• El nuevo submarino de la Armada española no cabe en el muelle

    https://elpais.com/politica/2018/07/17/actualidad/1531846944_777118.html

    “El Gobierno aprobará en los próximos días la elevación del techo de gasto del nuevo submarino S-80 Plus en 1.772 millones de euros; lo que, sumado al presupuesto inicial de 2.132 millones, da un total de 3.907, casi mil millones por cada uno de los cuatro sumergibles, prácticamente el doble de lo previsto. Un error de diseño obligó a alargar en 10 metros su eslora y en 800 toneladas su desplazamiento. Ahora, Defensa deberá dragar y ampliar las fosas de atraque de la base de Cartagena porque el S-80 Plus no cabe en ellas. Los anteriores responsables del Ministerio de Defensa dejaron listo el expediente de modificación del coste de S-80, pero no llegaron a aprobarlo, por lo que el nuevo equipo dirigido por Margarita Robles debe darle trámite con urgencia (pedir informe al Consejo de Estado, elevar el techo de gasto y rectificar la orden de ejecución a Navantia) si no quiere que en otoño se paralice su construcción. Para evitar más retrasos, se ha previsto que el AIP se integre a partir del tercer sumergible (el S-83, cuya entrega a la Armada está prevista para marzo de 2026), mientras que los dos primeros (con fecha de entrega en 2022 y 2024) empezarán a navegar con propulsión diésel e incorporarán el AIP cuando se les haga la primera gran carena (mantenimiento) a finales de la década.Aunque el sistema AIP es relativamente barato en comparación con el coste del submarino (unos 80 millones de euros por unidad, de los que 30 corresponden a la pila de combustible comprada en EE UU), constituye un elemento crítico, ya que le permitirá navegar sumergido casi dos semanas.Fuentes industriales admiten que el éxito del S-80 dependerá de que funcione el AIP español. Si es así, subrayan, se convertirá en un producto altamente competitivo en el mercado de los submarinos convencionales, con prestaciones superiores a las del alemán 214. En caso contrario, admiten, será un proyecto fallido, pues nadie querrá adquirir un sumergible tan grande e indiscreto.En cualquier caso, Navantia deberá abaratarlo drásticamente. Los casi mil millones que pagará la Armada por cada S-80 duplican prácticamente el precio de los sumergibles alemanes comprados por Israel. El valor de mercado de este tipo de submarinos oscila entre 400 y 600 millones de euros.Los expertos alegan que un programa de esta complejidad presenta un alto grado de incertidumbre (el presupuesto final incluye 100 millones para imprevistos) y que, cuantos más submarinos se vendan, más se amortizará la inversión. Pero admiten que no controlar el peso de los elementos que se añadían al diseño inicial fue un fallo que pudo tener consecuencias catastróficas y ha costado finalmente casi 1.800 millones. Sin que nadie asuma responsabilidades”

     

     

    SIMULACRO DE BATALLA DE COMUNICACIÓN& IMAGEN

    POR LA PRESIDENCIA DEL PP

    https://www.telecinco.es/elprogramadeanarosa/primarias-pp-redes-sociales-estrategia-casado-cospedal-soraya-batalla-presidencia-candidato_2_2589330025.html

    Prnoticias.com : El PP, sin estrategia capaz de ocultar la división interna a causa de las primarias

    https://prnoticias.com/comunicacion/comunicacion-politica/20169323-pp-estrategia-ocultar-division-interna

    Mariano Calleja: Guerra psicológica entre Santamaría y Casado. Los dos candidatos aseguran que ya tienen la mayoría de los votos de los compromisarios y se dan por ganadores

     

    https://www.abc.es/espana/abci-guerra-psicologica-entre-santamaria-y-casado-201807180302_noticia.html

    Ana I. Gracia: Ahora una mujer!”: Villalobos, Tocino, Báñez… las mujeres del PP que apoyan a Soraya

    https://www.elespanol.com/espana/20180717/mujeres-pp-apoyan-soraya/323218267_0.html

    Marisol Hernandez: Varios ex ministros del PP se reunirán este jueves en una comida en contra de Soraya Sáenz de Santamaría

    http://www.elmundo.es/espana/2018/07/17/5b4cf989268e3eba0e8b45a3.html

    ABC.es: Feijoo advierte pese a su neutralidad: “Soraya ha tenido un resultado magnífico y no es lo mismo perder que ganar o ganar que perder”

    https://www.abc.es/espana/abci-feijoo-advierte-pese-neutralidad-soraya-tenido-resultado-magnifico-y-no-mismo-perder-ganar-o-ganar-perder-201807162000_video.html#ns_campaign=mod-sugeridos&ns_mchannel=relacionados&ns_source=feijoo-advierte-pese-a-su-neutralidad-quotsoraya-ha-tenido-un-resultado-magnifico-y-no-es-lo-mismo-perder-que-ganar-o-ganar-que-perderquot&ns_linkname=noticia.video.espana&ns_fee=pos-1

    Iñigo Aduriz: Mariano Rajoy entra en campaña a tres días del congreso para elegir a su sucesor .El equipo de Cospedal niega que el expresidente le pidiera que apoyara una lista de unidad en torno a Santamaría, como apuntaba ‘El Mundo’. La exvicepresidenta del Gobierno asegura que no ha hablado con Rajoy y apunta: “A mí no me ha pedido nada”Casado considera que Rajoy “está cumpliendo” con su imparcialidad

    https://www.eldiario.es/politica/Mariano-Rajoy-entra-campana_0_793720714.html

    Victor Lapuente: Las dos almas del PP. El destino natural del partido debería ser el centro, pero los candidatos a dirigirlo no están por la labor. Santamaría, por falta de ideología y Casado, por exceso

    https://elpais.com/elpais/2018/07/16/opinion/1531741287_639230.html

    Carolina G. Cortines: Batalla por los datos entre las candidaturas de Santamaría y Casado a tres días del congreso

    https://www.republica.com/2018/07/17/batalla-por-los-datos-entre-las-candidaturas-de-santamaria-y-casado-a-tres-dias-del-congreso/

    Jose Luis Roig: Soraya o Pablo: sólo uno puede quedar vivo

    https://www.lainformacion.com/opinion/jose-luis-roig/soraya-o-pablo-solo-uno-puede-quedar-vivo/6352264

    Jose Alejandro Vara: Choque de cifras en el PP: Santamaría y Casado afirman tener el 60% de los votos

    https://www.vozpopuli.com/politica/Soraya-Casado-aseguran-tener-60-votod-pp_0_1154885199.html

    Ana I. Gracia: A menos de tres días para que 3.082 compromisarios elijan a su futuro presidente, los dos candidatos presumen de tener ya asegurada la victoria con el respaldo de más del 60% de los votos. Fuentes de las dos candidaturas dicen tener ya computado ese dato tras confirmar uno a uno” el sentido del voto de los delegados. El dato, sin embargo, refleja que alguien miente en el PP como en su día le pasó al Conde de Romanones cuando, durante el reinado de Alfonso XIII, quiso ser académico de la Real Academia de la Lengua y estaba seguro de su victoria tras sondear a los compromisarios que en su caso debían votarle

    https://www.elespanol.com/espana/politica/20180718/joder-tropa-compromisarios-prometido-apoyo-casado-santamaria/323218711_0.html

    Cristina de la Hoz: Las “cuentas de la vieja” (de Santamaría) frente al “big data” (de Casado) . Ambas candidaturas dicen superar el 60% del voto de los compromisarios del congreso popular

    https://www.elindependiente.com/politica/2018/07/17/cuentas-vieja-santamaria-big-data-casado/

    Marcello : Casado toma la delantera

    https://www.republica.com/las-pesquisas-de-marcello/2018/07/16/casado-toma-la-delantera/

    Jose Hervás: Soraya lidera el cómputo de compromisarios del PP por escasos 300 votos de ventaja. Los po­pu­la­res, pen­dientes de una in­di­ca­ción de Rajoy para elegir a su nuevo líder

    https://www.capitalmadrid.com/2018/7/16/50195/soraya-lidera-el-computo-de-compromisarios-del-pp-por-escasos-300-votos-de-ventaja.html

    Plural.com : El equipo de Soraya Sáenz de Santamaría está dedicando las últimas horas a contar a los cuatro vientos que ya creen tener el apoyo del 60% de los votos de los compromisarios, incluso teniendo en cuenta que la participación no sea del 100%.Antonio Sanz ha señalado que tienen asegurados hasta 15 puntos de diferencia sobre Pablo Casado, al contar con 1.800 votos del total de 3.082 disponibles.Además, la candidatura de Sáenz de Santamaría está señalando que el 50% de los votos que recibió Cospedal se están trasvasando en compromisarios a la candidatura de la exvicepresidenta

    https://www.elplural.com/politica/saenz-santamaria-apoyos-congreso-partido-popular_200229102

    Economiadigital.es: Casado y Santamaría presumen de apoyos (pero alguien miente)

    https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/casado-y-santamaria-presumen-de-apoyos-pero-alguien-miente_567419_102.html

    Pablo Montesinos: Pablo  Casado no cedió a la presión y le dijo cara a cara a Soraya Sáenz de Santamaría que “Llegaremos hasta el final”,por lo que serán los compromisarios los que tengan la última palabra

    https://www.libertaddigital.com/espana/2018-07-17/santamaria-y-casado-se-reunen-en-la-sede-del-pp-1276622152/

    “Los candidatos se citaron en la sede nacional en plena batalla por lograr el apoyo del mayor número de delegados. Y después de que un sector del partido pusiera en duda la neutralidad de Mariano Rajoy, que según El Mundo pidió a María Dolores que se uniera a Santamaría. “No negamos la conversación pero sí el contenido de la misma”, según el entorno de la secretaria general.Casado, que ha hablado con Rajoy en dos ocasiones en los últimos días, rechazó su falta de neutralidad y, ya ante Santamaría, se reafirmó en su intención de no hacerse a un lado”

    Daniel Rodriguez: Daniel Lacalle elabora el programa económico de Pablo Casado

    https://www.libremercado.com/2018-07-17/saenz-de-santamaria-vs-casado-subvenciones-frente-a-rebajas-de-impuestos-1276622113/

    LA AGENDA DE MÚSICAde Alfonso Alarcón

    MÚSICA EN EL TIEMPO

     

    “Tengo mucho que decir de música en el tiempo. Ya sabrán (o no) que se ha dicho de muy diversas maneras que solo hay dos músicas, la buena y la mala, o la buena y la otra,… en fin, todo depende. Pero los que hurgamos en internet vemos que, de la música buena, al menos hay cinco variedades: antigua, clásica, romántica, moderna y electrónica. Cada vez encuentro más “ficheros MIDI” (Musical Instrument Digital Interface) que producen buena música con medios exclusivamente electrónicos.

     

     

    Un buen amigo me propone sugerirles una pieza para piano de Dvorak en dos versiones, “clásica” y de jazz; yo añado la versión MIDI:La misma pieza de Dvorak para piano (Humoresque en Sol# mayor, op. 101; VII poco lento e grazioso) en versión original por Richard Pokl

    https://youtu.be/9l6eA__VueM

     

    reinterpretada al jazz por Art Tatum

    https://youtu.be/qYcZGPLAnHA?list=PLA3354DFAD8257C1C

     

    y en un fichero MIDI:

    https://youtu.be/OTiEy__7zL8

     

     

     

    Sánchez y la economía  global 2018-2019

    https://www.un.org/development/desa/dpad/publication/situacion-y-perspectivas-de-la-economia-mundial-2018-resumen/

    David Cano : Primas por riesgo al alza

    https://www.elindependiente.com/economia/2018/07/17/primas-por-riesgo-al-alza/

    ¿Cuáles son los motivos de esta falta de sincronía entre las previsiones de crecimiento de la economía mundial (y de los beneficios empresariales) y de las cotizaciones de los activos financieros? ¿Acaso éstas comienzan ya a descontar el final del ciclo expansivo y debemos ver en el repunte de los spreads en renta fija privada o en la reducción de pendiente en la curva de EEUU las primeras señales de que nos adentramos en un ciclo de desaceleración?.  En la actualización de previsiones del FMI se mantiene el escenario central, pero ha ganado probabilidad el escenario alternativo, aquel en el que el crecimiento del PIB habría tocado techo y en el que empezaríamos a asistir a una moderación. ¿Causas para ese punto de inflexión? “Los aumentos de los aranceles anunciados hace poco por Estados Unidos, sumados a los previstos, y las represalias de los socios comerciales han incrementado la probabilidad de medidas comerciales crecientes y sostenidas. Eso podría descarrilar la recuperación y empañar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo, tanto a través del impacto directo en la asignación de recursos y la productividad como debido al recrudecimiento de la incertidumbre y el daño a la inversión”. FMI dixit.He aquí la clave: comienzan a aparecer “nubes en el horizonte” que se deben vigilar por si crecen y se obscurecen. Es la primera vez desde finales de 2016 que se observa señales de moderación en el ciclo. Que estén vinculadas a las crecientes tensiones comerciales es relevante, sobre todo porque éstas parece que van en aumento. “Para preservar la expansión mundial, continúa siendo esencial evitar medidas proteccionistas y encontrar una solución concertada que promueva el crecimiento ininterrumpido del comercio internacional de bienes y servicios.”

     

    LA DIANA

    ESADE 2017

    https://es.slideshare.net/ESADE/diana-esade-2017-88367027

    LA DIANA

    ESADE 2016

    http://itemsweb.esade.edu/wi/Prensa/Diana_ESADE_2016-ESP.pdf

    Cronicaeconomica.com: El Gobierno aprobará el próximo viernes, 20 de julio, el límite de gasto no financiero de 2019, conocido como ´techo de gasto´, que supondrá un incremento con respecto al de este año, cuando se situó en 119.834 millones de euros, y que contemplará un déficit del 1,8% del PIB

    https://www.cronicaeconomica.com/articulo.asp?idarticulo=122621

     

    Antes de la aprobación del ‘techo de gasto’, con el que se da el pistoletazo de salida a las cuentas públicas del próximo año, el Gobierno deberá convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera que dé el visto bueno al acuerdo de estabilidad presupuestaria que recoge los objetivos de déficit y deuda de las distintas administraciones.De acuerdo con la nueva senda de estabilidad presupuestaria que ha aprobado el Gobierno, el déficit de este año se elevará al 2,7% del PIB, el de 2019 se situará en el 1,8%; el de 2020, en el 1,1%; y el de 2021, en el 0,4%. El CPFF, donde están representadas todas las comunidades, deberá aprobar el reparto de la cifra global del déficit para las comunidades. Un día antes se reunirá la Comisión Nacional de la Administración Local (CNAL), donde se fijarán los objetivos de deuda y déficit de las administraciones municipales.Una vez pasados estos trámites, el debate y votación del acuerdo de estabilidad se celebrará el martes 24 de julio en el Congreso y posteriormente en el Senado. En el caso de que el Parlamento no lo apruebe, el Gobierno deberá volver a remitir a las Cortes un nuevo acuerdo en un plazo máximo de un mes, según la Ley de Estabilidad Presupuestaria.El acuerdo de estabilidad que tiene que ser refrendado por las Cortes incluye los objetivos de déficit, deuda y la regla de gasto para las distintas administraciones, así como el límite de gasto no financiero del Estado, si bien fuentes del Gobierno precisaron que lo que realmente se aprueba en el Parlamento son los objetivos de estabilidad presupuestaria y no el límite de gasto no financiero, sobre el que el Ejecutivo se limita a informar a las Cortes.De esta forma, el posible rechazo no es óbice para que el Gobierno pueda aprobar en septiembre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, el cual debe ser remitido por el Gobierno a las Cortes antes del 30 de septiembre, según recoge la propia Constitución, por lo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez podría intentar sacar adelante las cuentas públicas de 2019 con independencia de que consiga o no los apoyos suficientes para aprobar los objetivos de déficit y deuda.  Eso sí, la no aprobación del acuerdo de estabilidad no sería bien vista desde Bruselas, ya que evidenciaría la debilidad del Ejecutivo y podría despertar recelos de las instituciones europeas, teniendo en cuenta que el acuerdo establece los límites de las cuentas del próximo año y el reparto del esfuerzo en la reducción del déficit entre las diferentes administraciones.Además, Sánchez tendrá difícil recabar los apoyos para sacar adelante los objetivos de déficit y deuda y el techo de gasto, dado que deberá conseguir el apoyo de partidos tan dispares como Podemos, PDCaT o el PNV, grupos que apoyaron la moción de censura.De hecho, desde Unidos Podemos reclaman un aumento del ‘techo de gasto’ de unos 15.000 millones, lo que supondría pasar de los 119.834 millones de este año (cuando subió un 1,3%), al entorno de los 135.000 millones de euros.  Otra dificultad añadida será la mayoría absoluta del PP en el Senado, que muy probablemente tumbaría el techo de gasto de ser aprobado en el Congreso.Ajuste de 5.000 millones La ministro de Hacienda, Montero, aseguró que el ‘techo de gasto’ se incrementará en 2019 y, aunque no dio cifras, apuntó que se trata de que los ingresos permitan recuperar parte del gasto social perdido en la crisis. La aprobación del ‘techo de gasto’ en el Consejo de Ministros suele ir acompañada de una actualización del cuadro macroeconómico.Los Presupuestos del próximo año, los primeros del Gobierno Sánchez, se elaborarán respetando la senda de reducción del déficit aprobada por el Gobierno, que cotempla un recorte del déficit desde el 2,7% de este año al 2,2% el que viene, con lo que el desfase entre ingresos y gastos para el próximo año debe reducirse en algo más de 5.000 millones de euros”

    Daniel Toledo : Calviño y Montero, la pareja de moda en la fiesta del gasto del PSOE

    https://www.lainformacion.com/opinion/daniel-toledo/calvino-y-montero-la-pareja-de-moda-en-la-fiesta-del-gasto-del-psoe/6352392

    Banco de España:Previsiones Macroeconómicas de la economía española (Junio 2018)

    https://www.bde.es/bde/es/areas/analisis-economi/analisis-economi/proyecciones-mac/Proyecciones_macroeconomicas.html

    Previsiones económicas del Consenso Económico Pwc 2º trimestre 2018

    https://www.pwc.es/es/publicaciones/economia/assets/consenso-economico-pwc-segundo-trimestre-2018.pdf

     

    Raymond Torres: Las previsiones para la economía española de Funcas para 2018 y 2019 y

    https://www.youtube.com/watch?v=vm8_QkGwrX8

    Miquel Roig: Bruselas mejora la previsión  de crecimiento del PIB al 2,9%

    http://www.expansion.com/economia/2018/05/03/5aea162022601db1078b45ca.html

    Expansión.com : La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé un alza trimestral de la economía española del 0,7% en el segundo y el tercer trimestre, con un avance interanual del 2,8% en el segundo trimestre, de acuerdo con la última actualización de su modelo ‘Mipred’, que pronostica la tasa de crecimiento en tiempo real. El organismo explica que la evolución prevista del 0,7% para el primer y el segundo trimestre se fundamenta en una “sólida” aportación de la demanda interna, aunque algo más contenida, junto con una “modesta” contribución positiva de la demanda externa

    http://www.expansion.com/economia/2018/05/13/5af7f615ca47412b158b4617.html

    Luis Doncel : El BBVA muestra su “preocupación” por la decisión del Gobierno de relajar el déficit. La política fiscal expansiva impulsará el crecimiento a corto plazo, pero reduce el margen para hacer frente a posibles crisis futuras

    https://elpais.com/economia/2018/07/17/actualidad/1531829107_742748.html

    BBVA ha mantenido sus previsiones de crecimiento para este año en el 2,9% y en el 2,5% para 2019, pero ha situado el déficit en el 2,8% este año y en el 2,1% para el próximo año, según se desprende del último Informe Situación España.Así lo ha señalado el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, durante la presentación del informe este martes, donde también ha asegurado que el crecimiento del PIB se mantiene “fuerte”, pese a que la composición de la demanda es “menos virtuosa que en años anteriores”.

    Diarioabierto.es: Ceprede ha revisado una décima a la baja, hasta el 2,7%, la previsión de crecimiento de la economía española en 2018, como consecuencia de la “suave y progresiva” contención de las tasas de crecimiento a lo largo de todo el año.Para el segundo trimestre del año, Ceprede espera, al igual que los tres trimestres anteriores, un avance intertrimestral del PIB del 0,7%, debido a la prolongación del “dinamismo” del consumo privado –aunque algunos indicadores muestran un tono “ligeramente más moderado” que en el trimestre precedente–, apoyado en la continuidad del proceso de creación de empleo y en las “favorables” condiciones de financiación

    https://www.diarioabierto.es/417400/ceprede-revisa-una-decima-a-la-baja-la-prevision-de-crecimiento-de-la-economia-hasta-el-27

    Ramiro Mesa: Las previsiones económicas para España

    https://www.directivosyempresas.com/noticias/economia/las-previsiones-economicas-para-espana-en-2018/

    Elconfidencial.comFitch mantiene la nota de España porque no espera cambios con el nuevo Gobierno. La agencia de calificación señala que los puntos débiles de la economía española son el elevado nivel de deuda pública, la tasa de paro y la incertidumbre asociada a Cataluña

    https://www.elconfidencial.com/economia/2018-07-13/fitch-mantiene-la-nota-de-espana-en-notable-pero-advierte-de-la-inestabilidad-de-cataluna_1592700/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=news_ec&utm_content=textlink&utm_term=sections

    Bernardo Amigot: El Fondo Monetario Internacional ha mantenido sin cambios su pronóstico de crecimiento para España en el 2,8% este año y en el 2,2% para el siguiente, mientras que ha recortado dos décimas la previsión para la zona euro para 2018 hasta el 2,2% y una décima la de 2019 hasta el 1,9%.

    http://www.expansion.com/economia/2018/07/16/5b4c987aca474150648b45d6.html

    l organismo ha mantenido la proyección de crecimiento global en el 3,9% tanto para este año como para el próximo, aunque advierte que “el riesgo de empeorar los resultados han aumentado, incluso a corto plazo”.En general, el crecimiento sigue siendo fuerte en las economías avanzadas, pero se ha desacelerado en muchas de ellas, incluidos los países de la zona del euro, Japón y el Reino Unido. Por el contrario, el Fondo ha destacado que el PIB sigue creciendo más rápido que el potencial y la creación de empleo sigue siendo sólida en Estados Unidos, impulsado en gran parte por los recientes recortes de impuestos y el aumento del gasto público. De hecho, ha mantenido sin cambios los pronósticos de abril y espera que la economía estadounidense crezca un 2,9% este año y un 2,7% el siguiente. Para las economías avanzadas, el FMI ha previsto un crecimiento del 2,4%, una décimamenos de lo que apuntaban en el informe de abril. Para 2019 ha mantenido su pronóstico sin cambios en el 2,2%. Para los mercados emergentes y las economías en desarrollo como grupo, el organismo todavía augura tasas de crecimiento del 4,9% para 2018 y del 5,1% para 2019. Estos números agregados, sin embargo, ocultan cambios diversos en las evaluaciones individuales de los países. Así, por ejemplo, el FMI ha explicado que las interrupciones en el suministro y las tensiones geopolíticas han ayudado a elevar los precios del petróleo, beneficiando a los exportadores emergentes de petróleo (como Rusia y Oriente Medio) pero perjudicando a los importadores (como India). Respecto a África subsahariana, el Fondo prevé que el crecimiento superará el de la población en los próximos dos años, lo que permite que los ingresos per cápita aumenten en muchos países; pero a pesar de cierta recuperación en los precios de los productos básicos, el crecimiento aún no alcanzará los niveles observados durante el boom de los productos básicos de la década de 2000. Además, el FMI ha alertado de que sucesos adversos en el continente africano como las guerras o el clima “podrían intensificar las presiones migratorias externas, especialmente hacia Europa”.

     

    Mario Kolling: El Marco Financiero Plurianual 2021-2027 de la CE,  desde una perspectiva española: ¿un presupuesto moderno de una Unión que proteja, empodere y vele por la seguridad?

    http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari87-2018-kolling-marco-financiero-plurianual-2021-2027-perspectiva-espanola

    Jesus A. Nuñez Villaverde: Trump-Putin: una cumbre de rebajas

    https://blog.realinstitutoelcano.org/trump-putin-una-cumbre-de-rebajas/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+BlogElcano+%28Blog+Elcano%29

    A todos nos debe interesar que Washington y Moscú mantengan buena relaciones. Dado que poseen el 93% de todo el arsenal nuclear estratégico acumulado en el planeta, es obvio concluir que un choque frontal entre ambas potencias tendría unas consecuencias insoportables para los más de 7.500 millones de personas que hoy poblamos la Tierra. Visto desde Europa, a ese interés se añade la convicción de que ocupamos unas casillas del tablero de ajedrez mundial en las que ambos están sumamente interesados, sin capacidad real para contrarrestar su influencia dada nuestra actual debilidad estratégica. Eso explica tanto el interés por la primera cumbre bilateral celebrada por Donald Trump y Vladimir Putin, como la inquietud que generan por igual sus potenciales acuerdos y sus posibles desencuentros.El interés deriva, en primer lugar, del simple hecho de que la reunión de Helsinki ha sido la primera desde hace 8 años entre los mandatarios de ambas potencias. A ella se llegaba no solo en el marco de crecientes tensiones directas —con un régimen de sanciones contra Moscú liderado por Washington—, sino también con numerosos asuntos “calientes” —desde Ucrania a Siria, pasando por Libia, Irán, Turquía o los países bálticos— en los que sus posiciones difieren visiblemente. La inquietud, por otro lado, parte de la memoria histórica de tantos acuerdos entre los grandes que se han hecho a costa de los pequeños o menos grandes. Y lo mismo cabe decir de las repercusiones de sus desacuerdos para quienes finalmente no somos más que víctimas propiciatorias, sin voz ni voto en sus deliberaciones.Dicho eso, la preocupación se incrementaba aún más en el bando occidental tras tantas pruebas del perfil histriónico de Trump y de todas las “perlas” que han jalonado su paso por las reuniones del G-7 y de la OTAN, abroncando y avergonzando a sus aliados al tiempo que se ufana de poner en cuestión el orden internacional que le ha servido precisamente a Estados Unidos para consolidar su posición hegemónica desde el final de la II Guerra Mundial. Y todo eso ha vuelto a quedar de manifiesto en Helsinki.De hecho, este texto podría acabar aquí mismo porque no es posible mencionar un solo hecho relevante tras las reuniones mantenidas ni por ambos presidentes ni por sus respectivos equipos. Todo ha quedado reducido a un simple espectáculo de “machos alfa”, con Trump varias cabezas por debajo de su ¿amigo?, ¿competidor? o ¿enemigo? El único tema que ha merecido atención y críticas —incluyendo las procedentes de las propias filas del partido republicano— es el nivel de injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, en un ejemplo más de la desconsideración aparentemente “antiestablishment” de Trump, al poner por delante de sus propias agencias de inteligencia, del sistema judicial y de sus colaboradores más cercanos las opiniones de Putin, exculpando a Rusia de cualquier intromisión en asuntos internos.En definitiva, humo con el que se ha procurado esconder que nada se ha avanzado en asuntos tan peliagudos como el capítulo nuclear, cuando ambas partes parecen claramente decididas a tirar a la papelera el Tratado INF (armas nucleares de alcance intermedio) y el Nuevo START deja de tener vigencia en 2021. No hay actualmente ningún marco de negociación en esta materia, mientras son varios los países en rumbo proliferador y tanto Washington como Moscú se afanan en modernizar y potenciar sus respectivos arsenales. Y lo mismo cabe decir del futuro de Ucrania (Crimea incluida), donde Putin ha logrado como mínimo evitar la pérdida de una pieza fundamental para las aspiraciones rusas de volver a ser considerada una potencia global, sin que nadie (ni en Washington ni en Bruselas) parezca dispuesto a ir más allá de un sistema de sanciones que puede quebrarse en cualquier momento gracias a los apoyos que Moscú va encontrando en algunas capitales de la UE.Por su parte, en Siria ya es evidente desde hace tiempo que el ritmo y dirección de la agenda lo define Moscú, sin que nada haga suponer que Washington esté dispuesto a cuestionar esa deriva. Y, regresando al continente europeo, tampoco hay nada que permita suponer que a corto plazo habrá un giro en la dinámica de tensiones crecientes, sobre todo en la órbita de los vecinos más próximos a Rusia. Mientras se mantienen tanto la rotación de unidades OTAN en los países bálticos como el aumento de material preposicionado cerca de Rusia, Moscú hace gala de su atrevimiento para poner a prueba las defensas antiaéreas aliadas. Queda por ver ahora si finalmente Polonia concreta su oferta de financiar la creación de una base permanente en su territorio para albergar medios estadounidenses y si, en un nuevo ejemplo del viejo juego de la Guerra Fría, Bielorrusia hace lo propio, aceptando una base rusa en su suelo.Visto así, no hay más remedio que coincidir con el senador John McCain, que no ha tenido reparos en calificar a la cumbre como “un trágico error”.

    Jesus Sanchez Quiñones: La gran incógnita para 2019 es qué ocurrirá con los tipos de interés de los bonos soberanos una vez finalizado el programa de compra de bonos. Lo normal sería asistir a un repunte de los tipos de interés a largo plazo de los bonos. No obstante, incluso tras el fin de las compras mensuales del BCE, su actuación seguirá condicionando la evolución de los tipos de interés. Así, aunque el BCE no vaya a incrementar su balance desde fin de este año, reinvertirá el importe de los bonos que venzan. Previsiblemente la reinversión se realizará en bonos de largo plazo, no de corto. Se estima que el 15% del total de bonos en el balance del BCE vencerán en 2019 y cerca del 40% en los próximos cinco años. En los próximos doce meses vencen bonos por valor de 182.000 millones de euros. El BCE reinvertirá dicha cantidad

    http://www.expansion.com/blogs/blog-jsq/2018/07/13/operacion-twist-del-bce.html

    “Adicionalmente, sin necesidad de incrementar su balance, el BCE puede poner en marcha una “Operación Twist” como ya hizo la Reserva Federal en 2011. Dicha operación consiste en vender bonos de vencimiento de corto plazo y reinvertir el resultante en bonos a medio y largo plazo. De esta forma se conseguiría que los tipos de interés de largo plazo se mantengan en niveles reducidos.  Hay que recordar que los tipos de depósito del BCE (Facilidad Marginal de Depósito FMD) siguen en negativo, en el -0,4%. De acuerdo con los propios mensajes del BCE seguirán en dicho nivel por lo menos hasta septiembre del próximo año. El hecho de que la liquidez vaya a seguir en niveles negativos al menos durante catorce meses más, provocará que, pese a la venta de bonos de corto plazo por parte del BCE, la demanda de dichos bonos por parte de los inversores sea cuantiosa. Cuando la tesorería de empresas e instituciones no solo no genera rendimientos, sino que genera intereses negativos, la demanda de bonos de corto y medio plazo que eviten dichas pérdidas se dispara.La preocupación dentro del BCE por un repunte de los tipos de los bonos a largo plazo una vez finalice su programa de recompra de acciones en diciembre es lógica. Visto el éxito que tuvo Bernanke con su “Operación Twist” vendiendo $667.000 millones de deuda a corto plazo y comprando la misma cantidad en bonos a largo, es previsible que el BCE siga sus pasos.De confirmarse lo aquí expuesto, asistiremos a un aplanamiento de la curva de tipos. En otras palabras, los tipos de corto plazo subirán más que los tipos de largo plazo. Aunque el BCE finalice su programa actual de compras en diciembre, su actuación seguirá influyendo sobremanera en el nivel de los tipos de interés de los bonos”

    LA REFORMA DEL COPAGO SANITARIO

    http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/la-estrategia-de-pedro-sanchez-en-sanidad-plan-antisuicidios-mejoras-en-dependencia-extincion-de-copagos-e-historiales-compartidos_201807125b475b4d0cf23010240d76b0.html

    Consalud.es: Sánchez aborda en el Congreso las medidas sanitarias anunciadas por Montón

    https://www.consalud.es/politica/sanchez-aborda-en-el-congreso-las-medidas-sanitarias-anunciadas-por-monton_52972_102.html

    Josep maria Serra: La hoja de ruta de la ministra de Sanidad es la ley de 1986 que impulsó Ernest Lluch

    https://elpais.com/ccaa/2018/06/19/valencia/1529410328_253746.html

     

    Milagros Perez Oliva: Efectos sociales adversos del copago sanitario

    https://elpais.com/elpais/2018/06/12/opinion/1528830199_025506.html

    Infolibre.es: Montón asegura que el Gobierno eliminará el copago a pensionistas y devolverá “todos los derechos arrebatados” por el PP

    https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/18/monton_asegura_que_gobierno_eliminara_copago_pensionistas_devolvera_todos_los_derechos_arrebatados_por_pp_84105_1012.html

    Miguel Ezquiaga: El copago sanitario perjudica su salud. Pensionistas y trabajadores precarios son los más afectados por   el  Decreto-ley 16/2012

    http://ctxt.es/es/20170322/Firmas/11817/observatorio-social-la-caixa-copago-farmaceutico-salud.htm

    El copago tiene como objetivo reducir el consumo innecesario de fármacos, pero estamos viendo que también puede afectar al consumo necesario, como se deduce del estudio”, advierte Juan Oliva, economista de la Salud, profesor en la Universidad de Castilla-La Mancha y una de las firmas del ensayo. “Se trata de pacientes infartados, de alto riesgo, crónicos, y un deterioro de la continuidad en su tratamiento es muy peligroso”, prosigue. Mediante la técnica de diferencias en diferencias, el instituto valenciano compara el seguimiento del fármaco que un mismo grupo realiza 18 meses antes del copago y 18 meses después.La investigación, confeccionada sobre una cohorte de más de 10.500 pacientes, evaluados desde el alta hospitalaria –en el periodo de 2009 a 2011– hasta diciembre de 2013, muestra evidencia de interrupciones del tratamiento en los dos medicamentos más caros: un 7% de los jubilados usuarios de estatinas; el 8% en el caso de quienes toman IECA. La adherencia a estatinas también empeoró en los activos de rentas medio-altas, reduciéndose un 8%. El consumo de los otros dos fármacos, más baratos, no experimentó cambio alguno. “No puede ser que las medicinas que debes tomar hasta que San Pedro te abra las puertas valgan lo mismo que las demás”, zozobra Carmen. Todos los medicamentos crónicos no están incluidos en la lista del Ministerio de Sanidad para el pago máximo de cuatro euros por receta.Casi cinco años después de la puesta en marcha del real decreto-ley, el gobierno no ha cuantificado el ahorro que supondría. A pesar de todo, el trabajo con sello de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria apunta en una dirección clara. El primer año y medio se generó un efecto escalón; la caída del consumo. Más tarde, tras un cierto periodo de adaptación, las pautas describieron una tendencia progresiva a recuperar los valores iniciales. “Incluso desde un punto de vista de contracción del gasto”, anota Oliva, “el copago no es la panacea. Tiene efectos limitados en el tiempo”. Así lo evidencia también la evolución del gasto público farmacéutico. Tras una bajada del 12%, cuando se puso en marcha la reforma, no ha dejado de aumentar, hasta sumar 83 millones de euros a los datos de 2013”

    Carlos Rodriguez: Sánchez anulará el copago farmacéutico a pensionistas tras el decreto de la Sanidad. El nuevo Gobierno no derogará de una sola vez la normativa impuesta por la entonces ministra, Ana Mato, a través del Real Decreto 16/2012

    https://www.lainformacion.com/espana/sanchez-anulara-el-copago-farmaceutico-a-pensionistas-tras-el-decreto-de-la-sanidad/6350590

    Amaya Larrañeta: El Gobierno empezará a retirar el copago farmacéutico en 2019 y por fases: los pensionistas más vulnerables primero

    https://www.20minutos.es/noticia/3392929/0/sanidad-congreso-carmen-monton/

    Celeste Lopez:  La Ministra  Carmen Montón, en su primera comparecencia ante la comisión de Sanidad, anuncia el fin del copago farmacéutico para los pensionistas más vulnerables y que el Gobierno pagará la seguridad social de las cuidadoras de familiares dependientes.De hecho, más de 300.000 dependientes aún esperan recibir la prestación que tienen reconocida

    https://www.lavanguardia.com/vida/20180712/45850644385/monton-copago-farmaceutico-pensionistas.html

    Carolina Mundi : El  fin del copago farmacéutico que impulsa Sánchez costará 400 millones a las comunidades autónomas

    https://okdiario.com/economia/2018/06/19/fin-del-copago-farmaceutico-que-impulsa-sanchez-costara-400-millones-comunidades-autonomas-2444854

    Javier Ruiz Tagle: Pedro Sánchez pone en marcha la ‘contrarreforma’ sin tocar el copago El Gobierno ha abierto un plazo de seis semanas para negociar con las comunidades

    http://www.elglobal.net/politica-sanitaria/pedro-sanchez-pone-en-marcha-la-contrarreforma-sin-tocar-el-copago-JG1594586

    “El futuro de la reforma sanitaria, por lo tanto, está por concretar. Pero los primeros pasos ya se han dado. El pasado miércoles por la tarde se produjo un primer encuentro entre la ministra de Sanidad, Carmen Montón, y los responsables sanitarios de Podemos.En esta cita, el Gobierno comunicó que iban a impulsar la derogación del capítulo uno del 16/2012 para devolver la universalidad en la asistencia sanitaria y Podemos tratará de hacer lo propio con el capítulo dos para reunificar la cartera de servicios. La duda está ahora si las pretensiones de la formación morada estarán en ese Real Decreto-ley que hoy ha comenzado a fraguarse.Según pudo saber EL GLOBAL, esta toma de contacto dejó buenas sensaciones y las iniciativas legislativas convergerán. Fuentes cercanas a dicha reunión adelantaron a este periódico que la fórmula del Real Decreto-ley podría usarse por “la situación de excepcionalidad que supone tener cercenado un derecho”, como así se confirmó 48 horas después. De hecho, Montón ya ha avisado de que “recuperar el derecho a la salud” era una prioridad del Gobierno. Además, el hecho de que un Real Decreto-ley no tiene que pasar por el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, puede favorecer su uso.Por su parte, Unidos Podemos tiene su iniciativa sobre reunificación de la cartera básica paralizada en la Mesa del Congreso. El texto consta de siete artículos cuyo objetivo es “revocar” el capítulo segundo del 16/2012 con el fin de volver al texto original de la Ley 16/2003”

    Anabel Herrera: En Finlandia, una visita al médico de familia cuesta 13,8€. Una hospitalización le sale por 75€ diarios a un irlandés. Eso sí, el paciente solo paga los diez primeros días: a partir de entonces la factura corre a cargo del Estado. Portugal cobra 20€ por los servicios de urgencias hospitalarias, a excepción de algunos colectivos. Ningún país de la Europa de los 15 –el grupo histórico de los principales países de la UE- tiene un sistema sanitario tan generoso como el español, donde los pacientes solo pagan, y parcialmente, los medicamentos. Sin embargo, cada vez que en nuestro país aparece la palabra “copago” como tema de debate, se alzan muchas voces en contra. ¿Por qué?

    https://www.lavanguardia.com/vida/20170401/421267138528/copago-salud-farmacos-pacientes-asistencia-debate.html

    al y como se explica en Copagos sanitarios. Revisión de experiencias internacionales y propuestas de diseño, un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), el copago es la participación de los pacientes en el coste de los bienes y servicios sanitarios. Se puede aplicar tanto a los diferentes servicios de atención médica (visitas médicas, pruebas diagnósticas, intervenciones quirúrgicas, urgencias, hospitalizaciones) como a los medicamentos. En España, los copagos se habían aplicado únicamente a la prestación farmacéutica y no se habían modificado desde los primeros años de la democracia hasta el 2012.

    Ese año, el Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, cambió las normas del juego. Los pensionistas, que siempre habían tenido los medicamentos gratis, empezaron a abonar un 10% del coste, con un máximo mensual en función de la renta: 8€ para los que perciben menos de 18.000€ al año, 18€ para los que están en el tramo entre 18.000€ y 100.000€ y 60€ para los que lo sobrepasan. Además, con la medida, 425 fármacos dejaron de tener financiación pública y el paciente empezó a pagar el coste total del producto”

    Maria Belen Romero : La reforma del copago farmacéutico en España

    https://libros-revistas-derecho.vlex.es/vid/reforma-copago-farmaceutico-espana-699869809

     

     

     

    NOTICIAS & OPINIONES VARIAS DE ACTUALIDAD

    Miguel Sebastian : El pasado 8 de mayo Eurostat, junto con el BEI, publicó una “Guía para el tratamiento estadístico de los contratos de rendimiento energético” (EPC) que, en la práctica, supone un importante cambio estructural en los incentivos fiscales para llevar a cabo proyectos de eficiencia energética en el sector público, fundamentalmente en sus edificios, sin que compute como déficit público. El potencial de ahorro energético, según el documento, es enorme pues dicha factura para el conjunto de la UE asciende a 47.000 millones de euros cada año

    https://www.lainformacion.com/opinion/miguel-sebastian/la-hora-del-ahorro-energetico/6351905

    “La rehabilitación energética de los edificios. Dicha inversión es un win-win-win: mejora el empleo y la actividad en el sector de la construcción, revitaliza la industria auxiliar, reduce el gasto público a largo plazo, mejora la balanza de pagos y favorece la sostenibilidad medioambiental. La mencionada Guía de Eurostat anima a las administraciones públicas a servir de ejemplo para el sector privado. Sus inversiones en el ahorro energético de los edificios no computarán como déficit público si:

    A.- La inversión en eficiencia energética se financia con los ahorros en la factura energética, aunque lleve varios años

    B.- La inversión y, por tanto, el riesgo en términos de rendimiento y de la tecnología empleada corren a cargo de las empresas que la lleven a cabo

    C.- El contratista privado ofrece las mejores condiciones posibles a su cliente del sector público, es decir, se trata de un sistema competitivo. Pero esto es, precisamente, lo que hacen las Empresas de Servicios Energéticos (ESEs). En el año 2010 diseñamos un plan de rehabilitación energética para 2.000 edificios de la Administración Central. Salvo en el edificio del Ministerio de Industria, en la Plaza de Cuzco de Madrid y la cárcel de Soto del Real, en ambos casos con resultados financieros espectaculares, el “Plan 2000” duerme en algún cajón del Ministerio. El motivo fue que la inversión, pese a ser realizada por las ESEs, computaba como déficit público, en una situación de desequilibrio fiscal muy complicada para nuestro país. Pero ahora esto ha cambiado. Ya no computa como déficit. Ha llegado la hora de retomar dicho plan, y extenderlo a las CCAA y los ayuntamientos. Todo ello, además de las ventajas señaladas, impulsará la creación de Empresas de Servicios Energéticos, que también podrán ofrecer sus servicios al sector privado, fundamentalmente en la industria, extendiéndose las externalidades positivas

     

    Daniel Gros: La inmigración y el dilema de Dublín

    http://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/9273051/07/18/La-inmigracion-y-el-dilema-de-Dublin.html

    “La cuestión real que hay que resolver es a qué país le corresponde hacerse responsable de aquellos que ya entraron a territorio de la UE. La incapacidad de la UE para dar una respuesta a esta pregunta que satisfaga a todas las partes pone en riesgo la supervivencia del Espacio Schengen de libre movilidad interna. En los papeles, la UE tiene reglas claras sobre el asunto: según la Convención de Dublín, la responsabilidad de atender a cada solicitante de asilo corresponde al Estado miembro por el que ingresó. Pero como es natural, los países con fronteras al exterior de la UE (como Grecia e Italia) se quejan de que esto les genera una carga inequitativa.Los solicitantes de asilo también se resisten a esta regla. Dadas las desfavorables condiciones del mercado laboral en los países fronterizos meridionales, muchos solicitantes se van directos al norte de Europa para solicitar asilo allí. Por eso Alemania, que no tiene frontera externa, recibe más solicitudes de asilo que Italia. Muchos de esos casos son personas que ya están registradas en la base de datos de solicitantes Eurodac de la UE. Según la Convención de Dublín, en estos casos Alemania tiene derecho a pedir que otros Estados miembros “se hagan cargo” (tal el término jurídico) del solicitante. Pero la regla del país de ingreso tiene muchas excepciones. Por ejemplo, puede ocurrir que la solicitud de asilo deba tramitarla el segundo país (en este caso, Alemania), si el solicitante ya tiene familia allí. O si el solicitante consigue salir del país de ingreso por tres meses, en cuyo caso puede retirar la solicitud inicial y presentar una nueva en otro Estado miembro de la UE.Estas excepciones dan a los solicitantes de asilo amplio margen para disputar en tribunales las transferencias conforme al sistema de Dublín. Además, las autoridades nacionales tienen fuertes incentivos para oponer cuestiones de forma o de fondo a los pedidos de transferencia de ingreso, y para tratar de enviar al extranjero a tantos solicitantes como puedan. En 2017 se presentaron alrededor de 160.000 pedidos de “hacerse cargo”, pero sólo unos 20.000 llegaron a implementarse. Estos factores, sumados a las discrepancias entre los sistemas legales y procedimientos administrativos de los Estados miembros de la UE, han restado en gran medida efectividad a la Convención de Dublín.En esta realidad se originan las recientes tensiones dentro del Gobierno de coalición alemán. De más de 60.000 pedidos que presentaron las autoridades alemanas en 2017 para que otros Estados miembros se hicieran cargo de solicitantes de asilo conforme a la Convención de Dublín, menos del 15 por ciento se implementaron en la práctica, dando lugar a sólo 7.100 transferencias. Pero en 2016, Alemania implementó cerca del 30 por ciento de los 27.000 pedidos que recibió; es decir, se hizo cargo de unas 8.700 personas. De modo que Alemania se convirtió en receptora neta de transferencias bajo el sistema de Dublín, pese a no tener fronteras externas.Por eso Seehofer quiere impedir el ingreso a Alemania de solicitantes de asilo que ya hayan sido registrados en Eurodac en otros países. Pero no es el único que está molesto: el abismo entre los principios legales y la realidad llevó a que ningún Estado miembro esté satisfecho con el sistema actual. Los países fronterizos insisten en que la Convención de Dublín no es justa con ellos, y los países del norte se quejan de que no se la está implementando bien.Un sistema de asilo donde numerosas burocracias nacionales juegan a la patata caliente con los solicitantes no puede funcionar. Hay que centralizar en la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) la responsabilidad de interpretar las reglas de asignación de refugiados (por ejemplo, decidir a qué país le corresponde hacerse responsable cuando los Estados miembros no se ponen de acuerdo). También sería útil crear incentivos financieros para aceptar refugiados (por ejemplo, un monto fijo por cada uno).Estas dos medidas no bastarán a los populistas, porque su combustible político es el rechazo a refugiados y migrantes (e incluso su demonización y la de quienes los ayudan). Pero reforzar la EASO y mejorar el apoyo financiero debería ayudar a aliviar las tensiones actuales, al menos hasta que pueda contemplarse una reforma radical del sistema europeo de asilo”

    Francesc Trillas: Pan y futbol

    https://www.ibercampus.es/pan-y-futbol-el-deporte-rey-espejo-de-la-economia-global-36576.htm

     

     “El índice del libro es el siguiente:

    • Capítulo 1. La globalización del fútbol
    • Capítulo 2. Las instituciones del fútbol global
    • Capítulo 3. Incentivos y racionalidad en el fútbol moderno
    • Capítulo 4. Evolución y complejidad del fútbol
    • Capítulo 5. Un fútbol reformado en un mundo mejor.

    “En el capítulo 1 se analizan los aspectos básicos del mercado globalizado del fútbol, en sus vertientes de oferta y demanda. En el segundo, se analizan con más detalle las instituciones del fútbol moderno, en especial clubs, ligas y federaciones. En el tercero, se abordan algunos aspectos de lo que ocurre sobre el terreno de juego, en concreto cómo funciona la motivación de los profesionales (jugadores, entrenadores y árbitros), y qué lecciones se pueden extraer para las interacciones humanas en general. En el capítulo 4 se analiza cómo las fuerzas evolutivas diseñan el fútbol del presente y el futuro. Finalmente, en el último capítulo se reflexiona sobre qué se puede hacer para reformar la cara más desagradable del fútbol moderno. De momento la introducción permite hacerse una idea completa del contenido del libro. Aquí puedes leer la introducción en su formato provisional actual, donde se indica que este libro pretende en buena parte divulgar una serie de estudios (en el terreno de las ciencias sociales) desconocida por el gran público, y a veces incluso por los propios interesados (como Simeone, o Schwensteiger). Se trata del análisis de los incentivos, la racionalidad y las instituciones del fútbol utilizando las herramientas del análisis económico y político-económico más moderno junto con otras técnicas y disciplinas relacionadas, como la psicología social. “Estos conocimientos de las ciencias sociales aplicadas nos permiten relacionar lo que ocurre dentro del terreno de juego con lo que ocurre fuera, en la organización y las instituciones del fútbol, y nos permiten proponer reformas que mantengan lo positivo del fútbol y erradiquen lo negativo. Podemos establecer vínculos entre el comportamiento de los jugadores en el campo y el comportamiento de los directivos de la FIFA. El éxito mundial del paquete fútbol/televisión, garantizado por la excitación que produce disfrutar masivamente de lo que hacen los mejores jugadores y equipos, permite a los dirigentes de la FIFA y sus federaciones afiliadas amasar un enorme poder. A la vez, el carácter monopolístico de la FIFA ha hecho posible (junto con otros factores) el crecimiento del fútbol y el enriquecimiento de sus principales super-estrellas”, añade el autor.Así, hoy el fútbol, como pocos fenómenos, permite ilustrar y entender mejor fenómenos socio-económicos y políticos como la globalización, la corrupción o el populismo:”El fútbol puede analizarse como laboratorio de algunas cosas que le ocurren a la economía moderna en general: la igualdad de resultados u oportunidades, la relación entre la democracia y la creciente concentración de la riqueza, el binomio democracia-populismo y su relación con la eficiencia y la corrupción, o los dilemas entre proteccionismo vs globalización, Europa y el estado-nación, campeones nacionales, incentivos extrínsecos vs intrínsecos, grado de racionalidad en la toma de decisiones, el rol del liderazgo en la evolución de sistemas complejos, el rol de la diversidad en la complejidad, el rol de las instituciones en la economía, el fenómeno too big to fail (o mejor en este caso, el too important to fail), la existencia de los llamados “mercados repugnantes”, la política de defensa de la competencia, la competencia fiscal y las ayudas de estado son algunos de los grandes temas de la economía moderna que se pueden ilustrar con el fútbol globalizado”.Indica también el autor en su introducción que la corrupción en el fútbol es una de las tendencias inquietantes. Ejemplos de casos de corrupción recientes incluyen un partido de infantiles que implicaba al Cornellà  que fue ampliamente divulgado en el diario El País, o un partido de segunda B con el Barça B donde el equipo rival se dejó ganar por un resultado escandaloso probablemente bajo el soborno de los negocios de apuestas. El dopaje y el soborno ya existían en las Olimpiadas de la Grecia clásica.[5] Como se explica en la historia de la corrupción del fútbol en Italia en el último capítulo del libro de Tito Boeri “Parlero solo di Calcio” la implicación de jugadores en sobornos por apuestas se da especialmente en las categorías modestas.  Tres definiciones de corrupción habituales son las siguientes: “influencia indebida”; “abuso o mal uso de poder para propósitos interesados”; y “cambio desde funcional o bueno a disfuncional o malo”. Una taxonomía no exhaustiva de corrupción en el fútbol consistente con estas definiciones sería la siguiente: tongo para coludirse dos equipos en el resultado de un partido; soborno de árbitros o jugadores (por el equipo rival o por apostantes o por terceros; o a árbitros por directivos para evitar descensos o conseguir ascensos); comisiones y favores por contratos (de TV, organización de partidos, patrocinio…); comisiones por fichajes (para entrenadores, directivos, etc.)…Sin embargo, advierte el autor que es necesario entender algunas características peculiares de la economía del deporte, y del fútbol en particular, para darse cuenta de su complejidad, antes de hacer propuestas de reforma. Por ejemplo, es necesario entender que se necesitan los rivales entre sí, es decir, se necesitan varias empresas que compiten entre ellas para obtener un producto (el partido o la liga); o que los consumidores son a la vez productores, es decir, participan activamente; o que es difícil separar objetivos de consumo y de empresa para los propietarios… Esto hace que la industria del fútbol no sea un sector convencional, y que algunas intuiciones fallen si queremos seguir disfrutando del fútbol y a la vez reformar su lado oscuro. Otro de los aspectos de la cara oscura del fútbol es su machismo. “Hasta ahora ha sido un entretenimiento mayoritariamente de hombres para hombres. Por suerte, esto está cambiando, y lo hará más en los próximos años. El fútbol femenino se está desarrollando y está ocupando ya espacios importantes. En los Estados Unidos, el fútbol femenino ha tenido más éxito sobre el terreno que el fútbol masculino. En mis aulas tengo alumnas norteamericanas tan metidas en el fútbol o más que algunos de sus compañeros. En este libro analizaremos sobre todo el fútbol masculino, sobre el que existe mucha más evidencia acumulada (de lo bueno y de lo malo). La parte positiva de este sesgo quizás inevitable es que el fútbol femenino no tiene ninguna culpa de la parte oscura del fútbol. Por el contrario, ofrece la esperanza de contribuir a la regeneración del deporte rey en general”, afirma también el autor”

    Gurus Blog: Europa año dos mil veintipico. Después del trauma que supuso la negociación in extremis del Brexit, la UE tuvo que afrontar el siguiente elefante blanco en su habitación: La inflación. Aunque crecía tímidamente, era ya un tema que los tipos del norte no querían ignorar por más tiempo. La demografía y el crecimiento económico anémico, lastrado por la ingente deuda en toda Europa, había permitido aplazar la gran decisión a pesar de que en los EE.UU. ya habían normalizado el precio de sus dólares y el resto de su política monetaria.Y los tipos del norte, germánicos y escandinavos, con sus economías fuertes y saneadas no podían ni querían soportar el riesgo de una inflación descontrolada. Sus empresas multinacionales habían soportado admirablemente un Euro caro (que no fuerte), pero con la devaluación de la moneda única potenciada por unos tipos negativos, la inflación amenazaba ya muy seriamente la decisión del BCE de mantener la represión financiera bajo cero.

     

    https://www.gurusblog.com/archives/tipos-del-norte-tipos-del-sur/31/05/2018/

    “Los tipos del norte y los tipos del sur tenían idiosincrasia, productividad, datos económicos y necesidades opuestas. Pero paradójicamente unos tipos tan distintos tenían unos tipos iguales: Los tipos de interés. La cobardía y la obstinación de los euroburócratas de los últimos 25 años les había condenado a compartir moneda y tipos de interés a tipos muy distintos. Quizá había llegado el momento de que los tipos del norte y los del sur se adaptasen a sus respectivas economías.Pero que nadie se equivoque llegado el momento de los tipos distintos: Aunque le sigamos llamando euro, si su precio es distinto para los tipos del norte y para los tipos del sur, cotizarán distinto y la moneda única será, de facto, historia. Y algunas pistas de ello no faltaron para los más suspicaces en todos estos años.La pregunta del millón es si la separación de tipos norte y sur es inevitable o hay alguna opción más. Hace un par de años bautizamos como “The Big Write-down” yWtrite-down selectivo de deuda” la única forma de conseguir que los tipos del norte y los del sur siguieran compartiendo tipos, al menos durante algunas décadas más. Quizá en pocos años la UE esté ya muy cerca de tener que tomar la decisión final: Tipos distintos norte y sur, o bien write-downs selectivos del único acreedor que puede permitirselo, el BCE.Hasta hoy la UE no ha hecho lo correcto sino lo necesario para aplazar el desastre, veremos a partir de ahora qué camino deciden tomar los tipos poderosos. Porque como bien dice Jonathan Tepper en este tuit, la decisión no la votaran los tipos del sur sino que la tomarán los tipos del norte cuando no tengan más remedio.La segunda pregunta del millón es si los inversores están preparados, no sólo para evitar los efectos negativos de cualquiera de los dos caminos que la UE va a tomar, sino para aprovecharse de ellos”

    Marc Fortuño : Cerrar RTVE es la mejor solución para todos

    https://www.elblogsalmon.com//empresas/cerrar-rtve-mejor-solucion-para-todos?utm_source=recommended&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_campaign=14_Jul_2018+El+Blog+Salm%C3%B3n

    “RTVE, como toda televisión se encuentra al servicio de su propietario, en este caso el Gobierno de turno y éste, a su vez, coacciona al sector privado para financiarla. El resultado final es un medio que sirve de correa de transmisión de la ideología determinada del gobierno -especialmente en los informativos- y que se utiliza como agencia de colocación de personas afines y relaciones clientelares con productoras pero financiada tanto por un público que puede incluirse dentro de su target como por aquellos que no pertenecen.

    La financiación pública de RTVE

    En el actual sistema de financiación de RTVE existe la aportación de las operadoras privadas -operadores de televisión y los de telecomunicaciones-. Es decir, al obligar a estos operadores a financiar RTVE se ven privados de financiar sus propios contenidos (mejorar o ampliar) que ofrecen utilidad a sus clientes. Actualmente, en España los ingresos por los servicios audiovisuales los lideran las operadoras telefónicas.

    Cada año, los grandes operadores españoles deben destinar el 0,9% de sus ingresos a la financiación de la radio y televisión pública. Esta tasa también afecta a las televisiones privadas y de pago, que deben abonar el 3% de sus ingresos y el 1,5%, respectivamente. Con esta tasa, se financia el 91% del coste de RTVE. Puede parecer una tasa insignificante pero el sector muestra un profundo malestar. El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, ha expresado que su empresa destina a pagar el 20% de su EBITDA en impuestos, eso sin tener en cuenta el Impuesto de Sociedades. Por ello, la mejor alternativa para todos es cerrar RTVE, como el resto de televisiones públicas. Bajo esta decisión los consumidores recibirían, por parte de las operadoras, la financiación de un contenido que sí responde a las utilidades que demandan. Y en el supuesto que existiera un target favorable a la línea de RTVE y el resto de medios públicos, esos contenidos no desaparecerían sino que serían financiados en el mercado privado por aquellos que verdaderamente les dan valor.Según el informe “Situación actual y tendencias de la radiotelevisión pública en Europa, el conjunto de medios públicos acumulan un presupuesto de 1.810 millones de euros (año 2014), recursos apartados del sector privado que dejan de ofrecer una utilidad al público para ponerse al servicio de las televisiones públicas del gobierno central y los gobiernos autonómicos.Y si RTVE fuera un medio que generara dinero se podría decir que, como mínimo, la privación de los recursos al sector privado está justificada en una inversión rentable. Pero este no es el caso, a cierre de 2017 las pérdidas acumuladas de RTVE fueron 365.951.571,11 euros.

     

     

    Pablo de Lora reseña el libro de Ignacio Sanchez Cuenca La confusión nacional. La democracia española ante la crisis catalana

    https://www.revistadelibros.com/discusion/demos-gracias-a-la-ley

    “Volvemos a encontrarnos con una segunda gira de la «parada de los monstruos». En la primera, la que se compuso en La desfachatez intelectual, se presentaba una impugnación general al papel que han adoptado, según Sánchez-Cuenca, una serie de literatos, periodistas, intelectuales al fin, agrupados por su común pasado de izquierdas y su hodierna «derechización» y liaison con el periódico El País, el medio en que Sánchez-Cuenca escribió a lo largo de tantos años. Muchas de esas voces que, según aquél, opinan a la ligera sobre temas que no conocen bien –la crisis del 2008 o la emigración, entre otros varios asuntos−, vuelven ahora a comparecer para poner sobre el tapete muchas de sus «perlas», es decir, sus exabruptos, exageraciones o razonamientos poco finos sobre, en esta segunda entrega, el nacionalismo como doctrina política, y el secesionismo catalán en particular.El autor es, por supuesto, libre de elegir ese objetivo, obviando toda referencia a las equivalentes barbaridades, falsedades y tergiversaciones que se han podido leer en estos meses desde los medios independentistas. Su selección, sin embargo, resulta una inaceptable trampa intelectual –una cierta desfachatez− si con ello se pretende constatar la «nacional confusión sobre el nacionalismo», es decir, la errada caracterización o crítica se hace que al nacionalismo como idea filosófica-política por parte de quienes se oponen al movimiento independentista en Cataluña, o la «pobre condición de nuestra esfera pública» (p. 38), una conclusión que no puede derivarse meramente de los excesos de algunas columnas de opinión de Federico Jiménez Losantos, Juan Manuel de Prada, Arcadi Espada, Raúl del Pozo, Antonio Lucas o Roberto Centeno (pp. 35–38). La falacia consistente en tomar la parte por el todo salta a la vista.Y es que, a diferencia de otros ensayos previos de Sánchez-Cuenca sobre la cuestión, aquí no se ha hecho el esfuerzo de batirse con los mejores y sus mejores argumentos, un requisito básico, por cierto, del ensayismo anglosajón que tanto pondera y anhela el autor para nuestro país17. Resulta patente que, a la hora de enfrentarse teórica o filosóficamente al nacionalismo, Sánchez-Cuenca ha acusado en este libro la «pereza y desgana intelectual» de que acusa a los académicos críticos del nacionalismo en La confusión nacional y en ensayos previos18.Tomemos el primero de sus argumentos para criticar a los detractores del nacionalismo: ellos son también nacionalistas, todos lo somos, de hecho. Fijémonos −sugiere Sánchez-Cuenca− en nuestras actitudes ante la desgracia –siempre más dolientes cuando son «españoles» quienes perdieron la vida en el accidente aéreo, pongamos, de cuya existencia y caracterización siempre se informa profusamente− o en los mapas del tiempo que se utilizan en las televisiones públicas, o en cómo también enarbolamos banderas, o construimos un currículo escolar teñido de referencias propias a nuestra historia y literatura, o en cómo limitamos nuestros esfuerzos redistributivos de la riqueza a quienes viven dentro de nuestras fronteras, o restringimos la entrada de inmigrantes19. Defender la unidad territorial, señala Sánchez-Cuenca, «es tan “nacionalista” como la aspiración de quebrarla»20.¿Qué muestran las formas de nacionalismo «banal», en expresión de Michael Billig, que recuerda Sánchez-Cuenca (banderas, calendarios, listas de víctimas «españolas»)? El grano de verdad es que, en grados mayores o menores, todo Estado se reviste de un cierto aparato identificativo-simbólico acuciado por la necesidad de resolver problemas de coordinación mediante convenciones, y así lograr un equilibrio que estabilice las preferencias de quienes viven en común, como bien ha explicado Félix Ovejero21. La cuestión es si esos «nacionalismos» pueden convivir unos con otros, es decir, si la identidad «nacional» –sea esto lo que sea− puede ser múltiple, si es posible sentirse uno al tiempo catalán y español. Pero más importante aún es saber si la tesis del nacionalismo banal implica que todos los nacionalismos son a la postre iguales, si lo mismo da el nacionalismo alemán que prendió en la década de los años treinta del pasado siglo que el nacionalismo estadounidense. Y la respuesta corta es que no, como ha afirmado el propio Billig. Hay nacionalismos «cívicos» incluyentes, y formas de nacionalismo «étnico» odiosamente esencialistas, como las que se esconden bajo la apelación a la «normalización lingüística» o las que manifiestan los escritos del recientemente elegido president de la Generalitat, Quim Torra.Y, por supuesto, hay un espacio conceptualmente posible para el no nacionalista, como para el increyente o ateo, convicciones que no son «otras formas de ser religioso»; ser crítico del nacionalismo catalán u objetar a su aspiración secesionista no te convierte necesariamente en «nacionalista español». ¿O es que objetar las razones esgrimidas por el secesionismo escocés te muta en un nacionalista inglés o en nacionalista sudanés si haces lo propio con respecto a la creación del Estado de Sudán del Sur?En su crítica a los críticos del nacionalismo, Sánchez-Cuenca recuerda que, como se ha señalado antes, nuestras inclinaciones solidarias tienen fronteras y, además, apoyándose tanto en filósofos políticos como David Miller, o en sociólogos como Robert Putnam, o en ciertos estudios empíricos, aduce que, en Estados étnicamente más homogéneos, los niveles de solidaridad y redistribución son mayores22. Todo sumado, «el nacionalismo continúa teniendo una fuerza formidable en las democracias liberales. Al margen de las autoconcepciones que tengamos sobre nuestras ideas políticas, en la práctica las ciudadanías de los Estados-nación contemporáneos se comportan según principios nacionalistas» (p. 77; las cursivas son mías).¿Qué idea de nación y de nacionalismo maneja Sánchez-Cuenca? En este libro, se presenta como un defensor del nacionalismo por la vinculación que tiene la idea de nación con el autogobiernoEste planteamiento encierra dos problemas cohonestados. Primero, que como constatación de determinados hechos no justifica por sí sola –so pena de incurrir en una falacia naturalista de manual− la apuesta política o moral del nacionalista. Y es que, y muy directamente relacionado con esto mismo, el nacionalismo es, esencialmente, una idea política que difícilmente puede contemplarse «al margen de las demás», sino precisamente en confrontación con muchas de ellas, señaladamente con la aspiración universalista que, de acuerdo con el propio Sánchez-Cuenca, es santo y seña de la izquierda y razón de su superioridad moral, tal y como antes describía23.Y, a todo esto, ¿qué idea de nación y de nacionalismo maneja Sánchez-Cuenca? En este libro, nuestro autor se presenta como un defensor del nacionalismo por la vinculación que tiene la idea de nación con el autogobierno, uno de los dos ingredientes –junto a la igualdad− del ideal democrático (pp. 56–58). El «auto» del autogobierno sería para Sánchez-Cuenca algo más que una colección discreta y accidental de individuos, algo más que un «pueblo»: se trata de la «nación», el constructo en el que históricamente se ha devenido «en casi todas partes» (sic). Las naciones conforman identidades sociales, formas de autocomprensión o autodefinición compartidas por grupos humanos, el sentimiento de pertenecer a una cultura con una base u origen territorial.La ontología de la nación es subjetiva, según Sánchez-Cuenca, al modo en el que existe el dinero, el matrimonio o el Tribunal Supremo, ejemplifica (pp. 58-59). Se trata de formas «institucionales» de la realidad, de acuerdo con la caracterización de John Searle, es decir, cosas cuya existencia depende de los estados mentales de los individuos –creencias, intenciones, deseos−, y ello a diferencia, por ejemplo, de las ondas gravitacionales, cuya realidad es independiente de lo que creamos24. El trozo de papel emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre con valor facial de diez euros permite adquirir todo aquello que tenga un precio igual o inferior a diez euros, dada la creencia colectiva en que tal papel «es dinero», es decir, un medio de pago. Así, hoy nos cabe afirmar que alguien murió de tuberculosis en el siglo XVIII, antes de que se descubriera el bacilo de Koch (1882), pero sería un absoluto sinsentido proponerse descubrir si los incas precolombinos ya pagaban con «euros».¿Es la nación de los nacionalistas una realidad institucional semejante? Fijémonos en que la actitud de quien paga con el billete de diez euros podría describirse como: «Él cree que el billete es un medio de pago» y su creencia se apoya en que el resto de agentes económicos también lo cree. Pero quien afirma que Cataluña es una nación, ¿qué denota? Una primera posibilidad, al modo de Enric Prat de la Riba, es apuntar a la existencia de un grupo que comparte una identidad homogénea y única –rasgos, lengua, pasado común, etc.− sobre un ámbito geográfico acotado, en este caso el territorio que denominamos «Cataluña»25. Se trata de una tarea abocada al fracaso, como bien han descrito muchos en la estela de Ernest Gellner, dada la imposibilidad de aislar ese rasgo identitario común y único26. Pero la respuesta tampoco puede consistir, so pena de incurrir en vacuidad tautológica, en decir que «Cataluña es una nación porque muchos creemos que lo es». Esa respuesta no nos informa en absoluto de qué cosa sea la nación27. Sí es más informativo señalar que «la nación existe cuando un grupo determinado comparte la aspiración colectiva del autogobierno y la soberanía sobre un determinado territorio»28. Entonces sí, el mecanismo discursivo ya no se gripa; ahora sí hemos accionado una palanca útil para empezar la discusión política, pero no, claro, para darla por zanjada. ¿Es legítima esa aspiración? Discutámoslo.Mediado el segundo capítulo y durante todo el tercero de La confusión nacional, Sánchez-Cuenca abandona los cielos de la teoría política para volar al ras de lo que ha sido la convulsión política de este último año, lo que él llama «crisis constitucional»29, pero que cabalmente puede denominarse con Hans Kelsen el intento de propiciar un «golpe de Estado» por parte del Gobierno de la Generalitat30. Ese vuelo rasante tiene como objeto mostrar que el gobierno de Rajoy fue el responsable máximo del desaguisado: su modo de afrontar el problema habría sido «legalista», algo que había anticipado ya en su forma de proceder con el llamado Plan Ibarretxe. A ello añádase la gasolina arrojada sobre la aprobación en 2006 de la reforma del Estatut de Cataluña; la falta de iniciativa para el diálogo; la presunta guerra sucia articulada por quien fuera ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz (la llamada Operación Catalunya), y la «violencia» desatada el día 1 de octubre en el intento de evitar la celebración del referéndum.Todos esos ingredientes de la torpeza o falta de oportunidad política del PP son escrutados de modo implacable por Sánchez-Cuenca (pp. 144-145), en agudo contraste con la descripción del proceder político e institucional de la Generalitat, una presentación en la que la semántica es mucho más amable; así, se habla de los «graves errores» o «estrategias criticables» (sic en ambos casos) que han cometido las autoridades catalanas y el independentismo (p. 137).No habiéndose aún despejado del todo la crisis cuando el libro ha llegado a las manos de sus lectores, siendo tantas y tan procelosas las avenidas de un procés todavía latente, resulta prematuro calibrar el alcance de los errores del Gobierno de Rajoy (de hecho, el propio Sánchez-Cuenca, en las últimas páginas de su ensayo, ya juzga que «el independentismo calculó mal sus fuerzas» y que, «desde el punto de vista de la estabilidad institucional, lo previsible es que el país recupere una cierta “normalidad” en el medio plazo», p. 196) y el de los procesos penales todavía pendientes de culminar. No ocurre, sin embargo, lo mismo si nos animamos a echar la vista más atrás y tasamos lo que decía el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en una entrevista publicada en el diario El Mundo el 17 de abril de 2006 con motivo de la aprobación de la reforma del Estatut de Cataluña. Le preguntaba su director, Pedro J. Ramírez, al entonces presidente: «¿Se sentirá responsable si dentro de diez años Cataluña inicia un proceso de ruptura con el Estado?» A lo que Rodríguez Zapatero respondía: «Dentro de diez años España será más fuerte, Cataluña estará más integrada y usted y yo lo viviremos». Dan escalofríos.El Estatut de 2006 y su frustrada peripecia es el polvo de todos nuestros lodos, según una muy extendida explicación a la que también se suma Sánchez-Cuenca. No cabe ahora analizar todas las desventuras y sobreactuaciones políticas –el PP no parece tener la exclusiva del exceso electoralista y la falta de cintura política− a propósito de la aprobación del Estatut, un asunto que, por otro lado, no figuraba entre las prioridades políticas de la ciudadanía catalana31, pero sí matizar que, frente a lo que sostiene Sánchez-Cuenca, el Tribunal Constitucional, el último actor institucional en tomar cartas en el asunto, hizo lo que pudo; lo que, por otro lado, era previsible. Así, alguien de credenciales tan solventes como Víctor Ferreres, ha afirmado al respecto de la «afrentosa» sentencia: «la mayoría de los artículos recurridos por el PP fueron en realidad declarados constitucionales por el Tribunal. Es más, en muchas instancias las razones que el Tribunal esgrimió para justificar su fallo o para reinterpretar las normas fueron más bien técnicas. El Tribunal no frustró de ningún modo grave la posibilidad de introducir la mayoría de las deseadas reformas mediante medios jurídicos técnicamente correctos»32.En el cóctel del agravio «a Cataluña» que Sánchez-Cuenca agita con frenesí durante páginas y páginas, no faltan unas gotitas de «la falta de diálogo político» por parte del gobierno de Rajoy. Este tuvo una cotejable y probada voluntad de dialogar con Puigdemont a finales de enero de 2016, cuando ya el desafío de la «desconexión» no podía obviarse. Lo sabemos gracias a la osadía radiofónica de un locutor del programa El matí i la mare que el va a parir de la emisora catalana Radio Flaixbac, que llamó a Moncloa y, haciéndose pasar por Puigdemont, logró hablar con el mismísimo Rajoy33.El problema no era, pues, de disposición a hablar, sino del contenido, del qué había que hablar. En su comparecencia ante el Congreso de los Diputados el 11 de octubre de 2017, el presidente del Gobierno desgranó las negociaciones y conversaciones habidas con la Generalitat desde septiembre de 2012, cuando Artur Mas era el president de la Generalitat. En la versión de Rajoy, su negativa a conceder a Cataluña un concierto económico propició el tiro por elevación por parte de Mas: una consulta para saber qué es lo que «quiere Cataluña», verbigracia, cuál ha de ser su futuro político. Para el movimiento secesionista, con la Generalitat a la cabeza, el diálogo político se redujo a partir de ese momento a pactar la «consulta» o «referéndum», lo que finalmente se produjo el 9 de noviembre de 2014 en una suerte de entente vergonzante («proceso participativo») que no ha tenido consecuencias penales severas para los instigadores institucionales, pero que tampoco sirvió para desactivar el procés, sino más bien para echarse aún más al monte.Pero todo ello no debió ser óbice para, según Sánchez-Cuenca, haber afrontado mejor el «problema político catalán». Y «mejor», para Sánchez-Cuenca, significa de manera «no legalista», es decir, aceptando que se ejerza por parte de la ciudadanía catalana el denominado «derecho a decidir», la posibilidad de que los catalanes resuelvan qué quieren políticamente. Lo cierto es que, como ha puesto de manifiesto Francisco Laporta, el asunto encierra una no pequeña «trampa». Con la convocatoria de un referéndum o consulta no se anhela en realidad «decidir», poner unas «urnas», sino «ser», «constituirse» ya como una comunidad o demos «interpelable». El resultado, por tanto, es lo de menos; lo crucial es la delimitación previa de un sujeto político que performativamente, con la convocatoria, deviene en soberano, y que, ya para siempre, figurará como un distintivo demos al que de cuando en cuando auscultar para comprobar si la «incomodidad» (también les sonará la recurrente figura en la retórica independentista) persiste. Como en Quebec.Esa estrategia política era y es constitucionalmente posible si se observan los procedimientos de reforma establecidos, a diferencia, por cierto, de otras democracias constitucionales que, bajo la lógica de Sánchez-Cuenca, habrían de ser tildadas de «bajísima calidad». Me refiero al ya aludido caso francés, pero también a los Estados Unidos, Italia o a la República Federal Alemana, donde la secesión no cabe constitucionalmente bajo ningún procedimiento, como han recordado su Corte Suprema o los tribunales constitucionales en los casos de Alaska, Texas, el Véneto o Baviera, respectivamente34.Sánchez-Cuenca lamenta, sin embargo, que haya imperado en España una interpretación «literalista» de la Constitución, amén de la prevalencia de actitudes «conservadoras» por parte de los jueces que ocupan plaza en tribunales superiores, jueces que son percibidos como poco independientes de la política35. Cuando se redactan estas páginas, la sentencia de la Audiencia Nacional en el conocido como «caso Gürtel» ha propiciado un vuelco político sin precedentes en los últimos cuarenta años en España. Resulta obvio que el sociólogo Sánchez-Cuenca tiene que revisar su cuaderno de campo y las correlaciones que sustentan su análisis.Ciertamente, como sabemos bien, hay en la Constitución cláusulas que invitan a una lectura moral –por usar los términos dworkinianos− del texto, pero otras no admiten mucho margen (verbigracia, la capitalidad del Estado, o el número máximo y mínimo de diputados que componen el Congreso de los Diputados). Sánchez-Cuenca, sin ir más lejos, opta por el «literalismo» cuando censura a Rajoy su cruce de burofaxes con Puigdemont a propósito de si hubo o no en el Parlament de Cataluña una declaración de independencia. Habla (literalmente) nuestro autor: «La respuesta a esa pregunta [la de si hubo o no tal declaración] se encuentra en el párrafo que acabo de reproducir. Cualquiera puede leer el texto del discurso, incluso Mariano Rajoy, y sacar la conclusión obvia de que no se había declarado la independencia» (p. 161). También cualquiera puede leer, incluso Sánchez-Cuenca, el procedimiento que establece el artículo 168 de la Constitución española para reformar el Título Preliminar, en el que se establece la «unidad indisoluble de la nación española», y sacar la conclusión obvia de que las leyes de transitoriedad y referéndum aprobadas por el Parlament de Cataluña eran flagrantemente inconstitucionales y, además, y frente a lo que considera Sánchez-Cuenca, profundamente antidemocráticas, por excluir de la decisión sobre el común a la gran mayoría de la ciudadanía. Desde esa perspectiva se entiende la especial gravedad que reviste celebrar un referéndum de autodeterminación cuando éste es organizado con apariencia de legalidad por individuos que se prevalen de su condición de autoridad, un dato crucial que, frente a lo que sostiene Sánchez-Cuenca, no permite descargar de responsabilidad a la Generalitat, sino más bien lo contrario. «Colocar urnas», es decir, ejercer los derechos políticos, exige todo un haz de acciones por parte del poder público –elaborar un censo, componer instituciones de garantía, de seguimiento: recursos públicos, al fin− que no pueden ampararse en fines contrarios al ordenamiento con la mera invocación de que se «trata de votar». Y frente a lo que sostiene Sánchez-Cuenca (p. 153), tampoco los «actos preparatorios» con algún respaldo institucional deben tolerarse con el expediente de ser meros ejercicios del derecho de reunión o manifestación o de la libertad de expresión. Cabe perfectamente imaginar lo que hubiera dicho Sánchez-Cuenca si el PP, en alianza con los empresarios, hubiera organizado un referéndum para acabar con la negociación colectiva prevista en el artículo 37 de la Constitución española, o para instaurar la pena de muerte o la tortura en contra de lo establecido en el artículo 15. Hubo un tiempo en el que Sánchez-Cuenca nos advertía de que la democracia es algo más que procedimiento, y que, desde esa perspectiva, cabía ilegalizar a Batasuna; que, además, era algo «conveniente» 36.El problema no es tanto de democracia «legalista» como de democracia «constitucional», es decir, de la existencia de un diseño institucional que cuenta con instituciones contramayoritarias: Constituciones de difícil o imposible reforma y tribunales constitucionales que tienen la última palabra sobre el alcance de nuestros derechos. Que tal diseño sea o no aceptable a la luz del ideal democrático es un asunto que ha ocupado durante décadas a teóricos y filósofos de la política y del Derecho Constitucional y cuyo tratamiento, siquiera sea mínimo, excede de los propósitos de esta reseña, aunque sí debió hacerse más explícito en La confusión nacional, pues hubiera contribuido a entender mejor el alcance de tal «confusión».

    Sánchez-Cuenca se apoya en Guillem Martínez para sostener que el procés fue un simulacro, algo que no había que tomarse en el fondo
    muy en serio

    En ese marco, en España era posible, y aún lo es, celebrar ese tipo de consulta que comporte finalmente la secesión si se siguen los procedimientos constitucionalmente previstos y se asumen políticamente los riesgos, de la misma manera que ha sido posible «perder soberanía» por mor de la integración europea (pp. 119–121), lo cual, más que abonar la tesis de ser el procés constitucionalmente legítimo o de la existencia de un «doble rasero» en el Tribunal Constitucional, como arguye Sánchez-Cuenca, debería dar que pensar a éste sobre el alcance y la fisonomía del «nacionalismo español», cuya vocación europeísta habría de ser más bien celebrada bajo los parámetros de la utopía izquierdista que abraza nuestro autor.Las propuestas al estilo dFrancesc de Carreras e las que en su día formularon constitucionalistas como Francisco Rubio Llorente, Alberto López Basaguren o para pulsar primero la opinión de los catalanes desde el Gobierno del Estado previa a la puesta en marcha del procedimiento de reforma agravada de la Constitución, no cuentan con el favor de todos los estudiosos, pero no resultan crasamente inconstitucionales, como tampoco lo fueron las formas en que el Tribunal Constitucional logró encajar constitucionalmente el proceso de nuestra integración europea. Lo que sí se debe ser es políticamente consciente del coste que puede implicar esa estrategia. Por un lado, como ha señalado Víctor Ferreres, la quiebra del espíritu de «consenso» que animó el proceso constituyente de 1978, y, por otro, la tremenda fractura que generaría una decisión contraria a la secesión cuando tocara pronunciarse a toda la ciudadanía sobre la ratificación de una reforma constitucional que implicase la independencia de Cataluña37. En el caso del procedimiento «triádico» por el que aboga Sánchez-Cuenca, a esos peligros se añade el problema de la, digamos, «fatiga de materiales» que supone someter al demos a una reforma constitucional sobre la estructura territorial de España (tratando de que ésta resulte una opción más atractiva que la independencia, lo cual incluiría una mejora fiscal y el reconocimiento de la nación catalana) y un ulterior referéndum de independencia en Cataluña si la reforma bien no fuera aprobada en toda España, bien no lo fuera en Cataluña (pp. 192–193). Repárese, además, en que el menú de opciones de Sánchez-Cuenca no incluye en ningún caso una revisión constitucional recentralizadora, o aquellas reformas fiscales o de política lingüística que tendrían más sintonía con los ideales igualitarios de la izquierda que reivindica en La superioridad moral de la izquierda.En la conclusión de su ensayo, Sánchez-Cuenca se apoya en Guillem Martínez para sostener que el procés fue un simulacro, algo que no había que tomarse en el fondo muy en serio. Yo mismo, si echo mi vista atrás, pienso en los meses, años incluso, en los que me martilleaba la recomendación de buenos amigos catalanes, bienintencionados, sesudos, muy bien informados, de no tomarnos demasiado en serio «en Madrid» nada de lo que institucionalmente ocurría en Cataluña: estrategias, decisiones, iniciativas legislativas, normas, anuncios o pronósticos que nos alarmaban, o, cuando menos, sorprendían. Todo eso debía ser pasado por alto. Y es que, se decía, «en Madrid no entendéis, os falta la perspectiva de estar aquí»; «tranquilos, Jordis, tranquilos». Lo peor que podía hacer el gobierno, cualquier gobierno, era «alimentar al independentismo», verbigracia, aplicar el Derecho vigente, o instar a los tribunales a hacerlo, todo lo cual resultaba enormemente contraproducente, la odiosa «judicialización» de la política. ¿Cuántas veces no reaccionaron airados los portavoces del independentismo ante las tibias insinuaciones de la Fiscalía General del Estado de que se estaba bordeando la rebelión o la sedición?Claro que también estaban «los otros», los otros amigos catalanes, a los que apenas hacíamos caso –tal vez, en nuestro subconsciente, no queríamos afrontar la cruda realidad que, amenazante, iba abriéndose paso−, que nos reprochaban justamente lo contrario: no tomarnos en serio algo que iba muy en serio: «Que sí, que sí, que están dispuestos a todo, a la independencia por las buenas o por las malas». Para estos catalanes, los del «ADN franquista» o los epigenéticamente «fachas», en Madrid vivíamos en Babia, tan pichis que somos, mientras ellos cada vez más como cristianos de primera hora en las catacumbas. Y en estas llegó el acelerón, allá por el verano de 2017, el juego de la gallina: «Que no, que saltan del coche, ya verás, repetían los terceristas»; luego el del ratón (la Generalitat escondiendo sus cartas y buscando cualquier resquicio posible para colársela al Estado) y el gato (el Gobierno en guardia permanente para acudir al Tribunal Constitucional).Y entonces se planteó un dilema, nada fácil, que tiene que ver con la actitud estratégica y normativamente debida del Gobierno ante el cenit revolucionario del procés, es decir, ante esas disposiciones aprobadas por el Parlament que suponían el pórtico del nacimiento de un nuevo Estado. Tales leyes son, a ojos de cualquiera que simplemente sepa leer y contrastar normas jurídicas vigentes, burdamente, flagrantemente, incuestionablemente contrarias al ordenamiento jurídico; hasta el punto de que, dada su abrumadora ilegalidad, cabría decir que ni siquiera deberíamos tomarlas en consideración. De otro modo, es decir, reaccionando mediante los recursos correspondientes –como finalmente hubo de hacerse−, pareciera que sí atribuimos a las disposiciones una cierta «juridicidad», un marchamo que, en ningún caso, tendría la proclamación del nacimiento de la República catalana que pudiera hacer un loco en un escenario teatral (el ejemplo es de Josep Joan Moreso, gran filósofo del Derecho catalán), al modo en el que el genial Albert Boadella se presenta como presidente de Tabarnia. ¿A que nadie se tomaría la molestia de acudir a los órganos jurisdiccionales correspondientes para que declare la nulidad de tales declaraciones? Pero, ¿y si resulta que una parte importante de la población, de las instituciones asentadas en ese territorio, las fuerzas del orden, un número significativo de jueces, y no digamos ya otros Estados, sí se lo tomaban en serio, y, ante la inacción del Estado, las nuevas instituciones y normas comenzaban a ser eficaces y ganar la adhesión de los destinatarios? En el fondo, no se trataba de locos, sino de individuos que ocupaban cargos institucionales y adoptaban sus decisiones en el ejercicio de esos cargos.Mariano Rajoy y su gobierno han podido cometer, sin duda, errores graves de cálculo y estrategia, pero no se lo han puesto fácil: ni los sedicentes con sus «simulacros», ni quienes, por táctica electoral, sólo muy al final lo han acompañado en la intervención de la Generalitat por aplicación del artículo 155 de la Constitución. Pero si uno mira retrospectivamente al ardiente otoño catalán de 2017, a las muchas oportunidades e incitaciones habidas para poner toda la carne de la fuerza legítima del Estado en el asador −¿quién no pensó que acabarían declarándose los estados de excepción y sitio, o que el ejército tendría que intervenir?−, la crisis –aún irresuelta cuando, a mediados de junio de 2018, se concluyen estas páginas− no devino en el desastre total que podía aventurarse. Y no es poca cosa, y ello gracias al refugio que brinda el imperio de la ley y sus vigilantes”

     

     

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

    Www.agendadeprensa.org

     

Calendario de artículos

julio 2018
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Artículos anteriores