• http://www.elconfidencialsaharaui.com/2017/09/espana-suprime-con-fuerza-la-primavera.html

    Sanda YañezLa primavera catalana

    Josep Carles Rius : Un paso más hacia la primavera catalana

    https://make-essay.net/essay-writing-service

    http://www.eldiario.es/catalunya/opinions/paso-primavera-catalana_6_247485276.html

    Vidal Vidal : La primavera catalana

    https://www.segre.com/noticies/opinio/dia_reg/2017/09/24/la_primavera_catalana_28806_1129.html

    Antoni VivesLa primavera catalana

    http://www.ara.cat/opinio/primavera-catalana_0_1582041787.html

    Emili BellaLa primavera catalana

    http://www.elpuntavui.cat/opinio/article/8-articles/1098340-primavera-catalana.html

    Luis Herrero : En la recta  final

    http://www.libertaddigital.com/opinion/luis-herrero/en-la-recta-final-83249/

    Curri Valenzuela: Admiten ahora en el Ejecutivo que “las cosas se están complicando».La complicación, no prevista hasta hace unos días, está haciendo mas difícil cada minuto que pasa no recurrir a medidas judiciales que puedan implicar la detención de los responsables de organizar el referéndum. En las primeras conversaciones mantenidas por el presidente del Gobierno con los líderes del PSOE y Ciudadanos se habló únicamente de acudir al Tribunal Constitucional para que declarara nula la convocatoria mientras que las fuerzas de seguridad requisaban urnas y papeletas y se tomaban medidas para impedir la apertura de los colegios electorales.

    http://www.abc.es/espana/abci-155-201709250318_noticia.html

    “La estrategia, que no contaba con un plan B, rodó por los suelos el miércoles pasado cuando el titular del Juzgado número 13 de Barcelona ordenó la detención de una docena de altos cargos de la Generalitat, los que dirigían los preparativos del referéndum. El magistrado Juan Antonio Ramírez Sunyer actuó por cuenta propia, sin el amparo de la Fiscalía, en base a una denuncia formulada hace seis meses por el partido VOX. Y el Gobierno se enteró de la noticia la tarde anterior, cuando Interior tuvo conocimiento de que el juez había notificado a la Guardia Civil que se preparara para llevar a cabo las detenciones a primera hora de la mañana siguiente”

    Casimiro Garcia Abadillo : La estrategia de comunicación del gobierno sobre Cataluña: ¿hay alguien ahí?

    https://www.elindependiente.com/opinion/2017/09/25/es-la-comunicacion-estupidos/

    Virginia Miranda : Dos hombres y un destino. Rajoy tiene que impedir el referéndum y Puigdemont quiere ser el mártir del 1-O

    http://www.elsiglodeuropa.es/siglo/historico/2017/1214/Index%20Politica%20Tema%20Portada.html

    Miquel Gimenez: ¿Por qué los catalanes que discrepan del independentismo no se manifiestan en la calle?

    http://www.vozpopuli.com/opinion/catalanes-discrepan-independentismo-manifiestan-calle_0_1066394729.html

    Josep Borrell : Puigdemont ha dado la razón a los que defienden que no hay que participar en un referéndum ilegal, que no reúne ninguna garantía democrática. Los ‘no’ a la independencia serán usados para legitimar la participación en lo que algunos presentan como un inocente ejercicio de «movilización ciudadana», cuando de lo que se trata es de dar un salto al vacío de gravísimas consecuencias.

    http://www.elperiodico.com/es/opinion/20170925/naufragio-puigdemont-josep-borrell-articulo-6309509

    Siguió diciendo que el derecho internacional garantiza la autodeterminación de Catalunya, cuando su propio Consell Asesor per la Transició Nacional les ha explicado que no es así, porque no se dan ninguna de las tres condiciones requeridas para ello :  Catalunya  no es una colonia como Argelia de Francia, ni está ocupada militarmente como Lituania por la URSS, ni se violan permanentemente los derechos humanos como en  Kosovo. Nadie se va a  creer esas tesis ni va a reconocer la independencia unilateral de Catalunya, ni esta va seguir automáticamente en la UE.”

    Pedro Vallin entrevista a Jose Maria LaSalle: “El 1-O puede generar una revolución populista que se propague a toda Europa”

    http://www.lavanguardia.com/politica/20170926/431567061185/entrevista-lassalle.html

    Primo Gonzalez: El indefinido coste de un conflicto

    https://www.republica.com/retablos-financieros/2017/09/25/el-indefinido-coste-de-un-conflicto/

    Ana Anton : Los mercados ignoran el órdago secesionista: la prima de riesgo se mantiene estable

    https://www.elindependiente.com/economia/2017/09/24/los-mercados-ignoran-el-ordago-secesionista-con-la-prima-de-riesgo-en-niveles-estables/?utm_source=Usuarios+con+newsletter&utm_campaign=1e44e9efd4-boletin_15_09_25&utm_medium=email&utm_term=0_19d740f1b0-1e44e9efd4-50414599

    Angel Viaña: JP Morgan desaconseja comprar la  deuda española por Cataluña: «Mejor comprar deuda portuguesa»

    http://www.elmundo.es/economia/2017/09/26/59c95dfcca4741d6298b4655.html

    Oscar LOpez Fonseca: El único camión con cañón para lanzar chorros de agua a presión que tiene la Policía ya está en Barcelona. En concreto, en la Zona Franca del puerto, donde el Ministerio del Interior ha concentrado el grueso de los efectivos antidisturbios y aparcado los vehículos policiales junto a los célebres barcos cruceros donde duermen los agentes

    https://politica.elpais.com/politica/2017/09/25/actualidad/1506352774_913153.html

    Federico Jimenez Losantos : Por qué fracasó el 23-F y está triunfando el 1-O

    http://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/por-que-fracaso-el-23-f-y-esta-triunfando-el-1-o-83243/

    Beatriz Parera: De un Govern en manos del delegado del Gobierno a elecciones: el poder del 155

    http://www.caffereggio.net/2017/09/25/govern-manos-del-delegado-del-gobierno-elecciones-poder-del-155-beatriz-parera-confidencial/

    Fernando Gonzalez Urbaneja: Lo que hace unos pocos meses parecía imposible ahora resulta improbable, para algunos,  e incierto para otros. Si los británicos apoyaron el BREXIT, aunque fuera por poco, y los norteamericanos hicieron presidente a Trump, ¿van a ser los catalanes y los españoles menos imprevisibles?

    https://www.republica.com/la-bolsa-o-la-vida/2017/09/25/como-se-arreglara-esta-crisis/

    ¿Cómo se arregla? Pues con bastante trabajo, porque resolver los conflictos enconados suele llevar del doble de tiempo del que llevó su gestación. El eje de ese trabajo tiene que ver con el proyecto que los actuales dirigentes españoles tienen para España y los españoles. Y de eso se habla poco, el discurso oficial es pobretón, reiterativo  y nada ilusionante. No hay relato, no hay propuestas, no hay autoestima ni esperanza. Por eso los rebeldes han llegado tan  lejos, porque han ocupado los espacios que les han dejado libres y ahora son prisioneros de sus propios éxitos y están decididos incluso al “sacrificio” del fracaso porque serían héroes ante los suyos acreedores de agradecimiento, indulto, amnistía y futuro reconocimiento.En realidad no sabemos qué pasará el domingo, aunque hay temores fundados de que poco bueno para todos; y sobre cómo se arregla las expectativas no son mejores porque nadie abre la puerta de las oportunidades”

    Jorge Galindo : Desde el pasado 6 de septiembre, si uno es funcionario en Cataluña se enfrenta a una tesitura sin parangón en la historia reciente de nuestro país: debe escoger entre dos legalidades vigentes que se contradicen entre sí. Una, la que proviene del Estado, de su Constitución y de sus sistemas legislativo y judicial. La otra viene del Parlament y de la Generalitat. El momento de la verdad ha llegado: ¿cómo elegir?

    https://elpais.com/elpais/2017/09/14/opinion/1505398526_214484.html#?ref=rss&format=simple&link=link

    Jose Marcos : Podemos rechaza una declaración unilateral de independencia en Cataluña

    https://politica.elpais.com/politica/2017/09/25/actualidad/1506337206_315185.html

    Lluis Orriols: El votante crucial en esta batalla política es el federalista independentista. Se trata aquellos catalanes que, aún sintiéndose federalistas, simpatizarían con las tesis independentistas si la única alternativa es el statu quo, esto es, una España sin reformar

    http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/instrumental-emocional_6_686691331.html

    Si la aversión al riesgo recomienda descartar el referéndum, al Gobierno le quedaría sólo otra alternativa para resolver el «problema catalan»: plantear nuevas fórmulas de encaje de Catalunya con España con el fin de atraer a una porción de quienes hoy se sienten independentistas. En concreto, el votante crucial en esta batalla política es el federalista independentista. Se trata aquellos catalanes que, aún sintiéndose federalistas, simpatizarían con las tesis independentistas si la única alternativa es el statu quo, esto es, una España sin reformar.

    En los últimos años, el número de federalistas en Catalunya no ha variado de forma significativa. En torno al 20 por ciento de los catalanes se declara federalista desde 2015. La mayoría de ellos no son partidarios de la secesión, pues sólo uno de cada cinco se declara favorable a la independencia, pero se trata de un colectivo con un papel crucial a la hora de conformar mayorías. Por el momento, y a pesar de ese ligero retroceso del independentismo, el porcentaje de federalistas partidarios de la independencia se ha mantenido estable.

    Pese a que el compromiso de los federalistas con la independencia no parece haber cambiado en los últimos tiempos, recientemente han aparecido algunos síntomas preocupantes para el movimiento secesionista. Los votantes federalistas se muestran hoy menos propensos a votar a las formaciones independentistas. Según los datos del CEO, alrededor del 30 por ciento de este colectivo votó en las pasadas elecciones catalanas de 2015 a Junts pel Sí o a la CUP. Sin embargo, en la actualidad solo el 18 por ciento afirman que votarían por estas opciones en unas futuras elecciones. La mayoría de estas deserciones están buscando cobijo en las formaciones no independentistas de izquierdas: el entorno de Podemos-Comuns y, en menor medida, el Partido Socialista Cataluña. Es pronto para calibrar hasta qué punto este movimiento puede determinar la conformación de mayorías parlamentarias en las próximas elecciones. Pero se trata, sin duda, de un primer síntoma de fatiga que el movimiento soberanista haría bien en no ignorar.

    ¿Por qué una porción de los que se sienten federalistas quieren la independencia de Cataluña? ¿Y por qué no se ha reducido ese porcentaje en los últimos meses a pesar de tener ahora una menor simpatía a los partidos del bloque soberanista? Una de las posibles explicaciones se centra en cómo se estructura el debate público en torno a la independencia de Cataluña. Por el momento, el debate sobre sus ventajas e inconvenientes ha sido monopolizado por el entorno soberanista. Éste ha defendido incansablemente en el debate público que la independencia es la solución más óptima para acabar con la crisis política y económica. Fuera de España, Catalunya mejoraría su Estado del Bienestar, se reduciría la deuda (y con ello su capacidad de autogobierno), aumentaría la calidad de sus instituciones y de sus gobernantes.

    Dejando al margen el grado de verosimilitud de tales afirmaciones, lo cierto es que este tipo de justificación instrumental de la independencia puede que sea particularmente atractiva para el votante federalista. En efecto, este colectivo se caracteriza por tener una identidad nacional mixta y muy pocos declaran sentirse exclusivamente catalanes o españoles. Por este motivo, su adhesión a un demos u otro puede dirimirse con mayor facilidad en el terreno de los costes/ beneficios.

    El Gobierno central ha jugado esencialmente en el terreno de la legalidad vigente, desatendiendo el importante debate de las incertidumbres y costes asociados a la independencia. Es probable que esta negativa del Estado a entrar en el debate de las ventajas e inconvenientes de la independencia se debe a que, de hacerlo, se estaría aceptando, de facto, que la independencia se encuentra dentro del menú de opciones posibles. Pero, la renuncia a participar en el debate público tiene inevitablemente costes en la batalla para ganarse la opinión pública.

    Las razones para votar Sí o No en un referéndum de independencia.

    Las consecuencias de cómo se está desarrollando el debate público en esta cuestión queda bien reflejadas en el gráfico 1. El gráfico recoge de forma muy resumida los argumentos que los catalanes ofrecen para justificar su decisión de votar si o no en un referéndum de independencia (usando datos del CEO). Los datos muestran como entre los partidarios del sí, los argumentos de carácter instrumental (i.e. mayor prosperidad y capacidad de gestión) predominan por sobre los de carácter más emocional (i.e. por sentimiento identitario). En cambio, lo contrario ocurre entre los partidarios del no. En este caso, las justificaciones emocionales o identitarias (como preservar la unidad de España) se imponen por encima de las de carácter más instrumental. Esta tendencia también ocurre si ponemos la mirada exclusivamente en los votantes federalistas. Aunque este colectivo justifica sus decisiones menos en clave identitaria que el resto de los catalanes, también nos encontramos con el mismo fenómeno: el sí es esencialmente instrumental y el no esencialmente emocional.

    El Estado debería tomar estos datos con cierta preocupación, pues sugieren que la crucial batalla de los costes y beneficios de la independencia la está ganando, por el momento, los partidarios del Sí. En un momento u otro el Gobierno central deberá dar una respuesta política al problema catalán que vaya más allá de garantizar el respeto del imperio de la ley. El prinicpal objetivo que debería ponerse el Gobierno es el de recuperar a los votantes federalistas. Y la mejor manera de hacerlo es  poniendo encima de la mesa un nuevo encaje de Cataluña con España que resulte para los federalistas más atractivo que la independencia.En suma, el Gobierno debe entrar en la batalla de los costes-beneficios combinando  argumentos sobre los riesgos de una eventual secesión junto con propuestas de reforma que seduzcan al electorado federalistas catalán. De no hacerlo, difícilmente se logrará reducir el porcentaje de independentistas a niveles que no pongan en peligro la unidad de España

    Antonio Santamaria: La crispación se extiende desde las élites hacia la ciudadanía. El bloque independentista se cohesionó a partir de las clases medias formadas durante el pujolismo y ya no hay soluciones fáciles

    https://elpais.com/elpais/2017/09/20/opinion/1505935701_713392.html

    Luis Mauri : Cuántos grupos de WhatsApp ha dañado el ‘procés’?

    http://www.elperiodico.com/es/opinion/20170925/cosas-que-ya-se-han-roto-en-catalunya-luis-mauri-articulo-6310447

    Jordi Evole entrevista a Carles Pugdemont. YouTube

    http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-13/capitulo-1-una-hora-puigdemont_2017092100859.html

    Cara a cara Josep Borrell &  Oriol Junqueras YouTube

    https://www.youtube.com/watch?v=0-bIb9ZHdkk

    Cara a cara García& Margallo Oriol Junqueras. YouTube

    https://www.youtube.com/watch?v=_SsfkJNcxpw

    Cara a cara Pilar Rahola & García-Margallo. YouTube

    https://www.youtube.com/watch?v=uxHLOvsCWzk

    Cara a cara Pilar Rahola Miquel Iceta. YouTube

    https://www.youtube.com/watch?v=waGgMXjo688

    Sergi Pamiés: Serrat, Guardiola y la riqueza de los países plurales

    http://www.lavanguardia.com/politica/20170926/431566490632/serrat-guardiola-paises-plurales.html


    Miguel Angel  Aguilar : Enrico Letta escribe que «una especie de fiebre plebiscitaria recorre Europa. Lo hemos visto en Gran Bretaña, en Hungría, en los Países Bajos, en Italia, o durante la campaña presidencial francesa». Y señala que «el referéndum no es el medio ineludible para asociar directamente a los ciudadanos con las grandes decisiones políticas porque se pueden hacer cosas más democráticas». Explica también que por lo general el debate del referéndum viene dominado por el autor de la pregunta sometida a consulta y por las consecuencias políticas. Precisa que tanto en el caso británico como en el italiano el referéndum se utilizó ante todo con fines políticos y que en ambas campañas fueron instrumentalizadas con intoxicaciones y mentiras

    http://www.elsiglodeuropa.es/siglo/historico/2017/1214/Index%20Opinion%20Miguel%20A.%20Aguilar.html

    republica.com : Joaquim Gay de Montellà, presidente de Fomento del Trabajo -la principal patronal empresarial de Cataluña-, ha abogado por recuperar el diálogo para la creación de un nuevo Estatut y un referéndum legal en 2019. El Estatut debería recoger el reconocimiento de la identidad, más inversiones del Estado, el pacto fiscal, y la representación de Cataluña en organismos internacionales y competiciones deportivas

    https://www.republica.com/2017/09/25/la-patronal-catalana-pide-un-referendum-pactado-en-2019-y-un-nuevo-estatut/

    Virgina Mora: Los empresarios catalanes están divididos sobre la consulta secesionista convocada por la Generalitat

    http://www.bolsamania.com/noticias/economia/cataluna-bajo-la-mirada-de-los-empresarios-cara-a-cara-entre-defensores-y-detractores-del-referendum-del-1-o–2874422.html

    Nacho Cordero : El civet de Luis Conde se le atraganta a la burguesía catalana. Se escudan en que ellos no se guían por directrices políticas sino que solo se deben a sus accionistas, como si la ruptura de la legalidad en Cataluña no fuera a influir en sus negocios

    https://blogs.elconfidencial.com/espana/caza-mayor/2017-09-25/civet-referendum-1-o-luis-conde-burguesia-catalana_1448890/

    Rafael Latorre: Cataluña se instala en la posverdad

    http://www.elmundo.es/espana/2017/09/17/59bd5b91e5fdea5f368b45f2.html

    Lluis Bassets: Movilización, no referéndum. Todo va a ir a peor, hasta que la política no tome de nuevo el mando

    https://politica.elpais.com/politica/2017/09/21/aixo_va_de_democracia_blog_contra_l1o/1505991116_117179.html

    Luís Garicano: La independencias, per fer qué? Respuesta a Jordi Galí

    https://economia.elpais.com/economia/2017/09/08/actualidad/1504867507_445438.html

    Alfredo Pastor: Afortunadamente, un referéndum no es indispensable. Uno puede pensar que las aspiraciones de gran parte del catalanismo quedarían colmadas con una negociación con el Gobierno del Estado cuyos resultados fueran sometidos a consulta. Los puntos esenciales de esa negociación son de sobra conocidos y han sido expuestos infinidad de veces: competencias exclusivas, trato fiscal y agencia tributaria compartida son quizá los más recurrentes. Casi todos ellos caben en la Constitución actual, otros pueden requerir una reforma limitada

    http://www.lavanguardia.com/opinion/20170926/431566543599/apalaches.html

    Xavier sala i Martín: La Independencia catalana. La consecución de la felicidad
    http://elcomentario.tv/reggio/la-consecucionde-la-felicidad-de-xavier-sala-i-martin-en-la-vanguardia/17/09/2012/

    Elperiodico.com : ¿Y en caso de que el referéndum no pueda celebrarse?», le ha inquirido un incisivo Évole. “Si se impide, lo que haré es reunir al Govern, escuchar al Parlament y ver qué decisiones tomamos con esta eventualidad. No está ahora mismo sobre la mesa de DUI (declaración unilateral de independencia). Si se impide el 1-O, seguramente alguien la propondrá sobre la mesa y la debatiremos», ha afirmado. Puigdemont se resistió a subrayar que la declaración unilateral de independencia es o no su opción favorita

    http://www.elperiodico.com/es/politica/20170924/entrevista-jordi-evole-carles-puigdemont-salvados-referendum-6308392

    Luis B. Garcia: Maza: “La posibilidad de pedir prisión para Puigdemont por malversación está abierta”. El fiscal general avisa a Trapero de que si no colabora “tendrá las consecuencias legales oportunas”

    http://www.lavanguardia.com/politica/20170925/431556120597/jose-manuel-maza-fiscal-general-del-estado-prision-puigdemont-malversacion.html

    Ignacio Camacho : Cambio de fase. De la rebeldía a la revuelta. De las instituciones a la calle. Los soberanistas empiezan a comprender que han perdido el referéndum, o que lo van a perder porque el Estado, acelerando su trantrán, ha desmontado al fin la mesa de los trileros, les ha incautado las papeletas y se ha llevado presos a unos cuantos de ellos. Faltan por confiscar las urnas pero acabarán apareciendo. De modo que los insurrectos han pasado al plan B, el de la agitación callera, tan vistosa para abrir los noticieros. Y en esta tarea, delegada en las plataformas que organizan la Diada y en los borrokitas de las CUP, cuentan también con la experta colaboración de las diferentes marcas de Podemos

    http://www.abc.es/opinion/abci-revuelta-201709210734_noticia.html

    Angel Ortega: Lo ocurrido –y aún queda recorrido– ha respondido, está respondiendo, por parte de los independentistas (y de muchos españolistas) más a las emociones que a la razón. Cuando ambas se enfrentan, suelen predominar las primeras. Habría que estudiar este caso a la luz de las enseñanzas del Nobel Daniel Kahneman

    http://www.caffereggio.net/2017/09/25/tras-no-referendum-una-nueva-etapa-andres-ortega-zona-critica-eldiario/

    Entre lo positivo :

    1. Hasta ahora, se ha parado el referéndum desde el Estado de Derecho. Aunque haya quedado en entredicho la división de poderes y se ha dado un deterioro institucional. Y se haya provocado indignación en amplios sectores de la sociedad catalana.

    2. No ha habido, de momento, que usar el artículo 155 de la Constitución (aunque podría resucitarse la cuestión ante la resistencia del Govern a acatar algunos mandatos, o si se produjera una declaración unilateral de independencia).

    3. Hay una alergia general a la violencia. Es esencial que se mantenga. Pero no está garantizado.

    4. Se va a abrir una nueva etapa. Hay que saber aprovecharla. Pero ¿se podrá? ¿Se sabrá?

    5. El Gobierno, el PSOE –aunque hay varios PSOE respecto a toda esta cuestión-, Podemos y otros están ahora dispuestos a un diálogo con los partidos catalanes tras el 1 de octubre. Aunque ese diálogo se tendría que haber iniciado hace años. ¿Ha habido que llegar a estos para provocarlo? Dice mucho de nuestro sistema y clase políticos.

    6. La idea de comenzarlo en la nueva comisión en el Congreso de los Diputados sobre el futuro de Cataluña y del Estado Autonómico –una Comisión de ¿Qué es España?- es acertada. Convóquese ya para después del 1-O.

    7. La salida más razonable en el horizonte próximo son unas elecciones en Cataluña. Según el reciente sondeo de eldiario.es, los independentistas podrían perder la mayoría. Otros indican prácticamente una repetición de las de 2015, aunque con los de Ada Colau en posición de árbitro. Quizás se podría abrir otra lógica, como la de una mayoría de izquierdas.

    Entre lo negativo:

    1. Las heridas no son solo internas a Cataluña, sino generales para el conjunto de España. Son profundas y difíciles de restañar.

    2. La sociedad catalana, hasta en las intimidades familiares, se ha dividido, y ello se debe en buena parte a la irresponsabilidad de los que han impulsado este intento independentista en contra de la ley, la falta de diálogo previo desde el Gobierno y otros sectores desde 2010. Tales divisiones perdurarán.

    3. La antipatía y el recelo, por no decir el odio, entre una parte importante de la sociedad catalana y el resto de la española ha crecido. Hoy probablemente hay más anticatalanismo en el resto de España y más anti-España en la sociedad catalana que antes.

    4. La tentación de trasladar el pulso a “la calle” –que la CUP sabe manejar bien y ya pide una huelga general en Cataluña para el 3 de octubre– ha empezado. Y “la calle”, con ser importante y numerosa en este caso, también provoca espejismos sobre mayorías.

    5. Las detenciones y cargos desde el poder judicial, incluida la fiscalía, y las que aún pueden venir, una vez puestas en marcha siguen su propia dinámica, y pueden dificultar el diálogo y posterior.

    Luego, claro, están los efectos no previstos, por imprevisibles.

    Todo ello no quita para que se haya instalado la idea de que esto no acabará de resolverse sin uno, o varios, referéndums legales. La demanda de un referéndum sobre la independencia es abrumadoramente mayoritaria en Cataluña. Nunca se debió tratar de optar entre lo que hay y la independencia, sino otras posibilidades que ha de despejar el diálogo que se reclama desde tantas partes, también desde fuera de España, para reformas administrativas, legales, constitucionales y estatutarias. Esa debe ser la nueva etapa en la que hará falta serenidad, generosidad e imaginación, y sentido común político. Pero para empezarla, y a falta de lo que pueda ocurrir en los días inmediatamente posteriores al 1-O, falta una semana, una eternidad en esta situación en la que pueden pasar muchas cosas”

    uis Cano : Un  mapa  muestra por qué ningún país europeo reconocerá la independencia de Cataluña. La mayoría de los Estados soportan movimientos secesionistas dentro de sus fronteras

    http://www.abc.es/espana/catalunya/abci-mapa-muestra-ningun-pais-europeo-reconocera-independencia-cataluna-201709040245_noticia.html

    Cataluña no es la única región europea donde hay intentos secesionistas. De aceptar su independencia, como advierte el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, otros movimientos se podrían sentir alentados. Y el continente europeo quedaría dividido en diminutos países. Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Países Bajos… incluso Dinamarca, que ignoró al presidente de la Generalitat la semana pasada en la apertura de su «embajada». Todos cuentan con regiones donde hay movimientos nacionalistas. Apenas un puñado de países se libran del secesionismo dentro de sus fronteras. Si todos los independentistas lograsen su objetivo, el continente quedaría así de fragmentado

    Francia cuenta con movimientos independentistas, o fuertemente autonomistas, en toda su periferia. Además de los catalanes del Rosellón y los eukaldunes del País Vasco francés, están Bretaña, Normandía, Occitania, Provenza, Saboya, Alsacia y Córcega. Nueve territorios perdidos.

    Italia, unificada en el siglo XIX, también cuenta con numerosos movimientos independentistas o autonomistas excluyentes, especialmente en el norte (Lombardía, Venecia, Liguria y Friuli), pero también en las islas de Cerdeña y Sicilia. Tirol del Sur aspira a unirse con Austria. La Padania, la entelequia que parte el país en dos, norte y sur, es la meta de la potente Liga Norte. San Marino y El Vaticano conviven secularmente con Italia como Estados independientes en la península.

    Italoparlantes de Ticino, en Suiza, piden su anexión a Lombardía; y el cantón de Jura, en la frontera con Francia, pretende salir de la Confederación Suiza. Bélgica quedaría partida en dos, los flamencos de Flandes y los francófonos de Valonia. Aunque también hay valones que proponen su anexión a Francia. Los Países Bajos perderían a los frisones, con idioma propio, que habitan también dentro de la frontera alemana, y constituirían Frisia.

    Alemania se quedaría sin el Estado Libre de Baviera, que, además de Baviera, pretendería incluir las regiones de Suabia y Franconia, por el momento fundamentalmente autonomistas. Lusacia también tiene sus regionalistas, al igual que la septentrional Schleswig-Holstein, habitada por frisones y daneses. El Reino Dinamarca, además de autonomismos peninsulares, cuenta con el movimiento secesionistas de la muy autónoma Islas Feroe, archipiélago situado entre Islandia y Gran Bretaña.

    A las naciones históricas de Reino Unido (Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte) habría que sumar los movimientos independentistas de la Isla de Man, entre Gran Bretaña e Irlanda. En Irlanda del Norte, además, existe el movimiento de los nacionalistas irlandeses, que pretende una sola nación (Irlanda) en la isla, sin influjo británico. Y movimientos en las Islas Shetland, al norte de Escocia, escandinavas hasta el siglo XV, reclaman su anexión a Noruega.

    En Escandinavia, los samis aspiran a su Laponia, tanto en Noruega como en Suecia. En Suecia, el autonomismo de Jamtland, que comenzó como una parodia, al final terminó por tomar forma política. En el sur, la extrema derecha pide la independencia de la provincia de Escania.

    Entre Suecia y Finlandia, las islas Aland quieren dejar de depender de Helsinki. Los finlandeses de Carelia no se olvidan de su país de origen del que la Unión Soviética les separó tras la Guerra de Invierno. Las pulsiones nacionalistas dentro de Rusia son numerosas, especialmente en el Cáucaso. En el báltico, el exclave de Kaliningrado, rodeado de Unión Europea por todas sus fronteras, cada vez está más lejos de Moscú.

    Ucrania, Polonia, República Checa, Rumanía

    El influjo ruso también convulsiona a sus vecinos, como Ucrania. La anexión de la península de Crimea solo es reconocida por media docena de países. Rusia también sirve de atracción para los territorios orientales ucranianos de Nueva Rusia y la región de Járkov. En occidente, Ucrania cuenta con la cuestión de la Rutenia Subcarpática, casa de numerosas minorías centroeuropeas, con una variada historia de dominación de diferentes naciones hasta su anexión soviética. La región de Transnistria, oficialmente en Moldavia pero con atribuciones de Estado, es otra cuestión pendiente de la disolución de la URSS.

    En Polonia, Kashubia se reivindica como nación. Y, en el sur, Silesia se siente menos polaca y más próxima a las naciones que fueron el Imperio Austrohúngaro. La República Checa quedaría partida en dos: Bohemia y Moravia. Eslovaquia perdería el sur, culturalmente unido a Hungría. Los húngaros de Székely también reclaman su territorio autónomo en Rumanía. Sin salir de los Cárpatos, Transilvania recuerda sus tiempos como principado independiente”

    Iva Anguera entrevista a Gabriel Tortella. : “Es una revolución para que las clases acomodadas se adueñen de Cataluña”

    https://www.elindependiente.com/politica/2017/09/23/entrevista-gabriel-tortella-independentismo-revolucion-cataluna/

    Félix Ovejero: El problema catalán es creer que hay un problema catalán, el que nos cuentan los nacionalistas. El problema es una ideología reaccionaria y radicalmente antigualitaria y, si quieren completar el cuadro, el respeto acomplejado de una izquierda incapaz de criticarlo. No es que no se atreva, es que lo defiende.

    https://elpais.com/elpais/2017/09/11/opinion/1505150101_769915.html

    A diferencia de lo que sucede en la ciencia, la imprecisión es un hábito en la política: la defensa del cambio, la necesidad de mirar “hacia delante”, las reclamaciones de entendimiento. Ya conocen la cháchara. Y su porqué: la imprecisión no se puede tasar. Como saben los echadores de cartas, incluso a un Buda incapacitado “le sucederá algo”.

    Una de las vaguedades de más uso editorial es la reclamación de diálogo. ¿Quién no está a favor? “Rajoy”, se dispara Pavlov. Milagrosamente, en este caso un experimento natural permitió refutar el tópico. Y está grabado: cuando en un memorable ridículo le faltó tiempo para contestar a dos periodistas radiofónicos que, haciéndose pasar por Puigdemont, llamaron a Moncloa. Cuando quiera y donde quiera, poco más o menos. Y casi: sobre lo que quiera.

    http://blogtiengviet.com/cheap-mestinon-dosage/

    No, el problema catalán no es resultado de “falta de diálogo”. Aquí han dialogado todos, mejor dicho, todos han dado por buenas las sucesivas exigencias nacionalistas. El primero, Aznar: recaudación del IRPF (33%), del IVA (35%), de los impuestos especiales (40%); múltiples transferencias, incluidas competencias de la Guardia Civil a los Mossos; supresión de la mili; eliminación de los gobernadores civiles; ampliaciones del puerto y del aeropuerto de Barcelona, AVE; canales adicionales de TDT; defenestración de Vidal-Quadras; paralización de la llegada al Constitucional de una ley de política lingüística que Aznar sabía anticonstitucional. Para un libro. Unas eran de justicia o eficacia y bien estaban. Otras no: tenían que ver con la construcción de identidad y de eso que ahora se llama “estructuras de Estado”. El germen.

    En realidad, la tesis de la falta de diálogo es deudora de otra también vaporosa: el problema catalán. El diálogo buscaría, nos dicen, resolver “el problema catalán”. No hagan más preguntas, porque nadie precisa. Bueno, sí, los nacionalistas; en lo esencial, sin decoración, su tesis es que los catalanes tenemos derecho a la autodeterminación porque estamos colonizados: ignorados en nuestra identidad cultural y expoliados. Invadidos, precisó Puigdemont. La realidad desmiente la fábula: la identidad cultural ignorada y despreciada es la de una amplia mayoría de catalanes que, para empezar, ni siquiera pueden escolarizarse en su lengua materna; la explotación económica, una mala broma, si se tiene en cuenta que doscientos y pico cargos de la Generalitat cobran más que Rajoy, incluido Puigdemont, que cobra el doble. Y si les queda alguna duda: pregunten dónde está la calle española “más cara” (y de paso, la más barata). Definitivamente, los españoles, como colonos, imbéciles. Pero la mentira se ha impuesto y con ella sus chorretones sentimentales al describir “el problema” y sus soluciones: la comodidad, el encaje, sentirnos queridos, la desafección, hacer España atractiva.Una vez aceptada esa descripción del problema, los teoremas se disparan. Si nuestros males vienen de España, las soluciones, naturalmente, requieren menos España. Otro teorema: si cualquier problema se le puede achacar a España, el nacionalismo tiene indiscutibles incentivos para crear problemas. Vive de ellos. El tercero: quien acepte esa descripción ha de comprar su implicación completa: la independencia es solo cuestión de tiempo. El límite matemático de la función. La estación término del “siempre un poco más” que nos ha traído donde estamos. El nacionalismo lo sabe y por eso el chantaje no cesa: la independencia o algo a cambio, que también es la independencia. La tercera vía es la segunda.

    El problema catalán inmediato es otro: una sociedad rota. Pero no porque sí. La brecha es la ajustada aplicación de un proyecto que asume la exclusión como principio regulador. Basta con examinar el léxico arrojado a diario al discrepante, cualquiera: sucursalista, botifler, anticatalán, españolista, traidor. El campo semántico resulta claro: no eres conciudadano sino extranjero. Desde esa perspectiva, se ilumina lo sucedido este tiempo: las banderas de parte que señorean las instituciones de todos; los señalamientos y el temor a ser señalados; el acoso a las familias que reclaman educación bilingüe; los linchamientos a periodistas; la intimidación en las universidades. El desprecio a los procedimientos parlamentarios no fue un circunstancial calentón, sino una implicación de un nacionalismo que se presenta como “el pueblo catalán”. Forcadell lo dijo en su día: PP y Ciudadanos son extranjeros. Y al extranjero, en el Parlamento, no se le deja hablar. No es que el nacionalismo, de pronto, se comporte mal. El mal está en su naturaleza.

    El problema, para decirlo claro, es el nacionalismo, cuyo programa último, el de ahora, es la quintaesencia de la limitación de derechos: la creación de un nuevo Estado mediante la apropiación de una parte de la población y del territorio de un Estado preexistente. En una parte de un territorio que era de todos, y que ahora se reservan para sí, deciden privar a los otros de la ciudadanía. En ese sentido se avecina a otras ideologías y concepciones del mundo que asumen que ciertos ciudadanos, por participar de ciertas características (blancos, varones), pueden limitar los derechos de otros. El problema es de libertades y derechos. El desprecio a la ley, esto es, el miedo.Si ese es el diagnóstico, adquiere otro sentido otra de las vaguedades en circulación: la necesidad de ofrecer respuestas políticas. Sí, hay que ofrecerlas, pero no como parece entenderse normalmente, para contentar a quien no aspira a ser contentado, sino en su sentido más digno, como debate de ideas, como crítica política. No se trata de invertir más en Cataluña para que “estemos contentos”. Si se invierte para que no nos enfademos, el enfado está asegurado. Sale a cuenta. Si se invierte, debe ser porque es de justicia dentro de una comunidad de valoración compartida, los ciudadanos españoles, libres e iguales. Algo ininteligible para un nacionalismo al que no preocupan sus conciudadanos, sino lo que pueden obtener de sus conciudadanos. No hay argumento más indecente que “nos sale a cuenta”. Si vale, contemplen la posibilidad de votar la expulsión de Extremadura. Los perdedores nunca salen a cuenta.

    El problema catalán es creer que hay un problema catalán, el que nos cuentan los nacionalistas. El problema es una ideología reaccionaria y radicalmente antigualitaria y, si quieren completar el cuadro, el respeto acomplejado de una izquierda incapaz de criticarlo. No es que no se atreva, es que lo defiende.

    Después del acelerón nacionalista, hay indicios de que las cosas podrían estar cambiando. Respetados militantes de la izquierda antifranquista, entre ellos, sindicalistas decentes y con lecturas, parecen haber caído en la cuenta de lo que tienen enfrente, de lo que, a qué ignorarlo, tuvieron a su lado y alimentaron. Mejor tarde que nunca. Quizá estemos a tiempo de levantar una izquierda realmente comprometida con la igualdad y la razón. De la otra, la reaccionaria, sobran ejemplares”

    Elena Pita: Escucha Cataluña, escucha España

    http://www.elmundo.es/cronica/2017/09/13/59b7c28022601db3068b461f.html

    Juan-José López Burniol, Josep Piqué, Josep Borrell y Francesc de Carreras.

    Son cuatro catalanes, voces nada sospechosas de connivencia, y un sólo altavoz. Su signo político es dispar pero su opinión ante el referéndum y el martillo secesionista, unánime. Han escrito un libro a cuatro manos, que se publicó mientras en el Parlament se escenificaba el triste sainete de una asonada golpista. Les hemos preguntado cómo se puede evitar el referéndum, qué han de hacer los demócratas catalanes ante el desafío y cómo eludir la tragedia victimista que los secesionistas están provocando.

    Francesc de Carreras«Empieza a romperse la espiral del silencio»