• Noticias maquetadas 30.09.2010

    SERGIO PICCIONE / Seúl
    Enviado especial

    El acuerdo con Corea del Sur hace temblar a los fabricantes de coches.

     
    En cinco años la UE cancelará el arancel a los vehículos exportados por el país asiático

    Corea del Sur ha recibido con gran alegría que se haya aprobado el Acuerdo de Libre Comercio (TCA) que debe entrar en vigor en 2011 y que pone fin a tres años de negociaciones y que será firmado el 6 de octubre en Bruselas.

    Especial interés han manifestado los fabricantes de automóviles, para los que el tratado abre nuevas posibilidades de mejorar su presencia en los mercados europeos gracias a unos precios que serán todavía más competitivos al ir desapareciendo los aranceles.

    Durante la negociación, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) ha ido advirtiendo de los riesgos que este acuerdo puede tener para la industria europea, aunque sus protestas han sido menos virulentas que cuando se pactó la apertura del mercado europeo a los coches japoneses.

    Sólo en el último momento, sus llamadas de atención han sido atendidas en el Parlamento Europeo, que ha introducido una cláusula que permite la revisión de algunas concesiones en caso de que se comprobara que están perjudicando a las empresas europeas.

    También piden que la Comisión Europea (CE) siga de cerca el acuerdo Corea-Estados Unidos, para asumir cualquier cambio que se pudiera introducir en el mismo.

    Otro temor de los fabricantes es que puedan aparecer barreras legales a la importación de coches europeos con nuevas reglamentaciones referentes a emisiones y seguridad. Por ahora, la legislación coreana en estas materias, o va por detrás de la europea, o está calcada de ella, con algunas concesiones a la estadounidense en aquellas pruebas de choque son más severas.

    Las protestas de la ACEA han supuesto que el desarme arancelario respecto al automóvil no sea inmediato en el momento de la entrada en vigor del TCA. Se ha establecido un periodo de cinco años desde su aplicación para la eliminación del 10% de arancel que ahora tienen los coches (el 99% de reducción en el primer trienio para aquellos equipados con motores de más de 1.500 centímetros cúbicos). Hasta ahora están gravados con un arancel de 10% los de más de 1,5 litros y un 8% los de menos de esa cilindrada.

    En el otro lado de la balanza, Corea acepta reducir un 91% (la desaparición total se producirá al cabo de siete años) del 8% de arancel con el que penaliza a los coches europeos desde el momento en que el pacto se haga efectivo, algo que sólo va a afectar positivamente a las marcas premium como Audi, BMW, Mercedes, etcétera, sin rivales en Corea. Porque incluso sin arancel, los modelos de marcas generalistas vayan a poder ofrecer precios competitivos frente a los que ofrecen los fabricantes coreanos en su país.

    No han tenido el mismo tratamiento los componentes, que no pagarán aranceles desde el primer momento, tanto los coreanos que quieran exportar a Europa como los europeos que quieran venderlos en Corea. El país asiático renuncia a un gravamen del 8% y la Unión Europea (UE), a otro del 4,5%.

    Un tratamiento aparte han recibido los neumáticos. Corea dejará de penalizar los que lleguen de Europa inmediatamente mientras que los mercados europeos dispondrán de tres años para hacer desaparecer unas tasas de importación que varían ahora entre el 2,5% y el 4,5%.

    Pese a estos periodos de transición, en lo que se refiere al automóvil se abren muchas posibilidades de mejora de la competitividad para Corea. Aunque realmente hay que hablar de coches embarcados en Corea. Porque, sorprendentemente, no se ha pactado ningún porcentaje mínimo de piezas producidas en Corea, para que se considere que un coche ha sido fabricado en aquel país. Salvo que esto se clarifique, las marcas coreanas no sólo tienen la posibilidad de construir sus coches con piezas importados de países de bajos costes, sino que podrían llegar a producir, si les fuera rentable, el coche entero en sus plantas de China, India, etcétera, y enviarlo a Europa a través de un puerto coreano, y no pagar aranceles.

    Sólo dos marcas occidentales van a sacar partido del acuerdo TCA: Renault, que es propietaria de Renault-Samsung Motors y que produce allí los modelos Koleos y Latitude, y la estadounidense General Motors (GM) que fabrica allí la gama Chevrolet para el mercado europeo.

     

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores