• Con lo fácil que es conseguir unas ganzúas por internet…. ¿no deberíamos empezar a usar otro tipo de candados?

    https://muhimu.es/ciencia-tecnologia/candados-inteligentes/

    EL FUTURO DEL COCHE CON DIESEL

    https://elpais.com/sociedad/2018/11/13/actualidad/1542109135_941023.html

    https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/11/15/el_gobierno_propone_prohibir_circulacion_los_vehiculos_que_emitan_co2_2050_tras_vetar_venta_2040_88850_1012.html

     

    https://www.lavanguardia.com/natural/20181113/452908388923/espana-prohibira-2040-venta-coches-gasolina-diesel-video-seo-lv.html

     

    https://www.abc.es/sociedad/abci-gobierno-quiere-vetar-coches-gasolina-y-diesel-2040-201811131448_video.html

     

    El economista Jorge Caminero me dice sobre el asunto que

    “Me llama la atención el atrevimiento y la capacidad del Gobierno español para anticipar la prohibición de la venta de los coches diésel y gasolina en España, en el 2040, es decir pasados más de 4 lustros. El optimismo que se desprende de tal afirmación, respecto a su permanencia en el Gobierno es fantástico. A saber qué partido gobernará España en ese futuro y qué España tendremos en esa época. Es más, sabiendo que esa desiderata viene de una cumbre europea, habrá también que ver qué Europa tendremos entonces y qué políticas se podrán ver en el 2040. Por otro lado, estos mensajes, inquietan a los consumidores e introducen más dudas en las decisiones de compra de vehículos de las que ya tienen, por la expectativa de mayor tributación en el diésel, así como la prohibición del acceso a los centros de las grandes ciudades con vehículos de carburante tradicional. Por ello retrasarán más el cambio de vehículo y continuarán hasta que aguante su anterior coche de motor de combustión de carburante, mucho más contaminante e ineficiente que otro nuevo también de combustión. Es decir se envejecerá más si cabe el actual parque automovilístico en los próximos meses. Pero peor todavía pueden verlo en el sector constructor de automóviles, que se pueden sentir amenazados y tentados de irse con la producción a otras países menos quisquillosos como podrían ser Marruecos, Turquía e incluso otros territorios en Europa. Ello desde luego no sería nada bueno para España, ni para sus trabajadores que precisamente no disponen de demasiadas alternativas laborales. No olvidemos que la industria del automóvil, así como toda la industria asociada y auxiliar genera y mantiene gran cantidad de puestos de trabajo. También hay que tener el cuenta tanto el cobalto como el litio que se pone en las baterías de los coches eléctricos, es limitado y sobre todo se encuentra fuera de suelo europeo, tanto su extracción como la fabricación de estas células, lo que podría conllevar también a una deslocalización de la producción de coches eléctricos principalmente a Asia.

    Por otro lado, hay que tener en cuenta que actualmente y con la tecnología disponible en las diferentes motorizaciones tanto eléctrica como de combustión, así como los componentes del actual mix de generación eléctrica en España (en gran parte térmica, de carbón y ciclo combinado) la contaminación global de los coches diésel y  gasolina no siempre es mayor que la de los coches eléctricos.  Es cierto que con el coche se deslocalizarían las emisiones desde dónde circulan los vehículos en las ciudades a las zonas dónde se produce la energía eléctrica térmica. A este respecto la Universidad de Michigan en un estudio reciente, llega a la conclusión de que un coche de gasolina que consuma menos de 4,6 litros por cada 100 Km resulta más limpio que uno eléctrico, aunque también concluye que para España el turismo de combustión debería de consumir menos de 2,9 litros para ser menos contaminante que uno eléctrico.

    Un aspecto que la industria creo que tiene en mente y a la vez muchos usuarios vería con bueno ojos, pero no se está considerando lo suficiente desde los Gobiernos, vendría por la posibilidad de uso de los vehículos y no la propiedad de los mismos. Sería por tanto interesante, plantearse a largo plazo un desplazamiento de la propiedad del coche, dónde hay familias que por concurrir el uso simultáneo de los miembros de la familia, poseen dos o más coches, con lo que eso supone de despilfarro y contaminación no solo en consumo sino en fabricación y achatarramiento. Habría que empezar a plantearse políticas de incentivo al uso de un parque de automóviles, lo suficientemente dimensionado y extendido que fuera una verdadera alternativa económica y ecológica a la propiedad de un vehículo. Ello permitiría que cada familia estimasen el número de kilómetros que necesitaría en un determinado período y así adquirirían una especie de bono de kilómetros para consumo familiar. Esto en mi opinión, facilitaría alternativas y un uso más racional de los recursos y una mayor reducción de residuos.

    En definitiva, más que adelantar mensajes que inquietan tanto a usuarios como fabricantes, convendría que el Gobierno se plantease políticas de incentivos y no de prohibición, que tuvieran en cuenta alternativas a la propiedad del coche, como sería el uso común de los mismos, así como posibles ecotasas que tuvieran en cuenta las emisiones contaminantes, lo que incentivaría los avances tecnológicos de todo tipo de motores tanto de combustión, como eléctricos, sin que ello generase cuellos de botella en determinados tipos de componentes, ni deslocalizaciones de fabricas de nuestro territorio. Ello llevaría a un uso más satisfactorio, inteligente, económico y ambiental, en el que todos coincidiremos”

     

    También, el profesor  Alfonso Alarcón me ha llorado  por telefono al respecto  con un relato  tan convincente que le pedí que me lo contase por escrito para publicarlo y los lectores pudieran participar de su drama. Así que he recibido de él una carta, a la que titula DIOS MÍO, ¿QUÉ HAGO?, y  que dice así

    “Bueno, bueno, que ya soy mayor y sé en general lo que tengo que hacer. Lo único que no tengo nada claro, pero nada, es qué hago con mi coche. ¿Lo cambio por dos o tres patinetes, los que me den al cambio, para poder circular por Madrid? ¿Espero a cambiarlo por un coche eléctrico, semieléctrico, de gas natural licuado, de gas propano? ¿Cuánto me durará aún el coche comprado hace nueve años? ¡Si funciona perfectamente! (oiga, que además es de gasolina). ¡Si pasa las ITV sin ninguna nota desfavorable! (emisiones de CO al ralentí 0,009%). ¡Si tiene una B en la nueva “etiqueta ecológica” asignada por la DGT! Hasta ahora, supongo que como todos los que tenemos coche, me preocupaba por cambiarlo por otro cuando las averías y/o incordios me resultaban cada vez más caros, de manera que echaba la cuenta de la vieja para ver, más o menos, si mantener el coche viejo (bueno, yo creo que ninguno de los coches que cambiábamos llegaban a viejos), digo, si mantener el coche usado salía mucho más caro que comprarme uno nuevo. Pero ahora la decisión es más metafísica que física, más de mecánica cuántica que de mecánica del automóvil, más ecuménica que meramente individual. ¿Seré capaz de envenenar los pulmones de miles de conciudadanos comprándome otro coche de gasolina? ¿Sería yo capaz de contribuir decisivamente a terminar con la capa de ozono por un capricho automovilístico?. Como además soy desconfiado por naturaleza (ya me pasa desde hace tiempo con la insistencia en el reciclaje total del vidrio, en vez de lavar las botellitas como hace unos treinta años), he buscado y he encontrado (en internet, ¿dónde, si no?) y me he enterado de que la eficacia energética es o “una práctica que tiene como objetivo reducir el consumo de energía” o “un número sin dimensión que es el informe que indica lo que puede recuperarse provechosamente de la máquina de lo que se ha gastado para hacerla funcionar”. ¡Puff, puff!: ¿“una práctica” o “un número”?. Además, “un número que es un informe”. Y, por si fuera poco, “la eficacia energética de un sistema depende de su vocación: en el caso de un motor, se trata de la relación entre la cantidad útil de trabajo producido por el sistema (en julios), y la energía (también en julios) utilizada para hacer funcionar el sistema.

    La eficacia energética puede también producirse en la utilización de las técnicas o prácticas para reducir la utilización de energía. Una eficacia de 1 (100 %) es imposible por un motivo: lo prohíbe la segunda ley de la termodinámica”. Claro, las leyes permiten o prohíben, para eso están. “En el caso de un frigorífico, se puede enunciar: Eficacia = Q/energía, donde Q es el calor útil intercambiado por el sistema (en julios), y la energía es la cantidad de energía (también en julios) utilizada para hacer funcionar el sistema. En el caso de un frigorífico, el calor útil es el que sirve para enfriar los alimentos”. Mejor no seguimos, porque eso de que “el calor sirve para enfriar los alimentos” nos puede volver locos. Pero bueno, también nos pueden volver locos, o peor, las noticias de que “se acaban los coches diésel y luego los de gasolina”. Porque en otra página de internet dicen que “el motor de explosión interna es el más eficiente energéticamente”. Claro, “doctores tiene la Ingeniería” que os sabrán responder. ¿Alguien explica si la electricidad que tendremos que GASTAR para cargar nuestros (puff, puff) coches eléctricos consume menos energía para generarla que la que ahorraremos en combustibles fósiles? ¡No me digan que van a producir esa electricidad con centrales térmicas de diésel!… ¡Ah, no, todas solares, con la aquiescencia benevolente de los actuales productores de electricidad! Y, por otro lado, ¿no puede haber filtros de partículas muy muy eficientes, que se cambien por ejemplo cada año, cuando vamos a pasar la ITV?


    En fin, sigan dándole vueltas a toda esta maraña de intereses creados (¡uy, no, perdonen!: de decisiones juiciosas y tan bien pensadas). Y vayan preparándose para antes de 2040 probar al menos un tipo nuevo de coche (porque no me digan que el que tienen ahora les va a durar hasta entonces). Claro que también tendrán que pensar si con el coche que se compren podrán circular por cualquier ciudad o tendrán que dejarlo aparcado en los numerosísimos y amplísimos estacionamientos disuasorios que rodearán todas nuestras ciudades y, después, todos nuestros pueblos. ¿O tendremos
    coches autónomos, que no necesitarán de nosotros para ir donde nosotros queramos? ¿Y si nos llevan donde no queremos? ¿Quién pagará las multas que les pongan los ayuntamientos a los coches autónomos (que, sin duda, se las van a poner)? Como verán, todo son preguntas y, por ahora, NINGUNA respuesta. Bueno, y por no hablar del fin definitivo del motor de explosión en el transporte en 2050. Ya hablaremos entonces”

     

     

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    EL JUEGO DE LAS PAREJAS VII: John Taverner (hacia 1490 – 1545) – John Tavener (1944 -)

     

    Los estragos que puede producir una simpe “r”.  El archisuperfamoso archivo universal de imágenes de pago Getty Images confunde el uno con el otro y etiqueta Taverner al Tavener y no lo corrige. ¡Pues vaya!

     

     

    Porque hasta ustedes serían capaces de identificar al tercer señor de la imagen de la izquierda con el señor de la derecha de la imagen de la derecha ¿verdad? (el señor de la izquierda de la imagen de la derecha  no es un músico conocido).El caso es que, al no haber imágenes del casi medieval Taverner, lo mismo nos da ocho que ochenta. Menos mal que, para los que entendemos, las músicas de uno y otro son muy distintas, como corresponde a una distancia de más de cinco siglos. Oigan, que a mí me gusta mucho John Tavener. Y a ustedes les va a gustar, ya verán.

     

    John Taverner (1490 – 1545), Westron Wind, New College Choir:

    https://youtu.be/kfdGvDjoJPM

     

    John Tavener (1944 – ), Song for Athene, coro del Kings College, Cambridge, dirigido por Stephen Cleobury:

    https://youtu.be/2ma_Ouv74_8

    Por el Coro filarmónico de Kosovo, director Rafet Rudi:

    https://youtu.be/p7q1VRiwZF0

    The Lamb, por The Sixteen, con imagen del cordero de Zurbarán:

    https://youtu.be/D_a1MHwiHXE

    LA  AGENDA del ENSAYO  de Margarita Vidal

    Librería Alejandría www.alejandriapozuelo.com

    Bruno Fuligni: Atlas de huellas extraterrestes

     

    https://laslecturasdeguillermo.wordpress.com/2018/11/16/atlas-de-huellas-extraterrestres-de-bruno-fuligni/

    Dani Rodrik: Hablemos claro sobre el comercio mundial

     

    https://www.eldiario.es/zonacritica/Conversaciones-honestas-comercio_6_581001920.html

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

     

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

     

     

Calendario de artículos

noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Artículos anteriores