• Noticias maquetadas 15.07.2010

    RAMY WURGAFT Cheap / Buenos Aires, Corresponsal

    El Senado argentino vota si legaliza las bodas gays

    El proyecto de Cristina Fernández permite también la adopción

    generic cardizem cost terramycine oogzalf online bestellen

    Mientras que en el hemiciclo los legisladores se expresaban a favor o en contra del matrimonio homosexual, en la explanada del Congreso los ciudadanos que defienden aquel proyecto de ley y sus adversarios se cruzaban insultos y se arrojaban toda clase de objetos.

    El Senado se reunió ayer al mediodía para decidir si aprueba o no que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio. En caso de que lo apruebe, Argentina se convertirá en el primer país de Latinoamérica donde los gays tienen derecho a formalizar su unión en el Registro Civil. La Cámara de Diputados ya dio su aprobación al proyecto en mayo de este año.

    Muchos de los legisladores entraron al recinto con botellas de agua mineral y pastillas de cafeína. Se anticipaba una sesión intensa y prolongada, pues conscientes del hecho histórico que protagonizan, todos los senadores presentes en la sala se apuntaron para tomar la palabra.

    También se prevé un resultado muy parejo pues el proyecto de ley que impulsa el Gobierno atraviesa la línea entre opositores y oficialistas. Los expertos vaticinan que de los 72 miembros del Senado, entre 31 y 33 se pronunciarían a favor y que 33 o 34 rechazarían la iniciativa de la presidenta Cristina Fernández de permitir que los gays no sólo puedan contraer matrimonio y adoptar hijos.

    Que dos varones o dos mujeres puedan adoptar una criatura es el aspecto más controvertido del proyecto que está en discusión. El rechazo a que se les conceda la patria potestad se pudo medir la tarde del martes, en la multitudinaria protesta que organizaron las iglesias católica y evangélica con el apoyo de musulmanes y judíos.

    «Resultaría mucho más sencillo para los legisladores votar separadamente por el casamiento y, en un etapa posterior, por el derecho a adoptar. La sociedad en general digeriría con más facilidad el plato de entrada y más tarde el plato fuerte», opina Luis Guerra, sociólogo de la Universidad Di Tella. Pero Cristina Fernández no se conforma con menos que imponer lo que considera justo para las minorías sexuales y, sobre todo, con menos que infligir una derrota aplastante a la Iglesia católica, el rival más enconado que ha tenido el oficialismo, desde que Néstor Kirchner asumió la presidencia en el 2003.

    Desde China, donde se encuentra de visita, la presidenta señaló que en el terreno de la igualdad de los ciudadanos ante la ley, «no caben medias tintas» y que la discriminación de los homosexuales «no puede persistir un minuto más en una sociedad que se llama civilizada». Las palabras de Cristina Fernández sentaron la estrategia de «todo o nada» que adoptaron sus representantes en el hemiciclo parlamentario.

    online

    Al comienzo de la sesión, el jefe del bloque oficialista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, recordó que «el Estado y la ley tienen que garantizar el derecho de todos los argentinos a disfrutar de una vida plena, más aun cuando el ejercicio de ese derecho incumbe a su vida privada y no afecta a la del resto». Del otro lado del espectro político, el senador César Gioja consideró que la discusión se ha politizado en exceso y que hubiera sido oportuno consultar a expertos en la materia.

    El senador Luis Juez, del opositor Frente Cívico por Córdoba, compartió con la prensa el dilema al que se enfrentaba en la jornada de ayer. «Estoy absolutamente convencido de que las parejas de un mismo sexo deben tener los mismos derechos y las mismas obligaciones que los heterosexuales. A la vez represento a una provincia (Córdoba) donde la Iglesia siempre ha ejercido una notoria influencia. Debo ser fiel a mis principios, aunque con ello comprometa mi futuro en la política», expresó Juez.

    El senador cordobés desafió a quienes rechazan la reforma en base a sus creencias, a que le enseñen en qué párrafo de las Escrituras Jesucristo se expresa en contra de los homosexuales. A lo que el legislador Guillermo Jenefes opuso que «Jesucristo dijo que no venía a romper la ley sino a reforzarla. Y las leyes de su época no reconocían el matrimonio homosexual».

    Tanto los que están a favor del matrimonio gay como quienes lo rechazan se hallaron ante una realidad que no sospechaban: que la sociedad argentina es más conservadora de lo que se pensaba. Pues las manifestaciones de repudio en las provincias de Argentina fueron proporcionalmente más numerosas que en Buenos Aires.

    Order http://amxk44.zn.uz/81
    Pills

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores