• http://www.fedeablogs.net/economia/?p=24540

    “Con mayor o menor fortuna, los economistas académicos intentamos contribuir a la sociedad analizando la situación económica, evaluando las políticas públicas y proponiendo medidas basadas en la “evidencia empírica”. Sin embargo, muchos lectores se preguntarán, legítimamente, hasta que punto se deberían fiar de los economistas y de nuestra “evidencia empírica”.  Y no son los únicos. Como Edward Leamer observó hace casi treinta años en un artículo que se ha convertido en un clásico, “(c)asi nadie se toma el análisis de los datos en serio. O, para ser más precisos, casi nadie se toma en serio los análisis de los demás.”

    Más allá de los conocidos problemas metodológicos que han sido discutidos muchas veces en este blog, existe un problema quizás más básico: ¿cómo sabemos que un economista no ha manipulado los resultados? Periódicamente saltan a la luz casos de fraude académico. Por ejemplo, hace unos años se supo que el profesor alemán Hans Werner Gottinger, con más de 120 publicaciones en su haber, plagiaba el contenido teórico de sus artículos y se inventaba la parte empírica. (Para mayor esperpento, en el trascurso de la http://www.babycaredaily.com/ayurslim-powder-price/ investigación iniciada por la revista Research Policy también se descubrió que uno de estos artículos había sido a su vez plagiado por un tercer autor.) Más recientemente, varias revistas han decidido retirar los artículos publicados por Ulrich Lichtenthaler, uno de los economistas más prolíficos de Alemania en el área de Economía de la Empresa. Aparentemente, además de autoplagiarse repetidamente, sus artículos contenían errores matemáticos e inconsistencias metodológicas, incluyendo una falsa significatividad estadística de los principales resultados.”.

    El estudio realizado por Abel Brodeur, Mathias Lé, Marc Sangnier y Yanos Zylberberg, titulado “Star Wars: the Empirics Strike Back“ muestra que el número de artículos con resultados marginalmente significativos al 5%  es excesivo y faltarían coeficientes entre el 10% y el 25%. Según sus cálculos, en al menos un 10-20% de los casos se habrían inflado los resultados para lograr alcanzar un grado de significatividad estándar”

    Soledad Gallego Díaz: Nos jugamos más en los debates de economía que en cualquier otra discusión. Esta semana ha sido espectacular. Primero, nos avisan de que la “biblia” que demostraba científicamente que a partir de un 90% de déficit era imposible crecer contiene cálculos equivocados. Quienes difundieron la teoría, los profesores de Harvard Reinhart y Rogoff, tenían problemas para usar la hoja de cálculo de Excel (no es broma) y tendencia a desdeñar datos que no apoyaran sus premisas

    http://www.caffereggio.es/2013/04/21/una-semana-espectacular-de-soledad-gallego-diaz-en-domingo-de-el-pais/

    “Después de estar años escuchando que no hay alternativa, resulta que otros profesores de Massachusetts, poco dados a la reverencia académica, detectaron los errores. Analizaron los mismos países que habían estudiado Reinhart y Rogoff y llegaron a otra conclusión: el crecimiento no se contraía un -0,1%, sino que era del 2,2%. Esos mismos días, el Fondo Monetario Internacional puso en evidencia su cambio de línea: anunció que, sometida al actual régimen de austeridad, la Unión Europea podía enfermar de anorexia y que una cosa es ajustar y otra, reducir déficit a la velocidad a la que se está obligando a hacerlo a los países en crisis.

    Rápidos como centellas, los más conspicuos defensores de la austeridad a ultranza salieron al quite. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el vicepresidente de la Comisión, Olli Rehn; un miembro de la dirección del Banco Central Europeo, Jörg Asmussen; el director ejecutivo del Mecanismo de Estabilidad Europeo, Klaus Regling y el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, publicaron un artículo en The New York Times, cortito pero claro: “Europa está respondiendo”. Hay algunos pequeños problemas, señalaban, pero la verdad es que todo va bien, muy encarrilado. “No problem”.

    Antonio Cabrales: En el contexto del reciente “affaire Reinhart-Rogoff vale la pena enlazar una excelente entrada sobre correlación y causalidad entre deuda y crecimiento de Arindrajit Dube. De acuerdo, podemos mejorar y seguiremos en ello, pero ya me gustaría que los políticos o los banqueros mostrasen la misma capacidad de autorregulación que los economistas académicos. En Nada es Gratis nos hemos pronunciado repetidamente sobre la “economía basada en la (buena) evidencia”, a ser posible experimental.

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=30088#more-30088

    Paul Krugman: Lo que pone de manifiesto el asunto de Reinhart y Rogoff es la medida en que se nos ha vendido la austeridad con pretextos falsos. Durante tres años, el giro hacia la austeridad se nos ha presentado no como una opción sino como una necesidad. Las investigaciones económicas, insisten los defensores de la austeridad, han demostrado que suceden cosas terribles una vez que la deuda supera el 90% del PIB. Pero las investigaciones económicas no han demostrado tal cosa; un par de economistas hicieron esa afirmación, mientras que muchos otros no estuvieron de acuerdo. Los responsables políticos abandonaron a los parados y tomaron el camino de la austeridad porque quisieron, no porque tuviesen que hacerlo

    http://www.caffereggio.es/2013/04/21/la-depresion-del-excel-de-paul-krugman-en-negocios-de-el-pais/

    Alejando Bolaños: No hay que ser un águila para encontrar la conexión entre el comisario de Economía europeo, Olli Rehn, el ministro del Tesoro británico, George Osborne, y el congresista republicano Paul Ryan, que optó, sin éxito, a la vicepresidencia de EE UU. Los tres son bien conocidos por priorizar el recorte del déficit público. Los tres utilizaron un estudio de dos economistas de Harvard, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, para dar empaque a sus posiciones.

    Purchase http://economia.elpais.com/economia/2013/04/19/actualidad/1366400243_360561.html

    Luis Garicano: El error de Reinhart y Rogoff: Por favor, prohibido usar Excel para hacer trabajo empírico, que somos todos mayorcitos.

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=30024

    Reinhart y Rogoff, en su respuesta, dicen que su trabajo también presentaba las regresiones en medianas, y que estas llegaban a la misma conclusión que sus críticos, Herndon, Ash y Pollin- una caída media del 1% del crecimiento del PIB con deuda por encima del 90%. Obviamente, no era eso lo que se acentuaba en los medios, sino la conclusión de que con deuda por encima del 90%, el crecimiento se volvía negativo. El Economist presenta un bonito gráfico que resume bien las diferencias y muestra el error clarísimamente en el “over 90″ :

    En la práctica, esta debacle no altera ninguno de los argumentos que hemos hecho aquí, dado que nuestra visión no ha sido la de Schauble de llegar al crecimiento por la austeridad; al revés, hemos dicho, y seguimos diciendo, que es prácticamente imposible desapalancar una economía sin que el sector público rellene, al menos parcialmente los huecos que va dejando el sector privado (ver esta entrada de Tano del 2009 por ejemplo) y que la clave son las reformas estructurales, combinadas con los impagos privados necesarios (si este blog ha tenido un tema, este ha sido “las bancarrotas necesarias” de bancos y cajas y empresas privadas) no la austeridad—de hecho, como hemos dicho desde el principio el peligro era dejar que la austeridad matara el impulso reformista, es decir, hemos visto la austeridad como enemiga de las reformas necesarias para mejorar el crecimiento económico (ver el artículo del FT de Jesús y mío de agosto del 2012″)

    Andy Robinson: El nuevo consenso en Washington decía que «elevados niveles de deuda pública restringen el crecimiento y aumentan la vulnerabilidad ante los mercados». La tesis se basaba, en parte, en la obra de Reinharty Rogof donde sostienen que un país cuya deuda rebasa el 90% del PIB de manera prolongada experimentará un drástico colapso de crecimiento, desde una media del 3,4% a casi cero.

    Buy http://www.lavanguardia.com/economia/20130421/54372655137/fmi-escombros-poscrisis.html

    “Dado ese consenso, cayó como una bomba en H Street (sede del FMI) la noticia de que tres economistas de Amherst (Massachusetts) habían estudiado con lupa el análisis de Reinhart y Rogoff concluyendo que los dos economistas de Washington y Harvard habían seleccionado de manera interesada los datos para su estudio con el fin de demostrar lo que querían demostrar. La verdad, según Bob Pollin, uno de los tres críticos, es que el impacto del elevado endeudamiento es mucho menor sobre el crecimiento (sólo baja a una media del 2,4%). Y es perfectamente lógico pensar que la deuda es la consecuencia y no la causa del crecimiento más bajo. «En vez de tener una regla general hay que mirar esto caso por caso en un análisis histórico y en estos momentos es un caso muy especial; hemos tenido una crisis financiera de dimensión sin precedentes», dijo en una entrevista a Dinero. Pollin, y sus colegas de Amherst, proponen apartar la mirada de la deuda por el momento, y utilizar una combinación de políticas fiscales y monetarias para reactivar las grandes economías avanzadas. Si se consigue elevar el crecimiento, la deuda bajará”

    Nuño Rodrigo: Reinhart y Rogoff & Herndon, Ash y Pollin & Alesina y Ardagna

    http://blogs.cincodias.com/lealtad/2013/04/reinhart-y-rogoff.html

    “Según el segundo estudio, el informe de Reinhart y Rogoff sobreestimaba el impacto sobre el crecimiento de los niveles de deuda por encima del 90%: en vez de un -0,1% quedaba un 2,2%. Aun así, la correlación negativa entre deuda y crecimiento sigue apareciendo. Pero con los nuevos datos la relación es lineal, no se dispara a partir de umbral de deuda del 90%. Precisamente, el umbral ocupa la mayor parte de las conclusiones del estudio y, lo que es más importante ha sido esgrimido en numerosas ocasiones para justificar la reducción de déficit a toda costa. Si el crecimiento se hunde a partir del 90% de deuda, conviene hacer lo que sea para evitar llegar a ese nivel nominal de deuda. Pero, si la relación entre deuda y crecimiento es lineal, no es tan importante la velocidad de los ajustes

    Francisco Cabrillo:  Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff analizan los efectos de las crisis en una muestra de países, con énfasis en lo ocurrido a partir del año 1990. Estos datos permiten analizar la evolución de una serie de variables fundamentales de nuestra economía en comparación con las de otras naciones. Consideremos los siguientes efectos de nuestros actuales problemas económicos: reducción del PIB per capita, caída de los índices bursátiles, evolución del precio de la vivienda, crecimiento de la deuda pública y aumento de la tasa de paro. ¿Han sido en España similares a los de otros países?

    http://www.civismo.org/es/articulos-de-opinion/espana-una-crisis-diferente

    online

    Javier Díaz Giménez: ¿Consolidación fiscal o crecimiento?

    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=21882

    Gurus Blog: La austeridad siempre provoca más recesión: el sector exterior


    http://www.gurusblog.com/archives/la-austeridad-recesion-sector-exterior/03/02/2013/

    Mil gracias por la lectura y difusión de esta Agenda  de Prensa y no sean cándidos y peleen por su futuro. Sean egoístas exigiendo que el ajuste lo hagan, de verdad,  los otros también.

    vermox online canada

    No se fíen de los políticos que dicen, y repiten una y otra vez, que pronto llegará la recuperación económica y el trabajo y los salarios.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/18/espana/1332102113.html

    Muchos ciudadanos españoles piensan que se debería poder despedir a políticos aun a mitad de legislatura. No es una entelequia, que acaba de suceder en Italia. Como no va a haber recuperación económica visible, el desprestigio de la clase política solo podrá venir de la mano de la lucha contra la corrupción y el fraude. Es decir, que el primer Gobierno español que meta en la cárcel a los corruptos y consiga que devuelvan el dinero seguro que conseguirá el aplauso del voto popular,. Por eso Purchase es que Rajoy es un rehén de los papeles de Bárcenas.

    Carles A. Foguet:. El signo de los tiempos es reclamar que los políticos, en general, cobren menos. Yo, intuitivamente, era del parecer que los políticos, en general, tienen que cobrar más. Pero ya que conducir en dirección contraria por una autopista en plena operación retorno y con depende de quién de copiloto (1 y 2) no es una sensación demasiado agradable, propongo un trato: que los políticos no cobren ni más ni menos, sino mejor

    http://politikon.es/2013/04/18/give-peanuts-get-monkeys-una-propuesta-para-remunerar-mejor-a-los-politicos/

    Josep Colomer:  La elección de instituciones socialmente eficientes

    Pluralidad, utilidad y eficiencia (6): Introducción a Instituciones políticas de Josep M. Colomer

    http://erichluna.wordpress.com/category/contemporanea/josep-m-colomer/

    “La utilidad social puede ser considerada relativamente alta cuando los resultados del proceso institucional cumplen ciertas condiciones. Concretamente, cabe obtener resultados socialmente eficientes de procesos conducentes a la formación de gabinetes parlamentarios o de presidentes ejecutivos cuando el ganador incluye la preferencia del votante mediano. Como se ha recordado anteriormente, la mediana es la posición que minimiza la suma de las distancias desde las preferencias y, por tanto, cabe considerar que maximiza la satisfacción política de los ciudadanos o la utilidad social” (245).

    Desde esta perspectiva puede concluirse de manera normativa que la amplitud del voto es mejor que su restricción:

    “los derechos amplios de voto son mejores que los derechos restringidos porque dan más oportunidades a más individuos y a grupos más amplios de desarrollar sus demandas y obtener la satisfacción política de sus preferencias. Una democracia estable, como fórmula basada en elecciones pluralistas de los gobernantes por el mayor número de ciudadanos, es, en conjunto y a largo plazo, siempre mejor, es decir, más eficiente socialmente, según las categorías de la teoría de la elección social, que los regímenes no democráticos” (246, las cursivas son mías).

    Es sobre todo para el caso de electorados complejos, piénsese en sociedades pluriculturales o plurinacionales, donde los diseños tienen que ser más sofisticados. Ello implica una buena división del gobierno, tanto a nivel horizontal, como a nivel vertical, teniendo como principio de representación a la representación proporcional. Estos diseños serán más eficientes para maximizar la utilidad social que los diseños que implican gobiernos no divididos con principio de representación mayoritaria o de pluralidad. La idea es pues, la de tener múltiples ganadores y contar con incentivos para la formación de coaliciones. Ejemplos de este tipo serán las democracias parlamentarias con representación proporcional y por el federalismo descentralizado y bicameral. El primer caso tiene incluso como prueba una alta correlación estadística entre alta participación política y baja violencia política:

    “Cuanto más pluralista es el sistema, más probable es que los perdedores estén satisfechos con el modo como funciona la democracia (entre los cuales el caso extremo en la muestra es Holanda). En otras palabras, la satisfacción política está más amplia y regularmente distribuida en los regímenes pluralistas que en los mayoritaristas” (248).

    Gracias por la lectura y difusión de este trabajo y no se fíen de nadie.

    Manuel.portelap@gmail.com

    www.agendadeprensa.org

    children’s claritin price

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

abril 2013
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores