• Noticias maquetadas 10.06.2010

    PALOMA DÍAZ SOTERO / Madrid

    Pills online

    Los grupos apelan a no consumir bienes fabricados por niños

    Escolares suramericanos retan a nuestros políticos a combatir el trabajo infantil

    José Antonio Alonso y Josu Erkoreka empezaron a trabajar a los 24 años; Soraya Sáenz de Santamaría, a los 27, y Josep Sánchez-Llibre a los 23, aunque pasó muchos veranos de su adolescencia trabajando con su padre. Se lo contaron ayer a 12 escolares latinoamericanos que, en su visita al Congreso de los Diputados, les preguntaron a los portavoces parlamentarios cuándo empezaron ellos a trabajar.

    order pletal classification

    La paradoja es que estos chicos y chicas de Uruguay y Colombia se vieron obligados a trabajar siendo niños y aún hoy, aunque estudian, proceden de entornos paupérrimos donde es normal que los niños trabajen. El programa Proniño de Fundación Telefónica los rescató para la escuela (como a otros 164.000 menores) con becas al estudio y mucho trabajo de concienciación a sus familias pobres. Esta semana, declarada Semana Internacional contra el Trabajo Infantil, están en Madrid disfrutando de un premio a los mejores trabajos periodísticos en la escuela. Por eso, ayer tuvieron la oportunidad de entrevistar a estos cuatro diputados, que se revelaron, frente a ellos, como cuatro privilegiados en su infancia y adolescencia.

    http://capelletimper.com/ashwagandha-powder-sale/

    Erkoreka recordaba cómo muchos compañeros suyos de aula no pudieron seguir estudiando y, con 13 años, se embarcaron en buques que iban a África para ganar dinero y ayudar a sus familias. «Hoy aún sigo viendo a algunos de aquellos compañeros y me doy cuenta de que tenían potencial para haber hecho otras cosas en su vida», lamentaba. Sánchez-Llibre, por su parte, evocaba los veranos de trabajo de su infancia y adolescencia vendiendo los productos de su padre, que era representante comercial.

    Pero los chavales quisieron saber también qué podían hacer los políticos españoles para erradicar el trabajo infantil en el mundo. Les hicieron reflexionar sobre el problema, pero no les sacaron compromiso alguno.

    online http://www.ferienvietnam.com/2018/02/02/cheap-crixivanindinavir/

    Sáenz de Santamaría apeló al consumo responsable para que tengamos en cuenta que muchos productos del mercado proceden de fábricas y empresas que emplean y explotan niños en el extranjero. «No debemos permitir que desde el primer mundo se siga dando bolilla a aquellos países que no respetan los derechos humanos», proclamó. Por ello, apostó por que la lucha contra el trabajo infantil «inspire nuestra política de ayuda al desarrollo».

    Alonso apoyó esta idea -«se trata de no comprar algo que tenga detrás a una empresa que explote niños»- y fue más allá al reconocer que «los gobiernos debemos exigir a otros gobiernos que cumplan la legislación internacional y podemos advertirles de que se pueden prohibir relaciones comerciales con quien no la cumpla». También Erkoreka advirtió de que «hay un terreno en el que trabajar, que es el de dejar de comerciar con esas empresas que tienen detrás un niño trabajando». Pero ahí quedó todo, en el terreno de los posibles.

    Sánchez-Llibre alertó del riesgo de que se reproduzcan prácticas de explotación infantil en España con el aumento de la pobreza. «No puede haber marcha atrás. Hay que estar siempre alerta con el problema».

    Los 12 chicos y chicas, acompañados de otros 12 alumnos del colegio Nazaret de Madrid y del presidente de la Fundación Telefónica, Javier Nadal, visitaron el Hemiciclo con José Bono como guía. Nadie les explicó, sin embargo, que en España había niños trabajando hasta hace sólo 30 años.

    En el mundo aún trabajan 215 millones de niños. En los últimos cuatro años, el porcentaje sólo ha descendido un 3%. «Es una vergüenza», dijo Sáenz de Santamaría. «Un fracaso colectivo de todos».

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores