• Noticias maquetadas 18.05.2010

    El movimiento que marcó la política exterior de Bush sigue influyendo en el Washington de Obama

    El regreso de los ´neocon´

    MARC BASSETS – Washington. Corresponsal

    Parecían olvidados, los neocon.Aquel grupo de intelectuales y políticos que promovieron la guerra de Iraq y consiguieron una influencia mitificada durante la administración Bush parecía haberse desintegrado en el sumidero de la historia.

    Pills

    El fracaso de las teorías sobre la democratización del mundo a base de bombas y la llegada a la Casa Blanca de un presidente como Barack Obama, dialogante y multilateralista, debían condenarlos al ostracismo. Los neoconservadores disfrutaron de su oportunidad y la dilapidaron.

    El otro día, sin embargo, en la Brookings Institution, el laboratorio de ideas más influyente de Washington, nadie diría que los neoconservadores han desaparecido. Viendo a William Kristol – el hijo del fallecido profeta neocon Irving Kristol y ahora cabeza pensante del movimiento-debatiendo en un coloquio con otros intelectuales y atrayendo todas las invectivas, no había duda de que siguen contando. Quizá los obituarios fueron prematuros.

    «Vivimos en un momento fluido en la política americana. Pero tengo bastante confianza en que el neoconservadurismo tiene un presente y un futuro», dijo Kristol, director del semanario de opinión The Weekly Standard,de circulación reducida pero lectura obligada en la Casa Blanca durante los primeros años de la administración Bush.

    El historiador francés Justin Vaïsse,autor de un ensayo de referencia sobre el neoconservadurismo y experto en la Brookings Institution, coincide en que los neoconservadores tienen futuro. «Están presentes en el debate, en cuestiones como los derechos humanos o Irán», explica. «Evidentemente no influyen de forma directa en la Administración, porque los que están en el poder son de otro campo. Pero debido a la permeabilidad de las ideas yal hecho de que mantienen una línea determinada, balizan el debate».

    Pills

    El poder intelectual de los neocon sigue vigente, y de hecho algunas de las voces más articuladas en la crítica a Obama proceden del neoconservadurismo. Es el caso de los columnistas Charles Krauthammer y David Brooks, aunque este último es cada vez menos crítico y disfruta de una buena sintonía personal con el presidente demócrata.

    Los neocon ocupan un vacío en el debate de ideas sobre política exterior. La Administración Obama ha asumido una diplomacia realista, basada más en los intereses nacionales que en la promoción de valores como la democracia y los derechos humanos.

    La realpolitik se combina con unas gotas de doctrina exterior progresista, que aunque tenga en cuenta estos valores aboga por promoverlos por el diálogo y el respeto de las instituciones internacionales.

    De ahí que los neoconservadores, convencidos de que Obama ha asumido que EE. UU. no es una nación excepcional y que se halla en la pendiente del declive, aparezcan como la alternativa doctrinaria más vigorosa.

    Apenas quedan realistas – al estilo de Henry Kissinger-en un Partido Republicano que asume las posiciones neoconservadoras en materia de gasto militar o en la necesidad de una diplomacia más firme.

    «La única gran institución en que los neoconservadores tienen una influencia directa es el Partido Republicano. No son todopoderosos, pero en política extranjera son quienes dominan», dice Vaïsse.

    Es difícil imaginarse al candidato republicano en las presidenciales del 2012 desmarcándose en exceso de los postulados neocon.En el 2008 el candidato John McCain ya se rodeó de asesores procedentes de este grupo.

    Pese a la percepción, desde la izquierda, de que los hechos han quitado a los neoconservadores la razón para siempre, algunos se atribuyen éxitos como la reducción de la violencia en Iraq y la eventual democratización del país, que permitirán la retirada este verano de las tropas de combate estadounidenses.

    En el coloquio de la Brookings Institution, en el que también participó Vaïsse,se planteó también el hecho de que los neoconservadores han perdido el perfil propio y se han diluido en el magma conservador, guiado ahora por la cadena televisiva Fox News y el movimiento Tea Party.

    Cheap

    Para el columnista progresista E. J. Dionne, el Weekly Standard – el órgano neocon por excelencia-«se encuentra ahora en medio del consenso republicano y conservador». ¿Es un signo de su enorme influencia o de la pérdida de vigor e independencia?

    Cheap

    Otro de los ponentes, el politólogo y neoconservador arrepentido Francis Fukuyama, constató que «en su actual encarnación, el neoconservadurismo ha evolucionado hacia el conservadurismo, o algunas de las ideas neoconservadoras se han convertido en ideas republicanas». «Es difícil ver la diferencia», remachó.

    http://shamanaconsultinginc.com/2018/02/01/evista-costo/

  • Comments are closed.

Calendario de artículos

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Artículos anteriores