• Noticias maquetadas 27.05.2010

    El fin de la reconciliación coreana

    Clinton insta a las grandes potencias a responder unidas a las provocaciones de Kim Jong Il

    online

    ISIDRE AMBRÓS – Pekín. Corresponsal

    Buy

    La escalada de tensión en la península Coreana ha llegado a un punto en que el sueño de la reconciliación está más lejos que nunca. Desde el pasado lunes, Seúl y Pyongyang se hallan en plena espiral de amenazas. Estados Unidos reclama la unidad de acción internacional contra las provocaciones de Corea del Norte y China intenta representar su papel de potencia regional responsable y evita pronunciarse en favor de una de las dos Coreas.

    Lejos, muy lejos, casi en el olvido, queda ya la cumbre que en el 2000 celebraron el presidente surcoreano Kim Dae Jung y Kim Jong Il en Pyongyang. Una reunión en la que ambos líderes se comprometieron a buscar la reconciliación.

    Igualmente hay que rebuscar en la memoria para encontrar la imagen del presidente surcoreano Roh Mu Hyun cruzando a pie la frontera intercoreana en el 2007, durante la segunda cumbre para la reconciliación. Eran tiempos de distensión.

    http://blog.concung.com/serpina-how-much.html

    Aquella etapa ha dado paso a tiempos convulsos. Una crispación que se disparó la pasada semana al confirmarse que la corbeta surcoreana Cheonan fue hundida el 26 de marzo por un torpedo norcoreano. Murieron 46 marineros en el incidente más grave desde el año 1987.

    http://voimaailosta.fi/order-avodart/

    La situación se deteriora día a día. Los surcoreanos se manifiestan en las calles de Seúl para protestar contra las amenazas del vecino del norte. El Gobierno que dirige el conservador Li Myung Bak ha decidido reinstalar altavo ces en la frontera por primera vez en seis años para difundir mensajes contra el régimen estalinista de Kim Jong Il. El lunes suspendió todos los intercambios comerciales con Pyongyang y cerró los pasillos marítimos que utilizaban los buques mercantes norcoreanos.

    Corea del Norte no se ha quedado atrás en sus reacciones, siempre acompañadas de una verborrea amenazante. Ha anunciado la ruptura de toda relación con su vecino del sur. Ha cortado todas las comunicaciones clave con Seúl. Ha amenazado con bloquear el acceso al complejo industrial transfronterizo de Kaesong. Y, según el Ministerio de Unificación surcoreano, ha expulsado a ocho funcionarios surcoreanos de este polígono financiado por empresas surcoreanas que emplea a trabajadores norcoreanos.

    El ejército de Kim Jong Il ha amenazado además con disparar y destruir los altavoces de Corea del Sur en cuanto empiecen a difundir mensajes contra el régimen de Pyongyang.

    Ante esta escalada de tensión en una frontera protegida por casi un millón de soldados norcoreanos y unos seiscientos mil surcoreanos, las grandes potencias intentan desactivar la crisis. Tras su paso por la región, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, ha confirmado su apoyo al Gobierno de Seúl y ha pedido a China que colabore en disminuir la tensión en la península Coreana.

    La máxima responsable de la política exterior de EE. UU. se mostró ayer contundente en Seúl. Apoyó el discurso firme del líder surcoreano Li Myung Bak, que ha retomado la definición de que Corea del Norte es «el enemigo principal». Esta descripción se acuñó en 1994, después de que Pyongyang amenazara con convertir Seúl en un mar de fuego como reacción a que EE. UU. y Corea del Sur reanudaran sus maniobras conjuntas en 1993.

    Order Purchase

    Clinton instó al régimen más aislacionista del mundo a poner fin a sus provocaciones y «a su política de amenazas contra su vecino» y apeló a la comunidad internacional a responder unida al hundimiento del Cheonan.»No podemos permanecer con los ojos cerrados ante esta provocación», dijo ante la prensa surcoreana. La jefa de la diplomacia estadounidense ratificó el apoyo de Washington a las medidas punitivas adoptadas por Seúl contra Corea del Norte, así como a la solicitud surcoreana de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas discuta nuevas sanciones contra el régimen de Pyongyang.

    La firmeza que reclama Clinton sitúa, por otra parte, a China en una posición incómoda. Pekín es el único vínculo que une a Corea del Norte con el mundo exterior. Las autoridades chinas no quieren enemistarse con la Casa Blanca, pero tampoco desean inclinarse por ninguna de las dos Coreas. Jugarán la carta de la potencia regional responsable en busca de un compromiso.

    order atarax 10mg

    China, con toda seguridad, evitará que la ONU castigue con más sanciones a Corea del Norte. Teme más que ningún otro país el hundimiento del régimen norcoreano, que podría provocar una oleada de refugiados y la presencia de tropas de EE. UU. muy cerca de sus fronteras. Dos situaciones que Pekín quiere evitar a toda costa. El primer ministro chino, Wen Jiabao, viajará en breve a Seúl con el objetivo de buscar soluciones y desactivar la crisis.

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores