• Noticias maquetadas 02.11.2010

    ENTREVISTA a Peter Orszag, ex jefe de Presupuesto del Gobierno americano»Obama va a perder las elecciones ante los republicanos»

    Cheap

    JoséManuel Garayoa  – 31/10/2010

    Peter Orszag forma parte de la élite económica que acudió con inmensa ilusión a la llamada de Obama, y hoy, respetándole, mantiene sus distancias. El IESE le invitó para debatir en sus jornadas con ex alumnos. Orszag manejó el megapresupuesto de 863.000 millones de dólares para prevenir una gran depresión

    El Gobierno ha fracasado en gran parte porque ha sido incapaz de proponer políticas ‘probusiness’

    reminyl online games

    En Estados Unidos, el centro ahora es menos claro que en la época de Clinton porque el país se ha polarizado

    La política de expansión monetaria de la Reserva Federal es artificial y puede plantear problemas

    Defiendo la reducción de impuestos, incluida a los ricos, aprobada por la administración Bush durante dos años
    Peter Orszag, a quien Obama calificó de propeller- head (un timonel) por su brillantez a la hora de abordar diferentes desafíos y a quien nombró jefe de Presupuestos, fue el primer espada que abandonó el equipo económico presidencial anticipándose a Christina Romer y Larry Summers. Llegado un punto, Orszag se mostró favorable a la reducción del déficit en contra de la opinión oficial. Al cabo de poco, el pasado mes de julio, se fue.

    Tras un arranque prometedor de Obama en materia económica, parece que todo se ha venido abajo. ¿Por qué?

    Hay tres razones. La primera era que los problemas eran mucho más profundos de lo imaginado. El agujero que se abrió en la economía era abismal. La segunda es que la izquierda se planteó unos límites a a su acción de saneamiento dada la posición del Senado. Y la tercera es que las crisis de naturaleza financiera tardan más en resolverse. Su complejidad es endemoniada, créame.

    En cualquier caso, la situación económica resulta muy insatisfactoria. ¿Va a perder Obama las elecciones de la semana que viene?

    Sí, efectivamente, las va a perder, pero ahora lo más importante es cómo se va a desenvolver después y eso dependerá de si la Administración se orienta hacia el centro o hacia la izquierda.

    Con Clinton, el tándem Casa Blanca-Cámaras republicanas funcionó. Ahora hay dudas.

    En la época de Clinton, la situación era muy distinta. El centro era más claro, más compacto. Ahora es más difuso. EE. UU. se ha polarizado y hacer las cosas desde el centro se ha vuelto más difícil. La izquierda también quiere a Obama más escorado hacia su lado.

    ¿Qué opina del Tea Party?

    Es una manifestación clara de la polarización que se está produciendo en Estados Unidos. Cabría preguntarse qué ocurre en el Partido Republicano. Tradicionalmente, los republicanos eran, por ejemplo, partidarios del libre comercio, ahora no tanto, incluso hay momentos en que parecen hostiles…

    En estos últimos meses, ha habido un fuerte debate sobre la necesidad o no de nuevas políticas de estímulo. Usted fue el primero que defendió la idea de que era necesario controlar el déficit…

    Ciertamente, ha habido un encendido debate en Estados Unidos sobre esta cuestión, aunque yo creo que algo gratuito por una razón fundamental: el Senado no iba a aceptar mayores estímulos fiscales. La primera fase de estímulos llegó a su punto máximo al sumarse los Estados con sus propios programas, lo que añadió un 2% a las sumas comprometida por el Gobierno federal, pero el año que viene la suprimirán. Yo creo que EE.UU. necesita una nueva oleada de estímulos fiscales y una reducción del déficit.

    Purchase

    Usted está explicando las circunstancias que han rodeado a la política económica aplicada por Obama, pero hay voces que apuntan a una falla fundamental en la misma: el no haber sabido cambiar de vía en el momento oportuno cediendo la iniciativa a las empresas. Según este punto de vista, ustedes se empeñaron en un keynesianismo muy cerrado cuando tenían que abrirse a políticas más ´probusiness´.

    online

    Hay mucho de eso. Los líderes de las empresas están un poco asustados. La relación que existe entre la Administración y el mundo empresarial es muy tensa. Estoy de acuerdo con usted. Los estímulos fiscales no han ido acompañados de los estímulos necesarios para incrementar el clima de la confianza empresarial.

    De hecho, según´The Washington Post´, la inversión está frenada porque la clase empresarial desconfía de la Administración y de su política y no por falta de efectivo, que lo mantendría ocioso, a la espera…

    La cosa es más sutil. Las empresas americanas sí que está invirtiendo, pero lo hacen en la automatización de los procesos de fabricación, no en ampliar actividad. De ahí que, sumado a los problemas que arrastramos, el ritmo de la economía sea muy lento.

    Pills

    Según ha manifestado el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, el banco central americano va a iniciar una nueva fase de ´quantitative easing´ (QE), de expansión monetaria, para impulsar la economía, lo que va a tener como consecuencia una caída del dólar. ¿Ve acertada esa política? ¿Cree que va en ese cambio de rumbo que se quiere imprimir a la economía americana, para que se oriente hacia más ahorro, inversión y exportaciones?

    Yo creo que la expansión monetaria tiene muy poco que ver con ese cambio de rumbo que usted menciona. Y además creo que los efectos positivos de la QE van a ser muy modestos. Por dos razones. El impacto que va a tener sobre los tipos de interés va a ser muy reducido. Lo que importa es cómo una medida de política monetaria afecta a los tipos de interés a largo plazo, porque son los que influyen en la inversión, y eso no se ve. De ahí que me parezca que la QE es una política más bien artificial, que puede además provocar problemas.

    online

    ¿Piensa en burbujas financieras?

    Sí, probablemente. El problema de fondo es que los actuales estímulos públicos no están funcionando, y eso lo es importante. La QE se plantearía como una alternativa de segunda mano, con escasas posibilidades de lograr resultados.

    ¿Teme una guerra comercial con dólar bajo y un yuan infravalorado?

    No. Por varias razones. Con una tasa de paro del 9,5% de la población activa, el nivel de protección en EE.UU. no es muy alto. Y, en segundo lugar, a pesar del malestar que en algunos sectores puedan provocar las exportaciones chinas, la rabia popular se orienta más hacia los planes de ajuste de las empresas y hacia Wall Street que hacia los extranjeros. Si en noviembre el Senado, por influencia del Tea Party, se orienta hacia el intervencionismo y hacia las barreras proteccionistas, la situación podría variar.

    Ha habido una confrontación bastante viva entre el modo de hacer de la Administración Obama y la línea de austeridad adoptada por el Gobierno alemán. ¿Qué balance hace usted?

    order sildalis

    Una cosa importante que hemos visto es la unanimidad que hubo sobre la necesidad de actuar a principios del 2009. A medida que lo peor quedaba atrás y había noticias alentadoras, comenzaron a producirse divergencias. Por mi parte creo que en EE.UU. sería contraproducente limitar el aumento del gasto. Pienso que es necesaria una nueva ronda de estímulos cuyos efectos se aprecien en un plazo de dos o tres años, combinadas con políticas de reducción del déficit.

    ¿Quéha aprendido de esta crisis?

    Hay varias lecciones. Creo que no se concedió la importancia necesaria a otros episodios de crisis graves de la historia. Que lo sucedido ya en 2008 debió advertir de los tremendos problemas a los que debíamos enfrentarnos. Luego se fijaron unos objetivos muy definidos que acabaron actuando como consignas, fijando unos límites a la intervención pública que no funcionaron. Y lo que, a mi parecer es muy importante: la relación con la empresas se han tensionado mucho porque se gestionaron muy mal. La Administración debía haberse abierto y dar entrada a uno o varios representantes del mundo empresarial e institucionalizar la relación. Es curioso, durante este tiempo, las relaciones con las empresas extranjeras han sido menos negativas y agrias que con las propiamente americanas.

    ¿Sigue admirando al presidente?

    Obama es una persona inimitable, de una inmensa ecuanimidad. Mientras todo fluctúa a sualrededor, él se mantiene firme como un referente necesario.

    Una de las cosas que sin embargo usted ha estado en desacuerdo con él es en la cuestión de eliminar las subvenciones fiscales a los ricos aprobadas en la administración Bush. ¿Es que hay que bajar los impuestos en estos momentos?

    Yo pienso que es conveniente mantener el conjunto de las subvenciones fiscales en los próximos dos años para estimular la economía y abordar la reducción del déficit a través de la vía de ingresos. Pero mi propuesta es de carácter transitorio, de dos años.

    Usted es un experto en economía de la salud y uno de los proyectos más importantes de Obama ha sido introducir una reforma sanitaria, que hasta el momento está más esbozada que hecha. Inicialmente se pensó que sería un instrumento para introducir estabilidad en la economía a largo plazo, pero el mundo empresarial la recibió mal. Si ahora las Cámaras son dominadas por los republicanos, ¿quépasará con la reforma?

    La reforma sanitaria, ciertamente, era una propuesta para construir un marco general más estable para la sociedad y la economía americana. Algunos líderes republicanos han mostrado una clara distancia, sino adversión, hacia la reforma. Así que es muy posible que lo que veamos es una clara reducción de su contenido, Se quedará en un 25oun30% menos, con lo cual será bastante irreconocible, se hará mal.

    Desde la Administración americana se ha seguido de cerca la evolución de la economía española. ¿Cómo la ve ahora?

    Pasada la fase más dura de la crisis financiera, creo que en conjunto se ha ido avanzando, pero todavía quedan problemas por resolver, como el elevado nivel de desempleo y el déficit público. También la cuestión de las cajas de ahorro debería resolverse con la máxima celeridad posible.

     

     

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

noviembre 2010
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Artículos anteriores