• El periodista Antonio Cerrillo informa sobre las temperaturas en LA VANGUARDIA, pág 28: «Más días cálidos y noches tropicales». «La temperatura sube 0,21 º C por década y aumentará 2 grados hacia el 2050». «Así, lo indica el segundo informe sobre cambio climático presentado por el Govern». PÚBLICO Order , lipotrexate price pág 28 del pasado 28 de junio decía que «El Gobierno teme un estío «complicado» por el fuego» Pills . Y en ABC, pág 42,  leemos: «En el monte este verano habrá un cóctel explosivo: se esperan temperaturas más elevadas que otros años y la cubierta vegetal es más densa por las lluvias. La probabilidad de incendios aumenta de forma exponencial».

    Purchase

    Curiosamente son el mayor nivel cultural y la extensión de la conciencia ambiental, junto con la popularidad de las tesis catastrofistas, lo que favorece que la «gente» admita que ahora hay más incendios forestales porque el clima está cambiando. Para mucha gente el cambio climático es un hecho cotidiano, la desertización es visible y, dentro de poco, en Bilbao se vivirá como ahora en Valencia. Dentro de poco vamos a oír los mismos argumentos cuando, en octubre, llegue la inevitable «gota fría» en Valencia y Cataluña. Pero las estadísticas dicen con claridad que ha habido años peores que el que podría ser este. Y si tuviéramos una serie estadística que ligase número de incendios/hectáreas afectadas con inversión forestal veríamos que no existe tal determinismo de «cambio climático». Si se compara una foto actual de un paisaje con la de hace cincuenta años puede verse cómo ha aumentado enormemente el arbolado. Aunque está mucho más descuidado y desordenado. El abandono de la población rural y de la actividad agrícola ha producido en realidad un crecimiento del bosque que casi no se limpia nunca.

    Cheap Purchase

    Cualquier niño de 7 años diría que «para evitar que los bosques se incendien lo importante es saber porqué se incendian». Bueno, el «porqué» lo sabe todo el mundo desde hace mucho tiempo. Los profesionales del medio, el «run-run» de los afectados y las cifras publicadas por el ministerio de Medio Ambiente coinciden en afirmar que el 60% del total de incendios son intencionados y el 15% son producto de negligencias. El resto es asunto de rayos y automovilistas. Si estas son las razones, es evidente que hay mucho terreno para aplicar soluciones rápidas y eficaces. Las leyes vigentes tienen  soluciones razonables, tales como los incentivos económicos y/o fiscales para el mantenimiento de los bosques privados calificados, para cuya tarea todavía queda algo del poco dinero comunitario que va a llegar a España. Otras son soluciones incompletas, como la prohibición de recalificar como suelo urbanizable la superficie quemada pero sin especificar el plazo de prescripción. Y otras son claramente negligencias, como la falta de intervención en el mercado de la madera quemada. Todavía no se ha desarrollado la financiación privada sobre la biomasa de los  residuos de los bosques descuidados. En realidad la cuestión es que en España el delito ecológico resulta fácilmente impune. Ejemplos, a montones. En este año volveremos a acusar al Gobierno de desidia.

    http://fajar-anugrah.mhs.narotama.ac.id/2018/02/01/cheap-artane-side/

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores