• CIS:EL VOTO DEL CENTRO SOCIOLÓGICO

    https://www.republica.com/wp-content/uploads/2019/04/cis-9-abril-2019.pdf.

    Victor Ruiz de Almiron : La indecisión en el espacio de centro marca el arranque de la campaña electoral

    https://www.abc.es/elecciones/elecciones-generales/abci-indecision-espacio-centro-marca-arranque-campana-electoral-201904092029_noticia.html

    Elpais.com : Barómetro electoral del CIS: estimación de escaños al Congreso. El reparto de diputados, por provincias

    https://elpais.com/elpais/2019/04/09/media/1554805450_655170.html

    Eldiario.es: El partido que más escaños saca en cada provincia, según el CIS

    https://www.eldiario.es/politica/MAPA-resultados-CIS-provincias_0_886811897.html

    Alberto Perez Giménez: El CIS apuntala el triunfo de Sánchez, despeña a Casado y azuza el fantasma de Vox

    https://www.elconfidencial.com/elecciones-generales/2019-04-09/28a-cis-encuestas-psoe-pp-sondeos-cs_1932042/

    Elpais.com : El PP se desploma al cuarto puesto y Vox continúa su escalada, según el CIS. El PSOE sube ligeramente respecto al barómetro de diciembre, al pasar del 28,9% al 29,9%

    https://elpais.com/politica/2019/01/31/actualidad/1548925610_297722.html?rel=mas

    Marisa Cruz: Si en las elecciones generales de 2016 el mapa de España por provincias estaba teñido casi por completo de azul, ahora las previsiones del CIS  dibujan una geografía en la que predominará el rojo.

    https://www.elmundo.es/espana/2019/04/09/5cac8bdffdddff7d5b8b46db.html

     

    Pablo sebastian: Sánchez puede gobernar con Podemos o con  Ciudadanos

    https://www.republica.com/el-manantial/2019/04/09/sanchez-puede-gobernar-con-podemos-o-cs/

     

    Fernando H. Valls: El CIS preelectoral ha vuelto a ‘echar un cable’ al PSOE de Pedro Sánchez. A los socialistas no les interesa la euforia cuando apenas quedan dos semanas y media para las elecciones generales y el barómetro de abril, el último previo a la cita con las urnas, reduce la ventaja que mantenía el partido en el Gobierno con respecto a sus rivales. La cocina de José Félix Tezanos, por tanto, sigue en marcha

    https://www.lainformacion.com/espana/cis-sondeo-sanchez-viernes-sociales/6497140/

    Alberto Prieto: Sánchez tendría tres fórmulas de mayoría sin necesidad de llegar al ‘gobierno Frankenstein’ . Podría aliarse con Podemos y el PNV (más CC y Compromís), con Podemos y ERC, o volver a intentar reeditar el “pacto del abrazo” con Ciudadanos

    https://www.elespanol.com/espana/politica/20190409/sanchez-formulas-mayoria-sin-necesidad-gobierno-frankenstein/389711569_0.html

    Salvador Sostres: Según este sondeo, y la tendencia que marcan los publicados en días anteriores, los que venían a salvar al PP lo hunden hasta su más humillante fracaso, como fracasa cualquier partido que pierde la moderación y la centralidad. Los populares pasan de 137 escaños a 70 y pico, tal vez 80 y algo en el mejor de los casos. El espacio, el cráter que han dejado en el centro, lo está ocupando Pedro Sánchez sin tener que esforzarse demasiado. Tanta es su holgura que podrá elegir con quien pacta: con Ciudadanos o con Podemos y el PNV (o Esquerra). Con todos suma, con muy poco le basta

    https://www.abc.es/opinion/abci-no-tezanos-201904091332_noticia.html

    Fernando Lopez Agudín : ¿Por qué los sondeos anuncian el fracaso de Casado y Rivera?

    https://blogs.publico.es/fernando-lopez-agudin/2019/04/09/por-que-los-sondeos-anuncian-el-fracaso-de-casado-y-rivera/

    Ferrer Molina: Los resultados del macrosondeo del CIS dan una gran victoria al PSOE en las cuatro comunidades autónomas que más diputados aportan al Congreso -un total de 177-: Andalucía, Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana. En conjunto, Pedro Sánchez cosechará más de un tercio de los escaños en juego: en torno a 65.Llama la atención el vuelco que se registra en Andalucía, donde el pasado 2 de diciembre la suma del PP, Ciudadanos y Vox permitió desalojar a Susana Díaz de la Junta

    https://www.elespanol.com/espana/politica/20190409/sanchez-arrasa-andalucia-madrid-valencia-erc-cataluna/389711589_0.html

    Eduardo Bayon: El PSOE es líder en todas las franjas de edad

    https://debate21.es/2019/04/09/cis-psoe-y-unidas-podemos-suman-mas-que-el-bloque-de-la-derecha/

    “De los votantes que habían optado por el PSOE en las elecciones de 2016 el dato de los que piensan mantener su voto en la actualidad se sitúa en un 74,9%. De esta forma, los socialistas siguen siendo el partido con mayor fidelidad de voto de entre las cuatro grandes formaciones mayoritarias. Es por lo tanto, el partido que a su vez tiene menos fugas, aunque un 4,3% de quienes les votaron en 2016 ahora lo harían por Ciudadanos. El 23,3% de los que votaron a Unidos Podemos en las últimas generales lo haría ahora por el PSOE. También lo harían el 8,1% de quienes votaron a Ciudadanos.Por su parte, el PP se queda en una fidelidad de voto del 53,2% y Unidos Podemos en un 55,5%. Ciudadanos conservaría el 55,0% de los votantes que se decantaron por ellos en 2016.”

    Kiko Llaneras : Cuatro gráficos que explican el voto de los pensionistas españoles

    http://www.elespanol.com/actualidad/cuatro-graficos-que-explican-el-voto-de-los-pensionistas-espanoles/

    Alejandra Olcese: Los pensionistas se pasan del PP al PSOE pese a que la mayoría se define como “conservadores” . El trasvase de votos de los mayores de 65 años se produce en plena polémica por las pensiones y cómo solucionar el déficit de la Seguridad Social

    https://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/pensionistas-PP-PSOE-CIS-encuesta-elecciones-generales_0_1234677187.html

    Ignacio Varela: En esta última oleada de IMOP para El Confidencial, el 72% asegura que su probabilidad de ir a votar es máxima: 10 sobre 10. Si eso se confirmara el 28 de abril, habría en las urnas algo más de 25 millones de votos. Pero de esos que anuncian su segura participación, solo el 65% dice tener su voto ya decidido; y el 16% de estos no declara a qué partido votará

    https://blogs.elconfidencial.com/espana/una-cierta-mirada/2019-04-08/elecciones-generales-tracking-movilizacion-indecisos_1928742/

     

    Carmen Torres: Los indecisos, ‘primer partido’ según el CIS

    https://www.elindependiente.com/politica/2019/04/09/los-indecisos-primer-partido-en-el-cis/

    Iñaki Pardo: Las fronteras del voto a izquierda y derecha. El PP se disputa el voto con Ciudadanos y el PSOE con Unidos Podemos, sobre todo, y con el partido de naranja en menor medida

    https://www.lavanguardia.com/politica/20190409/461566152645/barometro-cis-elecciones-generales-indecisos-izquierda-derecha-dudas-partidos.html

    Juan Ruiz: Sánchez se volcará en Catalunya durante la campaña del 28-A. El presidente protagonizará cuatro mítines en la autonomía, más que en ningún otro territorio

    https://www.elperiodico.com/es/politica/20190409/sanchez-cataluna-campana-elecciones-generales-2019-7398526

     

    Elplural.com : Narciso Michavila, sociólogo y director de GAD3, ha criticado con dureza la macroencuesta del CIS su archienemigo José Félix Tezanos: “Se lo podía haber ahorrado”Considera que los porcentajes de voto podrían ser viables, pero no así el reparto de escaños, máxime con una horquilla de 16 diputados

    https://www.elplural.com/politica/espana/michavila-contra-el-cis-de-tezanos-se-lo-podia-haber-ahorrado_214151102

    Marcos Pardeiro: Convencidos de que las encuestas están en lo cierto y de que el PSOE va en cabeza, los estrategas socialistas han enviado instrucciones muy claras a todos sus candidatos: lo importante es no meter la pata e intentar que la campaña pase “cuanto antes”. Y en eso están centrados PSC y PSOE: en hacer una campaña plana, sin medidas estrellas y sin riesgos innecesarios

    https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/la-estrategia-de-pedro-sanchez-que-la-campana-acabe-cuanto-antes_617144_102.html

    Jose Antonio Zarzalejos: La contracampaña de Sánchez y sus cinco claves. Un rasgo podría lesionar la apuesta del juego preelectoral de Sánchez: la vibración de prepotencia que transmite, de que la partida es suya, de que lleva mano de naipes ganadores

    https://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2019-04-09/contracampana-electoral-sanchez-cinco-claves_1930378/

    Pablo García: Álvarez de Toledo, Javier Maroto, Coalición Canaria… los que pueden perderlo todo . Unidas Podemos se quedaría en blanco en las dos Castillas y Cantabria, mientras que Compromís solo tendría asegurado un escaño en Valencia

    https://www.elindependiente.com/politica/2019/04/09/alvarez-de-toledo-coalicion-canaria-pp-vasco-los-que-pueden-perder-todo/

     

    Daniel Gomez: Pacma, el Partido Animalista contra el Maltrato Animal, fue la otra gran sorpresa en el Barómetro Preelectoral del CIS. Podría conseguir hasta dos diputados, uno por Barcelona, y otro por Valencia, para, por primera vez en su historia, tener representación en el Parlamento

    https://alnavio.com/noticia/18218/actualidad/el-partido-de-los-animales-los-veganos-y-el-medio-ambiente-puede-hacer-historia-en-espana.html

    Marta Paredes: Lo dice el CIS: en España un 69% de la población se declara católica. Un 21,1% de los españoles es practicante frente a un 47,9% de cristianos que no lo son. Ahora bien, las cifras han ido aumentado según los sondeos. Las encuestas abrieron 2018 afirmando que un 68,5% se confiesa católico y mantienen una media de 67,73% desde entonces hasta el mes pasado

    https://www.hispanidad.com/confidencial/cis-sorprendente-aumenta-el-numero-de-catolicos-en-espana_12009006_102.html

    Laura Galaup: Grandes urbes y antiguos feudos del PP: las provincias que apostarán por Vox el 28A, según el CIS

    https://www.eldiario.es/politica/Grandes-PP-provincias-Vox-CIS_0_886811971.html

    Carmelo Jordá: Madrid, La Rioja, dudas entre PP y PSOE… los datos más inverosímiles del CIS de Tezanos

    https://www.libertaddigital.com/espana/politica/2019-04-09/madrid-la-rioja-dudas-entre-pp-y-psoe-los-datos-mas-chocantes-del-cis-de-tezanos-1276636343/

    Rodrigo Carretero: Hay un 0,9% de los españoles que sitúa a Vox en la extrema izquierda y otros datos locos del CIS

    https://www.huffingtonpost.es/entry/hay-un-09-de-los-espanoles-que-situa-a-vox-en-la-extrema-izquierda-y-otros-datos-locos-del-cis_es_5cac779de4b01b34503b481c?utm_hp_ref=es-homepage

    Francesc Moreno : El pacto entre PSOE y Ciudadanos, la alternativa más inclusiva y estable

    https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/pacto-psoe-ciudadanos-alternativa-inclusiva-estable_235602_102.html

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    CANTI DI PRIGIONIA

     

    Luigi Dallapiccola, músico italiano, escribió estos sobrecogedores Cantos de prisión” entre 1938 y 1941 como protesta al auge del fascismo en Italia, sobre tres personajes injustamente encarcelados.

     

     

    1. Manlio Boecio (477-524)  Girolamo Savonarola (1452-1498)

     

    Luigi Dallapiccola (1904-1975): Canti di prigionia.

1. Plegaria de Maria Stuardo
 2. Invocación de Boecio  3. Despido de Girolamo Savonarola



    1. O Domine Deus! Speravi in Te. O care mi Jesu! Nunc libera me in dura catena, in misera poena, desidero Te. Languendo, gemendo et genu flectendo, Adoro, imploro, ut liberes me.
2. 
De Boecio, De consolatione philosophiae:
Felix qui potuit boni fontem visere lucidum, felix qui potuit boni Terrae solvere vincula.

3. De Girolamo Savonarola, Meditatio in psalmum In Te Domine speravi:
Premat mundus, insurgeant hostes, nihil timeo quoniam in Te Domine speravi, quoniam Tu es spes mea, quoniam Tu altissimum posuisti refugium tuum.


    Canti di prigionia, New London Chamber Choir, James Wood, director del coro;
Ensemble InterContemporain, director Hans Zender:


     

    https://youtu.be/fi5g5aExN7U

    LA AGENDA DEL ENSAYO  de Margarita Vidal

    Librería Alejandría www.alejandriapozuelo.com

    Antoni Bayona: No todo vale: La mirada de un jurista a las entrañas del procés

    https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20190129/4687826599/el-exletrado-mayor-del-parlament-publica-el-libro-no-todo-vale-sobre-el-proceso-soberanista.html

    Jonathan Haidt: La mente de los justos. Por que la política y la religión dividen a la gente sensata

    https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=wm#inbox/FMfcgxwCgCLkWkhcqhwpDbtDqkdbhdnG

     

    LA JUBILACIÓN, A LOS 70 AÑOS

    https://elpais.com/economia/2018/03/22/actualidad/1521756121_566253.html

    https://www.bbva.com/es/edad-jubilacion-nos-retiraremos-70/

     

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/6365482/01/15/La-Agencia-de-Empleo-alemana-propone-una-jubilacion-voluntaria-con-70-anos.html#.Kku8VdpgEEswgP1

    https://www.libremercado.com/2018-11-22/edad-de-jubilacion-a-los-70-anos-japon-ya-lo-plantea-1276628656/

    Enrique Morales: Aluvión de jubilaciones en la policía local a los 60 años con el salario casi intacto

    https://www.lainformacion.com/espana/condiciones-para-jubilacion-de-policia-local-y-nueva-oferta-de-empleo/6496921/

    Iñigo de Barron : “a jubilación acabará fijada en los 70 años en no mucho tiempo”, según el Círculo de Empresarios

    https://elpais.com/economia/2018/07/05/actualidad/1530788904_017027.html

     

    Jose Antonio Herce: Por que debe aumentar la edad de jubilación

     

    http://www.revistadelibros.com/discusion/por-que-debe-aumentar-la-edad-de-jubilacion?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20170517

    Una primera razón para no rebajar la edad de jubilación: no resolveremos el desempleo de los jóvenes jubilando anticipadamente a los mayores y agravaremos el problema de sostenibilidad de las pensiones. Retrasar la edad de jubilación es, y me pongo estupendo, una obligación moral de nuestra especie, al menos en dos sentidos. En primer lugar, de cada uno frente a sí mismo, para equilibrar un ciclo vital que no debería ser cada vez más ocioso. Y, por otra parte, en el plano generacional, para no desplazar la carga excesiva hacia los jóvenes en beneficio de los mayores. Aunque ya sé que hay mucha gente que no quiere saber nada de la evolución y, todavía más, que tampoco quiere saber nada de argumentos morales.Pero la principal razón para retrasar la edad de jubilación más allá de los sesenta y siete previstos hoy en España, incluso de hacerlo pari passu con el avance de la esperanza de vida, es que vidas más largas en jubilación no pueden pagarse con la mecánica financiera de los sistemas de pensiones públicas de reparto similares al español. No merece la pena extenderse. Todos los países del mundo contemplan aumentos en la edad de jubilación. El Parlamento sueco lleva debatiendo desde 2013 si esta debe situarse entre los setenta y cinco y los ochenta años”

    David Garcia Maroto :Los problemas que atraviesa el sistema público de pensiones español se podrían resumir en que mientras que la ciencia permite ampliar poco a poco la esperanza de vida de los jubilados, la Seguridad Social no logra encontrar la fórmula para pagar más prestaciones durante más tiempo, sin menoscabar su nivel de vida ni poner en riesgo la solvencia del sistema.  Y la ciencia cada día corre más

    http://www.elindependiente.com/economia/2016/10/13/pensiones-presion-esperanza

    Miguel Angel Valero : España alcanza su máximo histórico de envejecimiento, con 120 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16

    https://www.diarioabierto.es/418022/espana-alcanza-su-maximo-historico-de-envejecimiento-con-120-mayores-de-64-anos-por-cada-100-menores-de-16

    “En la actualidad, la edad de ingreso al empleo es cada vez más elevada. Sin embargo, la discriminación comienza poco después de los 40 años, propiciando una salida temprana del mercado laboral. Si a ello añadimos que la esperanza de vida está en máximos históricos, la conclusión es que las personas están más tiempo inactivas que activas a lo largo de su vida.  Con todo ello, llegar a los 35 años cotizados se torna complicado y, quien llega, sólo genera un 33% del importe total de la jubilación, con lo que la situación se vuelve insostenible”, explica el director general de la Fundación Adecco.Mesonero resalta la necesidad de estimular la participación de los segmentos de la población hasta ahora más inactivos (mujeres, personas con discapacidad, entre otros), para compensar la falta de relevo generacional y garantizar la sostenibilidad de las pensiones y del Estado del bienestarLla edad laboral tiende a incrementarse, de modo que los trabajadores se jubilarán cada vez más tarde. “Es la consecuencia lógica de una nueva coyuntura económica y demográfica, en la que la esperanza de vida está alcanzando cifras récord. Sin embargo, resulta incongruente que los profesionales de más de 55 años sigan percibiéndose como obsoletos y estén expuestos a la exclusión laboral por su edad. En este sentido, urge renovar la visión que se tiene de un trabajador senior, haciendo hincapié, poniendo en valor cualidades como la experiencia, la madurez o la templanza y reforzando sus conocimientos para que no se tornen obsoletos. Además, hay que insistir en la riqueza que supone el intercambio generacional para cualquier organización. De hecho, en países como Japón apuestan por contratar septuagenarios, por considerar que tienen una mayor conciencia del trabajo, un reforzado sentido de la responsabilidad y una mayor capacidad de esfuerzo, algo que se complementa muy bien con el espíritu innovador y la frescura de los jóvenes”

    Borja Suarez: La situación financiera de la Seguridad Social: datos, diagnóstico y soluciones

     

    http://agendapublica.es/la-situacion-financiera-de-la-seguridad-social-datos-diagnostico-y-soluciones/

     

    Pedro Biurrun :26J: no son los pensionistas, son las pensiones

    http://www.expansion.com/blogs/estadistica-pollo/2016/05/23/26j-no-son-los-pensionistas-son-las.html

    Juanma Lamet: El Programa electoral de Pablo Casado dice que favorecerá  el envejecimiento activo y la prolongación voluntaria de la vida laboral más allá de la edad ordinaria de jubilación». Para ello se proponen dos medidas. La primera, que los trabajadores que alcancen la edad legal de jubilación puedan aplicar una exención en el pago del IRPF -con un límite de renta- cuando continúen su actividad profesional sin cobrar la pensión de jubilación. La segunda: «Haremos compatible la percepción de un porcentaje ascendente de la pensión de jubilación con el desarrollo de una actividad laboral por cuenta propia o ajena». Así, una persona de 67 años que siguiera trabajando cobraría su salario y, además, un porcentaje de su pensión

    https://www.elmundo.es/espana/2019/04/09/5cabac22fdddff5a978b4676.html

     

    Carlos C. Ungria: España  está envejeciendo a marchas forzadas y acumula 14 años consecutivos perdiendo juventud, tras alcanzar en 2003 los 9,39 millones de habitantes de estas edades. Desde entonces, esta cifra ha descendido anualidad tras anualidad. Y el pronóstico del INE para 2017 no mejora: ha publicado un dato provisional de población, que detalla una nueva caída hast los 7,07 millones

     

    http://www.bez.es/707327298/Espana-envejece-pierde-dos-millones-de-jovenes-en-una-decada.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=20&tipo=3&identificador=707327298&id_boletin=887943141&co_suscriptor=625445112

     

    Javier Garcia Echegaray : La población mayor de 65 años está incrementando su peso desde el 12% que registraba en 1987 al 19% de la población total en la actualidad. Esta tasa es casi idéntica a la de los menores de 20 años, cuando hace tres décadas era menos de la mitad

    http://www.libremercado.com/2017-05-21/galicia-asturias-cantabria-y-pais-vasco-son-las-regiones-mas-envejecidas-de-espana-1276599357/

    Jose Luis Fernandez: Los datos actuales en España muestran que la población mayor de 65 años se sitúa alrededor del 17% de la población total, con más de 7 millones , de las que aproximadamente un 25% son octogenarias.Según las proyecciones realizadas por el INE, En España, en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años y en el año 2050 las personas mayores de 65 años estarán por encima del 30% de la población (con casi 13 millones) y los octogenarios llegarán a ser más de 4 millones, lo que supondría más del 30% del total de la población mayor.Estas estimaciones son aun más pesimistas en estudios internacionales de prospectiva y en las proyecciones llevadas a cabo por la (ONU, que sitúan a España en el año 2050 como el país más envejecido del mundo, de cuya población el 40% se situaría por encima de los 60 años. (Population Ageing and Development 2009: www.unpopulation.org).

    http://www.fgcsic.es/lychnos/es_es/articulos/envejecimiento_poblacion


    ”Para enmarcar las cifras del envejecimiento en el contexto de la Unión Europea, se muestra la proyección realizada por el Eurostat en el año 2004 para los 25 países miembros, donde se dividen
    por grupos de edad de la población durante un periodo de tiempo de 100 años, desde 1950 hasta 2050. En esta prospectiva, se aprecia un aumento en la estructura de la población que representan los grupos de edad más avanzada, de 65 a 79 años y de 80 años en adelante. De tal forma que del 10% que representaba este grupo de población en 1950 pasa hasta casi el 33% previsible para el 2050. (Características y retos del envejecimiento de la población: La perspectiva europea, de Par Asghar Zaidi: http://www.euro.centre.org). (Gráfico 1).

     

    Si se lleva a cabo un análisis de los datos focalizado sobre España en comparación con el resto de países de la UE (ver gráfico 2), se observa cómo el fenómeno del envejecimiento poblacional parece más acentuado. La población de mayor edad en España, según estas estimaciones, experimentará de forma general un crecimiento más rápido que la media del resto de países europeos. En el gráfico, se muestra la evolución en porcentaje del crecimiento del grupo de población mayor de 65 años, donde se aprecia que más o menos de la década de los 80 en adelante, se produce una aceleración en el crecimiento de este grupo de población con respecto a la media de los países europeos.Se observa, de la misma manera, que además de producirse el fenómeno de envejecimiento de una forma generalizada en la sociedad europea, en determinados países, como es el caso español, se produce de una forma más acentuada. Por lo tanto, el hecho de abordar los retos de una población en proceso de envejecimiento se planteará en algunas sociedades antes que en otras.
    Otro aspecto que debemos considerar, tras observar el gráfico, es que
    el grupo de población de edad media comprendida entre los 15 y los 64 años está disminuyendo. Esto implica la posibilidad de que en el futuro nuestra población pueda contar con una proporción más reducida de personas profesionalmente activas. Este efecto de decrecimiento poblacional es uno de los principales retos que tendremos que afrontar en un futuro a medio-largo plazo, y puede suponer un importante desafío para que las economías europeas lleguen a ser competitivas y continúen desarrollándose en un entorno de crecimiento de la población a nivel global”

     

    Miguel Córdoba Bueno &  Gema Fernández-Avilés Calderón  & Carmen García Centeno : En  2019 ¿sería la quiebra del sistema público de pensiones?

     

    https://www.revistadelibros.com/discusion/2019-la-quiebra-del-sistema-publicode-pensiones

     

    Es sostenible nuestro sistema de pensiones públicas?

    La sostenibilidad de los sistemas de pensiones es, cada vez más, un tema de vital importancia y de amplia discusión en las sociedades desarrolladas. Ello se debe a que las pensiones de jubilación constituyen la fuente de renta más importante de los jubilados, en parte porque en muchos casos la recepción de una pensión de jubilación es incompatible con la actividad laboral, en parte porque estas transferencias podrían llegar a desincentivar el ahorro individual para la jubilación. Además, las pensiones de jubilación suponen la mayor partida del gasto público en protección social, cuya financiación recae fundamentalmente sobre el factor trabajo, especialmente sobre las cotizaciones sociales de empresas y trabajadores, si bien hay una parte (12,22% en 2014) que se sufraga con los impuestos generales (cotizaciones de desempleados). Pero, ¿por qué supone una amenaza la posible quiebra del sistema actual de pensiones? Una posible explicación puede encontrarse en el hecho de que el envejecimiento de la población genera una subida del número de pensionistas por cada empleado; lo cual, a su vez, debería causar un aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social por empleado o una disminución de las pensiones medias pagadas a los jubilados, o ambas cosas a la vez, aunque de facto no sucede así, ya que las pensiones, por motivos políticos y sociales, son rígidas a la baja. Este rasgo negativo, común al conjunto de los países de la Unión Europea, se agrava en el caso de España, ya que ocupa el penúltimo puesto en cuanto a tasas de natalidad y el primero en cuanto a esperanza de vida. De hecho, el imparable cambio demográfico se halla en la raíz de los problemas del sistema de pensiones públicas.Cuando se diseñaron la mayoría de los sistemas públicos de pensiones a principios del siglo XX, la mayor parte de la población era pobre, la longevidad estaba poco extendida y predominaba la estructura familiar tradicional, caracterizada por la estabilidad de unas unidades familiares en las que sólo el «cabeza de familia» participaba en el mercado de trabajo. Sin embargo, un siglo después, el panorama es totalmente diferente, pues están produciéndose cambios demográficos y socioeconómicos que cuestionan la viabilidad de los sistemas de pensiones contributivas. Este escenario ha provocado que, desde comienzos de los años ochenta, se haya abierto un debate ininterrumpido sobre la necesidad de ajustar los sistemas de pensiones contributivas a la nueva realidad económica y social.

    Los principales aspectos a considerar serían:

    1) El problema de las transferencias intergeneracionales que se derivan de los sistemas públicos de pensiones actuales, en el sentido de si son o no compatibles con la estabilidad económica y política bajo el nuevo escenario demográfico, sobre todo en un mundo con libertad de circulación de capitales y de trabajadores. En puridad, cada generación debería ser capaz de equilibrar ingresos y gastos, y solamente debería asumir algún déficit temporal siempre y cuando tuviera una expectativa fundada de cubrirlo con superávits futuros no asumidos por generaciones futuras.

    2) La reforma de los sistemas actuales que permitan que las generaciones futuras de jubilados puedan disfrutar de un cierto nivel de renta en el nuevo escenario demográfico y económico sin que se perjudique la estabilidad económica y política. En suma, crear un modelo básico de sostenibilidad en el que se tengan en cuenta todas las variables que afectan al objetivo perseguido.

    3) La transición a sistemas alternativos de pensiones, especialmente a sistemas de capitalización, a partir de un sistema de reparto como los actuales.

    4) La viabilidad política de las propuestas de reforma de los sistemas de pensiones basadas en la transición hacia sistemas de capitalización en países democráticos donde dominan las preferencias del denominado «votante mediano», tal y como planteó Duncan Black en 1948 en un artículo sobre la teoría de la elección social.

    En España, el primer sistema público de pensiones de jubilación (Retiro Obrero Obligatorio) data de 1919 y, al igual que en otros países, a partir de esa fecha el gasto en pensiones ha ido creciendo hasta suponer la mayor parte del gasto estatal en protección social. No obstante, a pesar de que dicho gasto en España es aún inferior al de la media de la Unión Europea, el debate sobre las pensiones en España está cada vez más presente y fue particularmente intenso durante la segunda mitad de la década de los años noventa, concluyendo en abril de 1995 con la aprobación en el Congreso de los Diputados del Informe de la Ponencia para el análisis de los problemas estructurales del sistema de Seguridad Social y de las principales reformas que deberían acometerse, informe que es conocido como «Pacto de Toledo».Tras este notable avance, apenas se ha ido más allá de meras reformas paramétricas1 (recogidas en la Ley 24/1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social y en la Ley 35/2002, de 12 de junio, de medidas para el establecimiento de un sistema de jubilación gradual y flexible), sin llevar a cabo una evaluación completa de los costes y beneficios de reformas más ambiciosas en el sistema de Seguridad Social.

    Evolución previsible de la población

    Según las nuevas proyecciones proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística (2014-2064), poco a poco va agudizándose el envejecimiento de la población española. Habría que preguntarse si este hecho debiera preocupar a los gobernantes, ya que, si a este incremento del envejecimiento se añaden los efectos de la crisis económica (lo que supone una caída de impuestos, cotizaciones, etc.), sostener el sistema de pensiones se convertirá en un problema inmediato, que se acentuará con el tiempo a medida que nuevas generaciones de jubilados se incorporen al sistema, incrementando el coste de las prestaciones, tal y como puede verse en la Figura 1.

    Figura 1. Población por sexo y edad: España, 2014-2054

     

    En la figura anterior, podemos observar que las expectativas de la estructura de edades entre hombres y mujeres son bastante parecidas, pero que, según van avanzando los años, y debido sobre todo al aumento de la esperanza de vida y a la menor tasa de natalidad, el porcentaje de personas con avanzada edad aumenta consta ntemente, llegando el número de personas que tengan setenta y siete años en 2054 a doblar el número de personas que tengan cuarenta años en aquella fecha. En suma, una población en edad laboral muy inferior a una población jubilada tendrá que hacerse cargo del mantenimiento de esta última, lo cual genera a priori el problema de sostenibilidad suscitado.Con la llegada de inmigrantes, la situación se enmascaró al ascender ligeramente la natalidad, ya que muchos de los nacimientos a nivel nacional eran atribuibles a los inmigrantes que llegaban a España y que tenían una tasa de natalidad claramente superior a la de los españoles.El problema del envejecimiento de la población española, tiene una doble lectura. Por una parte, por haber alcanzado una de las tasas de esperanza de vida más altas del mundo (con datos de 2014, las españolas son las mujeres más longevas de Europa con ochenta y cinco años de expectativa de vida al nacer). Por otra, debido a la reducción de la natalidad, en buena medida, por la incorporación de la mujer a la actividad laboral. Estos dos factores, que entraron en juego en las últimas décadas, ya llevan tiempo dibujando un escenario de envejecimiento progresivo de la sociedad. El inesperado aluvión de inmigrantes de la pasada década maquilló temporalmente el problema, pero la acelerada vuelta a sus países de origen de muchos extranjeros expulsados por la crisis, unida al fenómeno de la obligada salida de españoles en edad laboral en busca de empleo en otros países, ha puesto de manifiesto la cruda y evidente realidad que vive el sistema de pensiones español en estos momentos.En las Figuras 2 y 3 pueden verse las previsiones del Instituto Nacional de Estadística en relación con los nacimientos y las defunciones para el próximo medio siglo:

    Figura 2. Nacimientos de madre residente en España por edad de la madre y año

     

    Figura 3. Proyecciones de nacimientos de madre residente en España versus defunciones de residentes en España

     

    En la Figura 3 podemos observar que el futuro demográfico español raya en lo dramático. En tan solo cuarenta años, las defunciones se incrementarán de cuatrocientas mil a quinientas mil personas por año, debido al lógico aumento de la población en la franja de edad más avanzada, pero los nacimientos de españoles que deberían reponer esas defunciones irán disminuyendo constantemente, pasando de cuatrocientos mil a doscientos cincuenta mil niños nacidos anualmente.Con una tasa de reposición poblacional tan escasa, no será posible sostener el elevado volumen de población que ocupará la franja de edad más avanzada. De hecho, lo peor (en cuanto a la estructura demográfica) está por llegar. Y este escenario se planteará a partir de la década de 2030 y, sobre todo, de las de 2040 y 2050, cuando empiecen a jubilarse en masa los babyboomers. Será entonces cuando las generaciones con mayor número de personas vayan dejando el mercado laboral mientras, por debajo, unas cohortes sensiblemente más reducidas deban soportar el coste de la atención de las pensiones y sus cuidados sociosanitarios.Ese será el momento de mayor tensión en la estructura demográfica, hasta que, a medida que vayan falleciendo las generaciones citadas, se imponga una estructura de población que no será ni piramidal ni con forma romboide, sino una especie de árbol con un ancho tronco que va perdiendo la copa, y en el que apenas habrá diferencias en el número de habitantes de las diferentes cohortes de edad.Habrá que esperar probablemente una generación más para que esta franja aligere su peso y pueda ser soportada por la tasa de nacimientos, pero ello supondrá que la población española en su conjunto habrá disminuido notoriamente, lo cual, a los efectos de soporte del sistema productivo global, generará nuevas alertas de índole económica, que no son el objeto del presente trabajo.Esto es lo que apuntan las predicciones a largo plazo, unas proyecciones estadísticas que se elaboran a partir de las tendencias demográficas del momento, y que podrían variar, no tanto en los aspectos relativos a las tendencias de natalidad y mortalidad, las más rígidas y previsibles, sino en el saldo migratorio, mucho más volátil y directamente ligado al desarrollo económico o a las crisis derivadas de los conflictos bélicos.

    Metodología

    Teniendo en cuenta la información de la población, se ha procedido a estimar un modelo dinámico utilizando mínimos cuadrados generalizados (MCG). Este modelo estimará la evolución tanto de los ingresos como de los gastos de la Seguridad Social en pensiones con el fin de poder predecir en qué momento puede llegar a producirse una quiebra del sistema debido al desajuste entre sus ingresos y sus gastos. Así, para la obtención de los ingresos, se ha estimado un modelo para los afiliados a la Seguridad Social y otro para la recaudación vía cotizaciones sociales. Asimismo, para la obtención de los gastos, se ha estimado un modelo diferente para cada uno de los tipos de personas que reciben una pensión, así como de la pensión media que perciben, ya que su comportamiento es diferente a lo largo del tiempo.Con carácter general, el modelo estimado2 pretende captar la inercia de una variable Yt, la cual irá cambiando en función de las variables estudiadas para la obtención de los ingresos o de los gastos. Esta variable, en el caso de los gastos en pensiones de la Seguridad Social, representa, por un lado, para los modelos creados para estimar el número de personas que tienen derecho a una pensión contributiva, las correspondientes a jubilaciones, viudedad, incapacidad permanente, orfandad y favores familiares; y, por otro, la pensión media que corresponde a cada uno de estos grupos. Dentro de este ámbito, también se han estimado las pensiones no contributivas (PNC) y su importe medio. En el caso de los ingresos de la Seguridad Social, representa para unos modelos el número de afiliados totales y el número de afiliados en desempleo y, para otros, los ingresos recaudados de ellos.

    Análisis de resultados

    Para analizar el equilibrio del sistema público de pensiones hay que analizar, por un lado, los cotizantes y sus aportaciones para financiar las pensiones presentes y, por otro, los pensionistas (en nuestro caso, será el número de pensiones, ya que hay pensionistas que perciben más de una pensión) y las pensiones que perciben. Posteriormente, se harán proyecciones hasta el año 2050, ya que los cotizantes actuales irán convirtiéndose sucesivamente en pensionistas y percibirán su pensión correspondiente en función de las cotizaciones de los individuos que en ese momento se encuentren en activo.

    Gastos: evolución de los pensionistas y de su pensión media

    Existen dos tipos de pensiones: las contributivas (PC) y las no contributivas (PNC). Dentro de las PC, existen cinco clases: incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares. Las de incapacidad permanente recogen la pensión percibida por el trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitiva, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. Las de jubilación consisten en la pensión vitalicia concedida a los trabajadores en las condiciones, cuantía y forma que reglamentariamente se determinan, cuando, alcanzada la edad establecida, cesen o hayan cesado en el trabajo. Las de viudedad, orfandad, pensión vitalicia o subsidio temporal en favor de familiares están formadas por aquellas pensiones que se otorgan a otra persona en caso de muerte del trabajador, cualquiera que fuera su causa. Las PNC engloban aquellas prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo.Para analizar la evolución de las pensiones, se han utilizado datos mensuales3 desde el año 2008. Esta información4 ha sido facilitada por la Sección Estadística sobre Pensiones de la Seguridad Social del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Del análisis realizado se infiere que existe una elevada inercia entre el número de pensiones en un período y su pasado inmediato, con independencia del tipo de pensión analizada. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción del número de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta que hay pensionistas que reciben más de una pensión (normalmente de viudedad), y que actualmente hay una ratio de 1,1 pensiones por pensionista.De acuerdo con estos resultados, en el período muestral analizado, se mantiene una importante y, por otro lado, lógica relación entre la pensión media recibida entre períodos de tiempo consecutivos, con independencia de la clase de pensión analizada. Por otra parte, en todos los tipos de pensiones contributivas se aprecia que la estacionalidad es significativa en el primer mes del año, que es el momento en el que se han actualizado las pensiones de acuerdo con el modelo implementado por el Gobierno. En las pensiones no contributivas, la estacionalidad significativa corresponde a los meses en que se incluye la paga extra, habida cuenta de que no existe diferencia estacional en el pago de pensiones contributivas y no contributivas: es decir, la prestación se realiza en ambos casos en catorce pagas. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción de la pensión media correspondiente a los diferentes tipos de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta una serie de hipótesis que posteriormente se comentarán.Estimados los modelos para las pensionistas de las diferentes categorías de pensión, así como a sus correspondientes pensiones medias, se ha procedido a realizar proyecciones respecto a su comportamiento futuro teniendo en cuenta las siguientes hipótesis:

    1. a) Respecto a los pensionistas: el crecimiento del número de personas que tienen una incapacidad permanente, pensión de orfandad o en favor de familiares no va a tener un comportamiento muy diferente del que ha mantenido hasta el momento, mientras que el número de personas que percibirán las pensiones de jubilación y de viudedad irá creciendo de acuerdo con la evolución de la pirámide poblacional.
    2. b) Respecto a la pensión media: las correspondientes a pensiones contributivas van a seguir el mismo comportamiento que en la actualidad, con un incremento anual del 1,0022% del IPC (teniendo en cuenta que las generaciones presentes y futuras están percibiendo y, previsiblemente, van a percibir un salario más bajo en términos reales que el de las generaciones pasadas, lo que comportará la percepción de una prestación menor en el futuro, lo cual a su vez permitirá que, a los efectos del coste global de las pensiones, el incremento de las personas jubiladas se vea en parte compensado con una menor prestación individual que percibirán en términos medios los futuros jubilados).
    3. c) Respecto al total de gasto correspondiente a las pensiones no contributivas, se ha establecido el supuesto de que éstas irán disminuyendo (el valor estimado de la tendencia es negativo) en los siguientes diez años, momento a partir del cual se estancarán.

    En función de los modelos estimados y de estas hipótesis, se han estimado los gastos de las Seguridad Social correspondientes al total de las pensiones (contributivas más no contributivas). La Tabla 1 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre y la Figura 4 su proyección hasta el año 2050.

    Tabla 1. Predicciones del gasto mensual total de la Seguridad Social en pensiones (en miles)

     

    Figura 4. Evolución del gasto total en pensiones de la Seguridad Social (2008-2052)

     

    Como puede apreciarse, existe una clara tendencia creciente del gasto total en pensiones. Para poder estimar si se produce un desequilibrio con los ingresos y, en el supuesto de que así ocurriera, en qué momento se produciría dicho desequilibrio, en el apartado siguiente se procederá a estimar cuál es la evolución de los afiliados y de los ingresos que obtendrá de estos la Seguridad Social.

    s: evolución de los afiliados y de los ingresos por cotizaciones

    El dinero necesario para pagar las pensiones contributivas se obtiene de lo que pagan los autónomos, los asalariados y las empresas en que trabajan estos últimos. España se ha visto afectada en los últimos años por la situación económica, lo cual ha supuesto un incremento del número de personas desempleadas, lo que a su vez implica que las aportaciones de cotizaciones sociales hayan disminuido y que hayan aumentado los cobros por subsidios. Ha habido, por tanto, menos personas contribuyendo al equilibrio del sistema, y más recibiendo prestaciones.Para determinar los ingresos de los cotizantes, es necesario saber cuál es el número de personas afiliadas, desglosándolas en dos categorías: afiliados ocupados y afiliados desempleados; así como determinar cuáles son los ingresos que de ellas se obtienen. Para analizar la evolución de los ingresos de los afiliados se han utilizado datos mensuales5 desde el año 2005. Esta información ha sido obtenida de los resúmenes mensuales de la ejecución del presupuesto de ingresos correspondientes al Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Los resultados estimados corregidos de autocorrelación y de heterocedasticidad recogen los ingresos totales de los afiliados y los correspondientes a los afiliados totales y a los afiliados en desempleo6.Los resultados obtenidos por los modelos estimados para la recaudación que procede del total de los afiliados, así como la parte correspondiente a la aportación del Estado, muestran que existe una importante relación entre los ingresos recibidos en un período y los recibidos en el período anterior. Por otro lado, la estacionalidad significativa muestra la caída que se produce en la recaudación. Además, se han incluido dos valores atípicos significativos en los años 2006 y 2007. Estos modelos obtenidos pueden considerarse fiables y adecuados para obtener cuál sería la predicción de la recaudación en las próximas décadas.En función de estos modelos se han estimado los ingresos de la Seguridad Social correspondientes al total de las cotizaciones. La Tabla 2 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre (no el acumulado del año).

    Tabla 2. Predicciones del Ingreso total mensual de la Seguridad Social por cotiza ciones (en millones)

    Como era de esperar, la recaudación de los afiliados no va a aumentar, ya que, al ir envejeciendo la población, el número de cotizantes será menor. Esta recaudación tiende a descender ligeramente, estabilizándose alrededor de los ocho mil millones mensuales de recaudación. Para comprobar si esta previsión de ingresos es suficiente para hacer frente a los gastos de cotizaciones de la Seguridad Social, se procederá a su análisis en el siguiente punto.

    ¿Existe equilibrio entre gastos de pensiones e ingresos de cotizaciones?

    Teniendo en cuenta los cambios poblacionales, que indican que cada vez va a ser mayor el número de pensionistas (no cotizantes) y menor el número de cotizantes, así como los resultados estimados anteriores, que reflejaban una clara tendencia creciente de los gastos totales en pensiones que no va a ir acompañada del mismo crecimiento en los ingresos, la quiebra en el sistema de pensiones de la Seguridad Social podría no estar lejana. Para determinar en qué momento va a producirse esta insostenibilidad, en la Figura 5 se representa la diferencia entre los ingresos y los gastos. La línea continua indica que los ingresos obtenidos de los cotizantes no son suficientes para pagar las pensiones. Si va utilizándose el fondo de reserva, pueden ir cubriéndose estos desajustes hasta que se agote en 2019 (línea discontinua).

    Figura 5: Diferencia entre ingresos de cotizantes y gastos de pensionistas en la Seguridad Social (en millones)

    La Figura 5 muestra también que desde hace tres años (2012-2014), los gastos de pensiones de la Seguridad Social son mayores que los ingresos, y ha sido necesario recurrir al Fondo de Reserva7 para cuadrar el presupuesto, concretamente 15.300 millones solamente en 2014, tal y como puede observarse en la Tabla 3:

    Tabla 3. Fondo de reserva (en millones de euros)

     

    Lo anterior sup one que el sistema de pensiones de la Seguridad Social, si no tiene otras fuentes de financiación, entraría en quiebra cuando se acabara el dinero del Fondo de Reserva. Por tanto, a partir de ese momento, en caso de que el importe de las pensiones contributivas fuese superior a las cotizaciones realizadas (cuya diferencia es lo que se conoce como complemento a mínimo), el dinero necesario para pagarlas tendría que salir de los Presupuestos del Estado.Por consiguiente, podemos concluir que el déficit de la Seguridad Social podría solventarse durante los próximos años con el Fondo de Reserva. Sin embargo, este fondo sólo cubriría este déficit hasta el año 2019, momento a partir del cual se produciría la quiebra del sistema de pensiones, tal y como se conoce, y quedaría únicamente la apelación al déficit público, en un determinado porcentaje del PIB.Pero la apelación al déficit público también tiene sus limitaciones, ya que existen compromisos oficiales con la Unión Europea, y el déficit público no puede ser el que necesite nuestro sistema económico. En la Tabla 4 se indica el impacto que tendría el déficit de pensiones de nuestra Seguridad Social (de seguir así las cosas) en el déficit público de la economía española:

    Tabla 4. Impacto del déficit de las pensiones en el déficit público (en millones de euros)

    Como podemos ver, será creciente y supondrá ya el 1,4% del PIB el año siguiente a aquel en que se agote el Fondo de Reserva. Pero quince años después, en 2035, superará el 3% del PIB (al margen del déficit público que generará de forma natural con nuestra economía), y será claramente insostenible, produciéndose la quiebra del sistema.

    Discusión de medidas para corregir la situación

    La situación descrita en el punto anterior evidencia la falta de sostenibilidad del sistema actual de pensiones, teniendo en cuenta, además, que más del 12% de las aportaciones actuales ya las soportan los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con las cotizaciones de los desempleados. Para el año 2050, la aportación tendrá que ser superior al 30% de las cotizaciones sociales, lo cual generará un déficit público estructural (3,74% del PIB y creciente). Si se tiene en cuenta la evolución previsible del PIB español, considerando un incremento medio anual del 1,5%, puede concluirse que el gasto en pensiones con cargo a los PGE será cercano al 5% del PIB del año 2050, y ello no será compatible con los acuerdos que tiene España con Europa, y que se plasmaron en la reforma constitucional del año 2011. Las medidas que se proponen en este trabajo se describen a continuación.El aumento de la edad de jubilación se presenta como casi inevitable. Cuando se puso en marcha el modelo de la Seguridad Social, se indicó sesenta y cinco años como límite para la jubilación, pero la edad de fallecimiento estaba entonces en torno a los setenta años, por lo que sólo era necesario cubrir cinco años de pensión. Sin embargo, en la actualidad está en ochenta y tres años, y aunque se va hacia los sesenta y siete como edad de jubilación, habría que financiar quince años de pensión, es decir, tres veces más. En paralelo, el aumento de salarios en la primera década del presente siglo influye en las pensiones medias de quienes se jubilarán en los próximos años, tal y como se ha visto en las series incorporadas en los modelos, y ello tirará del coste hacia arriba sin que pueda evitarse. Por consiguiente, será necesario incrementar como mínimo hasta los setenta años la edad base de jubilación (habrá colectivos específicos con una edad inferior, tal y como sucede ahora, con mineros, policías, militares, etc.). Ello supondría doce años de pensión, lo cual aliviaría bastante el problema, aunque no lo solucionaría del todo.La disminución de las prestaciones por jubilación es un anatema político y, además, es preciso tener en cuenta que los pensionistas han cotizado por ello a lo largo de toda su vida. La congelación (de facto, es lo que está produciéndose con el 0,25% de incremento) es una solución más razonable, aunque no por ello dejará de ser contestada por las organizaciones sociales.El incremento de cotizaciones a cargo de los trabajadores es una medida impopular, pero que probablemente sea inevitable para cuadrar las cuentas. Son las empresas las que sufren en mayor medida el coste de las cotizaciones (superior en muchos casos al 30% del salario del trabajador). Por un lado, habría que incrementar el porcentaje general de la cuota de los trabajadores y, por otro, subir el límite (unos 42.000 € brutos de salario) a partir del cual ya no se cotiza. Es evidente que subir el límite a 50.000 € o 60.000 € supondría un mayor coste para trabajadores y empresas, pero de nuevo se nos antoja inevitable que la relación entre las pensiones máximas y la escala de cotización sufra un reajuste a favor de las cuentas de la Seguridad Social.Como probablemente no se cubrirá el desajuste de la Seguridad Social, habrá que establecer un incremento específico en la tributación directa e indirecta de los ciudadanos, que vaya directamente a financiarlo. En particular, sería conveniente establecer una cuota específica para los rentistas que no contribuyen a la Seguridad Social por no estar trabajando, pero que tienen un nivel de ingresos muy elevado (674.949 € por persona en 2012 en cobro de cupones y dividendos para el tramo marginal de la tributación del ahorro en IRPF, de acuerdo con la Estadística de Declarantes que publica el Ministerio de Hacienda).Al margen de las cuatro medidas anteriores, que nos permitirían sostener el actual sistema de la Seguridad Social, podría plantearse en paralelo un cambio de modelo, basado en introducir un sistema mixto de pensiones por tramos para las nuevas generaciones, de manera que se cotice por una pensión mínima de subsistencia, y el complemento se materialice en planes de pensiones privados. Tendría que definirse cuál debería ser la renta de subsistencia básica que debería tener un trabajador cuando se jubilara a partir de los setenta años y que, por ejemplo, podríamos cifrar en mil euros mensuales, nivel medio aproximado actual de las pensiones de jubilación.El objetivo de la reforma tendente al sistema mixto consistiría en conseguir que en un futuro todas las personas que hayan cotizado a la Seguridad Social cobraran del Estado una renta de subsistencia que les permitiera vivir dignamente el resto de su vida, y que a lo largo de su vida laboral hubieran podido generar fondos de pensiones privados suficientes como para complementar esa renta en función de su esfuerzo y de su capacidad de ahorro. Obviamente, habría un período transitorio de cuarenta años, en los que habría que adecuar lo cotizado a lo que se espera recibir. No tiene sentido que la prestación de una persona de sesenta y cinco años que va a jubilarse dentro de cinco sea de mil euros, cuando a lo mejor ha cotizado durante toda su vida para obtener dos mil. Sería preciso estratificar en intervalos de cinco años la edad de los contribuyentes, de manera que, por ejemplo, quienes tengan menos de treinta años asuman ya que sólo van a recibir mil euros (su equivalente en capacidad adquisitiva de dentro de cuarenta años) cuando se jubilen y que, por tanto, tienen los próximos cuarenta años para planificar su jubilación con fondos de pensiones privados. Quienes tuvieran entre treinta y treinta y cinco tendrían, por ejemplo, derecho a un máximo de mil doscientos euros, y sus contribuciones ya se ajustarían a dicha cifra; el siguiente escalón, mil cuatrocientos euros, etc., hasta llegar al tramo de sesenta a sesenta y cinco, en el que debería mantenerse de momento el modelo actual, que llega a 2.560,90 €. Lógicamente, esta tabla habría que calcularla bien para que fuera justa, pero permitiría descargar paulatinamente las cotizaciones de la Seguridad Social, y sería más adecuada, ya que hay personas de alto nivel adquisitivo que perciben los 2.560,90 € como complemento a sus cuantiosas rentas, sin necesitarlo.

    Conclusiones

    La situación actual del sistema de la Seguridad Social, por más que se intente hacer referencia al denominado Pacto de Toledo, es de no sostenibilidad en el tiempo. En el año 2014, el Gobierno tuvo que retirar 15.300 millones de euros del Fondo de Reserva, y el saldo a diciembre de dicho año es de 41.634 millones, lo cual dará como mucho para cubrir el déficit de los tres próximos años. Después ya no habrá otro paraguas más que los PGE y el incremento del déficit público financiado con nueva deuda pública a emitir. Además, es preciso tener en cuenta que durante los últimos años han estado cotizando varios millones de afiliados extranjeros, una parte significativa de los cuales han regresado a sus países, pero tienen derecho a percibir una pensión del Estado español cuando les llegue la jubilación. Hasta donde se sabe, estas cantidades no están cuantificadas en la Contabilidad Nacional, pero supondrán un coste adicional futuro para el sistema de la Seguridad Social.El hecho es que, según el modelo predictivo propuesto, en el año 2019 el sistema actual colapsará y la Seguridad Social tendrá que pedir árnica al Gobierno y que, además, a partir de ese año y hasta 2050, se seguirá incrementando el desajuste y el efecto para el déficit público llegará a ser asfixiante para la economía española: a no ser que se tomen medidas, como las que se han propuesto en el punto anterior.La combinación del aumento de la edad de jubilación, la congelación de las pensiones, el incremento de la tributación y de las cotizaciones sociales de los trabajadores, aun siendo impopular, dotaría de la necesaria estabilidad al modelo; y ello sin dejar de lado ese posible modelo mixto público-privado al que se ha hecho referencia en el punto anterior y que, lógicamente, es una alternativa diferente que merecería ser objeto de un cuidadoso análisis por parte de expertos para valorar su viabilidad tanto económica como social”

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema  público de pensiones español. Un análisis retrospectivo de las tres últimas décadas

     

    http://documentos.fedea.net/pubs/eee/eee2018-05.pdf

     

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema público de pensiones español: proyecciones de largo plazo y factores de riesgo

    http://documentos.fedea.net/pubs/fpp/2018/03/FPP2018-03.pdf

    Miguel Sebastian : Se  ha abierto un debate sobre el sistema público de pensiones contributivas en el que se mezclan dos temas que, aunque relacionados, son muy diferentes.Uno de ellos es el de la revalorización anual de las pensiones, en función o no del IPC.-El otro, es el de la sostenibilidad a largo plazo del sistema contributivo de reparto ante el reto del envejecimiento demográfico

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/pensiones-reales-problemas-reales/6343687

    “Supongamos que la inflación promedio es un 2%, algo que, por una parte, es el objetivo de inflación del BCE y, por otra, es nuestra inflación promedio desde que estamos en el euro (2,1% anual). Supongamos que la pensión inicial de una persona que se jubila a los 66 años es de 1.400 euros mensuales. Con el ‘Plan Báñez’ esa pensión en términos reales será de 1.260 al cumplir los 72 años, de 1.100 euros al cumplir los 80 y de 990 euros a los 86. Es decir, al cabo de los 20 años habrá perdido un 32% de poder adquisitivo. Y ese es precisamente el problema, que cuando más se necesite, menos capacidad de compra tendrá su pensión. Personalmente creo que las pensiones deben revalorizarse con el IPC

    Raimundo Ortega: Las pensiones en España: solidaridad y demagogia

    https://www.revistadelibros.com/discusion/las-pensiones-en-espana-solidaridad-y-demagogia

    Antonio Maqueda: Las recetas del FMI para las pensiones: más inmigrantes y más ahorro privado. El Fondo ve necesario 5,5 millones de extranjeros hasta 2050, ahorrar un 5% del salario, subir las cotizaciones de los sueldos altos o aumentar la proporción de personas trabajando

    https://elpais.com/economia/2018/03/16/actualidad/1521232709_187761.html

     

    Francisco Nuñez: Cada vez hay más población económicamente inactiva en España como consecuencia del envejecimiento de la pirámide laboral y, sobre todo, por la insuficiente oferta de empleo a pesar de la reforma laboral, que ha reducido los costes salariales, y del crecimiento de la economía a tasas desconocidas desde que comenzó la crisis.

    http://www.elmundo.es/economia/2016/05/24/57435bfbca474158538b4658.html

    Rafael Doménech: ¿Qué hacer con las pensiones?. El déficit de la Seguridad Social y la disminución del Fondo de Reserva ha vuelto a plantear un intenso debate sobre qué hacer con el sistema público de pensiones.

    https://www.bbvaresearch.com/publicaciones/que-hacer-con-las-pensiones/

    “El déficit de la Seguridad Social y la disminución del Fondo de Reserva ha vuelto a plantear un intenso debate sobre qué hacer con el sistema público de pensiones. Su equilibrio requiere primero eliminar el déficit existente (superior al 1,5% del PIB) y, posteriormente, asegurar que los ingresos y gastos del sistema crecen a largo plazo a la misma tasa, evitando así que surja un déficit estructural. Lo ideal en el futuro sería converger a un sistema de reparto que funcionase con la transparencia e incentivos de las cuentas nocionales (individuales), como en Suecia y otros países europeos, y que la pensión inicial se calculase en función de las contribuciones efectuadas a lo largo de la toda la carrera laboral. El problema es que la transición hacia este sistema es costosa, sobre todo cuando en las próximas décadas se va a jubilar la población nacida durante el baby boom. Por esta razón, la transición debe ser muy gradual, por lo que no serviría para afrontar los retos del envejecimiento antes de que se jubilasen los primeros trabajadores con cuentas nocionales (por ejemplo, los nacidos a partir de 2000). Mientras tanto, ¿qué hacer con las pensiones?

    En las próximas dos décadas el crecimiento del gasto debido al aumento del número de pensiones y de la pensión media por la renovación de pensionistas se va a mover previsiblemente dentro de una horquilla entre el 2,8% actual y el 2,5% de 2040. Las altas de pensiones más elevadas que las que causan baja (efecto sustitución) hacen que la pensión media esté creciendo en la actualidad al 1,6%, casi el doble que el crecimiento medio de la productividad de las dos ultimas décadas (0,85%). La reforma de 2011 y el factor de sostenibilidad introducido con la Ley 23/2013 permitirán a partir de 2019 que el crecimiento de la pensión inicial compense el aumento de la esperanza de vida, aunque difícilmente harán que la pensión media crezca muy por debajo del 0,8% como consecuencia del efecto sustitución. En cualquier caso, esta disminución se verá compensada por el aumento en el crecimiento del número de pensiones, al menos hasta 2040. Las previsiones demográficas indican que el número de pensiones crecerá entre el 1,2% actual y el 1,8% en 2035. Solo a partir de 2045 aumentará por debajo del 1%.Dadas estas previsiones, el mejor escenario sería que el crecimiento en términos reales del PIB (es decir, la suma del crecimiento del empleo y de la productividad) y de los ingresos del sistema fuera como mínimo del 2,5%, igualando el crecimiento del gasto por el aumento del número de pensiones y de la pensión media por el efecto sustitución. Una mayor o menor inflación tendría efectos inocuos: la diferencia entre el crecimiento nominal y el real de los ingresos permitiría revalorizar las pensiones en la misma proporción, sin que su poder adquisitivo se viera afectado. La evidencia indica que los ingresos del sistema de pensiones suelen aumentar al mismo ritmo que el PIB, de manera que su peso se mantiene relativamente estable. En las últimas dos décadas, si acaso, se observa un ligero aumento de su peso desde el 9,6% de 1994 al 10,9% de 2015, asociado fundamentalmente a cambios normativos. A medio y largo plazo, salvo que las bonificaciones a la contratación y el autoempleo se intensificaran tendencialmente, el peso de los ingresos en el PIB tenderá a estabilizarse alrededor del 11%, en línea con la media de la UE. Los ingresos crecerán más si se aplican cambios normativos que propicien aumentos de eficiencia que puedan mejorar el funcionamiento del sistema y, sobre todo, si el PIB también lo hace. Para ello conviene actuar en varios frentes. Primero, eliminando todas aquellas bonificaciones que puedan ser sustituidas por otras alternativas más eficientes para crear más y mejor empleo. Por ejemplo, es más eficiente incentivar el empleo indefinido con cambios en la regulación laboral que con bonificaciones temporales que reducen ingresos. Segundo, mediante la convergencia de los regímenes especiales al régimen general. Tercero, mediante una devaluación fiscal que sustituya la financiación mediante cotizaciones sociales por impuestos indirectos, lo que aumentaría la tasa de empleo y reduciría la desigualdad. La experiencia de Dinamarca es especialmente ilustrativa puesto que sus pensiones se financian con un escaso recurso a cotizaciones sociales, que representan menos del 2% de las rentas del trabajo. Cuarto, mediante la lucha contra el fraude. Quinto, permitiendo compatibilizar pensión y trabajo, para generar más ingresos públicos. Sexto, y más importante, mediante reformas estructurales que aumenten el empleo y la productividad. En 2015 la tasa de empleo de la población entre 20 y 64 años de edad estaba en el 62%, más de 13 puntos por debajo del promedio de los ocho países más avanzados de la UE. Además de aumentar la tasa de empleo, las reformas deberían servir también para atraer capital humano, sobre todo cualificado, de manera que la inmigración retrasara el envejecimiento. Si a pesar de las medidas anteriores el crecimiento del PIB y de los ingresos fuera menor que el aumento del número de pensiones y el efecto sustitución, las opciones para equilibrar el sistema serían básicamente dos: aumentar la presión fiscal para obtener ingresos adicionales o reducir el crecimiento del gasto público en pensiones al del PIB.

    Una propuesta para tratar de obtener recursos adicionales es destopar las bases máximas de cotización sin un aumento de la pensión máxima. Además de generar problemas de credibilidad y reputación, el sistema sería menos contributivo (en dirección opuesta a las cuentas nocionales), se encarecería el factor trabajo y se reduciría el empleo, por lo que la medida sería contraproducente.

    Tratar de conseguir más ingresos mediante otras alternativas que supongan un aumento de la presión fiscal sería también muy exigente para los contribuyentes. Puesto que las bases impositivas crecen como el PIB, mientras su crecimiento fuera inferior al del gasto en pensiones sería necesario ir aumentando continuamente los tipos de los impuestos destinados a financiarlas. Junto con los efectos distorsionadores sobre el crecimiento y el empleo, esta opción supone transferir cada vez más renta de la población activa a los jubilados, aumentando aún más la carga sobre las generaciones futuras, que también tendrán que hacer frente al aumento de otros gastos ligados al envejecimiento como, por ejemplo, la sanidad. Además supone un dilema adicional, ya que muchos de los que tendrían que pagar la futura factura de las pensiones aun no pueden pronunciarse sobre mayores impuestos.

    La segunda opción es reducir el crecimiento del gasto en pensiones al crecimiento del PIB. Tras la reforma de 2013, que modula el crecimiento de la pensión inicial en función de la esperanza de vida, las dos medidas adicionales más efectivas serían aumentar progresivamente la edad de jubilación de referencia más allá de los 67 años a partir de 2027 y dejar que el Índice de Revalorización de las Pensiones corrija gradualmente la brecha entre el crecimiento de los ingresos y gastos del sistema. Estas medidas no supondrían necesariamente que la pensión mínima o la media dejaran de ganar capacidad adquisitiva. Solo que la pensión media tendría que crecer menos que el salario medio (que aumenta con la productividad), para compensar el mayor crecimiento del número de pensiones respecto al del empleo. La aritmética es muy simple: la pensión media sobre el salario medio (o tasa de beneficio) es directamente proporcional a la relación de cotizantes sobre pensionistas en un sistema en equilibrio y sin aumentos de la presión fiscal.

    De acuerdo con The 2015 Ageing Report de la Comisión Europea, en 2013 la tasa de beneficio de España (65,4%) era la segunda más alta de toda la UE y 23 puntos superior a la media de las ocho economías más avanzadas (42,4%). Si la comparación se hace utilizando la tasa de reemplazo (pensión inicial sobre último salario cotizado), la diferencia es aun mayor: 81,9% en España frente a 41,8% en la UE8. En la Unión Europea, en la que el trabajo se puede mover libremente de unos países a otros, las enormes diferencias en las cargas impositivas que serían necesarias para hacer frente a disparidades tan significativas en la generosidad de los sistemas de pensiones de unos países frente a otros dificultarían retener y captar talento, sobre todo de aquellos trabajadores en los que la discrepancia entre lo que aportasen y esperasen recibir del sistema fuera mayor.

    Todos estos cambios deben realizarse con la máxima transparencia, para que los trabajadores puedan anticiparse y tomar decisiones con las que compensar los efectos de estas medidas sobre sus futuras pensiones, prolongando su vida laboral, mejorando su formación, aumentando su tasa de actividad e incrementado su ahorro para la jubilación. Adicionalmente, y como en otros países que nos preceden en las mejoras de sus sistemas, sería conveniente crear cuentas individuales de capitalización de adhesión automática, con aportaciones tanto del trabajador como de las empresas en las que fuera trabajando a lo largo de su carrera laboral, independientemente de que la gestión de esas cuentas fuera pública o privada. En conclusión, la economía española necesita seguir realizando cambios para afrontar el envejecimiento y asegurar un reparto equitativo entre generaciones de los costes asociados al mismo. Cuanto más se avance en reformas que aumenten el empleo, la productividad y la eficiencia del sistema de pensiones más manejable será el dilema de elegir entre hacer más pesada la carga sobre las generaciones futuras o converger gradualmente a una generosidad del sistema más sostenible, como ya han hecho los países europeos más avanzados”“Todo ello lleva a que sólo haya 18 millones de personas en España (39%) para generar PIB porque tienen empleo, muchos de ellos en precario (hay, por ejemplo, 2,8 millones con trabajo por horas y 3,7 millones de contratados temporales). Se trata de la masa crítica para producir y son los encargados de sostener a una población total de 46 millones”

    Ignacio Conde Ruiz: Pacto Nacional (Intergeneracional) para unas Pensiones Sostenibles y Suficientes

    http://nadaesgratis.es/j-ignacio-conde-ruiz/pacto-nacional-intergeneracional-para-unas-pensiones-sostenibles-y-suficientes

    “l sistema de pensiones español se encuentra en un proceso de adaptación a la nueva realidad demográfica. Aunque se trata de un reto común a todos los países desarrollados, las proyecciones de población de España plantean que el progresivo envejecimiento de la población será mucho más intenso. En concreto, según el INE, en las próximas cuatro décadas habrá 8,7 millones menos de personas en edad de trabajar (entre 16 y 66 años) y al mismo tiempo 8 millones más de personas mayores de 67 años. Si se cumplen las proyecciones, aunque alcancemos el pleno empleo, en apenas unas décadas tendremos un jubilado por cada trabajador. No podemos olvidar, que, si se cumplen las proyecciones, España será en 2050 el país mas envejecido de Europa.No obstante, las reformas de 2011 y de 2013 han empezado a adaptar el sistema de pensiones a esta nueva realidad demográfica. En la primera reforma de 2011 se aprobó la modificación simultánea de dos parámetros clave del sistema: la ampliación del periodo de cálculo de la pensión, pasando de 15 a 25 años, y el retraso en la edad de jubilación, de los 65 a los 67 años. Esta reforma, conseguida además dentro del consenso del Diálogo Social y de efectos muy positivos según todos los estudios solventes, tan solo era capaz de solucionar un tercio de los problemas de sostenibilidad financiera futura.  La reforma de 2013, por su parte, introdujo un factor de sostenibilidad y un nuevo índice de revalorización de las pensiones. El factor de sostenibilidad diseñado en España permite el ajuste automático de la pensión ante cambios futuros en la esperanza de vida, y estaba previsto inicialmente que entrara en vigor a partir del año 2019.La reforma de 2013 también introdujo un nuevo factor de revalorización de las pensiones. Desde el año 1997, el crecimiento de estas en España estaba vinculado a la evolución de los precios a través del Índice de Precios al Consumo (IPC). Esto cambió con la última reforma: a partir de 2014 las pensiones varían en función de cómo evolucione la restricción presupuestaria a lo largo del ciclo económico. En concreto, si los gastos son superiores a los ingresos a lo largo del ciclo (es decir, déficit), entonces las pensiones solo suben un 0,25%. Y si ocurre al contrario (que hay superávit) las pensiones pueden aumentar hasta un máximo de la variación del IPC más un 0,5%.

    Reforma de 2013: semilla de la nueva reforma

    El factor de revalorización, que viene determinado por el cumplimiento de una restricción presupuestaria a lo largo del ciclo, aun sin más reformas, tiene un impacto muy grande sobre la evolución del gasto en pensiones futuro (según diversos estudios puede llegar a 5 puntos de PIB).  Pero, este factor tiene dos problemas importantes.

    En primer lugar, si no se emprenden nuevas reformas, durante mucho tiempo los ingresos van a resultar insuficientes para financiar los gastos, y por lo tanto la sostenibilidad se va a conseguir subiendo las pensiones tan solo un 0,25% al año. Luego, si el BCE consigue su objetivo de inflación del 2%, las pensiones perderán un 1,75% de poder adquisitivo cada año. Es decir, este mecanismo proporciona una pensión con un poder adquisitivo menguante en el tiempo, pues transcurridos 20 años desde la fecha de jubilación permitirá comprar entre un 30% y un 40% menos de bienes y servicios que en el año de jubilación. Una pensión menguante con la supervivencia es ineficiente y genera un sufrimiento al jubilado pues es muy difícil gestionar una renta que pierde capacidad de compra en un periodo de tiempo que es incierto.

    En segundo lugar, es políticamente insostenible. Era fácil anticipar que, tras varios años en deflación, tan pronto llegara la inflación llegaría la presión social para que las pensiones no pierdan poder adquisitivo. Y, así ha sido, el ejecutivo anterior no aguanto ni un año esta presión. En la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, se ha suspendido la aplicación del IRP de la reforma de 2013, y se ha aprobado una subida de pensiones del 1,6% para los años 2018 y 2019. Al mismo tiempo se ha retrasado la entrada en vigor del Factor de Sostenibilidad como tarde hasta 2023.

    Pero, si era obvio desde que se aprobó la reforma de 2013 que una congelación perene de las pensiones no era políticamente sostenible, ¿por qué nuestros políticos no han trabajado para buscar una reforma alternativa e igual de potente, pero donde todo el coste de la sostenibilidad no recaiga únicamente sobre los actuales jubilados?

    Al final han optado por satisfacer a los pensionistas en el corto plazo en lugar de buscar una reforma de pensiones de largo plazo. Con las actuales proyecciones demográficas, si volvemos al IPC y no hacemos nada más, diversos estudios muestran que en 2050 el desajuste entre ingresos y gastos estará en el entono de 7 puntos de PIB. Esto indica que la reforma alternativa, para hacer sostenible el sistema tendrá que reducir de forma significativa la ratio entre la pensión media y el salario medio (i.e la tasa de sustitución). Esta reforma, evidentemente tendría un coste político alto y es por esto que nuestros representantes en el Parlamento prefieren optar por soluciones de corto plazo, aunque con ellas se agraven los problemas de largo plazo.

    Mirar al Futuro

    Nos podemos deprimir, observando como nuestros dirigentes prefieren ocultar la cabeza y no afrontar los problemas. O nos podemos poner positivos y pensar que estos dos años donde se paraliza la reforma de 2013, se van a utilizar para encontrar nuevas reformas que hagan nuestro sistema de pensiones sostenible en el medio plazo.

    En mi opinión, solo hay dos vías para reducir la tasa de sustitución de las pensiones, mas allá de la cuasi congelación de las pensiones. Por un lado, transformar el sistema actual en un sistema puramente asistencial, en el que se reduzcan de forma paulatina las pensiones que se sitúan por encima de una pensión media para que al final todos los trabajadores perciban la misma pensión al jubilarse, cuyo importe sería de subsistencia. Por otro lado, mantener la contributividad, pero transformando el sistema hacia uno de cuentas nocionales donde la caída en el alta de la pensión se haría teniendo en cuenta el esfuerzo contributivo de los trabajadores, de modo que las pensiones percibidas tuvieran una mayor correspondencia con las cotizaciones realizadas. En mi opinión, España debería optar por la segunda pues es la que han tomado otros países con sistema de pensiones contributivos como el nuestro.

    Los tres elementos clave de la Futura Reforma

    Parece que se acerca un posible acuerdo en el seno del Pacto de Toledo. La parte fácil es encontrar el consenso sobre la necesidad de proteger las pensiones frente al IPC, para evitar una perdida de poder adquisitivo. La parte complicada es encontrar el consenso sobre como financiarlo o como hacer que el sistema sea sostenible en el medio plazo. Los problemas de sostenibilidad no son solo de corto plazo, como muestra el importante déficit que presenta el sistema en la actualidad, sino de medio plazo, donde los déficits serán muy superiores. El reto que tiene el pacto de Toledo es encontrar medidas que con un impacto similar a la injusta e ineficiente cuasi-congelación de las pensiones.A la hora de buscar este consenso, es importante tener en cuenta el orden de magnitud del que estamos hablando. Si volvemos a actualizar las pensiones con el IPC, el desajuste entre ingresos y gastos será tan grande en las próximas décadas, tal como hemos indicado anteriormente, que seguramente será necesario actuar en tres dimensiones.

    En primer lugar, transformar nuestro sistema de pensiones en uno de cuentas nocionales, donde la pensión que percibe el trabajador será menos generosa que la que percibe actualmente.  Este nuevo sistema sostenible debería entrar en vigor para los trabajadores menores de una determinada edad. Además, el nuevo sistema de cuentas nocionales, permite de una forma mas justa y transparente que si un trabajador quiere cotizar más en su “cuenta nocional” puede alargar su etapa laboral, y así aumentar su pensión futura y evitar dicha la caída en su tasa de sustitución. Habría que determinar, cual deber ser la edad le la generación a la que se le empezara a aplicar el nuevo sistema.

    En segundo lugar, y aun sabiendo que es imposible hacer sostenible el sistema actuando únicamente por la vía de los ingresos, en el periodo transitorio hasta que las nuevas jubilaciones vengan del nuevo sistema, es probable que sea necesario dotar de mas ingresos al sistema.  Habría que determinar, cual es el nivel de ingresos que podríamos aportar de forma transitoria dada la situación de las finanzas publicas españolas, con un nivel de déficit y de deuda pública rozando el 3% y el 100% del PIB respectivamente.

    En tercer lugar, para repartir el coste del ajuste entre las distintas generaciones, será necesario qué en los periodos de crisis económica, no todas las pensiones se actualicen de forma automática con el coste de la vida.  Habría que determinar, cual es el máximo nivel que una pensión puede llegar a perder en términos de poder adquisitivo.

    El Pacto Nacional por las Pensiones

    Creo sinceramente que es de estas cosas de las que deberíamos estar hablando. No pongo en duda que sea rentable electoralmente para los políticos centrarse en el corto plazo y olvidarse del medio plazo.  Pero cuanto más tarde se introduzcan las reformas estas serán mas drásticas e injustas pues afectarán a trabajadores más cerca de su jubilación y sin margen de adaptarse a los cambios. Pudiendo llegar al extremo de países como Grecia o Portugal donde se recortaron las pensiones entre un 20 y un 30% de un día para otro.Al final, no podemos olvidar que las reformas no son otra cosa que reescribir el contrato intergeneracional para que sea éste pagable por las futuras generaciones. Es importante tener en cuanta en un sistema de pensiones de reparto es una institución inter-generacional, donde la generación de trabajadores de hoy paga las pensiones de los trabajadores del pasado a cambio de percibir pensiones pagadas por las generaciones de trabajadores del futuro. Y, ¿de qué sirve que el Parlamento de hoy vote por no hacer las reformas necesarias si en el futuro los trabajadores no van a poder pagar las pensiones que nos han prometido hoy?. O, dicho de otra forma, ¿alguien cree que, si en las próximas décadas habrá un trabajador por cada jubilado, este trabajador, apenas mayor de edad hoy, se levantara y pagará el solo una pensión entera, tal como la tenemos hoy, y además el resto de los programas del Estado del Bienestar? ¿Y lo hará, por qué así lo han decidido los políticos de hoy?  Y esta es clave, y la razón última por la cual todos los países acaban realizando las reformas necesarias para la sostenibilidad de las pensiones: para hacerlas pagables por las futuras generaciones. Lo que nos estamos jugando ahora es hacerlo cuanto antes, para que se pueda hacer de la forma menos dañina y mas justa para los trabajadores.  Dada la experiencia del pasado, solo con un gran Pacto Nacional por la Pensiones que atienda a la solidaridad intergeneracional, entre las principales fuerzas políticas, veo posible dejar un sistema de pensiones sostenible y suficiente a las futuras generaciones”

     

    Valeriano Gomez & Santos M. Ruesga   : Pensiones, empleo y reformas. Una nueva financiación para el sistema de pensiones

    http://www.caffereggio.net/2016/11/14/pensiones-empleo-reformas-una-nueva-financiacion-sistema-pensiones-valeriano-gomez-santos-m-ruesga-confidencial/

    Antonio Nuñez: Mantener el poder adquisitivo de las pensiones? Sí se puede

    https://economistasfrentealacrisis.com/mantener-el-poder-adquisitivo-de-las-pensiones-si-se-puede/

    “La AIReF estima –véanse los gráficos anteriores- que lo realista es aceptar que la población crecerá en la línea con lo que lo viene haciendo (acepta incluso que lo haga un poco menos) y que la tasa de ocupación continúe creciendo de modo parecido (también algo menos) a como lo hizo antes de la crisis. Son dos supuestos nada disparatados de los que se derivan conclusiones completamente diferentes del gasto en pensiones en el futuro en porcentaje del PIB (porque el cambio de hipótesis da lugar a un PIB muy superior al infravalorado por las proyecciones antes aludidas).

    En efecto, el gasto en pensiones que, con las hipótesis pesimistas ascendería al 14,3% del PIB en 2050, se quedaría en el 11% (0,8 puntos del PIB por debajo del actual) con las nuevas hipótesis.A destacar que la estimación de la AIReF reduce el gasto total en pensiones desde el 12,3% del PIB, correspondiente a la estimación del Ministerio de Empleo, a solo un 11%, pero la razón puede estribar en que la Autoridad Fiscal no contemple la revalorización de las pensiones con el IPC.Para resolver este problema contamos de nuevo con una buena fuente de información: el Grupo de Investigación, Pensiones y Protección Social, formado por investigadores de las Universidades de Extremadura y de Valencia. En el reciente post “Estrategias de Revalorización de las Pensiones: Coste y Financiación”, el Grupo cuantifica, con las hipótesis oficiales de la Seguridad Social, entre otros aspectos, el coste en % del PIB de mantener el poder adquisitivo de las pensiones con el IPC, que según sus cálculos ascendería al 2,6% del PIB alrededor de 2040.Incluso sin tener en cuenta los supuestos más restrictivos en el cálculo del PIB de las hipótesis de la Seguridad Social respecto a los de la Autoridad Fiscal, la suma del gasto total estimado en pensiones, incluyendo el mantenimiento del poder adquisitivo, ascendería al 13,6% del PIB.Una cifra que es muy similar a la obtenida al realizar los cálculos de gasto futuro en pensiones en el momento de realizar la reforma de 2011, que contemplaba el mantenimiento permanente del poder adquisitivo, y que supone que en 2050 once países de la UE gastarían más que España en pensiones. Realmente, no parece una opción inasumible ni mucho menos inviable. Según los cálculos del informe del Ministerio de Trabajo, alcanzar un gasto total en pensiones del 13,6% del PIB no requeriría ni siquiera alcanzar en promedio crecimientos reales del PIB del 2%.Como reconocen los autores de este trabajo, obviamente ese coste (financiable con deuda o con una fracción del incremento de los ingresos tributarios que deberíamos abordar para aproximarnos a la media europea), podría incluso reducirse si se contemplaran algunas opciones que a nuestro entender deberían ser dos: a) eliminar los gastos que indebidamente está asumiendo la Seguridad Social, y b) suprimir en su mayor parte la exención de cotización de la que injustificada y regresivamente disfrutan a partir de determinado nivel los perceptores de salarios más altos.”

    Josep Oliver: Cuando el agua suena… Y lo que suena es que la hucha de la Seguridad Social está a punto de agotarse. Entonces surge la cuestión: ¿son demasiado generosas nuestras pensiones? El Gobierno rde Rajoy estableció  un aumento anual de 0,25%, que es lo mismo que reducirlas. El FMI acaba de respaldar esta política, y lo mismo ha hecho la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal

    https://www.pressreader.com/spain/la-vanguardia/20170721/282638917642490

    Raul Jaime Maestre: 7 gráficas que explican el futuro de las pensiones

    https://www.elblogsalmon.com//mundo-laboral/7-graficas-que-explican-el-futuro-de-las-pensiones?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=19_Dec_2017+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+TITLE

     

     

    “Las dos reformas introducidas en el sistema de pensiones públicas durante el año 2011 y el año 2013 van a provocar una paulatina corrección del importe que se va a cobrar. Tanto el índice de revalorización de las pensiones como el factor de sostenibilidad van a provocar una caída de la pensión pública. Con las estimaciones actuales, una persona con un salario de 80.000 euros brutos anuales cobrará en 2025 cuando se jubile una pensión equivalente al 35 por ciento de su último sueldo.  Una persona con un salario de 30.000 euros brutos anuales cobrará en 2025 cuando se jubile una pensión equivalente al 77 por ciento de su último sueldo”

    Borja Suarez: El  Estado como garante de la sostenibilidad del sistema público de pensiones

     

    http://www.eldiario.es/agendapublica/blog/sostenibilidad-pensiones-publicas_6_453964600.html

    “Resulta urgente e imprescindible un cambio que lleve al Estado a complementar progresivamente los ingresos del sistema como vía más efectiva para preservar la centralidad de las pensiones dentro de nuestro Estado social. Semejante acción de reequilibrio de las fuentes de financiación no es ninguna ocurrencia. Cuenta con la misma legitimidad –y pacífico encaje constitucional– con la que la protección por desempleo pasó de financiarse casi exclusivamente a través de cotizaciones sociales antes de la crisis a recibir la mitad de los recursos directamente del Estado durante el periodo más crítico”

     

    Antonio Maqueda: El PSOE ha vuelto a anunciar que pretende financiar el desfase de las pensiones con la creación de un recargo solidario al estilo francés, la llamada Contribución Social Generalizada. Así lo trasladó al menos el propio Jordi Sevilla al diario El País. Sólo que en Francia este impuesto recaudó en 2012 casi 90.000 millones de euros. Se trata de una figura tributaria añadida a las cotizaciones que puede contar con una potencia recaudatoria brutal y que es responsable de que la presión fiscal en Francia se haya disparado en los últimos años hasta el entorno del 53% del PIB

     

    http://okdiario.com/economia/impuesto-del-psoe-financiar-pensiones-recauda-casi-90-000-millones-francia-150078

    Marc Ortuño: Mantener las pensiones con más impuestos como propone el PSOE, ¿Es una buena idea?

     

    http://www.elblogsalmon.com//economia-domestica/mantener-las-pensiones-con-mas-impuestos-como-propone-el-psoe-buena-idea?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=24_May_2016+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+CONTENT

     

     

    Domingo Soriano : El último truco de los políticos españoles para ocultar la quiebra de las pensiones

     

    http://www.libremercado.com/2016-05-21/domingo-soriano-el-ultimo-truco-de-los-politicos-espanoles-para-ocultar-la-quiebra-de-las-pensiones-79048/

    El País titulaba este jueves: “El PSOE creará una tasa específica para sufragar las pensiones”. En realidad, no es ninguna novedad; los socialistas ya lo llevaban en su programa para el 20-D. Pero ha reabierto el debate. El PP asegura que no es necesario y que basta con crear empleo. Por ejemplo, Soraya Sáenz de Santamaría rechazó este viernes la propuesta socialista y aseguró que creando empleo no sería necesario recurrir a una medida de esta naturaleza. Pero fueron los populares los que pusieron el tema sobre la mesa el pasado verano con la excusa de las pensiones de viudedad y orfandad. Por eso, más allá de la retórica de uno y otro partido de cara a las elecciones, parece evidente que éste será un tema en el que no será tan complicado poner de acuerdo a los grandes partidos.En realidad, podríamos preguntarnos qué tiene esto de novedoso. Al fin y al cabo ya se pagan impuestos para equilibrar las cuentas de las pensiones. Eso es lo que hace cada año el Estado con las transferencias que hace a la Seguridad Social. La novedad está en la forma y el mensaje. Así, crear un impuesto específico (o tramos en los impuestos ya existentes, que es lo que parece que se intuye detrás de la propuesta del PSOE que recogía El País) es un mecanismo que parece ir dirigido a que la Seguridad Social reciba esos fondos de forma directa. Es decir, ya no habría que hacer una transferencia entre los Presupuestos Generales del Estado y el organismo, sino que este recogerá lo recaudado sin que pase por la caja común.¿Y esto es tan grave? Pues sí lo es si se mezcla con el otro componente, el del mensaje. Aquí volvemos al inicio de nuestro artículo, a las noticias que cada año recibimos sobre las cuentas de la Seguridad Social y lo muy sostenible que los políticos nos venden que es el sistema. Es muy complicado que alguien se crea que es “sostenible” un organismo que cada ejercicio tiene un déficit de varios miles de millones de euros y con gastos crecientes cada año (y sin posibilidad real de revertir esta tendencia más allá de limitar el ritmo de crecimiento levemente).Por eso parece que lo que a los partidos les preocupa es sólo eso, el mensaje. ¿Cómo hacemos para cambiar la noticia? ¿Qué nos inventamos para que el titular no sea “el déficit de la Seguridad Social”, sino su superávit? ¿Cómo podemos cambiar el vaciamiento constante de la hucha de las pensiones? Pues nos sacamos de la manga una nueva tasa o impuesto (o un tramo nuevo en los existentes) y hacemos que el dinero vaya directamente a sus cuentas. Fíjense cómo cambia la película:

    A.- Imaginen que la Seguridad Social tiene un descuadre de 15.000 millones (tampoco hay que imaginar mucho, vayan a la Ejecución Presupuestaria de 2015 y verán cómo es un supuesto bastante realista). En la actual situación, eso implicaría, por ejemplo, sacar 7.500 millones del Fondo de Reserva y otros 7.500 millones de una transferencia presupuestaria extraordinaria del Estado. Ya tienen tres titulares peligrosos para esa opinión pública empeñada en vivir en Matrix: “La Seguridad Social tiene un déficit del 1,5% del PIB”, “El Estado transfiere 7.500 millones a la Seguridad Social para cubrir sus números rojos” y “La hucha de las pensiones pierde otros 7.500 millones este año”.

    B.- Ahora, imaginen la misma situación real (unas cotizaciones que son 15.000 millones inferiores a las prestaciones) pero con un impuesto “finalista” que recauda 25.000 millones. Los titulares serían: “La Seguridad Social finaliza el ejercicio con un superávit de 10.000 millones” o “La hucha de las pensiones gana 10.000 millones”.

    La realidad es exactamente la misma. Pero la percepción cambia, ¿verdad? Pues esperen unos meses y ya verán cómo les ponen delante de la nariz la pastillita roja, para que no piensen demasiado en lo que de verdad está pasando”

    José Luis Monereo & Santos M. Ruesga : Compañías aseguradoras y entidades bancarias a la caza de ahorradores, con ofertas variadas de productos financieros para colocar el resultado del miedo a la caída de las pensiones públicas

     

    http://www.caffereggio.net/2013/11/29/alguien-vuela-sobre-las-pensiones-publicas-de-jose-luis-monereo-y-santos-m-ruesga-en-el-pais/

    “Para lo cual se requiere de la generalización del miedo a la pérdida de una pensión pública suficiente que ponga a una parte de los futuros pensionistas ante el abismo de una vejez con escasos recursos y acudan en masa a garantizarse una “pensión complementaria”.Y junto a ello, la pérdida de confianza de los ciudadanos (ideológicamente inducida) respecto a la viabilidad del sistema público de pensiones. Este es el discurso que subyace la reforma que está poniendo en marcha el Gobierno: socavar el modelo financiero de reparto, que había asegurado pensiones suficientes con criterio redistributivo y con gran capacidad de autorregulación y adaptación a los cambios económicos y demográficos a los que ha tenido que hacer frente. Ya lo decía abiertamente un experto en la materia hace unos meses: “Cuando hablamos de las pensiones complementarias o de las pensiones privadas, / … / no estamos siendo honestos / … / lo que necesitamos desesperadamente es que las pensiones públicas se replieguen de una o de otra manera para ampliar el espacio atribuido a las pensiones privadas” (José Antonio Herce, 2012).. Para que esto ocurra es requisito necesario que se instale en la opinión pública la inevitabilidad de tal final  para asegurar el flujo de ahorro hacia los fondos privados de pensiones”

    http://www.lavanguardia.com/20141223/54422076100/cuestion-de-autoridad-joan-francesc-fondevila-gascon-opi.html

     

    Daniel Nagore: El mito del riesgo por ciclo económico en las pensiones por capitalización

    http://www.sintetia.com/el-mito-del-riesgo-por-ciclo-economico-en-las-pensiones-por-capitalizacion/

     

    Andrea Repetto : La reforma de las pensiones en Chile. Chile instauró en la década de 1980 un sistema previsional basado en el ahorro individual con la expectativa de otorgar mejores pensiones, a menor costo y sin desequilibrios fiscales. La calidad de las políticas públicas depende, entre otros factores, de la información con que se cuente al diseñarlas e implementarlas. El acceso a datos permite levantar diagnósticos, evaluar alternativas y estimar eventuales costos y beneficios.

    http://focoeconomico.org/2014/06/18/datos-estudios-y-politicas/#more-4101

     

     

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

     

     

     

     

Calendario de artículos

abril 2019
L M X J V S D
« Mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores