• Noticias maquetadas 28.05.2010

    Order

    Order Purchase Pills EL REVÉS DE LA TRAMA

    Buy

    JUSTINO SINOVA

    buy rizact substitute Cheap

    La hora de Mª Emilia Casas

    El único remedio al descrédito del Tribunal Constitucional radica en que emita ya su sentencia sobre el Estatuto de Cataluña. Si no lo hace así y abre la posibilidad de que José Montilla consume la maniobra intentada en el Senado, el Tribunal no sólo habrá quedado sepultado por la descalificación más incuestionable, sino que habrá sucumbido como institución esencial del sistema democrático y obligará a su refundación. Por fortuna, llegan indicios de que María Emilia Casas, su presidenta, trabaja para elaborar en tiempo récord una ponencia que pueda ser aceptable por una mayoría suficiente de magistrados. Si todo va bien, en un mes el Tribunal podría haber concluido su compromiso, en el que se halla empantanado desde hace cuatro años. Para ello, Casas deberá asumir su plena responsabilidad como presidenta con el fin de reunir las voluntades de los magistrados y cimentar la defensa enérgica y comprometida de la Constitución. Le ha llegado la hora de dar la talla, para infundir a los españoles la seguridad de que la ley va a ser resguardada eficazmente frente a cualquier acometida.

    La propuesta de Montilla en el Senado para que el Tribunal sea renovado antes de emitir sentencia es un ataque en toda regla a la Constitución. El presidente de la Generalitat de Cataluña pretendía la sustitución de los magistrados que han concluido su mandato no para hacer un favor al Tribunal y mejorar su funcionamiento, sino para impedir que declare inconstitucional un número elevado de artículos del Estatut antes de las elecciones catalanas de octubre y retrasar la decisión algunos años más, mientras el texto potencialmente inconstitucional prolonga su vigencia y sigue siendo desarrollado por innumerables normas autonómicas. El cordobés Montilla se presentó en el Senado no sólo disfrazado de catalanismo, sino también como verdugo enmascarado del Constitucional, cuya muerte institucional procura. No sé si habrá leído de Curzio Malaparte su Tecnica del colpo di Stato, pero su plan era un modelo para alcanzar lo contrario de lo que anunciaba.

    Los síntomas de que María Emilia Casas está decidida a desatascar el embrollo fueron avalados ayer por la respuesta del propio Tribunal a la Generalitat y al Parlamento catalanes, a los que precisa que no va a declararse incompetente para sentenciar sobre el Estatut. En la intentona de Montilla y sus socios autonómicos había una burda trampa, consistente en rechazar a los magistrados no renovados en el momento que correspondía.

    La respuesta de Casas ha sido acertada y oportuna; los magistrados no sustituidos tienen tanta legitimidad para actuar como los demás, pues la prolongación de su mandato no es un capricho suyo, sino resultado de la dilación política de los partidos encargados de la renovación. Lo que había enturbiado las cosas era el inopinado apoyo del PSOE a la maniobra de Montilla, otra rectificación apresurada, aunque no va a servir de nada sin la colaboración del Partido Popular al enjuague. Sin embargo, para hacer completamente imposible el golpe anticonstitucional por ésta u otra vía, es preciso que la presidenta Casas haga su trabajo. Es su hora, y de su eficacia depende la tranquilidad de todos los que deseamos la persistencia y la primacía de la Constitución, o sea, de la normalidad.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores