• Noticias maquetadas 14.09.2010

    EDUARDO SUÁREZ / Pills Londres

    http://www.kellyreedhockey.com/?p=8446

    Reino Unido, camino de la desobediencia civil
    Los recortes que se avecinan amenazan con generar una oleada de protestas
    buy propranolol for anxiety http://www.honeguer.pt/servicos/order-keftab-dosage/
    El otoño se presenta difícil para David Cameron. Y no sólo porque hayan aparecido las primeras grietas en el seno del Gobierno liberal conservador. También por la onda expansiva de los recortes que se avecinan, que amenazan con generar un entorno de protestas más o menos ensordecedor.
    Por ahora, los sondeos dicen que la opinión pública aprueba el objetivo del premier británico de atajar en cinco años el déficit público. Pero está por ver si se sublevan contra su receta, que se presentará el próximo 20 de octubre y que incluirá despidos, rebajas de algunos derechos laborales y recortes en el Estado del Bienestar. Order
    A la espera de que el Ejecutivo detalle sus planes, los sindicatos británicos lanzaron ayer la primera salva de advertencia desde Manchester, donde celebran su congreso anual. En su discurso de apertura, el portavoz del congreso, Brendan Barber, tildó la política de Cameron de «salvaje» y «oportunista» y agitó el espantajo de la huelga general. «Estos no son recortes temporales, sino un retroceso permanente en los servicios públicos y en las ayudas del Estado. No son tanto una necesidad económica como un proyecto político dirigido por una ideología que defiende un Estado más pequeño», dijo Barber.
    Por supuesto, el Gobierno niega todos los cargos. Ayer, su portavoz Francis Maude subrayó que estaba dispuesto a trabajar codo con codo con los sindicatos para evitar un choque que perjudique a la economía del país. En realidad, en el Reino Unido es ilegal convocar una huelga general. Lo que propone Barber es una acción coordinada de distintos sectores en los últimos meses del invierno o en la primavera. La ley prohíbe expresamente las huelgas de corte político y una acción coordinada debería ser la respuesta a una medida que afecte a los asalariados. No el rechazo a su acción política general.
    Por otra parte, Barber fue muy cuidadoso ayer con sus palabras. En parte porque los sindicatos británicos no tienen la fuerza temible de los años 70 y en parte porque no quiere asustar a la ciudadanía con un lenguaje anticuado y apartado de la realidad. Cheap
    Entre sus correligionarios hay voces que llaman a la «desobediencia civil» contra el Ejecutivo. Barber prefiere construir una gran coalición contra el Ejecutivo y aprovechar el vacío de poder en el laborismo para liderarla. Al menos hasta que la izquierda británica elija líder a uno de los hermanos Miliband el 24 de septiembre.
    Es el primer congreso sindical desde el final del Nuevo Laborismo y el primero al que no acudirá el primer ministro desde 1997. A Cameron se le había invitado pero declinó con la excusa del nacimiento de su cuarta hija. Un motivo que escondía el temor a los abucheos preventivos del plenario.
    Por ahora, los detalles de los recortes siguen siendo un enigma. Pero el ambiente es frenético en los despachos de los ministerios, de los que el Tesoro ha solicitado planes de austeridad que reduzcan sus gastos entre un 25% y un 40%. Descartados los recortes en Sanidad y Ayuda al Desarrollo, los demás departamentos deberán hacer un esfuerzo de contención muy superior al de los años más duros del thatcherismo. La incógnita no es tanto si Cameron aguantará el pulso de los sindicatos sino si lo harán sus socios liberaldemócratas.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores