• Noticias maquetadas 02.07.2010

    Purchase

    EL REVÉS DE LA TRAMA

    Buy Inquietante reacción

    Justino Sinova

    El argumento que ha divulgado el Gobierno tras la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña niega la realidad. Al sostener que el Tribunal ha declarado que el ‘Estatut’ es conforme a la Constitución, miente manifiestamente; y al conducir esta conclusión contra el recurrente, el Partido Popular, aprovecha una diligencia del Estado de máxima importancia para una agresión política al margen del interés general. No ha podido reunir el Gobierno más despropósitos en su reacción. El Tribunal ha declarado contrario a la norma suprema una parte importante del ‘Estatut’; o sea, lo ha declarado inconstitucional; no constitucional, como ha dicho Zapatero, responsable de la tensión sufrida en España por su frívola promesa de aceptar cualquier cosa que aprobara el Parlament; ni como ha dicho la ministra Carme Chacón, quizá necesitada de congraciarse con su Partido Socialista de Cataluña. Un solo artículo inconstitucional basta para entender que hay una lesión a la Constitución, pero han sido cerca de 40 los que el Tribunal ha visto contrarios a la ley fundamental: uno anulado por completo, otros necesitados de corrección concreta y otros sometidos a única interpretación posible.

    Ya se verá si el Tribunal se ha quedado corto o no, pero no se puede afirmar coherentemente que el ‘Estatut’ era constitucional después de necesitar la compostura a que ha sido sometido. Y menos cuando muchas normas de desarrollo del ‘Estatut’ aprobadas en cuatro años quedarán afectadas por esta inconstitucionalidad y habrán de ser corregidas. Es pavoroso que un ministro de Justicia base su análisis de la sentencia en el número de palabras rechazadas, como hizo Francisco Caamaño en papel de corrector de pruebas. No es menos pavoroso que una vicepresidenta concentre su comentario en un ataque al recurso, como hizo Fernández de la Vega tras demostrarse que, gracias a tal recurso, el Tribunal ha advertido los graves defectos del ‘Estatut’. Aunque sólo fuera por el rechazo a la pretensión de los nacionalistas de unir la palabra ‘nación’ a Cataluña y por la reafirmación de la unidad de España que hace el Tribunal, el Gobierno debería felicitar a los recurrentes. Es incoherente que Zapatero afirme que no había riesgo para la España constitucional. Precisamente ese riesgo es el que ha tratado de conjurar el Tribunal. Necesitamos un Gobierno que vele por el interés general y el futuro de la nación española, y que no aproveche cualquier oportunidad de hablar ante un micrófono para hacer política rastrera contra la oposición y a favor exclusivamente de sus propios intereses.

    Cheap http://fajar-anugrah.mhs.narotama.ac.id/2018/02/01/buy-clonidine-patch/ Purchase Buy

    Dice Zapatero que no había riesgo para la España constitucional. Eso es lo que ha tratado de evitar el TC

    Ahora necesitamos también un Gobierno que frene la deslealtad del socialista cordobés Montilla, presidente de la Generalitat gracias a la propia Constitución, que ha emprendido el camino del desacato al Tribunal. Está envolviéndose en los votos populares que refrendaron el ‘Estatut’, como si eso compensara su inconstitucionalidad. Pero se ve que la Constitución no le interesa tanto como el victimismo para pescar votos o lo que sea. Inquietante resulta que Zapatero se muestre dispuesto a «reforzar el desarrollo del Estatut» con él. ¿Qué significa eso? ¿Se trata de un intento de sortear de algún modo la sentencia? Es urgente que lo aclare sin ambages.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Artículos anteriores