• Noticias maquetadas 24.09.2010

    ¡Que paguen los ricos!

    Francisco Cabrillo |

    Actualizado miércoles 22/09/2010 22:13 horas

    Con una cierta periodicidad, el Gobierno lanza a la sociedad española el mensaje de que va a introducir cambios en el sistema fiscal para que los ricos paguen más impuestos. No es casual que estos anuncios se realicen, por lo general, en momentos en los que el descontento de la población es creciente por circunstancias como el aumento del paro, la http://novianto-pn.mhs.narotama.ac.id/2018/02/02/generic-viagra-3a-caverta-cialis-cheap/ bajada de los salarios o una mayor carga fiscal para los grupos de renta más baja, como ha sucedido este verano con la reducción de los sueldos de los funcionarios, la congelación de las pensiones o la subida del IVA. Definir lo que significa ser rico no resulta fácil, desde luego. Y no parece, por otra parte, que sea una cuestión que preocupe demasiado a los gobiernos –nacional y autonómicos– que se han subido al carro del progresismo fiscal.

    La pregunta relevante es, más bien, cuál es el objetivo de un gobierno cuando aplica este tipo de políticas. Dos son los argumentos más importantes. El primero, que hay que recaudar más y que “es justo que más paguen los que más tienen”. Fíjense, por cierto, que los ministros o consejeros de Hacienda –Dª Elena Salgado incluida– nunca dicen “los que más tenemos”, aunque en muchos casos lo lógico sería que utilizaran la primera persona del plural. Este argumento tiene, sin embargo, un punto débil que a nadie se le oculta: tales subidas de http://iraqitradeunions.org/?p=9707 impuestos tienen unos efectos muy limitados en la recaudación.

    En primer lugar, porque el número de ricos –cualquiera que sea el criterio que utilicemos para definirlos– es bastante pequeño, y lo que se necesita para conseguir más Purchase fondos es que paguen más los grupos integrados por un gran número de contribuyentes. Y, además, porque al menos desde Adam Smith todo economista sabe que la movilidad de los factores de producción –que facilita eludir el pago de impuestos– es muy superior en el caso de las rentas del capital mobiliario que en el de los ingresos por trabajo. Al final, lo que va a ocurrir con estas reformas es que se obtendrá un aumento muy pequeño de recaudación, que será soportado por los asalariados con ingresos más elevados. Y –la verdad– esto no tiene mucho que ver con un gravamen sobre los famosos ‘ricos’.

    El segundo argumento tiene un mayor contenido político e ideológico. Viene a decir que el tema de la cuantía de la recaudación no es tan relevante. Lo importante sería, en cambio, castigar fiscalmente a los ricos. Las razones para ello pueden ser muy diversas, y van desde la idea de que Order todos los ricos son ladrones y explotadores a la actual doctrina oficial de los sindicatos, y la izquierda en general, de que es indiscutible que los ricos son los culpables de la crisis y deben pagar por ello. Es muy probable que a muchos de los que así piensan lo que les gustaría realmente es ser ricos… Pero esa es otra historia.

    Es lógico que al escuchar este tipo de argumentos cualquier persona que sepa algo de Hacienda muestre un profundo escepticismo. Algo más tiene que haber detrás de esta historia, piensan. Y, en efecto, lo hay. Como este Gobierno y los gobiernos de muchos otros países no están dispuestos a reducir los costes electorales que les supondría reducir el gasto público en el grado en el que sus países realmente lo necesitan, intentan recaudar más para controlar sus déficit, y, por las razones antes apuntadas, sólo lo pueden conseguir aumentando la presión fiscal sobre las clases medias. Y como la gente está ya bastante harta, hay que engañarla de alguna manera. Nada mejor para ello que convencer a estos sufridos contribuyentes de que aunque sea cierto que ellos Purchase van a pagar “un poco más”, serán los ricos quienes harán el mayor esfuerzo.

    online Nivel de vida en declive
    Cualquier programa de saneamiento implica hoy reconocer que el nivel de vida de los españoles está cayendo. Es una situación poco atractiva, pero me temo que inevitable, al menos hasta que este país sea capaz de elevar la eficiencia de su economía y volver a un crecimiento sólido y sostenido.

    Por el momento, sólo cabe reconocer que todos los españoles somos hoy más pobres que hace dos años. no prescription quibron-t Tratar de ocultarlo con la historia de que serán sólo unos pocos los que paguen los platos rotos es siempre una mala estrategia.

    Hay que esperar con temor los presupuestos de 2011. Estoy seguro de que, de una u otra manera, todos acabaremos pagando más impuestos; es decir, que el Estado se quedará con un porcentaje mayor de nuestros ingresos. Lo que todavía no sé es si, finalmente, me afectará alguno de los nuevos gravámenes especialmente diseñados para los ricos. Pero si así fuera, al menos podría decir que la ministra de Hacienda ha conseguido sacarme de pobre… Aunque sólo sea para dejarme aún con menos dinero.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores