• Noticias maquetadas 04.06.2010

    Turquía da sepultura a los activistas muertos como mártires

    Buy Erdogan niega que haya más víctimas, como aseguraba la fundación islamista que fletó el ´Mavi Marmara´

    RICARDO GINÉS – Estambul. Servicio especial

    Pills

    Bajo un sol radiante, las manos desnudas se van pasando los ataúdes de los caídos. A su alrededor, rostros afligidos, llorando acaso.

    La mayor parte de los hombres y las mujeres, separados por rigurosa consideración de las leyes islámicas. Unas diez mil personas.

    Buy

    Uno a uno pasan los ocho feretros frente a la muchedumbre. Los nombres claveteados sobre la madera son turcos que han caído bajo los tiros de los comandos de élite de Israel. Sólo resta el funeral de otro activista turco, también asesinado a bordo del Mavi Marmara.Los nueve murieron por arma de fuego, varios de ellos a quemarropa.

    El mismo día de la ceremonia de despedida, ayer, jueves, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que su país nunca olvidará lo que ha hecho Israel, y anunció que las relaciones entre ambos países no volverán a ser las mismas.

    Cerca de los ataúdes, muestras de orgullo por parte de los que se quedan en este mundo pero también, y sobre todo, de rabia y consternación.

    Suenan gritos de «Todos a una» y la multitud compuesta de miles de personas grita al unísono:

    «Allahuh Akbar». También se condena a Israel a gritos y se advierte de que «los perros sionistas pagarán por esto».

    Todo retransmitido en directo por las principales cadenas de televisión turcas. El escenario es incomparable: la mezquita de Fatih, el Conquistador. Rodeada de un complejo arquitectónico que llegó a ser el más grandioso de todo el imperio otomano hace seiscientos años.

    Con ese trasfondo, en las pantallas aparece el fundador de la organización que fletó el Mavi Marmara,el barco donde el lunes murieron los nueve sehitler o mártires, como se les llama aquí, en Fatih. Bülent Yildirim, líder de la IHH (Fundación de Ayuda Humanitaria). se dirige al padre de uno de ellos, Furkan Dogan, ciudadano turco con pasaporte de EE. UU. y le exhorta a no estar triste, a su manera. «Todos querían ser mártires. No tenían miedo a las armas, a los barcos, a los helicópteros», explica para consolar al progenitor.

    Tampoco parecía tener miedo Cetin Topcuoglu, un ex campeón de karate de cuya muerte su familia se siente orgullosa.

    Sobre el número de víctimas hubo en un principio discrepancias. El propio Yildirim, así como varios de los tripulantes del Mavi Marmara,que regresaron ayer de madrugada, decían que hubo más de nueve, que incluso llegaron a arrojar algunos cadáveres por la borda.

    price of silagra in india

    Erdogan, por el contrario, negó esta información. «No falta ningún pasajero… Sabemos dónde se encuentran todos los que estaban en la lista que nos habían dado», declaró, según AFP, después de haber visitado a los 19 heridos que están ingresados en un hospital de Ankara. Los cinco militantes de IHH cuyo paradero se desconocía permanecen en un centro médico israelí, recalcó Erdogan, quien añadió que las autoridades turcas están negociando con Israel el envío de tres aviones medicalizados para recoger a los heridos que quedan.

    Turquía no tiene, según indicó ayer su primer ministro, intención de dar escolta naval a futuras

    flotillas de ayuda que puedan organizarse. De momento, la ayuda oficial turca se ha entregado por vía terrestre mediante la Media Luna Roja.

    http://nablamex.com/flagyl-meds-online/

    En todo caso, el dirigente de la IHH, admitió al llegar al alba al aeropuerto Atatürk de Estambul – donde fue recibido con honores por el viceprimerministro turco Bülent Arinc-que varios activistas turcos se hicieron con las armas de los comandos israelíes para repeler su asalto. Pero que las echaron al mar acto seguido porque habían aceptado la muerte como sehitler.

    «Dijimos a nuestros amigos sobre cubierta: ´Vamos a morir, a convertirnos en mártires. Pero nunca dejaremos vernos como aquellos que utilizaron armas de fuego´», explicó Yildirim.

    En el camino de vuelta del barrio, que lleva el mismo nombre de Fatih y es conocido por su conservadurismo islámico, a los tradicionales vendedores de banderas turcas les ha salido competencia: las telas palestinas se venden mucho y bien.

    Quizás, si las relaciones entre Turquía e Israel nunca volverán a ser las mismas es también porque el país euroasiático ha cambiado para siempre.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Artículos anteriores