• Noticias maquetadas 28.09.2010

    Santander rompe el diálogo con el banco que sedujo a Buffett.

    Gemma Martínez | Nueva York

    Actualizado lunes 27/09/2010 21:56 horas

    Buy

    Buffalo le ha cerrado la puerta a Santander. Esta ciudad, situada a 638 kilómetros de Manhattan y su distrito financiero y en plenas Cataratas del Niágara, alberga la sede de M&T Bank. Esta entidad regional, la vigésimo octava de EEUU por activos, y con una fuerte presencia en el corredor Nueva York-Washington, continuará independiente, después de que se den por fracasadas las negociaciones para su venta a Santander. Las diferencias sobre quién iba a controlar el grupo resultante de la fusión entre M&T y Sovereign (filial del grupo español en EEUU) han terminado con la integración, que habría creado el noveno banco del país por depósitos.

    M&T, creado como un banco industrial en 1856 bajo el nombre de Manufacturers and Traders Bank, es hoy una entidad con 823 sucursales, dirigida por su presidente, Robert Wilmers. Nacido hace 76 años en Nueva York y criado en Bélgica, gestiona el banco desde hace 25 años, tras abandonar Wall Street (JPMorgan) y una carrera política (fue asesor del alcalde de Nueva York John Lindsay).

    cheap shallaking

    Coto cerrado
    Wilmers, propietario de una bodega en Burdeos, ha convertido a M&T en un grupo regional local, con fuertes vinculaciones en los municipios donde opera y con unas prácticas crediticias y de negocio conservadoras, pese a haber realizado 18 adquisiciones en 25 años. El banco está considerado en Buffalo como un coto cerrado a las influencias externas y muy protector de sus empleados, que están en plantilla una media de 10,2 años, muy por encima de la media del sector en EEUU (4,7 años, según el Departamento de Trabajo).

    Así, compitiendo en el mercado con los grandes grupos y con bancos regionales como BB&T, Capital One o PNC, ha conseguido ser rentable durante 136 trimestres consecutivos, sin recortar el dividendo durante la crisis financiera. Logro que debe principalmente a su escasa actividad en el área de hipotecas de alto riesgo y a la salud de Buffalo, ciudad poco golpeada por la recesión debido al escaso peso del sector inmobiliario en su economía. Pese a esta buena salud, el banco, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, ha estado en muchas quinielas de fusiones durante los últimos años.

    Order Buy

    Su presidente, que quería mantener su cargo en la entidad resultante de la fusión de Sovereign y M&T, es un peso pesado en los círculos financieros, gracias a su amistad con el inversor Warren Buffett.

    La cláusula maldita
    El financiero posee en torno al 5,5% de M&T desde 1991, tras conocer a Wilmers a través del editor Stanford Lipsey (propietario de Buffalo News, del que también es accionista Buffet).Él contribuyó a que Wilmers se reservara una cláusula por la que podía vetar la venta del paquete accionarial del banco irlandés AIB (22,5%) si no mantenía el control del banco. Está por ver qué sucede con la participación de AIB, que está obligado a desinvertir por las autoridades irlandesas.

    El presidente de M&T quería mantener el cargo tras la fusión con Sovereign
    El financiero, Wilmers se ha hecho muy popular en Wall Street por las cartas a los accionistas que publica cada año en la junta. En el último documento realizó fuertes críticas a la banca y a las autoridades regulatorias por su gestión durante la crisis financiera.

    Cristian Tiu, profesor de finanzas de la Universidad de Buffalo, considera que la fusión “tenía sentido por las sinergias” y muestra su “sorpresa porque se haya roto por las diferencias sobre el liderazgo”. Tiu admite, no obstante, que las culturas de los dos bancos son muy distintas. “M&T es mucho más tradicional y Santander, más agresivo”, añade.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores