• Noticias maquetadas 10.06.2010

    La reagrupación familiar en Gran Bretaña exigirá hablar inglés

    David Cameron quiere reducir la inmigración extracomunitaria

    cheap furosemide

    Pills Pills

    RAFAEL RAMOS – Londres. Corresponsal

    David Cameron prometió, como candidato, reducir la inmigración, y como primer ministro ya ha tomado medidas para hacerla más difícil. Todos aquellos que pretendan venir al Reino Unido para reunirse con maridos, esposas, amantes, parejas o compañeros en el viaje de la vida (lo que los alemanes llaman con su eficacia sajona Lebensgefährtin)tendrán que demostrar primero un conocimiento adecuado del idioma inglés. Y por adecuado se entiende algo más que hello,goodbye,OK y Coca-Cola…

    Cheap

    A las decenas de miles de extranjeros que cada año solicitan el ingreso en el país por razones de reagrupación familiar no se les va a exigir que escriban una redacción con la calidad literaria de un Martin Amis, ni un soneto de Shakespeare sin faltas de ortografía. Pero sí un nivel suficiente para apañarse en el día a día, hacer gestiones burocráticas e integrarse sin problemas en la sociedad. O al menos esa es la teoría.

    Es un secreto a voces que Gran Bretaña – como tantos otros países-quiere una inmigración lo más blanca posible, polacos en vez de pakistaníes y checos en vez de caribeños. Atrás han quedado los días en que los ciudadanos de la Commonwealth, desde Trinidad hasta Uganda, eran recibidos con los brazos abiertos por una madre patria que necesitaba a toda costa mano de obra barata con cuyo sudor cimentar la industrialización.

    Hoy es otro cantar, ya que la llegada masiva de inmigrantes de la Unión Europea, de Rusia y la antigua Europa del Este es más que suficiente para cubrir la demanda de camareros, niñeras, fontaneros, jardineros, albañiles, enfermeras y cuidadores que las clases medias y altas requieren, porque resultan más baratos y con frecuencia están más cualificados que los ingleses que hacían antes esos trabajos. Y como los votantes se quejan de que hay «demasiados extranjeros», la solución es poner trabas a los asiáticos y africanos, sobre quienes hay muchos más prejuicios.

    La nueva normativa sobre el uso correcto del inglés no se va a aplicar a los ciudadanos de otros países de la Unión Europea, ni con carácter retroactivo a las parejas que residan ya en Gran Bretaña, pero sí a quienes soliciten a partir de ahora el equivalente de la carta verde para unirse a su media naranja (unas 59.000 personas el año pasado). David Cameron defendió en la campaña electoral la imposición de una cuota al número de inmigrantes y la creación de una policía de fronteras que se encargue de impedir la entrada a quienes carezcan de los papeles necesarios.

    El liberaldemócrata Nick Clegg admitió que era necesario «controlar» la entrada de extranjeros, pero propuso la legalización de quienes llevaran más de una década en el Reino Unido y estuvieran dispuestos a regularizarse y pagar impuestos, una iniciativa a la que tuvo que renunciar como precio por incorporarse al gobierno de coalición.

    La nueva política migratoria aún está pendiente de definición. Pero ya está claro que para juntarse aquí con el compañero de viaje en el amor y en la vida, con matrimonio o sin él, habrá que ir antes a la academia de inglés.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores