• Dice el novelista Juan José Millas en la contraportada de EL PAÍS que «la economía es una disciplina complicada y cruel. Personalmente no la entiendo, pero tampoco escucho nada ininteligible de los expertos». Desde luego, poco puede entender si se enfrenta ante relatos y análisis ideológicamente sesgados que aparecen en la prensa escrita, incluido el diario para el que escribe, que según el ranking PR vende en quiosco hasta 259.897. cada lector entiende lo que quiere y cada medio busca su lector medio para afianzar su lectura. Como hemos dicho tantas veces, en estos momentos la lucha política discurre a través de los medios; por ejemplo en EXPANSIÓN, el periodista J.M. Lamet asevera que la patronal Seopan pide la dimisión de Taguas si el Senado ratifica la reforma de la Ley de Morosidad. Durante semanas la lucha política ha estado afirmando, sin muchas pruebas, que la economía española se comportaba como un protectorado de lo que se decidía en Francia y Alemania. El peso de la deuda y el déficit en poder de los acreedores extranjeros definía la política económica y así se decía textualmente en EL PAÍS, pág 19,  del jueves pasado: «Zapatero fija la fecha de la reforma laboral por la presión de los mercados». Si eso fue la semana pasado imagínense lo que sucede ahora, cuando el bono a diez años se situa en el 4,54 %, con una prima de riesgo máxima.

    Parece que ha llegado el momento del alarmismo en los medios del default en el bono español y el corralito argentino. En la pág 12 del ABC, el economista Fernando Fernández se atreve hablar de Kirchner y proponer que el PP reclame la vicepresidencia económica y el ministerio de Hacienda en cualquier Gobierno de coalición. El alarmismo se produce en España porque la sociedad es muy pueblerina y poco viajada. La lucha contra el déficit y las calificaciones a la baja no son privativas de la economía que dirige Elena Salgado, aunque se afirmaba que Fitch duda de la credibilidad del Gobierno y en otros países de la UEM se investiga la doble moral de la agencias de calificación.

    La lucha contra el exceso de gasto utilizado contra la recesión es un lugar común en todos los países de la OCDE. En Francia se recorta las extensiones fiscales Order de cerca de 500 tipos de deducciones que allí existen y en Grecia se privatiza la gestión del agua. por otro lado, el Govern disuelve o fusiona 104 organismo públicos y en Purchase Andalucía y Asturias se incremena el 8 % el impuesto de transmisiones patrimoniales.

    cheap antivert 25mg

    La deformación periodística de los hechos lega hasta tal punto que la periodista Cristina de la Sota llega a afirmar ayer que » directivos de dos de los principales bancos alemanes, el Deutsche Bank y el Commerzbank, comieron  el miércoles con ZP para explicarle cómo funcionan los mercados». No es de extrañar que el Gobierno desconcierte a sus simpatizantes al afirmar que va a reformar por decreto el mercado de trabajo y que el PP e IU se preparen para rechazar el decretazo en el Congreso. Con un Real Decreto sólo se necesita una geometría variable parlamentaria que lo apruebe. Es una cuestión de trueque y sin embargo es una medida permanente de política económica. Un cambio de juego como este no es algo de un día para otro;  tiene la suficiente inercia como para durar una década. Por eso resulta tan asombroso modificar la negociación a tres por la negociación a dos y es evidente que un Real Decreto perjudica a la parte más débil, es decir,  a los sindicatos,  por es resulta también asombroso que la CEOE proponga poder contratar a menores de 30 años con el 85 % del SMI. Es sabido que en España el despido es fácil pero caro y que por ello cualquier reforma del modelo terminará por rebajar el coste del despido y la causalidad del mismo,  incluso la tutela judicial y el alcance de la negociación colectiva. De esta forma, Cándido Méndez consigue que una entrevista que publica EL PAÍS se titule  Order «Nada garantiza que los mercados se contenten con la reforma laboral». Además, los sindicatos saben que «Los fondos del Fogasa se elevan a 3.600 millones y figuran en Contabilidad Nacional como deuda. Si se destinan a dotar el fondo para crear el modelo austriaco supondría incrementar el déficit público un 0,3% del PIB», según informaba ayer LA VANGUARDIA, pág 51.

    ¿Pero los sindicatos saben quién y cómo miden el corte de la especulación contra el bono del Reino de España? Mientras puedan los mercados de bonos actuarán como hicieron en Grecia, forzando los cambios en los modelos estructurales de la economía española. Ése es el anclaje donde reposa la demanda de la CEOE y cabrea tanto los seguidores de la socialdemocracia española, por ejemplo a Josep Ramoneda o a Félix Ovejero. Por su lado, el periodusta Justino Sinova, tan ligado a Pedro J. Ramírez y a Onda Cero, dice que «cada vez son más las voces que rechazan su capacidad de veto en asuntos que competen al Gobierno».

    Los pocos casos de empresas europeas que han ejecutado grandes despidos colectivos han servido para que la Comisión Europea se haya movilizado con rapidez aprobando una directiva que estaba pendiente de consenso desde hace cuatro años: con el clásico voto en contra de Gran Bretaña y el novedoso de Italia, la Comisión ha legislado que, dentro de dos años, las empresas que tengan más de 50 trabajadores tendrán que informarles sobre la marcha económica y financiera de la actividad y sobre las modificaciones importantes que se prevean en la plantilla y organización del trabajo. Es una normativa preventiva y no restrictiva del derecho al despido indemnizado, que generaliza algunos de los derechos recogidos en la directiva sobre la empresa transnacional europea. Incentivará sin embargo el conflicto laboral. Muestra que la Comisión tiene respuestas políticas para la parte más visible del problema del rápido contagio europeo de la desaceleración económica norteamericana. Del que ya existían noticias adelantadas en empresas con o sin beneficios, de la “nueva” y “vieja” economía, que han recurrido a eliminar contratos de servicios, reducir la capacidad instalada o a trasladar la producción hacia los países con mano de obra más barata. Que comenzaron con el fin de las horas extraordinarias y de los contratos temporales y siguieron con el goteo de recortes de plantillas.

    Aunque la nueva legislación retrasará los despidos masivos, las grandes empresas europeas no van a dejar de anunciar reducciones de la capacidad instalada si necesitan aumentar la productividad. No puede decirse que la desaceleración económica no vaya a traer consigo reducciones de plantilla. Si una empresa reduce de forma traumática sus costes fijos es porque sus técnicos estiman, de una forma que convence al consejo de administración, que la cartera de pedidos va a verse rápidamente reducida de una manera duradera.

    Mejor que una legislación que pueda aprobarse el próxima día 16, sería preferible estimular los acuerdos para lograr las reformas en el mercado de trabajo necesarias para conseguir una mayor flexibilidad en la entrada y salida al empleo y en la utilización de la mano de obra respecto de la capacidad instalada. Lo importante es que el ajuste de la producción pueda producirse de forma pausada y previsible y que no implique el cierre de las instalaciones: una vez que se liquida una empresa la cuota de mercado queda absorbida por la competencia pero nunca se recupera la totalidad del empleo.

    Por eso resulta imposible que la reforma sea útil y ambiciosa y no lesione los derechos adquiridos de los actuales trabajadores y garantice un mejor empleo futuro para los parados. O unos u otros. Desde el 13 de noviembre se ha estado negociando porque o ganan unos o gana otros y el que gana “se lo lleva todo”.

    No es lo mismo el modelo que beneficia a los jóvenes que el que beneficia a los parados de larga duración, así que la pregunta esencial gira entorno a ¿Quién hace la política económica en la Moncloa? Si no es Salgado o Corbacho, algún asesor subterráneo tiene que haber: o son los consultores de AFI, o los profesores de FEDEA o los analistas de La Caixa, BBVA e IESE. La periodista Marisa Cruz decía que «Es por esto por lo que el presidente se apresuró ayer a poner fecha a un decreto que le da miedo tener que firmar. Ha retrasado su decisión todo lo que ha podido, y ello, a pesar de que algunos de sus asesores más próximos le insistieron hace meses en la necesidad de coger el toro por los cuernos, a más tardar en enero de 2010. El presidente hizo oídos sordos. En su lugar, ha dejado que su jefe de gabinete, José Enrique Serrano, interviniera en los momentos puntuales en la mesa de una larguísima negociación anulando completamente la voz del titular de Trabajo, Celestino Corbacho, que ha pintado poco. Serrano aseguró hace un año, en vísperas de la ruptura de las negociaciones, durante una reunión en La Moncloa en la que estaban presentes Zapatero; la vicepresidenta segunda Elena Salgado; el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán; el de Cepyme, Jesús Bárcenas, y los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo: «Aquí, el ministro de Economía soy yo». Ahora, casi 12 meses después, le toca demostrarlo».

    Purchase

    Si fuera usted empresario y tuviera acceso al crédito o descuento bancario y tuviera cartera de pedidos, ¿contrataría ya a trabajadores o esperaría al día 16?

    Y como hoy es viernes y durante este fin de semana al prensa económica estará llena de opiniones sobre el extraño comportamiento de la política económica de Zapatero, les adjuntamos un listado de algunos artículos, publicados en la prensa escritas, sobre este asunto:

    Rafael Pampillón: «Reforma Laboral: cuatro razones para la reforma» [>>>]

    José Luis Feito: «Falacias Sindicales sobre el Mercado de Trabajo» [>>>]

    Juan Antonio Sagardoy Bengoechea: «Las Tablas de Moisés y la reforma laboral» [>>>]

    Carlos García Serrano y Miguel Ángel Malo: «Los contratos indefinidos y sus costes» [>>>]

    Robert Tornabell: «Modelos europeos de reforma laboral» [>>>]

    Joaquín Lorences y César Rodríguez: «Reforma del mercado de trabajo: la negociación colectiva» [>>>]

    Cristóbal Montoro: «La reforma del mercado de trabajo» http://davidgagnonblog.com/?p=2249 [>>>]

    Fabián Márquez Sánchez: «El pacto salarial» [>>>]

    Benito Arruñada: «Moralidad del despido» [>>>]

    Miguel Boyer: «La hora del ajuste y de las reformas laborales» Cheap [>>>]

    Florentino Felgueroso: «¿Un paso adelante o dos atras?» [>>>]

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores