• Noticias maquetadas 14.07.2010

    RICARD GONZÁLEZ / Washington, Especial para EL MUNDO

    BP sella el pozo del vertido del Golfo de México

    Si las tuberías aguantan la presión, el yacimiento quedará cerrado para siempre

    Durante todo el día de ayer los ingenieros de BP realizaron varias pruebas para verificar que funciona el último método al que han recurrido para poner fin al vertido de crudo en el Golfo de México, considerada la peor catástrofe ambiental en la historia de EEUU. A la hora de cerrar esta edición, los responsables de BP se mostraban moderadamente optimistas. Es la primera vez en los 85 días de vertido que los expertos creen haber podido «sellar de forma permanente» el pozo. En anteriores esfuerzos, se trababa más bien de limitar la cantidad de crudo que se derramaba a las aguas del Golfo.

    Después haber realizado numerosos intentos fallidos, BP decidió hace un par de semanas tratar de cerrar herméticamente la explotación petrolífera emplazando una tapa de contención en la boca del pozo. El lunes por la noche, la compañía emitió un comunicado público en el que anunciaba que la cubierta había sido ya instalada de forma exitosa.

    Según el director de operaciones de la petrolera británica, Doug Suttles, las pruebas tienen como objetivo medir la presión dentro del pozo. Si ésta alcanza los niveles esperados sin que se rompan las tuberías que canalizan el crudo, los responsables de BP cerrarán las válvulas de la tapa, sellando de forma definitiva el foso, cuya boca se encuentra a más de 1.500 metros de profundidad.

    «El mejor escenario es que la presión suba hasta el punto que hemos previsto. Nos gustaría poder mantener la perforación cerrada», dijo Suttles en un rueda de prensa. Si la presión detectada en las pruebas, que se podrían alargar hasta hoy miércoles, fuera menor a la esperada, significaría que el pozo se ha dañado, y el gas y el petróleo se están filtrando en el subsuelo.

    En este caso, mantener las válvulas cerradas podría dañar aún más el interior del yacimiento. Por lo tanto, se deberían reabrir las válvulas, y dejar que el petróleo fluyera de nuevo a las aguas del Golfo. Bajo este escenario, se volvería a intentar absorber la mayor parte del crudo posible a través de una estructura que cubriera la boca del pozo.

    «Si descubrimos algún problema, podríamos continuar las operaciones de contención», declaró Suttles. Algunos científicos consideran demasiado arriesgado mantener el pozo sellado indefinidamente, ya que los resultados de las pruebas podrían ser engañosos. Apuestan por mantenerlo cerrado sólo mientras se perfecciona el mecanismo de absorción del petróleo, que incluiría la construcción de una nueva excavación a unos centenares de metros de Macondo. En estos momentos, un equipo de BP está realizando las perforaciones para acceder al yacimiento. Sin embargo, se está encontrando varias dificultades técnicas, por lo que se espera que sus trabajos no concluyan hasta finales de verano.

    En paralelo a los esfuerzos de BP, el secretario de Interior, Ken Salazar, firmó una nueva moratoria de seis meses a las explotaciones petrolíferas de gran profundidad en el Golfo de México. Esta norma reemplaza otra que fue declarada nula por una corte federal de Nueva Orleans el mes pasado.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores