• Noticias maquetadas 08.06.2010

    LA GUERRA AFGANA

    «Los talibanes viven de sus amigos del Pérsico»

    Richard Holbrooke, representante especial para Afganistán de la Administración Obama

    XAVIER MAS DE XAXÀS – Barcelona

    El vestíbulo del hotel Arts de Barcelona no es un lugar muy adecuado para entrevistar a un diplomático que habla bajo y con la cautela propia de quien lleva toda la vida obligado a callar. No había alternativa y el pasado viernes, a primera hora de la Cheap mañana, Richard Holbrooke, artífice de la paz en Bosnia y el hombre de Obama para Afganistán, repasó en una entrevista con La Vanguardia los obstáculos que minan su misión: conseguir que afganos y pakistaníes vivan de espaldas al fundamentalismo y la violencia.

    ¿No le recuerda Afganistán un poco a Bosnia? Otra sociedad multiétnica con sufrimiento acumulado…

    La verdad es que no. En Bosnia cada bando tenía su gobierno, pero en Afganistán es más complejo. Los talibanes no son un movimiento único y organizado, sino todo lo contrario. Están los talibanes afganos y los pakistaníes, y luego están Cheap los afines a Al Qaeda y otros grupos que operan desde Pakistán y golpean en el corazón de Afganistán.

    Usted repite que no habrá paz en Afganistán sin solucionar los problemas de Pakistán.

    Sí, deben coexistir.

    ¿No sería necesario realizar ajustes geopolíticos?

    ¿Como cuáles?

    Reconsiderar la frontera, la línea Durand, tan conflictiva desde el imperio británico, y modificar la Constitución del 2004 para dar más autonomía a las regiones.

    Sí, mucha gente ha sugerido renegociar la Línea Durand, pero eso causaría un enorme problema añadido para ambos países.

    ¿No ayudaría a anular los santuarios de los talibanes, Al Qaeda y otros grupos?

    No lo creo, aunque es cierto que mientras estos santuarios se mantengan no habrá solución. ¿Ha estado usted en Afganistán?

    No

    Pues sobre el terreno se ve de inmediato la enorme importancia que tienen estos santuarios.

    Ustedes utilizan drones para atacar esas áreas. La ONU critica esta estrategia con dureza. Afirma que supone una licencia para matar con impunidad.

    No podemos decir mucho en público sobre este programa pero, evidentemente, la gente debe entender que gracias a estos aviones sin piloto hemos podido eliminar a sujetos muy peligrosos y que la seguridad, no sólo en la región, sino también en Europa y EE. UU., ha aumentado.

    ¿No cree que la Constitución del 2004 fue un error al concentrar tanto poder en el presidente y en el gobierno de Kabul?

    Creo que si se analiza a fondo la Constitución se aprecia que no es bien bien así. Afganistán está muy cost flomax walmart descentralizado, como lo ha estado siempre.

    ¿Cuál es entonces la raíz del problema afgano?

    Treinta años sin conocer la paz. Afganistán ha sufrido más guerras que ningún otro país excepto, tal vez, Congo. El tejido social está desgarrado y es necesario un buen liderazgo.

    ¿Karzai es un buen líder?

    Es un líder político muy habilidoso. Mucha gente lo subestimó. Se impuso en unas elecciones marcadas por la corrupción. Sí, fueron un desastre, pero no hay duda de que, de haberse celebrado la segunda vuelta, habría obtenido más del 50% de los votos. Su victoria es legítima.

    La corrupción, como usted ha denunciado, golpea a su gobierno.

    La está combatiendo.

    El cultivo de opio se dispara.

    No. Está estabilizado, y lo que estamos reconstruyendo poco a poco online es la agricultura. Hay muchos programas sociales y económicos sobre los que nadie dice nada.

    ¿Cómo luchar contra el opio?

    Por ejemplo, perseguimos a los narcotraficantes, no a los agricultores. Antes les quitábamos sus cosechas y fue un error. Sin recursos, estos campesinos se echaban en brazos de los talibanes. Ahora vamos en busca de Purchase los almacenes donde se secan las semillas de amapola y desmantelamos los bazares donde se vende la droga.

    ¿Es esta una guerra para erradicar el opio?

    En absoluto. No tendría sentido. Se cultivaría en otro lugar. El opio demuestra la corrupción que hay en Afganistán, pero no es la causa de la guerra.

    Financia a los talibanes…

    Aún sin opio, los talibanes obtendrían dinero de sobra para sus actividades a través de la corrupción, la extorsión y las ayudas de sus amigos en el golfo Pérsico.

    La anunciada ofensiva en Kandahar coincide con la cosecha de amapolas.

    No es bien bien una ofensiva. Es una campaña. Kandahar no es Faluya. Los militares no esperan grandes combates, aunque ya veremos. Lo que buscamos es aumentar nuestra presencia para construir una base de seguridad sobre la que colocar una estructura política fuerte que permita aplicar los programas de desarrollo económico y social.

    La gran esperanza para el nuevo Afganistán.

    Es la clave.

    ¿Cómo definiría usted la victoria, cuál es el objetivo final?

    Yo no hablaría de victoria, planteada así. No esperamos obtener un éxito militar mayor al que logramos en Bosnia, es decir, suficiente para implantar las nuevas estructuras políticas y económicas con ayuda de la comunidad internacional.

    El éxito, entonces…

    Tendremos éxito el día que Afganistán pueda hacerse cargo de sus propios asuntos políticos, económicos, sociales y de seguridad.

    ¿Cómo va la formación de soldados y policías?

    Aún es pronto para Cheap evaluarla, pero no hay duda de que si no podemos formarlos para que nos sustituyan nuestra estrategia fracasará, no tendrá éxito.

    Más tiempo llevará aún reconstruir el tejido social.

    Efectivamente. No hay y no debe haber una fecha de caducidad al compromiso internacional de ayudar al desarrollo de Afganistán. No cometeremos el error de 1989, cuando nos fuimos tras la derrota de la Unión Soviética.

    ¿Por cuánto tiempo deberá prolongarse esta ayuda?

    Por mucho.

    ¿Bajo paraguas de la OTAN o de la ONU?

    De la OTAN. No creo que la ONU pueda hacerlo.

    Las ayudas deben ser también para Pakistán.

    Es fundamental. Pakistán necesita agua y energía, además de escuelas, hospitales y carreteras. Es un país en graves dificultades. Karachi, con 18 Buy millones de habitantes, la más grande del mundo musulmán, no tiene suficiente electricidad. EE. UU. ha aumentado la ayuda y la UE debería hacer lo mismo. Insisto en que sin ayudar a Pakistán no se podrá hacer nada en Afganistán.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores