• El periodista Bernardo de Miguel ironiza en la buy ayurslim review pág 38 de CINCO DÍAS diciendo que online «la CE anuncia una auditoria de cuentas a Bulgaria dos meses después de validarlas». Ya saben que  algo parecido ha sucedido con Eurostat y los países de ajo mediterráneo (PIGS) y ahora resulta que según la Agencia EFE,  el PIB de Portugal crece un 1,8 %, el de Grecia se contrae un 2,5 % y el húngaro aumenta un 0,1 %. Es más, según el periodista Sandro Pozzi, el Banco Mundial rectifica en horas un informe en el que incluía a España entre los 5 países del UE-5 con más deuda de la UE. Recuerden que las empresas de calificación han sido acusadas por la CE de ser negocios privados que trabajan con conflicto de intereses. Según variaba el cliente, modificaban su dictamen de riesgo con la deuda. Está claro que los mercados de inversores utilizan los dictámenes de las empresas de rating como guía para reducir el riesgo de su inversión, cuando en realidad nadie castiga a esas empresas en caso de equivocarse. Es una cuestión de metodología, pero no cuesta dinero si se equivocan. Por ejemplo, ayer se enterarían de que Andrew Burns (BM) veía a España en situación muy grave; claro que ésto crearía pesadillas, pensando en el default griego en España. Pero no se aterrorizen porque el historial de previsiones de estas instituciones (FMI, BM, OCDE, FAO) están repletas de «muertos en el armario». Recuerden que Alan Greenspan (ex Reserva Federal) fue el causante de la corta recesión del 2000 y que el BCE se ha comportado como un elefante en una cacharrería, del cual se ríe hoy José Carlos Díez en una opinión bajo el título «El BCE en el limbo» mostrando cómo buena parte de la recesión europea emanada de los Pills subprime fue producto de los errores de bulto de Trichet.

    Hoy el mercado espera expectante el mensaje del BCE en un momento de desplome del eurodólar. La impunidad de Trichet es tan grande que ni siquiera publica el resultado de las deliberaciones de la reuniones como hace el Banco de Inglaterra y la SEC, por ejemplo. Y parte de la sequía crediticia proviene del BCE, que ha conseguido la rotura del interbancario al dejar secar las apelaciones de liquidez. Hoy mismo «la autoridad monetaria europea ralentiza las compras de bonos y drenará 40.500 millones». Imagínense las tensiones de crédito a la economía real cuando «la banca tiene 125.000 millones de vencimientos hasta 2011». La sequía de crédito llega por arriba (BCE) y afecta a los de abajo (PYMES). López Carbajo (Agencia Tributaria) dijo en el Congreso que «las CC.AA. tendrán que devolver cerca de 20.000 millones al Estado» y la ministra Salgado para cumplir su promesa con la CE, va y cierra el grifo de la deuda a las autonomías estableciendo que cada seis meses Economía revisará los objetivos presupuestarios de las CC.AA decidiendo autorizar o no las emisi0nes de deuda (teniendo que ser ratificada por el CPFF la próxima semana). No obstante, Navarra ya ha dicho que «admitirá que sus ayuntamientos pidan créditos a partir de 2011». Si la recesión aprieta todos intentan escaparse de la disciplina aunque ella sea necesaria. Los políticos con poder en política económica son «terribles» porque siempre buscan el aplauso de los administrados a corto plazo aunque a largo paguen por sus errores. Miren lo que dice The Economist y el New York Times acerca de Francisco Granados, como referente del Cheap despilfarro española.

    El resultado es que el Estado deberá amortizar 30.000 millones este año del que el 18,2 % sucede el mes que viene. El periodista Jaume Viñas señalaba ayer que «el Gobierno prevé que en 2010 el ratio de deuda sobre el PIB alcance 65,9% y se dispare hasta 74,1% en el año 2013, cuando el Gobierno prevé que el déficit se sitúe por debajo del 3%». El remedio siempre es el mismo dado que «el inveterado problema del crecimiento anémico de la zona euro debe abordarse sin más dilación», señaló el informe del FMI. Para lograrlo, los economistas de Strauss-Khan consideran urgente la liberalización del sector servicios, la flexibilización de los regímenes salariales. El FMI también pide que el capital público salga del sector bancario». O la política económica de Zapatero se impone a los sindicatos con al ayuda de Rajoy o, tal como afirma Jurgen Thumann (presidente de la patronal europea BusinessEurope), «la receta para ser competitivos es que el crecimiento de los salarios se mantenga por debajo de la media de la zona euro durante un periodo importante».

    Así se llega al 50º cumpleaños de Zapatero el próximo mes de  agosto, en el que, según el periodista  Patxo Unzueta, podría demostrar ser un hombre de Estado  y «verdugo de la clase obrera» porque «ya sabe que a veces hay que hacer lo que se había jurado no hacer nunca». Echen un vistazo en las casas de apuestas on-line para ver cuanto dan por el final aplazo de la legislatura: Santamaría y Duran online dicen que muy pronto, De la Vega asegura que llegará hasta el final y Revilla dice que Zapatero le dijo que «no abandonaría el barco de ninguna manera». Ya verán como hay mucho dinero en juego a que Zapatero no finaliza la legislatura aunque inicie contactos con CiU, PNV y ERC para aprobar el R.D del hipotético Pacto Social. Zapatero necesita convencer a Rajoy de hacer, como en Alemania, un gobierno de coalición y para ello intentará que el PP aparezca como un «egoista enfermizo» que se niega a salvar al país del default pretendiendo eliminar 100 subdirecciones generales. La austeridad parece ridícula ante los hechos concretos del gasto desbordado visible a los ojos de todos los agentes económicos, por ejemplo, la ministra de Vivienda toma medidas para ahorrar«destituye a su jefe de gabinete y reordena la cúpula de Vivienda» o «en Andalucía actualmente hay 255 empresas públicas que, tras el plan de ajuste se quedarán en 110″.

    Es bien sabido que el Gobierno lastra mucho desprestigia debido a una horrenda política de comunicación. No se puede prometer brotes verdes y a la vez subir un 10 % la tarifa de la luz sabiendo que la fórmula polinómica que se utiliza esta basada en falsedades de los precios marginales de cada fuente energética. Apunta el economista J.L Martínez Campuzano que muchos analistas denominan «Pain al esfuerzo fiscal, en términos de recorte de gastos, que supondrá el necesario ajuste de las finanzas públicas; «deflación» es la conclusión a la que llegaba el Director Gerente del FMI al referirse a la consolidación fiscal en que se haya inmersa Grecia en estos momentos. ¿Y las reformas estructurales? No suponen la panacea a corto plazo, pero sin duda permitirán elevar el crecimiento potencial a medio y largo plazo. Al final, mitigar el dolor del esfuerzo fiscal». Así, ¿quién tendrá dinero para financiar el corredor mediterráneo que facilitará la exportación rápida de la agricultura temprana mediterránea hacia el centro de la UE (que quiere Blanco)? Fíjense el entusiasmo que manifiesta el periodista Enric Juliana viendo cómo el dinero del AVE a Santander-Bilbao podría tranformarse en el eje de Levante.

    Por su lado, el analista Edward Hadas  dice lo siguiente en la contraportada de CINCO DÍAS Buy : «La recesión puede haber dañado la credibilidad de la ideología de libre mercado, pero los financieros han hecho suyo el podio de la dirección una vez más. ¿Qué quieren los nuevos maestros? Están de acuerdo sobre la necesidad de obtener grandes beneficios y más respeto. Los diferenciales se han incrementado en todas aquella deudas con problemas. Se ha dejado de lado un impuesto global a los bancos. Las entidades financieras también parecen haber adquirido suficiente fuerza política para evitar más ataques populistas sobre sus prácticas de negocio y sus escalas de salarios. Pero cuando se trata de política fiscal, los financieros parecen casi bipolares. Hasta hace un mes, eran keynesianistas, preocupándose por la posibilidad de un empeoramiento de las deudas de cobro dudoso sin un apoyo al crecimiento del PIB con fuertes déficits. Entonces, de repente se volvieron ortodoxos, pidiendo planes de austeridad y poniendo en duda la durabilidad de los no convencionales arreglos fiscales en la eurozona».

    Desde 1984 ha habido cinco reformas del mercado de trabajo con gobiernos distintos, centristas, liberales, y socialdemócratas. Siempre hemos tenido una elevada tasa de paro sobre población activa. Ahora cuando, según el Panel de Previsiones de FUNCAS,  «se ha recortado a la mitad la previsión de crecimiento del PIB de 2011», puede ser que nadie quiera levantarse de la mesa porque cualquier reforma será decisiva para la próxima década, precisamente el tiempo que durará el ajuste fiscal internacional. Por eso, vale ahora tanto dinero levantarse o no de la mesa. También puede ser que todos los interesados tengan miedo al teatro conocido con el acuerdo del «Palacio Zurbano» y crean útil desenterrar la lucha de clases postmoderna, pero para esto último habría que ser indiferente al riesgo del bono español y/o al miedo de los políticos del Parlamento, que es donde se aprueban las leyes.

    http://www.bmamediators.nl/2018/buy-imitrex-generic/

  • Noticias maquetadas 10.06.2010

    La reagrupación familiar en Gran Bretaña exigirá hablar inglés

    David Cameron quiere reducir la inmigración extracomunitaria

    cheap furosemide

    Pills Pills

    RAFAEL RAMOS – Londres. Corresponsal

    David Cameron prometió, como candidato, reducir la inmigración, y como primer ministro ya ha tomado medidas para hacerla más difícil. Todos aquellos que pretendan venir al Reino Unido para reunirse con maridos, esposas, amantes, parejas o compañeros en el viaje de la vida (lo que los alemanes llaman con su eficacia sajona Lebensgefährtin)tendrán que demostrar primero un conocimiento adecuado del idioma inglés. Y por adecuado se entiende algo más que hello,goodbye,OK y Coca-Cola…

    Cheap

    A las decenas de miles de extranjeros que cada año solicitan el ingreso en el país por razones de reagrupación familiar no se les va a exigir que escriban una redacción con la calidad literaria de un Martin Amis, ni un soneto de Shakespeare sin faltas de ortografía. Pero sí un nivel suficiente para apañarse en el día a día, hacer gestiones burocráticas e integrarse sin problemas en la sociedad. O al menos esa es la teoría.

    Es un secreto a voces que Gran Bretaña – como tantos otros países-quiere una inmigración lo más blanca posible, polacos en vez de pakistaníes y checos en vez de caribeños. Atrás han quedado los días en que los ciudadanos de la Commonwealth, desde Trinidad hasta Uganda, eran recibidos con los brazos abiertos por una madre patria que necesitaba a toda costa mano de obra barata con cuyo sudor cimentar la industrialización.

    Hoy es otro cantar, ya que la llegada masiva de inmigrantes de la Unión Europea, de Rusia y la antigua Europa del Este es más que suficiente para cubrir la demanda de camareros, niñeras, fontaneros, jardineros, albañiles, enfermeras y cuidadores que las clases medias y altas requieren, porque resultan más baratos y con frecuencia están más cualificados que los ingleses que hacían antes esos trabajos. Y como los votantes se quejan de que hay «demasiados extranjeros», la solución es poner trabas a los asiáticos y africanos, sobre quienes hay muchos más prejuicios.

    La nueva normativa sobre el uso correcto del inglés no se va a aplicar a los ciudadanos de otros países de la Unión Europea, ni con carácter retroactivo a las parejas que residan ya en Gran Bretaña, pero sí a quienes soliciten a partir de ahora el equivalente de la carta verde para unirse a su media naranja (unas 59.000 personas el año pasado). David Cameron defendió en la campaña electoral la imposición de una cuota al número de inmigrantes y la creación de una policía de fronteras que se encargue de impedir la entrada a quienes carezcan de los papeles necesarios.

    El liberaldemócrata Nick Clegg admitió que era necesario «controlar» la entrada de extranjeros, pero propuso la legalización de quienes llevaran más de una década en el Reino Unido y estuvieran dispuestos a regularizarse y pagar impuestos, una iniciativa a la que tuvo que renunciar como precio por incorporarse al gobierno de coalición.

    La nueva política migratoria aún está pendiente de definición. Pero ya está claro que para juntarse aquí con el compañero de viaje en el amor y en la vida, con matrimonio o sin él, habrá que ir antes a la academia de inglés.

  • Noticias maquetadas 10.06.2010

    MULTITUDINARIO ENCUENTRO SACERDOTAL EN EL VATICANO

    Order Order El Papa reúne en Roma a curas de todo el mundo

    Expectación por la homilía de mañana de Benedicto XVI Order

    Pills

    Cheap

    EUSEBIO VAL – Ciudad del Vaticano. Corresponsal

    Sobre Roma convergen estos días más de 12.000 curas católicos de todo el mundo. Los actos de clausura del año sacerdotal son vistos como una oportunidad única para que Benedicto XVI pronuncie palabras definitivas sobre la responsabilidad de la Iglesia – y tal vez de él mismo-en el escándalo de la pederastia.

    online

    El Papa tendrá dos momentos para hablar, en la plaza de San Pedro: las vigilias de hoy y la celebración eucarística de mañana. Desde el Vaticano se han dado discretas señales en los últimos meses de que hay que estar atentos a la homilía de este viernes. No habrá una ocasión ni un contexto mejores para lanzar un mensaje de impacto global.

    ¿Hará el Pontífice un mea culpa rotundo que despeje cualquier duda? Para los más críticos, probablemente ninguna contrición de Joseph Ratzinger será suficiente. Quienes, desde la óptica anglosajona, querrían ver aplicado hasta sus últimas consecuencias el concepto de accountability,de rendir cuentas por los errores, se verán decepcionados. El Papa no dimitirá. Eso no encaja en los parámetros vaticanos (ni es muy habitual tampoco, por cierto, en la política italiana).

    La revista estadounidense Time fue muy dura. En la portada del 7 de junio se veía al Papa, de espaldas, con mitra, y este titular: «Por qué ser papa significa no tener que decir nunca lo siento».

    online

    La verdad es que el Papa sí ha expresado con frecuencia su dolor por el escándalo. La carta pastoral a los católicos de Irlanda, el pasado 20 de marzo, contenía fragmentos inequívocos. «Habéis sufrido terriblemente y lo siento de verdad», dijo a las víctimas y a sus familias. «De manera abierta expreso la vergüenza y el remordimiento que todos sentimos», subrayó Benedicto XVI.

    El Papa ha tomado medidas disciplinarias excepcionales, tanto en Irlanda como con los Legionarios de Cristo, la orden conservadora fundada y dirigida por el cura mexicano Marcial Maciel, un pederasta reincidente que tuvo hijos con varias mujeres y repartía dinero y favores en el Vaticano para cubrirse las espaldas.

    En los últimos meses el goteo de casos ha sido incesante: en Alemania, en Bélgica, en Noruega, en la misma Italia. Durante la visita a Malta, en abril, el Papa se volvió a encontrar con un grupo de víctimas, como hizo hace un par de años en Estados Unidos y Australia. En el avión que lo llevaba a Lisboa, en mayo, dijo que la peor amenaza para la Iglesia no venía de fuera, sino del pecado en su interior. Esas reflexiones parecían ser un aviso para otros miembros de la curia propensos a buscar

    ——

    enemigos exteriores. Pero pese a todos estos movimientos del Papa – y a que el discurso oficial en el Vaticano es que él ha sido desde siempre un ariete contra el escándalo-,la presión sobre él no ha cesado. Hay quien espera una asunción personal, directa, de culpa, o de culpa de las altas instancias vaticanas (también de Juan Pablo II) en haber fallado, durante años, en la gestión del problema. El mismo Ratzinger se ve salpicado por un caso de Munich cuando él era arzobispo.

    ¿Pero puede un papa, en la actual estructura de la Iglesia católica, y con los dogmas vigentes, aceptar con claridad que se ha equivocado? ¿Seguiría manteniendo su autoridad moral incontestable, su aura semidivina?

    Más que un mea culpa, la asociación La Caramella Buona, que ayuda a las víctimas de la pederastia en Italia, pide acciones concretas. «Esperamos que el Santo Padre adopte una posición clara contra el delito de pederastia perpetrado por sacerdotes y, al mismo tiempo, tome medidas serias contra todos los obispos y altos prelados que se obstinan en encubrir a curas pederastas», declaró a este diario el presidente de la asociación, Roberto Mirabile. Él desearía que el Papa se encontrara con víctimas italianas de abusos, que convocara de inmediato a los obispos italianos para evaluar la situación y que La Caramella Buona, que se ocupa del problema desde hace 13 años, sea recibida y escuchada por fin por el propio Papa, cuya audiencia solicita desde hace meses.

  • Noticias maquetadas 10.06.2010

    DERECHO / JUAN ANTONIO LASCURAÍN

    Los males de la cadena perpetua revisable

    El autor sostiene que una pena de prisión potencialmente perpetua atenta contra la seguridad jurídica y es inhumana

    online Purchase online

    Cada vez que se comete un crimen horrendo nos volvemos a preguntar qué hacer para impedir su repetición, si la disuasión del delito es toda la posible, si no habrá penas más duras que nos preserven de tan estúpida crueldad. Deseamos incluso borrarla del pasado. Si no su daño, ya irreversible, sí al menos su injusticia, castigando a su autor con una severidad paralela a la del delito.

    enterococcus uti treatment bactrim

    Sin embargo, no somos ni dioses ni delincuentes. Ni podemos eliminar el delito con la pena, pues no hay alquimia que reste el injusto del pasado con la justa imposición de un mal, ni podemos prevenir el crimen de cualquier manera. Son morales las razones que nos impiden cortar la mano al que hurta, flagelar al que lesiona, matar al que mata. Los valores básicos que nos conforman como sociedad no autorizan las penas corporales, ni las penas infamantes, ni los trabajos forzados, ni la pena de muerte. Ni, ¡ay!, tampoco, las penas indefinidas o la cadena perpetua.

    http://www.fuzeuk.com/cheap-coregistics/

    Porque lo anterior viene a cuento de la reciente reivindicación, por el principal partido de la oposición y con la solemnidad de una enmienda legislativa, de una sedicente «prisión perpetua» aunque «revisable». Lo que se propone es que ciertos delitos muy graves (homicidio con violación; homicidio del Rey, de la Reina, de Jefe de Estado extranjero u otra persona internacionalmente protegida; homicidio terrorista; homicidio genocida) lleven aparejada una pena indefinida de prisión, cuya continuidad a partir de un periodo mínimo de 20 años dependa de que el penado siga siendo penalmente peligroso, o de que no se haya arrepentido, o de que la gravedad de la culpa no exija continuar con el cumplimiento efectivo de la pena.

    No se trata en rigor de una cadena perpetua. Ni hay cadena, claro, que ate al preso, ni la privación de libertad es necesariamente para siempre. En ello sustentan sus postulantes la constitucionalidad de la nueva pena: en que puede orientarse «hacia la reeducación y reinserción social» (art. 25.2 de la Constitución), y en que ni siquiera pasaría a ser la pena la más dura de nuestro vigente ordenamiento, a la vista de que el mismo consiente que en ciertos casos de concurrencia de delitos muy graves se imponga una pena de prisión de 40 años, que puede además ser de cumplimiento íntegro -sin acceso a la libertad condicional en la última fase- y efectivo -sin permisos de salida o la posibilidades de actividad externa que supone el tercer grado penitenciario-.

    Son éstos, empero, pobres consuelos. Sobre todo porque no se trata sólo de que la pena que se propone sea tolerable o intolerable (constitucional o inconstitucional), sino también de que sea una buena medida política: de que sea eficaz para prevenir los delitos a los que se dirige y de que tal eficacia compense los reparos que despierta su dureza. Pero además, porque aquellos argumentos no conforman el lenitivo constitucionalmente necesario. Porque la comparación favorable con la férrea pena de 40 años de prisión, sorprendentemente consensuada por nuestros dos grandes partidos y hasta hoy no cuestionada por ningún juez, es una comparación con una pena seguramente inconstitucional. Y porque la orientación constitucional de las penas de cárcel a posibilitar una futura vida en sociedad, respetuosa de la libertad ajena, no es el único límite fundamental de la prisión. La compatibilidad de la prisión perpetua revisable con el mandato constitucional de reinserción no la libra del reproche de inseguridad (art. 9.3 CE) en todo caso de la tacha de inhumanidad (art. 15 CE) cuando sea efectivamente perpetua.

    Quizás podamos permitirnos cierta incertidumbre jurídica cuando se trata del acceso a una subvención o de la imposición de una multa administrativa, pero nunca a la hora de prevenir cuándo podemos dar con nuestros huesos en la cárcel y cuándo podremos sacarlos de la misma. No a la hora de definir qué es un delito o cuánto se nos va a penar, si 20 años, si más, si esto depende de que el delito lo requiera a juicio del juez, si depende no del compromiso de que no vamos a delinquir sino de algo tan íntimo e inexigible como el arrepentimiento por lo ya hecho. Nos va en ello la seguridad más elemental; nos va en ello que el Estado sea de Derecho.

    Que la prisión sea revisable comporta la posibilidad de que la revisión sea negativa y que la cárcel sea perpetua. Si puede ya pensarse que la incertidumbre respecto al final de la prisión no sólo quiebra el principio de seguridad jurídica sino que conduce a una desesperanza del penado que convierte la pena en inhumana, no cabrá dudar de tal inhumanidad si al final la cárcel se prolongó durante años innumerables o si a la postre no cupo ya la libertad porque la precedió la muerte.

    Y al final, ¿para qué? ¿Para qué una medida que cuestiona de tal modo nuestros valores fundantes como reacción precisamente contra la persona que cuestionó radicalmente nuestro modo de vida, que con su delito esbozó un mundo distinto y peor? ¿Pensamos seriamente que la nueva, dura e imprecisa pena va a desplegar un efecto real disuasorio mayor que las penas de 20, 25 o 30 años de prisión a las que pretende sustituir? ¿Pensamos seriamente que la conciencia social alterada por el delito va a quedar mejor estabilizada, que este nuevo modo de penar, vago y potencialmente inclemente, va a reafianzar mejor las reglas básicas del juego social? ¿No comporta acaso este afán de aseguramiento ilimitado una radical desconfianza con el mandato constitucional de reeducación del penado? ¿Confiamos, en fin, tanto en nuestro sentido de la justicia y en nuestro sistema de impartirla como para atribuir a alguien una culpabilidad tan total como para encerrarle de por vida?

    Buy

    Juan Antonio Lascuraín es catedrático de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid.

    lamisil treatment for yeast infection

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores