• Noticias maquetadas 02.09.2010

    CARMEN RIGALT

    lanoxin generic name Purchase La cultura del nombre

    QUE NO SE ofenda nadie: aún estoy bajo los efectos online del periodismo de la tontería, propio de la España seca y veraniega. La tontería lo invade todo, desde la política a los deportes, la universidad, lo que sea. En verano, cuando la vida está como en suspenso y sólo pasan cosas imprevisibles, la tontería es lo recurrente.

    En nombre de los periodistas que acudimos a los institutos demoscópicos para proveernos de tonterías, doy gracias al cielo. Los institutos demoscópicos (y las universidades de verano) son canteras inagotables de tonterías (deliciosas, pero tonterías al fin). A falta de información, los estudios tontos nos sacan de apuros. La última vez fue hace cuatro días, cuando leí en EL MUNDO digital una ¿noticia? que traigo hoy a la columna. Era un estudio procedente de la universisad de Oldenburg, en Alemania. Oldenburg no es Oxford, pero http://www.arkapac.com/?p=7206 Cheap aunque así fuera: ninguna universidad está libre de decir memeces. El estudio al que me refiero se centraba en los prejuicios negativos de algunos nombres, sobre todo los de ciertas criaturas desposeídas de amparo familiar. Estoy refiriéndome a esos niños a quienes los progenitores endosan el nombre de sus ídolos para que lo invoquen siempre. De eso saben mucho los Morancos, que han hecho sociología de playa en Punta Umbría, donde años atrás convivían los Jonathan con las Jennifer, los Kevin, los Christian Manuel. Hace tiempo que no consulto a los Morancos, pero la cosa ya debe de andar por las Ladygagas y así. El caso es que según el estudio de la universidad de Oldenburg, el nombre con más peso negativo es Kevin, dándose la circunstancia de que los niños llamados Kevin obtienen peores calificaciones que los Maximilian (nombre normalito en Alemania). Si Kevin marca mucho, imaginen lo que marca Kevincosner (resultante de la unión de un nombre y un apellido: Kevin + Costner) o Iusnavy (resultante fonética de US Navy). No sé qué nombres figuran en el catálogo actual de los Morancos, pero quiero suponer que aquí la sociedad no ha llegado a tal dislate. Nosotros nos conformamos con Jonathan José, Andreíta del Carmen o Kevin a secas. Y ninguno de esos nombres parece adecuado para alguien que aspire a catedrático de física cuántica. Los nombres condicionan. Una famosa folclórica, muy pretenciosa ella, le puso a su hijo Francisco José, como el emperador. Nada más nacer, el niño fue Paquirrín y andando el tiempo ha quedado reducido a Kiko. Menos mal que entre sus aspiraciones no está la física cuántica.

    Purchase

    Buy

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Artículos anteriores