• Noticias maquetadas 23.07.2010

    La última disputa balcánica

    La independencia de Kosovo es legal

    El Tribunal de la ONU avala la secesión de la antigua provincia serbia

    BEATRIZ NAVARRO – Bruselas. Corresponsal

    La Asamblea de Kosovo «no violó el derecho internacional general» al declararse unilateralmente independiente de Serbia el 17 de febrero del 2008.

    Con tan cristalina conclusión el Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas liquidó ayer dos años de acaloradas deliberaciones sobre la legalidad de la secesión kosovar. La opinión, no vinculante pero muy esperada por unos y temida por otros, puede desencadenar movimientos similares en otros territorios con aspiraciones soberanistas.

    La consulta al más alto órgano judicial de la ONU, con sede en La Haya, fue presentada por el Gobierno serbio, con el apoyo de la Asamblea General. «¿Es la declaración de independencia de las autoridades temporales de autogobierno de Kosovo conforme al derecho internacional?», planteó Belgrado, errando en su previsión de que los jueces concluirían que tal acto fue ilegal. Estos sólo necesitaron 80 minutos, y no los 180 programados, para argumentar lo contrario en una sentencia más directa de lo habitual para este tribunal.

    El tribunal considera que no debe pronunciarse sobre el derecho en sí a la secesión ni siquiera como «remedio» y concluye que el derecho internacional «no contiene ninguna prohibición aplicable» a la declaración de independencia. El Parlamento kosovar – que considera que estaba autorizado a «adoptar legislación con fuerza legal»-no violó por tanto ninguna norma, declaró su presidente, el juez japonés Hisashi Owada. La declaración de independencia, añadió, tampoco contravino «el marco constitucional vigente ni la resolución 1244 de la ONU». Este acuerdo selló en 1999 el fin de la guerra y puso bajo tutela internacional un territorio que fue víctima de una limpieza étnica dirigida por Belgrado y que se cobró la vida de unos 13.000 albanokosovares.

    La opinión judicial fue recibida con júbilo en Pristina, la capital kosovar: «Es un día bendito para la República de Kosovo y todos sus ciudadanos», celebró el presidente, Fatmir Sejdiu. Su homólogo serbio, Boris Tadic, advirtió que «nunca» reconocerá la in dependencia unilateral de Kosovo aunque la resolución, admitió, «es difícil para Serbia, y eso hay que decirlo abiertamente».

    Kosovo ha sido reconocido como Estado independiente por 69 países de los 192 de la ONU. La lista, menos amplia de lo esperado, probablemente se ampliará tras el dictamen. Entre los más poderosos defensores de la independencia kosovar están Estados Unidos, Alemania y Francia, y vecinos como Albania y Croacia.

    Hace dos años, España se quedó casi sola en la Unión Europea con su negativa a reconocerlo como Estado independiente y prefirió alinearse con Serbia, Rusia y China en su rechazo a la legalidad de la declaración. El temor a que el caso de Kosovo siente un precedente para otros pueblos con aspiraciones secesionistas en su propio territorio explica la oposición de estos países.

    Horas antes de emitirse el dictamen, el ministro de Exteriores serbio, Vuk Jeremic, presente en La Haya, vaticinó que si el tribunal apoyaba la secesión «ninguna frontera en el mundo será ya segura». En la vista oral del juicio, el representante legal de Belgrado argumentó que la declaración unilateral de independencia contraviene el orden legal internacional basado en la soberanía y la integridad territorial de los estados. También, que fue hecha por un gobierno provisional en Kosovo en violación de la resolución 1244 de la ONU. Serbia considera el territorio de Kosovo la cuna de su religión e identidad nacional desde el siglo XIV.

    España, representada por la jurista Concepción Escobar en la vista oral celebrada en diciembre, defendió que la independencia de Kosovo era del todo contraria a la legalidad internacional y rechazó que la secesión del territorio sea aceptable «como remedio», ni siquiera por la historia de tensiones étnicas en el territorio.

    EE.UU. se presentó en el juicio como «una nación nacida de una declaración de independencia hace más de dos siglos» y advirtió que, tratando de anular la independencia de Kosovo, Serbia intenta «dar marcha atrás en el tiempo» y revocar una decisión que ha permitido devolver la paz a la región. Washington sostuvo que el derecho internacional no era aplicable en este caso y pedía al tribunal que se abstuviera o respondiera con un sí claro a la legalidad de la independencia.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores