• Noticias maquetadas 18.05.2010

    LUKE HARDING / Moscú, The Guardian / EL MUNDO

    «Espero que las cosas mejoren, pero ahora estoy pensando en alianzas»

    online online Buy

    noroxin sale

    Ha sido la bronca más monumental entre medios de comunicación durante las elecciones británicas. Cuando The Independent lanzó una campaña de publicidad con el lema «Rupert Murdoch no va a decidir estas elecciones; usted, sí», el hijo de Murdoch, James, y Rebekah Brooks, consejera delegada de News International, se presentaron hechos unos basiliscos en la redacción del periódico para pedirle explicaciones al director del Indy (The Independent), Simon Kelner. «¿A qué cojones estás jugando?», se dice que le reclamó Murdoch hijo.

    Cheap

    Alexander Lebedev, el nuevo propietario del Indy, extiende un discreto velo sobre el incidente. «No cabe duda de que se dijeron algunas palabras más altas que otras», reconoce sin especificar.

    En ésta, su primera entrevista desde que compró las cabeceras Indy a Independent News & Media (INM) por tan sólo una libra esterlina, Lebedev está de un humor magnífico. El propietario de tres periódicos británicos (el Evening Standard, The Independent y [el dominical] The Independent on Sunday) asegura que es uno de esos dueños que no se mete en nada y que permite a sus directores que decidan lo que más les guste. «Nunca interfiero», subraya.

    Lebedev se reunirá con los equipos de ambas publicaciones por primera vez dentro de unos días, en este mismo mes, en su sede de Londres. La decisión de repartir gratuitamente ejemplares del Evening Standard tuvo un alto coste. Lebedev ha invertido hasta ahora en este diario más de 35,13 millones de euros, una cantidad que se suponía que iba a durar tres años en lugar de 18 meses. «Nos lo hemos gastado ya todo porque hemos renunciado a los ingresos por ventas», reconoce.

    Lebedev se muestra reacio a revelar cuánto dinero piensa invertir en las dos publicaciones Indy, que son una fuente continua de pérdidas. «Tenemos un plan de empresa, tenemos un modelo financiero y espero que las cosas nos salgan mejor que peor desde el punto de vista de los resultados financieros, aunque ahora estoy pensando en alianzas», explica.

    online

    Lebedev afirma que, «por el momento» no tiene ningún plan concreto de transformar The Independent en gratuito. Habla desde la confianza que dan las últimas cifras de ventas de sus cabeceras, que indican un crecimiento importante después de una intensa campaña de promoción. Añade que no pretende perjudicar en modo alguno a otros periódicos británicos y que tampoco es su intención renunciar a los ingresos provenientes del precio de venta, aunque no descarta que esto suceda en el futuro. «Nunca hay que decir nunca. El mundo está en pleno cambio. Son muchas más las preguntas que las respuestas», afirma, y advierte que, antes de entrar en más detalles, quiere hablar primero con el personal del Indy.

    En su despacho de Moscú, decorado con docenas de cuadros modernos, Lebedev pone sumo interés en subrayar que no considera que el Indy y The Guardian, ambos de tendencias izquierdistas, sean rivales a muerte. Tampoco tiene ningún plan de seguir comprando más periódicos («tengo mis límites», comenta). No obstante, saca a colación sin ningún reparo la posibilidad de una fusión entre The Guardian y The Independent, en el caso de que el grupo propietario que sostiene el primero y su dominical The Observer se quedara sin recursos económicos. «Soy un gran admirador de The Guardian y quién sabe si, quizás, algún día podríamos fusionarnos. El mundo está cambiando a gran velocidad».

    La última gran idea de Lebedev es poner en marcha una agencia internacional que colabore en la realización de grandes investigaciones y cuyo personal esté integrado por periodistas de los más importantes diarios de todo el mundo. La agencia investigaría temas como la corrupción global, la industria petrolera y el abuso de las inversiones en paraísos fiscales y presentaría sus resultados, se imagina él, al G8. Incluso podría otorgar un premio Gorbachev/Thatcher a la libertad de expresión, reflexiona en alta voz.

    Esta red global de investigación podría incluir al semanario Der Spiegel, de Alemania, al The New York Times y al The Guardian, así como también las cabeceras de Lebedev en Gran Bretaña y Rusia, lo que incluye Novaya Gazeta, el periódico de denuncia en el trabajaba la fallecida Anna Politkovskaya. Lebedev, cuyo blog está encabezado por el título Capitalista-idealista, afirma que esta idea suya a largo plazo crearía «una nueva sociedad global que reforzaría y defendería los valores democráticos». El magnate confiesa incluso que tiene ambiciones periodísticas: «Si eres periodista, cosa que espero llegar a ser algún día, el factor número uno es ponerlo todo en duda».

    Con un aspecto más cansado del que ha tenido durante bastante tiempo, Lebedev se enfrenta en su país a problemas más urgentes por los que preocuparse. Sus compañías atraviesan por dificultades financieras que han derivado en conflictos en los tribunales. Lebedev manifiesta que ha perdido 290 millones de euros en Blue Wings y más de 16,28 millones de euros en el proceso de liquidación de Timan Oil & Gas, su compañía petrolera. Sin embargo, él desmiente enérgicamente la más mínima insinuación de que ande escaso de dinero.

    Su gran frustración, no obstante, es no haber podido hacer carrera política en Rusia. De hecho, tiene un cuidado exquisito en no criticar ni a Vladimir Putin ni a Dimitry Medvedev, los dos hombres que gobiernan Rusia en tándem.

    Pills

    Parece resignado a poner fin a sus disputas con los burócratas rusos y dedicarse a sus diarios: «No hay sitio en la vida política [en Rusia] -asegura-. Lo que me gustaría hacer de verdad sería dedicarme e los periódicos. Es algo que puedo cambiar».

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores