• Noticias maquetadas 28.10.2010

    ENTREVISTA
    MARÍA RAMÍREZ / Bruselas

    Reding: ‘Francia y Alemania dañan mucho a la UE y no han aprendido nada de la crisis’

    Viviane Reding no pierde el tiempo con la charla informal ni los prolegómenos para calentar una entrevista. Concentrada en su mensaje y dispuesta como nadie en la Comisión a protestar contra los grandes gobiernos de la UE, la vicepresidenta y comisaria de Justicia menciona de inmediato el lugar más odiado ahora por la maquinaria bruselense: Deauville.Sigue en pág. 32

    En esta ciudad francesa, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel anunciaron la semana pasada su propio acuerdo para suavizar -y, posiblemente, evitar- las sanciones contra los países más endeudados y deficitarios, de espaldas a lo que negociaban, a la misma hora del mismo lunes, los ministros de Economía de los Veintisiete en Luxemburgo.

    El refuerzo (o supuesto refuerzo) del Pacto de Estabilidad se debatirá hoy en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas, y Reding no duda en defender las propuestas más severas de la Comisión con una contundencia que jamás demostraría el comisario más afectado, el de Economía, el finlandés Olli Rehn.

    Cheap Purchase online

    «Estoy muy preocupada de que dos países que en 2004 y 2005 rompieron las reglas del Pacto de Estabilidad diluyan ahora lo que puede ayudarnos a salir de los problemas. Están haciendo mucho daño a la UE y a nuestra comunidad. Y me temo que no han aprendido nada de la crisis. En un momento en que la Comisión pone encima de la mesa propuestas para tener reglas que eviten que la crisis se repita de la misma manera, dos países grandes hacen lo contrario», asegura la luxemburguesa, que pertenece a la misma familia política que Sarkozy y Merkel, durante una entrevista con EL MUNDO.

    Reding enfatiza cada palabra, con tono de escándalo, al referirse a la propuesta del eje París-Berlín de reabrir el Tratado de Lisboa para crear un fondo de quiebras ordenadas de Estados e introducir la opción de suspender el derecho de voto de un Gobierno infractor, la parte del trato que Merkel ha logrado a cambio de aceptar que las sanciones por niveles elevados de déficit y deuda sigan siendo una decisión política de los Veintisiete y no de la Comisión. «Y ponen encima de la mesa esta idea suicida de cambiar el Tratado. ¿No se han enterado de que nos hicieron falta 10 años para conseguir uno nuevo?», se pregunta Reding. La reforma, aunque sea limitada, del texto que cumple un año el 1 de diciembre tras una década de luchas para escribirlo y aprobarlo enerva a la comisaria, igual que la sensación de que Francia y Alemania siguen mandando en la UE. «Todo esto es innecesario, dañino, y las nuevas reglas no las hacen dos en Deauville, sino 27 en Luxemburgo, Bruselas y Estrasburgo, y sobre la base de una propuesta de la Comisión que tenga en cuenta el interés de toda la comunidad y no sólo de uno u otro miembro», defiende Reding.

    La vicepresidenta de la Comisión espera que el Consejo Europeo de hoy y mañana frene el pacto de Francia y Alemania, que es «dañino también para los dos países». «La única manera de hacer esto bien es a 27 y con medidas fuertes, no ideas aguadas… raras. No estamos en un directorio. Compartimos una responsabilidad a 27», insiste.

    El mercado único, según ella, es lo que puede salvar a las economías europeas, porque «incluso los países grandes son pequeños en el escenario global». «Hay que trabajar juntos y no uno contra otro. Por eso el acuerdo de Deauville es una locura, verdaderamente lo contrario de lo que tenemos que hacer, es de la vieja escuela y ciertamente no es lo que nadie que tenga sensibilidad y conocimiento político haría después de las lecciones que ha dado la crisis… ¡Siento tener que decirlo!», exclama la vicepresidenta más veterana de la Comisión y quien confiesa que «a veces hay cosas» que la «enfadan».

    La última que la irritó fue también provocada por Francia y acabó en un tenso enfrentamiento público en el Consejo Europeo de septiembre entre Sarkozy y el presidente de la Comisión por la expulsión masiva de gitanos y la denuncia de Reding, que empleó duras palabras e incluso una referencia a la Segunda Guerra Mundial, una excusa que permitió a París hacer mucho ruido contra Bruselas. Ahora la vicepresidenta se ha contentado con que Francia cambie su legislación nacional para adaptarla a la europea y la amenaza de una denuncia ante el Tribunal de Justicia es improbable.

    La Comisión aún debe decidir si expedienta o no a Francia por discriminar gitanos vista una circular del Ministerio de Interior galo que ordenaba desmantelar sus campos antes que ningún otro, pero la comisaria parece más relajada y asegura que basta con que Francia adapte sus leyes a la directiva sobre libre circulación de ciudadanos europeos, y su posible expulsión, dentro de la UE. Según ella, «no habríamos visto lo que hemos visto» si Francia hubiera aplicado las reglas de esa directiva de 2004 y garantizado los derechos procesales que «existen en la norma europea, pero no en la francesa».

    De las paredes del abigarrado y colorista despacho de Reding, muy animado y personalizado en sus 11 años como comisaria, cuelgan varias caricaturas, una debilidad personal. En plena polémica con Francia sobre las deportaciones de gitanos, la luxemburguesa apareció en tiras de periódicos por toda Europa; alguien en su equipo le preguntó si le molestaba y ella replicó, encantada, «si no bromean sobre ti es que no haces nada importante».

    Tozuda y muy mediática, ahora intenta desarrollar la tercera pata de su cartera – «Ciudadanía», aparte de Justicia y Derechos Fundamentales- y, para ello, presentaba ayer una lista de medidas que la Comisión puede impulsar para eliminar el papeleo y acelerar el reconocimiento de títulos, los trámites para heredar o la matriculación de un coche entre Estados de la UE.

    Según ella, el mercado único sigue sin funcionar bien para las necesidades más básicas: Reding enumera hasta 25 medidas que pueden simplificar la vida cotidiana europea en derechos y gestiones que ahora dejan mucho que desear, desde reclamar una compensación a las líneas aéreas hasta comprar música en una web de otro país o casarse con papeleo entre dos Estados.

    «Hay cien problemas que hacen que la gente no se encuentre cómoda», dice, repasando su variado elenco, que espera examinar otra vez en 2013 para ver cómo ha avanzado. Las demandas que recibe la UE a través de una línea telefónica llamada Europe Direct son, en gran parte, dudas sobre las reglas transnacionales. «Para casarse, algunos países piden documentos legales que no existen en otros, es una locura», exclama la comisaria, que, en pocos minutos, habla de crear centros de información sobre la legislación europea en los aeropuertos con más tráfico o de dirigir todas las cuestiones legales a una única web, si bien la mayoría de las normas que menciona no son áreas de su competencia directa. Según Reding, se han acabado las «luchas territoriales» entre comisarios y ahora se acepta más la coordinación entre carteras.

    «El ciudadano debe tener una respuesta a su pregunta de una manera simple», repite la comisaria, que en 2011 presentará también nuevas normas legislativas de asistencia a las víctimas después de un conflicto agrio y público con el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, durante la Presidencia de turno española de la UE, el pasado semestre, por la orden de protección de las mujeres maltratadas.

    Buy

    Reding argumentaba que la propuesta española no tenía una «buena base legal» mientras el Gobierno la acusaba de estar preocupada sólo de preservar sus competencias porque la Presidencia había utilizado un canal alternativo y tramitaba su legislación al margen de la Comisión. Ahora, la luxemburguesa insiste en que su propuesta será más global y ayudará a las víctimas «de cualquier violencia o de un accidente» en Europa.

    Por esta vez, prefiere no retomar sus críticas al Gobierno español. La provocadora política mide sus fuerzas y quiere mantenerse en sus mensajes del día, la «agenda ciudadana» y su indignación contra el dominio franco-alemán.

    purchase prandin drug

    Interrogada, al final, sobre si el multiculturalismo ha fallado en Europa, como dice la canciller Angela Merkel, la luxemburguesa sonríe y contesta: «Eso es para la próxima entrevista».

     

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

octubre 2010
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Artículos anteriores