• Noticias maquetadas 11.10.2010

    Unas primarias para reflotar CEOE http://indexgraf2.com/?p=33772

    > Sucesión

    La patronal vive sus primeras elecciones. Banegas y Herrero han dado el paso al frente, Rosell y Arturo Fernández podrían seguirles, y Roig y Pizarro se resisten a entrar en batalla.

    Por Begoña P. Ramírez
    Disminuye el tamaño del textoAumenta el tamaño del textoEl director general de la patronal británica y ex director del Financial Times, Richard Lambert, anunció en junio que deja el cargo el año próximo. En un magnífico ejemplo de ese pragmatismo con el que Reino Unido construyó un imperio, la Confederation of British Industry (CBI) ha encargado a una firma de headhunters, Saxton Bampfylde, que le busque sustituto. Un método prosaico y funcional, muy lejos del complejo, pero también estimulante, proceso electoral en el que acaba de embarcarse la patronal española. purchase acivir 200 Order
    «Van a ser las primeras elecciones reales de la historia de la CEOE», se entusiasma uno de sus 20 vicepresidentes. Nunca ha habido dos candidatos que pugnaran por la presidencia de la patronal desde su creación en 1977. José María Cuevas repitió sin oposición durante 23 años. Y en la anterior convocatoria, en 2007, Gerardo Díaz Ferrán recogió el testigo en un proceso tutelado donde casi no hubo un resquicio para la sorpresa. Ahora, por el contrario, se ha abierto un escenario insólito en la gran patronal, con media docena de precandidatos pugnando por aunar apoyos y ofreciendo programas de cambio en una organización con algo más que una crisis de imagen.
    Cuando aún ni se han convocado las elecciones -hasta el día 20 no tomará una decisión el comité ejecutivo-, la CEOE bulle en lo que un ex vicepresidente no duda en comparar con unas primarias. De momento, el proceso parece lejos de estar maduro y ninguno de los aspirantes a la presidencia reúne todavía apoyos suficientes para siquiera rozar el éxito. Pese a que basta con sumar 20 votos -de cuatro organizaciones distintas- para presentarse, conseguir el respaldo de la mitad más uno de los 824 vocales que integran la asamblea general se antoja un desarrollo más lento y complicado.
    En cualquier caso, las primarias han sacado a la superficie las tensiones internas que sacuden a la patronal desde que los problemas de sus empresas agriaran a Díaz Ferrán un mandato marcado a fuego por la crisis económica. «Debemos decidir qué modelo queremos, si el presidente profesional [Cuevas] o el presidente empresario [Díaz Ferrán], cómo solucionamos las tensiones entre las asociaciones territoriales y las nacionales, y cómo equilibramos el peso de unas organizaciones y de otras», resume otro vicepresidente.
    «El de Díaz Ferrán no era un modelo equivocado», rechaza Ángel Asensio, presidente del Consejo Intertextil Español. «Si alguien no sabe lo que vive el empresario, lo que es pagar las nóminas a fin de mes y tomar decisiones con los pies en la tierra», explica, «difícilmente podrá luego defender nuestros intereses ante los políticos». En parecidos términos se pronuncia Arturo Fernández, presidente de CEIM, la patronal madrileña, concuñado de Díaz Ferrán y uno de los nombres que suenan para sustituirle.
    «El presidente de la CEOE debe tener experiencia profesional como empresario», argumenta, «y no me lo he inventado yo: es el modelo que hay en EEUU y en Europa».

    El ganador necesita el apoyo de 413 empresarios
    Los aspirantes deben recabar la mitad más uno de los votos de una asamblea dividida en facciones territoriales y sectoriales

    En efecto, la CBI británica es la única patronal europea dirigida por un ejecutivo. El resto tiene a los mandos a un empresario. «No quiero un ejecutivo a sueldo [al frente de la CEOE], Cuevas fue el hombre adecuado en su momento, pero ahora la patronal debe estar en el siglo XXI», apunta Fernández, él mismo empresario desde hace 45 años.
    También Jesús Banegas, que preside la patronal de las tecnológicas de la información (AETIC) y aparece como uno de los aspirantes mejor situados, exige «una amplia y profunda experiencia empresarial previa» al nuevo líder patronal. Pero ése es un currículo que no impresiona al grupo de vicepresidentes, que ha puesto sobre la mesa el nombre de Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y ex diputado del PP. «[Pizarro] sería capaz de poner en su sitio a la CEOE en sólo dos años», asegura uno de sus valedores. Y para que no quepan dudas, aporta una comparación reveladora: el ejecutivo turolense podría ser para la CEOE lo que Isidro Fainé, el presidente de La Caixa, es para la CECA, la patronal de las cajas de ahorro. Aunque Pizarro cuenta con el hándicap de que ni siquiera pertenece a la organización.
    Su apoyo al modelo presidente-empresario no le impide a Ángel Asensio mostrarse abiertamente crítico con los problemas de «representatividad», que el hundimiento de las sociedades de Díaz Ferrán ocasionaron a la CEOE. «Necesitamos a alguien que dé una imagen positiva del empresario a la sociedad española», destaca el dirigente textil, quien censura la falta de un «mensaje claro del empresariado a la sociedad y al Gobierno», durante la presidencia del ex dueño del Grupo Marsans.
    Otros responsables son mucho más contundentes en su análisis sobre el funcionamiento de la patronal durante los últimos años y hablan de un «problema institucional, organizativo, de ineficacia» que la crisis empresarial de Díaz Ferrán ha agravado y ahora toca solucionar. Jesús Banegas, de hecho, reclama una «renovación muy grande» en la CEOE. «Hace falta un cambio radical, profundo», asegura también el vicepresidente de un sector no financiero. Una reforma institucional que, a su juicio, deberá abordar el nuevo líder patronal y que apoyan un grupo de vicepresidentes autoexcluidos como candidatos, pero decididos a buscar respaldos a sus tesis. Entre ellas, la renuncia a los fondos públicos con los que ahora se financia en parte la CEOE. «El modelo de los sindicatos no nos gusta», subraya, «queremos trabajar con independencia».
    Según consta en su anuario, la patronal cubre «más del 83% de sus gastos estructurales» con las cuotas que pagan sus organizaciones, los patrocinios y otros ingresos propios. Por participar en los órganos consultivos del Ministerio de Trabajo, la CEOE recibió este año una subvención de 1,8 millones de euros, sólo un poco menos de lo que perciben conjuntamente UGT y CCOO. Además, se reparte con los sindicatos los fondos que la Fundación Tripartita destina a cursos de formación: 507,8 millones para bonificaciones a las empresas y 857,2 millones en subvenciones que distribuyen la Administración central y las comunidades autónomas. En su anuario, la CEOE reconoce unos gastos «en medios humanos y económicos» de 534,89 millones de euros para sus 230 organizaciones, y un presupuesto «modesto y austero» de sólo 30 millones para sus servicios centrales.
    Precisamente la mayor transparencia en las cuentas es uno de los activos que Ángel Asensio cita de la gestión de Díaz Ferrán al frente de la CEOE. También el hecho de que hiciera más «participativas» las juntas directivas. Eso sí, cree que el tiempo dedicado a negociar la reforma laboral fue «un tiempo perdido», por cuanto echa en falta una reforma «real y más profunda». Para Jesús Banegas, el aún presidente supo «liderar las posiciones colegiadas de la CEOE y potenciar el trabajo del equipo de la casa». Fuentes de la patronal elogian también que diera a los empresarios catalanes y vascos una participación que les había negado José María Cuevas. Y recuerdan que «escuchó» a la junta directiva cuando sus miembros le pidieron que no firmara la reforma laboral.
    Un vicepresidente destaca, además, que Díaz Ferrán «liberó a la CEOE» de Juan Jiménez Aguilar, el ex secretario general en quien Cuevas quiso dejar el poder ejecutivo tras abandonar la presidencia, y que «creía que la patronal era suya».
    Pero las alabanzas a su gestión interna no le granjean apoyos para la reelección. Díaz Ferrán no ha dicho aún si volverá a presentarse. «Si fuera él, yo no lo haría», sentencia Ángel Asensio. Algunos vicepresidentes critican que la mala salud de los negocios de Díaz Ferrán le hicieran depender de decisiones del Gobierno. «La independencia política es fundamental en la CEOE», recalcan fuentes internas. De ahí que la vinculación con el PSOE que se le atribuye al presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, sea una carga de profundidad contra sus pretensiones de liderazgo nacional. Su postulación, al menos de momento, ha sido tímida, como la del resto de los aspirantes a la sucesión. De hecho, condiciona su candidatura a dos «circunstancias»: contar con apoyos suficientes y que se presente de nuevo Díaz Ferrán: «Ha sido parte del problema y, por tanto, no puede ser parte de la solución», alegó. order danazol drug
    Además, al igual que ocurre con otro de los precandidatos, el catalán Joan Rosell, con Herrero se plantea un segundo punto de fricción. Una parte de la patronal quiere al presidente de una organización sectorial -como mejor se representa el tejido empresarial, aduce Ángel Asensio-, pero también hay quien prefiere un líder territorial -así se evitaría que tomara partido en los habituales conflictos entre sectores-. Rosell afronta una dificultad adicional: tiene convocadas elecciones en su propia organización el día 18. Su contrincante, Joaquim Boixareu, le ha emplazado a desvelar si repite al frente de la patronal catalana o se presenta a la presidencia de la nacional.
    Sea como fuere, la mayoría de los vicepresidentes consultados coincide en reclamar un candidato «consensuado». Arturo Fernández no se postula abiertamente, pero sí admite que está moviendo hilos para crear un candidato de consenso. De hecho, contactó el martes con un directivo de Mercadona en Madrid para trasladarle que un grupo de empresarios veía al presidente de la cadena de supermercados, Juan Roig, como candidato ideal y que su patronal estaba dispuesta a apoyarlo. Esa misma tarde, el equipo directivo de la compañía debatió en Valencia los pros y contras. El jueves se produjo el contacto directo entre el empresario madrileño y Juan Roig.
    El presidente de Mercadona trasladó a Fernández que había decidido rechazar la propuesta por los retos que debe afrontar su compañía en los próximos dos años. No obstante, Roig advirtió de que, en caso de que no hubiera un candidato y de que su nombre fuese de absoluto consenso, podría aceptar, pero insistió en que no se trataba de un intento por competir por el puesto, sino todo lo contrario, que realmente no podía.
    Otro precandidato en liza, Juan Lazcano, presidente de la patronal de la construcción, busca también un presidente «conciliador, lo más imparcial posible y con voluntad de servicio». «Ésa es la línea de trabajo ahora en la CEOE», indica, para resaltar después que la suya es la primera organización sectorial entre todas las sectoriales y que la construcción, pese a la crisis, sigue teniendo el mayor peso en el PIB nacional.

    Buy

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

octubre 2010
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Artículos anteriores