• Noticias maquetadas 05.07.2010

    PRIMER ANIVERSARIO DE LOS DISTURBIOS DE XINJIANG

    China extrema la seguridad para evitar nuevas rebeliones en la gran región musulmana del país

    ´Gran hermano´ en Urumqi

    ISIDRE AMBRÓS – Urumqi Enviado especial

    kamagra online deutschland

    Las medidas de seguridad son rigurosas en el centro de la ciudad de Urumqi. Tropas del ejército patrullan armadas por las calles de la capital de la región autónoma uigur de Xinjiang, en el noroeste de China, y la población disimula su preocupación ante el temor de que se vuelvan a producir los violentos choques interétnicos del año pasado. Unos enfrentamientos entre miembros de la minoría musulmana uigur, de lengua turca, y de la etnia mayoritaria china han, que entre el 5 y el 7 julio del 2009 causaron la muerte de 197 personas y dejaron heridas a más de 1.700. Los peores en décadas.

    Order

    cost yasmin australia

    Un año después todo el mundo mira el calendario con temor. Las autoridades chinas no quieren que esta semana haya brotes de violencia y para ello ha desplegado un impresionante dispositivo de seguridad. La población también está preocupada por lo que pueda pasar.

    Para evitarlo Pekín ha dispuesto un fuerte despliegue de seguridad, que se extenderá hasta el 20 de julio. Es especialmente visible en la plaza del Pueblo, donde el año pasado se inició la violencia, y en las calles cercanas, donde viven y trabajan los uigures. Allí la tensión es palpable. Fuerzas de la policía están apostadas en numerosas esquinas y en puntos estratégicos.

    Y ver circular jeeps y camiones con soldados armados por el centro de la ciudad se ha convertido en una rutina en estos últimos días. «Su presencia me da seguridad», comenta Xiaomei, una joven han de veintinueve años mientras ve pasar a un grupo de soldados pertrechados.

    Pero la presencia militar es sólo una parte de este despliegue. Las autoridades de Urumqi han dispuesto más de 40.000 cámaras de vigilancia, que se han instalado en autobuses, estaciones, taxis, calles, plazas, escuelas, guarderías, centros comerciales y supermercados, así como en otros lugares públicos, según publica la prensa local citando fuentes municipales.

    Y la vigilancia se ha extremado. Todo bolso de mano es controlado. Miembros de la seguridad inspeccionan su contenido en las estaciones de autobús, oficinas gubernamentales, hoteles, en el Gran Bazar y en el Mercado Internacional de Erdoqiao. También son registrados los vehículos que entran en los parkings.

    what is the price of clomid in pakistan

    Además, la policía también sugiere a la población que hoy se quede en casa. «Nos han dicho que el día 5 de julio [ hoy para el lector] no se puede salir», señala Muharamat, un venerable uigur de edad totalmente imprecisable que regenta un pequeño puesto de frutas cercano a la mezquita de Hantagri.

    Un industrial chino de la etnia mayoritaria han, que prefiere permanecer en el anonimato, reconoce en privado que a lo largo del último año las relaciones entre han y uigures se ha degradado. «Ahora hay mucha desconfianza», dice y añade que «si otros han te ven comprando un pan a los uigures te puedes encontrar que te insulten por la calle. Esto antes no pasaba».

    http://arveeproject.com/?p=17048

    Las mismas fuentes reconocen que la violencia interétnica del 2009 ha hecho mucho daño a la región. «Los disturbios del año pasado han provocado un retraso económico equivalente a diez años respecto a Shenzhen [ una de las zonas industriales punteras del país]

    Cheap

    Pero estos recelos y el miedo a la violencia también han pasado factura a los pequeños comerciantes de la minoría musulmana uigur. Sattar, una mujer que regenta una tienda en el Gran Bazar, hoy carente del bullicio normal de vendedores y compradores, señala que «antes vendía cientos de pañuelos al día, ahora, si vendo unas decenas ya soy feliz».

    Esta situación, derivada del brote de violencia del pasado año creó gran preocupación en el Gobierno chino. Xinjiang es uno de los graneros del gigante asiático. Cuenta con importantes yacimientos de gas natural y de allí se extrae el 20% de la producción petrolífera china, aunque es una de las regiones más pobres del país. Por estas razones Pekín ha decidido invertir más de un millón de dólares para desarrollar esta región a partir del 2011. Considera que a través de un mayor desarrollo podrá mejorar el nivel de vida de los uigures y reducir las tensiones existentes.

    Cheap

    Además, ha cambiado a los responsables políticos de la provincia de Xinjiang y de la ciudad de Urumqi, con el fin de mejorar la cooperación con esta minoría musulmana de habla turca.

    Pekín intenta cambiar de esta manera la imagen que tienen los uigures de las autoridades chinas. Esta minoría musulmana de habla turca se queja de estar discriminados y acusan al Gobierno chino de intentar restringir su cultura y su religión, a través del desarrollo económico, así como de impedirles acceder a determinados empleos y puestos de la Administración. «La política desarrollada por el Gobierno en la última década ha empobrecido a la gente del sur de Xinjiang. Los uigures sólo trabajan, básicamente, en restaurantes y pequeños comercios de venta de fruta y de pan», señala Li, un ejecutivo de la etnia mayoritaria han.

    Las autoridades chinas, por su parte, rechazan que exista un conflicto interétnico y atribuyen la violencia que se produjo en Urumqi a grupos terroristas, separatistas, que reclaman la independencia de la región de Xinjiang de China. Para demostrarlo y dar confianza a la población, la policía anunció la semana pasada que había desarticulado un grupo terrorista que operaba en el sur de Xinjiang.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores