• Noticias maquetadas 05.07.2010

    ROSALÍA SÁNCHEZ / Berlín

    Discreto, manejable y europeísta

    Especial para EL MUNDO

    Purchase

    Es muy simpático y posiblemente por eso se le perdonan sus frecuentes meteduras de pata, que nacen en parte de cierta torpeza y también de la ausencia de un equipo de asesores profesionales, que está aún por constituirse. Durante la campaña, tratando de sacar partido a esa mayoría de polacos que aseguran en las encuestas estar en contra de la presencia de sus tropas en Afganistán, prometió que, si ganaba las elecciones, sacaría de allí a los efectivos del Ejército desplazados a este territorio. El anuncio generó una ola de llamadas y más llamadas desde Varsovia a Washington, naturalmente pasando por Bruselas, que se temía un precipitado mutis por el foro. Visto que se había pasado de frenada, no le quedó más remedio que organizar un viaje relámpago a Ghazni para asegurar, ante más de 2.500 uniformados polacos que garantizan la seguridad en la zona oriental de Afganistán, que «no se tomará ninguna decisión precipitada» y que «habrá oportunidad de que Polonia plantee su punto de vista en la cumbre de Lisboa», declaraciones con las que puso un parche al desaguisado diplomático. Pero a los polacos jóvenes y urbanos les gusta Komorowski, que tiene además la virtud de no molestar en exceso al resto del electorado.

    Pills

    Desde que, el pasado 10 de abril, tuviese que asumir la Presidencia en funciones, a causa de un accidente aéreo que dejó a Polonia sumida en una situación de vacío de cargos absolutamente excepcional, los polacos han ido asociando su afable bigote a una estabilidad institucional digna de agradecer.

    Order

    Su principal fuerza es la discreción y su gran acierto en la complicadísima campaña previa a estas elecciones ha sido abstenerse de tomar decisiones, aparecer lo menos posible y adoptar un papel de hombre de Estado y talante conciliador que le ha resultado, finalmente, muy rentable.

    Sólo unos días antes de la última votación escribió una carta a su contrincante que rezumaba corrección política y caballerosidad y en la que agradecía a Jaroslaw Kaczynski el «poder recordar esta campaña en el futuro como una prueba de que para nosotros Polonia es más importante que nuestras diferencias». El texto, desde luego, habría hecho las delicias de Thomas Hobbes, pero no encajaba en absoluto con el perfil del destinatario, la fiera montaraz Jaroslaw Kaczynski, lo que lleva a sospechar que el verdadero destinatario era el electorado polaco, que teme volver a encontrarse una Polonia rasgada y bloqueada por los desencuentros, como la posterior a las elecciones de 2005, y dispuesta a agradecer cada gesto de fair play. «Me complace que hayamos podido mantener el respeto mutuo», continuaba la carta. «Lamento, sin embargo, que en la campaña se haya hablado mucho del pasado y de hacer cuentas con la historia en lugar de hablar más del futuro».

    Order

    Y es que si había un candidato enfocado al futuro, ese ha sido Komorowski. Las políticas liberales de su partido, Plataforma Cívica, pretenden modernizar Polonia y la entrada en el euro, precisamente lo que quiere una generación de jóvenes profesionales bien preparados, que sueñan con un Silicon Valley en suelo polaco, como parte de otro concepto de nacionalismo que dista mucho del de Kaczynski.

    Komorowski ha sido, además, el candidato favorito de Europa, porque el europeísmo de su partido abrirá una nueva etapa de relaciones mucho más fluidas con la UE y porque, no nos engañemos, a ojos de Bruselas, Komorowski aparece como un político mucho más manejable que Kaczynski, y sobre todo mucho más predecible, adjetivo que la burocracia comunitaria requiere para su funcionamiento básico.

    http://pitoyo.staff.mipa.uns.ac.id/2018/02/02/delivery-gyne-lotrimin/

    Pero en ningún caso es un político carismático y la prensa polaca lo ha calificado como «anodino». Su partido lo lanzó a la carrera no como un líder, sino como hombre de confianza que facilite el trabajo de Donald Tusk, primer ministro.

    El nuevo presidente polaco (Oborniki Slaskie, 1952) proviene de una familia noble expulsada de Lituania, la Casa Korczak. Es historiador, pero el Gobierno comunista le prohibió desempeñar esa profesión por sus posturas contrarias al régimen, por lo que mantuvo a su mujer, Anna, y a sus cinco hijos dando clases en el seminario de Varsovia, acogido por la Iglesia católica. Llegó a estar encarcelado en 1970 y de nuevo en 1981, cuando compartía con Kaczynski la oposición clandestina contra el general Jaruzelski. Hoy en día, solo les queda en común el recuerdo de aquella lucha.

    Buy 10 cheap generic mg nolvadex

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores