• ¿ES PEDRO SÁNCHEZ UN HOMBRE DE SUERTE?

    https://www.revistagq.com/moda/articulos/pedro-sanchez-solo-quiere-mandar-con-su-traje-de-la-suerte/23466

     Gerdard Mateo : Pedro Sánchez, un hombre al que sonríe la suerte

     

     

    https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/pedro-sanchez-suerte_145745_102.html

     

    Marisa Cruz: El veto del Senado a la senda de déficit empieza a tener los días contados. Hasta ahora, la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que habían presentado PSOE, Unidos Podemos ERC y el Grupo Mixto (Compromís) permanecía bloqueada porque PP y Ciudadanoshabían pedido tres prórrogas para las enmiendas a la totalidad -ambos partidos tienen mayoría en la Mesa del Congreso para ejercer este bloqueo-.. El partido de Albert Rivera ha decidido desmarcarse de los populares y no va a pedir más tiempo. Esto supone que la ley, que contempla suprimir este veto del Senado, empiece su trámite parlamentario. «Nadie está bloqueando los Presupuestos» en el Congreso, ha afirmado el propio Rivera tras la reunión del Comité Permanente de la Ejecutiva.

    https://www.elmundo.es/espana/2018/10/29/5bd75258e5fdead80b8b4623.html

    Cristina Narbona: ¿Presupuestos “electoralistas”?

    http://www.elsiglodeuropa.es/siglo/historico/2018/1266/Index%20Opinion%20Narbona.html

     

    Pilar Gassent: El Gobierno y el Vaticano han hablado de «buscar una solución» y mantener el «diálogo» sobre la inhumación de los restos del dictador Francisco Franco, durante la reunión que han mantenido este lunes la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, y el número dos del Papa Francisco, Pietro Parolin. Según el Gobierno español, el secretario de Estado del Vaticano ha garantizado a Calvo que no se opone a la exhumación del Valle de los Caídos. Pero, sobre todo, el comunicado de Presidencia subraya que Parolin ha expresado su disposición a buscar una salida a la polémica generada por la pretensión de la familia de enterrar los restos del dictador en la Catedral de la Almudena.

     

    https://www.republica.com/2018/10/29/el-vaticano-y-el-gobierno-coinciden-en-buscar-una-solucion-para-que-franco-no-acabe-en-la-almudena/

    Carlos Segovia: El presidente de Mercadona: «El lío político nos hace estar más acojonados, pero la economía va»

    https://www.elmundo.es/economia/empresas/2018/10/29/5bd70638268e3e71778b45bc.html

    AdolfoS. Ruiz: Las elecciones andaluzas pondrán a prueba a los actores de la era Sánchez. Descontado el triunfo socialista según las encuestas, la pugna se sitúa entre PP y Cs

    https://www.lavanguardia.com/politica/20181029/452608492078/elecciones-andalucia-banco-pruebas-sanchez-gobierno-s.html

    Rosalía Sanchez : Merkel llamó por teléfono a Rajoy para interesarse por los detalles de su retirada. La canciller quiere seguir al frente del gobierno hasta que se agote la legislatura, que termina dentro de tres años

    https://www.abc.es/internacional/abci-merkel-llamo-telefono-rajoy-para-interesarse-detalles-retirada-201810300248_noticia.html

     

    Elpais.com : Ana Pastor y José Bono defienden la “generosidad” como única vía para resolver el conflicto catalán

    https://elpais.com/politica/2018/10/29/actualidad/1540837655_998968.html

    Lavanguardia.com : El Comisario Villarejo dio varios chivatazos al PP en 2009 a través del marido de Cospedal. Las grabaciones difundidas son de entre junio y noviembre de 2009, los meses siguientes al estallido del caso Gürtel

     

     

    https://www.lavanguardia.com/politica/20181029/452613543826/jose-manuel-villarejo-vhivatazos-pp-marido-maria-dolores-de-cospedal-ignacio-lopez-del-hierro.html

    Marcello : Y si el PP quiere pasar la página de la corrupción debería obligar a Cospedal a abandonar la Ejecutiva por lo que cuenta Villarejo y todo lo que ella sabía de la gran corrupción y doble contabilidad del PP, como lo reveló Bárcenas

    https://www.republica.com/las-pesquisas-de-marcello/2018/10/29/cospedal-se-debe-retirar/

     

    Pedro Jota Ramirez: El CNI de Soraya trata de destruir a Villarejo, aliado de Cospedal. Así es la guerra en tiempos del Estafermo

    https://twitter.com/pedroj_ramirez/status/575195723370725376

     

    Elespañol.com : José Manuel Villarejo, comisario de Policía Nacional jubilado y en prisión preventiva desde noviembre de 2017, pactó con el Ministerio de Interior cobrar 80 millones de pesetas de los fondos reservados a cambio de realizar trabajos comprometidos a principios de los años 90. Entre ellos, pinchar el teléfono al director de EL ESPAÑOL, Pedro J. Ramírez, al editor y director de Vozpópuli, Jesús Cacho, o al periodista Melchor Miralles.  Así se desprende de un audio del ingente archivo del propio Villarejo que data de octubre de 2005 y al que ha tenido acceso Vozpópuli.El excomisario amenazó a Interior con desvelar esas prácticas en un momento en el que le querían «cortar la cabeza», según dijo él mismo en la conversación mantenida con Enrique García-Castaño ‘El Gordo’, su amigo y exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía.

    https://www.elespanol.com/espana/politica/20181030/villarejo-telefonos-pedro-ramirez-jesus-cacho-principios/349216311_0.html

     

     

     

     

     

     

    LA AGENDA de MÚSICA de Alfonso Alarcón

    DIXO ARISTÓTILES

     

    Como dixo Aristótiles, y cosa es señera,

    el home por dos cosas trabaxa: la primera

    por aver mantenençia; la otra cosa era

    por aver xuntamiento con fembra plaçentera.

    (A. de H., hacia 1325) También tenemos madrigali erotici ed amorosi”, oigan. Antes de que abran elprimer enlace, anticipo lo que van a ver. En cuanto a oír, de lo mejor de toda la Agenda musical en ambos casos.

     

     

    Monteverdi (1567-1643): Con che soavitá, Les Arts Florissants:

    https://youtu.be/E1aDvtiLc2c

     

    Gesualdo (1560-1613), O dolorosa gioia:

    O dolorosa gioia,
o soave dolore,


    per cui questalma è mesta e lieta more.

    O miei cari sospiri,
miei graditi martiri,


    del vostro duol non mi lasciate privo,


    poiché sì dolce mi fa morto e vivo.


    Por La Venexiana:

    https://youtu.be/yvBFxefFlHk

    LA  AGENDA del ENSAYO  de Margarita Vidal

    Librería Alejandría www.alejandriapozuelo.com

    Rafael Tamames: ¿QUÉ ROBOT SE HA LLEVADO MI QUESO? 

    http://javiercantera.com/nos-da-miedo-los-robots/

    Juan Esteban Poveda: El caso ERE

    https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20170424/422017827117/un-libro-reconstruye-el-caso-ere-desde-su-nacimiento-en-una-fabrica-de-jaen.html

     

     

    COMPARTIENDO LECTURAS con Carmen Marcos

    Librería  Sancho Panza libreriasanchopanza@hotmail.com

     

    El premio RBA, que es el mejor dotado económicamente del mundo, lo ha ganado en 2018 el famoso escritor estadounidense Walter Mosley (1952) con la novela Traición en la que da vida a un nuevo investigador y de la que ya se está rodando una serie televisiva. La escritora argentina Samanta Schweblin (1978) presenta en Kentukis una trama fantástica, a la vez que perfectamente creíble, en la que la soledad, la intimidad, los deseos… son enfrentados a las nuevas tecnologías.

     

    Walter Mosley: Traición

     

    Idioma original: Inglés

    Traductor: Eduardo Iriarte

    Edita: RBA 2018

    Nº de páginas: 315

    Después de haber hecho famoso durante 11 entregas a su detective Easy Rawlins, en esta ocasión W. Mosley da vida a un nuevo personaje: Joe King Oliver, un expolicia expulsado del cuerpo tras pasar unos meses en la cárcel a causa de una trampa que alguien le tendió. Diez años después, reconvertido en investigador privado, tiene la oportunidad de averiguar quién le traicionó y pasar página definitivamente de aquel negro pasado. Su protagonista: un antihéroe, separado, mujeriego y bebedor, al que le gusta el jazz. y que no siempre utiliza métodos tan limpios como debiera. Su hija adolescente es su salvavidas afectivo en su no muy grata  existencia.Narración y detective son clásicos (al estilo Chandler, por poner un referente) y contiene una incisiva denuncia de la corrupción policial, que considera estructural y por tanto imbatible,  y del racismo imperante en la sociedad. La música de jazz está muy presente y también los colores; sorprende la cantidad de veces que detalla el color de la tez de los personajes, tratando de subrayar la artificialidad de la dicotomía blancos-negros.  La trama, como siempre entretenida, trascurre en la ciudad de Nueva York y está escrita con un estilo breve y conciso. El nuevo personaje tiene la continuidad asegurada.

     

    https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20180906/walter-mosley-premio-rba-novela-negra-2018-7021283

    (Mesa redonda con el autor)

    https://es.wikipedia.org/wiki/Walter_Mosley

    (Biografía)

     

    Samanta Schweblin: Kentukis

     

    Idioma original: Castellano

    Edita:  Literatura Random House, 2018

    Nº de páginas: 221

     

    La autora presenta una ficción perfectamente plausible, desde una perspectiva que interroga sobre los límites morales de las posibles aplicaciones de las nuevas tecnologías. No se puede calificar de ciencia-ficción ya que las tecnologías de las que habla ya están aquí: poco más que una conexión a internet, un teléfono y una cámara de video.Un kentuki es una especie de mascota-robot [cuya apariencia (animal) puede elegir el comprador: conejo, cuervo, topo…] con la  particularidad de que hay alguien anónimo, en algún lugar del mundo, que lo maneja; y que puede ver, a través de la cámara que llevan instalada, lo que estos aparentes juguetes ven y también lo que sus amos hacen (siempre que éste los mantenga cargados). Se puede tener un kentuki como juguete o compañía o ser el que los maneja a distancia; y esto puede hacerlo una persona estupenda pero también un perturbado, un pedófilo o simplemente un “voyer”. El negocio es floreciente no sólo porque adquirir uno no es barato sino también porque hay gente capaz de pagar bastante dinero por tener experiencias nuevas e instalarse en lugares y hogares muy diferentes a los suyos; y además, todavía no se ha regulado.

    Esta original trama, de ágil prosa, nos adentra en las historias de diversas personas y en las relaciones que establecen con los kentukis: de cariño, dominación/sumisión, chantaje e incluso sexualidad.

     

    https://elpais.com/cultura/2018/10/24/actualidad/1540396940_059247.html

    (Reseña de Jorge Morla)

    https://es.wikipedia.org/wiki/Samanta_Schweblin

    (Biografía)

     

    INMIGRANTES O AYUDAS A LAS MUJERES & FAMILIAS

    http://nadaesgratis.es/admin/hacerlo-como-los-alemanes

     

    http://piensasiempreporque.blogspot.com/2018/01/comentario-de-piramides-de-poblacion.html

    “Se ve que estamos entrando en un largo periodo preelectoral porque todas las fuerzas políticas, sean de ámbito estatal o autonómico, están anunciando  la aprobación de cualquier medida de apoyo a los colectivos a los que las circunstancias van orillando de la recuperación económica. No sólo se trata del aumento de las pensiones mínimas o de la propuesta de dar a las amas de casa un salario (en Galicia) o bien unas deducciones fiscales (en la Autonomía valenciana) o el proyecto de regular un “seguro de asistencia en la vejez” o del censo y  tratamiento de la llamada “pobreza infantil”.  En estos momentos, las propuestas que  todos los partidos políticos tienen en “cartera” en sus  “programas históricos” tratan de medidas de “protección a la familia” y no sólo  bonificaciones a los mayores de 65 años que quieran seguir trabajando,  o a la contratación de mujeres en aquellas actividades en las que están infrarepresentadas.la holgura de ingresos fiscales facilitará diversos acuerdos parlamenrarios de “apoyo a las mujeres& familias”.  El primer éxito de esta oleada de reformas con amplísimo consenso parlamentario ha sido la reforma de permisos de maternidad/paternidad. Y ahora  podría  ser la reforma de los horarios comerciales en línea con los informes que, sobre ese asunto, estaba manejando la Ministra Bañez del último Gabinete Rajoy.El segundo éxito vendría de una revisión de la legislación aprobada por Rajoy  de “conciliación de la vida familiar y laboral”. .Se trataría de una ampliación de los protocolos de discriminación positiva en defensa del aumento del empleo femenino, que es uno de los colectivos que, junto con el de los parados mayores de 45 años,  tienen mayores posibilidades de quedarse descolgado del intenso proceso de creación de empleo. Por diversas razones históricas y culturales las mujeres han sufrido una doble discriminación a la hora de poder acceder al empleo estable con igualdad de oportunidades para con los varones.  Cualquier jefe de personal sabe que las mujeres están discriminadas por razón del riesgo en el que incurre el empresario cuando contrata a mujeres en edad fértil, puesto que el permiso de maternidad le obliga a desembolsar por duplicado la cotización a la Seguridad Social durante cuatro largos meses: si hay que contratar mujeres se utilizan siempre contratos temporales. La otra discriminación procede del hábito social por el cual es la mujer la que siempre debe estar dispuesta para poder cuidar a los niños, los enfermos y los ancianos incapacitados. flexibilizar sin muchos problemas el uso de los permisos de maternidad/paternidad y ampliarlos a la adopción de niños. Por otro lado garantiza el derecho a la reducción de jornada para poder atender a familiares consanguíneos incapacitados o que requieran cuidados especiales. Así que el tercer éxito tendría que ver, pues,  con la revisión de la normativa por bajas laborales. Todo ello representa  una “revolución gestionada por la  titular del Ministerio de Trabajo que debería proponer un Pacto de Estado de gestión de  de futuro para los flujos de una  migración muy distinta  de la conocida “papeles para todos” ”

     

    AIReF: Previsiones demográficas en España

    http://www.airef.es/wp-content/uploads/2018/10/NOTICIAS/PREVISIONES_DEMOGRAFICAS/presentacionfinal-003.pdf

     

    Eleconomista.es: La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) prevé que la población española podría alcanzar los 60 millones de personas en 2050, gracias a la llegada de unos 8 millones de inmigrantes en los próximos 30 años y al impulso de la natalidad

    https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9430080/10/18/Airef-preve-60-millones-de-espanoles-en-2050-con-mas-inmigracion-y-natalidad.html

     

    Laura Olías: La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRef) ha publicado su primera previsión demográfica, en la que estima que la población en edad de trabajar se mantendrá en torno a los 30 millones en 2050. El organismo prevé la llegada neta de unos 270.000 inmigrantes anuales hasta 2050, mientras que el INE sitúa esta cifra en torno a los 45.000 anuales. Los analistas fiscales consideran que la población española puede crecer hasta los 60 millones de habitantes, gracias también a un incremento de la tasa de fecundidad 

    http://www.informeraxen.es/la-airef-multiplica-por-seis-las-previsiones-de-llegadas-de-inmigrantes-del-ine-para-los-proximos-30-anos/

    Domingo Soriano : 60 millones de habitantes en 2050? Lo que dice y lo que no dice el informe de la AIReF. El organismo presenta unas previsiones de población mucho más elevadas que las del INE o Eurostat: prevé hasta 320.000 inmigrantes netos al año

    https://www.libremercado.com/2018-10-05/60-millones-de-habitantes-en-2050-lo-que-dice-y-lo-que-no-dice-el-informe-de-la-airef-1276626022/

    Mayor.actualcom : La AIReF cambia la pirámide demográfica del futuro en españa

    https://www.mayoractual.com/articulo/dinero/airef-cambia-piramide-demografica-futuro/20181008112007003141.html

     

    Brenda Valverde: Los gráficos que explican cómo está cambiando la población en España. Cada vez muere más gente y nacen menos niños

    https://verne.elpais.com/verne/2018/06/19/articulo/1529425780_693647.html

     

     

     

    Montaje a partir de una foto de FamVeld / Getty Images

    España está cambiando. En 2017 hubo más defunciones que nunca, pero además el año pasado ha sido histórico en muchos aspectos, como recoge el informe Movimiento Natural de la Población, publicado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).El director de comunicación del INE, Donald Peña, ha desmigado en su cuenta de Twitter el informe. Suele distribuir píldoras informativas en esta red social con datos curiosos, como cuando contó que en España hay personas que realmente se llaman Lady Di o Superman. Con sus apuntes y rastreando en el informe, destacamos algunos datos para entender el cambio de composición de población del país. La mayoría de los gráficos comienzan en 1975 porque es el año en el que se comienza a recopilar con un criterio unificado los datos que hoy analizamos.

    1. El menor número de nacimientos desde 1999

    La cifra de 2017 (391.930 nacimientos) es relativamente cercana a la de 1995 (363.469), uno de los ejercicios marcados en los archivos del INE por la baja natalidad. Justo hace ahora 10 años, en 2008, se registró sin embargo una cifra que fue celebrada: 519.779 nacimientos, el máximo en 20 años impulsado por el nacimiento de españoles de madres extranjeras (1 de cada cinco bebés de aquel año), pero desde entonces la cifra se ha reducido un 24,6%.

    1. Nacen 8 niños por cada mil habitantes

    El número de nacimientos por cada mil habitantes, lo que se conoce como tasa bruta de natalidad, no había sido tan baja desde que se tienen datos (1975). Si entonces nacían casi 19 niños por cada mil habitantes, en 2017 esa cifra se sitúa en 8,4.

    1. El número de hijos por mujer varía en distintos territorios

    También hay diferencias de edad entre mujeres extranjeras y españolas. Las extranjeras tienen de media 1,7 hijos, mientras que las españolas tienen 1,25.

     

    1. El primer hijo llega en la treintena

     

    Si en 1975 veíamos que el primer hijo se tenía con apenas 25 años cumplidos, esa edad no ha hecho más que aumentar hasta ahora. En 2015 las madres primerizas ya tenían 30 años de media y en 2017 la mujeres que han tenido su primer hijo (esta estadística sólo se contabiliza en mujeres, no hay un equivalente con hombres) lo hicieron casi a los 31 años. Hay 10,57 mujeres en edad fértil, una cifra que ha ido descendiendo paulatinamente desde los 11,61 millones de 2009.

    1. Nunca había muerto tanta gente en un año desde que hay registros

     

    La población española envejece y las defunciones aumentan cada año. En 2017 fallecieron 423.643 personas, un 2,3% más que en 2016. Esta cifra es la mayor desde 1941, según Peña, y se encuentra muy por encima del primer dato que ofrece el INE, el de 1975 (298.192 defunciones).

    1. El saldo vegetativo, ¡en números rojos!

    El número de defunciones en España fue superior al de nacimientos en 2017. Ya ocurrió en 2015, pero los datos que ahora conocemos evidencian que la brecha ha aumentado. El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) de nuestro país el año pasado se sitúa en – 31.245. Es la cifra más negativa que conocemos desde 1941.

    1. La diferencia de defunciones y nacimientos no es igual en todos los territorios

    En un extremo Madrid, en el otro -con saldo vegetativo en negativo- Galicia y Castilla y León”

    Manuel Blanco Desar: Una sociedad sin hijos

    https://www.portaluz.org/una-sociedad-sin-hijos-3028.htm

     

    Lavanguardia.com : España registra el número de nacimientos más bajo desde hace 20 años. El año pasado (2017)   nacieron en España 391.930 niños, lo que supone un descenso del 4,5 % respecto al año anterior

    http://www.lavanguardia.com/vida/20180619/45263278660/espana-registra-el-numero-de-nacimientos-mas-bajo-desde-1996.html

    theobjective.com : La encuesta sobre Movimiento Natural de la Población muestra que el número de nacimientos en 2017 fue un 4,5% menos respecto al año anterior y, desde 2008, cuando la cifra de nacimientos fue la mayor en 30 años, el descenso ha sido de un 24,6%.También ha bajado el número de hijos por cada mujer, que se sitúa actualmente en 1,3 frente al 1,34 del año 2016. La edad media para tener hijos ha ascendido hasta los 32,1 años, la más alta de toda la serie histórica.Además, el número de mujeres de entre 15 y 49 años, es decir, “las mujeres en edad de ser madres”, se ha reducido hasta los 10,57 millones en 2017, de forma que la tendencia a la baja iniciada en 2009 continúa

    http://theobjective.com/espana-numero-nacimientos/

    Miguel Valverde: Las multinacionales extranjeras en España expresan su preocupación al Gobierno y a las comunidades autónomas por la «gravedad del problema» del envejecimiento de la población en España.

    http://www.expansion.com/economia/2018/06/18/5b274c3d268e3ea0648b4583.html

     

    «Es necesario que los poderes públicos trabajen en medidas inmediatas, que palien los efectos [del envejecimiento] sobre el crecimiento económico al reducirse la oferta laboral, la demanda y la inversión». Se producirá «una fuerza laboral decreciente y envejecida». Disminuirá «la proporción de población en edad de trabajar». Por lo tanto, los empresarios sostienen que «disponer de una población joven es la mejor garantía para mantener el desarrollo económico y garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar». El Eurobarómetro indica que, en 2050, el 35% de la población española tendrá más de 67 años. Es decir, por encima de la edad de jubilación que estará vigente a partir de 2027. Actualmente, la cohorte con esta edad representa el 16,5% de la población.

    La inquietud de las empresas se recoge en un informe titulado La natalidad en España que para Multinacionales por marca España ha elaborado el profesor Hermógenes del Real Álvarez, del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad Autónoma de Madrid. Las propuestas más relevantes del estudio son las siguientes:

    1. Más medidas fiscales para apoyar la maternidad

    Elevar el gasto fiscal, con exenciones, deducciones y créditos, para fomentar la natalidad desde el 1,5 al 2,5% del Producto Interior Bruto, siguiendo el modelo de los países de la OCDE. Las deducciones fiscales deberían ser progresivas de acuerdo con el número de hijos. En este mismo sentido, el informe propone también ayudas fiscales a las empresas que creen guarderías para los hijos de sus trabajadores.

    2. Ampliación de los permisos

    Las multinacionales por marca España proponen una política ambiciosa de permisos parentales siguiendo los modelos de los países del norte de Europa. Actualmente, el permiso de maternidad en España es de 16 semanas -cuatro meses, aproximadamente- y de cinco semanas, el de paternidad, si se aprueban los presupuestos. Ambos con el 100% del salario. Los padres pueden repartirse con la madre las últimas 10 semanas del permiso de maternidad. Pues bien, el informe de las multinacionales por marca España propone acercarse a Suecia, Noruega o Alemania entre otros. En el caso de Suecia, los padres comparten un permiso de 480 días -16 meses- con el 80% del sueldo. En Noruega, las madres tienen 392 días cobrando el 80% del sueldo, o 322, cobrando el 100%. Es decir, entre 13 y 10,7 meses, en función del salario que cobren. En Alemania, madres y padres tienen derecho a un año de baja con el 67% de su sueldo, y ayudas complementarias a la paternidad.

    3. Aumentar las guarderías públicas

    Las empresas proponen al Gobierno y a las comunidades autónomas «fortalecer» la red de guarderías para niños de hasta 3 años. El objetivo es facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores.

    4. Empleos de calidad para los jóvenes

    Se trata de «impulsar la contratación de los jóvenes con acceso a empleos de calidad que favorezcan y aceleren su independencia económica». Por empleos de calidad se entiende con mayor estabilidad laboral -indefinidos- y mejor pagados. España ocupa el último puesto de la Eurozona en trabajadores con contratos indefinidos. El 76% de los asalariados tienen empleos indefinidos en España, ocho puntos menos que la media de los países del club.

    5. Facilitar el acceso a la vivienda de los jóvenes

    Ésta es una propuesta complementaria de la anterior. Junto a la estabilidad laboral, una política de vivienda que facilitase la independencia familiar de los jóvenes ayudaría a fomentar la natalidad.

    6. Revisar las políticas de inmigración

    Los empresarios plantean favorecer la entrada e inserción social en España de inmigrantes «con foco en el aumento de la tasa de natalidad». La mayoría de los ciudadanos que vienen a España buscan trabajo y son fundamentalmente jóvenes. En la primera generación, la tasa de fecundidad de las mujeres es más alta que la de las españolas. El caso es que la tasa de fecundidad en España es de 1,3 hijos por mujer, muy lejos de la tasa de 2,1 hijos por mujer, que es el nivel que garantiza el reemplazo de la población.

    7. Equiparación laboral entre hombres y mujeres

    Este es uno de los debates sociales más importantes que tiene lugar hoy en España. El Gobierno anterior del PP estaba negociando con la patronal y los sindicatos medidas para cumplir este objetivo. Sin embargo, esta propuesta sí es política de empresa. Las multinacionales reconocen que hay que proteger la maternidad de la presión social y laboral. Por ello, el informe plantea una equiparación de las condiciones laborales entre hombres y mujeres en los salarios, en las oportunidades profesionales y en los sistemas de promoción. Junto a ello, los empresarios plantean potenciar las carrera profesional de las mujeres «con un alto potencial con planes específicos de desarrollo». Multinacionales por marca España es una asociación que reúne a 35 grandes empresas extranjeras de todos los sectores. Dan empleo a 1,2 millones de trabajadores y representan el 15% del PIB.

    Entre otras compañías forman parte del club: Altadis, Aon, Arvato Bertelsman, Bayer, British Telecom, Deloitte, Diageo, Ernst &Young, Facebook, Google, Heineken, Huawei, IBM, ING, Leroy Merlín, L’Oreal, Mediaset España, Siemens oThales.

    Elpais.com : Tormenta demográfica. España necesita políticas sociales activas que faciliten la natalidad

    https://elpais.com/elpais/2018/06/20/opinion/1529509465_855925.html

     

    Maria C. Orellana : ¿Es la baja natalidad un problema?

    http://abcblogs.abc.es/tareas-pendientes/2018/06/20/es-la-baja-natalidad-un-problema/

    Brenda Valverde: Los gráficos que explican cómo está cambiando la población en España

    https://verne.elpais.com/verne/2018/06/19/articulo/1529425780_693647.html

     

     

    Javier Gilsanz: El suicidio demografico español

    http://murciaeconomia.com/not/55893/el-suicidio-demografico-de-espana/

    “Hay noticias claves que pasan desapercibidas. La penúltima: España tiene la natalidad más baja de Europa, 1,33 hijos por mujer, la mitad que en 1976 (2,76 hijos). Y lo peor es que la tendencia seguirá y en 2050 nacerán menos de 1.000 niños diarios. Como además somos el país más envejecido de Europa y un tercio largo de españoles tendrán más de 65 años a mediados de siglo, resulta que nos estamos “suicidando” como país: perdemos población y cada vez habrá menos jóvenes para trabajar, mantener la economía y pagar los impuestos y las pensiones. Y nadie hace nada. Porque mientras a muchos políticos se les llena la boca con “ayudar a las familias”, España es el segundo país de Europa que menos gasta en ayudas a las familias. Y la consecuencia es una natalidad por los suelos. Habría que tomar ejemplo de Francia, líder en nacimientos, que lleva medio siglo apoyando la natalidad como política de Estado, gobierne quien gobierne. Pero aquí estamos a otras cosasCada vez nacen menos niños en España. En 2017 habrá habido menos de 400.000 nacimientos, algo que no sucedía desde el quinquenio 1995-2000 (363.469-397.000 nacimientos) y que no se ha visto después ni antes (ver gráfico histórico de la natalidad), con más de 400.000 nacimientos en los duros años 40 de la post-guerra civil , cerca de 500.000 anuales en los años 50 y entre 600.000 y 700.000 niños nacidos durante los años del llamado “baby boom”, de 1960 a 1976. A falta de los datos del INE de todo el año, en la primera mitad de 2017 nacieron 187.703 niños en España, una media de 1.025 diarios, casi  la mitad de los nacidos en 1964, el año récord (697.697 nacimientos, 1.911 diarios). Y menos de la mitad de los 2.200 niños que nacen cada día en Francia (con 65,20 millones de habitantes).

    Los nacimientos se han desplomado en España, sobre todo con la crisis (518.503 nacimientos en 2008), por una combinación de dos causas. La primera, que hay menos mujeres en edad fértil (entre 15 y 49 años), por la caída de la natalidad en los años 80 y 90: si en 2009 había 11,61 millones de mujeres que podían ser madres, en 2016 había un millón menos (10,61 millones). La segunda razón es que las mujeres españolas esperan cada vez más para ser madres, ocupadas en estudiar o hacerse una carrera profesional: si en 1976, las mujeres eran madres a los 28,5 años de media, en 1996 lo eran ya a los 30,2 años y en 2016 lo eran a los 32 años de media. Y claro, cuanto más tarde, más riesgo de que no tengan hijos.  Un dato llamativo: 1 de cada 4 españolas nacidas en 1975 no van a tener hijos nunca, según un estudio del Centre D’Estudis Demografics. Al final, el resultado es la caída drástica de la tasa de natalidad en España: 1,33 niños por mujer en 2016, según el INE, una tasa que cae desde 2008 (1,44 niños por mujer) y desde principios del siglo (1,21 en 2000), tras haberse superado los 2 niños por mujer en 1.981 (2,03), 2,76 niños/mujer en 1.975  y haberse llegado a un récord de 2,90 niños por mujer en 1970 (y los 3,15 niños por mujer en 1900). Con estos datos, España se coloca como el país con la tasa de natalidad más baja de Europa (2016), según los datos que acaba de publicar Eurostat (13 marzo): 1,33 niños por mujer, frente a 1,60 niños por mujer de media en la UE-28. Nos colocamos así en el pelotón de cola de la natalidad europea, junto a los países del sur, Italia (1,34 niños/mujer), Portugal (1,36), Chipre (1,39), Malta (1,37), Grecia (1,38) y Polonia (1,39). El ranking de natalidad europeo lo encabeza Francia (1,92 niños/mujer), Suecia (1,85), Irlanda (1,81), Reino Unido y Dinamarca (1,79). Y somos también el país donde las mujeres son madres más tarde (32 años, tras los 31 años de Italia) y el país donde nacen menos terceros hijos (sólo el 8,7% de los nacidos en 2016, frente al 12,2% en la UE) y menos cuartos (el 2,8% de los nacidos en 2016, mientras en Europa eran el 5,9% de los nacidos). Si estos datos son preocupantes, lo es más que la natalidad en España va a seguir cayendo en el futuro, según las proyecciones de población hechas por el INE hasta 2065. La principal causa es que se agrava la caída del número de mujeres en edad fértil (15-49 años): habrá 1,8 millones menos en 2031 y 3,5 millones menos (-32,7%) en 2065. Y también subirá la edad a la que las mujeres españolas tienen hijos: de los 31,9 años actuales (2016) se mantendrá en 31,40 para 3031 y subirá a 33 años para 2065. El resultado es que la tasa de natalidad se mantendrá casi igual: 1,36 niños por mujer en 2031 y 1,38 niños en 2 INE 065, según el. Pero como habrá menos mujeres fértiles, los nacimientos caerán bruscamente: de menos de 400.000 nacimientos en 2017 a 366.402 nacimientos en 2020, 353.595 en 2030, 322.799 en 2050 y 294.003 nacimientos en 2065, menos de la mitad que un siglo antes.Esto ya sería preocupante de por sí, pero se agrava porque España tiene otro récord demográfico: es el país con menos niños pero también el país con más viejos. España tenía en 2015 un 17,8% de población mayor de 65 años, la tasa de mayores más alta de Europa (9,8% de población mayor de 65 años) y la segunda más alta del mundo tras Corea del Sur (22,5% de mayores 65 años). Y si esto es ya un problema, lo será aún más en el futuro, porque España es uno de los países con mayor esperanza de vida (83,4 años en 2017, 3 años más que la media OCDE), que además crecerá año tras año (llegará a 88 años en 2065). Con ello, España será un país aún más envejecido en 2050: un 36,3% de españoles tendrán más de 65 años a mediados de siglo, frente al 28% de media en la OCDE (34 países desarrollados), el 30,7% en Alemania, el 26,7% en Francia o el 25,4% en Reino Unido, según la OCDE.No hace falta ser economista para intuir que con este problema demográfico tenemos un grave problema económico: si hoy ya nos faltan jóvenes para trabajar, pagar impuestos y cotizar para pagar las pensiones, en 2050, con muchos menos niños y el doble de viejos (las pensiones pasarán de 9 a 15 millones), el problema será mucho más grave. Porque si en 2013 había 2 activos por 1 inactivo, en 2050 habrá un activo por cada inactivo: la mitad de la población trabajará, pagará impuestos y cotizará para sostener a la otra mitad, según acaba de advertir el FMI, que alerta de que la tasa de actividad de España caerá al 50% en 2050 si no se toman medidas de choque para que nazca y trabaje más gente en España y vengan 5 millones de inmigrantes.Bueno, aquí estamos, en un país que lleva varias décadas de “suicidio demográfico”, viendo caer sus nacimientos y envejecer su población,  y que va a perder 5,4 millones de habitantes para 2066 (seremos 41,068 millones), según las proyecciones del INE. Todos los políticos se llenan la boca de promesas en favor de la familia, las últimas con los Presupuestos 2018, que incluyen ayudas fiscales a las guarderías y la quinta semana de permiso de paternidad. Pero la realidad es que España está a la cola de Europa en ayudas públicas a la familia: somos el 2º país que menos gasta, un 0,7% del PIB (unos 7.800 millones), sólo por detrás de Grecia (0,6% del PIB) y menos de la mitad de gasto que la media europea (1,7% del PIB la UE-28), según Eurostat (2016). Y por supuesto, gastamos mucho menos en familia y natalidad que Dinamarca (4,5% del PIB), Finlandia (3,2%), Chipre (3,1%), Polonia (2,5%), Francia (2,4%), Alemania (1,7%), Italia (1,5%) y Reino Unido (1,4% del PIB).Así que no nos extrañe: décadas sin ayudar a la familia y poco apoyo a las mujeres para que sean madres y trabajen a la vez nos ha dejado este “desastre demográfico”, que es una de las mayores hipotecas de nuestro futuro, junto a la baja educación y la poca tecnología. Urge tomar conciencia del problema y conseguir un Pacto por la natalidad, para tratar de revertir la situación en unas décadas. Ahí está el ejemplo de Francia, que ha tardado más de medio siglo en revertir el grave problema demográfico que heredó tras las II Guerra Mundial. Pero lo ha conseguido y es el país líder en natalidad, gracias a que es “una cuestión de Estado”, independiente del partido que Gobierne en cada legislatura.Las medidas a tomar para impedir el “suicidio demográfico”  son variadas y nos las han mostrado otros países, en especial Francia. La primera, crear un Ministerio de la Familia, como existe en Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Luxemburgo o Rumanía, mientras en España es competencia de una subdirección general dentro de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. A partir de esta apuesta política, hay que empezar por subir las ayudas por hijo, que en España son más bajas que en la mayoría de Europa: 24,25 euros mes por cada uno de los cuatro primeros, frente a 133/357/542 euros en Francia, 184/184/190/215 en Alemania, 107/71/71/71 en Reino Unido o 22/34/50/65 euros en Italia. Tanto el Instituto de Política Familiar como Save the Children proponen pagar 100 euros mensuales por hijo y 150 euros para familias monoparentales y pobres. Otra medida sería mejorar la oferta de guarderías subvencionadas (escasas y caras) y rebajar el IVA de los pañales y productos infantiles que tienen el 21% (se baja el IVA al cine y no a los pañales, que deberían pagar un IVA del 4%). Además, habría que aumentar los permisos de maternidad y sobre todo de paternidad, mejorar las ayudas al alquiler para las familias con hijos, mejorar las becas y fomentar unos horarios laborales que faciliten la natalidad. Y un trato fiscal más favorable a las familias con hijos.Un elemento clave para fomentar la natalidad es facilitar el trabajo de las mujeres que son madres, para que tengan hijos antes y tengan más que esos 1,33 de media. Este objetivo exige profundos cambios en las empresas y en los convenios, así como en la mentalidad de los hombres, que deben aumentar su ayuda (escasa) en el cuidado de los niños. En Francia, se rebajan las cotizaciones a las madres trabajadoras y además el fomento de la natalidad está presente en todas las políticas públicas, desde los descuentos en servicios públicos a las ayudas al alquiler para parejas jóvenes con hijos. Y claro, nacen más niños.Tenemos un grave problema de población y en vez de pensar en resolverlo con ayudas eficaces, dejamos que se agrave. Y en unas décadas, estaremos ante un auténtico “suicidio demográfico”: no tendremos niños y jóvenes para sostener la economía ni las pensiones. Y sólo quedarán los recortes y dejar entrar a 5 millones de inmigrantes (como augura el FMI), para compensar la caída de población. Todavía estamos a tiempo de tomar medidas, que son eficaces en varias décadas, como ha demostrado Francia. Pero hay que tomar conciencia de la gravedad del problema y poner medios suficientes. Y volcarse en ello todos, al margen de la política, porque la natalidad debería ser un problema de Estado. Pero me temo que estamos en otras cosas. Sigan con Cataluña y el máster de Cifuentes. No se preocupen por el futuro hasta que se nos caiga encima”

    Ignacio Conde Ruiz: España envejece

    http://nadaesgratis.es/j-ignacio-conde-ruiz/espana-envejece-paso-a-paso

    La población en España continúa el proceso de envejecimiento, la población total pasaría de 46,5 millones de personas en 2014 (ver pirámide de población actual) a 43,7 millones de personas en el año 2050 bajo el escenario publicado esta semana y si se mantuviera la tendencia demográfica actual. Esta cifra sería casi 2 millones más de lo que el INE proyectaba hace dos años, sin embargo inferior en 4 millones a la de hace cuatro años. En las siguientes pirámides para cada escenario en el año 2050 se puede ver: i) una base que cada vez se estrecha más en cada nuevo escenario debido a una menor natalidad, ii) el tronco de población en edad de trabajar donde incide la evolución de los flujos migratorios, y  iii) la parte superior que recoge con cada escenario un mayor número de población a edades avanzadas que hace que la pirámide se esté invirtiendo.

    gnacio Conde-Ruiz: Sin lugar a dudas, la dinámica del envejecimiento poblacional es, de todas las potenciales tendencias que nos afectarán en el futuro, una de las más relevantes y que conocemos con más certidumbre

    http://nadaesgratis.es/j-ignacio-conde-ruiz/neg-visual-y-b%c3%a1sico-poblaci%c3%b3n-en-espa%c3%b1a-quo-vadis-2

    “El número total de nacimientos seguirá reduciéndose en las próximas décadas como se ve en el Gráfico 1. Si en 2014 superan la cifra de 400 mil, en el año 2050 serían un 34% menos (269 mil) según las previsiones recién publicadas. Esta variable ha sido revisada a la baja en cada nuevo escenario y es debido a que el número medio de hijos por mujer se mantendría inferior a 1,3 y sobre todo a la reducción de mujeres en edad fértil y al ligero descenso En comparación europea, el número de niños por mujer en España ya es inferior a la media europea (como mostrábamos en un post anterior) y seguirá por debajo de las previsiones de Eurostat que estima será 1,7 en 2060 para la UE-27.

    . La expectativa de vida al nacer siguen mejorando, dentro de cinco décadas sería de casi 91 años para los hombres y cerca de los 95 años para las mujeres. De mismo modo, la esperanza de vida a las edades mayores también aumenta y podemos ver en el siguiente gráfico como en el caso de la correspondiente a los 65 años el INE ha elevado sus previsiones respecto al escenario anterior. Revisión a revisión continuamos ganando años de vida extra. Así la esperanza a partir de los 65 años se situaría en los 27,4 años para los hombres y en los 30,8 años para las mujeres en el año 2063.

    CEOE: el envejecimientode la población y sus efectos en el mercado laboral español https://contenidos.ceoe.es/CEOE/var/pool/pdf/publications_docs-file-204-el-envejecimiento-de-la-poblacion-y-sus-efectos-en-el-mercado-laboral-espanol.pdf

     

     

    Jose Luis Fernandez: Los datos actuales en España muestran que la población mayor de 65 años se sitúa alrededor del 17% de la población total, con más de 7 millones , de las que aproximadamente un 25% son octogenarias.Según las proyecciones realizadas por el INE, En España, en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años y en el año 2050 las personas mayores de 65 años estarán por encima del 30% de la población (con casi 13 millones) y los octogenarios llegarán a ser más de 4 millones, lo que supondría más del 30% del total de la población mayor.Estas estimaciones son aun más pesimistas en estudios internacionales de prospectiva y en las proyecciones llevadas a cabo por la (ONU, que sitúan a España en el año 2050 como el país más envejecido del mundo, de cuya población el 40% se situaría por encima de los 60 años. (Population Ageing and Development 2009: www.unpopulation.org).

    http://www.fgcsic.es/lychnos/es_es/articulos/envejecimiento_poblacion


    ”Para enmarcar las cifras del envejecimiento en el contexto de la Unión Europea, se muestra la proyección realizada por el Eurostat en el año 2004 para los 25 países miembros, donde se dividen por grupos de edad de la población durante un periodo de tiempo de 100 años, desde 1950 hasta 2050. En esta prospectiva, se aprecia un aumento en la estructura de la población que representan los grupos de edad más avanzada, de 65 a 79 años y de 80 años en adelante. De tal forma que del 10% que representaba este grupo de población en 1950 pasa hasta casi el 33% previsible para el 2050. (Características y retos del envejecimiento de la población: La perspectiva europea, de Par Asghar
    Zaidi: http://www.euro.centre.org). (Gráfico 1).

     

    Si se lleva a cabo un análisis de los datos focalizado sobre España en comparación con el resto de países de la UE (ver gráfico 2), se observa cómo el fenómeno del envejecimiento poblacional parece más acentuado. La población de mayor edad en España, según estas estimaciones, experimentará de forma general un crecimiento más rápido que la media del resto de países europeos. En el gráfico, se muestra la evolución en porcentaje del crecimiento del grupo de población mayor de 65 años, donde se aprecia que más o menos de la década de los 80 en adelante, se produce una aceleración en el crecimiento de este grupo de población con respecto a la media de los países europeos.Se observa, de la misma manera, que además de producirse el fenómeno de envejecimiento de una forma generalizada en la sociedad europea, en determinados países, como es el caso español, se produce de una forma más acentuada. Por lo tanto, el hecho de abordar los retos de una población en proceso de envejecimiento se planteará en algunas sociedades antes que en otras.
    Otro aspecto que debemos considerar, tras observar el gráfico, es que
    el grupo de población de edad media comprendida entre los 15 y los 64 años está disminuyendo. Esto implica la posibilidad de que en el futuro nuestra población pueda contar con una proporción más reducida de personas profesionalmente activas. Este efecto de decrecimiento poblacional es uno de los principales retos que tendremos que afrontar en un futuro a medio-largo plazo, y puede suponer un importante desafío para que las economías europeas lleguen a ser competitivas y continúen desarrollándose en un entorno de crecimiento de la población a nivel global”

     

    Miguel Córdoba Bueno &  Gema Fernández-Avilés Calderón  & Carmen García Centeno : En  2019 ¿sería la quiebra del sistema público de pensiones?

     

    https://www.revistadelibros.com/discusion/2019-la-quiebra-del-sistema-publicode-pensiones

     

    Es sostenible nuestro sistema de pensiones públicas?

    La sostenibilidad de los sistemas de pensiones es, cada vez más, un tema de vital importancia y de amplia discusión en las sociedades desarrolladas. Ello se debe a que las pensiones de jubilación constituyen la fuente de renta más importante de los jubilados, en parte porque en muchos casos la recepción de una pensión de jubilación es incompatible con la actividad laboral, en parte porque estas transferencias podrían llegar a desincentivar el ahorro individual para la jubilación. Además, las pensiones de jubilación suponen la mayor partida del gasto público en protección social, cuya financiación recae fundamentalmente sobre el factor trabajo, especialmente sobre las cotizaciones sociales de empresas y trabajadores, si bien hay una parte (12,22% en 2014) que se sufraga con los impuestos generales (cotizaciones de desempleados). Pero, ¿por qué supone una amenaza la posible quiebra del sistema actual de pensiones? Una posible explicación puede encontrarse en el hecho de que el envejecimiento de la población genera una subida del número de pensionistas por cada empleado; lo cual, a su vez, debería causar un aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social por empleado o una disminución de las pensiones medias pagadas a los jubilados, o ambas cosas a la vez, aunque de facto no sucede así, ya que las pensiones, por motivos políticos y sociales, son rígidas a la baja. Este rasgo negativo, común al conjunto de los países de la Unión Europea, se agrava en el caso de España, ya que ocupa el penúltimo puesto en cuanto a tasas de natalidad y el primero en cuanto a esperanza de vida. De hecho, el imparable cambio demográfico se halla en la raíz de los problemas del sistema de pensiones públicas.Cuando se diseñaron la mayoría de los sistemas públicos de pensiones a principios del siglo XX, la mayor parte de la población era pobre, la longevidad estaba poco extendida y predominaba la estructura familiar tradicional, caracterizada por la estabilidad de unas unidades familiares en las que sólo el «cabeza de familia» participaba en el mercado de trabajo. Sin embargo, un siglo después, el panorama es totalmente diferente, pues están produciéndose cambios demográficos y socioeconómicos que cuestionan la viabilidad de los sistemas de pensiones contributivas. Este escenario ha provocado que, desde comienzos de los años ochenta, se haya abierto un debate ininterrumpido sobre la necesidad de ajustar los sistemas de pensiones contributivas a la nueva realidad económica y social.

    Los principales aspectos a considerar serían:

    1) El problema de las transferencias intergeneracionales que se derivan de los sistemas públicos de pensiones actuales, en el sentido de si son o no compatibles con la estabilidad económica y política bajo el nuevo escenario demográfico, sobre todo en un mundo con libertad de circulación de capitales y de trabajadores. En puridad, cada generación debería ser capaz de equilibrar ingresos y gastos, y solamente debería asumir algún déficit temporal siempre y cuando tuviera una expectativa fundada de cubrirlo con superávits futuros no asumidos por generaciones futuras.

    2) La reforma de los sistemas actuales que permitan que las generaciones futuras de jubilados puedan disfrutar de un cierto nivel de renta en el nuevo escenario demográfico y económico sin que se perjudique la estabilidad económica y política. En suma, crear un modelo básico de sostenibilidad en el que se tengan en cuenta todas las variables que afectan al objetivo perseguido.

    3) La transición a sistemas alternativos de pensiones, especialmente a sistemas de capitalización, a partir de un sistema de reparto como los actuales.

    4) La viabilidad política de las propuestas de reforma de los sistemas de pensiones basadas en la transición hacia sistemas de capitalización en países democráticos donde dominan las preferencias del denominado «votante mediano», tal y como planteó Duncan Black en 1948 en un artículo sobre la teoría de la elección social.

    En España, el primer sistema público de pensiones de jubilación (Retiro Obrero Obligatorio) data de 1919 y, al igual que en otros países, a partir de esa fecha el gasto en pensiones ha ido creciendo hasta suponer la mayor parte del gasto estatal en protección social. No obstante, a pesar de que dicho gasto en España es aún inferior al de la media de la Unión Europea, el debate sobre las pensiones en España está cada vez más presente y fue particularmente intenso durante la segunda mitad de la década de los años noventa, concluyendo en abril de 1995 con la aprobación en el Congreso de los Diputados del Informe de la Ponencia para el análisis de los problemas estructurales del sistema de Seguridad Social y de las principales reformas que deberían acometerse, informe que es conocido como «Pacto de Toledo».Tras este notable avance, apenas se ha ido más allá de meras reformas paramétricas1 (recogidas en la Ley 24/1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social y en la Ley 35/2002, de 12 de junio, de medidas para el establecimiento de un sistema de jubilación gradual y flexible), sin llevar a cabo una evaluación completa de los costes y beneficios de reformas más ambiciosas en el sistema de Seguridad Social.

    Evolución previsible de la población

    Según las nuevas proyecciones proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística (2014-2064), poco a poco va agudizándose el envejecimiento de la población española. Habría que preguntarse si este hecho debiera preocupar a los gobernantes, ya que, si a este incremento del envejecimiento se añaden los efectos de la crisis económica (lo que supone una caída de impuestos, cotizaciones, etc.), sostener el sistema de pensiones se convertirá en un problema inmediato, que se acentuará con el tiempo a medida que nuevas generaciones de jubilados se incorporen al sistema, incrementando el coste de las prestaciones, tal y como puede verse en la Figura 1.

    Figura 1. Población por sexo y edad: España, 2014-2054

     

    En la figura anterior, podemos observar que las expectativas de la estructura de edades entre hombres y mujeres son bastante parecidas, pero que, según van avanzando los años, y debido sobre todo al aumento de la esperanza de vida y a la menor tasa de natalidad, el porcentaje de personas con avanzada edad aumenta consta ntemente, llegando el número de personas que tengan setenta y siete años en 2054 a doblar el número de personas que tengan cuarenta años en aquella fecha. En suma, una población en edad laboral muy inferior a una población jubilada tendrá que hacerse cargo del mantenimiento de esta última, lo cual genera a priori el problema de sostenibilidad suscitado.Con la llegada de inmigrantes, la situación se enmascaró al ascender ligeramente la natalidad, ya que muchos de los nacimientos a nivel nacional eran atribuibles a los inmigrantes que llegaban a España y que tenían una tasa de natalidad claramente superior a la de los españoles.El problema del envejecimiento de la población española, tiene una doble lectura. Por una parte, por haber alcanzado una de las tasas de esperanza de vida más altas del mundo (con datos de 2014, las españolas son las mujeres más longevas de Europa con ochenta y cinco años de expectativa de vida al nacer). Por otra, debido a la reducción de la natalidad, en buena medida, por la incorporación de la mujer a la actividad laboral. Estos dos factores, que entraron en juego en las últimas décadas, ya llevan tiempo dibujando un escenario de envejecimiento progresivo de la sociedad. El inesperado aluvión de inmigrantes de la pasada década maquilló temporalmente el problema, pero la acelerada vuelta a sus países de origen de muchos extranjeros expulsados por la crisis, unida al fenómeno de la obligada salida de españoles en edad laboral en busca de empleo en otros países, ha puesto de manifiesto la cruda y evidente realidad que vive el sistema de pensiones español en estos momentos.En las Figuras 2 y 3 pueden verse las previsiones del Instituto Nacional de Estadística en relación con los nacimientos y las defunciones para el próximo medio siglo:

    Figura 2. Nacimientos de madre residente en España por edad de la madre y año

     

    Figura 3. Proyecciones de nacimientos de madre residente en España versus defunciones de residentes en España

     

    En la Figura 3 podemos observar que el futuro demográfico español raya en lo dramático. En tan solo cuarenta años, las defunciones se incrementarán de cuatrocientas mil a quinientas mil personas por año, debido al lógico aumento de la población en la franja de edad más avanzada, pero los nacimientos de españoles que deberían reponer esas defunciones irán disminuyendo constantemente, pasando de cuatrocientos mil a doscientos cincuenta mil niños nacidos anualmente.Con una tasa de reposición poblacional tan escasa, no será posible sostener el elevado volumen de población que ocupará la franja de edad más avanzada. De hecho, lo peor (en cuanto a la estructura demográfica) está por llegar. Y este escenario se planteará a partir de la década de 2030 y, sobre todo, de las de 2040 y 2050, cuando empiecen a jubilarse en masa los babyboomers. Será entonces cuando las generaciones con mayor número de personas vayan dejando el mercado laboral mientras, por debajo, unas cohortes sensiblemente más reducidas deban soportar el coste de la atención de las pensiones y sus cuidados sociosanitarios.Ese será el momento de mayor tensión en la estructura demográfica, hasta que, a medida que vayan falleciendo las generaciones citadas, se imponga una estructura de población que no será ni piramidal ni con forma romboide, sino una especie de árbol con un ancho tronco que va perdiendo la copa, y en el que apenas habrá diferencias en el número de habitantes de las diferentes cohortes de edad.Habrá que esperar probablemente una generación más para que esta franja aligere su peso y pueda ser soportada por la tasa de nacimientos, pero ello supondrá que la población española en su conjunto habrá disminuido notoriamente, lo cual, a los efectos de soporte del sistema productivo global, generará nuevas alertas de índole económica, que no son el objeto del presente trabajo.Esto es lo que apuntan las predicciones a largo plazo, unas proyecciones estadísticas que se elaboran a partir de las tendencias demográficas del momento, y que podrían variar, no tanto en los aspectos relativos a las tendencias de natalidad y mortalidad, las más rígidas y previsibles, sino en el saldo migratorio, mucho más volátil y directamente ligado al desarrollo económico o a las crisis derivadas de los conflictos bélicos.

    Metodología

    Teniendo en cuenta la información de la población, se ha procedido a estimar un modelo dinámico utilizando mínimos cuadrados generalizados (MCG). Este modelo estimará la evolución tanto de los ingresos como de los gastos de la Seguridad Social en pensiones con el fin de poder predecir en qué momento puede llegar a producirse una quiebra del sistema debido al desajuste entre sus ingresos y sus gastos. Así, para la obtención de los ingresos, se ha estimado un modelo para los afiliados a la Seguridad Social y otro para la recaudación vía cotizaciones sociales. Asimismo, para la obtención de los gastos, se ha estimado un modelo diferente para cada uno de los tipos de personas que reciben una pensión, así como de la pensión media que perciben, ya que su comportamiento es diferente a lo largo del tiempo.Con carácter general, el modelo estimado2 pretende captar la inercia de una variable Yt, la cual irá cambiando en función de las variables estudiadas para la obtención de los ingresos o de los gastos. Esta variable, en el caso de los gastos en pensiones de la Seguridad Social, representa, por un lado, para los modelos creados para estimar el número de personas que tienen derecho a una pensión contributiva, las correspondientes a jubilaciones, viudedad, incapacidad permanente, orfandad y favores familiares; y, por otro, la pensión media que corresponde a cada uno de estos grupos. Dentro de este ámbito, también se han estimado las pensiones no contributivas (PNC) y su importe medio. En el caso de los ingresos de la Seguridad Social, representa para unos modelos el número de afiliados totales y el número de afiliados en desempleo y, para otros, los ingresos recaudados de ellos.

    Análisis de resultados

    Para analizar el equilibrio del sistema público de pensiones hay que analizar, por un lado, los cotizantes y sus aportaciones para financiar las pensiones presentes y, por otro, los pensionistas (en nuestro caso, será el número de pensiones, ya que hay pensionistas que perciben más de una pensión) y las pensiones que perciben. Posteriormente, se harán proyecciones hasta el año 2050, ya que los cotizantes actuales irán convirtiéndose sucesivamente en pensionistas y percibirán su pensión correspondiente en función de las cotizaciones de los individuos que en ese momento se encuentren en activo.

    Gastos: evolución de los pensionistas y de su pensión media

    Existen dos tipos de pensiones: las contributivas (PC) y las no contributivas (PNC). Dentro de las PC, existen cinco clases: incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares. Las de incapacidad permanente recogen la pensión percibida por el trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitiva, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. Las de jubilación consisten en la pensión vitalicia concedida a los trabajadores en las condiciones, cuantía y forma que reglamentariamente se determinan, cuando, alcanzada la edad establecida, cesen o hayan cesado en el trabajo. Las de viudedad, orfandad, pensión vitalicia o subsidio temporal en favor de familiares están formadas por aquellas pensiones que se otorgan a otra persona en caso de muerte del trabajador, cualquiera que fuera su causa. Las PNC engloban aquellas prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo.Para analizar la evolución de las pensiones, se han utilizado datos mensuales3 desde el año 2008. Esta información4 ha sido facilitada por la Sección Estadística sobre Pensiones de la Seguridad Social del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Del análisis realizado se infiere que existe una elevada inercia entre el número de pensiones en un período y su pasado inmediato, con independencia del tipo de pensión analizada. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción del número de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta que hay pensionistas que reciben más de una pensión (normalmente de viudedad), y que actualmente hay una ratio de 1,1 pensiones por pensionista.De acuerdo con estos resultados, en el período muestral analizado, se mantiene una importante y, por otro lado, lógica relación entre la pensión media recibida entre períodos de tiempo consecutivos, con independencia de la clase de pensión analizada. Por otra parte, en todos los tipos de pensiones contributivas se aprecia que la estacionalidad es significativa en el primer mes del año, que es el momento en el que se han actualizado las pensiones de acuerdo con el modelo implementado por el Gobierno. En las pensiones no contributivas, la estacionalidad significativa corresponde a los meses en que se incluye la paga extra, habida cuenta de que no existe diferencia estacional en el pago de pensiones contributivas y no contributivas: es decir, la prestación se realiza en ambos casos en catorce pagas. Además, los modelos estimados son fiables y, por tanto, pueden utilizarse para obtener cuál sería la predicción de la pensión media correspondiente a los diferentes tipos de pensiones a satisfacer en las próximas décadas, teniendo en cuenta una serie de hipótesis que posteriormente se comentarán.Estimados los modelos para las pensionistas de las diferentes categorías de pensión, así como a sus correspondientes pensiones medias, se ha procedido a realizar proyecciones respecto a su comportamiento futuro teniendo en cuenta las siguientes hipótesis:

    1. a) Respecto a los pensionistas: el crecimiento del número de personas que tienen una incapacidad permanente, pensión de orfandad o en favor de familiares no va a tener un comportamiento muy diferente del que ha mantenido hasta el momento, mientras que el número de personas que percibirán las pensiones de jubilación y de viudedad irá creciendo de acuerdo con la evolución de la pirámide poblacional.
    2. b) Respecto a la pensión media: las correspondientes a pensiones contributivas van a seguir el mismo comportamiento que en la actualidad, con un incremento anual del 1,0022% del IPC (teniendo en cuenta que las generaciones presentes y futuras están percibiendo y, previsiblemente, van a percibir un salario más bajo en términos reales que el de las generaciones pasadas, lo que comportará la percepción de una prestación menor en el futuro, lo cual a su vez permitirá que, a los efectos del coste global de las pensiones, el incremento de las personas jubiladas se vea en parte compensado con una menor prestación individual que percibirán en términos medios los futuros jubilados).
    3. c) Respecto al total de gasto correspondiente a las pensiones no contributivas, se ha establecido el supuesto de que éstas irán disminuyendo (el valor estimado de la tendencia es negativo) en los siguientes diez años, momento a partir del cual se estancarán.

    En función de los modelos estimados y de estas hipótesis, se han estimado los gastos de las Seguridad Social correspondientes al total de las pensiones (contributivas más no contributivas). La Tabla 1 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre y la Figura 4 su proyección hasta el año 2050.

    Tabla 1. Predicciones del gasto mensual total de la Seguridad Social en pensiones (en miles)

     

    Figura 4. Evolución del gasto total en pensiones de la Seguridad Social (2008-2052)

     

    Como puede apreciarse, existe una clara tendencia creciente del gasto total en pensiones. Para poder estimar si se produce un desequilibrio con los ingresos y, en el supuesto de que así ocurriera, en qué momento se produciría dicho desequilibrio, en el apartado siguiente se procederá a estimar cuál es la evolución de los afiliados y de los ingresos que obtendrá de estos la Seguridad Social.

    s: evolución de los afiliados y de los ingresos por cotizaciones

    El dinero necesario para pagar las pensiones contributivas se obtiene de lo que pagan los autónomos, los asalariados y las empresas en que trabajan estos últimos. España se ha visto afectada en los últimos años por la situación económica, lo cual ha supuesto un incremento del número de personas desempleadas, lo que a su vez implica que las aportaciones de cotizaciones sociales hayan disminuido y que hayan aumentado los cobros por subsidios. Ha habido, por tanto, menos personas contribuyendo al equilibrio del sistema, y más recibiendo prestaciones.Para determinar los ingresos de los cotizantes, es necesario saber cuál es el número de personas afiliadas, desglosándolas en dos categorías: afiliados ocupados y afiliados desempleados; así como determinar cuáles son los ingresos que de ellas se obtienen. Para analizar la evolución de los ingresos de los afiliados se han utilizado datos mensuales5 desde el año 2005. Esta información ha sido obtenida de los resúmenes mensuales de la ejecución del presupuesto de ingresos correspondientes al Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Los resultados estimados corregidos de autocorrelación y de heterocedasticidad recogen los ingresos totales de los afiliados y los correspondientes a los afiliados totales y a los afiliados en desempleo6.Los resultados obtenidos por los modelos estimados para la recaudación que procede del total de los afiliados, así como la parte correspondiente a la aportación del Estado, muestran que existe una importante relación entre los ingresos recibidos en un período y los recibidos en el período anterior. Por otro lado, la estacionalidad significativa muestra la caída que se produce en la recaudación. Además, se han incluido dos valores atípicos significativos en los años 2006 y 2007. Estos modelos obtenidos pueden considerarse fiables y adecuados para obtener cuál sería la predicción de la recaudación en las próximas décadas.En función de estos modelos se han estimado los ingresos de la Seguridad Social correspondientes al total de las cotizaciones. La Tabla 2 muestra a continuación esos valores cada cinco años correspondientes al mes de diciembre (no el acumulado del año).

    Tabla 2. Predicciones del Ingreso total mensual de la Seguridad Social por cotiza ciones (en millones)

    Como era de esperar, la recaudación de los afiliados no va a aumentar, ya que, al ir envejeciendo la población, el número de cotizantes será menor. Esta recaudación tiende a descender ligeramente, estabilizándose alrededor de los ocho mil millones mensuales de recaudación. Para comprobar si esta previsión de ingresos es suficiente para hacer frente a los gastos de cotizaciones de la Seguridad Social, se procederá a su análisis en el siguiente punto.

    ¿Existe equilibrio entre gastos de pensiones e ingresos de cotizaciones?

    Teniendo en cuenta los cambios poblacionales, que indican que cada vez va a ser mayor el número de pensionistas (no cotizantes) y menor el número de cotizantes, así como los resultados estimados anteriores, que reflejaban una clara tendencia creciente de los gastos totales en pensiones que no va a ir acompañada del mismo crecimiento en los ingresos, la quiebra en el sistema de pensiones de la Seguridad Social podría no estar lejana. Para determinar en qué momento va a producirse esta insostenibilidad, en la Figura 5 se representa la diferencia entre los ingresos y los gastos. La línea continua indica que los ingresos obtenidos de los cotizantes no son suficientes para pagar las pensiones. Si va utilizándose el fondo de reserva, pueden ir cubriéndose estos desajustes hasta que se agote en 2019 (línea discontinua).

    Figura 5: Diferencia entre ingresos de cotizantes y gastos de pensionistas en la Seguridad Social (en millones)

    La Figura 5 muestra también que desde hace tres años (2012-2014), los gastos de pensiones de la Seguridad Social son mayores que los ingresos, y ha sido necesario recurrir al Fondo de Reserva7 para cuadrar el presupuesto, concretamente 15.300 millones solamente en 2014, tal y como puede observarse en la Tabla 3:

    Tabla 3. Fondo de reserva (en millones de euros)

     

    Lo anterior sup one que el sistema de pensiones de la Seguridad Social, si no tiene otras fuentes de financiación, entraría en quiebra cuando se acabara el dinero del Fondo de Reserva. Por tanto, a partir de ese momento, en caso de que el importe de las pensiones contributivas fuese superior a las cotizaciones realizadas (cuya diferencia es lo que se conoce como complemento a mínimo), el dinero necesario para pagarlas tendría que salir de los Presupuestos del Estado.Por consiguiente, podemos concluir que el déficit de la Seguridad Social podría solventarse durante los próximos años con el Fondo de Reserva. Sin embargo, este fondo sólo cubriría este déficit hasta el año 2019, momento a partir del cual se produciría la quiebra del sistema de pensiones, tal y como se conoce, y quedaría únicamente la apelación al déficit público, en un determinado porcentaje del PIB.Pero la apelación al déficit público también tiene sus limitaciones, ya que existen compromisos oficiales con la Unión Europea, y el déficit público no puede ser el que necesite nuestro sistema económico. En la Tabla 4 se indica el impacto que tendría el déficit de pensiones de nuestra Seguridad Social (de seguir así las cosas) en el déficit público de la economía española:

    Tabla 4. Impacto del déficit de las pensiones en el déficit público (en millones de euros)

    Como podemos ver, será creciente y supondrá ya el 1,4% del PIB el año siguiente a aquel en que se agote el Fondo de Reserva. Pero quince años después, en 2035, superará el 3% del PIB (al margen del déficit público que generará de forma natural con nuestra economía), y será claramente insostenible, produciéndose la quiebra del sistema.

    Discusión de medidas para corregir la situación

    La situación descrita en el punto anterior evidencia la falta de sostenibilidad del sistema actual de pensiones, teniendo en cuenta, además, que más del 12% de las aportaciones actuales ya las soportan los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con las cotizaciones de los desempleados. Para el año 2050, la aportación tendrá que ser superior al 30% de las cotizaciones sociales, lo cual generará un déficit público estructural (3,74% del PIB y creciente). Si se tiene en cuenta la evolución previsible del PIB español, considerando un incremento medio anual del 1,5%, puede concluirse que el gasto en pensiones con cargo a los PGE será cercano al 5% del PIB del año 2050, y ello no será compatible con los acuerdos que tiene España con Europa, y que se plasmaron en la reforma constitucional del año 2011. Las medidas que se proponen en este trabajo se describen a continuación.El aumento de la edad de jubilación se presenta como casi inevitable. Cuando se puso en marcha el modelo de la Seguridad Social, se indicó sesenta y cinco años como límite para la jubilación, pero la edad de fallecimiento estaba entonces en torno a los setenta años, por lo que sólo era necesario cubrir cinco años de pensión. Sin embargo, en la actualidad está en ochenta y tres años, y aunque se va hacia los sesenta y siete como edad de jubilación, habría que financiar quince años de pensión, es decir, tres veces más. En paralelo, el aumento de salarios en la primera década del presente siglo influye en las pensiones medias de quienes se jubilarán en los próximos años, tal y como se ha visto en las series incorporadas en los modelos, y ello tirará del coste hacia arriba sin que pueda evitarse. Por consiguiente, será necesario incrementar como mínimo hasta los setenta años la edad base de jubilación (habrá colectivos específicos con una edad inferior, tal y como sucede ahora, con mineros, policías, militares, etc.). Ello supondría doce años de pensión, lo cual aliviaría bastante el problema, aunque no lo solucionaría del todo.La disminución de las prestaciones por jubilación es un anatema político y, además, es preciso tener en cuenta que los pensionistas han cotizado por ello a lo largo de toda su vida. La congelación (de facto, es lo que está produciéndose con el 0,25% de incremento) es una solución más razonable, aunque no por ello dejará de ser contestada por las organizaciones sociales.El incremento de cotizaciones a cargo de los trabajadores es una medida impopular, pero que probablemente sea inevitable para cuadrar las cuentas. Son las empresas las que sufren en mayor medida el coste de las cotizaciones (superior en muchos casos al 30% del salario del trabajador). Por un lado, habría que incrementar el porcentaje general de la cuota de los trabajadores y, por otro, subir el límite (unos 42.000 € brutos de salario) a partir del cual ya no se cotiza. Es evidente que subir el límite a 50.000 € o 60.000 € supondría un mayor coste para trabajadores y empresas, pero de nuevo se nos antoja inevitable que la relación entre las pensiones máximas y la escala de cotización sufra un reajuste a favor de las cuentas de la Seguridad Social.Como probablemente no se cubrirá el desajuste de la Seguridad Social, habrá que establecer un incremento específico en la tributación directa e indirecta de los ciudadanos, que vaya directamente a financiarlo. En particular, sería conveniente establecer una cuota específica para los rentistas que no contribuyen a la Seguridad Social por no estar trabajando, pero que tienen un nivel de ingresos muy elevado (674.949 € por persona en 2012 en cobro de cupones y dividendos para el tramo marginal de la tributación del ahorro en IRPF, de acuerdo con la Estadística de Declarantes que publica el Ministerio de Hacienda).Al margen de las cuatro medidas anteriores, que nos permitirían sostener el actual sistema de la Seguridad Social, podría plantearse en paralelo un cambio de modelo, basado en introducir un sistema mixto de pensiones por tramos para las nuevas generaciones, de manera que se cotice por una pensión mínima de subsistencia, y el complemento se materialice en planes de pensiones privados. Tendría que definirse cuál debería ser la renta de subsistencia básica que debería tener un trabajador cuando se jubilara a partir de los setenta años y que, por ejemplo, podríamos cifrar en mil euros mensuales, nivel medio aproximado actual de las pensiones de jubilación.El objetivo de la reforma tendente al sistema mixto consistiría en conseguir que en un futuro todas las personas que hayan cotizado a la Seguridad Social cobraran del Estado una renta de subsistencia que les permitiera vivir dignamente el resto de su vida, y que a lo largo de su vida laboral hubieran podido generar fondos de pensiones privados suficientes como para complementar esa renta en función de su esfuerzo y de su capacidad de ahorro. Obviamente, habría un período transitorio de cuarenta años, en los que habría que adecuar lo cotizado a lo que se espera recibir. No tiene sentido que la prestación de una persona de sesenta y cinco años que va a jubilarse dentro de cinco sea de mil euros, cuando a lo mejor ha cotizado durante toda su vida para obtener dos mil. Sería preciso estratificar en intervalos de cinco años la edad de los contribuyentes, de manera que, por ejemplo, quienes tengan menos de treinta años asuman ya que sólo van a recibir mil euros (su equivalente en capacidad adquisitiva de dentro de cuarenta años) cuando se jubilen y que, por tanto, tienen los próximos cuarenta años para planificar su jubilación con fondos de pensiones privados. Quienes tuvieran entre treinta y treinta y cinco tendrían, por ejemplo, derecho a un máximo de mil doscientos euros, y sus contribuciones ya se ajustarían a dicha cifra; el siguiente escalón, mil cuatrocientos euros, etc., hasta llegar al tramo de sesenta a sesenta y cinco, en el que debería mantenerse de momento el modelo actual, que llega a 2.560,90 €. Lógicamente, esta tabla habría que calcularla bien para que fuera justa, pero permitiría descargar paulatinamente las cotizaciones de la Seguridad Social, y sería más adecuada, ya que hay personas de alto nivel adquisitivo que perciben los 2.560,90 € como complemento a sus cuantiosas rentas, sin necesitarlo.

    Conclusiones

    La situación actual del sistema de la Seguridad Social, por más que se intente hacer referencia al denominado Pacto de Toledo, es de no sostenibilidad en el tiempo. En el año 2014, el Gobierno tuvo que retirar 15.300 millones de euros del Fondo de Reserva, y el saldo a diciembre de dicho año es de 41.634 millones, lo cual dará como mucho para cubrir el déficit de los tres próximos años. Después ya no habrá otro paraguas más que los PGE y el incremento del déficit público financiado con nueva deuda pública a emitir. Además, es preciso tener en cuenta que durante los últimos años han estado cotizando varios millones de afiliados extranjeros, una parte significativa de los cuales han regresado a sus países, pero tienen derecho a percibir una pensión del Estado español cuando les llegue la jubilación. Hasta donde se sabe, estas cantidades no están cuantificadas en la Contabilidad Nacional, pero supondrán un coste adicional futuro para el sistema de la Seguridad Social.El hecho es que, según el modelo predictivo propuesto, en el año 2019 el sistema actual colapsará y la Seguridad Social tendrá que pedir árnica al Gobierno y que, además, a partir de ese año y hasta 2050, se seguirá incrementando el desajuste y el efecto para el déficit público llegará a ser asfixiante para la economía española: a no ser que se tomen medidas, como las que se han propuesto en el punto anterior.La combinación del aumento de la edad de jubilación, la congelación de las pensiones, el incremento de la tributación y de las cotizaciones sociales de los trabajadores, aun siendo impopular, dotaría de la necesaria estabilidad al modelo; y ello sin dejar de lado ese posible modelo mixto público-privado al que se ha hecho referencia en el punto anterior y que, lógicamente, es una alternativa diferente que merecería ser objeto de un cuidadoso análisis por parte de expertos para valorar su viabilidad tanto económica como social”

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema  público de pensiones español. Un análisis retrospectivo de las tres últimas décadas

     

    http://documentos.fedea.net/pubs/eee/eee2018-05.pdf

     

    Angel de la Fuente: La salud financiera del sistema público de pensiones español: proyecciones de largo plazo y factores de riesgo

    http://documentos.fedea.net/pubs/fpp/2018/03/FPP2018-03.pdf

    Miguel Sebastian : Se  ha abierto un debate sobre el sistema público de pensiones contributivas en el que se mezclan dos temas que, aunque relacionados, son muy diferentes.Uno de ellos es el de la revalorización anual de las pensiones, en función o no del IPC.-El otro, es el de la sostenibilidad a largo plazo del sistema contributivo de reparto ante el reto del envejecimiento demográfico

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/pensiones-reales-problemas-reales/6343687

    “Supongamos que la inflación promedio es un 2%, algo que, por una parte, es el objetivo de inflación del BCE y, por otra, es nuestra inflación promedio desde que estamos en el euro (2,1% anual). Supongamos que la pensión inicial de una persona que se jubila a los 66 años es de 1.400 euros mensuales. Con el ‘Plan Báñez’ esa pensión en términos reales será de 1.260 al cumplir los 72 años, de 1.100 euros al cumplir los 80 y de 990 euros a los 86. Es decir, al cabo de los 20 años habrá perdido un 32% de poder adquisitivo. Y ese es precisamente el problema, que cuando más se necesite, menos capacidad de compra tendrá su pensión. Personalmente creo que las pensiones deben revalorizarse con el IPC

     

    Juan Ramon Rallo : ¿Qué entiende Pedro Sánchez por volver sostenibles las pensiones a un nivel digno? En esencia, eliminar la reforma aprobada por el PP en el año 2013, por la que se desindexaban estas transferencias del IPC y se introducía (ahora a partir del año 2023) el factor de equidad intergeneracional (que recorta las nuevas pensiones en función del incremento de la esperanza de vida). Suprimir esta reforma-recorte de las pensiones conlleva un coste medio del 3,1% del PIB por año: el equivalente a unos 35.000 millones de euros

     

    https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2018-06-20/pedro-sanchez-trabajo-cualificado-economia-digital_1581128/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=opinion

    Raimundo Ortega: Las pensiones en España: solidaridad y demagogia

    https://www.revistadelibros.com/discusion/las-pensiones-en-espana-solidaridad-y-demagogia

    Antonio Maqueda: Las recetas del FMI para las pensiones: más inmigrantes y más ahorro privado. El Fondo ve necesario 5,5 millones de extranjeros hasta 2050, ahorrar un 5% del salario, subir las cotizaciones de los sueldos altos o aumentar la proporción de personas trabajando

    https://elpais.com/economia/2018/03/16/actualidad/1521232709_187761.html

     

    Antonio Maqueda: El BCE recomienda retrasar la edad de jubilación en la zona euro. Prefiere retrasar la edad de jubilación a recortar pensiones

    https://elpais.com/economia/2018/03/22/actualidad/1521756121_566253.html

     

    Francisco Cabrillo : La inmigración y la economía española

     

    https://www.civismo.org/files/2018.06.21.%20Expansion.%20Inmigracio%CC%81n%20y%20economi%CC%81a%20espan%CC%83ola.pdf

     

    Miguel Sebastian: ¿Puede la inmigración resolver el problema de las pensiones?

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/opinion-miguel-sebastian-puede-la-inmigracion-resolver-el-problema-de-las-pensiones/6346686

    “Hace algunas semanas la prensa española se hizo eco de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que se sugería que la inmigración podría ser una opción para solucionar el problema de sostenibilidad del sistema de pensiones español. Aunque se trata de un documento de hace 6 meses (véase Country Report No.17/320), ha tenido un fuerte impacto mediático, al coincidir con las movilizaciones de pensionistas por toda la geografía nacional. Comparto con el informe la idea de que el problema de las pensiones no tiene “una solución”, sino que deber ser múltiple. No existe la varita mágica de las que algunos hablan. Tampoco tiene mucho sentido ni “asustar” a la población. Pero es un error minimizar el problema diciendo que no existe ningún problema de sostenibilidad “porque si es difícil vaticinar lo que puede ocurrir el año que viene, no digamos lo que pueda ocurrir a 30 ó 40 años vista”, como ha afirmado recientemente la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).Desgraciadamente, hay muchas cosas que se pueden vaticinar con la demografía. Una de ellas es la “mala pinta” que tendrá nuestra pirámide de población en 2050, tal y como se deduce de las proyecciones publicadas por los demógrafos del INE y que no son muy distintas a las realizadas por la ONU (2015) o por la Comisión Europea (2016). En el Gráfico 1 presento esa pirámide de población, elaborada a partir de los datos del INE.Es evidente que la proyección está condicionada a los valores esperados hoy, en lo que se refiere a esperanza de vida, a fertilidad o a movimientos migratorios. Y que esos supuestos pueden ir a mejor, pero también puede ir a peor, demográficamente hablando. Cuando hablo de “mala pinta” me refiero a la llamada “tasa de dependencia”, es decir, al ratio entre la población en edad de retiro (más de 67 años) y la población en edad de trabajar (16-67 años). Ese ratio es de un 31% en la actualidad y, según las mencionadas previsiones, alcanzará un máximo del 56% en 2050 (un 51% para los hombres y un 62% para las mujeres).

        

    Aunque el FMI habla de que serían necesarios 5,5 millones de inmigrantes para “reequilibrar el sistema”, en ningún momento detalla cómo ha llegado a ese cálculo, ni si valdría cualquier tipo de inmigración, de cualquier edad, y en cualquier momento. En este artículo voy a hacer un ejercicio un poco más detallado de cuál podría ser ese flujo de inmigración requerido, distinguiendo tanto por edades como por género. Se trataría de “rellenar” la anterior pirámide de población en los tramos de edad en lo que presenta huecos. Es decir, como una liposucción pero al revés, de forma que la pirámide de 2050 tuviera una forma más cilíndrica, corrigiendo sustancialmente el problema de la tasa de dependencia.

    Cómo la pirámide prevista para 2050 no es homogénea, y presenta diversas ondulaciones, probablemente debidas a los movimientos migratorios de la primera parte del siglo en la que entraron más de 4 millones de personas, el flujo de inmigrantes tampoco puede ser homogéneo, y se necesitaría población de muy diferentes edades en diferentes momentos del tiempo. El análisis está hecho desde el punto de vista de la “foto final” de 2050. Se ignora a la población de menos de 16 años en esa fecha, aunque es evidente que dicha población se vería alterada por el flujo de inmigración de la gente con más edad y que tendría hijos a lo largo de esos años. Pero sólo nos fijaremos en la población en edad de trabajar en 2050, en la medida en que es la variable clave para reducir esa esperada tasa de dependencia.

        

    Al hacer el análisis sobre la foto estática de 2050, tampoco puedo resolver los múltiples flujos que consiguen que se llegue a esa foto final. Por ejemplo, desde este punto de vista, son equivalentes un inmigrante de 20 años que llegue a España en 2020 y un inmigrante de 30 años que se incorpore a nuestra población en 2030. Ambos cumplirán los 50 años en 2050 y ocuparán el mismo lugar en esa pirámide. Pero lo que no es irrelevante es que el inmigrante de 20 años llegue en 2020, en 2030, en 2040 o en 2050, desde un punto de vista demográfico.Por eso, aunque este análisis resulte “simple” en su planteamiento, arroja bastante luz sobre la complejidad de una política óptima de inmigración a largo plazo y de lo poco que se habla de ella. Porque la idea que prevalece desde 1998 es que aquí llegaran inmigrantes “cuando se necesiten, cuando el mercado de trabajo lo demande”. Pero la realidad es que la política de inmigración debería basarse también en otros criterios menos cortoplacistas, como es este de la demografía a largo plazo y la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones de reparto.El resultado de este “relleno” de la pirámide es que en 2050 se necesitarán 6,17 millones de inmigrantes: 3,10 millones de hombres y 3,07 millones de mujeres. Con ese nuevo panorama demográfico la tasa de dependencia se reducirá hasta el 44%: 40% para los hombres y 48% para las mujeres. Se trata de una tasa mayor que la actualidad, pero manejable desde el punto de vista de la sostenibilidad financiera. Pero lo más relevante es que no podrán de ser cualquier edad. En la Tabla presento el número de inmigrantes nuevos, por edad y sexo, que deberíamos tener en 2050.

        

    En esa fecha se necesitarán 650.000 personas en la franja de edad de 60-67 años. Es decir, personas que hayan nacido a finales de los 80 y que, por tanto, hoy tendrán en torno a los 30-35 años. De ese grupo, casi un 60% deberían ser hombres y el resto mujeres. En la franja de edad de 50 a 59 se necesitarán más, en torno a 1,2 millones de personas, también mayoritariamente de sexo masculino. Esa población habría nacido a finales de siglo pasado, y hoy tendrá en torno a 20-30 años. Ahí es donde tendremos, demográficamente hablando, una mayor necesidad de población.En el grupo de edad de 30 a 39, sin embargo, no se necesitará a tanta gente: unos 750.000. Esos son los nacidos en 2010-2020, es decir una cohorte que en la actualidad son niños. En el grupo de los que cumplan 20-29 años en 2050 es donde habrá las más fuertes necesidades demográficas: más de 2 millones de personas, la mayoría mujeres. Ese grupo de edad aún no ha nacido, pero los necesitaremos. O bien atraemos ya a sus padres, o esperamos a que cumplan esa edad en los albores del pico demográfico. Y lo mismo pasa con el tramo incluso más joven, el de cerca de un millón de personas de 16-19 años que necesitaremos en 2050, también mayoritariamente mujeres. La tasa de fertilidad de las inmigrantes, generalmente mayor que la media española, podrá reducir parte de estas necesidades de inmigración, si los hijos nacen en España.Pero para ello, tendrán que venir antes y poder formar una familia en nuestro país. Más allá de lo acertado de estas previsiones numéricas, que lógicamente son discutibles y deberían ser afinadas por los demógrafos, la conclusión que puede extraerse de este análisis es que, si en España queremos que la inmigración resuelva el problema demográfico, debe hacerse de una forma ordenada y planificada.Es decir, que hace falta una política de inmigración que no hemos tenido hasta la fecha. La inmigración desordenada de principios de siglo, al calor de las burbujas inmobiliaria y de crédito, contribuyó a mejorar las cuentas de la Seguridad Social, porque los inmigrantes aportaron al sistema más de lo que recibieron. Pero se trató de una mejoría financiera transitoria. El problema demográfico no se resolvió. De hecho, empeoró, porque los inmigrantes llegaron a la parte ancha de la pirámide de población. La inmigración puede y debe ayudar a resolver nuestros restos demográficos. Pero no vale cualquier flujo, de cualquier edad y en cualquier momento del tiempo. Y esa política ordenada hay que planificarla desde ya, y con un horizonte de largo plazo”

    Javier Gilsanz: Rajoy y las pensiones: el que venga detrás…

    http://economiaaloclaro.blogspot.com.es/2018/05/pensiones-acuerdo-Gobierno-PNV-subida-IPC-pensionistas-ingresos-cotizaciones-impuestos.html

    Las pensiones han sido moneda de cambio para que Rajoy asegure la Legislatura: a cambio de los 5 votos del PNV, acepta subir todas las pensiones un 1,6% este año y en 2019, algo que consideraba “imposible” hasta ahora. Y lo más importante: retrasa hasta 2023 la reforma (recortes) que impuso en 2013, “para asegurar el futuro de las pensiones”. Dos “parches” que no afrontan el problema de las pensiones, cuyo déficit se agravará si no se toman medidas. La fundamental: no hacer más recortes sino conseguir más ingresos, entre 20.000 y 50.000 millones extras a 20 años, con ahorros, más cotizaciones y más ingresos fiscales, sobre todo de los que menos pagan (grandes empresas, bancos, multinacionales y los más ricos). España recauda 81.000 millones menos al año que Europa y así no hay quien financie las pensiones ni lo demás. Urge dejarse de “politiqueos” con las pensiones y afrontar una reforma de fondo. Porque si no, la solución será peor después.“Me veo una vez más obligado a pedirle a las fuerzas políticas que no hagan política de este asunto. Porque es muy fácil decir: suba las pensiones, ¿cuánto?, lo que quiera. Pero si luego no hay recursos para pagarlo, lo que estaremos es tomando el pelo a la gente”.

    Así pensaba Rajoy hasta hace poco: no se pueden subir más las pensiones. No salen las cuentas. Pero de repente salen: cuando el PNV le ofrece apoyar sus Presupuestos, este año y el que viene, y salvarle la Legislatura. Entonces sí hay dinero: 3.300 millones extras a gastar en las pensiones este año (1.500 millones más de lo dicho) y el que viene (1.800 más), para que todas las pensiones suban lo que el IPC, un 1,6% en 2018 y en 2019, a cobrar con efecto retroactivo desde enero de este año (unos 10 euros extras al mes, de media). Además, se mantiene la subida ya prevista del 3% para las pensiones mínimas (600 millones de gasto extra) y la subida de la base reguladora (del 52 al 56%) de las pensiones de viudedad (otro gasto de 400 millones). En total, 2.500 millones de gasto extra en pensiones en 2018 (y 2.800 en 2019) que hace unos días eran “imposibles”. Pero hay más. El acuerdo del PP con el PNV, para que le apoye los Presupuestos 2018 con sus 5 diputados, tiene una cláusula de más calado que este dinero extra para las pensiones: se retrasa de enero de 2019 a enero de 2023 (4 años) la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, una reforma que el Gobierno Rajoy aprobó en 2013 para tratar de frenar el importe de las futuras pensiones y recortarlas, hasta un 30% para 2050. En su momento, el Gobierno del PP “vendió” esta reforma como un cambio necesario “para asegurar la sostenibilidad futura de las pensiones”: como los españoles vivimos más años, se trataba de rebajar el importe inicial de las nuevas pensiones, ya que las íbamos a cobrar más años. Según algunos cálculos, eso supondría rebajar desde 2019 todas las nuevas pensiones un porcentaje cada año, de tal manera que serían un 29,8% más bajas para 2050 (la nueva máxima pasaría de 2.561 euros a 1.797 euros y lo mismo las demás.Ahora, Rajoy tira por la borda su reforma y las nuevas pensiones no se ajustarán hasta 2023. Rajoy ha apostado por salvar esta Legislatura y “el que venga detrás que arree”…No es que los recortes del “factor de sostenibilidad” fueran la solución  al grave problema de las pensiones (la clave está en aumentar los ingresos de sistema de pensiones, no en recortar los gastos), pero el Gobierno Rajoy sí lo creía y lo defendía… hasta que le ha tocado elegir entre mantenerse en el Gobierno o sanear las cuentas de las pensiones. Y con las elecciones de 2019 y 2020 por delante, no quiere perder el voto de casi 9 millones de pensionistas.Pero es todo un parche para salir adelante ahora, sin preocuparse del futuro. Y además, un parche pactado entre Rajoy y el presidente del PNV, al margen del Parlamento y de donde tiene que pactarse la reforma de las pensiones, en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo (47 miembros). Y como todo parche, no afronta una reforma en profundidad del sistema de pensiones, reforma pendiente desde que se renovó el Parlamento en 2016 (y antes). De momento, Montoro sólo ha lanzado “globos sonda”, como que el gasto extra en pensiones (los 1.500 millones nuevos pactados con el PNV, no los 2.500 millones más presupuestado en 2018) van a salir de “un nuevo impuesto” que quiere poner a las tecnológicas (Google, Apple o Amazon), algo difícil de aplicar en un solo país y que la Comisión Europea estudia pero que está aún “muy verde” para que permita ingresar más este año (y serían sólo 600 millones, frente a 2.500 millones de gasto extra).El Gobierno Rajoy trata de “ganar tiempo” y no afrontar una reforma a fondo de las pensiones, algo que tampoco agobia a “la oposición”, mientras millones de españoles están muy preocupados por sus pensiones. Veamos, antes que nada, cuál es “el problema de las pensiones en España. Básicamente, que los ingresos por cotizaciones crecen menos de lo que crece el gasto en pensiones. En 2017, las cotizaciones crecieron un 5% y recaudaron 109.000 millones. Y el gasto en pensiones, aunque se ha moderado tras las “reformas” (recortes) de Zapatero (2011) y Rajoy (2013), ya que creció un 3% en 2017, ascendió a 127.000 millones. Ahí tenemos el “agujero”: -18.000 millones de déficit en 2017, similar al de 2016 (-18.500 millones). Y para 2018, los expertos creen que se mantendrá en 17.000 millones de euros, lo que ya ha obligado al Gobierno a aprobar un crédito de 15.000 millones del Tesoro a la Seguridad Social, para asegurar el pago de las pensiones este año, porque en “la hucha” de las pensiones ya sólo quedan 8.000 millones (había 66.815 en 2011).El problema de este “agujero” de la Seguridad Social es que no es coyuntural, sino estructural. Porque los ingresos por cotizaciones no crecen lo que hace falta, a pesar de que se han recuperado 2 millones de cotizantes de los 3 millones perdidos con la crisis. Pero los nuevos trabajadores son precarios, muchos tienen contratos temporales (25,7%) y a tiempo parcial (un tercio), y por tanto sus sueldos son bajos (el sueldo medio bruto en España son 1.177 euros mensuales, según el INE) y cotizan poco. Y mientras, la Seguridad Social recauda poco (aunque haya medio millón más de cotizantes cada año), la factura de las pensiones crece mes a mes, porque hay más españoles que se jubilan (somos el 2º país más envejecido del mundo, tras Japón) y además, los nuevos jubilados han cotizado más (antes de la crisis) y su pensión es más alta (1.396 euros las nuevas en marzo 2018). Y así, cada mes nos gastamos 9.000 millones en pagar pensiones y sólo se ingresan 7.500. Además, lo preocupante es que el problema se va a agravar con los años. Porque aunque pueda mejorar algo más el empleo y llegarse a 20 millones de españoles trabajando, los jubilados crecerán mucho más: en 2050, un tercio de los españoles tendrán más de 65 años y el número de pensiones pasará de los 9,5 millones actuales a 15 millones. Y además, los pensionistas vivirán más años: 90 frente a los 83 años de hoy. Mientras este envejecimiento aumentará la factura de las pensiones, bajará la población española y habrá menos gente trabajando y cotizando: 900.000 activos menos en 2025. Así que si ahora no salen las cuentas, en las próximas décadas aún menos.Y eso sin contar que el sistema no permite revalorizar apenas las pensiones actuales ni subir las mínimas, que cobran demasiados pensionistas (1.067101 pensionistas cobran menos de 600 euros al mes). Porque con la reforma impuesta por Rajoy en 2013, las pensiones actuales se revalorizaban (antes del pacto con el PNV) un 0.25% anual (2 euros al mes) hasta 2040, según el Banco de España, con lo que los pensionistas actuales perderán un 35% de poder adquisitivo. 0 sea, que una pensión de 700 euros (son casi la mitad hoy) se quedaría en 455 euros reales en 2040. Si se quiere evitar y revalorizarlas más, el déficit de la Seguridad Social subiría más. Así que hacen falta recursos para tapar el déficit actual y para poder subir algo más las pensiones en los próximos años. Dos grandes objetivos que obligan a ingresar para las pensiones entre 50.000 y 80.000 millones más en un horizonte a 20 años. Como poco. Aquí estamos, con un agujero estructural en las cuentas de las pensiones y con 8,7 millones de pensionistas que pierden poder adquisitivo y temen por el futuro de sus pensiones, mientras la oposición tiene “ocurrencias” y el Gobierno Rajoy no hace nada, salvo aprobar un crédito para tapar el agujero. ¿Qué se puede hacer? No hay soluciones mágicas sino un abanico de medidas a tomar, a corto y medio plazo.

    Por un lado, “quitar lastre” a las cuentas de la Seguridad Social para que consiga algunos ahorros, como ya han propuesto expertos y sindicatos. Por un lado, quitar las bonificaciones de cuotas a empresas y autónomos, las llamadas “tarifas planas” (3.700 millones de pérdida de cotizaciones), que no son útiles para crear empleo, o costearlas a cargo de los Presupuestos, no de la SS. Por otra, quitar del Presupuesto de las pensiones el coste del Ministerio de Empleo (4.000 millones), un anacronismo que debería pagar el Presupuesto del Estado, como los demás Ministerios.  En tercer lugar, pagar el subsidio a más parados (el 50% no cobran nada), con lo que la SS ingresaría cotizaciones por ellos que ahora pierde (otros 3.000 millones). Y por último, subir la cotización de los sueldos más altos (hoy tienen un tope de 3.751 euros: lo que se gane de más no cotiza), haciendo que los  sueldos altos coticen por todo lo que ganan, con lo que se podrían ingresar 7.500 millones más. Entre estas 4 medidas, posibles a corto plazo, son 18.200 millones más para las pensiones.

     Aún harían falta entre 32.000 y 62.000 millones más para estabilizar las cuentas a medio plazo y subir algo más las pensiones actuales. Y si no se quieren aprobar más recortes, sólo puede conseguirse con más ingresos, por dos vías: cotizaciones e impuestos.La primera vía, subir las cotizaciones a empresas y trabajadores es viable porque en España se pagan menos cotizaciones sociales que en Europa: los ingresos netos suponen el 12,2% del PIB (2016), frente al 13,3% en Europa y el 15,3% en la eurozona, muy por debajo del peso de las cotizaciones sociales en Alemania (16,7% del PIB), Francia (18,8%), Italia (13,2%) o Portugal (11,7%) y sólo por debajo de Reino Unido (7,7%), según Eurostat . Eso significa que si en España se cotizara como en la eurozona, la Seguridad Social podría ingresar 35.000 millones más cada año. Pensemos en una subida paulatina y menor, para no penalizar en exceso el empleo, por ejemplo 20.000 millones más de cotizaciones en 4 años. Posible. Sobre todo cuando se fomenta fiscalmente que esos mismos trabajadores se paguen una pensión privada con los Planes. Mejor que el dinero extra se lo paguen a la Seguridad Social.Y entonces queda recaudar entre 12.000 y 42.000 millones extras por la otra vía, los impuestos. Y se puede hacer, porque España recauda mucho menos ingresos fiscales que el resto de Europa. Concretamente, en 2017, se recaudó un 37,9% del PIB en España mientras la media UE-27 recaudó un 44,9% del PIB, según Eurostat. A lo claro, esto significa que si recaudáramos como el resto de Europa, Hacienda debería ingresar 81.456 millones más al año, lo que daría para no tener déficit, pagar parte de las pensiones (25.000 millones) y gastar en lo que hace falta, desde educación y sanidad a industria, tecnología y digitalización. Pero, por desgracia, esto no se lo oímos a casi nadie, ni al Gobierno ni a la “oposición”: es un mensaje “complejo” y poco populista. No da “titulares”.Así que, buena parte del futuro de las pensiones pasa por hacer una reforma fiscal que reduzca el fraude y mejore la recaudación. ¿Cómo? La Comisión Europea y la OCDE se lo han dicho al Gobierno Rajoy en varias ocasiones, sin éxito. Primero, deberían subir el IVA al 21% a productos y servicios que ahora pagan el 10% (como hoteles, bares y restaurantes) y reducir el fraude en el IVA, dos medidas con las que se recaudarían 16.000 millones más. Otra vía es subir el impuesto al gasóleo y la gasolina (más bajos que en Europa), que reportarían otros 2.000 millones. Y subir los impuestos medio ambientales, como ha pedido la OCDE, otros 2.000 millones más. En total, 18.000 millones más, que la mitad podría ir a las pensiones. Y todavía quedaría, para mejorar la recaudación, que paguen más impuestos tres colectivos que pagan hoy poco “legalmente”: grandes empresas y bancos, multinacionales y los más ricos.. Si se modifica la legislación y se dota a Hacienda de más inspectores (hay 1.928 contribuyentes por inspector frente a 860 en Francia o 729 en Alemania), podríamos recaudar unos 30.000 millones más a medio plazo y destinar la mitad a las pensiones.No son “las cuentas de la lechera”, sino un resumen de las propuestas de muchos expertos para asegurar el futuro de las pensiones. Se puede conseguir, pero no con medidas “simplistas” y demagógicas (PSOE y Podemos) ni “sentándose a esperar” que mejoren las cotizaciones (PP) y mucho menos bajando los impuestos (Ciudadanos). Hay que sentarse, echar cuentas y arañar ahorros e ingresos de aquí y de allá, con realismo y sin politiqueos. Y sabiendo que cuanto más se tarde en conseguir nuevos ingresos, más fácil será que nos impongan recortes más duros. No pidamos sólo subidas de las pensiones. Exijamos que pacten reformas de fondo ya para asegurar el futuro de las pensiones. No pierdan más tiempo”

     

     

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

     

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

     

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

octubre 2018
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Artículos anteriores