• LAS CINTAS DE CORINNA

    https://www.elespanol.com/espana/20180711/corinna-juan-carlos-comision-ave-meca-recibio/321718405_0.html

    https://okdiario.com/investigacion/2018/07/11/corinna-juan-villalonga-rey-juan-carlos-debe-ser-menos-tonto-lo-que-creemos-2596579ç

    https://www.elplural.com/politica/2018/07/11/villarejo-corinna-chantaje-rey-juan-carlos

    https://www.huffingtonpost.es/2018/07/11/villarejo-filtraciones-grabaciones-venganzas-y-cloacas-del-estado_a_23479354/

    Postdigital.es: Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la “amiga entrañable” del rey emérito Juan Carlos I, afirma en unas grabaciones realizadas por el comisario José Manuel Villarejo en el año 2015 que el Rey emérito la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero, que contaba con cuentas en Suiza a nombre de su primo y que usó al CNI para robar mediante mercenarios documentación sensible  de su casa

    http://postdigital.es/2018/07/11/corinna-testaferro-juan-carlos-i-ocultar-patrimonio-suiza-p39094/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+postdigital%2Frss+%28PostDigital%29#utm_source=feed&utm_medium=feed&utm_campaign=feed?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=corinna-testaferro-juan-carlos-i-ocultar-patrimonio-suiza-p39094

    Según la información difundida este miércoles por El Español y OK Diario, que ofrecen las grabaciones, Corinna facilitó estos detalles a Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva, en una reunión que ambos mantuvieron en la vivienda que ella tiene en un exclusivo barrio de Londres en el año 2015.En aquel encuentro, propiciado por el empresario Juan Villalonga, amigo de ambos, según explica El Español, ella contó que estaba viviendo una “pesadilla” porque el Rey había colocado diversas propiedades en Marruecos y otros lugares fuera de España a su nombre y en aquel momento, se las estaba reclamando, pero si ella las devolvía poniéndolas a nombre de terceros incurría en un delito de blanqueo.“Ponen la propiedad dentro de la estructura, hacen como un contrato de venta y entonces parece todo perfecto. Claro, no pueden decir que el beneficiario es el otro (en referencia al rey emérito). Entonces, sin decírmelo, me lo ponen y después dicen: ‘Esta no quiere devolverle la cosa’. Pero si lo hago, es money laundering. Es blanqueo”, dice uno de los fragmentos de la grabación transcritos por El Español.“Me está poniendo una presión bárbara para que le devuelva esas cosas, pero si lo hago vulnero la ley y puedo ir a la cárcel”, añade en la grabación, en la que ella señala que lo de utilizarla como testaferro dado que en Mónaco no es preceptivo hacer declaración patrimonial, “lo han hecho con dos o tres cosas y están poniendo muchísima presión”. “Por ejemplo: mandarle dinero o darle cosas… eso es blanqueo”, apunta Sayn-Wittgenstein.En otro momento de la conversación, la empresaria señala que estas presiones son para que ponga las propiedades a nombre del primo del rey emérito Álvaro Orleans de Borbón, quien ya estaría asumiendo ese papel, siempre según las palabras de Corinna. “Ahora están tratando que yo pase estas cosas a Álvaro a través de Dante (señala en relación al abogado Dante Canonica). Están haciéndome la guerra porque yo no quiero cometer un delito”, asegura”

    Jose Oneto : La guerra de las cloacas: estalla la primera bomba Villarejo

    https://www.republica.com/viva-la-pepa/2018/07/11/la-guerra-de-las-cloacas-estalla-la-primera-bomba-villarejo/

    Fernando Ónega: Factoría Villarejo

    https://www.lavanguardia.com/politica/20180712/45844456314/factoria-villarejo.html

    “La historia es fantástica. Un comisario de policía reúne a una amante del rey y a un célebre empresario. El comisario pone una grabadora o realiza una grabación robada y la amante del rey larga por esa boquita todo lo que le piden: que el monarca la utilizó como testaferro para ocultar su patrimonio, que ponía propiedades a su nombre para engañar al Fisco, que tenía dinero en Suiza y otras tropelías financiero-sentimentales. El rey se llamaba Juan Carlos, el nombre de la amante era Corinna, el empresario era Juan Villalonga y el comisario de policía era el famoso Villarejo. Al leer y oír esta novela en dos influyentes diarios digitales el president Torra habrá impulsado su cruzada antimonárquica y Pablo Iglesias habrá incluido la información en su dossier por la república.Lo malo es que la voz de la señora que se oye en la grabación no parece la de Corinna. Lo sorprendente es que uno de los periodistas que tuvieron acceso a las cintas confesó en Telecinco que la Corinna que habla en inglés en la cinta no parece la misma que la Corinna que habla en castellano. Y lo milagroso es que la supuesta señora Corinna no dominaba el castellano cuando era tan amiga del rey. Pero, por algún prodigio de la naturaleza, domina el idioma a la perfección, sólo con el llamativo detalle de un leve acento francés, algo poco frecuente en una persona de nacionalidad alemana.Hay más prodigios en la narración. Por ejemplo, el rey ponía fincas a nombre de doña Corinna sin que ella lo supiera ni firmara ningún papel. El rey le pedía su devolución y al parecer no se lo devolvía porque eso sería blanqueo. Y esa señora se lo confiesa a un policía al que acaba de conocer, sin miedo a estar confesando un delito y sin miedo a que le caiga una inspección fiscal. Una mujer de tanto mundo le confía a un comisario que tenía documentos que afectaban a la seguridad del Estado. Y le revela datos de cuentas en Suiza, en lugar de informar a la justicia. En una sola conversación con un desconocido, doña Corinna puede haber confesado que cometió cuando menos varios delitos fiscales y algún delito de encubrimiento. Y el policía Villarejo guarda el documento en su archivo y lo suelta tres años después. Como lo hizo siempre: cuando por alguna razón le conviene extorsionar al poder.¿Saben lo que pienso? Que todo esto es una gran ficción; que la Corinna de las grabaciones no es la Corinna que fue entrañable amiga del rey Juan Carlos; que no es ninguna casualidad que la otra institución atacada en las supuestas confidencias sea el CNI, por el que Villarejo siente una especial aversión y al que culpa de su estancia en la cárcel; que jamás hubo el intento de robo en el apartamento de Corinna, y que en esta historia hay algo de montaje, como en todo lo que procede de la factoría Villarejo, ese monstruo creado por el propio Estado. Y, si procede de la factoría Villarejo, cualquier cosa se puede esperar”

    Daniel Basteiro : El Gobierno, tras conocerse las ‘Cintas de Corinna’, recuerda que Juan Carlos I ya no es inviolable. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, recuerda que el rey está aforado, pero que sus acciones están sujetas a responsabilidad desde que abdicó la Corona

    https://www.elespanol.com/espana/20180711/gobierno-cintas-corinna-juan-carlos-no-inviolable/321719037_0.html

    Fernando Lazaro : Detenido otro ex alto cargo de la Policía en la trama corrupta del comisario Villarejo

    http://www.elmundo.es/espana/2018/07/11/5b464c67e5fdea08168b45d0.html

    Elpais.com : La Audiencia Nacional deberá decidir antes de fin de año si abre una investigación sobre las grabaciones incautadas hace meses al comisario José Manuel Villarejo, entre ellas una que recoge una supuesta conversación entre el policía, ya jubilado, y Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey emérito. En ese presunto diálogo, Sayn-Wittgenstein afirma que el monarca la usó como testaferro para ocultar patrimonio en el extranjero

    https://politica.elpais.com/politica/2018/07/11/actualidad/1531326908_695216.html

    Expectativas, inflación y mercados financieros: un trinomio apasionante y lleno de sorpresas

    http://www.caixabankresearch.com/sites/default/files/documents/im_1806_38-39_dossier_3_es_0.pdf

     

     

    Antonio Iruzubieta  : El ratio de Deuda-PIB americano ronda el 105% y con déficit descontrolados y cercanos al 5% del PIB. Tenderá a empeorar

    http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/mercados_el_ratio_de_deuda_pib_americano_ronda_el_105_y_con_deficit_descont

    Javier Santacruz: Europa, atrapada entre la incertidumbre

    comercial y la debilidad política

    https://www.civismo.org/es/articulos-de-opinion/europa-atrapada-entre-la-incertidumbre-comercial-y-la-debilidad-politica

     Pilar Blazquez: El MEDE no será el Fondo Monetario europeo, por ahora

    http://www.lavanguardia.com/economia/20180629/45467147268/alemania-mutualizar-riesgos-bancos-europeos.html

    “Tal y como está diseñado en este momento el MEDE, es un organismo extracomunitario donde pese a la considerable presencia de los órganos de Gobierno europeos, el poder los países miembros lo es mucho más. “Habría que integrar el MEDE en los tratados y gestionar su esquema de gobernanza para evitar que sean los países de manera individualizada los que tomen las decisiones. Pero eso, no parece que vaya a llegar ahora”, explica Carla Díaz Álvarez de Toledo, subdirectora general de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea en el Ministerio de Economía, quien también ha participado en las jornadas de Esade.Lo que sí parece que tiene mayores posibilidades es remodelar las capacidades del MEDE, y que sea a través de este organismo como se canalice el colchón adicional (en principio, de 60.000 millones de euros) con el que el que la Comisión Europea, el BCE y la Junta Única de Resolución quieren dotarse para que actúe como cortafuegos en caso de que, como ocurrió con el Banco Popular, haya que rescatar o dar liquidez a las entidades financieras con problemas. Para sancionarlo, Merkel está pendiente de llegar el lunes a Berlín con un acuerdo migratorio que convenza a todos sus socios de gobierno y pueda dejar en segundo plano las reticencias de los alemanes a cargar con los excesos financieros de la banca de los países vecino”

    Adriá Morron : la llave de la política monetaria

    http://www.caixabankresearch.com/expectativas-la-llave-de-la-politica-monetaria

     

    “Posiblemente, la política monetaria y los bancos centrales evoquen al lector la imagen de hombres1 de facciones serias y trajes impecables que, armados con estadísticas y sistemas de ecuaciones, fijan con precisión matemática los instrumentos que garantizarán el buen desempeño de la economía. Aunque tiene algo de verdad, esta imagen da la falsa sensación de que la economía funciona como un simple engranaje mecánico y se olvida de su componente humano más relevante: las expectativas.De hecho, el tipo de interés de un banco central, su herramienta más conocida, solo impacta directamente sobre una pequeña parte de la economíala liquidez a corto plazo que obtienen las instituciones financieras del banco central.

     

     

    laEl poder real de la política monetaria reside en la propagación de esta herramienta al universo de tipos de interés que afectan a toda la economía (hipotecas, crédito empresarial, depósitos bancarios, coste de la deuda pública, etc.), una transmisión que se vehicula, en gran medida, a través de las expectativas sobre la política monetaria futura: es decir, un tipo de interés a, digamos, 10 años refleja el tipo de interés de política monetaria esperado para los próximos 10 años.Para empezar a entender el papel de las expectativas, consideremos una de las relaciones económicas más importantes: la asociación entre la inflación y el desempleo. Esta relación se conoce como la curva de Phillips en honor a William Phillips, quien, en 1958, observó que, a lo largo del tiempo, un aumento de la inflación coincide con una reducción del desempleo (véase el primer gráfico). Tras este descubrimiento, la política monetaria teorizó que, si generaba inflación, podía conseguir una reducción del desempleo. Pero la teoría se basaba en un supuesto muy especial sobre las expectativas: consumidores y empresas no serían capaces de anticipar que el incremento de la oferta monetaria se traduce, a largo plazo, en un incremento de los precios. Así, se suponía que, con más billetes en el bolsillo, los consumidores gastarían más, las empresas contratarían a más trabajadores y el desempleo disminuiría

     

    . Sin embargo, en los años setenta, otro grupo de economistas, que suponía que los agentes económicos ajustaban sus expectativas de un modo menos inocente y más racional, llegó a una conclusión totalmente distinta: este tipo de política monetaria no reduciría el desempleo, sino que solo generaría más inflación. Estos economistas, liderados por Milton Friedman, apuntaban que, cuando la economía usa todos sus recursos productivos (y no puede incrementar más su producción), la emisión de más billetes solo reduce la cantidad de bienes que se adquieren con cada billete: es decir, aumentan los precios. Así, los consumidores y las empresas que forman sus expectativas racionalmente sabrán que, cuando el banco central ponga más dinero en sus bolsillos, no serán más ricos, sino que, en realidad, se enfrentarán a mayores precios, por lo que ni consumirán ni producirán más. De hecho, como se observa en el segundo gráfico, en la década de 1970, los datos cuestionaron los resultados de Phillips y sus coetáneos: en esa década incrementos en la inflación fueron de la mano de aumentos en el desempleo.2 Otro ejemplo de la importancia de las expectativas en el diseño de la política monetaria lo encontramos en la relación entre tipos de interés e inflación. En general, si el banco central quiere reducir la inflación, debe incrementar su tipo de interés: de este modo, favorece el ahorro, desincentiva el consumo y reduce las presiones inflacionistas. Sin embargo, con una nueva vuelta de tuerca a las expectativas, un grupo de economistas llamados neofisherianos (en referencia a Irving Fisher, economista contemporáneo de Keynes) pone sobre la mesa una idea provocadora: la inflación incrementa cuando «suben» los tipos de interés. La idea se inspira en la relación histórica entre inflación y tipos nominales, representada en el tercer gráfico.3

    Si al lector le parece que este razonamiento atenta contra el sentido común, un estudio de Falck y coautores4 encuentra cierta evidencia a favor de las tesis neofisherianas. En concreto, en los periodos de baja incertidumbre, cuando todos los agentes de la economía (incluido el banco central) disponen prácticamente de la misma información para evaluar el escenario macroeconómico, Falck et al. (2017) muestran que la predicción neofisheriana no se cumple: un incremento de tipos reduce la inflación. Sin embargo, en periodos de elevada incertidumbre, cuando los agentes privados quizás disponen de menos información que el banco central, hay evidencia a favor de los neofisherianos: aumentos de tipos de interés parecen provocar incrementos en la inflación. La clave son las expectativas: enfrentados a una elevada incertidumbre, los movimientos del banco central arrojan luz sobre la información que este posee. Así, por ejemplo, ante un aumento de tipos, los agentes deducen que el banco central prevé un incremento de la inflación y, por ello, revisan al alza sus expectativas de inflación y fijan mayores precios.Los resultados de Falck y coautores también indican que la correcta transmisión de la política monetaria se vuelve compleja en periodos de incertidumbre. Por esta razón, desde la última recesión, los bancos centrales han complementado su herramienta tradicional (el tipo de interés de referencia) con un uso intensivo de la comunicación.5 Por ejemplo, a lo largo de los años 2015-2018, el BCE ha reiterado sin cesar su intención de mantener los tipos de interés en niveles bajos durante un largo periodo de tiempo: así, influye sobre las expectativas de los agentes y consigue reducir los tipos de interés de un mayor universo de activos. De hecho, también se pueden interpretar los programas de compras de activos que han introducido los principales bancos centrales en los últimos años como un instrumento que hace más creíble la intención de mantener bajos tipos de interés durante un largo periodo de tiempo (por ejemplo, por qué, como en el caso del BCE, estos programas se diseñan con una larga duración).Los bancos centrales no solo transmiten información a los agentes económicos, sino que también utilizan las cotizaciones financieras para obtener información sobre el estado de la economía. Esta interacción circular entre los bancos centrales y los mercados financieros, en términos de gestionar y, a la vez, recopilar expectativas, nos lleva a lo que Paul Samuelson denominó el problema del reflejo. Eso es, la influencia del banco central en las cotizaciones financieras puede ser tan grande que, parafraseando a Samuelson, la reacción del banco central ante señales de los mercados sea análoga a la del mono que responde a su reflejo en un espejo.”

    Vicente Nieves: La regla Taylor en la UE

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9266529/07/18/El-imposible-del-BCE-un-tipo-de-interes-para-19-economias-diferentes.html

    “La Eurozona acumula cuatro años de crecimiento (que serán cinco con este 2018), mientras que la tasa de paro se encuentra en el 8,4%, mínimos desde 2008. Además, el IPC armonizado se ha situado recientemente muy cerca del 2%. Sin embargo, el tipo de interés principal que establece el Banco Central Europeo (BCE) sigue en cero y el tipo de depósito en -0,4%. El BCE busca implementar la mejor política monetaria posible para un área compuesta por 19 economías que son muy diferentes. De modo que resulta casi imposible que la misma política monetaria sea idónea para todos los países, algo que puede ser un gran obstáculo para lograr un crecimiento sostenible a largo plazo, lograr una convergencia real y evitar grandes shocks en el futuro.Las economías de la Eurozona son muy variopintas, y por ahora el euro lejos de crear una convergencia real quizá ha alejado un poco más a los países que la forman tras la acumulación de desequilibrios en los últimos años. A pesar de los esfuerzos (reformas estructurales y devaluación interna) tras la crisis, a día de hoy hay países como Alemania que tienen una tasa de paro del 3,5%, mientras que otros como Grecia tienen un desempleo que supera el 20%. Esto también se puede trasladar, en parte, al crecimiento de los precios, indicador que es fundamental para el BCE a la hora de construir su política monetaria. Según los últimos datos de la agencia de estadística de la Comisión Europea, la IPC se ha situado en el 2,4% en Francia en junio, mientras que en Grecia está en el 1,1% o en Italia en el 1,5%, lejos todavía de este objetivo del 2% que se marcan las grandes instituciones monetarias.Los economistas de Nomura destacan en un informe sobre la política monetaria en la Eurozona que uno de los grandes problemas son las vastas diferencias entre los países. «Los desequilibrios subyacentes referidos al ahorro privado y público, a la inversión, a la competitividad y la posición por cuenta corriente continúan presentes». Estas diferencias podrían causar nuevos desequilibrios en países que quizá necesiten una política monetaria más contractiva con el fin de suavizar la subida de precios en determinados activos. Son varias las instituciones que han avisado, por ejemplo, del rápido ascenso del precio de la vivienda en Alemania u otros países. Familias e inversores desplazan sus capitales hacia activos que presenten una remuneración superior que los depósitos o la deuda pública. Pero con países como Italia o Grecia resulta complejo elevar los tipos de interés, que también encarecerían los costes de refinanciación de unos países ahogados por la deuda: «Una de las grandes preocupaciones del BCE en este momento es Italia. Nuestro análisis sobre la regla de Taylor sugiere que la política de tipos en Italia debería ser todavía negativa», aseguran desde Nomura.

    «Esto contrasta con otras de las grandes economías de la Eurozona, donde el equilibrio de los tipos se encontraría en más del 1%, por ejemplo en Francia, o incluso por encima del 2%, como es el caso de Alemania», señalan los economistas para Europa del banco japonés. Lo que es peor todavía es que «el desequilibrio entre la política de tipos para las tres grandes economías euro no sólo no se ha reducido en los últimos años, sino que incluso ha comenzado ha ensancharse en los últimos meses otra vez». Esta regla fue ideada por John Taylor, un relevante economista que ha ganado gran parte de su fama por haber desarrollado dicha fórmula a comienzos de los noventa (conocida desde entonces como la Regla de Taylor) para determinar el tipo de interés de referencia apropiado para una economía, teniendo en cuenta el tipo de interés natural (el tipo compatible con el pleno empleo y una inflación controlada), la inflación presenta y la brecha del PIB potencial u output gap. La fórmula es la siguiente: el tipo de interés debe ser igual al tipo de interés natural + la inflación + 0,5 multiplicado por la brecha de inflación y por la brecha de crecimiento potencial del PIB.Los banqueros centrales comenzaron a usar esta fórmula como una de sus herramientas. La regla Taylor es útil porque suele ir por delante de los movimientos de la inflación. Su propia fórmula incrementa el tipo de interés real en 0,5 puntos porcentuales cada vez que la inflación sube un 1 punto porcentual. Es decir, si los precios suben un punto porcentual, los tipos de interés nominales a corto plazo establecidos por un banco central deberían subir en 1,5 puntos porcentuales si se sigue la regla Taylor.Por todo ello, desde Nomura creen que el BCE tiene una papel bastante complejo: «No hay escasez de problemas en la Eurozona». Aunque algunos países necesiten unos tipos de interés más altos, «los elevados niveles ‘acomodación’ monetaria por parte del BCE se necesitarán casi seguro». Los movimientos serán lentos y muy leves, quizá una subida de 15 puntos básicos en el tipo sobre depósitos en septiembre de 2019, seguido por otra subida de 10 puntos básicos en todos los tipos en algún punto del cuarto trimestre del año que viene. Quizá en 2020 alguna subida más de 10 puntos básicos, sentencian desde Nomura

     

    LA AGENDA DE MÚSICA de Alfonso Alarcón

    MÚSICA DE SALÓN

     

     

    Versión muy interesante de piezas clásicas, algunas escritas casi para ser interpretadas en la intimidad de un café concierto o un café literario como este (lo que sucede con la siguiente pieza),

     

    Malagueña, de Sarasate, por Yehudi Menuhin

    https://youtu.be/d89ZbR5CYGE

     

    y otras que, en manos de músicos más “populares”, pasan con gran facilidad y aprovechamiento de la sala de conciertos a otros auditorios más pequeños. Schönberg hizo muchas versiones de Strauss, Reger y otros para orquestas de salón. Y el elegante Paul Mauriat nos ofrece esta Serenata de Schubert:

     

    https://youtu.be/CCr0jwyq2tk

    NOTICIAS & OPINIONES VARIAS DE ACTUALIDAD

    Laura  M. Holson: Lo que portaban y lo que perdieron: objetos confiscados a migrantes en una oficina migratoria en Arizona (EEUU)

    https://www.nytimes.com/es/2018/07/04/migrantes-objetos-patrulla-fronteriza/?emc=edit_bn_20180711&nl=boletin&nlid=8622463020180711&te=1

    “Durante más de una década, Kiefer trabajó como conserje de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en Why, Arizona; dejó el puesto en 2014. Ahí, recogió decenas de miles de artículos confiscados y desechados por los agentes de la Patrulla Fronteriza ybillet propiedad de los migrantes que cruzaban la frontera de México hacia Estados Unidos. En 2007, comenzó a fotografiar los artículos.“No podía dejarlos”, dijo.El resultado fue El sueño americano, una serie de seiscientas fotografías que han sido expuestas en museos y galerías

     

    o primero que me sorprendió fue ver todos los cepillos de dientes”, dijo Kiefer. “Había decenas y decenas de ellos en la basura. No estaba pensando en coleccionarlos como recuerdo. Estaba pensando que no deberían acabar en la basura. Encontré navajas suizas. Peines. Botellas de agua a la mitad, lo que era molesto: tenía que vaciarlas. Pero ese era mi trabajo”.

    Carlos Enrique Bayo : Las estimaciones de Jaime Miquel y Asociados (JM&A) para Público calculan por vez primera que el PSOE y Unidos Podemos (UP) sumarían hoy más votos válidos, y más escaños en el Congreso de los Diputados, que la suma de los del Partido Popular y Ciudadanos, formación esta última que pierde la primera plaza que ostentaba en casi todos los sondeos publicados en los últimos meses

    http://www.publico.es/politica/encuestas-electorales-efecto-sanchez-dispara-psoe-suma-sondeos-pp-c-s.html

    “En total, Sánchez logra casi 900.000 votos más que hace dos años, y el vertiginoso crecimiento del apoyo a Rivera –2,5 millones de votantes más en ese periodo– no consigue compensar el naufragio de Rajoy, que pierde 3,2 millones de electores de los casi ocho millones que confiaron en él en 2016. Por su parte, Pablo Iglesias ha perdido en este tiempo un número de sufragios muy parecido al que ha ganado Sánchez con su golpe de efecto de la moción de censura.De hecho, el análisis más interesante es el de las transferencias de votos que se han producido en el último mes como consecuencia de ese inesperado efecto Sánchez:»El PSOE ha mejorado su fidelidad de voto y recupera setecientos mil electores socialistas que se habían ido a Unidos Podemos o a Ciudadanos antes de la moción de censura; por eso alcanza la primera posición y el umbral de los 110 escaños», explica Jaime Miquel.»Unidos Podemos y las confluencias reúnen 4,2 millones de electores, un registro alto aunque devuelvan trescientos mil sufragios al PSOE y casi doscientos mil se dispersen entre otros partidos», continúa Miquel.En cuanto al lado derecho del espectro político, lo más destacado es que el PP ha quedado a la deriva y sin timonel, de forma que la ultraderecha va a escindirse por vez primera del partido que fundó Fraga:“Alberto Núñez Feijoo no podía presentarse para presidir el Partido Popular en las condiciones en las que está este partido», razona Miquel. «La marca ya no aporta valores positivos a sus votantes, como consecuencia de la conducta y ejemplo de sus dirigentes: una marca que se ha convertido en escandalosa desde que estalló la traca de corruptelas Cifuentes-Zaplana-Gürtel”.»Importa poco lo que suceda en el Partido Popular. Como en Francia, el PP se quedará con el votante que no va a cambiar al final; los demás ya están en Ciudadanos y otros de perfil más extremista se están enrolando en VOX», que en esta nueva oleada de JM&A repite los dos escaños que ya fue el primero en vaticinar hace un mes, manteniendo casi invariables sus 165.000 votantes.»A diferencia del PP, que tiene que decirnos ‘Y ahora, qué’, Ciudadanos y VOX están explicando lo que pretenden con claridad meridiana», prosigue Miquel. «Si se celebra el debate entre candidatos a las primarias del PP, comprobaremos que su discurso político está agotado por completo”.

    Jorge de Lorenzo :El ex eurodiputado de ERC, Joan Bernat,  que fue Secretario de Política Lingüística de la Generalitat de Catalunya, reclama a la Unión Europea la creación una Agencia Europea para el Multilingüismo. Bernat argumenta en su petición que su objetivo es garantizar que los ciudadanos de Europa hablen al menos tres idiomas con fluidez y facilidad, como sugiere la Estrategia Europa 2020

    http://www.lacelosia.com/el-independentista-de-erc-bernat-joan-reclama-una-agencia-europea-para-el-multilinguismo/?utm_source=Lista+de+Correo+-+La+Celos%C3%ADa&utm_campaign=4de60f1cd8-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email&utm_term=0_87d59ff837-4de60f1cd8-51619857

     

    “Bernat Joan invita a reflexionar, proponer y discutir los pros y los contras de una Agencia Europea para el Multilingüismo. Espera que pueda ser una realidad después de las elecciones europeas de 2019. “A Europa le gusta presentarse como una región que busca la unidad en la diversidad”, explica en su informe publicado por la fundación Coppieters, favorable a la secesión, que recibe subvenciones del Parlamento Europeo como adelantó La Celosía. La futura Agencia debe asumir el desafío de asegurar que la pluralidad lingüística ya no se considere como una especie de ‘maldición bíblica’ sino como una fuente de comprensión, riqueza y variedad cultural, así como una oportunidad para todas las personas que participan en este extraordinario proyecto llamado Europa”

    Roger Senserich: Hay un conflicto entre Cataluña y España, y esto se soluciona votando. Se hace un referéndum, se vota, y lo que salga, salga. Esto está chupado. Ya hemos arreglado el problema.Dejando de lado que hemos votado un montón de veces en los últimos años en elecciones autonómicas catalanas donde siempre sale el mismo resultado, la realidad es que la solución del referéndum no tiene nada de fácil. Es más, una votación de secesión es un problema endiabladamente complicado desde el punto de vista técnico en un día bueno, y una completa pesadilla social y política a poco que se compliquen las cosas.Empecemos por las dificultades técnicas, en una lista que dista mucho de ser exhaustiva

    https://politikon.es/2018/07/12/cataluna-y-la-tentacion-de-lo-facil/

    • Debemos decidir quién vota. Suponiendo que sólo se vota en las cuatro provincias catalanas (algo que ya de por sí es de mucho suponer),  ¿Quién vota? ¿Todo el mundo que está empadronado en Cataluña? ¿Todo aquel que ha nacido en Cataluña? ¿Todo aquel que tiene padres catalanes? Por ejemplo, yo he nacido en Venezuela, de padres catalanes, pero llevo 14 años viviendo en Estados Unidos. ¿Tengo derecho a votar? ¿Si mis padres fueran nacidos en Soria pero viven en Barcelona desde hace 15 años podría? ¿Cómo determinamos residencia o derecho a voto?
    • ¿Qué resultado necesitamos para considerar válido el referéndum? ¿Debe votar un porcentaje mínimo del censo?
    • ¿Qué sucede si en una provincia o comarca se impone el “no” a la secesión? En Suiza, con la separación del Jura en un cantón propio, los distritos que votaron “no”siguieron permaneciendo al cantón de Berna. ¿Por qué en una secesión, un paso mucho más importante, no deberíamos aplicar una regla así?
    • ¿Qué mayoría se considera suficiente para aceptar una secesión? ¿La mitad más uno vale? ¿O queremos una mayoría más amplia?
    • La secesión implica una salida de la Unión Europea. Ya sé que los secesionistas insisten en que esto no es así, pero la comisión y las instituciones comunitarias han dicho repetidamente que secesión equivale a salida, y como son ellos los que controlan el garito, debemos asumir que ese es el caso. Hemos visto las negociaciones del Brexit y su enorme, gigantesca complejidad técnica. También hemos visto como el gobierno británico está viviendo tremendas crisis internas sobre esa misma negociación. Dependiendo del resultado final, la secesión tiene un aspecto muy distinto – y es posible que los votantes quieran votar otra vez sobre el resultado final, ahora que conocen las consecuencias.
    • Si se votar a favor de la secesión, y hay una mayoría suficiente, ¿Cómo se negocia la secesión? Cualquier separación exige resolver una cantidad ingente de detalles técnicos complejos, desde reparto de la deuda a transferencia de edificios públicos, funcionarios y demás. Esto lleva tiempo, y no es una discusión sin ganadores y perdedores.  Si el Brexit os ha parecido un festival en cuanto a negociaciones imposibles, una secesión es muchísimo más complicada y muchísimo más traumática. El acuerdo final puede hacer cambiar de opinión a los votantes sobre la secesión en sí.
    • ¿Es la secesión irreversible? el nuevo estado tendrá, casi inevitablemente, un porcentaje considerable de votantes que no querían la secesión. ¿Qué sucede si sus representantes ganan las elecciones? Y no, ese no es un escenario descabellado – la mayoría de checos y eslovacos (que, no olvidemos, nunca votaron nada en referéndum) hoy creen que la partición fue mala idea.

    Ninguna de estas cuestiones es irresoluble, pero no son preguntas fáciles. Incluso si fueran decididas por un comité de expertos bajado de una nube tocando el arpa, cada respuesta sería enormemente polémica. Las negociaciones post-votación serían de buen seguro complicadas, y dada la incertidumbre sobre qué sucedería en ellas, el resultado final de estas seguramente serían también polémico (¿queremos secesión si implica no estar en la UE? ¿Qué pasa si el déficit fiscal que nos dijeron resultó ser menor de lo prometido?).Todo esto, por supuesto, asume que un presidente del gobierno español puede conceder un referéndum de secesión así directamente, porque es “lo fácil”. La cuestión es que no puede hacerlo, porque la constitución española en su primer artículo lo prohibe completamente. Los secesionistas, de nuevo, insisten que uno puede interpretar la constitución de forma “democrática” y “seguir los tratados internacionales” (ambos son conceptos legales delirantes, pero supongamos que fueran ciertos), y Pedro Sánchez podría aprobar una votación.Eso asume, obviamente, que el resto de partidos políticos estatales no le harían filetes de inmediato, que todo el tinglado no acabara en el constitucional, y que el tribunal, inevitablemente, bloquearía todo en menos de una semana. Lo “fácil” sería que todas las instituciones y políticos del estado, muchos de ellos gente convencida que la secesión es una idea radicalmente estúpida, se sentaran y aplaudieran, dejando “votar a los catalanes”. Por descontado, creer que esto sea remotamente “fácil” de llevar a la práctica es delirante.La alternativa sería cumplir la ley, reformando la constitución para permitir referéndums de secesión. Supongamos de nuevo, que ya es suponer, que mediante ingeniería legal creativa el PSOE pudiera sacar adelante esa reforma por el procedimiento ordinario (Art.167) en vez del procedimiento agravado (168). Eso requeriría mayorías de tres quintos en cada una de las cámaras, o absoluta en el senado y dos tercios en el congreso, más un referéndum para ratificarla si así lo piden una décima parte de diputados o senadores. En contra de la opinión de muchos, no creo que conseguir aprobar una reforma así seaalgo completamente descabellado, pero de “fácil” no tiene nada en absoluto.Todo eso, por supuesto, antes incluso de meternos en política: un presidente del gobierno español también representa a millones de votantes, y quiere ser reelegido. Para poder ofrecer la solución “fácil” del referéndum necesitará poder vender esto no a los votantes de Cataluña, sino a los de toda España. Aunque creo que es posible hacerlo, es algo que exigirá una labor titánica de pedagogía política, y que los secesionistas demuestren estar dispuestos a respetar tanto el resultado como los derechos de la minoría no-secesionista en caso de ganar.Por añadido, toda esta narrativa presupone un ejecutivo catalán unitario y representativo. En realidad (insisto) el conflicto no es entre Cataluña y España, sino que es un conflicto entre catalanes. Somos muchos en la (¡mayoría!) no secesionista que creemos que el referéndum no es en absoluto una solución “fácil”, y que sólo la aceptaríamos como válida si cumpliera con una serie de garantías explícitas (nótese que este artículo lo escribí hace 12 años). Cualquier pacto con Madrid no puede sólo entre los secesionistas y el gobierno central, porque los scesionistas distan mucho de representar a toda Cataluña. Antes de llevar la posibilidad de un referéndum a cualquier parte, los no-separatistas tenemos el derecho de exigir un acuerdo dentro de Cataluña – uno que elime el monopolio de las instituciones catalanas por parte del nacionalismo catalán.Volviendo al principio: si este fuera un problema sencillo, Zapatero lo hubiera arreglado el 2010, y no estaríamos en este desaguisado. El conflicto dentro de la sociedad catalana es enormemente complicado, y solucionarlo va a requerir un esfuerzo político enorme por parte de todos los implicados. El acuerdo final será inevitablemente imperfecto, y no dejará del todo feliz a nadie.Decir que arreglar el problema catalán es “fácil”, y que si hacemos lo “fácil” hay un mundo feliz y sin conflictos al final del túnel no es sólo estúpido, es irresponsable.Dos notas finales: el referéndum unilateral de independencia fue lo que se hizo el uno de octubre. Si alguien cree que era la otra opción “fácil”, la cosa acabó con cero reconocimiento internacional y un montón de políticos en la cárcel. Hacer otro referendum unilateral de secesión tendría exactamente el mismo resultado, porque el estat espanyol es muchas cosas, pero tiene el monopolio de la violencia y lo ejerce (y hace bien).La solución, donde acabaremos llegando, la sabemos todos :más autogobierno, una ley electoral en Cataluña que permita que los no-nacionalistas ganen de vez en cuando, federalismo fiscal en España. El problema es que llegar a ella no es fácil en absoluto.

     

     

    Elblogsalmon.com: El caso de la misteriosa empresa china que está de compras por Occidente:  HNA Group Co.”

    https://www.elblogsalmon.com//economia/caso-misteriosa-empresa-china-que-esta-compras-occidente?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=01_Jul_2018+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+TITLE

    “El tema es que este frenesí comprador de “HNA Group Co.” le está haciendo acumular una abultada deuda, cuya liquidez aportada le ha permitido a este conglomerado llevar a cabo sus adquisiciones a lo largo y ancho de nuestras socioeconomías. Pero como toda deuda que se precie, ha llegado un momento en que ésta empezando a suponer un pesado lastre para la compañía, con unos costes que deterioran los balances de la corporación y que ponen en riesgo tanto su propia estabilidad financiera como la de todas sus (o nuestras) estratégicas participadas.Pero lejos de ser éste su único problema, el reciente celo de las autoridades chinas por el desmedido apetito comprador de ciertos conglomerados empresariales del gigante rojo, ha puesto el foco también sobre esta misteriosa compañía cuyo propietario último, recuerden, se desconoce. El motivo del celo de China es porque este frenesí de adquisiciones ha provocado unos importantes flujos económicos salientes del país asiático, que amenazan con afectar a su macroeconomía. De hecho, la toma de posiciones de compañías chinas en compañías extranjeras alcanzó en 2016 un nuevo récord histórico.La compañía “HNA Group Co.” ya ha empezado a sufrir las primeras tensiones financieras. Algunos de los bancos que contribuyeron a financiar su apetito comprador, han perdido el interés por seguir concediéndoles más crédito. En el sector se ha sabido que algunas unidades de la compañía no han atendido a los vencimientos contraídos con algunos de los bancos.La compañía recientemente también ha cancelado una subasta de bonos corporativos. Y algunas entidades les han congelado sus líneas de crédito”

    Raul Masa: Movistar, Vodafone y Orange ponen los cuernos al 5G con el fútbol

    https://www.merca2.es/movistar-vodafone-orange-5g-futbol/

    “El nuevo secretario de Estado de Agenda Digital, Francisco Polo, no dijo ni una sola palabra sobre el 5G o el dividendo digital, ni aclaró  la hoja de ruta sobre cómo será el impacto económico de la subasta de frecuencias para acondicionar el 5G, qué sucederá con las televisiones, etc. Movistar, Vodafone y Orange han vuelto a escenificar que esta nueva tecnología de movilidad, que traerá mayor velocidad y mejor conectividad, no supondrá ningún impacto adicional en su cuenta de resultados pese a la inversión que tendrán que llevar a cabo para adaptar las redes. En realidad las frecuencias deben quedar asignadas, bajo mandato europeo, antes de que termine 2020. Luego, la implantación comercial dependerá de cada operador. El problema es que a día de hoy no saben cómo será la monetización. Es decir, aparte de mejorar las redes para que los usuarios de Netflix, Facebook o HBO tengan mejor experiencia en el móvil, no saben muy bien qué les otorga como elemento diferencial la llegada del 5G”

    Alejandro Suarez: El gran problema a resolver en El Corte Inglés, no es Amazon, es hacer los grandes almacenes compatibles con las generaciones jóvenes. Para ello primero hay aceptar que se han ido, y luego establecer un plan de acción para recuperarles.

    https://www.merca2.es/llega-el-gran-reto-para-el-corte-ingles/

    “Los menores de 30 años hoy entran en los almacenes a hacer Showrooming (aprovechando la implantación física preferencial vienen a ver objetos que, después adquirirán en otros comercios). Es un drama porque el centro físico corre con los gastos para que el no-cliente pueda ver y tocar la mercancía pero al final el consumidor no compra y lo hace en un competidor virtual.Esto es especialmente sangrante desde la masiva implantación de los smartphones. Y los mayores compradores desde el teléfono móvil son precisamente los menores de 40 años.Según un estudio de Columbia University esta sería la distribución por edades:


    El estudio determina que para el comercio tradicional hay consumidores que hay que darlos por perdidos. Pero son muy pocos, se trata del 6,1% de “Exploiters”, buscarán precios bajos y será difícil que un comercio físico pueda competir con un centro logístico online, que no asume apenas costos operativos. Pero ojo, aquí está una clave, un 31,7% de los consumidores buscan experiencias, no sólo precio.Aceptamos pagar algo más si la compra está sujeta a una experiencia.

    El reto apasionante de Jesús Nuño de la Rosa, a la vez que tranquilizar a proveedores y empleados, profesionalizar la gestión, tranquilizar el accionariado, y afrontar el reto digital (¡casi ná!), es hacer los grandes almacenes compatibles con las generaciones jóvenes”

    Santiago Sanchez Pagés: La riqueza oculta de las naciones

    http://nadaesgratis.es/santiago-sanchez-pages/la-riqueza-oculta-de-las-naciones

    El reciente acuerdo de Cristiano Ronaldo con la Abogacía del Estado por el que acepta su comisión de cuatro delitos fiscales y la aparición (ya casi una tradición veraniega) de la lista de famosos morosos con Hacienda ha vuelto a sacar a la palestra mediática el tema de la evasión de impuestos. Y aunque respondan a la (comprensible) intención ejemplarizante de nuestras autoridades fiscales, no debemos permitir que estos casos oculten el bosque de evasión y fraude en el que se ocultan tantas grandes fortunas y multinacionales. La prueba de que es peligroso dejarnos llevar por la espectacularización del fraude fiscal es el sigilo con el que un librito tan importante como provocador ha pasado por nuestras librerías. Me refiero a La Riqueza Oculta de las Naciones (2014), de Gabriel Zucman, publicado en España por la editorial Pasado y Presente, y del que a continuación les ofrezco una reseña. Antes, vayan mis agradecimientos a Iñigo Iturbe por descubrírmelo y mi reconocimiento a Samuel, que ya nos habló de este tema con unos muy interesantes datos sobre nuestro país.La Riqueza de las Naciones es un libelo agresivo que podría clasificarse como panfleto si nos atenemos al sentido original de la palabra y no al de simple obra de propaganda, porque si algo hace Zucman es fundamentar muy bien sus argumentos. Con un espíritu muy similar al Yo acuso de Emile Zola, el autor comienza enfrentándose de cara tanto con aquellos que piensan que el combate contra el gran fraude fiscal está perdido de antemano como con los que creen que su fin está más cerca gracias a las revelaciones de Falciani y similares. Como Zucman escribe “los paraísos fiscales nunca han gozado de tan buena salud como ahora”.En una elección inusual, antes de medir la dimensión de la tragedia, el autor nos lanza sus propuestas: 1) La creación de un “catastro financiero” mundial; 2) la aplicación de sanciones comerciales a los paraísos fiscales que se nieguen a abandonar el secreto bancario; 3) la creación de un impuesto global del 2% sobre el capital; y 4) un impuesto de sociedades que grave las ganancias globales de las multinacionales y no país por país.El autor, al que no se le puede acusar de ser un loco heterodoxo aficionado a las afirmaciones grandilocuentes sin sustancia; Zucman, que ha sido profesor en Berkeley y la LSE y obtuvo su doctorado en la Paris School of Economics, argumenta en detalle que estas propuestas no son utópicas sino factibles. En el caso del registro mundial de títulos financieros ya existen precedentes, como los registros de Suecia y Luxemburgo; solo haría falta consolidarlos y ponerlos en manos del FMI, la organización más cualificada para encargarse de algo así. Con respecto al impuesto global del 2% sobre el capital, el FMI impondría esa tasa al valor de los títulos financieros en el catastro. Si los poseedores quisieran recuperar lo retenido, solo deberían declararlos y someterse a la fiscalidad de su país. Un impuesto reembolsable muy similar ya existe en varios países y en particular en Suiza, donde se retiene un 35% de todo titulo helvético antes de pagar cualquier interés o dividendo. Aquellos que quisieran seguir ocultando su fortuna no tendrían más remedio que pagar la tasa, cuya recaudación iría a las arcas del FMI.En cuanto las sanciones a los paraísos fiscales, Zucman argumenta que el secreto bancario es una forma de subvención encubierta, una ventaja competitiva que los gobiernos de estos países ofrecen a sus sectores bancarios y que impone una externalidad negativa sobre sus vecinos. Desde ese punto de vista, la imposición de aranceles se vería amparada por la OMC. Las coaliciones de países que deberían formarse para imponer estas sanciones no necesitarían ser muy grandes, solo requerirían a los principales socios comerciales de los paraísos fiscales (en el caso de Suiza bastaría que Alemania, Italia y Francia se pusieran de acuerdo). Las sanciones podrían llegar incluso a la expulsión de Luxemburgo de la Unión Europea; el Gran Ducado es un paraíso fiscal en el corazón de Europa, un microestado que permite el secreto bancario, que alberga el mayor número de SICAVs del mundo, solo por detrás de EEUU, y en el que los dividendos de los fondos de inversión no están gravados. Llegados a este punto debemos reconocer que esta propuesta de Zucman sí parece utópica; sobre todo si recordamos que Jean-Claude Juncker es luxemburgués.Por último, un impuesto de sociedades global evitaría las triquiñuelas contables de las multinacionales para sortear el gravamen. La manipulación de los precios de trasferencia de inputs, de las marcas, patentes y algoritmos se utiliza para lastrar con pérdidas a las filiales en países con mayor imposición. Además de alterar las estadísticas macroeconómicas, estas prácticas son responsables de una reducción del 30% en la recaudación del impuesto de sociedades. ¿Es un gravamen global una utopía? Bueno, EEUU ya calcula los beneficios de las empresas a nivel federal que luego se atribuyen siguiendo una regla transparente a los estados, que a su vez pueden imponer el tipo impositivo que deseen. La UE defiende algo similar a través de la Common Consolidated Corporate Tax Base.Después de este comienzo, Zucman pasa a medir la fracción del patrimonio financiero de las familias que esta guardado en paraísos fiscales, y lo hace de una manera tan sencilla como genial. Imaginemos que un residente español, al que llamaremos Luis B, posee una cuenta en Suiza en la que, con lo ganó haciendo unos negocietes, posee acciones de, por ejemplo, una empresa alemana. En Alemania, esas acciones se contabilizan como un pasivo en manos de un extranjero. En Suiza, esas acciones son invisibles. En España tampoco hay nada registrado, aunque debería anotarse un crédito sobre Alemania ya que LuisB es un ciudadano español que posee acciones de aquel país. Esto crea una anomalía: En el mundo hay más pasivos que activos. Existe un agujero global entre los títulos registrados y los títulos poseídos. El tamaño de ese agujero, de ese diferencial, es una muy buena aproximación (algo a la baja porque no incluye los depósitos a plazo) de la evasión de las grandes fortunas.La conclusión de este transparente ejercicio contable es que el 8% del patrimonio financiero mundial, 5,8 billones de euros, se encuentra escondido en paraísos fiscales. En el caso de la Unión Europea la proporción se eleva al 12%, de la que una gran parte se encuentra en Suiza, cuyos bancos (como bien sabe Luis B), gestionan los activos de sus clientes a través de trusts o sociedades pantalla. En un artículo reciente, Zucman va más allá y junto con sus coautores estima, utilizando datos de auditorías fiscales, de los llamados “Swiss leaks” y de los Papeles de Panamá, que en una región de supuesta moral fiscal y respeto a la ley como Escandinavia, el 0.01% mas rico defrauda un 25% de los impuestos que debe al Estado y a sus conciudadanos.¿Cuáles son las implicaciones? Aparte de una distorsión de las medidas de desigualdad (el 0.01% mas rico de Europa pasaría de poseer el 4.5% de la renta a el 5.5%), la factura asciende a unos 130.000 millones de euros en concepto de pérdidas de recaudación fiscal. De estos, 85 millardos provienen de los intereses y dividendos que deberían ser gravados en el impuesto sobre la renta, 45 por el fraude en el impuesto de sucesiones y 5 por fraude en el impuesto del patrimonio. Este impacto está estimado de forma conservadora, porque no tiene en cuenta las reducciones de impuestos a las que los países europeos se han tenido que resignar por miedo a que sus contribuyentes ocultaran sus fortunas. Si este fraude se contuviera, los estados recobrarían la soberanía fiscal que han perdido por culpa de la existencia de los paraísos fiscales y la opacidad financiera; sería posible reequilibrar las finanzas públicas y bajar los impuestos a la gran mayoría de los contribuyentes, aquellos que no tienen fortuna alguna que ocultar”

    Javier GilSanz: El pasado jueves, patronal y sindicatos firmaron un acuerdo salarial a 3 años, con una subida del 2 al 3% y un compromiso para que los salarios mínimos lleguen a 1.000 euros en 2020. Es un avance, pero insuficiente: la subida, mayor que los últimos años, se la come la inflación (2,3% en junio). Y todavía no se resarce a los trabajadores del recorte salarial y la pérdida de poder adquisitivo desde 2008: -10,8%. Pero, sobre todo, el acuerdo debería ir más allá y avanzar en algo más importante que los salarios: conseguir un empleo decente, reducir los contratos temporales y a tiempo parcial sin justificación, las claves de unos salarios “de pobres”, un 32% más bajos que en Europa. Y patronal y sindicatos deberían negociar mejoras no salariales, ahora que los beneficios empresariales llevan 5 años subiendo: más formación, cotizaciones a la SS más altas, ayudas a la conciliación familiar, organización interna y contratos estables. Así tendríamos empresas más justas y más competitivas

    http://economiaaloclaro.blogspot.com/2018/07/pacto-salarial-AENC-sindicatos-patronal-salarios-salario-minimo-precariedad-laboral-empleo.html

    La economía lleva ya 5 años creciendo, pero los salarios de los españoles no se recuperan. Hasta el 31 de mayo, la subida pactada en los convenios firmados (2.385, que incluyen 5,7 millones de trabajadores, sólo un tercio de todos los asalariados) es del 1,59%, similar a la subida de convenio de todo 2017 (+1,45%), aunque mayor a la de años anteriores (del 0,53% en 2013 al 0,99% en 2016). Pero estos datos no son representativos de lo que están subiendo de verdad los salarios porque muchos trabajadores aún no han firmado la subida de 2018 y otros no tienen convenio (muchas pymes y microempresas) y muchos trabajadores (temporales, por horas, eventuales (están “fuera de convenio”.Por eso, es más representativa la subida salarial que refleja el INE, en su Encuesta trimestral de coste laboral, para los 16 millones de asalariados. El último dato es que los salarios crecieron un +0,8% en el primer trimestre 2018 (el IPC subió un 2%), tras subir un 0,7% en 2017 y bajado un -0,8% en 2016. Y la última estadística, del 28 de junio, es peor: los salarios cayeron un -1,4% entre 2008 y 2016, según el índice de precios del trabajo (IPT), tras subir en 2009 (+1,5%), 2010 (+0,5%), 2014 (+0,8%) y 2015 (+0,7%) y bajar en 2011 (-1,5%), 2012(-1,6%), 2013 (-0,3%) y 2016 (-1,3%). Por autonomías, la caída de salarios fue peor en Madrid (-4%), Asturias y Aragón (-3,8%) y Murcia (-3,7%), mientras sólo crecían los sueldos estos años en el País Vasco (+4,1%), Galicia (+1,2%), Baleares (+1,1%) y Navarra (+0,4%). Si tenemos en cuenta la subida de precios en estos ocho años (+9,4%), el resultado es que los salarios españoles perdieron un 10,8% de poder adquisitivo entre 2008 y 2016.De hecho, la OCDE acaba de alertar  la semana pasada que, a pesar de la recuperación, España es uno de los 3 únicos países de los 35 de la organización donde cayeron los salarios reales (descontando la inflación) entre 2007 y 2017: un -0,45%, sólo por detrás de Italia (-1,1%) y Australia (-0,6%), mientras crecían una media del +0,6% en toda la OCDE, un 0,5% en Alemania y casi un 1% en Francia. yu al elevado paro en España, la débil productividad y el elevado «subempleo» (empleados que trabajan a tiempo parcial de manera obligada), el 10,5% de los asalariados en España, el subempleo más elevado de Occidente tras Italia (13% asalariados).  Con esta caída de sueldos en la última década, España se ha alejado aún más de los sueldos europeos. En salario hora, el dato mejor para comparar entre países, los trabajadores españoles cobraban 15,9 euros/hora en 2017, frente a 20,3 euros/hora los trabajadores de la UE-28 y los 23,60 euros/hora que cobran en los países euro, según los últimos datos de Eurostat. Con ello, España es el país nº 16 con los salarios más bajos de Europa, sólo más altos que en Chipre, Grecia, Portugal, Malta y 11 países del Este. Y nuestros sueldos (15,9 euros/hora) quedan muy lejos de los países europeos con los que competimos: 26,4 euros/hora en Alemania (+39,8%), 24,2 euros/hora en Francia (+34,3%), 21,3 euros/hora en Reino Unido (+25,3%) y los 20,4 euros/hora en Italia. Y lo peor es que esta brecha salarial con Europa se ha agravado con la crisis: si en 2008 era del -14,3% con la UE-28, en 2017 era ya del -21,66%. Y del -32,6% con los países euro, según los datos de Eurostat.Estos bajos salarios en España han provocado además un fenómeno nuevo: la aparición de trabajadores pobres, que se pueda tener un trabajo y “ser pobre”. De hecho, hay más de 2,36 millones de trabajadores (2.368.830 asalariados), el 14,8% del total, que son pobres, porque ganan menos del 60% de la media del país. Con ello, España es el séptimo país del mundo en porcentaje de trabajadores pobres y el primero en Europa, según la OCDE, cuya tasa media (35 países) de trabajadores pobres (8,2%) casi duplicamos.Pero quizás, el dato más llamativo y preocupante es que los salarios han perdido peso en la economía, en el “reparto del pastel” de la riqueza (PIB). Así, si en 1978, los salarios se llevaban el 52,2% de la riqueza (el máximo histórico) y en 2008, al inicio de la crisis, todavía recibían la mitad del pastel (50,1% del PIB), luego han perdido peso año tras año, con la rebaja de salarios y el elevado paro, hasta cerrar 2017 recogiendo sólo el 47,3% de la riqueza del país. Y en paralelo, los beneficios empresariales han pasado de llevarse el 41,7% del pastel en 2008 al 42,45% en 2017, según la Contabilidad Nacional del INE. El resto, hasta el 100% del PIB se lo llevan los impuestos, el 10,3% de la renta en 2017.Dicho a lo claro: la crisis ha servido para que los trabajadores españoles pierdan un trozo del pastel de la riqueza (PIB) en beneficio de las empresas. Hay otro dato muy explícito: los beneficios empresariales aumentaron en +98.680 millones de euros entre 2008 y 2017 (82.811 millones se han quedado en las empresas y 15.663 millones han ido a sus accionistas, en forma de dividendos) mientras los salarios totales han caído -10.214 millones desde 2008, según la Contabilidad Nacional (INE), a pesar de la recuperación. Y otro dato llamativo: las empresas españolas consiguieron en 2017 un beneficio empresarial bruto del 42,8% de su producción, frente al 40% de beneficio de las empresas europeas, el 41,2% de las alemanas y el 31,8% de las francesas, según Eurostat. O sea, ganan más que las europeas.En este contexto, se entiende que los sindicatos lleven meses protestando por las mínimas subidas de salarios de estos años y hayan amenazado con movilizaciones para recuperar lo perdido. Al final, consiguieron firmar con la patronal, el jueves 6 de julio, un pacto salarial por 3 años, que contempla una subida anual del 2% más un 1% más si hay mejoras de productividad. Y lo más importante: la patronal se compromete con los sindicatos a recomendar a las empresas que suban los salarios mínimos en los convenios, para que en 2020 estén en los 14.000 euros anuales, 1.000 euros mensuales en 14 pagas. Un acuerdo que, si se cumple (es una “recomendación”) va más allá del acuerdo firmado en diciembre de 2017 por el Gobierno Rajoy, sindicatos y patronal para subir el salario mínimo (SMI) de 707 euros a 850 euros en 2020. Este pacto salarial es un importante avance, porque asegura una cierta paz laboral a 3 años y mejora las subidas de sueldos en convenio de los últimos años (del +0,5 en 2013 al 0,09 en 2015 y el 1,49% en 2017), aunque no concreta el sistema de revisión salarial, que puede ser motivo de conflictos, máxime cuando la inflación anual está en el 2,3% en junio y puede subir más con el petróleo y el alza de tipos en 2019. Pero el mayor avance está en la recomendación de subir a 1.000 euros el salario mínimo., una medida que va a beneficiar a 2,2 millones de trabajadores que cobran menos, además de a muchos trabajadores a tiempo parcial, que también verán mejorado su salario. Los más beneficiados serán los asalariados que menos cobran hoy: los de la enseñanza privada no concertada  (les subirá el sueldo un 55% para 2020) y concertada (+13,9%), los de productos cocinados para venta a domicilio (+47,5%), el personal que atiende a discapacitados (+38,2 subirá su sueldo) y a dependientes (+12%), personal de peluquería y gimnasios (+31,2%), trabajadores de ocio y animación socio-cultural (+29,6%) y de la industria audiovisual (+32,1%). Si se cumple esta parte del pacto salarial, tendremos salarios mínimos más decentes en 2020. Hay dos pegas. Una, que muchas pequeñas empresas y microempresas no tienen convenio ni sindicatos y será difícil que sus trabajadores consigan este salario mínimo (sí el SMI acordado en diciembre, que es obligatorio). Y la otra, que el nuevo salario mínimo queda aún muy lejos del que se paga hoy en la mayoría de Europa: hay 7 países con el SMI más alto que España (859 euros en 12 pagas este año): Luxemburgo (1.999 euros), Irlanda (1.619), Holanda (1.578), Bélgica (1.563), Alemania (1.498), Francia (1.498) y Reino Unido (1.401 euros), según Eurostat. Italia, Dinamarca, Austria, Finlandia, Suecia y Chipre no tienen salario mínimo y en los países del Este oscila entre 503 euros (Polonia) y 261 euros (Bulgaria).

    El pacto salarial entre la patronal CEOE y CEPYME y los sindicatos UGT y CCOO incluye también otros acuerdos no salariales. Unos sobre temas laborales, como la intención de reformar con el Gobierno las subcontratas, para evitar tanta precariedad, o la intención de reducir la jornada temporalmente antes que pensar en nuevos despidos (no se habla del exceso de horas extras, la mitad sin pagarlas, que habría que recortar). Y otro sobre la intención conjunta de mejorar la formación de los trabajadores, reformando el sistema actual (el Gobierno Rajoy hizo una reforma que dejó fuera a sindicatos y patronal) y reasignando automáticamente a otro ejercicio el dinero remanente (ahora no se gastaba). También se plantea un apartado sobre la igualdad laboral y salarial de hombres y mujeres, donde plantean la necesidad de equiparar los permisos de paternidad y maternidad y la reducción de jornada o el estudio del sistema de pluses y complementos salariales, pero sin compromisos concretos sobre informar en las empresas de la brecha salarial de género. Otro apartado del acuerdo hace referencia al relevo generacional, al rejuvenecimiento de plantillas, pero también sin acordar medidas concretas. Y hay dos puntos más incluidos por presión de la patronal: el estudio del absentismo laboral (habrá un informe en 6 meses) y la lucha contra la economía sumergida (se habla de un Plan para reducir la “competencia desleal”).Todo esto está muy bien, pero sindicatos y patronal tienen que seguir avanzando en estos temas, sabiendo que la mayoría exigen Leyes y normas que han de pactar con el nuevo Gobierno y que son difíciles de aprobar en esta Legislatura, con un Parlamento tan dividido. Pero su obligación es hacer propuestas, porque son cuestiones clave para consolidar la recuperación. En especial, la lucha contra la precariedad, la temporalidad y el trabajo esclavo, que son un cáncer para las empresas y su productividad. Urge un Pacto por el empleo decente y bien pagado, tras esta década de sacrificios de los trabajadores españoles.Otra cuestión clave son las cotizaciones sociales: sindicatos, patronal y Gobierno deberían pactar una subida escalonada, porque en España son más bajas que en Europa. En 2017, las cuotas a la SS que pagaban empresarios y trabajadores suponían el 12,2% del PIB en España, por debajo del 13,3% de media en la UE-28 y el 13,2% en Italia, el 16,7% del PIB que pagan en Alemania y el 18,8% en Francia, según Eurostat. Eso significa que hay un margen para cotizar como los europeos e ingresar 12.500 millones más por cotizaciones. Y a corto plazo, si se obliga a cotizar por todo el sueldo (quitando el tope actual a los 3,4 millones de trabajadores que ganan más de  45.000 euros anuales), la Seguridad Social ingresaría 4.500 millones más al año. Serían dos medidas claves para asegurar las pensiones a medio plazo.Hay otra serie de temas claves que no tienen que ver con salarios, cotizaciones o contratos, en los que deberían volcarse patronal y sindicatos, con el apoyo de los políticos. Uno de ellos es la formación de los trabajadores y de los parados, muy deficiente hoy: un 41,7% de los españoles adultos (25-64 años) tienen un nivel educativo bajo (sólo con la ESO acabada o ni siquiera), frente al 20,3% en Europa o el 22,4% en la OCDE, el peor dato de toda Europa salvo Portugal (53,1% poco formados), muy lejos del 13,1% de poco formados de Alemania, el 20,2% de Irlanda, el 21,9% de Francia, el 35,7% de Reino Unido o el 39,9% de Italia, según los últimos datos de la OCDE (“Panorama de la educación 2017”). En el medio, tenemos menos adultos con formación media: el 22,5% de españoles tienen Bachillerato o FP, frente al 46,4% de media en Europa y el 44,2% en la OCDE. Y eso sí, por arriba, tenemos más universitarios que la mayoría: un 35,7% de los adultos en España, frente al 33,4% en Europa y el 36,7% en la OCDE, el 28,3% en Alemania o el 34,6% en Francia.Otro tema clave es mejorar el clima laboral y la organización de las empresas, porque el estilo del “ordeno y mando” y “exijo a golpe de despido” no son los mejores caminos para mejorarla productividad en una empresa, que exige participación y colaboración. Y además, las empresas deberían apostar por la innovación, la tecnología y la digitalización, implicando en ello a sus trabajadores. Y forzar con ellos al Gobierno en el recorte de otros costes empresariales, para que haya más recursos para el empleo, la formación y los salarios: recorte de los costes energéticos (las empresas españolas pagan la luz un 20% más cada que las europeas, según Eurostat), de los costes financieros y logísticos.El pacto salarial recién firmado es un buen principio, pero empresas y sindicatos deberían ir más allá, apoyados y acuciados por el Gobierno y los políticos. Deberían conseguir un empleo más estable y menos precario, mejorar las condiciones laborales y el clima de trabajo, cotizar más y de forma más justa para salvar las pensiones, apostar por la formación y la innovación y tratando de recortar los costes no laborales y los dividendos desorbitados, para dejar más margen a la inversión, el crecimiento y el empleo. Demostrar que se puede competir y tener beneficios razonables con salarios y empleos decentes, con trabajadores más formados y más implicados en las empresas. No es mucho pedir, aunque ahora parezca imposible”

    Manuel Arias Maldonado : Aunque existen preguntas abstractas sobre la reforma constitucional, relativas sobre todo a su naturaleza y procedimientos, aquí voy a ocuparme de una pregunta concreta: la pregunta sobre la reforma de la Constitución de 1978 tal como puede formularse a mediados de 2018. Naturalmente, no es posible separar del todo ambas preguntas, pues la reforma española no es un caso sui generis, o al menos no lo es en mayor medida que cualquier otro caso particular de reforma constitucional; lo que pueda decirse de las reformas constitucionales en general debe poder aplicarse al caso español

    https://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/necesaria-pero-imposible?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20180711

    Asimismo, el interrogante sobre la reforma no se responderá del mismo modo en los distintos momentos de la vida política ‒o constitucional‒ de un país: la España de 2018 difiere de las de 2008, 1998 o 1988, aunque también existen rasgos más o menos constantes o que no han cambiado de manera significativa. En nuestro caso, si ahora mismo se plantea con especial insistencia la conveniencia o necesidad de proceder a una reforma constitucional, no es debido al hecho anecdótico de que el texto del 78 vaya a cumplir cuarenta años el próximo otoño, sino a la concatenación de dos crisis políticas de largo alcance. Nos son bien conocidas: por un lado, la desencadenada por la Gran Recesión que, iniciada globalmente en septiembre de 2008 con la caída de Lehman Brothers, trae consigo la movilización ciudadana del 15-M y la disrupción de nuestro sistema de partidos, aparición de un populismo antisistema incluida; por otro, el desafío independentista lanzado por el nacionalismo catalán desde al menos 2012, que culminó en un ataque explícito al orden constitucional durante los meses de septiembre y octubre de 2017. Sin estos dos acontecimientos no podría comprenderse cabalmente el frenesí reformista que, por momentos, ha podido observarse en la esfera pública española.Mi propósito es responder a dos preguntas sucesivas sobre la reforma constitucional. Son, dicho sea de paso, las mismas que formulé en el curso de verano que, bajo la dirección de la profesora María Inmaculada Gómez Muñoz, y con el título Cuarenta años de la Constitución española. ¿Es necesaria su reforma para atender los desafíos de nuestro país?, se celebró esta misma semana en El Escorial; lo que presento aquí es una versión considerablemente extendida de aquella charla.Primera pregunta: ¿es necesaria la reforma constitucional? Y segunda: ¿es posible la reforma constitucional? Podría alegarse que, si no fuera posible reformar nuestro texto constitucional, difícilmente podríamos sostener que tal reforma sea necesaria, por cuanto su posibilidad es condición para su necesidad. Pero no es así exactamente, pues cabría pensar en una situación en la que una reforma que se antoja necesaria no pueda llevarse a buen puerto, con las consecuencias correspondientes: estancamiento, agravamiento o crisis. Algo así, de hecho, sucede en España. En lo que sigue, defenderé la idea de que, si bien la reforma se ha hecho necesaria, en realidad no es necesaria y, además, es imposible de hacer. Las consecuencias de esa imposibilidad, por lo demás, no tienen por qué ser dramáticas. De ahí que pueda decirse de la reforma lo mismo que dice el filósofo Javier Gomá de la inmortalidad: que es necesaria, pero imposible. Veamos por qué.

    1. ¿Es necesaria la reforma constitucional?

    Para un buen número de expertos, comentaristas y ciudadanos, la respuesta es que sí. De hecho, la afirmación se ha convertido en un recurso expresivo: cuántas veces no hemos afirmado en estos años que sólo una reforma de la norma suprema permitiría a España resolver los problemas que más le acucian, logrando con ello de paso renovar el pacto constitucional forjado en 1978 e incrementar la legitimidad percibida del sistema democrático. Podemos distinguir aquí dos tipos de justificaciones, de carácter bien distinto, que, no obstante, convergen en lo que parece ser el mismo punto: la demanda de reforma. Aunque no es exactamente, como se verá enseguida, el mismo punto.En primer lugar, al menos cronológicamente, nos encontramos con la demanda populista. Es aquella que plantean quienes entienden que la crisis económica supone una quiebra del sistema democrático y no sólo defienden que el cambio constitucional puede y debe servir de solución a la crisis, sino que es también una causa de la misma. El relato nos es ya familiar, por más que haya perdido cierta fuerza o visibilidad: la crisis es una «crisis de régimen» que desvela no ya el fracaso de la democracia española, sino la naturaleza fraudulenta del «régimen del 78». Se trataría de una continuación del franquismo por otros medios y, por tanto, la Constitución sería también una Constitución adulterada. En este caso, tampoco bastaría cualquier reforma, sino que se aspira a algo mucho más ambicioso, a saber: la apertura de un «proceso constituyente» que culminase con la aprobación de una norma que consagrase un gran número de nuevos derechos sociales e instaurase una democracia con un mayor énfasis en la participación de los ciudadanos y, desde luego, republicana más que monárquica. Izquierda Unida lo llevó al frontispicio de su programa para las últimas elecciones generales, mientras que Podemos ha manifestado en más de una ocasión ‒por ejemplo, en unas jornadas sobre el tema celebradas en Córdoba a finales de noviembre del año pasado‒ la necesidad de «refundar el Estado democrático a través de una nueva Constitución», que a su vez habrá de redactarse de abajo arriba, es decir, atendiendo «al mandato expresado por la mayoría social surgida del 15-M». A menudo se aduce aquí un argumento generacional: a cada generación le asistiría el derecho de redactar su propia Constitución. Manuel Monereo, diputado de Unidos Podemos, lo expresó así: «Una Constitución debería durar lo que dura una generación; los muertos no pueden estar dirigiendo eternamente a los vivos». Razón de más para considerar inaplazable la intervención sobre la norma suprema.En segundo lugar, el desafío independentista catalán ha sido interpretado por algunos publicistas como una consecuencia del sistema de organización territorial del poder del Estado, tan mal definido en 1978 que habría dado lugar a un golpe de Estado. De ahí la necesidad de reformar, como mínimo, este aspecto del texto constitucional, regulado en su conocido Título VIII: para así encauzar el problema catalán. Ha escrito Gregorio Cámara:Si bien en 1931 y 1978 hubo un rotundo rechazo del agobiante centralismo y una indudable aspiración al establecimiento de la autonomía regional, no pudo fraguarse una neta voluntad constituyente en esta materia que estuviera en condiciones de sostener un modelo claramente definido. Así las cosas, la cuestión territorial sigue abriéndose recurrentemente en canal en los momentos de crisis, a falta de una constitucionalización adecuada que permita vertebrar nuestro Estado con la eficacia y estabilidad necesarias.En un sentido parecido se han expresado últimamente algunos destacados académicos. Es el caso de Ideas para una reforma constitucional, propuesta presentada por un conjunto de profesores de Derecho Constitucional y Administrativo encabezados por Santiago Muñoz Machado, o del manifiesto titulado Renovar el pacto constitucional, que, firmado por un nutrido grupo de importantes intelectuales y profesores universitarios, defiende una reforma federal del Estado como medio para acomodar las reivindicaciones identitarias. Podemos leer en el texto de los primeros:Se trata de introducir cambios que configuren un modelo territorial en el que sea necesario el diálogo y se reduzca el conflicto; en definitiva, aplicar las técnicas del federalismo que en otros Estados garantizan la integración a través de la participación de los territorios en las decisiones que les afectan.También aquí, si bien por un camino distinto, se identifica en la Constitución, si no la causa de la crisis, en este caso la catalana, sí una de sus causas. De alguna manera, las deficiencias del modelo territorial habrían «empujado» al nacionalismo a presentar ‒como ya hiciera su homóloga vasca con el llamado Plan Ibarretexe‒ una reclamación de autodeterminación desatendida por el gobierno. Así que sólo cambiando la Constitución podríamos preservar la unidad del país: Cataluña, podríamos decir, bien vale una reforma. En este caso, una federal.Por supuesto, ambas posiciones son muy distintas. Mientras que el populismo, o lo que empezó siendo populismo y ahora quizá ya no lo sea tanto, reclama un proceso constituyente llamado a sustituir la Constitución por otra nueva, los partidarios de la federalización reclaman una mera reforma de la misma. Ésta, empero, no tendría por qué limitarse al Título VIII, sino que podría alcanzar a otros aspectos del texto. Así, en la formulación de Muñoz Machado et altera, «la incorporación de una cláusula europea, la modificación del orden sucesorio en la Corona, el reconocimiento de garantías de algunos derechos sociales, la mejora de la calidad democrática de las instituciones, etc.». Tampoco sería necesario abordar a la vez todos estos cambios, sino que bastaría hacerlo paulatinamente; únicamente las reformas que afectan al modelo territorial se juzgan «urgentes y prioritarias» y no podrían esperar, pues urgente y prioritario es resolver la crisis catalana.Ahora bien, aunque aquí estamos ocupándonos solamente de la reforma constitucional y no de la posible sustitución del texto del 78 tras un proceso constituyente, no cabe duda de que la presión ejercida por quienes desean un texto nuevo refuerza el argumento para la reforma: quien quiere lo más puede querer también lo menos. Es más, se interpreta que una generación a la que se imputa un fuerte anhelo transformador no se conformará con menos que una reforma; siempre que tenga suficiente calado como para legitimar nuestro régimen político a ojos de esa diversa coalición que forman no sólo los jóvenes, sino también, y por ejemplo, las feministas que demandan la introducción en el texto constitucional de una «perspectiva de género». Todo suma, pues, en la generación del sentimiento reformista. Desde este punto de vista, la reforma sería tan necesaria como insoslayable. Si no se hace, ni se resolverá el problema catalán ni se contará con el apoyo de las generaciones más jóvenes: la democracia española estará en ese caso poco menos que condenada.No pocos españoles parecen estar de acuerdo: según un sondeo de GAD3 publicado por La Vanguardia en marzo de este año, el 60% de los ciudadanos apoyaría una reforma constitucional de la que saliera un Estatuto catalán con un reparto claro de competencias. Algo antes, en enero de 2017, y según Sigma Dos, casi el 66% de los encuestados aprobaba la idea de una reforma antes del fin de la legislatura, con un apoyo mucho mayor entre los votantes de izquierda: un 78% en el lado del PSOE y un 85% en el de Podemos, frente al 65% de Ciudadanos y el 44% en el PP. Qué reforma, claro, es asunto distinto: si un 32% apostaba entonces por reducir las competencias de las Comunidades Autónomas, un 30% las aumentaría. ¡Y esto, antes del golpe de septiembre y octubre! En la encuesta del CIS publicada en abril de este año, los partidarios de dar más poderes a las autonomías descendían del 29,7% al 25,9%, mientras que subía del 12,4% al 23,8% el número de quienes prefieren que el Estado autonómico continúe tal cual y, finalmente, bajaba del 44% al 36% el porcentaje de quienes reconocerían el derecho de las Autonomías a la independencia. Significativamente, no aumentaba en exceso el número de quienes recentralizarían competencias o regresarían al Estado unitario. Está por verse de qué manera puedan evolucionar estas cifras, en respuesta al discurso de los partidos y a la evolución de la coyuntura política. Pero sí cabe extraer una conclusión, siquiera sea provisional: cuanto mayor es la gravedad percibida de una crisis, ya sea socioeconómica o territorial, más fuerte es la inclinación a depositar en la reforma constitucional la esperanza de su resolución. Y viceversa.Esto, bien mirado, no deja de ser curioso. Este fetichismo de la reforma hace suya la premisa de que los problemas de la democracia española tienen su causa en la Constitución, o, al menos, pueden explicarse como efecto de deficiencias constitucionales. Pero, ¿es el caso? ¿O estamos convirtiendo la constitución en una suerte de chivo expiatorio, de inocente conducido al cadalso con objeto de resolver las tensiones latentes en el seno de la comunidad política? Tomemos cada uno de los argumentos anteriores: ¿son las políticas económicas y la ausencia de reformas de los últimos veinte o treinta años un efecto del diseño constitucional? ¿Podemos identificar fallas institucionales que nos permitan explicar la respuesta española al abaratamiento del crédito, la incompetencia de los españoles con las lenguas extranjeras o el fracaso reiterado del INEM? ¿O no será que es más fácil refugiarse en abstracciones tales como «el régimen del 78», los «oscuros despachos» o el «no nos representan»? Por decirlo de otra manera, ¿hay algo en la constitución de 1978 que haya impedido a los sucesivos gobiernos dar forma a una Televisión Española independiente, constituir un órgano de supervisión fiscal con suficientes poderes, o dar impulso a la evaluación ex post de las políticas públicas? Y en cuanto al segundo argumento: ¿son los problemas territoriales consecuencia de un mal diseño constitucional, o más bien consecuencia del diseño de la ideología nacionalista? ¿No podría decirse más bien que el nacionalismo es la causa del problema catalán? ¿Es que algo impide a las Comunidades Autónomas, incluidas las gobernadas por los nacionalistas, cooperar cabalmente en el marco de las conferencias sectoriales? En el mismo sentido, ¿podemos justificar o explicar, a la vista del texto constitucional y del posterior proceso de descentralización, que el poder autonómico catalán se haya rebelado contra el Estado?Es importante introducir aquí un matiz de gran importancia: que los problemas españoles no sean problemas constitucionales no significa que una reforma constitucional no pueda ayudar a resolverlos o carezca, de llegar a hacerse y hacerse bien, de efectos benéficos. Son asuntos distintos. En la medida en que la reforma constitucional ‒de la que, no obstante, se habla algo menos que antes‒ ha adquirido connotaciones emocionales positivas, que se corresponden con la asignación de un valor emocional negativo a la ausencia de reforma, quizás esta última se haya hecho necesaria, aun no siéndolo en sentido estricto. Y se habría hecho necesaria en la medida en que son mayoría quienes piensen que es necesaria; por ejemplo, los españoles. De acuerdo con esta lógica algo perversa, el principal rédito de la reforma sería la reforma misma, con independencia de su contenido específico. Ser capaces de reformar sustancialmente la Constitución tendría un valor simbólico: no sería tanto un medio para un fin como un fin en sí mismo.De una reforma se esperaría, entonces, que legitimase el orden constitucional a ojos de las generaciones más jóvenes, que deberían ser capaces de sentir como suyo el texto reformado, mientras que habría de resolver la crisis territorial por medio de una federalización explícita de nuestro orden político. Ambas perspectivas pueden confluir si la reforma federal consigue relegitimar la Constitución a ojos de los ahora desafectos; incluidos, claro, los independentistas.Reservando mi escepticismo para el siguiente apartado, es indudable que una federalización bien diseñada y que gozase de un amplio consenso podría ser una excelente noticia para España. Sobre todo, en la medida en que pudiera proceder a sancionar y refinar los resultados del proceso de creación del Estado autonómico. En este caso, la reforma constitucionalizaría aquello que se ha materializado a través del proceso autonómico, al tiempo que corrige sus deficiencias. De paso, se trataría de acabar con esa concepción del Estado que va del centro a la periferia y entiende la descentralización como una concesión del poder central a sus partes componentes. Federalizar sería entonces crear una cultura federal que convertiría a España en una nación sin centro. Pero nótese la ironía: es ahora cuando España está preparada para describirse a sí misma de esa manera; no lo estaba en 1978. Éste es uno de los efectos de nuestro federalismo inverso, que, por lo demás, no carece de efectos negativos. Sobre todo, el de generar una inercia centrífuga que conduce al progresivo vaciamiento del Estado central; algo que quizá no plantearía problemas demasiado graves en Alemania y, sin embargo, sí los plantea en España, donde existen dos nacionalismos subestatales con aspiraciones soberanistas.En suma, la reforma constitucional no es necesaria, pero parece haberse hecho necesaria como solución a dos problemas interrelacionados pero separables: el malestar constitucional de quienes consideran caduco el «régimen del 78» y la desafección insurreccional del independentismo catalán. A continuación ‒pero ya la semana que viene‒ elucidaremos si esa deseable reforma es, también, posible, no sin antes tomar un pequeño desvío de la mano de Bruce Ackerman y su idea del «momento constitucional».

    Ana Maria Pastor : Multas de hasta 600.000 euros si te pierdes en el laberinto legal del alquiler turístico

    https://www.elboletin.com/noticia/165264/

    “Para tratar de poner un poco de orden e impulsar una regulación que sea lo más parecida posible en toda España, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha creado un grupo de trabajo con las autoridades de competencia autonómicas. Fuentes de la CNMC aclaran que lo que se pretende es reunificar y que su objetivo no es que estos nuevos modelos de alquiler entre particulares a través de plataformas de intermediación no estén sometidos a ningún tipo de control, sino que se regule cuando sea necesario y de forma proporcionada, sin caer en la “sobrerregulación”.Desde Competencia suman al riesgo de sobrerregular “el problema añadido de que cada comunidad autónoma o cada ciudad diseña una forma diferente de regular, lo que da como resultado no ya 17, sino tantas reglas diferentes como municipios se hayan puesto a regular”. “Lo que –a su juicio- supone un problema para una empresa de alquiler de apartamentos, pero también para los particulares puesto que pocos se han leído o tienen capacidad de entender los planes urbanísticos de su ciudad”.Tal y como recuerdan desde la CNMC en 2013, se cambió la ley de arrendamientos urbanos para permitir que cada comunidad autónoma regulase el alquiler turístico como parte de sus competencias sobre el turismo. Este cambio regulatorio coincidió con un boom en el alquiler de viviendas turísticas entre particulares a través de páginas como Airbnb, y dio lugar a una oleada de regulaciones autonómicas que trataban de “ordenar” el fenómeno. Y es en esa maraña de normas, precisamente, donde reside el problema según los abogados consultados, que destacan que a la cesión de competencias turísticas hecha en 2013 –que deposita el peso regulatorio en las comunidades- hay que unir el hecho que los ayuntamientos se encargan de la ordenación urbanística por medio de licencias o moratorias a través de las cuales los consistorios de las ciudades que más turistas reciben como Barcelona, Madrid o Palma de Mallorca están tratado de limitar este fenómeno. Por ello, es necesario informarse no sólo de la regulación autonómica sino también de si existen restricciones a nivel municipalLuis de la Vega, abogado de Legalitas y especialista en Derecho Administrativo, explica que el único requisito que tienen en común todas las autonomías es la necesidad de darse de alta en un registro con una declaración responsable, por lo que recomienda informarse de la legislación que existe la comunidad autónoma en la que se pretende alquilar la vivienda a turistas, señalando que el interesado puede encontrar la información en la web de que cada región, en la que se suele poder realizar la declaración responsable de manera telemática.Montse Martín, abogada de Arag especializada en temas inmobiliarios, aclara que en esta declaración responsable el propietario de la vivienda tiene que detallar su datos y lo de la vivienda (metros cuadrados, estancias y ocupación, es decir el número máximo de personas que puede ocupar el inmueble según el número de habitaciones, camas, etc). Y recuerda que las administraciones exigen a la propiedad que la vivienda tenga cédula de habitabilidad, precisando que en algunos casos se requiere solo la licencia de primera ocupación, habitualmente se requiere la cedula de habitabilidad “porque tiene una vigencia de 15 años y hay que renovarla”.Ambos letrados señalan que cuando la Administración autonómica da conformidad se inscribe la vivienda en el registro de viviendas de uso turística y se hace entrega al propietario de un distintivo que se tiene que colocar en una parte visible de la casa.El límite del tiempo de alquiler para que una vivienda pueda inscribir en el registro de uso turístico es otro de los aspectos en los que en los que no hay consenso entre las autonomía, según resalta la abogada de Arag que hace notar que en “Cataluña se considera piso turístico uno alquilado 31 días o menos; en Madrid el período mínimo no puede ser menos de 5 días; en Andalucía se establece por períodos inferiores a dos meses; y en Galicia, un período inferior a un mes y por más de dos veces al año.

    Multas

    Estos abogados recuerdan que debido al embrollo legal los propietarios deben informarse debidamente antes de optar por el alquiler vacaciones, ya que incumplir las normas da lugar a multas que pueden llegar en el caso de Cataluña hasta los 600.000 euros, precisando el representante de Legálitas que la cuantía de las multas dependerá -como en cualquier sanción administrativa- de la intención, la reincidencia y la gravedad.La letrada de Arag, por su parte, informa que caso que no se cumplan con los requisitos legales se incurre en infracción que pueden calificarse como leves, graves y muy graves, y da algunos ejemplos de conductas que pueden ser sancionadas y su grado de gravedad. “Un ejemplo de infracción leve es no poseer o no exhibir los distintivos de piso turístico o no publicitar los precios y los servicios. Una infracción grave es realizar la actividad sin la autorización administrativa correspondiente, percibir un precio superior al publicitado. Una infracción muy grave es prestar servicios turísticos sin cumplir con los requisitos legales o falsificar los datos en la declaración responsable”. Precisando que dichas infracciones tienen a su vez el establecimiento de multas que se regulan en las distintas Comunidades Autónomas.Los letrados avisan de que los inspectores pueden ir a revisar que se cumplen los requisitos antes de conceder la licencia y si no lo hacen pueden hacerlo después en cualquier momento. “En caso de que el inspector detecte una infracción se abrirá un expediente sancionador y se hará una notificación previa, periodo durante cual se podrán presentar las correspondientes alegaciones”, asegura Montse Martín. La letrada aclara que se puede reducir la sanción, lógicamente si se admiten las alegaciones, y si esto no fuera así el propietario de la vivienda puede acudir a un procedimiento contencioso-administrativo “para intentar que le den la razón”.La aboga también advierte que en situaciones graves o muy graves la administración autonómica puede ordenar para el propietario de la vivienda una suspensión temporal de la actividad, que puede ser definitiva en el caso de las infracciones muy graves”

    Marc Fortuño: La economía española ha estado creciendo a un ritmo superior al 3% desde 2015  no obstante empiezan a aparecer riesgos que podrían truncar la buena marcha de la economía española e iniciar un proceso de desaceleración en los próximos meses

    https://www.elblogsalmon.com//economia/riesgo-desaceleracion-espana-primeros-indicios-preocupantes?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=11_Jul_2018+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+TITLE

    En el siguiente gráfico podemos observar la evolución del CLI de España. Entre los meses de septiembre de 2017 hasta enero de 2018, el CLI se encontraba en el nivel 100 que implica situarse en la media a largo plazo. No obstante, desde entonces, el CLI se ha ido deteriorando en los siguientes meses marcando un punto de inflexión que veremos si tiene impacto futuro sobre la actividad económica.

    Si analizamos la evolución del PIB español, El crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior se sitúa en el 3%, siendo una tasa una décima menor frente a la del trimestre precedente que se debe a una aportación menor de la demanda nacional y mayor de la demanda externa.

     

    Otro punto a tener en cuenta son los datos indicadores PMI (Purchasing Managers Index), que mide básicamente las expectativas de compras de los gestores de compras a través de una encuesta. Se les pide a los encuestados que indiquen si las condiciones comerciales para una serie de variables han mejorado, empeorado o permanecido igual en comparación con el mes anterior, así como para proporcionar los motivos de cualquier cambio.Los últimos datos de PMI compuesto no invitan al optimismo. La actividad del sector privado español del mes de junio está creciendo al peor ritmo en los últimos 17 meses, que se situó en 54,8 puntos y es la única de las grandes economías de la Eurozona donde las empresas pusieron freno a su expansión.

    La debilidad del PMI español contrasta con las tres economías más importantes de la Eurozona que mejoran frente a sus anteriores lecturas. Los nuevos pedidos se incrementaron en un ritmo más rápido, con aceleraciones en Alemania, Francia, Italia e Irlanda gracias a una leve mejoría en la demanda.

    Desde el punto de vista de los sectores, el PMI del sector servicios español ha bajado en junio a 55,4 puntos desde los 56,4 de mayo, lo que implica una extensión hasta 56 meses consecutivos el crecimiento de la actividad. No obstante, el dato del PMI del sector manufacturero registró su peor lectura en los últimos diez meses hasta alcanzar los con 53,4 puntos.

     

    A principios de 2018, el mercado del petróleo se encontraba en una situación en la que la oferta superaba persistentemente a la demanda y, de este modo, se había acumulado un importante colchón de reservas de petróleo. Aún así, el precio del Brent se había recuperado de las caídas de 2014 y 2015, y se había estabilizado en alrededor de 55 dólares el barril.Sin embargo, a partir de junio de 2017, los precios del petróleo iniciaron una fuerte tendencia al alza, impulsados tanto por la oferta como por la demanda. Por el lado de la oferta, el acuerdo para reducir la producción entre los miembros de la OPEP y sus aliados logró contener, e incluso reducir, la oferta mundial de petróleo. Además, los recortes en la producción de crudo superaron lo acordado. Dada esta moderación en la oferta, se pensó que la producción de Estados Unidos. se reactivaría fuertemente y contendría el precio del Brent entre 50 y 60 dólares. Sin embargo, en los últimos trimestres la infraestructura petrolera estadounidense se ha visto limitada por cuellos de botella y no ha podido compensar los recortes de la OPEP.La contención de la oferta ha ido acompañada, por el lado de la demanda, de un vigoroso avance de la economía mundial, que ha superado las expectativas y ha forzado un aumento significativo de las previsiones de crecimiento. España es un país que tiene una gran dependencia energética, por lo que la subida de los precios del crudo restan competitividad al sector empresarial por el encarecimiento de la energía en su estructura de costes

    Pedro Biurrun : La ‘Amazonización’ de la banca en 10 claves

    http://www.expansion.com/blogs/estadistica-pollo/2018/07/10/la-amazonizacion-de-la-banca-en-10.html

    «Amazon va a distribuir productos y servicios financieros con nosotros o sin nosotros, y lo hará rápido». Quien así habla es Cristóbal Miralles, CTO y COO de Openbank y uno de los participantes en el foro Reimaginando la banca ante el cambio digital, Menos extrema, pero no contradictoria, es la opinión de Oriol Borrel, director de Sistemas de Información Multicanal de Caixabank, quien defiende que «poder ofrecer los niveles de seguridad y riesgo al conceder un crédito y un conjunto de productos y servicios es una ventaja de la que va a seguir disfrutando la banca».Al final, todo el sector coincide en la necesidad de la transformación digital. Las diferencias llegan a la hora de establecer si se hace a dos velocidades (combinando las estructuras y el legacy tradicionales con la innovación), si la revolución tiene que ser radical y de toda la organización o si lo que hay que hacer es crear una nueva arquitectura desde cero.El avance tecnológico, los nuevos entrantes al sector (fintech y grandes plataformas como PayPal) y regulaciones como PSD2, que obligan a ofrecer acceso de los proveedores de servicios de  pagos de terceras empresas (TPP) a la información de los inversores, han lanzado un proceso que no tiene vuelta atrás.Nueve claves de la transformación:

    1-Velocidad. Los nuevos hábitos y demandas del cliente exigen actuar rápidamente y requieren de tecnologías como la nube, para lo que el 70% de las empresas no están preparadas, según Avanade. ¿Quién iba a imaginar hace no mucho que haríamos trasferencias en menos de 5 segundos a cualquier parte del mundo? Hoy se da por hecho. Es la filosofía del one click. Los chatbot que empiezan a llegar a la banca son una realidad en otros sectores desde hace años.

    2-Multicanalidad. En 2004 los clientes digitales de la banca eran el 18% y hoy son el 56%. El sector está reduciendo el número de oficinas, pero no solo. Las está reconvirtiendo en lugares de asesoramiento y comercialización, mucho más amigables y donde se comparte la pantalla con el cliente e incluso el café.

    3-Tecnoformación. La tecnología es esencial, pero tanto o más lo es la formación y cultura de las personas que tienen que utilizarla. Con ordenadores y teléfonos inteligentes, en Caixabank convierten 5.000 oficinas en 28.000 puntos de venta.

    4-Socios. Para dar el servicio que hoy en día demanda el cliente, la banca tiene necesariamente que tener en cuenta a terceros jugadores. En Bankia han llegado a un acuerdo para que sus clientes puedan ver desde el banco los movimientos y el estado de su cuenta en PayPal.

    5-Personalización. Las fintech (nuevos entrantes, en general start ups, muy centrados en la relación con el cliente) han marcado el camino para ofrecer al usuario soluciones personalizadas, basadas en la información (big data) y la tecnología. La banca puede desarrollarlas por sí misma o aliándose, pero la personalización es el camino. En EVO Banco, están implantando la filosofía del customer journey (basada en el ciclo de satisfacción del cliente) con esta idea. Sabadell adapta su estrategia desde el cliente de una pequeña localidad sin internet a la pyme que damanda nuevos servicios.

    6-¿Legacy vs flexibilidad? Es la eterna discusión. Lo mismo que ha permitido a la banca ofrecer seguridad, estabilidad y un entorno confiable es visto por los más disruptivos como un freno a la innovación y la necesaria transformación. En Openbank creen que es necesario ser bastante radical en el cambio, pero piensan que para ello es necesario tener una estrategia bien definida y, solo después, cambiar los procesos y ser valientes para cometer errores y subsanarlos. En Banco Sabadell la opción elegida es la de aprovechar todo el legacy y la seguridad existentes y sobre ello crear una nueva arquitectura mucho más flexible.

    7-Adaptación constante. Incluso un recién nacido en el sector, como Wizink, necesita renovarse cada año. «Hay que adaptarse a los clientes y cambian rápido», afirma Ricardo Gómez, su COO. El cliente bancario da por hecho que se le custodia el dinero y se le ofrece seguridad y confianza a coste cero, pero exige servicios cada vez más sofisticados y en tiempo real.

    8-Conectar. «El cliente no sale una mañana a buscar hipotecas como quien va a las rebajas de ropa, lo que quiere es comprarse una casa o hacer un viaje y tenemos que facilitárselo», asegura Cristo González, directora de Transformación de Unicaja Banco. Las entidades han empezado a poner al cliente en el centro de la actividad.

    9-Nuevos modelos de negocio. Convertirse en el asesor preferente del cliente, sea individual o empresarial es uno de los campos donde la banca se está enfocando. Ya sea en materia de inversión o de financiación e incluso a nivel tecnológico.

    10-¿Ser como Amazon? Para unos, los menos, los Amazon o PayPal se convertirán en bancos; para otros, serán plataformas que comercializarán los productos y servicios de la banca, y para el resto, es la propia banca la que tiene que encontrar el camino para conectar con las nuevas necesidades de los clientes. Pero, de uno u otro modo, la Amazonización del sector es ineludible”

    Daniel Yebra: Los datos que deberían aterrar al inversor ante una nueva burbuja en el sector inmobiliario

    http://www.eleconomista.es/vivienda/noticias/9265798/07/18/Los-datos-que-deberian-aterrar-al-inversor-de-vivienda.html

    “¿Se acerca una nueva burbuja en el mercado inmobiliario español? Esta es la amenaza que atormenta al inversor en vivienda y al conjunto de la economía nacional. Lo aterrador es que ya algunos datos ya oficiales la adelantan.  «Elevado dinamismo residencial». Este es el título que el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, eligió para uno de sus últimos análisis sobre el mercado de la vivienda. Según la óptica desde la que se lean estas palabras se pueden extraer dos deducciones opuestas: la optimista, para quien entienda que se refieren a una actividad sana y digerible para la economía, o la pesimista, para quien observe una alegría interesada y desligada de la realidad de la recuperación. La principal conclusión del texto del altavoz público del sector financiero acaba en el mismo cruce de caminos: «La cultura de la vivienda en propiedad sigue prevaleciendo entre las familias españolas y su materialización es posible bajo un sistema hipotecario tan eficiente y competitivo como el español».Distintos datos rebajan el entusiasmo que subyace en esta afirmación y apuntan hacia el sentido contrario: el que acaba en la formación de una nueva burbuja inmobiliaria -la peor pesadilla del inversor en vivienda y de la economía del país-. Una de las cifras más aterradoras es la relación entre el precio de las viviendas y los ingresos brutos de los hogares que elabora Reuters con la información que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este cociente superó niveles de 2012 -las siete veces- en el primer trimestre de este año y, al ritmo que evoluciona el mercado inmobiliario y ante la congelación de las rentas familiares, parece condenado a acercarse a los máximos previos a la crisis de 2008 -nueve veces-. «A la actual velocidad de avance del precio de la vivienda y con incrementos salariales contenidos el ratio de accesibilidad a la vivienda -precio/ingreso de las familias- repuntará rápidamente hasta situarse cerca de máximos en 2020», admite el equipo de analistas de Banco Sabadell. El ritmo al que hacen referencia en la entidad financiera se acerca, concretamente, al 10% interanual, según el índice del Colegio de Registradores de la Propiedad, algo que no ocurría desde 2007. Otras fuentes oficiales reflejan la misma tendencia. «El año arranca con un nuevo crecimiento intertrimestral de los precios, con el que acumulan 16 trimestres al alza y un repunte desde mínimos -que se marcaron en 2013- del 20,8%», recoge Bankia Estudios con cifras del INE. Según este mismo cálculo, la distancia al techo de la crisis es de poco más de 20 puntos porcentuales para España en conjunto y de algo menos en Madrid y en Baleares. Mientras, la velocidad a la que crece la renta disponible bruta de las familias apenas llega al 2%.

    No es una oportunidad de inversión

    «En un momento en el que hay muchísima liquidez en el mercado, a los inversores no le aconsejamos el inmobiliario, donde hay que ser muy selectivo», incide Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, quien cree que «el destino natural de esta liquidez es la renta variable». Y lo cierto es que hay más datos alarmantes que apoyan este recomendación, hasta el punto de que la situación ha provocado que el propio Ministerio de Fomento reconociera la existencia de burbujas en algunas zonas, algo que el sector inmobiliario rechaza y achaca a la falta de oferta de vivienda, que -supuestamente- no logra cubrir la demanda.Algunas de las cifras que temer son el crecimiento del número de compraventas de viviendas, hasta las 464.465 operaciones de 2017 -máximo no visto de 2008 (552.080)- o el 11% en el que se situó el pasado curso el indicador de la rentabilidad de la vivienda en general. Tras desplomarse por el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, este último índice volvió a superar a la rentabilidad bruta por alquiler en el segundo trimestre de 2014.

    «La demanda de viviendas por motivo de inversión crece con fuerza en los municipios más atractivos, ante las buenas condiciones de financiación, la reducida rentabilidad de las alternativas y el renovado dinamismo del mercado del arrendamiento, impulsado tanto por la demanda de los hogares más jóvenes -con baja capacidad de ahorro por la precariedad laboral- como por la expansión de la vivienda turística, principalmente debido a la penetración de las plataformas de alquiler vacacional», insiste Bankia en un estudio publicado en marzo”

    Elboletin.com : los bancos de la eurozona empiezan a endurecer sus condiciones para ofrecer créditos hipotecarios a la luz de las subidas de precios que experimenta la vivienda en la UE.Los últimos datos de Eurostat constatan que el incremento del coste del ladrillo en los países del euro fue en 2017 mayor que en ningún otro año desde la crisis. Y según recoge Financial Times, los bancos centrales nacionales huelen el peligro de burbuja
    https://www.elboletin.com/noticia/165363/

    Gonzalo Garcia Andres: Durante los primeros años del siglo, en los que la crisis se iba fraguando ante la complacencia general, todas las instituciones financieras internacionales andaban en la inopia. ¿Todas? No. Un pequeño grupo de economistas irreductibles, parapetado en Basilea, alertaba de los peligros que acechaban tras la apariencia de estabilidad y gran moderación. Mientras en Washington D.C. el departamento monetario y de mercado de capitales del FMI, siempre cercano a los susurros de la banca de inversión, alababa la titulización, los informes anuales del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), trataban de destilar a Minsky y a Hayek para recomendar activismo contra los desequilibrios futuros. Hace unas semanas, el venerable banco de bancos publicó un nuevo informe anual, en el que se evalúan algunos de los progresos realizados en los últimos años y se analizan nuevos desafíos

    http://blognewdeal.com/gonzalo-garcia-andres/nostalgia-de-aquel-bis/

    “La interpretación de la situación y perspectivas de la economía global no destaca por su originalidad, aunque contiene algunas notas sucintas que enlazan con preocupaciones tradicionales del BIS. A pesar de las rémoras post-crisis, la actual fase expansiva es ya una de las más largas de las últimas décadas y el PIB estaría ya por encima de su potencial, mientras las tasas de inflación se acercan a sus niveles objetivo (si bien las tasas subyacentes, siguen por lo general bajas). La mala noticia es que el margen de política macroeconómica ha menguado de manera preocupante; como se observa en los siguientes gráficos, la política fiscal está limitada por el stock de deuda pública, mientras la política monetaria no ha recuperado la normalidad ni en términos de tipos de interés ni respecto al balance de los bancos centrales.

    Entre los riesgos se señalan una escalada proteccionista, una subida abrupta de los tipos de interés en Estados Unidos y un aumento en la aversión al riesgo ligado por ejemplo a turbulencias en las economías emergentes o a acontecimientos políticos inesperados. Para tratar de conjurar estos riesgos, se recomienda a las autoridades económicas que miren al largo plazo, actuando en cuatro líneas principales.

    La primera es la de las reformas estructurales, en la que el progreso ha sido magro, incluso si el crecimiento moderado en los últimos años apunta a la existencia de restricciones por el lado de la oferta. En la formulación concreta no pasa de la flexibilización de los mercados de bienes y de trabajo, lo que a estas alturas no deja de resultar decepcionante.

    La segunda línea de actuación es fortalecer la resiliencia del sistema financiero, completando la aplicación de las reformas prudenciales recientes y tratando de facilitar que el sistema bancario recupere una rentabilidad sostenible. Esta preocupación de los banqueros centrales por las cuentas de resultados de los bancos es natural y bien conocida; pero convendría que abordaran el problema con una perspectiva un poco más amplia, que incluyera por ejemplo el problema de competencia que ha generado la tendencia a la concentración tras la crisis.

    La tercera línea de actuación se centraría en la sostenibilidad de las finanzas públicas, evitando políticas fiscales procíclicas, mientras la cuarta invita a transitar con determinación por el estrecho camino de la normalización de las políticas monetarias. El BIS aconseja tirar de las bridas de la política macroeconómica sin titubeos, no porque atisbe un repunte inflacionista sino para crear márgenes de actuación futuros y frenar la toma excesiva de riesgos en el ámbito financiero.El Informe dedica un capítulo a evaluar los avances en el frente macro-prudencial (palabra que se acuñó en Basilea), que recoge aquellas medidas de regulación y supervisión orientadas a moderar el comportamiento pro-cíclico del sistema financiero en su conjunto. A pesar de las dificultades técnicas y de economía política, el BIS estima que se han obtenido progresos tangibles, sobre todo por el cambio cultural que supone asumir que los precios de mercado no son siempre buenos indicadores de riesgo. Invita a los países a aprovechar la favorable coyuntura actual para introducir nuevas medidas macroprudenciales (por ejemplo, provisiones, límites al importe de los préstamos sobre el valor de la garantía o límites al endeudamiento en divisas), que pueden ser más fáciles de aprobar y, a la postre, más eficaces. En cuanto a las tareas pendientes, llama la atención sobre los intermediarios financieros no bancarios, con especial mención a los gestores de activos, que hasta ahora no han sido objeto de medidas con este planteamiento.También se incluye un capítulo sobre las criptomonedas, titulado de forma elocuente Más allá del fenómeno de moda. Se abre la reflexión enmarcando este intento de crear dinero privado basado en un sistema puramente descentralizado, operado con la tecnología de las cadenas de bloques y el registro distribuido, en la historia monetaria. Se recuerda que esta puede entenderse como un cementerio de monedas, porque miles de ellas han ido perdiendo su condición al no ser capaces de responder a la necesidad de escalabilidad (flexibilidad en su oferta para adaptarse a la demanda) y confianza (que obliga a que la oferta se limite para mantener el valor).Las criptomonedas presentan varios problemas que limitan seriamente su capacidad de proporcionar de manera estable los servicios asociados al dinero (ya abordados en el blog). Quizá el que más ha trascendido es la ineficiencia del sistema de operación, que consume ingentes cantidades de energía y de almacenamiento de datos. Pero hay otros más definitivos, como la dificultad para que la cantidad de moneda se adapte a la demanda, que frena el aprovechamiento de las externalidades de red y compromete una posible aplicación generalizada como medio de pago. No solo es difícil aumentar la oferta de manera descentralizada, sino que el coste de procesar un número creciente de transacciones aumenta hasta crear un límite a la capacidad de operación.La fragilidad del valor de las criptomonedas es otro rasgo que las aleja del buen dinero. La ausencia de un responsable del mantenimiento del valor, a imagen y semejanza de un banco central, provoca fuertes fluctuaciones. Por otra parte, aunque los procedimientos de registro son en general seguros, la confianza puede desmoronarse, porque las transacciones no son firmes y el riesgo operacional es muy alto. La conclusión de toda la argumentación es que, a pesar de la sofisticación tecnológica, el entramado institucional descentralizado es inadecuado para sostener con mínima eficiencia una moneda satisfactoria. Al final del capítulo se hace una incursión en la delicada cuestión (delicada para los bancos centrales, se entiende) de permitir el acceso de empresas y consumidores al dinero en el banco central. Se trata de una propuesta de reforma que iría en la dirección contraria a las criptomonedas, pasando del sistema monetario como una asociación público-privada a un sistema público puro. No se entra en profundidad, pero la impresión es que no les gusta.Leer el Informe Anual es siempre un tiempo bien empleado. Pero la audacia intelectual de la que hacían gala los economistas del BIS hace unos años ha decaído en un momento en que resultaría más necesaria que nunca. Es razonable seguir manteniendo la coherencia de su mensaje macro-financiero, que en las condiciones actuales aconseja subir los tipos de interés, adoptar medidas macro-prudenciales y reducir los déficit públicos. Pero en lo que respecta a reformas estructurales, incluyendo el sistema monetario y financiero, se echa de menos una perspectiva que asuma la profundidad de las fallas y desafíos que ha supuesto la crisis. ¿Es posible conciliar la estabilidad y la competencia en el sistema bancario? ¿Es sostenible el capitalismo globalizado sin una distribución de la renta más justa? ¿Por qué no separar el crédito del dinero universalizando el acceso a las cuentas en los bancos centrales? Estas son las preguntas… quizá el año que viene”

    Alex Ruiz: ¿Qué le sugieren expresiones como sharing economy, on demand economy o gig economy? Probablemente, no demasiado. Incluso los estadounidenses, habitantes del país en el que el fenómeno está más desarrollado, demuestran poco conocimiento: preguntados por el Pew Research Center en 2016, dos tercios de los encuestados nunca habían oído hablar de la sharing economy, y del tercio que sí, un 40% enfatizaba el elemento de colaboración desinteresada entre personas, un 25% afirmaba que a pesar de haber oído la expresión no sabían qué era y un 16% apuntaba mucho mejor y decía que eran negocios o individuos compartiendo bienes y servicios en una relación de duración breve

    http://www.caixabankresearch.com/sites/default/files/documents/im_1807_32-33_dossier_1_es_0.pdf

    “¿Por qué decimos que estos últimos acertaban más el tiro? Porque cuando revisamos algunos de los centenares de artículos, estudios y propuestas políticas sobre la cuestión constatamos que, más allá de la denominación, cuatro elementos se repiten en la mayoría de las definiciones. El primero, es que los servicios de la sharing economy comparten el hecho de estar instrumentados sobre plataformas online y que, en la mayor parte de casos, el acceso a dichas plataformas se realiza mediante una aplicación de móvil o tableta. Un segundo aspecto definitorio es que se establecen relaciones entre pares (peer-to-peer), siendo estos pares a veces individuos, a veces empresas. Un tercer elemento característico es que las relaciones entre los actores tienen un carácter temporal. Finalmente, el cuarto ingrediente de la definición es el intercambio de activos, recursos, tiempo o habilidades, de forma muy flexible y dinámica. Así, pues, si se dan estos cuatro aspectos combinados (porque de forma individual los elementos se encuentran en otras formas de hacer negocios, por ejemplo, el carácter temporal de la relación o el uso de plataformas digitales no son privativos de la sharing economy) es probable que estemos en presencia de un fenómeno nuevo que denominaremos sharing economy (o economía del sharing). Que se trata de un fenómeno incipiente lo denota la dificultad para tener aproximaciones cuantitativas fiables mediante las estadísticas convencionales. De entrada, una parte de las transacciones de la sharing economy directamente quedan fuera de las medidas habituales, ya que son actividades de no mercado. Pero, para aquellas transacciones que implican pagos monetarios, la cuantificación es posible. En general, se sigue uno de los dos enfoques siguientes: o se monitoriza la dimensión del consumo o la de la oferta.Desde el primer punto de vista, y a pesar de que la evidencia es limitada, la principal conclusión a la que se llega es que los consumidores utilizan de forma todavía minoritaria la economía del sharing. Según los informes más fiables, entre el 20% y el 30% de los consumidores de los países desarrollados han utilizado algunas de las plataformas digitales que sustentan estos servicios o han compartido algunos de los activos, tangibles o intangibles, que se intercambian. Otro aspecto que a veces se analiza es si los hogares reciben alguna renta proveniente de este ámbito. En EE. UU., según el Pew Research Center, en 2016, aproximadamente un 25% de los norteamericanos habían recibido algún ingreso de la sharing economy, aunque, si se elimina la venta de un bien de segunda mano, las cifras se reducían a menos de la mitad. Bajo el segundo enfoque, y siguiendo al que es quizás el informe más referenciado en la cuestión,1 es usual identificar cinco grandes sectores principales que operan bajo modelos de negocio de sharing economy: alojamiento entre pares o usuarios, transporte entre usuarios, servicios a los hogares a demanda, servicios profesionales a demanda y finanzas colaborativas. Según dicho informe, en Europa y en 2015, estos cinco sectores acumularon transacciones por un montante de 28.000 millones de euros, que generaron ingresos para las plataformas digitales relacionadas de 4.000 millones de euros. Aunque los niveles, por sí mismos, no parecen excesivos, el ritmo de crecimiento en los últimos años sí que está siendo significativo, ya que las transacciones se triplicaron entre 2013 y 2015, mientras que los ingresos se cuadruplicaron.Vista la velocidad del cambio a la que estamos asistiendo, la pregunta inmediata es plantearse cuáles son las perspectivas futuras de la economía del sharing. Atender a esta cuestión requiere una reflexión previa sobre cuáles son los factores fundamentales que explican la expansión del fenómeno. De forma general, la eclosión de la sharing economy, y su difusión futura, es el resultado de la confluencia de los cambios en dos ámbitos distintos, el propiamente tecnológico y el de las expectativas de los consumidores. Por lo que se refiere al primero, la digitalización y las plataformas ofrecen a los proveedores la posibilidad de adaptar su oferta a condiciones cambiantes con una flexibilidad elevada. Dicha flexibilidad deriva tanto de la forma en que se oferta el servicio (por ejemplo, con escasas restricciones horarias) como de la posibilidad de explotar la información de los usuarios (mediante tecnologías big data, probablemente). Esta provisión de servicios se realiza muchas veces a un coste más bajo, derivado, por ejemplo, de la eliminación de intermediarios convencionales o de la explotación de activos infrautilizados (podemos pensar en el uso escasamente intensivo que se realiza de bienes como casas o vehículos, pero también de activos intangibles como ciertos conocimientos).Los cambios en las expectativas de los consumidores, y en sus demandas, son también muy sustanciales. En términos generales, los beneficios que obtienen los consumidores de la sharing economy son fruto de una combinación de factores económicos tradicionales (mejores precios, menor tiempo dedicado a la búsqueda o mejor emparejamiento de oferta y demanda, por citar los principales) y otros de carácter social o medioambiental, como la utilidad derivada de la satisfacción de llevar a cabo prácticas de consumo que se perciben como más sostenibles y favorables al medio ambiente, más transparencia percibida en las transacciones, razones puramente altruistas o sensación de cocrear, o al menos orientar, el servicio (mediante propuestas y/o valoración de la experiencia, por ejemplo).Siendo estos los factores subyacentes a la expansión de la sharing economy, cabe plantearse cómo interactúan con los distintos modelos de negocio. Como sucede con otros cambios vinculados con la innovación y los shocks tecnológicos, en términos generales, cabe distinguir tres situaciones posibles. La primera sería la de aquellos modelos de negocio que se crean de cero a partir de las plataformas digitales y el enfoque colaborativo, y que han sido capaces de satisfacer las nuevas demandas del consumidor de forma favorable. A estos modelos de negocio los denominaremos «puros». Cronológicamente, los modelos de negocio «puros» han sido los primeros en materializarse y se asocian de forma más clara con el fenómeno de la economía del sharing. A un segundo grupo de modelos de negocio los bautizamos como «revolucionados». Son aquellos que están viendo sustancialmente alterada su forma tradicional de competir por la emergencia de la economía del sharing y que, en el futuro, probablemente, habrán de hibridar elementos colaborativos digitales con otros aspectos de su core business tradicional. Finalmente, también existirán empresas cuyo modelo de negocio no se verá afectado, o solo de forma marginal, por la sharing economy y que etiquetamos como «tradicionales». Los ejercicios prospectivos disponibles se centran, en la mayor parte de casos, en identificar sectores, actividades y modelos de negocio «puros» (en los que los factores que empujan la economía del sharing se están explotando extensivamente) y proyectar en el futuro sus tendencias. Es lo que hace, por ejemplo, el estudio anteriormente citado, y que, como se puede apreciar en el gráfico adjunto, proyecta que los ingresos de las plataformas y el volumen de los ingresos se multiplicará por más de 20 hasta 2025 en los cinco sectores antes mencionados (alojamiento entre pares o usuarios, transporte entre usuarios, servicios a los hogares a demanda, servicios profesionales a demanda y finanzas colaborativas). Mucho menos sabemos del que podría ser el principal ámbito de expansión de la sharing economy, su extensión a otros modelos de negocio ya existentes. Por ejemplo, ¿podemos pensar en sectores en los cuales existan activos infrautilizados, sensibilidad sobre sostenibilidad medioambiental creciente o presión para participar en el proceso de creación de la experiencia? Si la respuesta es afirmativa, el sector podría ser susceptible de verse revolucionado por las plataformas digitales. Una forma de concretar el potencial del proceso es determinar qué sectores, definidos convencionalmente, se están viendo afectados por los modelos de negocio «puros» y ver qué importancia tienen en la economía. Según Credit Suisse, las actividades «puras» de sharing economy interactúan con sectores que, en los países avanzados, representan del orden del 50% de la economía. Es poco probable que el nivel de penetración de la economía de sharing llegue nunca a ser tan grande, pero esta cifra es un recordatorio de que pocos sectores pueden considerarse inexpugnables a sus efectos disruptivos y que muchas empresas deberán concebir cambios en su modelo de negocio que reconviertan relaciones de competencia con el sharing a otras de cooperación.La sharing economy, en conclusión, es un fenómeno nuevo, como denota la forma borrosa con la que todavía se define, pero más allá del nombre, lo que parece emerger es una nueva forma de hacer negocios. Si hoy un nuevo Adam Smith estuviese en el ambicioso ejercicio intelectual de conceptualizar lo que venimos a llamar «economía digital», probablemente ya no utilizaría su famoso ejemplo de la fábrica de agujas para alumbrar aspectos claves. Sospechamos que le sería más instructivo explorar algunas plataformas digitales, en las que, por cierto, podría vender a sus pares, directamente, su nuevo libro (perdón, ebook), que aventuramos que se podría titular algo así como «La riqueza (digital) de los individuos».

    Sergio Garcia: Quién lidera las cortes generales? ¿Qué leyes se han promulgado en el último mes? ¿Para qué sirve la Mesa del Congreso de los Diputados? Imagínese un examen así para determinar si está usted capacitado o no para votar en las próximas elecciones generales. Esta es la peligrosa propuesta de Jason Brennan, un filósofo que, en tiempos revueltos para el sistema democrático, propone dar un poder político de voto distinto a cada persona en función de sus conocimientos. Una élite seleccionando a otra élite para que nos gobierne

    http://www.bolsamania.com/analytiks/2018/07/04/epistocracia-todo-para-el-pueblo-pero-sin-la-mayor-parte-del-pueblo/

    “i el despotismo ilustrado proponía que los gobernantes hiciesen su trabajo sin consultar a los ciudadanos (todo para el pueblo, pero sin el pueblo), la idea de Brennan se sitúa en un estadio inferior. Gobernar para el pueblo, pero consultando únicamente a los más preparados, dado que el votante medio suele estar mal informado o desconocer la información política básica. En una entrevista con La Vanguardia, el filósofo señala que “la calidad de los políticos refleja la calidad del electorado. Si los votantes fueran personas informadas, desapasionadas y cuyas mentes funcionaran de una forma científica, entonces los políticos se molestarían en darles toda la información”.Brennan vende como ‘impacto positivo’ la expropiación del derecho a voto a millones de ciudadanos. Solo votarían las élites, tanto económicas como intelectuales, pues, por norma general, a mayor nivel adquisitivo, mayor nivel cultural. Unas élites que, aunque pretendan lo contrario, desconocen las necesidades de las clases más bajas. Restringir la democracia ha tenido resultados catastróficos en la historia. La excusa de que solo voten los más capaces, las prendas de incorrección política con que este movimiento quiere arroparse y la necesidad de revivir al superhombre ideado por Nietzsche no es más que otro intento de implantar el fascismo en el siglo XXI”

    Esther Miguel Trula: Una reciente investigación periodística del Wall Street Journal ha puesto de relieve la falsedad del estado evolutivo de las Inteligencias Artificiales. Gracias al escándalo de los correos de Google hemos descubierto que cientos de desarrolladores de apps han demostrado que es más barato y más fácil contratar a humanos para actuar como “robots” que crear esos mismos robots que deberían sustituirnos. Expensify, Scale o Edison Software, entre otras, tenían a ingenieros leyendo cientos de miles de correos para responder a emails de forma inteligente, humanos tecleando en tiempo real los recibos que los usuarios mandaban con su teléfono a través de la «tecnología smartscan» para tener estas facturas transcritas. El asistente virtual de Messenger de Facebook son personas de carne y hueso

    https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/ias-no-te-van-kiuuiuiquitar-trabajo-granjas-bots-humanos-descubiertas-escandalo-gmail?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=10_Jul_2018+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+CONTENT

    Machine learning:muchos de los trabajos que se descubren en esta investigación dependen de un plan mixto. Contratar durante un tiempo a personal para desarrollar la costosa IA hasta que esta sea capaz de caminar por sí sola. La realidad es que muchas de estas empresas podrían no hacer despegar sus IAs nunca, teniendo a personas contratadas en empleos dignos de bots, muy inhumanos.El diseño ‘Mago de Oz’: como tu empresa aún no ha logrado desarrollar la experiencia del producto final, hace trampas durante un tiempo colocando a empleados humanos a simular sistemas de Inteligencia Artificiales hasta que estos estén completos. Por ejemplo, existirían servicios cuya experiencia con el cliente pase por el audio donde haya contratados humanos que al hablar con el cliente finjan ser deshumanizadas grabaciones robóticas. Ni Westworld lo hubiera hecho mejor.Del robot al humano: un sector tan industrializado y automatizable como el de la automoción también ha vivido desrobotizaciones. Al instalar las nuevas líneas de producción en las fábricas japonesas de Toyota se crearon puestos para humanos que en otras partes de la nave realizaban máquinas. Se redujo la acumulación de residuos en un 10%, el espacio de la línea de producción y se abarató el coste de algunas partes de los chasis del coche.

    Empleada china de una granja de clicks para subir la nota de aplicaciones en la App Store.

    El Turco: famoso juguete de Kempelen de mediados del siglo XVIII. Un cubo de madera que se creía que era un autómata o robot capaz de vencer a los mejores jugadores de ajedrez. En realidad se trataba de una ilusión mecánica: dentro de la caja había un experto ajedrecista escondido. Hizo demostraciones por toda Europa y Norteamérica durante 80 años, jugando y venciendo a personas ilustres como Bonaparte o Benjamin Franklin.

    Precario, la herramienta más rentable: la fábula de la tecnología puntera destructora de trabajo se topa con un problema: aún a día de hoy para muchas empresas sigue siendo mejor depender de la mano de obra barata en lugar de invertir en costosas infraestructuras de capital. Según un estudio de la revista Technological Forecasting & Social Change, solo el 10% de las compañías estadounidenses que podrían beneficiarse de la automatización con la tecnología actual han optado por ella. En los sectores de baja cualificación y mal remunerados (como son cuidado del hogar, restauración o trabajo manual en fábricas), seguirá siendo más barato contratar a personas y lo será durante muchos años.

    Dinamitarlo hasta el final: todo lo descrito no entra en el siguiente nivel, la farragosa cuestión macroeconómica acerca de que una mayor automatización, al generar una competencia brutal a escala mundial, podría destruir los potenciales márgenes de beneficios de sectores completos de la economía. Sin ir más lejos, pensar en lo que le ha hecho Spotify a la industria musical.

    No soy un robot: y, en pleno 2018, no te olvides de marcar todas las imágenes correspondientes a señales de tráfico.

     

     

     

     

    Aurora Naxcarino: Nada ha hecho tanto por el avance de la igualdad de género como la incorporación masiva de la mujer a la estructura económica. A menudo, los críticos del feminismo aluden a las preferencias para justificar las organizaciones sociales existentes y el lugar que ocupa la mujer en ellas. Olvidan que las preferencias de las mujeres no están escritas en mármol y que no se configuran en el éter, y esa es la razón por la que en el último siglo hemos asistido a una revolución en las preferencias de las mujeres, de la mano de los cambios en la estructura laboral y económica. Por eso es tan importante insistir en el trabajo

    http://www.letraslibres.com/espana-mexico/politica/soy-feminista-radical

    “”A menudo, los críticos del feminismo aluden a las preferencias para justificar las organizaciones sociales existentes y el lugar que ocupa la mujer en ellas. Olvidan que las preferencias de las mujeres no están escritas en mármol y que no se configuran en el éter, y esa es la razón por la que en el último siglo hemos asistido a una revolución en las preferencias de las mujeres, de la mano de los cambios en la estructura laboral y económica. Por eso es tan importante insistir en el trabajo. Quienes recurren a las preferencias suelen esgrimir también argumentos biologicistas. Pero es difícil defender que las transformaciones de las sociedades occidentales en el transcurso de un siglo puedan obedecer a mutaciones genéticas. O que las diferentes preferencias expresadas por personas que viven en estados con formas de organización política, económica y social diversas puedan explicarse por su genotipo. Como es difícil defender la biología como elemento normativo sobre el que debieran organizarse las sociedades: el “proceso de la civilización”, tal como lo formuló Norbert Elias, es una lucha por establecer una organización social emancipada de la falacia naturalista. Lo llamativo es que estos argumentos biologicistas ya no solo los formulan los críticos del feminismo. Ahora también los escuchamos dentro del movimiento feminista. Y no es el único aspecto en el que una parte del feminismo y sus críticos parecen haber convergido. Los discursos emancipadores y por el empoderamiento de la mujer han dado paso, en algunos sectores, a una actitud paternalista y puritana, conservadora al cabo, que nos hace menos libres y que incluso fomenta una relación desquiciada con nuestro propio cuerpo y con nuestra forma de vivir la sexualidad como personas adultas. Hay un feminismo que sitúa a las mujeres en un plano de inferioridad y que se esfuerza por visibilizar la excepcionalidad de la feminidad. Ese énfasis en la diferencia nos aleja del objetivo de la igualdad. Este feminismo puritano, comprando una parte del discurso conservador, admite que el atributo que nos es propio a las mujeres es “el cuidado”. Si el punto de partida de un feminismo radical debiera ser que mujeres y hombres han de tener un igual papel político, económico y social, el feminismo puritano da por bueno el argumento de los cuidados para, a continuación, reclamar una “feminización” de la sociedad. Es una opinión personal, pero yo no quiero feminizar la sociedad, me conformo con que no me atribuyan un papel social por razón de género”

    Fernando Goma: El cambio de uso de elementos privativos en propiedad horizontal: últimas noticias jurisprudenciales

    https://hayderecho.com/2018/07/06/cambio-de-uso-de-elementos-privativos-en-propiedad-horizontal-ultimas-noticias-jurisprudenciales/

    “Un tema recurrente en las propiedades horizontales es si se puede cambiar el uso de un local a vivienda, o viceversa, sin necesidad del consentimiento de la junta de propietarios y, en su caso, con qué requisitos. Por ejemplo, que un elemento que era una oficina pase a tener el uso de vivienda por la sola voluntad de su titular.Una reciente sentencia de la sala de lo Civil del Tribunal Supremo, de fecha 15 de junio de 2018, viene a hacer un resumen muy completo de la situación a día de hoy.El supuesto de hecho consistía en lo siguiente: en el título constitutivo de la propiedad horizontal se dice que en la planta baja hay “un local para oficina”.  Parece ser que lo que había era una oficina bancaria. Su propietario, se supone que tras abandonar el banco el local, y sin acuerdo de junta, cambia el uso a vivienda. Es demandado y pierde en primera instancia, porque el juez entiende que es imprescindible un acuerdo unánime de los propietarios, dado que se trata de una modificación del título constitutivo.La Audiencia Provincial dice dos cosas: por una parte, que el derecho de propiedad de los elementos privativos en el régimen de la propiedad horizontal permite el uso del bien adecuado a su naturaleza cualquiera que sea mientras no vulnere los límites genéricos de toda propiedad y los específicos de la propiedad horizontal y que no puede ser limitado por la mera descripción que de los pisos o locales se realice en el título constitutivo.Pero para el caso concreto que analiza señala que el título constitutivo no solo se limita a describir los dos elementos privativos con los que cuenta el edificio, señalando que el local en cuestión se dedica a oficina sin más, sino que además, después de referirse a esa descripción señala, respecto al edificio, En definitiva, el Tribunal Supremo establece claramente que el cambio de uso de un elemento privativo, por ejemplo de oficina a vivienda o viceversa, solamente requerirá el acuerdo de junta por unanimidad (y, en su caso, modificación estatutaria), cuando la prohibición se encuentre establecida de manera expresa, no es suficiente con ciertas menciones, porque la interpretación de las limitaciones debe hacerse siempre de manera restrictiva, de acuerdo con una jurisprudencia que la propia sentencia califica de “contundente”.En todo caso, las limitaciones son siempre posibles, y, si son expresas y se encuentran en el título constitutivo o los estatutos, absolutamente vinculantes, lo que tiene interés para supuestos como el uso para aprovechamiento vacacional, acerca del cual escribí este post. Y para cambiar el uso, obviamente habrá de contarse con los permisos legales correspondientes, singularmente del ayuntamiento, formalizarlo en documento público notarial e inscribirlo en el registro de la propiedad.Sigue diciendo la sentencia que el derecho de cambio de uso no implica autorización de hacer obras en elementos comunes (sentencia 9 de octubre de 2009), pues en tal caso será preciso que lo conceda la Junta de Propietarios, a salvo lo que se prevea en los Estatutos o en el título constitutivo.Asimismo recalca que cuestión distinta es que  el nuevo uso o destino del elemento privativo pueda ser dañoso, molesto, insalubre, peligroso o inmoral, lo que se sustanciaría conforme a lo dispuesto en la ley de Propiedad Horizontal (artículo séptimo.2)”

    Segismundo Alvarez Royo: El Tribunal Supremo salva la Plusvalía Municipal: el contribuyente ha de probar que no obtuvo ganancia

    https://hayderecho.com/2018/07/10/el-tribunal-supremo-salva-la-plusvalia-municipal-el-contribuyente-ha-de-probar-que-noobtuvo-ganancia/

    “El TS no se para aquí y considera que corresponde al contribuyente la prueba de la inexistencia. Argumenta que se ha de aplicar aplica del art. 105 LGT “conforme al cual «quien haga valer su derecho deberá probar los hechos constitutivos del mismo», y también porque la STC 59/2017 declaró inconstitucional el art. 110.4 LHL, “al impedir a los sujetos pasivos que puedan acreditar la existencia de una situación inexpresiva de capacidad económica”. Este último argumento no me parece convincente: que una norma sea nula por impedir alegar la falta de incremento no significa que a falta de norma alguna sobre como determinar si existe esa ganancia sea el contribuyente el obligado la prueba.Cuando el TS trata de aclarar como debe proceder el contribuyente, no es muy claro a mi juicio:

    En principio dice que “podrá el sujeto pasivo (a) ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla, como es la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas”. Pero al añadir que puede “(b) optar por una prueba pericial que confirme tales indicios” parece indicar que esos indicios han de ser complementados por una tasación pericial. Y la referencia que también puede “(c) emplear cualquier otro medio probatorio ex artículo 106.1 LGT” añade confusión a qué debe hacer el contribuyente.

    Creo que la interpretación correcta es que la administración no podría rechazar sin más esas el principio de prueba aportado, salvo que ella pruebas para desvituarlas, pues la STS dice que “deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones”.Lo que sucede es que esto en la práctica no creo que se dearrolle así, pues como dice la propia sentencia  la valoración de la prueba la efectúa la propia administración. Lo normal es que el esfuerzo inicial del contribuyentes sea inútil y que en la práctica solo tendrá el recurso administrativo y judicial. Su situación es de absoluta inseguridad jurídica, y la idea de que la administración va realmente a valorar la prueba presentada con la liquidación, ilusoria.La STS además deja muchos temas sin resolver.

    El primero es el de la desproporción del impuesto cuando la ganancia sea mínima, a lo que se refiere la propia sentencia sin ofrecer solución: “pudieran darse casos en los que la plusvalía realmente obtenida por el obligado tributario fuera tan escasa que la aplicación de los artículos 107.1 y 107.2 a) del TRLHL pudiera suscitar dudas desde la perspectiva del artículo 31.1 CE”.

    Otra cuestión es cuando si para determinar el incremento hay que tener en cuenta la depreciación monetaria o se pueden sumar gastos e impuestos al valor de adquisición. Si atendemos a que la ratio decidendi de la STC -que tanto cita el TS- es el principio de capacidad económica, es evidente que la respuesta debe ser afirmativa, pero me hubiera encantado que verlo en la sentencia.Pienso que nadie con sentido común podía esperar que el TS confirmara la nulidad de todas las liquidaciones de plus-valía no prescritas, y estoy de acuerdo con el TS en que esa no era la voluntad del TC, ni seguramente hubiera sido justo. Pero a mi juicio la STS deja a los contribuyentes que de verdad no han obtenido ganancias a merced de unas administraciones que abusarán de esta doctrina, de sus mayores medios y de la autotutela administrativa para cobrar cuando no deben”

    Juan Claudio de Ramón : No se puede judicializar la política. En una democracia madura la política debe poder judicializarse: significa que vivimos en un Estado de derecho y no sujetos al arbitrio de nadie. El origen del conflicto es la sentencia del Estatut. El error fue querer encajar a martillazos un estatuto confederal en la Constitución. La sentencia no es causa, es pretexto. Podemos rescatar los artículos anulados. Bien anulados están: nada bueno había en ellos. Hay que dialogar. Pero respetando la ley, que es lo previamente dialogado (Savater). Bueno, pero dialoguemos. Y tanto, pero teniendo en cuenta también las preferencias de los catalanes no nacionalistas. ¿O ellos no son catalanes? Hay que hacer política.

    https://elpais.com/elpais/2018/07/07/opinion/1530984257_652566.html

    “ La política de la cesión es la que ha fracasado. Existen otras políticas: la desconcentración de sedes (distinta de la descentralización) o la gestión federal de las lenguas. Hay que blindar las competencias identitarias. El federalismo no «blinda» competencias y, menos aún, identitarias: si habla usted de convalidar políticas de signo excluyente —como el monolingüismo— no cuente conmigo. El federalismo es la solución. Pero federalismo racional, no confederalismo identitario. La lengua española no está perseguida. No lo está. Está excluida, con el propósito antifederal de adelgazar esa parte de su acervo identitario que los catalanes tienen en común con el resto de españoles. Hay que proteger las lenguas. No a costa de los derechos: cuidando a los hablantes, las lenguas se cuidan solas. El Estado autonómico ya es asimétrico. Exacto: a la vista está que esa asimetría no ha arreglado el problema. Pero hay singularidades. Una constitución pluralista no está para fijar singularidades, sino para permitir que las singularidades, donde existan, afloren en libertad. España es un Estado plurinacional. La plurinacionalidad supone ser español de varias formas, pero vasco, catalán o gallego solo de una: nacionalista (De Miguel). En España hay personas con distinto sentimiento nacional. No cabe dudarlo y es respetable. Pero son personas, no territorios. Es mejor idea una nación plurilingüe que un Estado que por ser plurinacional —una mera yuxtaposición de uniformidades— no será pluralista. No debemos levantar muros. Cuidado con levantar verjas. Un nacionalismo no se combate con otro. Así es, pero una idea de nación, la etnolingüística o la cívica, ha de prevalecer. El problema solo se puede conllevar. Tonterías de Ortega. El problema tiene solución, si probamos ideas nuevas. No se estima lo suficiente a Catalunya. Precisamente porque se estima a Cataluña, y mucho, todo esto es tan doloroso”

    Miguel Ors Villarejo : ¿Por qué nos repugna que Abidal pague por un hígado?

    https://miguelvillarejo.wordpress.com/2018/07/11/por-que-nos-repugna-que-abidal-pague-por-un-higado/#more-1212

    La noticia de que el exjugador del Barcelona Éric Abidal podría haber comprado el hígado que le implantaron en 2012 ha levantado una gran controversia. Para muchos, ciertos ámbitos deberían mantenerse al margen del mercado, y hay cosas por las que efectivamente no se debe pagar, porque el dinero las desnaturaliza. Si después de una cita romántica en vez de un ramo de flores le envía usted a su pareja un sobre con 200 euros y una nota que diga: “Anoche lo pasé muy bien”, es muy probable que no vuelva a verle el pelo. “Ni se compra ni se vende el cariño verdadero”, dice el pasodoble. ¿Ocurre lo mismo con un riñón o un páncreas? El Nobel de Economía Alvin Roth piensa que sí. “Del mismo modo que uno ya no puede subastarse a sí mismo como esclavo, hay transacciones que son ilegales porque se consideran repugnantes”.Habría que ver, sin embargo, qué opinan los afectados. Más de 87.000 europeos aguardan un trasplante y la oferta de órganos apenas llega a 10.500. Y lo trágico es que una proporción significativa jamás lo recibirá. En 2016 fallecieron en España 127 enfermos en lista de espera. En Estados Unidos el dato es de 20 muertos… cada día.“¿Por qué no dejar que la gente venda un riñón que no usa y que los pacientes (o el Estado, en su nombre) pujen por él?”, pregunta The Economist. “Las listas de espera desaparecerían de la noche a la mañana”.La repugnancia no es, sin embargo, la única objeción que suscita el comercio de órganos. Al asignarse por precio, ¿no quedarían excluidas las clases menos pudientes? ¿Y de dónde saldría la materia prima? De individuos desesperados, posiblemente. “Un mercado en el que los pobres fuesen los vendedores, y vendedores forzosos encima, es moralmente intolerable”, admiten William Barnett, Michael Saliba y Deborah Walker.La primera objeción puede sortearse confiando la administración al Estado. Igual que hace ahora con los fármacos, el sistema sanitario adquiriría los órganos y los distribuiría conforme a criterios médicos, no de renta. Gary Becker y Julio Jorge Elías calcularon en un artículo de 2007 que para atender toda la demanda bastaría con ofrecer 15.000 dólares (13.000 euros) por riñón, una suma perfectamente asumible si se piensa que la diálisis cuesta 50.000 euros por paciente y año.¿Y no se organizaría, así y todo, un mercadeo degradante? Los centros de donación se llenarían de individuos dispuestos a lo que fuera con tal de sacar adelante a sus familias (o comprarse una moto) y emprendedores sin escrúpulos irían por el planeta rebanando a los menesterosos trozos de hígado para exportarlos luego a Occidente.Becker y Elías replican que si alguien sin recursos estima que estará mejor sin un riñón, ¿por qué negarle “unos ingresos que podrían serle útiles, sobre todo cuando es para salvar a otra persona”? Se trata de un riesgo limitado. “Debemos saber y entender”, explica el internista Rigoberto Jiménez Ramírez, “que se puede vivir con un solo riñón y llegar a viejo sin ninguna alteración”. Además, en su momento también se argumentó que la profesionalización del Ejército lo inundaría de pobres y no ha resultado cierto. Muchos se alistan por la soldada, pero otros lo hacen por patriotismo o porque les atrae la carrera militar. Los individuos dispuestos a todo por lo general no superan las pruebas de ingreso. “Similarmente, los órganos de drogadictos, seropositivos y pacientes de hepatitis y otras dolencias graves serían rechazados”. Por último, muchas donaciones seguirían siendo post mortem, en cuyo caso nadie dañaría su salud ni podría extirparse frívolamente nada para comprarse una moto: el dinero iría a los herederos.En cuanto al problema de los emprendedores sin escrúpulos, ya se da, como desvela este reportaje de Bangladés, y no hay motivos para creer que vaya a agravarlo una legalización de la compraventa de órganos. Al contrario. “Ahora mismo”, escriben Barnett, Saliba y Walker, “a un millonario que necesita un trasplante y está a la cola en la lista de espera puede pasársele por la cabeza comprar un riñón ilegalmente obtenido”, pero “en un mercado libre, no sentiría esa tentación”, porque no habría listas de espera. Incluso aunque quedaran desaprensivos dispuestos a vender órganos robados, “no sería complicado diseñar un sistema de trazabilidad que, en combinación con […] unas penas disuasorias”, desincentivaran este contrabando.“Las exhortaciones al altruismo y otros esfuerzos para estimular la donación de órganos no han sido capaces de cubrir la enorme brecha que separa oferta y demanda”, escriben Becker y Elías. Ni siquiera España y su modélica Organización Nacional de Trasplantes lo han conseguido. Darle una oportunidad al mercado quizás no sea una propuesta tan repugnante.”

    Ruben Estelles: Los los fondos compradores de los créditos fallidos  de la banca podrán acelerar la recuperación de los créditos fallidos gracias a una resolución que acaba de aprobar la Dirección General de los Registros y del Notariado y que facilita la consecución de una copia de la escritura de dichos créditos «con efectos ejecutivos», es decir, que facilita un acceso rápido a la ejecución, subasta y, llegado el caso, a la adjudicación de dicho activo

    http://www.eleconomista.es/banca-finanzas/noticias/9265440/07/18/Los-notarios-agilizan-el-recobro-de-176000-millones-en-creditos-fallidos.html

    “sEsta medida permitirá que tanto vendedores como compradores puedan mejorar su situación al adelantar la recuperación de la inversión en estos créditos fallidos entre 12 y 15 meses si están garantizados con una hipoteca.Tras el gran proceso de reestructuración que ha vivido el sector financiero en los últimos años, la venta de créditos fallidos adolecía de un problema de falta de documentación en una parte importante de los casos por la integración de las entidades, lo que obligaba en muchos de los contratos a establecer un sistema de garantías.Ante esta situación, el bufete Garrigues mantuvo en marzo una ronda de reuniones con las entidades de servicing más relevantes del mercado español para tratar de impulsar una solución. Estas entidades, que están gestionando la recuperación de 176.000 millones de euros de créditos fallidos, necesitaban que se resolviera un problema que no se estaba dando en otros países europeos para poder facilitar la reducción de este tipo de créditos en los balances de las entidades financieras y que provocaba que las operaciones de venta de este tipo de carteras se estuvieran cerrando «a un precio jurídico más que de mercado», indica el socio de Garrigues, Juan Verdugo. Este experto en reestructuración de deudas explicó a elEconomista que detectó que no existía una directriz para los notarios sobre la facultad para expedir a favor de los fondos compradores de los créditos fallidos otra copia de la escritura de hipoteca «con efectos ejecutivos».El despacho entendió que era imprescindible obtener una vía para que el inversor, adquirente del crédito fallido y nuevo acreedor, obtuviera ese tipo de copia. La consulta confirma que los notarios pueden expedir una nueva copia «con efectos ejecutivos» a favor del inversor que adquiere los NPLs (créditos fallidos) garantizados con hipoteca inmobiliaria si antes ese inversor no obtuvo otra. Según la Dirección General del Notariado, esa nueva copia faculta al nuevo acreedor para acceder al procedimiento ágil y privilegiado de ejecución hipotecaria.Según explica el despacho en una nota para sus clientes, lo que sucedía hasta ahora era que estos inversores, que tras la adquisición de los créditos fallidos se convertían en los nuevos titulares de esos créditos, veían poderosamente obstaculizada su estrategia de recuperación, que se dilataba en el tiempo incluso varios años. Eso se debe a que, muy habitualmente, los inversores no podían localizar ni obtener de la entidad financiera que les transmitía los créditos una copia de la escritura de hipoteca «con efectos ejecutivos», que es la clase de documento que se exige legalmente en España para ejecutar la hipoteca por la vía más ágil y privilegiada.Esta dificultad estaba suponiendo que el mercado español para este tipo de créditos perdiera competitividad frente al de otros países y, sobre todo, rebajaba el precio abonado por los inversores si la entidad financiera que los transmitía no podía localizar en sus archivos y entregar al inversor esa copia de la escritura de hipoteca. Como consecuencia, los inversores descontaban del precio que pagaban a las entidades financieras por los créditos el tiempo y los costes de emprender otras vías legales, más lentas y de muy incierto resultado, que además tampoco les aseguraban acceder al activo hipotecado.La resolución dictada, que se publicará próximamente en el Boletín Oficial del Estado, no solo confirma en todos los extremos la consulta presentada por Garrigues, sino que concluye diciendo que este nuevo criterio redundará en la disminución de tiempos en la ejecución del crédito hipotecario por parte de los inversores. Todo ello favorece el mercado de crédito y potencia la hipoteca como la mejor garantía para acceder al valor de la cosa hipotecada.El cambio se produce en un momento en que los bancos están intentando acelerar la venta de activos improductivos de sus balances, entre los que se encuentran cerca de 90.000 millones de créditos dudosos, buena parte respaldados por inmuebles. De esta manera, la medida adoptada por la Dirección General del Notariado podría facilitar la venta de estas carteras por parte del sector financiero, ya que eleva el atractivo para que los fondos las adquieran al eliminarse trabas”

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos. No crean en las palabras y solo se fíen de los hechos 

    Manuel.portelap@gmail.com

    BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA Www.agendadeprensa.org

    Hay dos procedimientos alternativos para suscribirse.

    La primera manera para   suscribirse es mediante    una transferencia periodica fija de 15 euros/mes a la C/C de  MANUEL PORTELA PEÑAS en la entidad bancaria

    kutxabank

    IBAN ES09

    2095 0334 8091 0306 8877

    La otra modalidad de suscripción  funciona mediante un recibo de 15 euros /mes que tramito mediante mi  banco contra la C/C del suscriptor. Para ello es imprescindible hacerme llegar el siguiente boletín de suscripción:

    Autorización de cargo en cuenta

    Nombre y Apellidos : XXXXXXXXXXXXXXXXXX

    NIF/CIF:   ZZZZZZZZZ

    Número de cuenta (20 dígitos): ZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

    Enviar el cupón, debidamente relleno,  a la siguiente dirección:

    manuel.portelap@gmail.com

     

     

     

Calendario de artículos

julio 2018
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Artículos anteriores