• Noticias maquetadas 30.09.2010

    Furor coleccionista en la subasta de los vestigios de Lehman Brothers

    Amparo Polo. Londres

    A las 12 del mediodía de ayer, la sede de Christie’s en el barrio de South Kensington aparecía abarrotada. El motivo del tumulto era dar el último adiós a Lehman Brothers y a las obras de arte que colgaban de las paredes en su sede de Londres.

    Unas 150 personas presenciaron en la sala la puja, mientras que cientos de anónimos compradores de todo el mundo siguieron la subasta a través de internet y del teléfono. Más de 1.100 personas se habían registrado previamente para poder comprar, una cifra récord, según Christie´s.

    Mucho banquero sin corbata quiso vivir la subasta, que tuvo muchas pujas desde la sala
    Cinco minutos después del horario previsto, comenzó el espectáculo. Para empezar, uno de los lotes más esperados del día: la placa conmemorativa de la inauguración de la sede de Lehman en Canary Wharf. El humilde precio de salida, 1.000 libras, quedó pulverizado en pocos minutos. Al final, un comprador telefónico acabó pagando 28.750 libras (unos 35.000 euros). ¿Un precio lógico para una chapa de metal de medio metro? Por supuesto que no, pero en la subasta de ayer, la nostalgia tenía un precio.

    Lehman, uno de los bancos de inversión más conocidos de Wall Street, fue declarado en bancarrota el 15 de septiembre de 2008. En cualquier cena de ejecutivos de la banca se sigue debatiendo si el Gobierno de Estados Unido hizo lo correcto dejando caer al banco y obligándolo a desaparecer, tras más de cien años de historia. Hoy sus principales activos se reparten entre el banco japonés Nomura y Barclays.

    En los últimos días, Sothebys, en Nueva York, y Christie´s, en Londres, se han encargado de subastar los restos artísticos de Lehman. Su colección de arte y algunas de sus señas de identidad, como el nombre colgado en la puerta, han sido ofrecidos al mejor postor.Y los fans no han faltado.

    Decenas de ex empleados y muchos banqueros rivales querían tener un pedazo de historia en su casa. De ahí el éxito de la puja. En Nueva York se recaudaron 12 millones de dólares, mientras que en Londres, la cifra ha ascendido a 2,5 millones de libras (3 millones de euros), más de lo previsto inicialmente.

    En la subasta de Londres, la obra Jump over, de Gabriel Orozco, fue la más cara de la noche, aunque los artículos con el nombre Lehman Brother fueron los más desados. La fiebre volvió a desatarse con el lote número 2: una chapa con el nombre del banco. Precio de salida: 2.000 libras. De nuevo, la furia se desata. Las pujas llegan por tierra, mar y aire: es decir, desde la sala, el teléfono e Internet.

    ¿Qué hace uno con un cartel de Lehman en casa? «Siempre lo puede vender mañana en eBay»
    Por un momento, parece que va a ganar un caballero de la sala, pero un misterioso comprador chino aparece en escena. “Lo quieres por 30.000 libras”, pregunta el subastador mirando a la pantalla que cuelga del techo y que muestra las pujas online y el país de procedencia. Parece que no. El chino se rinde y una puja telefónica de 42.000 libras se lleva el gato al agua. “¿Dónde pone uno en su casa algo así?, se pregunta un asistente. “Siempre lo puede vender mañana en Ebay”, responde otro que está a su lado.

    La puja sigue. Cuadros, libros, grabados, fotografías, jarrones chinos… La colección de arte de Lehman empieza a esparcirse por el mundo. Por delante, seis horas de subasta non-stop. Tanto, que a media sesión, el subastador fue reemplazado por un colega.

    El perfil del comprador también cambia a lo largo de la jornada. Por la mañana alguna corbata y mucha gente que parece más dispuesta a pasar el rato que a comprar. De hecho, casi todas las pujas acaban en manos de los compradores teléfonicos u online. Pero a última hora, la cosa cambia. Más corbatas y más trajes en la sala, que significan pujas más agresivas.

    Un señor de unos cincuenta años, con traje y sin corbata, no pestañea cuando empiezan a llegar los lotes que le interesan. Son más de las 5 de la tarde y en 10 minutos se compra dos fotografías de Sebastiao Salgado y dos pinturas, que sumarán unos 30.000 euros. La crisis se llevó a Lehman, pero no a los compradores de arte.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores