las optimizaciones de flujos de trabajo que tuvieron que implantarse a gran velocidad durante la pandemia darán paso a implementaciones más estables y optimizadas, a automatizaciones de procesos y a la digitalización de flujos de trabajo. Para muchas compañías, la pandemia ha supuesto una aceleración de iniciativas de transformación digital que llevaban posponiendo varios años.

    E.-   Seguridad: otro efecto colateral de la pandemia será el otorgar una mayor prioridad a la ciberseguridad. Las contraseñas convencionales irán siendo sustituidas por gestores o por sistemas password-less, y muchos entornos evolucionarán hacia el zero-trust.

    F.-  5G el internet de las cosas: el incremento de la cobertura 5G y la profusión cada vez mayor de dispositivos conectados de todo tipo conformarán entornos cada vez más sofisticados, pero que simplificarán nuestra vida cada vez más.

    G.-  Creciente sofisticación de la videoconferencia: el uso de herramientas cada vez más sofisticadas pero de uso sencillo, como cámaras virtuales, superposición de capas, virtualización de gestos, etc., posibilitará que las videoconferencias vayan dejando de ser un aburrimiento insoportable y podamos transmitir información de maneras más agradables y efectivas.

    H.-   Creciente regulación de las big tech y caída de Facebook: tanto Europa como los Estados Unidos e incluso China se inclinan por regular de manera cada vez más estricta la actividad de las grandes tecnológicas. La gran perdedora será sin duda Facebook, convertida en amenaza para la sociedad de muchos países y reconocida cada vez más como una de las compañías más nocivas y predatorias de la historia.

    Virginia Mora: Las6 claves que van a marcar la evolución de la renta variable en los próximos meses

    https://www.bolsamania.com/noticias/mercados/seis-claves-marcaran-devenir-bolsas-segun-morgan-stanley–7782460.html

    1. Apetito elevado por el riesgo: según una encuesta que ha realizado el banco estadounidense, el 43% de los inversores describen su actual nivel de exposición al riesgo como ‘más alta de lo normal’, frente al 8% que la define como ‘más baja de lo normal’, lo que representa un mínimo histórico. «Este sesgo positivo del 35% es el segundo más alto en la historia de nuestra encuesta», después del marcado en enero de 2015, afirma Morgan Stanley. De hecho, más del 50% de los encuestados esperan que el S&P 500 termine el año por encima de los 4.000 puntos. El 49% ve al índice estadounidense entre los 4.000 y los 4.400 a finales de 2021, «lo que equivale a un aumento del 10% en el rango medio». El sesgo general es alcista, ya que hay más inversores que esperan que el S&P 500 cierre el año por encima del 4.000 que por debajo.

    2. Preferencia por los cíclicos sobre los defensivos: como dice Morgan Stanley, «a pesar del fuerte rendimiento y las altas valoraciones relativas, el 45% espera ya que los valores cíclicos lideren el mercado de nuevo en 2021″. Se trata de la mayor cuota de votos para los cíclicos desde 2008. «Tanto en términos absolutos como relativos, los valores defensivos solo se llevan el 8% de los votos», incide.También destaca que hay «poco interés por las acciones financieras», dado «solo el 15% de los encuestados espera que el sector financiero sea el mejor de este año, la cuota de votos más baja desde 2010».

    3. Emergentes y Europa, los preferidos: aunque los inversores no muestran preferencias regionales concretas para este año, Morgan Stanley destaca que los mercados emergentes y Europa «han obtenido la mejor puntuación, recibiendo cada una el 28% de los votos». El banco apunta que ha habido «un cierto enfriamiento en la actitud inversora hacia Reino Unido» una vez materializado el Brexit, al recibir solo el 14% de los votos frente al 21% que cosechó hace un año. «China y Japón son los menos favorecidos, con el 6% y el 9% de los votos, respectivamente».

    4. Optimismo con el ‘value’: tal y como señala el banco, la mayoría de los encuestados (58%) espera que la reciente rotación del ‘value’ continúe durante los próximos 6-12 meses, «gracias a un crecimiento más fuerte y un posicionamiento más ligero». Morgan Stanley concreta que «solo el 14% cree que hemos entrado en un nuevo régimen en el que el ‘value’ disfrutará de un período de varios años de rendimiento superior«.

    5. ‘Ricitos de Oro’ y el ‘growth’, las sorpresas positivas más plausibles: Morgan Stanley afirma también que los inversores creen que la sorpresa alcista más plausible para los mercados este año (37% de los votos) sería un «estilo ‘Ricitos de Oro’ de buen crecimiento con estímulos continuos y entradas de capital». Es decir, una continuación de lo que ha ocurrido en los últimos meses. «La sorpresa alcista del ‘growth’ causada por la excesiva contención de la demanda de los consumidores se alza con el segundo lugar, al recibir el 25% de los votos».

    6. Inflación y decepción de la vacuna, la fuente más probable de riesgo: por su parte, las sorpresas negativas para los mercados en este 2021 pueden venir de dos formas. Los inversores están divididos entre i) un aumento de la inflación más rápido de lo esperado, que llevaría a los rendimientos de los bonos a 10 años de EEUU hacia el 2% (40% de los votos); y ii) decepción de la vacuna que reduce y/o retrasa la normalización de la actividad económica y social (37% de los votos)”

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos

    *
    •  
    • Hay  dos procedimientos alternativos para suscribirse.
    • La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria
    • kutxabank
    • IBAN ES09
    • 2095 0334 8091 0306 8877
    • La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:
    • Autorización de cargo en cuenta
    • Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX
    • NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ
    • Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
    • Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:
    *
    •  

    manuel.portelap@gmail.com

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

febrero 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Artículos anteriores