• Noticias maquetadas 04.06.2010

    EL REVÉS DE LA TRAMA

    JUSTINO SINOVA

    El poder de los sindicatos Buy Cheap

    online http://ferienhaus-extra.de/?p=604

    El anuncio de que el Gobierno va a decidir el día 16 la reforma laboral ha puesto nerviosos a los sindicatos, que se han apresurado a amenazar con la huelga general. Aún no se conoce el contenido de la reforma, pero los sindicatos reaccionan con la intimidación porque ven que una decisión gubernamental por ellos no tutelada les va a lastimar lo más precioso que tienen: su poder para condicionar la acción de gobierno y acaso la revalorización espectacular de las generosas asignaciones públicas que reciben. No me nieguen que el asunto tiene guasa (por no decir tragedia): los sindicatos han visto crecer impávidos la multitud de desempleados en España sin recurrir a su dominio de la protesta frente a un Gobierno inmóvil, pero despiertan de su ensueño subvencionado cuando sienten un peligro para su territorio.

    purchase cleocin

    Lo más desconcertante del nuevo escenario de confrontación es que tenga como detonador a Zapatero. Ni en el delirio más desquiciado cabía imaginar a nuestro jefe de Gobierno en plan Margaret Thatcher, que se enfrentó a los sindicatos y ganó la batalla. Desde luego, Zapatero ha hecho méritos sobrados para que no se le crea una palabra, pero en sus últimas medidas actúa presionado -y angustiado: se le nota en la cara- por Europa y USA, con lo que hay motivos para confiar en que decrete, entre otras cosas, algo que siempre aseguró que nunca haría: nuevos contratos de trabajo con despido más barato. Así como recortó a las bravas el gasto público después de derrochar a manos llenas, ahora podría diseñar los nuevos contratos que tanto maldijo.

    Lo más probable es que antes del nuevo decretazo, Zapatero trate de atraerse a Cándido Méndez y a Fernández Toxo con el argumento de que mejor estarán con él que contra él. El gran problema de Zapatero es que no podrá hacer compatible su decreto ley con los planes de UGT y CCOO porque la cesión lo haría inaceptable para los vigilantes foráneos que fiscalizan sus pasos. Ya veremos en qué queda todo, si es capaz de dar el do de pecho que le exigen Bruselas y Washington, y si los sindicatos no se achantan a última hora, pero del larguísimo episodio que ha demorado temerariamente la reforma laboral conviene sacar alguna lección importante para el futuro.

    Order

    La primera de ellas es que los sindicatos tienen atribuido un rol excesivo. Los sindicatos son instituciones importantes para la defensa de los trabajadores, pero cada vez es más nutrido el coro de voces que rechaza la capacidad de veto que se les ha cedido en cuestiones que son competencia indeclinable de un Gobierno. Si a eso se une la subvención exorbitante que reciben del Estado, disponen de un potencial de acción desmedido, que puede ser desequilibrante. Tienen más poder que la oposición, cuando -y aquí la segunda lección- el presidente del Gobierno tendría que haber convocado a pactar la reforma al partido que puede un día gobernar, el PP. Los sindicatos y la patronal no pintan tanto en una cuestión vital como los dos principales partidos. Si el próximo decretazo debilita el poder de los sindicatos, muchos aplaudirán, los mismos que entenderán que con una huelga general tratarán de defender, sobre todo, su propia jurisdicción.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores