• Noticias maquetadas 20.07.2010

    FRANCISCO HERRANZ / Nicosia, Enviado Pills especial

    Guerra fría en los confines del euro

    Griegos y turcos continúan divididos 36 años después de la invasión de Chipre

    En el Palacio Presidencial de Nicosia todavía se aprecian los profundos agujeros que ha dejado la Historia. Son orificios de disparos generados hace hoy 36 años por fuerzas nacionalistas griegas que intentaban deponer al jefe del Estado, el arzobispo Makarios. La desesperada asonada de quienes pretendían unirse a Grecia sirvió de pretexto para que el Ejército turco invadiera la parte septentrional de Chipre. Todavía quedan acantonados 40.000 soldados de Turquía en esta hermosa isla mediterránea más pequeña que la Comunidad de Madrid.

    Desde entonces el país está partido en dos, con los griegos cristianos al sur y los turcos musulmanes al norte. Después de que la ONU fracasara en 2004 en un intento de encontrar una solución viable y aceptada por ambas comunidades a través de un referéndum, los reducidos contactos bilaterales están marcados por una falta mutua de confianza no superada. Los líderes de las dos comunidades, el grecochipriota Demetris Christofias y el turcochipriota Dervis Eroglu no disimulan su falta de empatía. «Si no hubiera sido por nuestra posición flexible, la conversaciones se habrían roto», admite Yorgos Iacovou a EL MUNDO desde su despacho. Iacovou, mano derecha del presidente Christofias, afirma que han progresado en gobernanza, relaciones con la UE y economía, pero enfatiza que quedan pendientes los dos puntos más controvertidos: la solución de las propiedades inmobiliarias y las garantías de seguridad. El conflicto dejó unos 2.000 muertos, muchos de ellos aún desaparecidos, y cientos de miles de personas pasaron a convertirse en refugiados y desplazados.

    http://amxk44.zn.uz/91

    Algunos grecochipriotas han preferido quedarse en el tercio ocupado de la isla. Por ejemplo, Andreas (nombre ficticio). Posee tierras y ganado en Rizokarpasso, un pueblo enclavado en el extremo oriental que hasta 1974 tenía unos 7.000 griegos registrados. Ahora son sólo 228. Rizokarpasso se ha llenado de turcos, procedentes de Anatolia, que colonizan el municipio gracias al apoyo del autoproclamado Gobierno de la República Turca del Norte de Chipre, que sólo ha sido reconocida por las autoridades de Ankara.

    «Antes muchos no nos aceptaban. Abrían nuestras casas, nos robaban, nos amenazaban de muerte», dice Andreas en el único bar de la calle con rótulos escritos en caracteres griegos. «Después de 2003 [cuando se levantaron parcialmente las restricciones al movimiento de personas a través de la línea del alto el fuego] mejoró la situación».

    «No hay futuro para nosotros en el pueblo», añade a su lado el propietario del bar, quien tampoco da su nombre. «Hemos perdido la esperanza», concluye Andreas, que vive solo en Rizokarpasso y viaja un par de veces por semana a la parte libre para reunirse con su familia. Andreas no tiene pensado trasladarse definitivamente. «Las tierras que aquí valen 100, allí valen 10. ¿Quién me las va a comprar y a qué precio?»

    http://vietietcynthia1402.mhs.narotama.ac.id/2018/02/02/buy-betapace-medication/ online

    Una frontera porosa

    Puesto que sobre el papel la guerra no ha acabado, el servicio militar sigue siendo obligatorio para los jóvenes grecochipriotas. Dura dos años y alcanza sólo a los hombres. «Nuestros muchachos tienen que defender la línea verde», admite sin dudar Maria Piggoura, cuyo hijo mayor llevará el uniforme en breve.

    Cheap

    Pero cruzar la frontera que separa los dos mundos no representa un serio problema. Se puede atravesar incluso a pie por la concurrida calle peatonal Lidras, en pleno centro de Nicosia. Jóvenes turcochipriotas pasan al lado más comercial a hacer compras y regresan con sus bolsas cuando cae la noche. El control de aduanas se limita a la formalización de un rudimentario visado turcochipriota donde se estampa un sello de entrada y de salida a peatón.

    La ciudad -cuyo centro histórico está rodeado por una fortificación- tiene pasos abiertos a vehículos particulares, pero el tránsito rodado es reducido. Oficialmente la ONU se ocupa de controlar la zona buffer, donde se aprecian alambradas roñosas y edificios silenciosos. La traumática partición ha ocasionado fenómenos tan surrealistas como la ciudad fantasma de Famagusta, un feudo griego abandonado a su suerte y comido por la maleza.

    online

    Pese a la adhesión a la UE (2004) y la adopción del euro (2008), muchos grecochipiotas temen con ciertas dosis de fatalismo que, en unos cuantos años, se producirá el efecto Kosovo. Es decir, que la población turcochipriota crecerá demográficamente de forma exponencial, mientras se dilatan las negociaciones políticas, y terminará comiéndose a sus vecinos del sur, donde no abundan las familias tan numerosas. Las estadísticas les dan la razón: en 1974 los colonos de Turquía eran 2.380; transcurridas tres décadas, alcanzaban los 160.000 frente a una población total de 880.000 personas.

    Buy

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores