• Noticias maquetadas 23.09.2010

    Order

    Ya sé, querido Portela, que, desde la distancia, no soy el más indicado para juzgar este tipo de asuntos, pero me llama la atención la forma en que tratan los medios en su país la subida de impuestos a las rentas más altas, especialmente los escorados a la derecha en los que, quizás por mi falta de dominio de su idioma, no sé distinguir si realmente están en contra (“es una medida de Zapatero para satisfacer a sus huestes”) o lo que querrían es un sistema más progresivo (“además los verdaderamente ricos no pagan”).

    El caso es que me he puesto a mirar un poco los datos sobre este tema que están publicados y simplemente con un par de consultas obtengo algunos resultados que son curiosos. Por ejemplo, el tipo medio del IRPF en el año 2000, después de la primera reforma del gobierno de Aznar, era del 15,9%, un 15,6% para los que declaraban una base inferior a los 600 mil euros y un 38,8% para los que declaraban más de 600 mil euros. Ocho años más tarde, en el ejercicio 2008, tras la brillante reforma de los no menos brillantes Solbes y Fernández Ordóñez, el tipo medio había ascendido al 16,4%, con un tipo de 16,1% para los de menos de 600 mil euros y del 27,4% (sí, está bien la cifra) para los de más de 600 mil euros. Digo yo que, viendo estos datos, quizás alguna reflexión sobre la progresividad del impuesto cabría hacer, ¿no?

    Por si lo quiere ver más claro le puedo mostrar la curva de tipos efectivos del IRPF en 1997 y en 2007.

    online

     

    En el eje de la izquierda figuran los tipos efectivos y en el eje inferior los tramos de renta. Fíjese no sólo en el deterioro de la progresividad (ha desaparecido las dos jorobas del año 1997), sino que, encima, en el año 2007, a partir de un determinado tramo, la pendiente se invierte, de manera que los contribuyentes del último tramo (con más de 600 mil euros de base imponible) pagan un tipo similar (25%) que aquellos que tienen una base imponible entre 66 mil y 72 mil euros. ¿Es para reflexionar o no?

    Order

    Claro que, según opinión generalizada en su país, los ricos no pagan este impuesto. Hasta su presidente del gobierno lo ha dicho alguna que otra vez. Y no digo yo que no, pero cómo calificaría usted a los más de 45 mil contribuyentes que, en 2007, declaraban más de 125 mil euros anuales sólo en rentas del ahorro (intereses, dividendos, ganancias patrimoniales). Entre ellos había más de 10 mil que, en media, declaraban más de 1 millón de euros sólo en estas rentas. ¿A éstos no se les puede calificar de ricos? Caramba, en vaya país más peculiar vive usted.

    Franco M.

    Purchase

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores